La noche donde todo inició || Priv.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La noche donde todo inició || Priv.

Mensaje por Daisuke Murakami el Vie Jun 10, 2016 10:39 am






La noche donde todo inició

La oscuridad de la noche parecía perpetua aún a la hora en la que me encontraba merodeando las otrora agitadas calles de lo que persistía en llamarse Berlín. El frío llegaba a calar los huesos, el ambiente se sentía cargado por una oscuridad que solo seres afines a ella podrían distinguir sin abrumarse. Mis pasos por esa estrecha y larga calle eran los únicos en esa noche sin luna, nada opacaba el sonido que mis pies generaban al pisar, dejando tras de si leves manchas rojizas que poco a poco iban perdiéndose al quedar menos de lo que me ensució en un inicio. El aroma y el ferroso sabor de la sangre no me gustaba, pero debido al cruento encuentro del que me había librado esa noche, podía disfrutarla tal y como hice algunas noches en el pasado, solo que a diferencia ya no me encontraba acompañado por nadie. Nunca me compadecí por mi mismo, por la soledad que me agobiaba, pero era en noches como esta en las que solía rememorar hasta el amanecer los tiempos en los que podía mirar a mi costado y encontrar a mi amigo e incluso a mi novia. Sonreí al pensar en ellos, siendo esta una furtiva y débil sonrisa que terminó por desvanecerse dejando en mi faz una mueca de desagrado. Los extrañaba a un grado en que sabía era patético.

— ¿Cuánto habrá pasado ya? — detuve mi andar y alcé la mirada, la noche nublada no cedería, sino que volcaría su tristeza e ira en los residentes de la ciudad al anunciar su lluvia con un simple tronar a la distancia. El agua comenzó a caer limpiando mis manos, limpiando parte de mi vestimenta e incluso mi mejilla que hasta esos instantes tuvo un sangriento adorno. — A ella siempre le gustó la sangre... — murmuré levantando una de mis manos en dirección al cielo, mirando entre las rápidas y abundantes gotas como dejaba de apreciarse el rojo dejando solo lo níveo de mi piel — Se parece a esa noche — musité en un susurro dirigido a la lluvia, a la calle, a la nada.


Calles en New York, EEUU | Pasado


La lluvia parecía inundarlo todo conforme esta incrementaba la intensidad, a mi lado pasaban corriendo personas con paraguas buscando el ocultarse y proteger su cara y ropa de la lluvia. A mi no me importaba, yo solo quería llegar rápido a la calle donde estaba citado, tenía trabajo que realizar y no podía permitirme el llegar tarde, no teniendo que demostrarle a la familia que me acogió junto a Taichi la valía que representábamos. En aquella ocasión sería Akasha quien me acompañaría y a diferencia de otras veces Taichi había sido enviado con otro demonio, debíamos abarcar lo mayor posible en solo una noche. Al inicio me resistí, pero al saber que ella me acompañaría no repliqué e incluso convencí a Taichi de que fuese por otro sitio y no rechazara el mandato de nuestro superior.

Avancé con rapidez entre la multitud para poder llegar a tiempo, mi poco conocimiento de esas calles y mi recurrente distracción causaron que el tiempo me quedase justo, motivo por el cual llegué a correr rompiendo mi habitual entereza, todo con tal de llegar finalmente al callejón donde ella estaba ya esperándome. Agitado y algo cansado, detuve mi carrera metros antes de toparme con ella, ignoraba si Akasha me regañaría por hacerla esperar o bien lo ignoraría en pos de seguir con el trabajo.

— Akasha — básicamente jadeé su nombre mientras caminaba hacia ella posicionándome a su lado — ¿Cuantas personas debemos visitar esta noche? — le interrogué debido a la tarea que se nos encomendó, siendo una pequeña limpieza dentro del propio clan de demonios que seguían al de Akasha y por ende, nos tocaba igualmente hacer algo al respecto. Apoyé mi cuerpo en la pared y ladeé el rostro para ver el ajeno, aun en esa oscuridad era fácil apreciar el exótico tono de su piel y su oscuro cabello. Sus rasgos me parecían curiosos, los de mi ciudad eran al igual que yo seres con cabellera clara, distando en su totalidad de lo que ella me mostraba a tan corta distancia. Por seguridad y costumbre mantuve en todo momento mis rasgos animales ocultos, dejándome en apariencia como un simple humano, uno que vestía formalmente incluso bajo esa incesante lluvia, uno que parecía fuera de lugar al estar tan cómodo en la pared de un oscuro y decadente callejón.

