¡No te lo lleves! || Flashback [Priv]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¡No te lo lleves! || Flashback [Priv]

Mensaje por Yona el Miér Ago 24, 2016 7:23 pm

El día marchaba sin mayores inconvenientes, el sol brillaba acompañado por varias nubes que danzaban en el azulado cielo y una suave brisa acariciaba los rostros de los transeúntes;  quienes se habían dispuesto a dar una caminata, compartiendo con más de alguien. Yona contemplaba los rostros sonrientes de aquellas personas mientras terminaba de limpiar las mesas en su lugar de trabajo, el presenciar la felicidad, aun cuando sea desde lejos, definitivamente le proporcionaba energías para seguir adelante, su positivismo era algo único. A pesar de encontrarse algo perdida en la vida, no se daba por vencida tan rápido, no tenía familiares a quien recurrir así como tampoco una meta que alcanzar, sin embargo, ya la encontraría; la pelirroja no se desesperaría tan pronto. Absorta en sus pensamientos, de pronto denotó que la encargada del lugar se dirigía a ella con una leve sonrisa. -- Yona, querida, el día está precioso. Tómate el resto del día libre, eres joven, ve a disfrutar. -- La de orbes violetas parpadeó un par de veces, algo incrédula, mas no tardó en devolverle la sonrisa asintiendo un par de veces. Su jefa en verdad era amable, ya debía buscar la forma para retornárselo. -- ¿En verdad? Se lo agradezco mucho. -- No es que tuviese planes especiales para un día como ese, sin embargo, a nadie le caía mal un pequeño paseo, ¿no? Despejar su mente, quizás ir a comer algo por allí o inclusive darse un buen baño en agua caliente, todo sonaba como un buen plan, pues lo importante era descansar.

La humana continuó sonriendo hasta dirigirse a los vestidores femeninos, cambiándose de ropa, después de todo no podía salir y ensuciar su uniforme. Dobló cada prenda con especial cuidado para dejarlas al interior de su pequeño casillero metálico antes de retirar su ropa, un vestido algo corto y simple de tonalidad rosácea y estampado de pétalos de flores color blanco; de mangas ¾ y cuello redondo, algo ligero que combinaba a la perfección con la chica, que sumado a las calcetas altas de color gris y sus zapatos bajos negros completaban el conjunto. Podía verse quizás algo sencillo, pero en ello estaba la magia. Terminó ordenando sus cosas antes de sacar su bolso con sus objetos de valor en el interior, incluidos sus aretes, los que no tardó en retirar para poder ponérselos, pues no los abandonaría por nada en el mundo. -- Ahora sí. -- Comentó para sí misma, al momento en que cruzaba la tira de su bolso por su pecho, acomodándolo al lado derecho.

-- Gracias por todo. Nos vemos mañana. -- La de rojizos cabellos se despidió del personal con una sonrisa dulce en sus labios antes de reverenciar y emprender su rumbo. Habían muchos sitios los cuales visitar en un hermoso día como aquel, entonces, ¿a dónde se dirigiría? Los pasos de la de orbes violetas se alentaban mientras  caminaba por la acerca buscando con la mirada algo que llamara su atención, hasta que lo denotó, un parque. ¿Cómo no se le había ocurrido antes?  

Yona caminó con suma tranquilidad hasta el lugar, para su suerte no había gran afluencia de público, podría disfrutar de un poco de tranquilidad, claro, no es que fuese reacia a conocer personas o fuese alguien solitaria, sino todo lo contrario, pero algo de tiempo para ella no le caía mal. Una leve sonrisa se dibujó en su rostro al momento en que sintió el aroma fresco de las flores a medida que se adentraba en el lugar, el césped brillante y verde tan sólo hacían que la muchacha quisiera retirarse el calzado para poder sentirlo con sus pies, por supuesto, no lo haría; mas las ganas estaban.

Un suave sonidito llamó la atención de la pelirroja, haciendo que detenga su caminata, una pequeña ardilla se había quedado frente a ella. -- Hola amiguito.-- Comentó con una sonrisa mientras se agachaba para poner al animal entre sus dedos, parándose erguida luego de ello. Las mejillas de la joven se ruborizaron con ingravidez al momento en que la criatura subió por su brazo hasta ubicarse en su hombro, donde comenzó a auto acariciarse contra su mejilla. -- E-eso hace cosquillas. -- Dijo encogiéndose de hombros para emitir una suave risa, la ardilla se había colado entre sus cabellos, desordenándolo un poco, antes de saltar y retornar al suelo. -- ¿E-eh? -- La fémina parpadeó un par de veces, dirigiendo su diestra hasta su oído, sus ojos no la engañaban, el minúsculo ser le había robado uno de sus preciados aretes y pronto se dio a la marcha. -- ¡N-no! ¡Por favor, espera! -- Gritó la muchacha extendiendo su diestra siguiéndole, definitivamente no podía dejar que algo así le pasara, eran un recuerdo de su madre, no tenía permitido extraviarlos. Los pies de la pelirroja se movieron sin pensarlo, apresurándose a correr tras el peludo animal, vaya que era rápido. Alguien que le echara una mano, eso sí que le caería a la perfección en aquel momento. Pero, ¿de verdad alguien le ayudaría en aquella "operación de rescate"?

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡No te lo lleves! || Flashback [Priv]

Mensaje por Luciel Choi el Mar Sep 20, 2016 1:14 am

Salir de paseo era algo que se veía muy poco en la vida del amo de Luciel, éste hombre era ya un anciano, el último que le dejaría uno más de sus traumas antes de volver al mercado ilegal y lo que ocasionaría que el zorro ocultara más su depresión tras aquella sonrisa animosa, donde se sentía seguro de sí mismo, donde nadie podía mirar lo dañado que se encontraba.

- Vámonos, Luiel. Es hora de una vuelta al parque. - Dijo el hombre que, sin reparos colocó un collar sobre el cuello del pelirrojo y el cual sostenía con una cadena de aproximadamente un metro y medio. Luciel estaba acostumbrado a ésa clase de tratos y sabía que aquello era parte de su día a día por lo que no tardó en ensanchar su graciosa sonrisa, hacer un comentario gracioso y caminar con toda la vergüenza del mundo con una cadena al cuello y hombre que le llevaba de un lado a otro exhibiéndolo al caminar.

Llegados al parque, el amo se sentó en la banca y Luciel fue designado a sentarse en el suelo. Ése hombre de edad madura era una peculiaridad. Resultaba ser un maestro de primaria, un anciano que a simple vista resultaría alguien bonachón y amable pues solía alimentar a las palomas del parque. - Luciel, ve y compra un poco de pan. - Y Luciel acataba las órdenes sin alejarse demasiado de la vista de su agresivo amo. A veces el hombre, cansado y débil por la edad solía quedarse dormido en la banca por una o dos horas y era el tiempo suficiente para que el zorro pudiera pasar un momento de tranquilidad. Cuando ésto pasaba el zorro solía alejarse un poco y quitarse la cadena más no el collar pues éste aparato emitía una alarma muy escandalosa. De éso a nada, al menos podía darse una caminata por los alrededores, distraerse de su asquerosa vida y pensar en lo hermoso que sería la libertad.

Se había sentado muy cerca de una fuente, el sonido del agua le ayudaba a calmarse pero ésa calma le duró muy poco cuando escuchó la voz de una mujer pidiendo ayuda; en ése momento Luciel buscó con la mirada notando a una ardilla ladrona con un objeto brillante entre los dientes, pasó muy cerca de él; de hecho pasó por encima de su pecho, corrió hasta su cabeza y se impulsó para brincar y subir a una rama de un árbol. -¡H-hey! Refunfuñó un poco, quizás debía dejar a la ardilla en paz pero algo dentro de su ser le hizo ponerse de pie e intentar atraparla sin llamar tanto su atención; el animal era escurridizo y seguro un paso en falso y terminaría subiendo más el árbol.

