Te regresaré a donde perteneces [#016 - Rin]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Te regresaré a donde perteneces [#016 - Rin]

Mensaje por Shinya Yamazaki el Dom Jun 19, 2016 12:08 am

Se encontraba frente a la puerta de entrada al supuesto mercado negro, el cual a primera vista parecía ser solamente una casa abandonada o el típico sitio donde los vagos y delincuentes se reunirían a delinquir o a drogarse. Le daba una mala sensación y el aroma que despedía su interior aún más, pero fue por ese peculiar hedor que decidió ingresar con confianza al recinto encontrándose con un sitio que no le sorprendió para nada al tener en mente aún la fachada. Avanzó pese a la mala impresión hasta encontrarse en un corto pasillo que mostraba un cambio notorio, pero tampoco llegó a reparar demasiado en la decoración que podría haber presenciado, la molestia que sentía era demasiado grande como para admirar cosas sin sentido. Abrió un tanto brusco la siguiente puerta llegando finalmente al sitio que le interesaba, allí el aroma percibido antes se hizo más evidente llegando a incomodarle bastante y se evidenció en su expresión.

Cerró la puerta tras de sí al visualizar en el centro del lugar un escritorio amplio con una gran cantidad de cosas sobre este, Shinya lo repasó rápidamente con la mirada en lo que caminaba para acercarse al mueble. No se encontraba solo, ya que en la estancia se apreciaba claramente la figura de la persona a quien, se suponía, le podría preguntar sobre lo que estaba buscando en concreto. — Buenas — saludó sin mucho ánimo y no buscó el ocultar el enfado que solo se acrecentaba entre más tiempo pasaba él en un sitio como aquel — ¿Es este el mercado ilegal? — preguntó directamente ya que por ningún sitio se indicaba aquello siendo completamente natural, por ello es que su pregunta no había demorado en enunciarse. Se detuvo frente a la  silla dispuesta, según él, a los visitantes y posibles clientes, pero apenas si la rozó con su cuerpo ya que no deseaba extenderse demasiado en el trámite a realizar.

— No te quitaré mucho tiempo, vengo por alguien en específico — dijo sin querer sonar apresurado ni exigente, lo que menos deseaba era tener problemas con personas que supuestamente traficaban con seres como él e incluso razas más peligrosas y fuertes. La sola idea le repugnó y más por pensar que él podría volverse uno de los miles de clientes que aquel sitio tendría seguramente. Suspiró y fijó su mirada en la persona a la espera de alguna palabra por su parte, no revelaría mucha información sin tener la certeza de que estaba en el sitio correcto, además desconocía como sería el proceder para obtener esa información y en el mejor de los casos encontrar a quien buscaba, puesto que la única razón por la que él se mezclaría con personas del bajo mundo sería por alguien a quien apreciara, tal y como se trataba en aquella ocasión. Todo eso sería por Rin, uno de sus mejores amigos quien simplemente desapareció luego de que Shinya se mudara, dejando completamente sola a Gou. Nunca se supo a dónde o porqué se fue, solamente se esfumó sin dejar rastro alguno y, en retrospectiva, se comprendía perfectamente esa desaparición si se le asociaba al tráfico de personas o mejor conocido como venta de mascotas.

Frunció ligeramente el entrecejo tratando de contener su mal ánimo, por lo mismo es que se silenció y esperó palabra de la otra persona. Shinya contaba con la descripción física de Rin, lo recordaba perfectamente tras su partida, incluso la edad y la raza, pero más que eso no conocía y tampoco sabía cual de todos los datos que tenía en mente serían de utilidad para buscarle. Prefirió no decir que estaba allí por un rumor que escuchó a boca de un compañero, no deseaba importunarle luego de haber obtenido la información.


Última edición por Shinya Yamazaki el Lun Jul 18, 2016 8:31 am, editado 1 vez

Volver arriba Ir abajo

Re: Te regresaré a donde perteneces [#016 - Rin]

Mensaje por Liu Yuán el Mar Jun 21, 2016 1:29 am

Podría decirse que, a veces, tras su rigurosa visita al interior hacia uno de los 'habitantes' del mercado negro un rato antes de su horario laboral, se aburría en demasía al iniciar el día de trabajo y acababa por ponerse a leer algún libro que hubiese traído consigo como entretenimiento; nunca se sabía cuando podía aparecer un cliente, y ella no estar cerca, así que las visitas las reservaba cuando sabía que podía permitírselas, nunca antes. Para colmo, el frío había empeorado en la isla flotante ante el Invierno, y aunque unos días había una temperatura espectacular, otras no tanto, así que también acababa por traerse algo de agua para pasar el rato bien hidratada; las bajas temperaturas se notaban bastante en aquel edificio, no es que fuera una estructura bien diseñada, y suponía que no tenía aislante para que no se notara tanto el frío, pero mientras no congelara, a ella le venía bien la humedad que ese tipo de días traían, y disfrutaba mejor de la lectura.

