Pain without love || PV Shiro

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Pain without love || PV Shiro

Mensaje por Mephisto Pheles el Vie Ago 05, 2016 4:26 pm

Que mejor para aquel día que ir a la iglesia? Tal vez podía hacer algunas travesuras, por allí, aunque si estaba solo poco podría hacer, aunque siempre podía llamar a Shiro. Sonreí de lado divertido, acaso se expondría tanto de venir a una catedral? Volví a reir sin medida. Eso no me lo podía perder, casi ni se tenía en pie en su pequeña capilla como lo haría en una catedral? Incluso a mi me afectaba entrar en aquel sitio.
Hice girar mi paraguas en la mano mientras caminaba alrededor del gran edificio, por supuesto no pensaba entrar dentro, no estaba loco, tal vez un poco, pero no tanto como para debilitarme sin ningún propósito. Quien sabia cuando podían aparecer mis hermanos y venir a atacarme por aquella gran traición que había cometido ignorando todos mis deberes acabando por ser destituido de mi legitimo puesto. Aquella era hilarante.

Llegué hasta los jardines que se alzaban tras la catedral y tomando asiento en un banco de piedra tomé mi móvil inspeccionando si tenia alguna notificación, pero nadie me había hablado, que crueles. Sin perder tiempo me apresuré a lo que iba a hacer y me metí en la guía para buscar a Shiro y llamarle. Estaría ocupado con aquellos niños tan odiosos? O estaría dando misa? Aun me parecía increíble que se negara a abandonar ciertos hábitos después de lo que habíamos hecho. Era realmente patético aunque encomiable, tal vez por eso y otras razones que me reservaba, le había salvado. A veces me preguntaba quien sería mi amigo cuando Shiro no estuviera, que bien que ya no tuviera que pensarlo más.
De golpe escuché su voz al otro ldo del teléfono y sonreí ampliamente-Shiro-dejé caer mi voz sobre el micrófono-que estas haciendo? No tienes tiempo ni para venir a verme? Tan mal amigo eres, además me lo debes-bromeé aunque realmente fuera así, pero yo no quería nada de Shiro en verdad, no tenía nada de importancia para mi, solo le había salvado para hacer aquel juego mas interesante. Además quien alguna vez en su vida había visto a un clérigo demonio? Nadie, y a quien se le contara seguramente no se lo creería. Pero me estaba yendo por las ramas y debía contestar al anciano-estoy en la catedral, ven, estoy aburrido y creo que si no lo haces...-me quedé pensando con que llamar su atención pues sabría que por decirle aquello seguramente no vendría-habrá un funeral…-sonreí ampliamente a la vez que mis ojos se fijaban en una niña solitaria que jugaba agachada entre las flores y la hierba de los jardines. Aquello era demasiado fácil-es tu decisión, quieres cargar con otro pecado más, siendo mi cómplice?-mi sonrisa no se esfumó y rápidamente colgué el teléfono sin importar lo que dijera.

Si bien era cierto, no estaba de mucho humor para matar a aquella niña, pero Shiro sabia que podría hacerlo sin pestañear fuera quien fuera a pesar de ser un exorcista como él y haber “jurado” proteger a los inocentes de los demonios. Pero tampoco quería enfadar a Shiro con aquello muerte innecesaria por lo que solo me quedaría con aquella niña extraviada hasta que el canoso se dignara a aparecer.