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡No te lo lleves! || Flashback [Priv]

Mensaje por Yona el Mar Sep 20, 2016 3:14 am

¿Por qué le tenía que pasar eso? ¿Tantas cosas malas había hecho en su vida o las anteriores como para que el destino le pagara de esa forma? Claro, no es que Yona pensara que se tratara de una especie de castigo, ¡eso estaba fuera de discusión! Empero aquel pensamiento no podía evitar cruzar por su mente cuando las cosas se podían algo “peligrosas”, y es que el perder su único recuerdo de la familia que alguna vez tuvo era algo más grave de lo que podía sonar. Por ello es que sus ligeros pies corrieron sin parar tras el peludo animal, trastabillando un par de veces al agacharse para tomarlo entre sus manos. Muchos intentos fallidos, mas no se daría por vencida, recuperaría aquel arete aunque estuviese tras la ardilla hasta el anochecer.  

-- A-Ahm. -- Frenando en seco, con la respiración levemente agitada, contempló al roedor escalando a un joven para que la culpa la inundara. -- ¡L-Lo siento! -- Se apresuró a reverenciarle al chico antes de volver a la ardilla, ¡había escalado un árbol! Oh, no. La pelirroja se apresuró a dar un salto –no muy alto por lo demás- tratando de capturar al animal entre sus dedos pero por su baja estatura le fue imposible, sólo logrando que el ladrón saltara una vez más a la cabeza de aquel chico, alborotándole los cabellos.

Los violáceos orbes de la fémina se abrieron de par en par, definitivamente era una imagen peculiar que suponía no volvería a presenciar. Alejando la desesperación que le había proporcionado el hurto de sus pertenencias, contemplar esa vista le derretía el corazón, ¿no era tierno? Para la pet lo era, tal vez por ello fue incapaz de reaccionar por unos segundos, sintiendo como sus mejillas se enrojecían y una minúscula brisa chocaba contra ellas. -- ¡O-Oh…! -- Cuando por fin dio en cuenta de lo que ocurría, no tardó en dar un par de pasos hacia el muchacho, quedándose frente a él. -- Tranquilo, ¿está bien? -- Sus labios se curvaron en una dulce sonrisa para que lentamente fuese quedando en la punta de sus pies. La diferencia de alturas era más que notoria, por lo que extender sus manos hacia el animalito le costó un poco más de lo que esperaba.

Un nuevo salto de parte del escurridizo, sin embargo, la de rojizos cabellos fue capaz de tomarlo con cuidado entre sus falanges, procurando no ejercer presiones innecesarias, no se atrevería a dañar a ningún ser viviente. -- Lo siento, de verdad. -- La sinceridad en sus palabras, eran reflejadas por sus puros ojos; los que se mantenían fijos en los contrarios, casi como si estuviese hipnotizada por los mismos, por algo decían que ellos eran la puerta del alma, ¿verdad? -- No estás herido, ¿o sí? -- La preocupación de Yona nacía desde lo más profundo de su ser, transparentando sus puros sentimientos en aquel fino rostro y púrpuras ojos, sí, porque no lo preguntaba por mera costumbre o cortesía, ansiaba corroborar que el chico se encontrase en perfectas condiciones, y si es que no fuese así se encargaría de arreglar lo que fuera para que la respuesta fuera positiva.

El cuidar de los demás era parte de su esencia, adoraba proteger a los otros aun cuando ella no fuese muy buena haciéndolo con sí misma. La ardilla por su parte no se sentía del todo cómoda entre las blanquecinas manos de la humana, por ello es que no tardó en soltar el arete para que cayese en la hierba, poniéndose a morder con fuerza los dedos de la chica. Una ingrávida sonrisa decoró los labios de la chica para ocultar el dolor físico, marcas rojizas que con seguridad llevarían a una que otra herida menor, empero nada de ello importaba, no mientras el contrario estuviese bien y ninguna otra criatura se llevase su tesoro de entre el césped.

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡No te lo lleves! || Flashback [Priv]

Mensaje por Luciel Choi el Miér Sep 21, 2016 1:10 am

Ahí se encontraba Luciel con la mirada fija en el rodeor y una mano ligeramente extendida hacia éste, sin darse cuenta dejó escapar su cola vulpina y ésta se meneaba cual serpiente de cascabel por el esfuerzo mental que le requería el concentrarse para agarrar al pequeño ladrón, en ése momento notó que sostenía un arete, muy bonito y seguramente de alguna chica que no se habría dado cuenta del pequeño ultrajador pero toda su concentración se vino abajo cuando los pasos de alguien frenándose en seco se escucharon muy cerca de su vera. El bermejo giró la vista y notó con sus grandes y curiosos ojos a una chiquilla que le miraba con el rostro enrojecido, en ése momento una de sus tontas cantaletas le vino a la mente pero no hubo tiempo para hacer una broma acaso pues ésta chica estaba de lo más decidida a tomar al animal.

Se quedó expectante a los movimientos de la chica y su propia cola dejó de cascabelear conforme se desconcentraba más, ni si quiera se había percatado de ésta en lo absoluto.

Los movimientos gráciles de la chica le parecían increíbles, tanta calma emanando en un cuerpo tan pequeño lo embelesó por unos instantes, reaccionó a lo poco sólo poniéndose un poco tenso y negando con la mano. -Ehhh~ No, para nada, ni si quiera fue tu culpa. Miró al animalito que en su desesperación soltó el arete en el suelo. -Estaba tan distraído que no me di cuenta del ladronzuelo hasta que me brincó, pero no estoy herido. Sí, un pequeño rasguño no sería para nada comparativo con todo el sufrimiento que tenía dentro de su corazón y en todo su pasado. Entonces algo le hizo abrir los ojos cual platos ¿Cómo podía sonreír cuando un animal le mordía los dedos? ¿Estaba loca o qué? -¡H,hey, tu mano! Tomóse al animal casi arrebatándolo de las manos ajenas, intentó no ser brusco pero no quería que unas manos tan frágiles siguieran emancilladas con los filosos colmillitos de una ardilla pero Luciel no tomó algo en cuenta y eso era que cuando él tomó al animal éste le encajó los dientes y como si no hubiése un mañana el animal volvió a trepar el árbol perdiéndose entre el follaje.

Le había dolido, sí. Pero era un dolor menor, sí, tenía una pequeña abertura de donde brotó un poco de sangre pero ¿Quién tiene tiempo para fijarse en ésas cosas? De lo que sí tenía tiempo aún era para tomar el arete de la chica del suelo y entregárselo. -Por suerte lo dejó aquí. Seguro debe ser muy importante como para que corrieras tras una ardilla. Wow, eres mi heroína~ Su tono divertido salió a flote, incluso hizo un marco con los dedos donde la ponía a ella como parte del retrato que se figuraba en su mente.

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡No te lo lleves! || Flashback [Priv]

Mensaje por Yona el Jue Sep 22, 2016 5:46 am

El destino siempre se encargaba de hilar sus deseos de una manera realmente extraña, no por nada una enorme paz se albergaba en su interior luego de esa horrible desesperación, para su suerte todo había resultado bien y el animalito no se había salido con la suya, ya tenía de regreso su preciado arete, podía respirar en paz.