— Aka... — e iba a preguntarle algo más, pero un fuerte sonido a la distancia me alertó cambiando mi foco de atención de ella hacia uno de los extremos de ese mugroso callejón. Alguien venía al encuentro sea por casualidad o por mera estupidez, yo no me consideraba pasivo, no permitiría que alguien se entrometiese en mis asuntos y daba por hecho que la fémina a mi lado pensaba igual o incluso peor que yo. Nació entonces en mí el deseo por saber que es lo que ella haría o diría ¿Será que me dejaría actuar? ¿Se encargaría ella? La curiosidad me llenaba y necesitaba averiguar las respuestas a las interrogantes en mi cabeza.



Última edición por Daisuke Murakami el Miér Jun 22, 2016 12:41 pm, editado 1 vez


Hablo | Narro

Obsequios:

(L)

Volver arriba Ir abajo

Re: La noche donde todo inició || Priv.

Mensaje por Invitado el Vie Jun 10, 2016 5:31 pm

Notaba cada gota helada y punzante como una aguja sobre mi piel, al contrario de lo que yo había esperado su intensidad no dejaba de subir dejándome empapada de arriba abajo. Podía notar el movimiento de gente a mi alrededor, en las calles principales y transitadas oía el traqueteo de tacones y zapatos de la gente que corría para resguardarse de tal diluvio, por suerte no estaban demasiado cerca. Me encontraba en un callejón a la espera para empezar el mandato que había recibido esta noche. Una limpieza a fondo, quizás fueran dos o tres familias, en mi clan la traición no era muy bien vista, aunque tampoco la ineptitud... en realidad había muchas razones por las que podías acabar muerto, mi familia no era la más amorosa y piadosa del mundo.

Esta vez se me había emparejado con el zorro de cabellos plateados, nunca daba problemas y sabía hacer bien su trabajo al contrario que su amigo que me parecía mucho más visceral y que no analizaba la situación.  - Akasha – Oí mi nombre en un jadeo lo cual me hizo alzar la vista para encontrarme con en zorro de ojos bicolor- ¿Cuantas personas debemos visitar esta noche?- Preguntó mientras se apoyaba contra la pared. Tenía un aspecto exótico, al menos para todos nosotros en el clan. El cabello blanco destacaba de sobre manera, ya que en estas tierras no era muy típico, sus ojos bicolor eran curiosos ya que tampoco era un rasgo común ni en demonios, humanos y un largo etc, si no una mutación que se daba en pocas ocasiones, además su piel era pálida. No todos en mi clan tenían mi mismo tono de piel, pero bien era cierto que tampoco tenían ese grado de palidez.

- Aka...- Todo mi cuerpo se puso en alerta, los sonidos que venían desde el extremo del callejón me pusieron sobre aviso, en mi mente la situación estaba más que clara – Alguien se ha ido de la lengua, y cuando lo encuentre no va a ser agradable- Hice una pausa- Para él, por si no había quedado claro- Las sombras en este momento eran mi mayor aliado ya que de ellas podía crear lo que iba a necesitar en este momento. Alcé la mirada encontrándome ante las tres familias, por supuesto, lo que se esperaba de esos cobardes, aunque para que mentir, yo también era una tramposa, y me iba a bañar en la sangre de esos bastardos. En mis manos se formo la que iba a ser mi arma hoy, me encantaba el tacto de su empuñadura en mis manos, y me encantaba cuando su hoja se bañaba de sangre.