Me levanté del banco y me acerqué a aquella dulce niña que jugaba distraídamente con las flores-hola-salude sonriendo de manera divertida para no asustarla, aunque desde luego, mis ropas no lo harían, eran demasiado 'kawaiis' para que tuviera miedo de ellas y por ende de mi.
La niña al principio solo se me quedó mirando como analizándome para después sonreír y saludarme ofreciéndome un hueco en el césped junto a ella para jugar-que haces?-pregunté intentando ser amable aunque en realidad aquella niña tan mona me estaba minando la moral haciendo que mi sonrisa fuera completamente fingida. Pensar que hacía todo eso para que Shiro al llegar se pusiera como un loco...Suspiré, las cosas que hacía por él y ni si quiera me lo agradecía.
La conversación entre la niña y yo fue decayendo hasta que finalmente fue completamente nula haciendo que solo fuéramos compañeros de suelo mientras ella seguía jugando con las flores y el césped y yo simplemente miraba hacia el cielo esperando tal vez que se nublara y le cayera un rayo milagroso que se llevara su vida. Pero que demonios, nunca mejor dicho, estaba haciendo aquella pequeña?
Cuando me giré a ver que era lo que hacia me sorprendí pudiendo observar como me tendía una corona de flores haciendo que sudor frio empezara a bajar por mi rostro algo nervioso por ello y es que decir verdad era 'alérgico' a esa clase de cosas que hacían los niños, como por ejemplo aquellas tazas de barro o collares de macarrones, que clase de instrumento de tortura era aquello? Nada comparado con aquellas preciosidades japonesas que hacían los adultos. El manga, el anime, los quimonos, la comida japonesa, su tradición, aquello si era digno de admirar aunque a algunos niños le gustara, pero esa cosa, esa corona de flores que me tendía no pensaba ni tocarla.
Pero la niña fue mas astuta y cuando estaba en mis ensimismamientos logró ponerme aquella corona de flores sobre la cabeza. Maldita mocosa. Al final si que acabaría matándola.

Howdy!
I'm Flowey,
Flowey the flower!

Volver arriba Ir abajo

Re: Pain without love || PV Shiro

Mensaje por Shirô Fujimoto el Sáb Nov 12, 2016 9:55 am

Un sonido llamó la atención de Shirô, uno que siempre que sonaba traía problemas, puesto que tal sonido era el de su móvil y solo existía una persona que se atrevería a llamarle, solo él. Al contestar saludó con algo de pereza, había estado durmiendo al no tener mucho que hacer ese día, distando bastante de lo atareado que solía estar cuando estaba al mando de su parroquia o cuando estuvo entre los exorcistas. — ¿Ir a verte dices? — enarcó una ceja y luego rió sin reparo alguno — Ni siquiera sé donde estas como para que vaya a verte — se acomodó en su lugar y continuó escuchando al otro, estando a punto de responderle que tenía suficiente con su propio aburrimiento como para lidiar con el ajeno, pero la pausa hecha por Mephisto le inquietó demasiado como para decir alguna cosa rápidamente. No le era grata su actitud, nunca le sería, por ello es que con severidad le respondió —  Iré —, pero la llamada se cortó, así que Fujimoto no estuvo seguro si el otro le habría oído o no. Miró el teléfono con gran enfado, lo dejó en el bolsillo de su sotana, uno interno y se levantó tocándose el tabique nasal en un intento vano por calmarse y esperar que Mephisto no se atreviese a cumplir su amenaza camuflada. Suspiró y sopesó la idea de ir básicamente corriendo a él, no le gustaba, pero si con ello podía evitar que el contrario se atreviese a tocar un inocente por su causa, lo haría una y mil veces.

Fue lo más rápido que pudo a la catedral que Mephisto solía frecuentar, ignoró el tiempo que demoró, pero la agitación que sintió al llegar mostraba cuan apurado se encontraba, mas apenas pisó el suelo que rodeaba la catedral sintió inmediatamente debilidad, un mareo leve, así como un malestar general que se centró en su cabeza. Frunció el entrecejo a la par en que se quitó los anteojos, sobándose nuevamente el tabique nasal, como si eso pudiese relajarlo mínimamente y, tras ello, acomodó las gafas y se dispuso a buscar a Mephisto. Debido a que es por él que seguía vivo, como un demonio, habiendo pactado, le resultaba muy fácil sentir su presencia, por lo que se guió de ese instinto a la hora de buscar a Mephisto. Siguió un camino delgado entre el pasto y llegó a una zona amplia, verde, llena de plantas y varios árboles que decoraban el lugar. En aquel hermoso paisaje destacaban dos personas, una joven niña y un odioso adulto siendo coronado con flores a mano de la pequeña joven. Shirô sonrió por un instante debido a lo irrisorio de la escena y se acercó tranquilo a ambos, no recorrió una gran distancia para llegar a ellos, cuando lo hizo se aproximó a la joven y se inclinó hacia ella.