Al menos hasta que llegaba un cliente, como aquel joven que le hizo levantar la mirada de lo que estaba leyendo y descruzar las piernas en el mismo instante en que cerró la puerta tras de si, con gestos que leyó a la perfección como disgusto por aquel lugar; no podía culparlo, el mercado ilegal no era agradable para gente 'normal', pero ella no lo era, y hasta a veces disfrutaba pensando qué tan desastroso destino le deparaba a algunos que habían tenido la mala suerte de acabar a la venta donde ella trabajaba. Fuera el motivo que fuese, el hecho es que ella se encargaba de hacer las ventas en ese momento, así que se incorporó y dejó el libro con la página marcada en la mesa, a un lado, para que no estorbase; la diferencia de altura era clara incluso con aquel mueble de por medio, así que tuvo que alzar un poco la cabeza mientras se cubría un poco los labios con la larga manga de su traje de su brazo derecho, el otro estaba algo más abajo de esa altura.

-Si, así es, es el Mercado Ilegal. Bienvenido. -Una ligera reverencia seguiría al saludo que, por educación, dejaba salir hacia su nuevo cliente, que debía admitir, al menos en su mente, que le divertía con sus reacciones pese a que su rostro no demostrara este hecho; otra cosa de la que Liu disfrutaba era ver a gente de una moral diferente, teniendo que llegar allí y mostrarse molestos por lo que todo aquello representaba en realidad.

¿Por qué un lugar de venta ilegal no se cerraba, si estaba mal? Simple. Porque los de 'arriba' también tomaban beneficios de aquello, y al final acababan mirando a otro lado; y el olor era otro punto desagradable, aunque al final te acababas acostumbrando con el tiempo, eso, o te obligabas a ti mismo a pasar de ello, sobre todo si debías trabajar allí como ella. Y si añadías el hecho de que dentro se encontraba alguien que era lo único interesante que hubiera encontrado hasta ahora en su corta vida en Myr, la cosa se ponía mejor; aun si le dieran la oportunidad de trabajar en otra cosa, dudaba trabajar en otro sitio mejor que ahí, sobre todo porque aunque los horarios podían ser algo incoherentes a veces, también tenía un buen puesto que le daba el dinero que necesitaba, aunque ya tuviera de sobra con lo que había traído consigo. Era un trabajo donde, a fin de cuentas, en realidad no debía hacer mucho esfuerzo, más que papeleo, revistar que todo estuviera bien en su turno, y entregar la 'mercancía' vendida; sonrió de manera agradable al joven frente a ella, aunque sabía que aquello no lo calmaría, no sabiendo donde estaba, pero era su deber como 'vendedora'.

-Perfecto, si pudiera decirme quien es, para buscarlo... ¿Nombre? ¿Raza? Si no sabe el número del registro, puedo enseñárselo en el catálogo, después de todo es necesario para poder rellenar el formulario.- Parecía que se la iba a poner fácil, y eso le agradaba, así que no tardó en sacar el dichoso libro de buena cantidad de fichas en su interior, que hizo un buen ruido ante el golpe que fue dejarlo caer en la superficie del mueble; sabía que era pesado, pero en realidad no le afectaba ese tipo de cosas, lo cual seguramente daba a su aspecto 'delicado' un extra de peligrosidad al adjuntarse el hecho de que trabajaba allí. ¿Qué chica indefensa en su sano juicio trabajaría en un sitio donde podrían aprovecharse de tu debilidad para convertirte en uno más de los desgraciados que serían vendidos? A saber.

Volver arriba Ir abajo

Re: Te regresaré a donde perteneces [#016 - Rin]

Mensaje por Shinya Yamazaki el Lun Jul 18, 2016 8:28 am

Shinya se mostró algo extrañado por la apariencia de la vendedora, pese a que parecía ser una chica cualquiera, no le generó ningún sentimiento positivo aún sin haber expresado palabra alguna. Al escucharle pareció volverse peor, esa calma y buena educación le irritó, por lo que tuvo que moderarse y buscar la calma antes de contestarle. Aún siendo para él fácil el emular diversas emociones, en esos momentos no estaba en su mejor momento ante la pérdida de concentración y el mal ánimo, además, saber que su mejor amigo estaba recluso en un sitio como ese solo empeoraba su pésimo humor.

'Habría sido más fácil que me tratase mal... llega a ser absurda la cortesía en este sitio.'

