Inquilina inesperada- Priv. Sumire

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Inquilina inesperada- Priv. Sumire

Mensaje por Yuma Midorikawa el Lun Jun 20, 2016 7:07 pm

La vida era un completo revoltijo para el castaño en esos momentos entre su falta de madurez para la edad que poseía, sus constantes peleas en la calle, la mudanza no muy reciente de su amiga, ahora pet, Myulla y el haber conocido a la descendiente de los Nyampire, que ahora lo tomaba por autobús personal; definitivamente, no había manera de que el vampiro se aburriera. Aun con todo eso seguía disfrutando de la vida como si cada día fuese a ser el último, compraba videojuegos y pasaba toda la tarde inmerso en ellos, seguía con sus hobbies de jardinería y en su empleo  le habían dado un aumento por el pulcro trabajo realizado en un par de mansiones. Se podría decir que su día a día era extraordinario dentro de lo cotidiano, una descripción un tato abstracta pero que explicaba perfectamente la situación.


En las últimas semanas, el trabajo no le había permitido salir con sus amigos y fue por ello que, tan pronto se vio libre de algunas labores, comenzó  a salir con ellos de vuelta, llegando a contarles incluso que Myu se había marchado a una excursión días atrás y que ahora comenzaba a extrañar su presencia en casa, cosa que obviamente fue malinterpretada por el resto de chicos que lo relacionaron inmediatamente con sentimientos románticos -Tsk, para nada. No hay manera alguna de que esa loca y yo fuéramos compatibles como pareja- aclaró un tanto fastidiado, pues ni él mismo estaba seguro de la veracidad de sus palabras. Sin embargo, ninguno de los ahí presentes volvieron a sacar el asunto, limitándose a darse pequeños codazos entre ellos cada que alguno fuera a hacer comentarios al respecto.


Después de algunos días de salidas entre ellos, tardes de fiesta y alguna que otra embriagada, el trabajo volvió para Yuma y fue necesario abandonar todo ello para continuar, sin sospecha alguna de lo que sus camaradas planeaban hacer... Una tarde, el paisajista volvía de su trabajo, ojeando una revista  de los videojuegos de temporada y llevándose un cubo de azúcar a la boca cada cierto tiempo. Buscó las llaves en su bolsillo y abrió la reja del jardín, realizando la misma acción con la puerta principal una vez estuvo dentro. dejó sus pertenencias en el sofá del recibidor y subió a su habitación, cambiándose de ropa rápidamente y bajando por minutos a la cocina para buscar algunas frituras, que se llevó en un tazón de nuevo a su cuarto para comer algo mientras jugaba con la consola. No habían pasado más de 15 minutos cuando el timbre sonó.


El vampiro se extrañó bastante, pues no acostumbraba recibir visitas y, las semillas que había mandado traer a Myulla debían llegar junto a ella en un par de días más, por lo que estaba seguro de que la castaña no era. Puso pausa al videojuego y bajó a primer piso nuevamente, sin importarle que su vestimenta no fuera muy formal y su cabello estuviera suelto, sin su usual coleta; abrió la puerta y, para su sorpresa, encontró a una joven de ojos violetas, bastante guapa, con una maleta y un papel en mano -Buenas... amm... ¿se te ofrece algo?- inquirió curioso.

Volver arriba Ir abajo

Re: Inquilina inesperada- Priv. Sumire

Mensaje por Invitado el Vie Jun 24, 2016 12:23 am

Ya no estaba muy segura de cuanto tiempo había pasado desde que mi ultimo dueño había decidido deshacerse de mi. Para mi ya había pasado a ser algo normal no esperar nada de las personas que decidían comprarme, algunas personas habían sido atentas, otras insoportables, muchos me trataban como alguien de su familia y otros tantos no les importo jamás tratarme como un perro, como su sirvienta o simplemente hacer con mi mente y cuerpo lo que les viniera en gana. Simplemente aprendí a aceptarlo con una sonrisa y resignación, ya no me importaba.