— Es una hermosa corona de flores, pequeña — le sonrió ampliamente — Pero, una jovencita no debería estar por este sitio, no sin sus padres  — la pequeña le sonrió a Fujimoto y se levantó diciendo que sus padres estaban dentro de la catedral y que ella se había escapado, a ello Shirô responde acariciando suavemente la cabeza de la pequeña — Ve con tu padres, han de estar preocupados buscándote  — y la niña tras pensarlo unos momentos, volvió a tomar flores y se fue de tal sitio hacia el interior de la catedral, asustada por la preocupación que sus progenitores pudiesen tener. Tras segundos, Fujimoto se sienta al costado de Mephisto, donde antes la niña lo hizo — Cambia esa cara, la corona no te queda del todo mal — sonrió divertido — Es más, deberías...  — y sacó algunas flores para arreglarlas torpemente mientras le tomaba la mano a la fuerza, para así entregarle un 'anillo' hecho con las flores, un tanto arrugadas por la brusca manipulación, pero puestas al fin y al cabo — ¡Ahora eres toda una damisela! — dijo con un falso tono de admiración.

Colocó tras de sí las manos apoyándose en el césped, estiró las piernas y las separó lo suficiente para sentirse cómodo, alzó la mirada al cielo y prontamente buscó el rostro ajeno, fijando su rojizo mirar en Mephisto, ya no sonriente, sino con una fría seriedad — ¿Qué era lo que le ibas a hacer a esa niña tras la mismísma catedral, Mephisto? — preguntó directamente con una voz grave — ¿No se supone estás del lado de la iglesia? — frunció el entrecejo y ladeó el rostro, atento a sus reacciones y a su voz, aguardando a que dijese alguna cosa, sabiendo de antemano que Mephisto seguramente le incordiaría con cualquier oración que decidiera soltar, más aún por la caprichosa manera de llamarle antes. El malestar continuó aun estando solo cerca de la catedral y por un momento Shirô cierra su mirar, cansado, suspirando hondamente luego.

Volver arriba Ir abajo

Re: Pain without love || PV Shiro

Mensaje por Mephisto Pheles el Dom Nov 20, 2016 1:54 am

La niña seguía jugando sin cansarse lo mas mínimo, porque no se daba cuenta que mi paciencia si lo hacia? Bufé con fuerza y mas cuando intentó abrazarme haciendo que pusiera una mano en su cabeza reteniendola lejos de mi haciendo que hiciera un pequeño berrinche y después volver a jugar con las flores. Donde demonios, nunca mejor dicho, estaba Shiro?

No pasó mucho tiempo hasta el párroco hizo acto de presencia. Tan pronto como el demonio cruz´el umbral de la iglesia pude sentirlo haciendo que la sonrisa volviera a mi rostro-al fin-murmuré sin darme cuenta en esos momentos que aun portaba aquella dichosa corona de flores que me hizo estornudar. Estaba claro que aquello no era por una alergia a las flores, si no ms bien a la adorabilidad. Me ponía los pelos de punta, estaba seguro que después de eso enfermaría durante una semana como mínimo.
Y allí estaba el viejo, tras haber cruzado el camposanto exponiéndose a los efectos de aquel lugar sagrado perjudiciales, obviamente, tanto para él como para mi, al fin podía verle, aunque él pareció darle mas importancia a la niña que a mi, cosa que hizo que me molestara, pero no dije nada, tan solo me dedique a ver esa tierna escena frente a mis ojos-voy a vomitar…-murmuré por lo bajo viendo como al final la niña se retiraba dejándonos solos.