Arqueó una ceja al saber de la existencia de un catálogo, lo cual le indicaba algo detestable pero previsible. Suspiró desviando la mirada al mesón unos segundos antes de encarar nuevamente a la fémina que le atendió — Su nombre es Rin Matsuoka, es un varón de diecinueve años, tiene cabello rojizo y mide unos diez centímetros menos que yo — alzó la zurda para remarcar sus últimas palabras con un suave ademán — Es un gato — agregó casualmente en lo que iba describiendo a Rin — Tiene una gema en el ombligo... — murmuró tras una pausa de escasos segundos — Desconozco número o cualquier clase de... ¿cómo decirlo?— ladeó su faz mostrándose algo hostil, al menos en apariencia, ya que no pensó en ningún momento acercarse más o atacar — Clasificación que se posea en este sitio — apoyó luego ambas manos sobre el respaldo de la silla frente a él, apretándole, siendo aquel el único desahogo que podía tener.

— ¿Es ese el catálogo del que hablaste? — preguntó al ver el grueso libro frente a la delicada mujer que siquiera se inmutó al tomarlo y colocarle sobre el mesón. Shinya lo observó con un ligero interés, por un lado deseaba ver si Rin estaba entre las páginas de tal catálogo, pero por otra parte le desagradaba la idea de revisar hoja por hoja la gran cantidad de personas que se vendían como simples objetos en ese lugar. Conocía bien la venta legal de mascotas y eso ya le era desagradable al parecerse a un mero encubrimiento de esclavitud -aunque eso dependía finalmente de quien pagaba por la persona- y por ello no sería aceptada jamás por alguien tan recto como lo era Shinya.

— De encontrarle entre los que venden ¿Cuánto me costará y cuándo me lo podré llevar? — preguntó sin esperar demasiado a la mujer, tenía prisa solo por como se sentía al ser parte de ese sistema corrupto — Seré sincero contigo, no quiero regresar — mencionó como si aquello no fuese evidente, sabía que se notaba su disgusto, por lo que ocultarlo no tenía caso ya — Así que si tengo que pagar algo más por llevármelo ahora mismo, que así sea — apartó finalmente las manos de la silla para dejarlas a los costados de su cuerpo, aguardando con aquella paciencia que parecía acabarse ente más tiempo pasaba en el despacho.

Volver arriba Ir abajo

Re: Te regresaré a donde perteneces [#016 - Rin]

Mensaje por Liu Yuán el Dom Jul 24, 2016 8:27 pm

Observó con cierto disfrute bien disimulado cómo el joven más alto se disgustaba bastante por su trato amable, pese a que este era solo pura fachada, cosa que él no tenía porqué saber; un ínfimo brillo de diversión pasó por sus ojos avellana, de modo que el joven no lo notara en ningún momento, puesto que la joven de vestiduras asiáticas permanecía del mismo modo que al inicio, y solo atenta a lo que su cliente quisiera. Por supuesto, al final la descripción le hizo un poco más fácil el saber qué era lo que buscaba en aquel lugar, e inmediatamente sabía a quien se refería; no era muy dada a los nombres de absolutamente todos los que se vendían allí, pero las descripciones físicas era algo de lo que no se olvidaba. Sobre todo si decíamos que el felino nombrado era, precisamente, poseedor de una cabellera tan vistosa como la de ella misma, aunque de un tono más rojizo, además de unos dientes curiosos y afilados que más de una vez le recordaron a una criatura marina del que había leído y sabido; había tenido la fortuna de no conocer a los tiburones, criaturas que le parecían feas y crueles, las cuales podrían seguir viviendo en su hábitat ante la pureza vigente en las aguas que no tenían que ver con la isla.

-Los que provienen de animales como los felinos, y no tengan ningún tipo de mezcla con criaturas 'Infernales', 'Espirituales' o denominadas como 'Bestias', son llamados como 'Normales'. No tienen habilidades especiales, aparte de la de su especie, y no pertenecen a los 'Neutrales' por no ser híbridos.- Explicó con brevedad, aunque sabía tal vez no le importaría la información, pero era un hecho que saber que se trataba de un gato le hacía más fácil la búsqueda que había iniciado desde el momento que había empezado a hablar, momento que tomó el catálogo aun al revés y buscó la zona a la que 'Rin' pertenecía; no tardó mucho en encontrar la zona de los 'Normales', buscando la cabellera rojiza que caracterizara al joven buscado.- El precio varía entre la categoría que sea, y varios puntos que no hace falta decir... Está la opción de mandar a la mascota a domicilio, pero como veo que desea recogerlo lo más pronto posible, también se puede avisar a... Rin, que venga al despacho y pueda llevárselo en el momento en que los papeles y el dinero entregado esté todo acorde. -Dio un par de golpecitos suaves con el índice diestro sobre la hoja del aludido gato, para señalar lo que diría a continuación, antes de acercarle el papel que, en cierto modo, importaba más por entregar.- Aquí se encuentran los datos que deberá colocar en el formulario a cumplimentar, además del precio a pagar por él.