Espada:

El primer atacante llegó y mi hoja se hundió en su cuello sin vacilación haciendo que la sangre salpicara directamente en mi cara y cuello. Me giré hacia Daisuke con una ceja alzada- ¿Vas a quedarte quieto o vas a moverte?- pronuncié esperando alguna reacción por su parte mientras me agachaba esquivando un golpe. Era consciente de que eran muchos y nosotros solo dos, pero me iba a llevar algunos por delante. Más tarde deberíamos pasarnos por uno de los pisos francos, la sangre sobre la piel no daba muy buena imagen frente a las personas, y era mejor no sobresalir, así que una ducha y un cambio de ropa sería una buena estrategia, eso y un poco de descanso.

Gruñí cuando algo tocó mi piel, un maldito crucifijo, me habían lanzado un maldito crucifijo y me había quemado el omóplato. No sería un gran problema si estuviera alta de energía, pero hacia días que no había podido recargarme, así que por el momento eso tardaría en curarse- Maldito hijo de puta, como te atreves...- Fue rápido, corte en el pecho y estocada en el corazón directa- Tenemos que salir de aquí- dije mirando a Daisuke. No me gustaba mostrar mis debilidades, pero el hecho de no tener mis energías recargadas me podía pasar factura- Joder...- Estaba cabreada conmigo misma, ¿Como no lo había pensado antes? - A los tejados Zorro, nos vamos de visita
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: La noche donde todo inició || Priv.

Mensaje por Daisuke Murakami el Miér Jun 22, 2016 1:12 pm






La noche donde todo inició

Escuché con gran atención las palabras ajenas y no pude evitar el sonreír escuetamente ante la aclaración que hizo Akasha, ladeé el rostro para darle una furtiva mirada poco antes de enderezar el rostro y observar como con lentitud el callejón pasaba a tener más y más personas. Separé mi cuerpo del muro lo suficiente y conté rápidamente los primeros enemigos, eran bastantes, se notaba que tenían miedo y por ello tal cantidad para solo dos personas. Me sentía ansioso pese a mi neutralidad en expresiones, tanto fue mi ensimismamiento que reaccioné algo tarde y fue precisamente hacia la voz de mi compañera. Asentí y me moví entre los hombres con agilidad manteniéndome alerta con respecto a Akasha, no por temor a que le dañasen, sino que no podía quedarme quieto y permitir que ella se llevase todo el trabajo. Rápidamente cambié mi aspecto para poder obtener mi armamento sellado en mi verdadera forma, aquella incluso más vistosa que mi aspecto normal, pero en esos momentos no me interesó ser más notorio o fácil de distinguir.

Agaché mi cuerpo para poder eludir a dos de los atacantes quienes prontamente cambiaron la trayectoria de sus golpes para darme, les repelí inicialmente con la guarda de la nodachi que portaba para luego cortar sus manos e impedir un nuevo ataque como aquel. No demoré en desenfundar la katana y terminar por destajar el vientre de uno y luego centrar el filo de la nodachi en el cuello del segundo. La sangre brotó del enajenado hombre ensuciando a sus camaradas, el suelo y a nosotros. Se veía repulsivo tal color en mis ropas y manos, agradecí que la lluvia limpió la hoja de mi espada, mas no acabaría allí, aún restaba suficiente que cortar. Me abalancé contra uno más que iba en dirección de Akasha y vi claramente como arrojó un objeto que, tras el quejido de la morena, entendí que fue en pos del ataque. Ella se encargó de tal hombre, aunque había algo raro en ella que me hizo atenderle más aún si no emití palabra alguna en lo que seguíamos defendiéndonos. Bastó un movimiento de mi cabeza para responder afirmativamente a sus órdenes, fijé mi mirada en las escaleras para incendios y fui abriendo paso entre los sujetos que aún vivían. Incluso algunos de los heridos parecían cobrar vitalidad, no bastaría con solo cortarles si eran lo suficientemente poderosos, pero que sea difícil para mí era excitante.