No me digné en hablar con el otro pues aun seguía irritado, prueba de ellos eran mis ojos cerrados y ceño fruncido, una expresión que rara vez solía verse en mi rostro, pero lo acontecido hasta ese momento no es que hubiese sido de mi agrado ni lo mas mínimo y suponía que la corona de flores que aun portaba, casi sin percibirla, no me ayudaba en absoluto a mejorar mi humor.
Lo que me sorprendió sin duda fue cuando sentí su mano tomar la mía, que creía que estaba haciendo? Bajé la mirada y al ver el anillo sonreí de mala gana notándose en la forma en que mis cejas estaban fruncidas-eres molesto clérigo-murmuré realmente enfadado pero al final no pude evitar seguirle la broma guiñándole un ojo mostrandole mi anillo como toda una dama sonriendo dejando ver uno de mis colmillos sobre mi labio inferior-verdad?-reí divertido cambiando por completo mi expresión-es que acaso quieres que nos casemos Shiro-chan?-reí divertido-nunca pensaba que lo pedirías-seguí con la broma. Él había empezado, ahora que se atuviera a las consecuencias.
Al ver como se tumbaba en el césped me puse sobre él escuchando sus preguntas tan serias y esa mirada fría que parecía querer asesinarme-eh? Oh vamos, ahora no hablemos de eso, no seas aburrido, acabas de pedirme matrimonio, estamos en una iglesia, casémonos!-exclamé sin borrar mi sonrisa juguetona-donde esta mi beso?-pregunté acercándome a sus labios sin intención de parar.
Puse mis manos sobre sus mejillas acariciándolas apoyando mi frente contra la de él así como mi nariz haciendo que nuestros labios casi se tocaran-me darás tu primer beso Shiro-chan?-dije de manera musical aun siguiendo con aquella broma. Era tan fácil fastidiarle con eso.

Sin pensarlo acorté la distancia robandole un pequeño beso, o mas bien, un roce de sus labios, pues aquella minucia no se podía considerar beso. Sonreí levemente aun sobre él pero no conforme con eso bajé una de mis manos hasta su mentón tirando de él hacia abajo-abre la boca...-murmuré por lo bajo sin contenerme con él metiendo mi lengua dentro de su boca par después ladear mi rostro encajando nuestros labios para besarle con mas intensidad mezclando mi saliva con la suya gracias a mi lengua que no dejaba de moverse dentro de la cavidad ajena hasta que me aburrí separándome lentamente de él dejando un hilo de saliva que unía aun nuestras bocas-esta bien, un trato es un trato-dije como si el beso hubiera servido para hacerme hablar y contestar sus preguntas-no le iba a hacer nada, por supuesto, es un alma inocente que se debe preservar, no?-dije como si le leyera las instrucciones de conducta moral de algún libro o de la misma biblia-solo lo hice por atraerte hasta aquí Shiro, de que otra forma podría apartarte de tus deberes y tareas? Siempre estas tan ocupado, el trabajo te matara-bromeé con eso pues aunque nada le eximia de morir como demonio, como humano ya lo había hecho-y claro que estoy del lado de la iglesia, si volviera al infierno probablemente me matarían, así que no me queda otra opción no crees?-dije un poco mas serio aun manteniendo mi rostro cerca del suyo-acaso si volviera allí o me mataran, me echarías de menos? Apuesto a que si, aunque te queme por dentro reconocerlo-no le dejé ni tiempo a contestar-venga Shiro, dime, que quieres que hagamos hoy? Estoy tan aburrido que podría matar alguien, así que vigilame-susurré acercándome a su oído sin dejar de sonreír un tanto malvado-divierteme…-jadeé sobre su oído totalmente ansioso.
Hello Kitty,
you're so pretty.