La dulce sonrisa seguía pintada en el rosto de Yona, pues con la situación recién ocurrida no se le venía a la mente otro tipo de expresión que no sea completa gratitud hacia la vida y una enorme alegría difícil de contener. -- Qué bueno. -- Un suspiro de alivio se coló por sus delgados labios para que sus comisuras no tardaran en ascender, pues aunque se tratara de un completo desconocido no podía evitar preocuparse en demasía por su bienestar. -- ¿E-Eh? -- Parpadeando un par de veces, no opuso resistencia, dejando que el joven tomara a la escurridiza ardilla para que hiciera de las suyas una última vez. ¡Oh, no, ahora sí se había herido! -- ¡Awwh! -- La empatía de la pelirroja podía llegar a ser exagerada, y es que alejando por completo sus enrojecidas falanges, casi podía sentir el dolor que le propiciaba esa abertura en la mano ajena. --¡L-La tuya!--  Comentó con prontitud mirando la extremidad contraria.

No podía dejar que el amable muchacho quedase así, y por ello en momento así agradecía su maternal instinto, el que le decía que llevara todo tipo de cosas “para emergencias” al interior de su castaño bolso. Estando por abrirlo, se detuvo para tomar con cuidado su accesorio, colocándoselo enseguida en su oreja, ¡no podía dejar que se perdiera! -- En verdad es muy importante. -- Comentó desde lo más profundo de su corazón, tanto así que su pecho parecía dar un vuelco y que involuntariamente le proporcionara una nueva y enorme sonrisa al chico, al instante en que sus pálidas mejillas se teñían de un ingrávido rojo, gratitud y dicha indescriptibles. ¡Cierto, la mano ajena! Apresurándose, la pet volvió a sus pertenencias para buscar entre sus cosas un parche curita que no tardó en abrir, era algo peculiar, por no decir infantil pues era blanquecino con diseño de corazones bermellón, aunque independiente de ello, cumpliría su función. -- A-Ahm… por favor. -- Con toda la delicadeza que podía ejercer, la pelicorta aprovechó las manos alzadas del contrario para tomar entre las suyas la que se encontraba lastimada, pegando aquella protección para evitar que la sangre pudiese escurrir. -- Lamento no poder desinfectar la herida. -- Una pequeña presión desde sus porcelanas hacia la mano ajena denotaban la culpa que la invadió por breves segundos. -- ¡O-Oh, lo lamento por esto también! -- Claro, se estaba tomando demasiada confianza con alguien que no conocía, pues ¿cómo se le ocurría tomarle la mano de esa forma? Los colores se le subieron al rostro para que una tenue risilla se colara por sus labios, bastante apena. -- Lo siento por todo eso…ahm, joven zorro. -- Sus violáceos orbes cayeron en cuenta de una peluda cola tras el chico frente a ella, debía disculparse y si desconocía su nombre, el decirle de esa forma era lo más apropiado, ¿no?


Spoiler:
La bandita que le pegó Yona es la segunda.~

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡No te lo lleves! || Flashback [Priv]

Mensaje por Luciel Choi el Sáb Sep 24, 2016 7:42 pm

Luciel sonreía divertido, aunque no conociera a la chiquilla aquella se le hacía muy tierna en su forma de actuar, las maneras en que se sorprendía y sus cambios en el rostro... Al menos ella era sincera y demostraba aquello con tanta naturalidad; claro que éso lo pensó al principio pero después sólo su mente se inundó de recuerdos de personas que le cuidaron, que mostraban una apariencia y tras bambalinas resultaban ser unos desgraciados con el zorro.

Reaccionó cuando la chica le colocó el curita en el dedo, sus ojos agravados por una sensación un tanto inconforme parpadearon y retiró casi en automático la mano, empero no quitó la vista de su propia mano y luego de vuelta a la chica. Una muestra de cariño, un simple toque y se activaba en él su método de autodefensa donde sólo se retraía más con todos; aquello duró sólo unos segundos, poco tiempo después sonrió y levantó el pulgar al mismo tiempo que le guiñaba un ojo y sacaba un poco la lengua. -No es nada, una mordida no matará a éste superhéroe. Tras eso rió un poco y bajó la mano tocando inconcientemente el curita con los dedos libres. -Oh, vamos. No te preocupes, no hiciste nada malo. ¡Oh! Fue como recibir el toque de un ángel, y uno muy bonito por cierto.

Al final sí se dio cuenta de su cola y cómo ésta se encontraba algo esponjada. -¡Uuuah, la has visto! Se abrazó a ésta enrollándola con ambas manos y muy caricaturesco la fue ocultando en el pantalón hasta que desapareció por completo gracias a su manejo de forma animal. Tras eso le dedicó una mirada seria, se acercó a ella y le tomó de los hombros. -Vale, no eres una espía que quiere robarse la cola mágica ¿Verdad? Si es el caso, te dejaré ver la cola mágica una vez más. Fue un cambio muy repentino pero de la nada volvió a sonreír y retiró las manos de sus hombros. -Naaah~ Es broma, no es una cola mágica, sólo es mi colita de zorrito.

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡No te lo lleves! || Flashback [Priv]

Mensaje por Yona el Dom Oct 02, 2016 2:40 am

La bondad era algo que todo el mundo presentaba, o al menos era lo que la pelirroja creía, y es que con el comentario ajeno no pudo evitar entregarle una cálida sonrisa. Bien, quizás su accionar había sido un poco invasivo pero no había podido evitarlo, ¿cómo no preocuparse de alguien que estaba herido? Ella sólo era una humana, lo sabía, no obstante si podía hacer algo en beneficencia de los otros; lo haría, absolutamente todo lo que estuviera a su alcance. Su cariño no estaba limitado a nadie, todos merecían una oportunidad para ser sanados, en todo aspecto. -- Hasta los superhéroes necesitan un poco de ayuda de vez en cuando, ¿no crees? -- Aquellas palabras fueron mencionadas con delicadeza para terminar curvando sus labios en una dulce sonrisa al momento en que su cabeza se ladeaba hacia la izquierda con ligereza. Yona debía aceptarlo, ese alago le había tomado por sorpresa por lo que parpadeó un par de veces para que sus mejillas se colorearan con ingravidez antes de dejar salir una ligera risilla. -- Oh, por favor no, soy una simple humana. -- Alguien sin poderes, que espera poder ser de utilidad en alguna oportunidad, sí, eso era ella.

El muchacho era todo un misterio, por ello es que había logrado captar toda su atención. Sus violáceos orbes se fijaron con interés en el chico y su esponjada cola, ascendiendo sus comisuras con delicadeza. -- Lo lamento, es que tan sólo creí que era una cola muy bien cuidada, no pensé que era mágica. -- Una nueva y resplandeciente sonrisa acompañó a su sincera frase, algo tan puro como los sentimientos que albergaban su suave pecho. -- Oh. -- Tal vez era demasiado inocente. -- Bueno, eso no quita el hecho de que sea una linda colita, hasta a mí me gustaría tener una así. -- Una carcajada delicada, reprimida por el dorso de su mano izquierda, un acto digno de una princesa, y es que el apeno de su propio comentario la obligaba a realizar aquello de manera inconsciente.

-- Y ahm, perdona mi curiosidad pero, ¿eres de esos seres adorables que pueden sacar orejas peludas también? -- La damita hablaba con un dejo de vergüenza, para elevar sus manos sobre su cabeza simulando orejas puntiagudas al momento en que sus mejillas se ruborizaban. Su corazón latía a mil, no quería incomodar al chico con sus extrañas preguntas, mucho menos después de que la había ayudado con su tesoro empero su honestidad le solía jugar en contra.