Le hacía gracia que fuera sincero al confesar que no quería volver, y no podía evitar pensar que era completamente normal no desear volver a comprar allí, pues lo más seguro es que aquella venta fuera obra de la casualidad que había dado en que el joven buscado se encontrara en la tienda Ilegal y no la Legal, como usualmente debían estar los 'Normales' como él; sonrió con cierta diversión, esta vez sin esconder, a la hora de ahogar una risita por lo bajo mientras tomaba uno de los formularios sin rellenar, que acercó por encima de la mesa hasta el moreno, colocando segundos después un bolígrafo que sabía pintaba sobre este en dirección al otro.

-Y este es el formulario que debe rellenar correctamente y entregarme junto al pago. Debo advertir que no aceptamos cheques, así que solo puede ser en efectivo o con tarjeta. Si tiene alguna duda, avíseme. -No solía ser tan amable con sus clientes, pero solo porque le había caído en gracia, aun sabiendo que no era lo mismo al revés, no le importaba ponerle las cosas más fáciles... O más odiosas, ya que creía que su actitud no le terminaba de agradar.

Código:
  <table cellspacing="0"><tr><td><div class="circulo-ava" style="background:url('http://i.imgur.com/YnkRTo5.png');"></div></td><td><div class="dato-pets" style="width:200px;">[b]Nombre del Amo:[/b]
    [b]Nombre de la Macota:[/b]
    [b]Raza:[/b] Raza
    [b]Número:[/b] #Número
    [b]Tipo de Compra:[/b] Domicilio| Directa
    [b]Ficha:[/b] [url=#]Ficha[/url]
    </div></td></tr></table>

Volver arriba Ir abajo

Re: Te regresaré a donde perteneces [#016 - Rin]

Mensaje por Shinya Yamazaki el Miér Nov 16, 2016 9:06 am

Su paciencia se iba a agotando a mayor tiempo pasaba, él lo entendía y hacía cuanto podía por mantener su aparente entereza, mas al oír a la vendedora explicarle algo tan obvio como lo era el sistema de razas -lo cual te lo pasaban en la escuela primaria- le hizo chasquear la lengua en evidente disgusto. Aborreció lo simple de sus palabras siendo él una persona de tipo normal, al ser un cánido. Frunció el entrecejo evitando soltar alguna oración de la cual pudiese arrepentirse, así que se forzó a permanecer callado en lo que aquella hablaba. Observó la mano ajena y ese dedo que osó en indicarle, de una odiosa manera, algo importante. Shinya apartó la silla frente a sí y se acercó al escritorio, apoyando las manos en el mesón para poder apreciar bien la información que se tenía de Rin.

— Comprendo  — dijo grave, asintiendo incluso y esperó a que le entregara el formulario a llenar y un lápiz, apenas los tuvo cerca comenzó a rellenar los datos solicitados. Odió colocar su nombre, pero lo hizo y completo, solo por no querer tener problema alguno con la transacción. Ingresó los datos de Rin, mirando posteriormente el precio a pagar — Más que un nombre, deberían solicitar una cédula de identidad  — mencionó — Fácil es escribir un nombre cualquiera en este... documento — pausó solo por no enunciar alguna estupidez y una vez revisó lo escrito, acercó el papel a la mujer regresándole el bolígrafo.

Nombre del Amo: Shinya Yamazaki
Nombre de la Macota: Rin
Raza: Normal - Gato
Número: #016
Tipo de Compra: Directa
Ficha: Ficha

— Dudo que alguien quiera pagar con cheque o peor, tarjeta— susurró enfadado y sacó el dinero para pagar la cantidad exacta por Rin contándolo frente a la mujer, depositando el fajo de billetes sobre la mesa a un costado del catálogo antes mostrado — Revísalo — demandó quizás un tanto altanero sin querer que ese fuese el tono precisamente. Shinya suspiró hondamente y se mantuvo ante el escritorio sin saber como proceder ante la situación — Él...  —  no quería preguntar ya que temía por la respuesta, pero prefería saber antes de poder verle — ¿Está bien?... — su pregunta podría traducirse a un '¿Está completo?' ya que para Shinya el pasar por el comercio ilegal era sinónimo de prisión, de la pérdida de dignidad, así como de cualquier parte física del individuo. Apretó los muños y frunció los labios, mirando fijamente a la mujer ante él, ya no enrabiado con ella, sino consigo mismo, con el destino y la poca fortuna que trajo a Rin a semejante lugar.