Corrí y di un gran salto para ir trepando aquella escalera, tuve cuidado de no caer ante la húmeda superficie y verifiqué la posición de Akasha una vez subí al tejado. Tocaba correr y me situé a su costado una vez ella subió para poder ponernos de acuerdo sobre como proceder — Ellos seguramente fueron los primeros en ser enviados ante la cobardía del cabecilla — mencioné en un tono bajo, apegándome a la fémina mientras dejaba que mi espada mostrara su brillo tras de mi, aquel proporcionado por el reflejo volátil de las luces en la ciudad — Debemos ir directamente al centro de mando para poder cumplir con la tarea   — le miré de reojo y visualicé el final de la superficie de aquella azotea — Podemos perderle si entramos al edificio y nos encargamos de ellos en un sitio reducido — Un combate más cercano significaba para mi una ventaja y era lo ideal por como nos encontrábamos luchando, por lo que me dirigí hacia la puerta que daba ingreso al edificio — ¿Qué dices? — realicé una mínima pausa antes de proseguir, bajando ligeramente mis cánidas orejas — ¿Les demostramos quienes son las verdaderas ratas? — mencioné con un poco más de emoción que mis anteriores palabras, el perseguir era algo que preferiría por sobre la huída, no obstante antes de actuar siempre era mejor planificar y confundir.

Sentí como corrían tras de nosotros, eran menos que los vistos en el callejón — Se dispersaron   — le informé poco antes de cambiar el rumbo inicial — Entraré tras de ti — dije volteándome para esperar el ataque y guiar a unos cuantos conmigo para poder enseñarles mi propia ruta, aunque mi plan dependería de si ella aceptaba lo que decía o si actuaba temeraria y me ignoraba. Nuevamente me dejaba expectante.

Apariencia:



Hablo | Narro

Obsequios:

(L)

Volver arriba Ir abajo

Re: La noche donde todo inició || Priv.

Mensaje por Invitado el Vie Jun 24, 2016 1:28 am

Sentí un gran alivio al estar en la cima del edificio, no habían seguido nuestros pasos lo que me daba un respiro y tiempo para intentar recuperar mi aliento, definitivamente había sido una estúpida al no ocuparme de mi misma cuando era el momento y ahora en la peor situación estaba pagando las consecuencias, sería vergonzoso para mi perder, odiaba perder ante cualquiera, le arrancaría la cabeza a quien me ganara. Me erguí ante la presencia de Daisuke de nuevo.

Estaba eufórico por ir a por ellos, no dejaba de insistir en que debíamos ir a su centro de mando para cumplir la tarea en un lugar reducido.- Espera un momento- Llamé su atención- Debo informar a mi padre antes de hacer nada, debe conocer la situación en la que estamos ahora, no solo nosotros, seguramente los demás- Dije sacando mi móvil marcando el numero de mi padre, al fin y al cabo era el el que mandaba ante todo. Esperé unos 4 tonos, sabía que él jamás respondía a la primera, tampoco es que se preocupara de sobremanera de mi, mi familia en general era bastante arisca e independiente, uno de mis hermanos había muerto hacía 20 años y nadie le había llorado, simplemente siguieron con sus vidas como si nada- Padre- pronuncie en cuanto respondió mi llamada- Las cosas no han ido tal como estaban planeadas, no estaban esperando, estaban preparados- Escuche como mi padre maldecía en mi oído y separe el aparato ligeramente mi oído- no padre, no he podido recargar energías últimamente -Fruncí el ceño ante su respuesta- Por supuesto que no voy a aprovechar al primero que pase o a quien este más cerca- rodé los ojos-  ¿Quieres que vayamos a por ellos o no?- Me mojé los labios mientras el hablaba- Entendido, ya nos veremos.

Colgué mientras guardaba el teléfono en mi bolsillo y cerraba la cremallera, ante cualquier movimiento no lo perdería lo que para mi estaba bien- Mi padre dice que procedamos como pensemos oportuno, pero el preferiría, repetir la operación en otro momento con más refuerzos- No es que mi padre fuera un cobarde, simplemente le gustaba dejar las cosas bien atadas y sin cabos sueltos, era un hombre frío que no se movía por los sentimientos o un enfado momentáneo, eso si, cuando viniera a por ti era mejor que tuvieras la suerte de tener una muerte rápida.- Y que si algo sale mal nosotros no hagamos responsables.