La de cabellos rojizos pronto abrió sus ojos con exageración para llevar sus porcelanas cerca de su pecho. -- ¡Perdón! Yo sigo preguntando cosas y ni siquiera me he presentado. -- Se apresuró a decir antes de entregarle una ligera reverencia con la cabeza. -- Mi nombre es Yona, y bueno, como ya dije soy una simple humana. -- Tarde pero lo había hecho, ya se había presentado. -- De nuevo, gracias por la ayuda, superhéroe. -- Su rostro expresaba la completa gratitud que sentía desde lo más profundo del alma. Sus mejillas insistían en no volver a su color natural, sus labios insistían en no mostrar una mueca diferente a una sonrisa y por sobre todo, su corazón insistía en no dejar de palpitar con fuerza ni dejar que el muchacho se aparte sin que ingrese en él. Sexto sentido o dulzura exagerada, Yona deseaba acercarse más a aquel chico.

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡No te lo lleves! || Flashback [Priv]

Mensaje por Luciel Choi el Sáb Oct 08, 2016 12:54 am

El rostro de Luciel se quedó atónito, bueno; más que atónito, había abierto la boca y los ojos como platos, inclusive hasta había de sacudir su cabeza repetidas veces para aclararse las ideas. Sí, un hombre que se mostraba siempre expresivo, muy hiperactivo y gracioso ante cualquier situación, no por nada era que se la pasaba todo el tiempo haciendo bromas que no eran ni una pisca de graciosas, pero bueno ¿qué sería de la vida sin diversión? -¡Ouuah! ¿Humana? ¿en serio eres humana? Naaah, no te lo creo, seguro que eres una linda angelita que cayó del cielo ¿A que sí?

¿De dónde sacaba tanta energía? Bueno, quizás sería porque amaba hacer el tonto o sólo era la costumbre de actuar tan bien que se le daba hacerlo con naturalidad y verse realmente animado. De nueva cuenta ensanchó una sonrisa para con ella y como si hubiése escuchado el mejor chiste de la historia rió a carcajadas, se sujetó el estómago amagando la sensación de reír demasiado y luego aplaudió un poco divertido. -¡Jojojo, jejeje, jajaja! Sólo por que ella lo pidió dejó ver su cola una vez más la cual salió escurridiza por la espalda del chico, pero en vez de dejarla salir por encima del mantalón dejó que ésta se subiera por debajo de su playera y sobresaliera del cuello de la nuca, ahora parecía un cuello de ésos que se ponen las mujeres súper ricas. -También sirve de adorno de mujer ricachona ¿A que sí? Y, como si la retahíla de gracias siguiera se dio el lujo de hacer una pequeña pasarela para con la chica, se dio unas vueltas y al final caminó con una mano en la cintura y la otra sobre su nuca, de una formo como lo haría una diva.

Diversióm, era lo que lo mantenía motivado, sobre todo con alguien como la chica que se veía tan pura e inocente capás de creerse todo lo que el zorro dijera. Se paró de nuevo enfrente de ella con los brazos cruzados; al principio se quedó pensativo, rodó los ojos y ladeó un poco la cabeza. -Oh, sí. Tengo unas orejitas todas peludas y esponjodas pero no puedo mostrártelas tan fácilmente. Hay que hacer un ritual. Explicó alzando el índice frente a su rostro a modo de que le pusiera toda su atención, sí, eso iba a ser divertido sin dudas. -Primero tienes que dar tres vueltas con las manos extendidas hacia arriba y después tienes que saltar en un pie mientras dices "¡Defensor de la Justicia, Seven, salvame!" Explicó el mismo ritual mientras él hacía cada paso para que ella no se perdiera el detalle.

-¿Quieres intentar? Seguro si te sale podrás ver las orejas esponjosas y hasta te dejaré tocar la cola. A la cual, de nueva cuenta abrazó como una almohada con ambas manos.

¡Y claramente ninguno de los dos tenía modales! Vaya falta en empezar a hablar sin presentarse. -¡Ouuuaaaah, tienes razón. Qué groseros somos! Él mismo se dio un golpecito en la cabeza con su diestra. -¿Yona? Yona... Yo-na.. ¡YONA! Exclamó cerrando un puño y alzándolo al aire. -Sí, creo que podré recordarlo. Yo soy Luciel, puedes llamarme Lu, o Luciel, o Seven; también puedes decirme Superheroe o zorrito sensual si te apetece. De nueva cuenta sonrió y ésta vez le guiñó el ojo, no intentaba ser coqueto, sólo se estaba divirtiendo.

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡No te lo lleves! || Flashback [Priv]

Mensaje por Yona el Sáb Oct 15, 2016 9:44 am

Si es que Yona no lo estuviese viviendo en carne propia tal vez nunca hubiese sabido la cantidad de diversión que se podía tener con actos tan simples, y es que la pelirroja no había quitado aquella amplia pero dulce sonrisa de su rostro, la cual no tenía intenciones de desaparecer tampoco. -- ¡De verdad, de verdad! Sólo soy una humana. -- Corroboró con apeno, sintiendo como sus mejillas se coloreaban con ligereza, no es que le avergonzara su raza empero bien sabía que la escases de poderes podía jugar en contra para más de una situación. ¿Su vida no era demasiado frágil a los ojos de los otros? Era muy probable, inclusive ella misma podía cuestionarse si es que realmente podría proteger a alguien. ¡Vamos, que no era momento para deprimirse!

Eliminando todo pensamiento innecesario, la chica prefirió mantener su mirada fija en el de cabellos rojizos, para reír con suavidad, aplaudiendo un par de veces, bastante animada ante el espectáculo que le estaba dando. ¡Si hasta podía ser un modelo! -- ¡Y te queda muy bien! -- Porque en ello no había ninguna mentira. Ante los violáceos orbes de la fémina, el chico zorro –aun con su propia cola como bufanda- se veía como alguien atractivo, que la hacía sonreír de manera inconsciente mientras su corazón se aceleraba paulatinamente. ¿Cuánto más tendría que conocerlo para que su pecho sobresalte exageradamente? Vaya uno a saber.

-- ¡Claro que lo intentaré! -- Era obvio, su inocencia no tenía límites. Completamente decidida, la de cabellos cortos extendió sus brazos tal y como lo había hecho el joven antes de dar las tres vueltas, manteniendo una expresión de concentración, ¡no se podía equivocar! Por supuesto, una vez terminadas se apresuró a saltar sobre su pie izquierdo. -- ¡Defensor de la justicia, Seven, sálvame! -- La chica Kouka estaba realmente entusiasmada con eso, ¡anhelaba poder ver las orejas del zorrito que tenía frente a sus ojos! ¿Qué tan adorable serían? Esperaba no haberse equivocado en el ritual, aunque de ser así, lo intentaría todas las veces necesarias.

