Burrito explosivo [Priv Sakura]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Burrito explosivo [Priv Sakura]

Mensaje por Simon Carmonille el Dom Ago 07, 2016 12:15 am

Toda buena idea nace de una necesidad y si bien nadie comía mal en la petshop. Simon quería ayudar aminorando los gastos y el trabajo que se hacía en la cocina. Es por eso que intentó crear una  que expandía las moléculas además de inflar un poco de paso. La formula estaba bien diseñada para evitar que el gas afectara a seres vivos o sino todos en la petshop acabaría inflados como globos aunque para este gas tuvo que pedir cierta ayuda a un científico que por casualidades de la vida conoció en la ciudad. Simon sólo tuvo la idea y pidió la ayuda para hacerla realidad. Todo estaba preparado, la nutria conectó una manguera al burrito y abrió la válvula e increíblemente la idea funcionó.

Una vez listo dejó el preciado alimento inflándose y se fue corriendo para decirle a Sakura con una gran sonrisa sobre su rostro lo que había logrado -¡Hey! ¡Sakura! Ven. He inventado algo que ayudará a todos. Estaré en cocina- Tras decir eso se fue tan rápido como vino para la cocina. Cuando llegó se encontró con un gran burrito algo inflado que si no era detenido iba a explotar ensuciando todo el comedor, pero no había problema porque Simon sabía que simplemente girando la válvula dejaría de inflarse, pero lamentablemente al momento de intentar cerrarla esta se rompió y comenzó a inflarse más rápido. Simon abrió grande sus ojos sintiendo un poco de miedo al saber lo que pasaría. ''No es tan malo. Sólo debo ocultar el burrito y llevarlo a fuera de la petshop mientras distraigo a Sakura'' Pensó la joven nutria ''Ya valí...'' Pensó nuevamente mientras puso un mantel sobre el Alimento para que no se viera mientras pensaba en como solucionaría esto.

Volver arriba Ir abajo

Re: Burrito explosivo [Priv Sakura]

Mensaje por Sakura Namida el Miér Ago 10, 2016 4:32 am

Aquel día, la tienda de mascotas parecía encontrarse en una increíble paz, algo que no pensó sucedería al estar próximos al fin de semana, pero quizás, debido al clima frio la gente prefería quedarse en sus hogares y no andar de compras, pero ese hecho era algo que realmente no le concernía a Sakura, quien de momento se mantenía revisando algunos de los papeles que informaban sobre las más recientes entregas de mascotas a domicilio, sin embargo, cuanto más leía, mas se aburría y el reloj parecía no querer avanzar, o de hacerlo estaba sumamente lento al grado que la chica se levantó de su lugar y reviso las baterías del reloj montándose en una silla, pero, todo estaba perfecto, solo era su percepción temporal la que estaba fallando.

Sin esperar mucho más, bajo de un pequeño salto de la silla, momentos antes de ver a Simon ingresar anunciándole algo sobre un gran invento que podría ayudarles a todos, sin aclarar el sentido de esto, para luego desaparecer camino al comedor de la tienda. La peli rosada demoro un poco para procesar todo lo que había ocurrido pero segundos después siguió los pasos de la nutria, no perdía nada con investigar qué era lo que pasaba.

Lentamente sus pasos le guiaron a la cocina, donde lo primero que vio fue a la nutria que parecía un tanto nerviosa, y después un "algo" tapado entre mantas. Si no conociera al muchacho juraría que tenia de rehén a alguna persona y se disponía a comérselo, aunque... si algo le había enseñado su amo, era que todo podía ser posible en esa vida


- ¿Simon? ¿Qué sucede? Dijiste que querías mostrarme algo -los ojos bicolores inspeccionaban todo conforme su voz retumbaba en aquel sitio vacío, después de todo por la hora era de esperar que los cocineros no iniciaran su rutina - ¿Acaso cocinaste algo? -sus brazos se entrecruzaron bajo el busto y su ligera sonrisa denotaba cierta picardía, estaba intrigada por lo enorme bajo la manta y algo le decía que tenía que ver con el menor, pero, en ese momento capto algo más, una manguera que salía de la manta, conectada a un tubo de gas. Su mente fue rápida para atar cavos de lo que sucedía, pero no tanto como su faz ahora un tanto temerosa de lo que podía llegar a pasar, en especial porque, aquel "lo que fuera" bajo las mantas seguía creciendo sin parar, al grado que seguramente era cuestión de minutos que explotara - Simon... mejor te alejas de esa cosa... no creo que sea segura -una mano se extendió hacia la nutria, mientras la otra tomaba el picaporte para salir de ahí, pero un crack le hizo parpadear una y otra vez, al contemplar en su mano la perilla de la puerta, misma que seguía aun cerrada. Según recordaba había pedido que cambiaran eso hacia días, pero al parecer no lo hicieron y ahora estaba atrapada con la nutria, y una bomba de tiempo a punto de detonar en la cocina.