Volver arriba Ir abajo

Re: Pain without love || PV Shiro

Mensaje por Shirô Fujimoto el Dom Nov 20, 2016 8:15 am

Shirô sabía perfectamente que Mephisto soltaría un sin fín de estupideces, le conocía, tanto así que al momento en que le puso aquel anillo ya se estaba arrepintiendo de lo que vendría con ello. No obstante, lo hecho no podía borrarse, bien lo sabía él. Cuando el mayor se acomodó sobre Shirô, no le causó sorpresa ni ira, encontró tal actitud normal al considerar la forma de ser en el otro demonio, por lo que no se apartó ni buscó el alejarle, simplemente le dedicó una fija mirada que necesitaba respuestas a lo ya estipulado. El problema surgió cuando el mayor insistó en la estupidez anterior y Shirô frunció el ceño — ¿Crees que me casaría contigo? — cerró su mirada y negó — Soy un hombre de Dios — mencionó en un tono débil, puesto que la sola idea de pensar en ello le generaba un gran remordimiento — Y somos hom... —no cesó su queja debido a la proximidad que tuvo el otro tras la petición de un beso. No supo como reaccionar a las palabras contrarias, nunca antes se le había acercado de esa manera y menos pidiendo algo tan preciado para algunos: el primer beso. Un hombre que desde niño quiso seguir el camino hacia Dios, nunca pensó en besar a alguien, en tener pareja, en casarse, pese a que si sentía interés por el cuerpo femenino y por como se sentiría algo tan simple como el tomarle la mano a alguien. Pese a ser un demonio, Shirô gozaba de una inocencia tremenda, imposible en un hombre de su edad, pero real ante la falta de experiencia dada por su vocación.

Se quedó callado al sentir el roce de esos labios, por  un lado le creía capaz de besarle, pero por otro sabía que el mayor siempre le fastidiaba con tales cosas, especialmente con su virginidad siendo ya un ser alejado del sendero divino. El primer beso lo creyó infantil, pero le calmó, mas al sentir esos dedos en su barbilla y la petición que el otro hizo, por no saber que hacer o por simple asombro, separó sus labios ligeramente, mas eso sirvió para que Mephisto usara la lengua profanando de una manera sencilla pero terrible a Shirô. Trató de apartarse yendo hacia atrás, pero sus brazos flaquearon y no pudo hacerlo, sintió el roce de esa lengua y la calidez de la misma, así como el hálito ajeno y la forma en que el mayor movía sus labios. Sintió placer en ese contacto, uno culposo, uno que causó varias sensaciones en su cuerpo que no esperaba tener, pero debido a su condición resultaba fácil poseerlas. La excitación por aquel beso le dejó jadeando, mirando como el contrario parecía haber perdido el interés en el beso, pero Shirô no pudo sacárselo de la cabeza.¿Y cómo olvidarlo siendo la primera vez que besaba a alguien? Aunque, en estricto rigor, él había sido besado y no al revés.

Le miró sorprendido y sin cerrar su boca aún, seguía atónito por tal contacto y se dedicó a escucharle, mas no le importó mucho, su atención seguía perdida. Al darse cuenta de que iba la charla, era ya tarde como para comentar algo coherente, seguía agitado, demasiado agitado y se le notaba en el rostro — Idiota — replicó siendo la mejor respuesta que se le ocurrió, mas no a lo dicho al final, sino al beso que no le dejó tranquilo — ¿Cómo se te ocurre que echaría de menos a un demonio como tú? — musitó enfadado, pero él tenía razón, sin dudas si Mephisto desapareciera de su vida, todo se volvería muchísimo más solitario. Bajó la mirada sabiéndose descubierto, era pésimo mintiéndole a Mephisto, básicamente porque el mayor le conocía demasiado bien, a un punto donde llegaba a odiar la manera en que el otro parecía manipularle con sus acciones. Un buen ejemplo de ello era su presencia en un sitio santo.

— ¿Sabes?... si andas tan necesitado, deberías ir a un burdel — comentó al pensar que ese 'diviérteme' susurrado tenía que ver con ello, de allí el beso y la nada decorosa postura que el otro había adoptado sobre Shirô — ¿Podrías bajarte?... te patearé si no lo haces — apartó una de sus manos y la llevó al pecho ajeno, empujándole sin mucha fuerza, seguía aturdido y, en el fondo, le necesitaba así de cerca aunque odiase admitirlo. Le agarró la ropa, con fuerza, dudó unos momentos y fue él quien se acercó a la oreja contraria, susurrando tal y como hizo Mephisto antes — Si quieres que yo te entretenga... — Fujimoto le atrajo más hacia su cuerpo debido al agarre solo para poder llegar a rozar su boca con esa oreja, sin tener algún motivo oculto, solo deseaba ser oído apropiadamente — Llévame a otro lugar, no quiero que causes problemas en la catedral o alguna iglesia — mantuvo el tono bajo y se quedó en tal posición unos momentos más.