— Quiero verlo pronto...  — su voz flaqueó por momentos y su expresión se vio triste, puesto que el enojo fue modificado a una ansiedad y a la nostalgia, necesitando poder ver a su amigo, al hermano de su novia, deseando poder sacarle de un sitio como lo sería ese. Shinya se apartó y retomó su lugar tras la silla, apoyándose en ella, apretando el respaldo con fuerza mientras inclinaba su cuerpo hacia delante en un intento por seguir conteniendo todas las emociones en su pecho. Estaba harto y ya no aguantaría mucho más sin tener a Rin consigo.

Volver arriba Ir abajo

Re: Te regresaré a donde perteneces [#016 - Rin]

Mensaje por Liu Yuán el Sáb Nov 26, 2016 7:35 pm

Era imposible no notar la manera que se estaba tomando toda aquella situación el más alto, y no sabía si sentir comprensión, diversión y cierta pena por lo que estaba pasando; al final se decidió por una mezcla de las tres, siendo todas palpables en su rostro si uno se llegaba a fijar bien en la joven sirena. Todo aquello fue borrado por normalidad ante un parpadeo seguido de un suspiro por lo bajo, no era su trabajo sentirse mal por los clientes o la mercancía, su trabajo era vender a estos últimos a los primeros, lo que sucedieran con ellos después no era su problema; pero suponía que estar tantas veces con el felino de su atención acabaría por suavizar su carácter algo sádico, que se divertía con las desgracias ajenas, haciéndola pensar en que no todos los que acababan siendo vendidos en aquel mercado iban por propia voluntad -fuera como fuese, y dando igual el motivo por el que tuvieran que ir por 'gusto' hasta ahí y convertirse en mascotas de algún rico que los comprara-.

-Eso no me incumbe a mi, el cliente rellena el formulario sabiendo las consecuencias de sus actos... Yo acepto el papeleo, y de lo que me he de cerciorar es que el resto de datos esté correcto... -Se encogió de hombros, dándole mínima importancia al hecho de que el moreno tenía razón, cualquiera podría engañar con su nombre si así lo deseara; en cierto modo, su verdadera naturaleza salió un poco a flote, ligeramente, con ese comentario descuidado que acabó por intentar hacer olvidar con una sonrisa calmada y cortés que había perdido por unos instantes.- Y han pagado anteriormente con cheque y con tarjeta, cada quien elige su modo... Confianza o estupidez, solo soy una vendedora... No me concierne el motivo.

Volvió a suspirar y tomó el formulario y el dinero en efectivo que se le había dado ya contado, primero revisó la cantidad colocada en el catálogo aun al revés y luego se dispuso a hacer lo dicho con el fajo de billetes entregados, cerciorándose por segunda vez de que el dinero estaba correcto según el precio otorgado al pelirrojo; le miró de reojo, sin perder la cuenta de los billetes que contaba uno a uno al saber cuanto valía cada uno de un simple vistazo, pero aquella mirada no duró mucho y volvió su atención a lo que hacía, al menos de manera visual.

-Siempre que la mercancía se comporte de manera adecuada, no hay motivo para que sea castigado o tratado mal... No somos como la tienda legal, tenemos muchos más especímenes aquí, muchos que necesitan algo de actitud estricta... -Terminó de contar y acomodó los billetes, tomando una goma simple que sacó del cajón de la mesa, usando esta para unir el fajo al enrollarlos de manera prolija, dejándolo junto al papel ya rellenado previamente a ver a su cliente.- [color=#cc3366]Rin no es un mal chico, por lo que he llegado a saber... Estoy segura de que podrá venir por su propio pie, sin ningún daño, en lo concerniente a mi puesto. -Sonrió con un poco de sinceridad al joven y acercó la mano al teléfono; no tardó mucho en pedir que avisaran al pelirrojo para que fuera llevado al despacho junto a su 'comprador', a quien miró al terminar la llamada.- Rin ya ha sido avisado, pronto estará aquí para que pueda llevárselo... Dudo que él vuelva aquí, así que suerte y... Gracias por comprar en el Mercado Ilegal. No olvide la llave del collar que lleva. -Hizo una breve reverencia, tras el comentario había dejado el objeto nombrado sobre la mesa, acercándola de igual modo que el papel en su momento sobre la superficie hasta el nuevo dueño, luego acabó tomando todo lo concerniente a la compra para poder ir a ordenar todo en su sitio correspondiente, y, de paso, dejar a los chicos que tuvieran un encuentro a solas.