La verdad era muy fácil fingir que todo estaba bien y genial, eso les solía gustar fueran el tipo de amos que fueran. Quizás al principio, muy al principio de todo había echado de menos a mis primeros dueños, pero llegó un tiempo en el que comprendí que no les había importado deshacerme de mí y que ya no merecían más mis pensamientos. Después de eso pase de mano en mano, incluso pase unos meses en el mercado negro hacia unos años, una experiencia no muy grata...

Los días los pasaba en mayor parte en mi habitación, era privada y cálida, no me podía quejar en realidad, nadie me obligaba a hacer nada que no quisiera, de vez en cuando daba un paseo por el patio o me sentaba bajo un árbol a leer algún libro, no es que aquí pudiera tocar el piano o el violín, así que me conformaba con las pequeñas cosas, como el sol, la brisa o la simple tranquilidad. Alguna vez me había metido en algún problema desde que estaba aquí por romper alguna cosa, aunque intentaba escabullirme, me asustaba el que me enviaran al mercado negro de nuevo o me dejaran en la calle sin nada...

Ese día había estado tranquila en mi habitación tranquilamente ordenando un poco y cambiando las sabanas cuando uno de mis cuidadores había entrado con noticias para mi, alguien me había comprado como regalo para alguien, en ese momento mi pequeño mundo se había venido abajo, ya que de alguna manera me había acomodado al tipo de vida que llevaba. Sólo me quedaba hacer una cosa, las maletas y salir del recinto que en esta última época había sido mi hogar...

Creo que me había quedado un poco shockeada por que no recordaba demasiado del viaje en coche, simplemente recuerdo llamar a la puerta con una carta en la mano y que un chico desgreñado abriera la puerta. Estaba segura que había hablado pero no le había escuchado demasiado con sinceridad- Hola... Soy Sumire...-  Dije simplemente la carta hacía él- Creo que soy un presente... No me han contado demasiado- Dije volviendo a mi media sonrisa, esa que siempre utilizaba con mis amos- No como mucho, puede alimentarme una o dos veces a la semana, en realidad cuando guste.- Aclaré, estaba acostumbrada de otras veces a la alimentación escueta- ¿Como quiere que le llame señor? - Dije irguiéndome un poco queriendo mostrar un poco de orgullo, no quería ser tomada por alguien débil- Si no le gusta mi nombre puede cambiarlo o llamarme como prefiera en realidad, no importa demasiado, responderé a lo que usted quiera, a no ser que no quiera que me quede...-Miré con cierto espanto la calle, no tenía lugar al que ir
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Inquilina inesperada- Priv. Sumire

Mensaje por Yuma Midorikawa el Sáb Jul 02, 2016 4:56 pm

El vampiro estaba atónito de lo que escuchaba: tal parecía que la joven de nombre Sumire era un regalo pero... ¿un regalo de quién? ¿No se habría equivocado de casa? La carta fue tendida a sus manos y fue por ello que no demoró en leerla, extrañado de que las personas aún escribieran en papel en lugar de enviar un texto o un correo electrónico.


"Yuma:
¡Eh, colega! ¿Que cuentas? ¿Aún extrañas a tu novia valiente? jajaja ya, en serio. Los muchachos y yo creímos estabas algo decaido desde que ella se marchó hace unos días... por ello ¡Cha-dan! Entre todos juntamos lo suficiente para darte una linda sorpresa~ (hablo en serio, idiota, la chica es una belleza). Se llama Sumire y creimos que es el antídoto perfecto para la faltamyunitis aguda 7w7 sabes a que nos referimos todos y esperamos no la desaires u v u ¿es que acaso piensas enviar a esa monada a la calle donde no le queda nada?.
Dejamos en ti la decisión de conservarla o no pero, tio, en serio: dale una oportunidad, que seguro no te falla.