Firmas Regalos Y Viejas Apuestas:




Navidad:


Volver arriba Ir abajo

Re: Burrito explosivo [Priv Sakura]

Mensaje por Simon Carmonille el Miér Ago 10, 2016 6:04 am

Cuando Sakura cruzó la puerta supo que ya era demasiado tarde para todo. -¿Yo te dije que vinieras? ¿Estás segura?- Dijo mientras se hacía el tonto tratando de hacer tiempo aunque se notaba que era pésimo mintiendo y de todas formas por mucho que el intentara ocultar lo que estaba sucediendo notó el momento en cuando ella se dio cuenta y por un momento se sintió aliviado porque podrían escapar de la habitación pero al ver que estaban encerrados quedó boquiabierto y sus pupilas se dilataron -¡¡Vamos a morir!!- Gritó totalmente desesperado -Sakura. Antes de despedirme de este mundo quiero que sepas que te aprecio y que cuando mi compañero de cuarto me acusó de usar su cepillo y dije que no lo hice... en realidad si lo hice. El mio se había caído al inodoro y me daba asco usarlo- Confesó en su desesperación -¡Y quiero que quemen mi diario! ¡Moriría de vergüenza si lo leen!- Pero no pudo continuar con sus últimas palabras porque en ese momento el burrito ya había llegado a su tope, detonando y esparciendo sus mugres por toda la habitación, estropeando todo alrededor, ropa, paredes, muebles. No había nada que no hubiese sucumbido ante la explosión. Ningún muerto y Simon deseando no haber contado nada sobre el incidente del cepillo.

Tras lo sucedido la nutria sólo pensó en que pasaría ahora que explotó el burrito en la cocina. Solía hacer travesuras pero hasta el mismo sabía que esto último se había salido de control -¡Nooooooooooo! ¡Por favor!- Gritaba el chico -¡¡No me envíen al mercado negro!!- Su algo paranoica pensaba que este comportamiento era meritorio de considerarlo. Seguía suplicando mientras sujetaba la pierna de Sakura. -Limpiaré toda la cocina y le conseguiré un nuevo cepillo a mi compañero pero por favor no me envíes al mercado negro. Haré trabajo comunitario por el tiempo que quieran- Se tira al suelo -¡Tu no sabes como es allí! Puedo cambiar...- Se queda completamente quieto en el suelo -Si me vas a enviar allí al menos quiero que pidas un poco de piedad para mi- Dijo finalmente resignándose a que iba a suceder mientras se hacía bolita en el suelo -Perderé mi cordura allí...- decía susurrando mientras seguía haciendo drama quizá de un vaso con agua

Volver arriba Ir abajo

Re: Burrito explosivo [Priv Sakura]

Mensaje por Sakura Namida el Dom Ago 14, 2016 7:52 am

Su corazón empezaba a sonar con fuerza, no estaba segura de que harían ahora, incluso estaba dispuesta a romper la puerta, pero antes de siquiera hacer algo, la voz de Simon rogando por cosas que no tenían mucho sentido para ella, aunque se notaban eran su última voluntad y libramiento de mentiras antes de pasar al más allá, terminaron por desconcentrarla.


- Yo también te aprecio y todo pero... espera ¿Qué hiciste con el cepillo? -la sola idea de imaginar que alguien se cepillara los dientes con algo sacado del retrete le dio unas nauseas terribles, queriendo regañarle hasta que lo de diario le despisto ¿Cómo le estaba pidiendo a ella que lo quemara, si se suponía que ambos iban a morir en pocos segundos? - Simon... no me puedes pedir a mí que queme tu diario, ambos moriremos ahora, por ello seguramente tu diario será leído por toda la tienda de mascotas, el karma por lo del cepillo -asintió a su idea con suavidad, porque realmente creía que era el castigo divino de la nutria luego de semejante problema que había causado tras, inicialmente limpiar un sitio con el instrumento equivocado, y luego mentir al respecto, aunque una cosa era que miraran su diario y otra muy diferente morir ambos. La chica conto los pocos segundos que les restaban hasta que finalmente aquello bajo la manta exploto, cubriéndoles de una curiosa mezcla que olía a varias especias - Simon... -lo llamo suavemente, aun incrédula al respecto, repitiendo su nombre una y otras vez sin terminar de asimilar nada, mucho menos tras oírle suplicar por no ser llevado al mercado negro, o que ella solicitara no fueran malos con él, cosa que bien podría pedir al conocer a uno de los vendedores del sitio, pero tampoco es que realmente pensara enviarle meramente por ensuciar la cocina, solo era cuestión de limpiarla - Escucha... -se acuclillo a su altura, pasando un dedo por la faz del chico, para probar un poco de la misma mezcla que tenía en su rostro, saboreando el sazón, que si bien no estaba mal, tampoco era cosa de que se pusiera a lamer las paredes - No te enviare al mercado negro, pero tienes que limpiar esto... aunque para empezar ¿De dónde sacaste la idea de hacer una bomba con un burrito? -acabo por sentarse al completo en el suelo de la cocina, con lo sucia que estaba no tenía por qué molestarle estar un poco más pegajosa - Aunque admito que sabe bastante bien, solo que... no explotes la comida a la próxima -nuevamente se levantó mirando el desastre a su alrededor, intentando limpiarse la cara con un pedazo de la masa, conforme sopesaba la idea de cómo demonios salir de su encierro. A su parecer tenían dos opciones, una era tirar la puerta y la otra, esperar que les abrieran, pero si pedía ayuda descubrirían todo el desastre y el castigo para la nutria seria el doblemente peor, pero si no, estarían metidos ahí dentro hasta la hora de la comida que era, en por los menos, dos horas más, pero mínimo tendrían tiempo de limpiar todo. Estuvo a punto de mencionarle sobre su plan al menor, cuando de golpe pasos acercándose le hicieron sudar frio, virándose a la nutria y dándole una buena cantidad del relleno con un cucharon - ¡Come rápido alguien viene! - no dijo ninguna otra palabra, apurándose para colocar en una gran cacerola la mayor cantidad de burrito que podía, porque así, al menos los demás creerían que era una preparación de los cocineros en caso de ser atrapados infraganti. Solo necesitaban tiempo, más tiempo.





Firmas Regalos Y Viejas Apuestas:




Navidad:


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.