-- ¿Luciel? --
Parpadeó un par de veces para sonreírle con ternura. -- Tienes nombre de ángel. -- Comentó llevando sus manos hacia sus labios para cubrirlos mientras emitía una delicada risita. -- Es un placer, superhéroe Lu. -- Bajando sus extremidades ladeó su cabeza hacia su hombro diestro sin que la mueca de alegría desapareciera de su rostro. En verdad se sentía afortunada de saber el nombre de aquel extraño chico. -- O-Oh. --Titubeó unos segundos. ¿Debería darle la mano? ¿No era eso muy formal? ¡Debía intentarlo! Extendiendo su brazo y mano diestra lo miró con las mejillas un tanto ruborizadas, juntando sus labios en una línea, deseando no arruinar el momento. -- A-Ahora, sí. ¡E-Es un gusto! -- Su nerviosismo era notorio, ¿por qué se comportaba así? Ni ella misma lo sabía, aunque suponía que tan sólo quería pasar unos momentos más junto al rojizo ser, por muy efímero que fuese, no quería despedirse todavía. ¿Qué decir? -- ¿Te gustaría tomar un helado? -- Fue lo primero que se le vino a la mente. -- A-Ahm… vi un pequeño puesto por aquí. -- Admitió ascendiendo sus comisuras sin que su rostro volviese a su color natural. -- Puedes verlo como agradecimiento por lo del arete, ¿qué dices? --

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡No te lo lleves! || Flashback [Priv]

Mensaje por Luciel Choi el Miér Oct 19, 2016 10:53 pm

De repente, Luciel hizo algo que llamó la atención de más uno y eso fue que alzó las manos al cielo con una cara súper emocionada y casi con la misma emoción con que se veía empezó a hablar de lo más animoso. -¡AAAHHH! ... ¿O gritar? -¡¡LOGRO DESBLOQUEADO!! Dio unos cuantos brincos en su lugar y la esponjosa cola vulpina que había estado abrazando se erizó de la emoción. -¡Bien, bien, ahora cierra los ojos!... ¡Eh, no hagas trampa! Para hacerla reír más le pasó la punta de la cola por la cara para hacerle cosquillas. La chica, por más que le observara se le hacía de lo más adorable, una personita que parecía ilusionarse con todo, inocente a más no poder... Ella era demasiado pura como para estar con alguien tan sucio como él.

Su rostro se mantuvo serio un momento, aprovechando que ella no le veía demasiado por la peluda cola que seguía frotándose en el rostro ajeno; aquello sólo duró unos segundos y no tardó en recomponer su rostro, entonces aprovechó para sacar sus orejas; eran igual de oeludas que su cola y tenía unas lindas manchas en la punta de éstas de color blanco. -¡Listo, ya puedes ver! Como un regalito visual para ella, movió éstas al unísono que asentía con la cabeza. -¡Tu ritual ha sido un éxito!

Cuando ella estiró la mano para saludarle como era debido; su rostro se enrojeció un poco. ¿Debía tocarla? Luciel comenzó a pensar tontamente que ni si quiera su piel estaba excenta de enmancillar algo tan delicado ¡Tonto él por pensar eso! Se sujetó a ésta , pero no de la forma tradicional como se saludaría cualquier persona; él, como un efecto espejo tomó la mano y pegó palma con palma elevando el saludo hasta que ambos prácticamente tenían los dedos hacia arriba y las palmas bien pegadas. Pronto soltó una risita la cual pasó del nerviosismo a la vergüenza al punto de sonrojarse hasta las orejas y retirar la mano abruptamente. -¡Ehh! N,no podría... Rodó los ojos un poco nervioso por todo aquello. -No tengo dinero para comprar helado. Musitó un poco bajo, avergonzado con la idea de que ella se diera cuenta que era un esclavo más.

Pero su estómago le hizo una mala pasada y gruñó un poco como si éste le hablara directamente a Luciel diciendo "Oye, es comida y tengo hambre."
Nuestro zorrito sólo atinó a cubrirse el estomago con ambas manos y sacar la lengua de una forma divertida. -Dice mi estomago que eres muy linda. bien, una puntada con otra puntada para disimular, siempre funcionaba... Bueno, casi siempre.

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡No te lo lleves! || Flashback [Priv]

Mensaje por Yona el Mar Oct 25, 2016 12:08 pm

La risilla de la humana no tardó en aparecer. ¡Su ritual había sido un éxito! Una calidez inimaginable se albergó en su vientre, la felicidad por algo tan sencillo hacía que la vida de la pelirroja se tiñera de preciosos colores y le dibujaba una dulce y permanente sonrisa. -- ¡Seguro! -- Llevando sus manos hacia sus ojos; los cubrió para evitar cualquier tipo de imagen. Su inocencia estaba a la vista de todos, ¿no era algo exagerado para alguien que cumplía la mayoría de edad? Tal vez, empero sus buenas emociones eran lo único que tenía para mantenerse en pie.

Suaves carcajadas se escucharon desde la boca de Yona en cuanto la esponjosa cola contraria le acariciaba el rostro, un cosquilleo continuo que la obligaba a encogerse de hombros, deseando por la tierna vista que en cuestión de segundos contemplaría. -- ¡Woooh! -- Sus mejillas sonrojadas acompañaron aquella exclamación. ¡En verdad era muy lindo! La muchacha entrelazó sus dedos para situar sus manos cerca de su pecho al momento en que sus labios se separaban con ligereza, si bien había sido capaz de presenciar otras transformaciones al interior de la tienda; no recordaba que otros rasgos animales le hubiesen provocado un vuelco en su corazón de esa manera, acelerando su palpitar y acalorando su cuerpo, ¿qué tipo de sentimiento era ese? ¿Desde cuándo la ansiedad podía tornarse tan adictiva?

La pelirroja estaba tan embelesada que tardó un poco en reaccionar. -- ¿Eh? -- Apresurándose a caminar un par de pasos quedando frente al zorro, negó con la cabeza un par de veces sin que su rostro retornara a su color natural. -- ¡No es necesario! -- Se apresuró a decir antes de ladear su rostro, con una brillante sonrisa, una mueca tan pura que con seguridad podría derretir el corazón de la persona más ácida. -- Soy yo quien está invitando. -- Dándose una breve pausa, recorrió con la mirada el parque para buscar el puesto del que hablaba, hallándolo no muy lejos de su locación. -- Por el arete y bueno… por mostrarme tus orejas y cola. -- El rubor acrecentaba de forma paulatina, dejando en evidencia el ápice de nerviosismo que contenía su frágil cuerpo. -- Lamento no poder invitarte nada más costoso, Luciel, pero soy sólo una mascota con un trabajo de medio tiempo, mucho dinero no tengo. -- Al interior de la tienda siempre le habían dicho que no debía revelar su posición, mas la chica no veía la razón, ¿qué tenía de malo decir quién era y dónde estaba en ese momento? Era parte de la vida, así como en alguna instancia había sido catalogaba como “ama” ahora le tocaba ser una pet, la existencia era cíclica, no había por qué esconderlo, mucho menos si es que deseaba hacer amigos nuevos. Sus violáceos ojos se fijaron en la figura masculina en una mirada que mezclaba cariño y súplica. La chica Kouka no podía entenderlo, tan sólo no deseaba alejarse del pelirrojo tan rápido. -- ¡P-Perdona, tal vez no te gustan los helados! -- Su rostro de pronto estuvo a tono con su cabello, sintiendo como el apeno la bañaba de pies a cabeza. ¡¿Cómo dejar pasar algo tan importante?! -- E-Entonces, ¿una crepa? ¿Un café o un sándwich? Adelante, dime qué te gustaría. --  Por suerte los puestos de comida cercanos no eran demasiado caros y la joven podía costear cualquiera fuera la decisión del otro.

Yona contemplaba al superhéroe con una delicada sonrisa, sus orbes púrpura parecían destellar a la espera de la respuesta. ¡Quería un sí! ¿Por qué su estómago parecía invadido por mariposas?  