Shirô llevaba tiempo sin ansiar un cigarrillo, pero en esos momentos lo necesitó tanto que se le vio afectado — De lo contrario — se apartó ligeramente y le soltó, acabando por echarse en el pasto esperando que el mayor no tuviese la idea de echársele encima — me tendrás que sacar arrastrando de aquí — su cabeza dolía y su cuerpo sentía debilidad, Shirô no era un demonio poderoso como lo era Mephisto, no se le acercaba en lo absoluto, por ello es que su resistencia en sitios así era terrible y se notaba al verle — Bien podría quedarme... por siempe — pensó sonriendo, estaría bien para él si su muerte ocurría en alguna iglesia, creía que si era de esa forma, podría redimirse en algún grado con el creador de todo.

Volver arriba Ir abajo

Re: Pain without love || PV Shiro

Mensaje por Mephisto Pheles el Sáb Ene 07, 2017 11:45 pm

No me separe mucho del viejo sin perder detalle de su reacción, era realmente mono el como lucia, parecía un adolescente en ese sentido lo que provocó mi risa-me rompes el corazón Shirô-dije contestando a lo incomodo que se había visto durante el beso así como el hecho de echarle de menos-entonces si no me añoras dejaré que me maten en la siguiente pelea en la que vengan a por mi-sonreí sin preocupaciones-o tal vez prefieras matarme tu-sigue conservando aquella mueca divertida a la vez que me apartaba un poco de él dándole su espacio sin perderle de vista-no seas tan susceptible Shirô, solo es un juego, o es que acaso debo suponer que te gustó y quieres más?-acaricié mis labios con mis guantes mordiendo uno de estos con uno de mis colmillos-a esa clase de personas se les suelen llamar tsunderes, pero claro, son chicas lindas de unos 15 o 16 años, y mira por donde tu no eres ni lindo ni adolescente…-toqué con mi dedo indice el mentón golpeándolo con cuidado-Ah! Y por supuesto no eres una chica-sonreí feliz volviendo a reír divertido por los comentarios tan ingeniosos del clérigo-para que querría ir a un burdel si te tengo a ti, eres mucho más divertido que cualquiera chica que pueda darme placer en un motel, al fin y al cabo eso es algo momentáneo y estar contigo, además de divertido, es eterno, nunca te podrás librar de mi, ni si quiera tras la muerte, te vería en el infierno fuera como fuera-no quité aquella sonrisa malvada de mi rostro.

No obstante me tomó totalmente por sorpresa al notar los labios del 'mayor' sobre mi oreja haciendo que sonriera levemente-vamos soy un buen chico, no causé ningún cataclismo de momento, no puedes entretenerme aquí? Me gusta este lugar-sonreí aun completamente feliz pero rápidamente logré percatarme de lo que ocurría. No solo era por lo que pudiera hacer, si no por lo que le ocurría a él. Por un momento mi sonrisa siempre burlona desapareció solo contemplando el rostro del viejo-no te vayas a morir Shirô-susurré por lo bajo poniéndome  solo un poco sobre su cuerpo poniendo mi mano sobre su frente-si no sería yo quien te echaría de menos-susurré por lo bajo de nuevo acercándome a sus labios-pero tomaré otro pequeño incentivo, yo  también me canso-sonreí levemente acercándome mas a sus labios volviendo a robarle un pequeño beso-creo que me haré a dicto a esto si no me paras…-murmuré sin alejarme demasiado de sus labios o rostro-aun no sabes el efecto que provocas en los demonios verdad? Aunque seas uno de ellos, esas reacciones tan puras e inocentes que tienes, no tienen precio Shirô, solo haces que quiera ver más-mi sonrisa se amplió de manera malvada acabando por apartarme del todo.