Alce a la vista a el cielo aun lluvioso dejando que la lluvia corriera por mi rostro y respirando hondo, no debería haberme distraído, sabía que había sido una estúpida al hacerlo pues de repente note el impacto de un cuchillo en mi hombro. Mi reacción fue instantánea, lance mi espada la cual en cuanto impacto contra mi enemigo se evaporo en sombras de nuevo- Joder...- Dije sacándome el cuchillo del hombro dejando la sangra brotar- Mierda.. lo mataría de nuevo si no estuviera muerto en estos momentos.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: La noche donde todo inició || Priv.

Mensaje por Izaya Orihara el Sáb Jul 02, 2016 11:41 pm

Aviso
Akasha, has incumplido unas de las reglas del foro, la cual dice:
El doble post, solo se permite en las búsquedas, pero luego de pasadas las 24hs de su publicación o ultimo Up.
Por lo que te borraré la última respuesta efectuada por Akasha, dejando nulo el tema para el censo que se realizó. Akasha, debes ser paciente con el censo, hay un mes para postear si es que leíste bien el reglamento, no veo la necesidad de hacer doble post con tanta prisa.

~Master's Chains~
Capturas:
Adjunto capturas como prueba de lo dicho.




¡Aquí están todo lo que me han regalado! Ya no cabe en mi spoiler.

Volver arriba Ir abajo

Re: La noche donde todo inició || Priv.

Mensaje por Daisuke Murakami el Mar Jul 05, 2016 1:04 am






La noche donde todo inició

Le observé apenas oí su voz y detuve mis acciones, pero no cambié mi estado de alerta, sería peligroso hacerlo y más en ese tipo de situaciones. Me sorprendí por sus palabras, no porque tuviese que informarle a su padre, sino que la 'preocupación' hacia los camaradas y familiares fue algo que no entendí y no lo haría seguramente jamás. Para mí siempre fue importante solamente mi vida, tras ello vino Taichi y luego de él no quedaba más nadie, pero al adentrarme en aquella familia ¿Debía pensar en ellos como lo hacía con mi hermano? ¿Ellos tomarían esa importancia? No lo entendía, se suponía que todos debíamos velar por nosotros mismos, por algo estábamos en este tipo de trabajo ¿verdad? y aún pensando solamente en mi egoísmo, fui incapaz de revelarle mi pensar a Akasha. Bajé la espada y posé el filo en el suelo, esperando con aparente tranquilidad a que ella acabase el llamado, miré en tanto los alrededores solo por tener en claro algún posible ataque hacia ella y hacia mi.

Tomé atención de cada palabra que ella enunció, era mi deber aun si fuese inapropiado escuchar conversaciones ajenas, por lo que no pasé por alto cierta frase, misma que al adentrarse en mi pensar hacía calzar mejor lo sucedido en el callejón. Solo cuando ella cortó el llamado me moví de mi lugar y avancé hacia ella, escuchando lo que dijo y asentí brevemente  — Yo optaría por ir directamente, me parece mejor el zanjar el tema lo antes posible para impedir futuros problemas — le comenté ya más calmado que antes  — No obstante, si él dice que lo mejor es reagrupar y organizarlo para otro momento... — Aunque no me fuese grato admitirlo, yo no estaba cualificado para organizar grupos grandes de personas, por ello es que nunca formé un grupo ni siquiera con Taichi, solo me unía según la conveniencia.  — Si dices que es mejor ir, te acompañaré — musité  — pero...— e iba a seguir hablando de no ser porque un nuevo sujeto se atrevió a atacar a la fémina en un abrir y cerrar de ojos, aquello me enfadó notoriamente, como escolta parecía no hacer bien mi trabajo.

Me apresuré en ir hacia el otro, pero Akasha le había exterminado ya, así que solo pude recoger la espada de la morena y regresar con esta hacia donde ella se encontraba. Me paré a un costado de ella ofreciéndole su arma por la guarda — ¿Hace cuánto no recargas tus energías? — le miré con seriedad, no busqué siquiera el esconder que le había oído ya que de querer privacidad me habría ordenado el alejarme  — Si seguiremos con esto, lo mejor será que estés en plena forma — y me contuve de mencionar que, en caso de no estar al cien por ciento, podría volverse un estorbo, acabando por matarnos a ambos en el peor de los casos. Suspiré y guardé mi espada, caminé solo unos pasos para ponerme a su costado  — ¿Puedes soportarlo? — observé su hombro herido y la sangre que escurrió por su brazo y que el agua de lluvia fue limpiando, pero esta no dejaba de salir  — Akasha... — susurré — ¿Necesitas ayuda con ello? — enarqué una ceja al preguntar tal cosa.