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡No te lo lleves! || Flashback [Priv]

Mensaje por Luciel Choi el Jue Nov 03, 2016 5:57 pm

-Vamos, no me pongas ésa cara; es imposible decirte que no si haces eso. Susurró el bermejo quien se pasó una mano por la cabeza haciendo de ése mismo modo que sus orejas se ocultaran del mismo modo que como habían salido tan naturalmente; la cola de igual forma la ocultó quedando a simple vista como si fuese otro chico más del parque. ¿Debería alejarse más de lo debido? Vamos, que la chica estaba siendo todo un encanto diciéndole que le invitaría un helado; no era mucho pero aquella intención era la que contaba. Miró a ambos lados buscando un reloj situado en un monumento de fuente situado en el centro del parque, el viejo aquel que tomaba por amo solía dormirse entre dos y tres horas y sólo habían pasado cuarenta y cinco minutos así que, prácticamente podría disfrutar de una hora más. ¿Porqué no aprovechar entonces?

-De acuerdo, pero la próxima vez invitaré yo ¿Ok? Alusivo a querer verla una segunda vez; quizás las palabras salieran sólo por no quedar mal, dudaba mucho poder volver a encontrarse con alguien tan linda como ella; su vida siempre estaba plagada de momentos más crudos y perversos que de cosas puras como la aparición de Yona. -Oh, no es nada; puedes ver mis orejas y colas cuando quieras. Su sonrisa se esfumó en un santiamén cuando ésta misma expresaba su situación; el rostro de Luciel permaneció impune a algún sentimiento pero en sus ojos claramente se notaba una melancolía que denotaba el sufrir de su alma. ¿Ella era mascota? Rogaba, al menos eso podía hacer, que ella fuese adoptada por alguien de noble corazón y le diera los tratos dulces que ella se merecía; a nadie quería desearle una vida como la que él tuvo.

No tardó en sacudir la cabeza y sonreír de nuevo señalando el puesto de helados con el típico vendedor de bigote blanquecino y corbatín en moño. ¡No se esperó más! La chica entraba en pánico y eso que sólo se trataba de un simple helado. -¡Está bien! Le sonrió mostrando sus dientes ampliamente; sujetó la muñeca de la chica y con delicadeza la jaló en dirección hacia el puesto predicho.

Se sentía un poco mal por hacer aquello; en parte lo hacía porque sí tenía hambre, su actual amo no le había dado de comer desde anoche y claramente ya tenía un dolor de vacío en el estomago, no quería aprovecharse de la buena voluntad de Yona pero las circunstancias tenían que obligarle a hacerlo, al menos por ésta ocasión. -Un helado de chocolate, por favor. Se apresuró a pedir cayendo en la vergüenza de haberlo hecho antes que ella, su rostro enrojeció pero trató de disimular rápidamente. -¿T,tú que quieres pedir, Yona?

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡No te lo lleves! || Flashback [Priv]

Mensaje por Yona el Lun Nov 07, 2016 12:22 am

Tal y como si sus energías se hubiesen renovado, Yona sonrió con las mejillas enrojecidas en una expresión de alegría e inocencia pura, ¿en verdad podría ponerse tan contenta sólo por una positiva? Al parecer sí, y es que cuando sólo se tratase de compartir unos minutos tomando un helado en la compañía del contrario, ella se sentía como si se hubiese ganado la lotería, su estómago cosquilleaba de manera continua y su pecho acelerado parecía no soportarlo. ¿Siempre había sido de esa forma? ¿Encontrarse con extraños y hablarles la dejaba con esa ansiedad? No, al menos no podía recordarlo con anterioridad, era una sensación completamente diferente. -- Lo agradecería. -- Emitiendo una ligera risilla, lo miró con los ojos entreabiertos al momento en que ladeaba su cabeza hacia la izquierda. -- Aunque… -- Un tanto pensativa fijó sus violáceos orbes en las nubes danzantes en el firmamento. -- También sería bueno si preparásemos nosotros la comida en la siguiente oportunidad, algo como un picnic, ¿no? -- Vaya que era ingenua. ¿En verdad creía que se volvería a encontrar con zorro aun cuando acababan de intercambiar nombres? Ella apostaría su vida a que sí, confiaba plenamente en que el destino le sonreiría de una u otra forma, no se deprimiría tan fácilmente.

Parpadeando un par de veces, se dejó arrastrar sin oponer resistencia, sintiendo como la sangre se le subía a la cabeza con aquel gentil toque sobre su muñeca, de seguro era la poca costumbre de ser tocada por los chicos, sí, eso debía ser sino ¿cómo explicar ese punzante dolor que atravesaba su corazón? Nerviosismo, necesitaba tranquilizarse o acabaría muriendo ahí mismo. -- A-Ahm… -- Su mirada se fijó en el vendedor para que llevase su mano libre hasta el sector de su pecho, tomando su ropa como si con ese acto pudiese calmar sus pulsaciones. -- También de chocolate, por favor. -- Entregándole una cálida sonrisa al mayor, éste soltó una carcajada por lo bajo, completamente enternecido. -- Hace tiempo que no me tocaba una pareja como ustedes. -- Comentó al aire mientras tomaba un par de barquillos, vertiendo al interior de éste chocolate derretido antes de poner las bolas de helado sobre ellos. --¿P-Pareja? -- ¿¡Eh!? Vaya malentendido. Las gemas de la chica volvieron a Seven notoriamente preocupada, ¿qué pasaba si él tenía novia y eso lo metía en aprietos? -- ¡N-No…se equivoca! -- Trató de arreglarlo la muchacha, moviendo ambas manos en señal de negación. -- Vamos, vamos, no tienen que avergonzarse. -- Insistió el vendedor para bañar las bolitas en chocolate derretido también; terminando por espolvorearlos con chispitas de vivos colores y un par de dulces con forma de corazón. -- Ese es mi especial para parejas. -- Dijo el hombre soltando una carcajada para extenderles ambos conos. --¡¿E-Eh?! P-Pero…-- Aquello no le había dejado mucho tiempo para un “contra ataque”, por lo que tragándose la vergüenza que su cuerpo albergaba, retiró el dinero necesario para pagar sus alimentos desde el interior de su bolso y así poder tomar el que le pertenecía. -- G-Gracias…--

¡Alejarse rápido! Sí, y que lo último que resonara en sus oídos era una nueva risa de parte del tipo de blanco ante la timidez de la pelirroja, quién estaba a tono con su cabello, por poco y muere de apeno. Sus pies se movieron con lentitud, tragando saliva par que viese de reojo a su acompañante. -- Lamento eso…-- Debía disculparse. -- Ya sabes, si tienes novia o algo no sería bueno que alguien escuchara ese tipo de cosas…podría atraer malentendidos. -- Claro que sí y eso era lo que deseaba evitar. Con un dejo de tristeza llevó su postre hacia su boca para dar una lamida a la cobertura de chocolate, sonriendo casi al instante, ¡estaba delicioso! -- ¡Gracias por aceptar este pequeño regalo! -- Porque era un poco egoísta y lo sabía, su superhéroe bien podría haberse negado y dejar hasta allí su encuentro, no obstante había sido tan amable como para aceptar y continuar con ella. -- No es mucho pero está delicioso. --

Las comisuras de la pet se elevaban en una sonrisa tan dulce como lo que estaban comiendo. Su diestra con prontitud tomó el caramelo en forma de corazón para llevarlo hasta sus labios y comerlo con tranquilidad sin que sus piernas decidieran detenerse, aproximándose a un enorme árbol que entregaba una propicia sombra. -- Y bien, Seven. -- Dijo recordando los nombres que le había dado a escoger. -- ¿Hay algún sitio en el que ahm… quieras sentarte? N-No es muy bueno comer de pie, ¿no es así? -- Ladeando su cabeza, mantuvo una sonrisa continuando sin probar un verdadero bocado de su helado, quería compartir cada sabor junto a de cabellos bermellón. Estaban las bancas, las fuentes y el suelo, no importaba donde fuera, Yona estaría más que gustosa de ir con él y aprovechar los minutos. ¿Qué querría Luciel?