Tus amigos
"


El castaño no podía creerse lo que estaba leyendo, pero decidió dejar las dudas y primero presentarse a la joven -Buenas, Sumire... Soy Yuma, Yuma Midorikawa  y si, tal parece que eres un regalo para mi...- la situación le causaba sentimientos encontrados: gracia por el decir que le habían regalado una chica y, al mismo tiempo, cierta culpa por como se sentiría ella al respecto; sin embargo, él no era nadie para cambiar la sociedad en la que vivía y debería dejarlo pasar -Bien, ¿Vas a entrar o te quedarás ahí afuera todo el día?- fue su manera de invitarla a ingresar, apartándose y abriendo más la puerta. No sabía de qué hablar o que decirle a esa completa extraña y en eso pensaba cuando las palabras de la fémina se hicieron presentes en sus oídos -¡Aguanta! ¿Qué?- ¿acaso había... había dicho que comía dos veces a la semana? ¡Increíble! Primero llegaba una joven a tocar su puerta y ahora le decía que no comía demasiado y que podia llamarle como quisiera -¡Alto ahí!- detuvo lo que decía sacudiendo la diestra frente a su cuerpo, de lado a lado -No se que costumbres extrañas sean esas de las que hablas ni porqué debería alimentarte cada tanto: es absurdo. Si te quedas aquí, comerás bien y nada de "Puede llamarme como quiera"- hizo un intento por remedar su voz en eso último -Te llamas Sumire y así te diré, no es como si fueras un animal para que te ponga Flufy o Mimi- dijo con sarcasmo cerrando la puerta y tomando la maleta de su mano sin pedir permiso.


Yuma subió las escaleras después de indicarle a la ojivioleta que le siguiera, dejando la maleta en una habitación -No tenía prevista tu llegada... así que te quedarás en el cuarto para visitas en lo que arreglo algo- comentó rascando su nuca, era su manera de decirle podía quedarse -¡Con respecto a lo que dijiste antes!: Llámame YUMA, nada de señor, o amo o cualquiera de esas cosas. No estoy viejo para eso- gruñó aun confundido por toda la escena, dejándose caer en un sofá del cuarto -Ahora, por favor explícame algo sobre ti, como es que llegaste y que ha sido de tu vida antes, que me es raro tener a alguien que desconozco viviendo conmigo...- pidió imaginándose como reaccionaría Myu tan pronto volviera del viaje y se encontrara con  que el vampiro tenía una nueva pet.

Volver arriba Ir abajo

Re: Inquilina inesperada- Priv. Sumire

Mensaje por Invitado el Sáb Jul 02, 2016 10:52 pm

Observé a mi supuesto nuevo amo mientras leía la carta que le habían dado para él, no estaba segura de lo que debía poner en el interior ni que se suponía que se esperaba de mi a partir de ahora, todo era muy incierto y eso me causaba cierta ansiedad ante las expectativas de lo que pudiera pasar de ahora en adelante. Cuando termino de leer la carta y con una expresión de entender todo un poco mejor el joven se presento como Yuma y acepto el hecho de que era un presente, aunque no estaba muy segura de con que términos.

Estaba claro que él no era un hombre suave, su invitación no lo fue, si no que sonó más como una recriminación hacia mi persona, así que con un simple encogimiento de hombro cargué de nuevo mi maleta y entre dentro de la casa. Más sorprendente me pareció aun que se indignara del hecho de que le diera opción a utilizar en nombre que más creyera conveniente en mi pues prácticamente todos mis amos anteriores lo había hecho como algo normal y natural. Más raro me pareció aun que se escandalizara ante el tema de la comida cuando sería un beneficio para él... Pero al parecer el deseaba que comiera diariamente y que mi nombre siguiera siendo Sumire, así que no le iba a discutir eso a la persona que me iba a dar cobijo, al menos por un tiempo.