[MASCOTA AVISADA]

Volver arriba Ir abajo

Re: Te regresaré a donde perteneces [#016 - Rin]

Mensaje por Rin Matsuoka el Lun Nov 28, 2016 8:03 pm

Había pasado demasiado tiempo desde que había estado allí encerrado. Tan bajo había caído que no iba a hacer nada mas en mi vida? Ahora mi única aspiración era poder salir de allí o más bien sobrevivir para poder salir y poder volver con Gou y Shinya. Se acordarían de mi? Es que acaso ya me habrían sustituido?
Sonreí amargamente al pensar en ello. Significaba tan poco para ellos? Sobre todo para Gou? A decir verdad tampoco es que quisiera que ninguno de los dos me viera en las condiciones que me encontraba en esos momentos, pero aun así tenía tantas ganas de verles, de poder salir y poder ver una vez mas el mar, la luz del sol, ser libre. Pero acaso no me estaba olvidando de un factor esencial? Mi comprador. Quien me iba a comprar? Si era un pervertido, o si era una mujer ricachona que solo me quería como chico de compañía, su juguete personal? Mi futuro amo probablemente me tendría vigilado día y noche sin dejarme escapar para volver a reencontrarme con ellos, entonces que podía hacer? Ahora tenía miedo. No tenía ni un triste plan de contingencia. Que era lo que me esperaba ahí fuera?

De golpe dos tipos altos y musculosos se pararon frente a mi puerta y me miraron-vamos escoria, te vas-dijeron abriendo la puerta de la jaula mientras que yo me ponía de pie y me pegaba a la pared. Eso es, escaparía antes de que mi dueño pudiera tenerme. Era el momento perfecto.
Cuando uno de ellos iba a cogerme me escurrí entre sus piernas y salí corriendo entre las celdas buscando la salida hacia mi libertad. Pero donde estaba esa maldita puerta? Nunca la había visto y aun así no dejaba de correr mirando a todos lados intentando encontrar la salida sintiendo como me seguían los talones aquellas enormes bestias. Tsk...Tenía que salir de allí cuanto antes, si no todo eso habría sido en vano.

Fue entonces cuando me pareció oír una voz venir de fuera-Shinya?-pregunté casi incrédulo llegando a pararme por unos instante y de golpe salí corriendo hacia allí siguiendo el sonido de aquella voz tan conocida para mi acabando por llegar a una pared de rejas.
Pero allí estaba. Ahí estaba mi amigo, allí estaba al fin. Pero que estaba haciendo ahí? Acaso también le habían atrapado? No daba esa sensación pero entonces…
Sentí unas manos tras de mi  y como me tomaban por los brazos inmovilizandome a la vez que me apretaban con fuerza contra la reja-maldito gato!-exclamó uno de ellos golpeando con fuerza mi cabeza-aah!-exclamé por el dolor sintiendo como algo de sangre brotaba por mi ceja al haber sido golpeado con esa brutalidad-vamos-gruño el que me tenía agarrado apartándome un poco de la reja que se abrió para dejarnos salir a aquel despacho de ventas.

-Aquí esta-dijeron los tipos aun inmovilizandome dejándome de rodillas en el suelo con la cabeza baja-si tiene alguna marca de mas, no es culpa nuestra, en el último momento parece que el gatito sacó las garras-miraron a Shinya-intentó escapar-aclararon intentando usarlo también a modo de disculpa aunque no lo era en absoluto-venga vamos, levanta la cabeza-dijeron tomándome del mentón. Pero no quería, no atrevía a levantar la cabeza. Shinya estaba ahí, me estaba viendo en aquel patético estado, porque estaba allí? Acaso el era m comprador? Pero como? Acaso había visto mal? Tal vez mis ojos habían fallado, tenía que ser eso. Ni el ni Gou jamás hubieran adivinado que había terminado allí.
No me resistí por mis tiempo y acabé levantando la cabeza para verle quedándome helado al comprobar que efectivamente si era él. Mis ojos se abrieron como platos y me quedé sin voz. Era él, porque era él? No quería que me viera así. Aquello tenía que ser una pesadilla, pero por otro lado, que mejor era que me hubiera comprado él?-Shi...Shinya…-jadeé por lo bajo notando como la sangre de mi ceja se escurría por un lado de mi rostro-que...que haces tu aquí?-pregunté intentando acabar de comprender todo aquello-calla basura!-me golpearon con fuerza en las costillas haciendo que acabara encogido de nuevo por el dolor apretando con fuerza los dientes.
-Bueno nosotros ya nos vamos-dijo uno de ellos soltándome-el problema ahora es suyo-dijeron y se apartaron de mi lado dejándome a solas con Shinya.