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡No te lo lleves! || Flashback [Priv]

Mensaje por Luciel Choi el Lun Nov 07, 2016 7:15 pm

Pensar en una segunda ocasión fue bastante bello, por muy efímero que fuera el pensamiento hizo sentir en el corazón de Luciel que aún podían haber cosas buenas en éste mundo de porquería. Bueno, tenía la viva imagen de la doncella frente a sus ojos; siendo tan pura, tan adorable y tan tierna... Los pensamientos más perversos de Luciel salieron a flote preguntándose a sí mismo "¿Cómo podría hacerle daño?"; empero en automático se negó aquello. No podría, para empezar porque lo más seguro es que ella no le volvería a ver. Era más probable que Luciel acabara asesinado por su amo quien le negaba la comida o bien, de vuelta al mercado negro donde era, practicamente su verdadero hogar.

-Un picnic, eh... susurró para sí mismo mientras se detenía a ver el menú de helados que ofrecía el encargado bonachón. Al principio no comprendió las palabras de aquel hombre pero apenas sus aparentes dos neuronas hicieron contacto una con la otra, sus hombros se tensaron y su rostro enrojeció hasta las orejas. -¡Ahh! Sólo atinó a mirar a Yona quien, más colorada que lo que ya estaba él trataba de explicarse; era un dilema aquello y por más que quisiese meter las manos para aclarar aquello, quizás sólo se vería muy obvio, aunque bueno en realidad ellos no eran más que dos conocidos que acababan de conocerse.

Tomó el cono de helado y bobabente sonrió alejándose de ahí con yona a un lado no sin antes girar un poco y mirar al tendero quien, amagando unaseñal de "perfecto" con la diestra, le guiñó el ojo; quizás refiriéndose a que su "novia2 era muy bonita, o que hacían linda pareja como ya había dicho anteriormente; como fuése, Luciel sólo enrojeció a tal grado que sus lentes se empañaron. -Qué gracioso hombre. Mencionó probando el tan afamado helado para parejas y dedicándole una mirada cálida en agradecimiento por el helado. -Haa... No, no es nada. De hecho soy todo un solterón. En éste punto, quizás su destino fue sellado con el de Yona; o quizpa sólo fue suerte, coincidencia, un error del destino para lo que vivirían éste par... Luciel dijo algo que, en definitiva había sellado su vida con el de la doncella, claramente lo dijo en tono de broma, pero jamás imaginó que el peso de sus palabras se volvieran realidad. -¿No quieres ser mi novia? Y el silencio selló los labios del zorro.

Sólo esperó lo suficiente para mirar la reacción ajena ¡Era realmente bella cuando se sonrojaba de ésa manera!, pero la broma debía terminar así que volvió a tomar la muñeca de la chica y la llevó hacia una banca libre. -¡Es broma! Vamos, sentémonos ahí. Una vez ella sentada, hizo lo mismo a su lado sin pegarse demasiado a ella y volvió a darle un buen bocado a su helado... Ojalá ése momento durara para siempre, y si éso era un sueño, ojalá no pudiera despertar para estar con Yona, por siempre.

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡No te lo lleves! || Flashback [Priv]

Mensaje por Yona el Mar Nov 08, 2016 1:53 am

No, no había un temblor pero eso parecía, y es que las piernas de la muchacha insistían en no quedarse quietas; tal y como si de pronto se hubieran transformado en gelatina. ¿Por qué? ¿Qué la tenía tan inquieta? Sencillo, aquel comentario la había dejado más que nerviosa y por más de una buena razón, incapaz de poder expresar con palabras la realidad tan sólo limitándose a tragar su vergüenza, ello, sumado a la acelerada proximidad que había logrado para con el pelirrojo, tenían su alma pendiendo de un hilo. -- H-Hai…-- Titubeó una vez más al momento en que pasaba saliva con dificultad, debía respirar con profundidad y tranquilizarse si quería que su rostro retornara a su color natural y aquel incesante palpitar cambiara su ritmo. -- Muy gracioso. -- Porque en efecto lo había sido, es decir, ¿confundirlos con una pareja? Había que tener un muy buen sentido del humor como para que eso ocurriese, ¿no es así?

Sus orbes se cerraron por breves segundos para que diese una nueva lamida a la cobertura, degustando aquel dulce sabor. Su corazón no daba tregua, aquellas constantes punzadas que parecían atravesar su pecho de una manera exquisita, dolorosa pero no por ello menos placentero, una sensación embriagadora que acrecentaba conforme su distancia disminuía en centímetros. Porque sí, en cuanto su rostro se ladeó y sus violáceas gemas fueron al encuentro de las contrarias pudo denotar lo cercanos que se encontraban. -- ¿N-Novia? -- Un susurro apenas y logró salir desde su garganta para que sus ojos se abrieran con sorpresa y el rubor se apoderase de la chica, hasta su respiración se había cortado completamente incrédula. ¿Podía estar pidiéndole algo como eso? -- … -- Parpadeando un par de veces se dio cuenta, había caído en su broma. -- Oh… -- Cielos, que vergüenza.

Una ligera risilla se coló con apeno por sus labios mientras caminaba hacia la banca, sentándose cómodamente junto a su superhéroe. -- Lu, eso de verdad me sorprendió. -- Dijo para llamar su atención, no obstante pausó lo que iba a comunicar para dar una nueva probada a su postre, vaya que estaba delicioso. -- Nunca un chico me había dicho algo así. -- Una nueva y delicada carcajada se le escapó para que se encogiera de hombros, sintiendo como el calor se agrupaba en sus mejillas. -- Creo que tengo que aprender a darme cuenta de las bromas. -- El bochorno era más que notorio, empero lo único que podía hacer en ese momento era continuar comiendo, ¿no es así? --  ¿Sueles hacer este tipo de bromas? -- Preguntó con inocencia, ladeando su cabeza para aprovechar y seguir con su postre a la espera de la respuesta.

-- Bueno, supongo que un superhéroe no tiene tiempo para novias después de todo, ¿no? -- Trataba de jugar dulcemente, eran suposiciones sin fundamentos, después de todo, ¿cómo adivinar si es que Seven no estaba enamorado de alguien? ¿Cómo averiguar si es que no planeaba confesarse a alguien o algo similar? Tragando saliva con disimulo, Yona desvió la mirada al instante en que todas esas preguntas cruzaban su mente. Su cabeza en verdad estaba hecha un lío, lo mejor que podía hacer era terminar su helado con una sonrisa tan dulce con el mismo postre.

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡No te lo lleves! || Flashback [Priv]

Mensaje por Luciel Choi el Jue Nov 17, 2016 12:54 am

-Lo lamento, ésa broma fue también demasiado para mí. Sus ojos se mantenían fijos hacia enfrente, en ése momento y por nada del mundo iba a poder mirar a Yona a la cara; su "broma" había ido demasiado lejos sumándole la confusión del vendedor que hacía que ahora las cosas se sintieran un poco más incómodas. -¿En serio? y yo que pensé que tú serías la que tendría un novio... Porque eres muy bonita. Tras decir aquello su rostro enrojeció notoriamente.