Yo haría lo que fuese necesario con tal de no ser un inútil ante lo encomendado, pero ofrecerle mi ayuda me dejaría quizás en una actitud arrogante con respecto a mi posición y mi capacidad, siendo algo que no deseaba. Me volví a acercar a ella para volver a susurrar — Decide por favor, insisto que el seguir aquí no es lo más apropiado. Conocen nuestra ubicación e, independiente de lo que hagamos con respecto a la misión, debemos reagrupar en un sitio diferente para planificar. Quedó claro que ir a ciegas sería peligroso — terminé por comentar al inclinarme hacia su oído para que solo la fémina me escuchase, y es que no podía tener claridad en si aparecería alguien más o si nos esperarían incluso al interior de ese edificio o en uno contiguo. Las personas cobardes nunca estarían solas, solo sería su ruina.



Hablo | Narro

Obsequios:

(L)

Volver arriba Ir abajo

Re: La noche donde todo inició || Priv.

Mensaje por Invitado el Jue Jul 07, 2016 1:52 am

Le miré con el ceño fruncido ante su pregunta, nunca jamás había hablado de la periodicidad con la que me recargaba con Daisuke Murakami en el tiempo que hacia que se había unido a nuestras “filas”, no me había parecido necesario ni mucho menos -Por supuesto que puedo soportarlo – le dije, yo jamás me mostraba débil ante nadie, eso era la muerte. No iba a ser una deshonra para mi familia mostrándome cual damisela en apuros. Si, estaba sangrando, pero no por ello iba a comportarme como un perro apaleado, ni aunque estuviera a punto de dar mi ultima respiración. - Me encargaré de ello cuando sea el momento- El hecho de que pensara que no podía arreglármelas yo sola con ese asunto era denigrante y me cabreaba bastante.

Le di un golpe en el pecho para que se alejara de mí tras su ultima frase, realmente me había molestado el comentario haciendo referencia a mi inutilidad de buscar mi propia “ recarga”, me las había arreglado desde hacia muchísimos años y que alguien insinuara eso de manera mínima me causaba gran molestia. ¿Acaso insinuaba que mi belleza no era lo suficientemente buena para encargarme yo misma de mis asuntos? - Haz lo que quieras, en este momento tu presencia me esta molestando- dije con enfado, era un demonio, y al contrario que mi padre era visceral y me dejaba llevar bastante por mi estado de animo.

Me dí la vuelta mientras mi hombro seguía sangrando e iba dejando un rastro de sangre- Me largo de aquí- fuera como fuere no iba a mostrarme débil ante el zorro, aunque era muy consciente de que necesitaba descansar y una buena ducha, así que mis planes por ahora era llegar a uno de los pisos francos, que por suerte para mi, no eran cuchitriles si no lugares con todas las comodidades que yo podía necesitar.

-La próxima vez Murakami, te cortare la lengua antes de acabes de insinuar nada- amenacé tensando mi posición al andar y saltando hacia el próximo edificio ¿cuando había sido la ultima vez que algo me había molestado tanto y no había acabado  con la persona al instante?  Estaba al servicio de mi padre, me dije a mi misma... ¿Pero cuanto de toda esa excusa era cierta? Por lo general me importaba bien poco quien o que fuera, simplemente separaba su cabeza del cuerpo sin pestañear, es más, me bañaría en su sangre sin arrepentimientos.- Es más colgare tu cabeza de mi pared no antes de comerme tus ojos desiguales como acompañamiento para la sopa- dije muy gráficamente- y si me molestas lo suficiente probablemente lo acompañe con la lengua de tu amigo el pelirrojo- Me moje los labio- Esta es la única vez que pienso pasar por alto esa clase de comportamiento o comentario 
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: La noche donde todo inició || Priv.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.