Mi corazón latía con fuerza y no por la rabia o las heridas, si no por estar tan cerca de Shinya, mi amigo, porque me viera en ese estado tan deplorable por lo que una vez el dolor se me pasó aun permanecí en ese estado fetal en el suelo-no...no me mires...-murmuré totalmente avergonzado. No podía ni verle a los ojos, se me caía la cara de vergüenza-n

Volver arriba Ir abajo

Re: Te regresaré a donde perteneces [#016 - Rin]

Mensaje por Shinya Yamazaki el Mar Dic 13, 2016 1:01 am

No tenía sentido enfadarse con la vendedora, ni por lo que ela decía o por su actitud, pero Shinya no podía quitarse ese enojo naciente no solo de la interacción, sino que de la situación completa. Procuró no seguir dándole vueltas al asunto en su mente, pero cuando escuchó a la fémina hablar aludiendo a que, si los individuos se comportaban no se les trataría mal, supo que su amigo la habría pasado mal desde el primer día. Conocía a Rin bastante bien, sabía como era su temperamento y se preocupó bastante, por lo que se sorprendió cuando ella le quitó las ideas negativas de la cabeza. Su ceño se relajó así como toda su expresión — Ya veo...— deseó desde el fondo de su corazón que ella tuviese razón y que Rin llegase bien, completo, sin heridas de las cuales fuese a sentirse indirectamente culpable. No prestó mayor atención a la llamada que la chica realizó y apenas si escuchó lo que dijo posteriormente, solo atinó a tomar la llave que se le entregó y a mirarla tratando de mantener en calma su mente mientras esperaba la llegada de su preciado amigo.

Se alejó del escritorio estando ya de pie y mantuvo fija la mirada en la llave, apenas advirtió el movimiento de la vendedora al tomar sus cosas y retirarse, Shinya solamente pudo esperar y esperar ensimismado totalmente. Al oír como bruscamente ingresaban al despacho, Shinya volteó el cuerpo manteniendo sujeta la llave en la diestra y su mirada rápidamente se dirigió al rostro de su amigo, de Rin. Le desagradó enormemente como trataron al menor y apretó los puños al ver como es que le tocaban con semejante descaro, trató de aguantar y contener la rabia que le dio, mucho más al oír la suave voz del otro. Sabía que etsaría humillado, no solo por como le tenían, sino por tener que reencontrarse de esa manera, era petético y Shinya se enojó consigo mismo por no haber dado con Rin antes.

¿Cuánto tiempo llevaría allí?

El único motivo por el cual Shinya se mantuvo en su sitio, sin abalanzarse sobre uno de los hombres que hirieron a Rin, fue la consciencia que el cánido tenía sobre su propio poder y el sitio en el que se encontraba. Estúpido sería entrar a discutir o pelear con seres que traficaban personas como él, como Rin, puesto que aunque no le fuese grato de admitir, Shinya era solo un normal y nunca podría hacer mucho contra las bestias, elementales o los peores, los infernales. Apretó a mandíbula llegando a causar cierto sonido, notoriamente molesto y solo cuando ambos quedaron solos es que se se aproximó rápidamente a donde se encontraba tirado el menor. Shinya se arrodilló ante él y le forzó a que se levantara lo suficiente para poder abrazarle con fuerza, si no quería ser visto no le vería, así que el castaño cerró su mirada y se mantuvo allí con aquel fuerte abrazo.

— Todo estará bien de ahora en adelante, Rin — susurró y bajó la diestra por la espalda ajena para así darle mayor confort, pero al hacerlo notó que seguía sosteniendo la llave del collar que portaba Rin en señal de su antigua posición en ese mercado. Frunció el ceño y abrió los párpados para ver el brillo metálico de la llave, sin apartarse mucho ladeó el rostro para así hablarle directo al oído — Te sacaré de aquí, te llevaré a casa, ya no hay nada que temer — el castaño no era bueno consolando a otros, por lo que eso fue lo mejor que se le ocurrió para poder calmarle. Asumió que retomar la libertad sería algo indescriptible, algo que Shinya no podría siquiera imaginar, por eso es que no hubo más palabras sobre su condición de mascota o sobre el sitio donde se encontrabam. Tampoco le preguntaría cómo o por qué llegó a ese sitio, lo único importante era que, finalmente, sería libre.

No se quería apartar, pero lo hizo y aunque no fue su intención mirarle tras las palabras ajenas, no podía hacer las cosas a ciegas, así que rápidamente llevó la llave a la cerradura para quitarle ese horrendo collar, el cual dejó caer en el suelo junto a la llave y llevó la zurda al cuello para sentir la piel que el aparato había estado ocultando. Se sentía áspera y se notaba una marca rodear el cuello, pero aquello quedó en segundo plano al ver como por el rostro del felino caía sangre pasando por el párpado en descenso a la mejilla. Shinya no sabía ya por donde empezar con Rin, eran tantas las cosas que debía revisar y preguntar, que su silencio podría malinterpretarse a saber con que cosa. Levantó la mano izquierda y con la manga de su camiseta limpió la sangre del rostro ajeno, como muchas veces hizo en el pasado tras riñas entre ambos o juegosun tanto bruscos. Era nostálgico de cierta forma.