Luciel trató de disimular aquello mientras saboreaba el helado y se recargaba por completo en el respaldo de la banca, el día seguia siendo muy hermoso para ambos y, en especial para el zorro quien disfrutaba cada segundo como si fuése el último. -Ehhh... No. Soy muy bromista, pero nunca le he dicho eso a otra chica. De nueva cuenta sus mejillas se arrebolaron de vergüenza y un nerviosismo se apoderó de su cuerpo haciéndole temblar en sobremanera. -¡Ah, es decir... Quiero decir que...! N,no me hagas caso, sólo quise decir que haríamos linda pareja como dijo el señor!... Bueno, no era eso exactamente, es sólo que yo... yo... Estúpidamente el zorro sólo terminó por enredarse más en su explicación. ¡Peligro! Ya estaba en un terreno prácticamente inexplorado en sus sentires pues el zorro siempre evadía aquellos temas que tenían que involucrar sentimientos. -... El silencio selló los labios del zorro quien rápidamente y sin avisar cambió esa actitud pesimista por una más sombría y hasta cierto punto molesta.

Se limitó a comer de su helado y cuando de éste ya sólo le quedaba parte del cono volvió a despegar sus labios para hablarle. -Lamento lo que dije, no me hagas caso. Trató de nueva cuenta retomar ésa sonrisa estúpida que siempre tenía dibujada en la cara, ésa confiada y alegre que contagiaba a otros; pero pese a hacer su mejor esfuerzo se notaba que, en efecto sólo era eso: Un esfuerzo.
-¿Qué tal estuvo tu helado?

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡No te lo lleves! || Flashback [Priv]

Mensaje por Yona el Jue Nov 17, 2016 9:59 pm

¡Oh, no! Negando un par de veces con la cabeza, Yona frunció los labios tragándose la vergüenza que insistía en no abandonar su cuerpo, el pelirrojo no tenía por qué disculparse cuando claramente era ella la del problema, es decir, el malentendido y la broma fue por su incapacidad de actuar a tiempo además de su característica y exagerada inocencia. -- N-No es necesario…-- Susurró tratando de volver a la normalidad, entregándole una cálida sonrisa, quería evitar cualquier incomodidad innecesaria. -- ¿E-Eh? -- Una vez más las palabras del zorro hacían que sus orbes se abrieran de manera desmedida al momento en que sus mejillas se teñían de rojo, no estaba acostumbrada a los halagos mucho menos cuando eran de manera tan espontánea.

Su estómago se sentía extraño, casi como si tuviera ¿mariposas? ¡Ah, con que a eso se referían! A pesar del nerviosismo y la sensación difícil de describir, la humana se sentía dichosa de poder experimentar algo nuevo en su vida, quizás debería agradecerle a Luciel más adelante, claro, cuando no sonase muy desubicado de su parte. Su helado estaba sin dudas delicioso por lo que desaparecía sin siquiera que la misma chica se diera cuenta.

Una nueva risilla se coló por sus labios mientras se encogía de hombros sin dejar de degustar su postre. -- Tranquilo, tranquilo, Lu. Creo que entiendo perfectamente lo que dices. -- Ladeando su cabeza le dedicó una dulce mirada al muchacho, una expresión repleta de todo el cariño que almacenaba su pequeño cuerpo. El cambio en la tonalidad de la voz ajena podía pasar desapercibido para muchos, y aunque la apellidada Kouka fuese una simple humana, ese tipo de cosas no le pasaban por alto. Parpadeando un par de veces trató de analizar sus palabras, ¿habría dicho algo raro?

No lo permitiría, Seven no se veía feliz, sí, estaba sonriendo pero ¿por qué se vía sufrimiento en sus ojos?

La de cabellos bermellón no lograba terminar con su helado, quedándole un poco además del cono, aprovechó a rozar tanto su índice como dedo medio zurdo en éste, mojándolos un poco con el postre para así mancharle una mejilla al chico de manera juguetona. -- No hace falta que sonrías. Ahí tienes la dulzura necesaria para llorar, en caso de que sea lo que quieras hacer. -- Sosteniendo el cono aun con algo de derretido chocolate, lo puso entre ambos por si es que quisiera vengarse de su actuar. ¿No estaba siendo algo infantil? Era probable empero, no quería una sonrisa falsa, nadie merecía eso.

Sus comisuras ascendieron con ligereza en una sonrisa amplia y honesta, cálida como los puros sentimientos que se ocultaban en su pecho. -- Puede que suene algo extraño viniendo de una pelirroja que acabas de conocer, y puedes simplemente olvidarlo, pero…-- Se dio unos segundos para tragar saliva sintiendo como el calor se agrupaba en sus mejillas y un sus labios dieran un ingrávido temblor. -- Si quieres hablar de algo te escucharé, todo lo que quieras. Sé sincero conmigo, yo no te criticaré, ¡e-en serio! Quiero ayudarte… ¡haré… haré lo que me pidas con tal de que me creas!--

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡No te lo lleves! || Flashback [Priv]

Mensaje por Luciel Choi el Miér Nov 23, 2016 1:08 am

Ya nervioso, el zorro comenzó a tomar un tic nervioso al golpear la punta del pie en el suelo repetidas veces sin parar hasta que algo frío y líquido tocó su mejilla; en ése momento pese a que su expresión estaba aún un tanto dolida e intentaba ocultar todo aquello tras una sonrisa forzada; al parecer no funcionó del todo con la chica. Luciel se quedó sin habla literalmente, apenas lograba fijar la mirada en ella y prefería mejor rodar los ojos con nerviosismo al suelo. -Uh-hum. Sí, aquello del helado le había caído de sorpresa; sin embargo, no se sentía de humor como para seguir bromeando, no ahora. Luciel había entrado a un mundo que siempre intentaba ignorar y hacer a un lado: El de los sentimientos.

Prefería ser un estúpido bufón la mayoría del tiempo pero cuando sucedían cosas como éstas donde de la nada había hecho conexión con una persona y se mostraba cariñosa con él, siempre se activaba su método de defensa de alejarse de todo aquello. Incluso ahora, pese a no querer mostrarse borde con ella, su actitud cambió radicalmente. Se limpió la mancha de helado de la mejilla y terminó de comerse el cono de helado de dos mordidas. -No hace falta Yona. Sin querer, el tono de su voz y su mirada se arreciaron hacia ella. -No me conoces más que de unas horas; no sabes qué clase de persona soy... No digas que puedes hacer cualquier cosa por mí. Inexpresivo y cruel; dos armas potentes que guardaba celosamente bajo ésa cara sonriente y ésos malos chistes para alejarse de los demás.

Tarde se dio cuenta de lo que acababa de decir y en ése momento supo que debía alejarse; además no le quedaba tiempo libre, su maldito amo estaba por despertar y si no le encontraba lo más seguro es que lo castigaría sin agua ni alimento en todo el día y; de por sí no había recibido alimento desde la noche anterior... Podía morir de deshidratación. -... sus labios se curvaron hacia abajo, su mirada rehuía la de ella pues no quería ver el rostro que habría hecho al recibir sus hirientes palabras. -Debo irme. Rápidamente se puso de pie apenas girando su rostro y dedicarle una mirada por el rabillo del ojo. -Gracias por el helado... Y Lo siento.

Se alejó perdiéndose entre el tumulto de gente que se había aglomerado cerca de la fuente; furtivo cual zorro regresó a las garras de su amo quien acababa de despertar.

-Luciel. Escuchaba la voz aguardientosa del hombre pero su atención estaba en Yona; en la mujer pura que le había brindado unos minutos de felicidad y que él amargamente había destrozado.

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡No te lo lleves! || Flashback [Priv]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.