Le seguí sin decir mucho mientras me guiaba través de la casa hasta llegar a una habitación dónde pude dejar mi maleta en el suelo, al parecer y como era obvio mi llegada no era esperada.- Bueno, si se me perite decirlo, y por favor no se escandalice como antes... No necesito mucho, a menudo he dormido a los pies de la s camas de mis amos o en un jergón en cualquier rincón, eso esta bien para mi si es más cómodo para usted Yuma- me pase la lengua por los labios mojandolos mientras él me preguntaba sobre mi.- Bueno, me llamo Sumire como ya he dicho y llegue en coche...(?¿)- Contesté confundida- Me trajeron hasta aquí desde el mercado dónde fui comprada, estaba limpiando mi estancia cuando pasó...- Me quede pensativa durante unos segundos antes de continuar- Estuve con la misma familia hasta los 13 años, era la mascota del hijo de la familia, supongo que cuando creció sus padres pensaron que ya no era necesaria.- me encogí de hombros- A partir de ahí he sido vendida y comprada varias veces pasando de un amo a otro y también varios mercados. Mis funciones también han variado dependiendo del amo con el que he estado, se adaptarme a lo que se me pide...- Alcé la mirada hacia el un poco confusa- ¿Puedo saber cuales son mis funciones aquí? Yo... Simplemente querría saber que se espera de mi en este lugar señor Yuma.

Todo era una situación nueva para mi, y no sabía que clase de persona era él, si querría que limpiara, que le entretuviera o cosas de índole más carnal, no sabía que clase de regalo era ni con que intenciones, así que quería tenerlo todo claro desde el principio.- Tambien puedo aprender cosas nuevas si es lo que quiere, no hay problema en ello, simplemente debe explicarme y enseñarme- Aclaré ante la idea de que quizas no estuviera conforme con alguna cosa
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Inquilina inesperada- Priv. Sumire

Mensaje por Yuma Midorikawa el Sáb Jul 16, 2016 2:13 am

El castaño permanecía callado, escuchando atento todo lo que la recién llegada decía como si en sus palabras pudiera encontrar oculta alguna pista de porque la joven tenía esa actitud tan extraña que, a pesar de llevar pocos minutos presenciando, ya comenzaba a frustrar al vampiro -Ya entiendo- comento tan pronto la voz femenina cesó su relato -En ese caso, quisiera aclárate un par de cosa antes que nada: primera, deja de hablarme como si fuera tu abuelo o algo similar; tutéame, no me molesta. En segunda, no me preguntes cual será tu función aquí, ya que has llegado de forma completamente inesperada y, por lo mismo, no tengo ninguna labor en mente que puedas desempeñar- se puso de pie y avanzo a paso tranquilo rumbo a la puerta -Ademas, deja de actuar como si yo fuera a azotarte: nada de no comer, dormir en el piso o similares; haces que me sienta un ogro- bromeo antes de marcharse rumbo a su habitación; planeaba darle algo de espacio para que se instalara.


Yuma estaba en su habitación de nuevo, intentando distraer su mente a base de videojuegos mientras sopesaba que haría con la joven que se le presentaba; mataría a sus amigos cuando los viera por haber hecho aquello sin su consentimiento: con una pet en la casa era más que suficiente ¿Como se las arreglaría ahora que esa cantidad se duplicaba?. Había pasado casi una hora cuando terminó la partida que jugaba, pues el videojuego mismo en si era uno que ya había pasado antes y no le resulto difícil el repetirlo; sin mucha ganas, el vampiro se dejo caer en la cama, desordenando las mantas y frotando un poco sus ojos, agotado por la vista de la tv. Planeaba dormir por un rato cuando un ruido bastante común en el resonó suavemente: su estómago gruñía a causa de hambre. Yuma había comido sólo chatarra y alimentos para microondas dado que el esposo de la mujer que le ayudaba estaba enfermo y por lo mismo ella no iba; por otro lado, el prefería ahorrarse el esfuerzo de cocinar por su mano desde que Myu vivía con el. Fue entones que decidió encomendar su primera tarea a la inquilina inesperada que había recibido esa tarde.


Toc Toc resonó la puerta de la habitación ocupada por la castaña - ¿Sumire? - le llamo antes de abrir despacio y asomarse - ¿Sabes? Se a hecho bastante tarde y yo me había olvidado de comer, además, supongo tu también debes tener hambre. ¿Puedes preparar algo para cenar mientras me doy una ducha? Todo lo que esta en la cocina lo pongo a tu disposición- aguardo su respuesta antes de abandonar la estancia, encaminandose al baño de su habitación para realizar lo que antes había mencionado: se desvistió y abrió la llave de agua caliente, aguardando un momento antes de entrar en el espacio donde habría de asearse.