Volver arriba Ir abajo

Re: Te regresaré a donde perteneces [#016 - Rin]

Mensaje por Rin Matsuoka el Mar Ene 24, 2017 11:17 pm

No quería que Shinya me viera, no quería que se diera cuenta de lo roto que estaba en esos momentos, lo vulnerable que estaba, lo patético que parecía y era en esos momentos.
Dejé que sus brazos me levantaran guiándome hasta su cuerpo para poder abrazarle con fuerza clavando mis dedos en sus ropas temblando sintiendo aquel cúmulo de emociones dentro de mi. No sabía ni si quiera como me sentía. Alegre, triste, eufórico, histérico, avergonzado, patético, liberado, no tenia ni idea.
Mis ojos ardían, estaban completamente rojos de las lagrimas que se acumulaban en ellos apunto de  desbordarse. No quería hacerlo, no quería que me viera llorar a pesar de la posición en la que estábamos sabiendo que de hacerlo no me vería, pero el simple hecho de hacerlo era patético y aun así no pude evitarlo. Las lagrimas comenzaron a correr por mi rostro haciendo que aplicara mas fuerza contra el cuerpo de mi amigo queriendo ocultarme por completo sin dejar de temblar escuchando sus palabras que intentaban tranquilizarme.

Quería hablar, quería disculparme, pero nada salía de mi boca. Solo podía llorar en silencio completamente pegado al cuerpo ajeno sin querer soltarle mojando la piel de su cuello a la vez que asentía con cuidado. Quería irme de allí, quería que me llevara a casa con él, con Gou, hacia tanto tiempo que no la veía, y a Shinya también, pues aunque le tenía delante no quería verle, ya que el podría verme así y no deseaba eso.
Debía de tranquilizarme, lo sabía, pero no era capaz. Allí dentro incluso parecía que me faltaba el aire, necesitaba salir afuera, respirar, sentir el sol y la claridad, sentir la libertad que por tantos meses se me había privado, aunque debía reconocer que con Shinya me sentía a salvo después de mucho tiempo.
Mi cuerpo se fue relajando poco a poco gracias a su toque y presencia. Noté como Shinya se separaba de mi con cuidado a pesar de mis manos seguían fuertemente aferradas a su cuerpo sin querer dejar que se separara. Me iba a ver, iba a a ver lo patético que era en esos momentos y no podía permitirlo-no...Shinya…-gimoteé por lo bajo acabando por cerrar los ojos con fuerza desviando el rostro, intentando que hiciera conmigo el menor contacto visual posible.

Podía sentir sus manos sobre el collar y de golpe un 'click' seguido de la caída del collar al suelo. Al fin, ahora si, era libre.
Las manos del mayor no pararon ahí, pues una vez fui liberado tocaron aquella zona que estaba tan sensible haciendo que sacara los dientes quejándome suavemente cuando hizo aquello, pero no dije nada, en cierto modo se sentía bien que él lo tocara por lo que me relajé suspirando con fuerza. Aun estaba algo inquieto y el silencio ajeno no ayudaba. Porque no decía nada? Porque…?
En ese momento noté algo suave sobre mi piel abriendo los ojos pudiendo ver como Shinya estaba limpiando la sangre de mi rostro con cuidado. Fue en ese momento que dejé de temblar y llorar mirándolo directamente a los ojos quedándome paralizado por ello. Era demasiado amable con un perdedor como yo.
Me dejé caer sin fuerzas sobre su hombro apoyando allí mi frente-Shinya…-volví a murmurar su nombre por lo bajo-vamonos de aquí...por favor…-murmuré por lo bajo-no quiero seguir aquí...me cuesta respirar…-seguí hablando por lo bajo con la voz algo rasposa al haber pasado tanto tiempo en silencio.

Volví a aferrarme con fuerza a él acabando por incorporarme del todo. Quería salir de allí, esa era la prioridad en esos momentos, después ya veríamos que hacía, aunque sin duda debía adecentarme un poco, si me iba a llevar junto a mi hermana no podía presentarme asi-Gou esta bien?-pregunté suavemente sin alejarme de su cuerpo aun necesitandolo para sostenerme-no la has traído contigo, verdad?-pregunté solo para asegurarme que ella ya no estaba allí-no quiero...no quiero que me vea así…por favor…-le supliqué a Shinya aferrándole de nuevo con fuerza sin querer separarme de su calidez que tanto lograba calmarme-solo tu puedes verme así…Shinya...-jadeé sobre su oído volviendo a acurrucarme en su cuello cerrando los ojos mientras que mis manos acariciaban el cabello ajeno agarrándome a la vez con fuerza sin querer dejarle ir, pensando que si le soltaba volvería a estar encerrado en aquella oscura y lúgubre jaula.

Volver arriba Ir abajo

Re: Te regresaré a donde perteneces [#016 - Rin]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.