A Beautiful Photograph [Priv. Sanae]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

A Beautiful Photograph [Priv. Sanae]

Mensaje por Alain el Sáb Sep 17, 2016 8:02 am

Música de fondo:
Aun en un mundo artificial, tal vez casi irreal, tal vez casi...ficticio, existen sensaciones que dominan hasta el sentido mas agudo, mas...especial, aquellas sensaciones o mas bien emociones, son aquellas que por solo un instante captan la atención de todo el ser, algo tan simple como una mirada, como un pestañeo que hace contacto con algo mas, aquello es lo efímero que la vida de un humano muestra, aquello que a los ojos de muchos otros simplemente es solo un pestañar. Alain lo había captado con la mira de su cámara, había logrado encontrar aquello que mas amaba tomar, sin embargo aun en la dicha mas grande los deseos se ven apagados al simplemente encontrar la verdad. Aquel sitio por mas similar a las imágenes siempre veía en medio de sus antiguos libros seguía siendo irreal, seguía siendo solo una fantasia frente a sus ojos y aunque una estela venida del cielo cambiase ese panorama, aquel día simplemente siempre sera igual.

Otro rumbo, otro día. Alain como siempre caminaba sin un lugar fijo donde llegar, solo tenia en mente el mar, las olas, tal vez la brisa que empaña en frío todo a su alrededor, tal vez sombras que iluminadas por luna daban vida a un sitio que por las noches solo es guiado por el vació y el sonido de las olas que simplemente dan vida a aquel ficticio lugar. Como siempre, no usaba nada para llegar, solo sus piernas, solo su voluntad que de manera inherente jamas dejaba pisotear por nadie mas. Su equipaje era poco, solo un bolso, una cámara y las ansias de obtener un paisaje mas oscuro de algo que realmente siempre amaba fotografiar.

El camino no era largo, y debido simplemente a que la noche era un espacio vació para muchos, el llegar no tomo ningún esfuerzo. Una vez sus pies tocaron la arena, sencillamente todo cambio...aquel aire salado, aquella oscuridad que tornaba el mar algo ilegible e indomable, el mundo se volvía distinto frente a sus ojos, se volvía aquello que domaba sus sentidos y llevaba a mostrar un rostro distinto al habitual. Tan solo eso, llenaba de recuerdos a un hombre callado que solo en aquella oscura noche, sonreía en medio de la oscuridad.

Su primera parada era la duna mas grande que pudiese divisar, desde allí su cámara poco a poco tomaba cada sector de la playa hasta el ultimo rincón, recorriendo inmensidad que aquel sitio podía entregar, mostrando nada mas que oscuridad y quizás el vació de aquel mar artificial. Una vez sus fotos acabaron, su ultimo destino era el centro de la playa donde el sonido de las olas adornaba la soledad de la noche, como una canción hermosa que no tenia final.

Estaba solo, sentado en medio de un sitio vació, tirado en la arena mientras miraba el cielo admirando el firmamento. Su mente estaba llena de preguntas ¿como es el mar real?, ¿como es el mundo fuera de este lugar?...simplemente su mente viajaba en medio de un océano de incertidumbre, navegando a la deriva en busca de respuesta, que solo podría obtener dejando su zona de confort. La cámara esta sola, tirada en el suelo apuntando a la nada, mirando una vez mas el vació de aquel lugar. Alain sin darse cuenta posaba su mano sobre el disparador de la cámara, tomando en un flash la imagen de algo que no siquiera estaba en sus planes tomar.

A lo lejos podía verse una silueta, sin embargo con los ojos de humano a duras penas podía notarse si era un hombre o una mujer, sin embargo lo único que era cierto es que pronto habrían problemas.

Así empieza una historia algo extraña, con un inicio que parecía tal vez no llevar a ningún lado.

Volver arriba Ir abajo

Re: A Beautiful Photograph [Priv. Sanae]

Mensaje por Sanae el Lun Sep 26, 2016 5:14 am

Nuevamente había discutido con su prima, otra vez evadió aquella cara de molestia de la albina tras marcharse del hogar donde ahora residía, solo para disfrutar de un poco de paz y tranquilidad, pero, no había esperado perderse en medio de aquella enorme ciudad que era Berlín, considerando que nunca antes había transitado sola por sus calles, siendo siempre escoltado de lejos, o a veces de cerca, por los cuidadores designados a su persona, sin embargo, todo eso se acabó el mismo día en que se marchó de la mansión principal, cuando rechazo las ideas de su madre, sobreponiendo las propias como hacia tantos años debió de haber hecho, no dejándose mandar, mucho menos tratar como el objeto en el cual le habían convertido sus progenitores, un premio que muchos querían tener, pero solo ellos enseñaban a la sociedad cuando esta era merecedora, en eso es en lo que Sanae se había convertido, o mejor dicho, permitió le convirtieran, porque en todo momento estuvo completamente consiente de las consecuencias de sus actos y el rumbo que tomaban las exigencias ajenas.