Volver arriba Ir abajo

Re: Inquilina inesperada- Priv. Sumire

Mensaje por Invitado el Dom Jul 24, 2016 4:55 pm

Las palabras que él pronunció me dejaron descolocada, pues era prácticamente todo lo que yo había vivido en mi vida, estaba acostumbrada a ese tipo de vida y el que contradijera todo lo que yo esperaba me dejaba en una posición de no saber muy bien como actuar, parecía molesto por mis preguntas por lo que simplemente decidí asentir y no replicar al menos en ese momento. De todas formas yo había aparecido en la puerta de su casa cuando él no lo esperaba, así que simplemente era una inquilina posiblemente no deseada de la cual debería hacerse cargo cuando probablemente no le apetecía en lo absoluto.

Cuando se marcho de la habitación simplemente me limite a dejar mi bolsa en un rincón y me senté al lado de la ventana observando cuando alguien pasaba, el movimiento e incluso el cambio de luz en el cielo que iba modificándose de manera gradual. No estaba acostumbrada a este espacio, era el primer tiempo que pasaba en él y no me sentía nada cómoda en, todo era poco personal y la decoración si hubiese podido elegir jamás habría sido de ese forma.  

Cuando volvió pidió comida, de forma educada pero la pidió, asentí, por que simplemente sabía que no había opción a un no. En cuanto se marcho me pude en pie dirigiéndome al piso de abajo ya que era por lógica dónde estaría la cocina, la busque por unos segundos y cuando la encontré, simplemente supe que se avecinaba un desastre por que yo no sabía cocinar nada de nada.

Cuando quise darme cuenta todo estaba lleno de ingredientes, pastas, todo básicamente incomible, sucio y sin ningún tipo de sentido.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Inquilina inesperada- Priv. Sumire

Mensaje por Yuma Midorikawa el Dom Ago 07, 2016 10:53 pm

Si bien, el castaño sabía cocinar perfectamente creyó que a la joven visitante le relajaría un poco estar a solas y entretenerse de alguna manera. Cuando la ducha estuvo lo suficientemente caliente, Yuma entró en ella y no tardó mucho en comenzar a lavarse el cabello, siguiendo con el resto del cuerpo, una rápida enjuagada y listo; había terminado. Generalmente solía demorarse más tiempo, incluso horas o lo que el calentador de agua le permitiera; sin embargo, sus motivos para apresurarse eran válidos: aún con el agua cayendo sobre su anatomía, pudo escuchar el golpear de varios recipientes y demás sonidos extraños provenientes del piso de abajo. El vampiro se vistió a toda velocidad y bajó las escaleras en ropa de casa, con una toalla sobre los hombros para evitar escurrir el suelo con su cabello -¿esta todo bi... ¡¡¿Qué carajo?!!- apenas se asomó a la cocina, un desastre se desenvolvió ante sus ojos: había mezcla por las encimeras y despilfarrada en el suelo, en la estufa algo que parecía... ¿Que era? ¡Quién sabe! esa cosa se estaba quemando sobre una sertén, un nauseabundo olor invadía todo el lugar por una extraña mezcolanza de un bowl..... todo estaba hecho un caos.

-¿Pero que hiciste? ¡¿Estás de coña?!- entró a apagar lo que se quemaba y casi se resbala al pisar un charco de clara de huevo. Aquello no podía estarle pasando a él; el día empeoraba a cada minuto y no parecía querer mejorar por ninguna circunstancia -Sumire, ¿Sabes cocinar?- inquirió dirigiendo la mirada a ella un tanto molesto, precipitandose a la respuesta puesto que la misma era más que evidente -Por el inframundo... si algo como esto iba a pasar, pudiste decirme antes- se dirigió a una de las cajoneras y sacó de ella una bolsa plástica, comenzando a recoger el desorden y depositando en ella toda la basura y la extraña mescolanza de comida -Anda y ayudame... no terminaré con esto jamás yo solo- murmuró.

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.