Me arrodillé en el pasto y le tomé entre mis brazos cargándolo en volandas-igual que una princesa-murmuré feliz porque se dejara llevar, tal vez estaba demasiado cansado.
Caminé con cuidado mirando hacia el frente sin soltar ni un momento el cuerpo ajeno el cual conduje a través de la iglesia para acabar saliendo de allí tirándolo en el suelo sin cuidado una vez estuvimos fuera de suelo sagrado-sabes, deberías adelgazar, parece que estas engordando…-me sacudí las manos para después mirarle de reojo-O es que acaso llevas alguna estúpida cruz al cuello? Eso explicaría muchas cosas…-me quejé algo fastidiado sin poder evitarlo intentando recuperar de nuevo mi buen humor. Porque tenía si quiera que preocuparme por aquel estúpido clérigo? Debía haber dejado que se muriera dentro del recinto santo, me traía demasiados problemas aquel tipo y todo porque me había encariñado con él desde hacia muchos años acabando por convertirnos en amigos, o incluso diría que algo más, al fin y al cabo le había transformado en demonio. Me debía todo lo que era ahora, todo lo que seguía conservando, su vida entera me pertenecía y podía hacer con el lo que quisiera y aun así me contenía. Odiaba tener que intervenir directamente con mis juguetes, prefería dar un pequeño empujón a las cosas y observar todo desde lejos, así era mucho más entretenido, ver como todo se desarrollaba sin formar parte de nada, o más bien diría, de todo? Mis ojos habían visto ya demasiadas cosas, incluso al pobre Fausto echarse a perder por su tan adorado amor. Sonreí levemente al recordar aquello volviendo mi atención a Shirô, que debía hacer con él? Hacía donde debía dar mi empujón con Shirô? Aquel beso había  servido de algo? Desencadenaría en algo? Estaba realmente impaciente por ver el final de aquello, aunque tenía claro que sería magnifico.

-A donde quieres ir ahora Shirô-chan? Ya te dije que debías entretenerme y eso incluye escoger lugar, así como las actividades-hice aparecer mi paraguas haciéndolo girar entre mis dedos esperando a ver donde me llevaría-tómalo como una cita, al fin y al cabo nos hemos dado nuestro primer beso, es emocionante, no?-seguí sonriendo notando como mi humor mejoraba de golpe y es que siempre era una buena opción fastidiar al viejo para sentirme como nuevo-debes empezar a despegarte de tu vida de clérigo Shirô, lo quieras o no poco a poco lo harás aunque no sea de manera totalmente consciente, así que porque no empezar ya complaciendome con una cita?-volví a mostrar mi sonrisa-aunque sin duda-me giré hacia él poniendo la punta de mi paraguas en su pecho sobre tu corazón-he de decir…-bajé el objeto acercándome mas a él acabando por posar mi pecho contra el suyo-que me pone mucho que seas aun un monje y por supuesto que luzcas sotana-sonreí de manera mordaz-no crees que eso es demasiado retorcido incluso para ti?-reí por lo bajo-pero tampoco te imagino con otra ropa-me quedé pensando por un segundo-puede que sea un fetichista de las sotanas y no me haya dado cuenta hasta ahora? Oh dios mio…-me hice el sorprendido-tal vez debería convertirme en un devoto religioso y rendirle pleitesía a Dios, creo...creo que me has abierto los ojos Shirô-dije creyendo incluso mis propias palabras haciendo la mejor nominación a los Oscars que se había visto en mucho tiempo-todo lo haría por ver esos cuerpos encapuchados en sotanas…-sonreí ahora con maldad descubriendo mi tapadera a la vez que acariciaba sus oscuras ropas y su alzacuellos-tan sexy-acabé por reír con fuerza sin poder evitarlo totalmente complacido por él.

Tan retorcido.
Ni la mismísima Afrodita podría crear
una unión más detestable

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.