Pero ahora era libre, o lo que podría decirse una libertad ligeramente resguardada, al tener que seguir ciertas normas impuestas por sus primos, mismas que con frecuencia volteaba a su entero antojo, incluso había llegado a intentar manipularles más de una vez con tal de salirse con la suya, lo cual en esta ocasión decanto en una pelea con Tsubane, un poco más fuerte de las normales, pero igual de tonta a las demás que habían tenido, es decir, podrían llegar a pelear hasta por decidir el verdadero color de la leche, aun cuando para todo mundo el tono universal era blanco, pero entre Sanae y Tsubane eso no era tan fácil de definir.


- Estúpida Chichinashi, debería meterse en sus propios asuntos y dejarme a mí en paz… ahora por su culpa estoy perdida –fácilmente podría intentar contactar con alguno de sus murciélagos para que estos le dictaran el camino a seguir, cosa que no hacia al verse aun molesta, no queriendo que sus familiares pagaran los platos rotos de una pelea donde no tenían nada que ver, por ello continuaba caminando sin detenerse, siguiendo el brillo lunar hasta llegara una preciosa playa, completamente desierta debido a la hora, pero de todos modos, las olas chochando con la costa, y el reflejo de aquel enorme astro en las, seguramente, congeladas aguas, daban una visión encantadora, casi sacada de una perfecta obra de arte - Al menos conseguí algo bueno de todo esto –un largo suspiro antecedió al cerrar de sus parpados y una larga inhalación, llenando sus pulmones con el aroma del agua salada. Todo era paz y quietud, justamente lo que ella necesitaba para relajar sus nervios, mismos que volvieron a activarse tras oír el claro sonido de un roturador, seguido de una luz cegadora que no le indicaban otra cosa más, que el hecho de haber sido fotografiada.


En aquellos instantes Sanae no sabía si enfadarse por la foto sorpresiva, o por estar tan sumida en su mente que recién ahora se daba cuenta de otra presencia en una playa que inicialmente creyó vacía, pero, sin interesar realmente cual fuera el motivo de su más reciente enfado, acabo dirigiéndose al lugar de origen, guiándose meramente por sus instintos. Para bien o mal, lo que encontró había sido un joven de rubios cabellos, con cámara en mano, postrado sobre la blanca arena.


- Oye tu ¿Se puede saber que estabas haciendo? –sus brazos fueron a parar bajo su pecho, entrecruzándose con cierta agresividad, su pie derecho tamborileaba sobre el suelo sin llegar a ser oído debido a que la arena amortiguaba el impacto, su ceño estaba fruncido al igual que sus labios, formando una cómica cara de enfado. Si bien el problema no era el hecho de ser fotografiada, si detestaba que lo hubieran hecho sin su permiso, y sin saber con cuales intenciones - Bórrala… –el índice señalo la cámara, que no supo si era digital o más antigua - No te hagas el tonto, quiero que borres esa foto… –sobando sus cienes con la zurda, intento serenarse para que el pequeño aparato no terminara destruido en el suelo, o, en el mejor de los casos, nadando con los peces - No sé quién eres, tampoco comprendo cómo no te detecte antes, pero dudo que este bien el estarme tomando fotos sin permiso –curiosamente, Sanae se quejaba de cosas que ella hacia sin el menor problema o cargo de conciencia, aunque a diferencia del joven, la vampira lo hacía incluso cuando sus sujetos de prueba estaban bañándose - Por ello lo pediré una vez más, bórrala o lo hare yo… y no prometo que tu cámara vuelva a tomar otra fotografía


Su voz era ruda, su mirada completamente afilada y su humor mucho peor que de costumbre, convirtiendo ese momento en una terrible primera impresión, aunque a ella, esas cosas no le importaban en lo más mínimo.

__________
Apariencia

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.