Hello Kitty || PV Koneko || +18

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Hello Kitty || PV Koneko || +18

Mensaje por Sasha Nóvikov el Jue Mayo 26, 2016 3:50 am

Hello Kitty
...are you fucking kidding me?...

Habían pasado varios días desde aquella noche de pasión y lujuria en su habitación donde esta casi acaba incendiada por no decir los muchos desperfectos que ya había sufrido por la ferocidad de ambos cuerpos. Pero la verdad es que lo había disfrutado en exceso. Si? Lo había disfrutado? Una parte si, otra no, y otra simplemente se mantenía en su mundo de yupilandia.
Que se suponía que debía hacer? Como podía encarar a Sakura a aquellas alturas? Sus diferentes caras le ayudarían a ello, aunque el que ahora debía encarar a la joven de pelo rosados era el que se sentía extremadamente culpable a pesar de carecer, supuestamente, de sentimientos. Porque era todo tan difícil? Ella lo ponía difícil. Yo no tenía la culpa.
Pateé con fuerza la papelera y gruñí sintiendo como por poco aquellos rasgos de lobo salían a relucir mostrando mi verdadero carácter. Como podía haberle hecho aquello a la chica el mismo día que la rescataba de aquel infierno? Aquello que había hecho no era de una persona normal, era de un monstruo, de un animal, de una parte que no me pertenecía aunque fuera yo mismo. Un difícil concepto incluso para mi destrozada mente fragmentada en tres.

Sakura aun estaba durmiendo en la habitación y debía de hacer algún trabajo antes de poder reunirme con ella. Tomé el móvil y lo dejé en la mesilla con una nota para ella diciéndole que la llamaría en unas horas desde una cabina. Ella se estaba adaptando a aquello y la verdad, aunque no me gustara, debía dejarla sola en aquel nido de víboras, el problema sería si a ella le ocurría algo, como me localizaría? Gruí de nuevo si que era complicado.
Rápidamente salí del departamento cargado hasta los dientes y me acerqué a una tienda pidiendo un móvil de prepago y una tarjeta que la joven no se demoró en darme. Ni si quiera me dio tiempo a comprobar como era estéticamente, aunque me dio exactamente igual pues era un simple móvil no?
Regresé rápidamente a casa y gravé el número del nuevo teléfono adquirido en el mio e hice una llamada para comprobar que todo estaba en orden. Pero al ir a sacar el otro móvil mi rostro se ensombreció a la vez que mi ira aumentaba.
Estaban de broma!? De verdad!? La chica de la tienda acaso sabía con quien estaba tratando? Incendiaría todo su comercio la próxima vez que pasara por allí. Como se le ocurría venderme un teléfono de Hello Kitty!? Aquello era demencial
Suspiré con fuerza intentando calmarme y solo realicé una llamada desde aquel ostentoso móvil al mio comprobando que todo funcionaba correctamente y una vez realizado lo guardé y salí de allí en dirección a la misión cerrando el apartamento tras de mi.

Sabía que a Sakura le gustaba pasear y salir de casa, al fin y al cabo era como un gato sin serlo realmente, pero no era porque no le permitiera ciertas libertadas a diferencia del otro monstruo sanguinario dentro de mi, si no que cerraba con llave para que nadie pudiera entrar. Si, era estúpido. Teniendo en cuando que cualquiera de aquello locos podía quemar la puerta con un lanzallamas, destrozarla con un bazooka o tirarla abajo de una patada, no es que requiriera mucho esfuerzo, aquel edificio se caía solo. Que problemático, pero si seguía pensando en eso solo conseguiría que me mataran en aquello misión.

Después de andar en absoluto sigilo por la periferia de la ciudad ingresé en otro edificio similar al nuestro donde otra especie de comunidad de asesinos se hallaba, no obstante nada tenía que envidiar a la nuestra pues mas bien eran pandilleros, niños rebeldes o viejos con ideas radicales para acabar con Myr y su “utopía” completamente manchada de sangre. Sería sencillo. Acabaría en 2h, antes de las 5 pm.

No se oía un ruido en el interior lo que me hizo pensar que ya estarían prevenidos del ataque haciendo que me tomara aquello con mucho mas cuidado del que debería, pues sabia que al igual que en mi “nido”, por llamarle de algún modo, todas las entradas y salidas estaban vigiladas y aunque no vieras a nadie no significaba que ellos no te estuvieran viendo. Es más en aquellos momentos podían estar tendiendo una emboscada o trampa más adelante. Pero nada me pararía.
Subí las escaleras hasta el primer piso sin notar nada extraño, ni sensores, ni movimiento ni ruidos. Aquello realmente me inquietaba, tal vez se habrían marchado? Lo dudaba enormemente, nadie nunca esta dispuesto a dejar su “hogar” así por las buenas. Continué subiendo pero en ningún piso encontré nada, ni si quiera en la azotea. Estarían jugando al escondite? Ni si quiera con mis afinados sentidos podía escuchar algo, tampoco oler nada. Por experiencia sabía que aquellos sitios apestaban a muerte y moho por lo que fiarse del olfato allí no servía de mucho, pero estaba seguro, tenían que estar ahí.
Volví a inspeccionar planta por planta y en la mitad del edificio reparé en una habitación que no había visto antes, ingresé atraído por un ligero ruido, una caja de música peculiar que nubló todo mi juicio y me sensor de peligro haciendo que al posicionarme justo enfrente de esta sin si quiera tocarla el suelo se viniera abajo dejándome aplastado por lo escombros desde una caída de al menos 10 m.

Un pitido lo invadía todo y podía escuchar pasos acercarse a mi posición pero en aquellos momentos solo pude pensar en una cosa. Sakura. Que iba a hacer si no regresaba? Se moriría allí dentro sin poder salir. Tenía que levantarme, tenía que acabar con todos ellos y aun así todo me pesaba. Metí la mano en uno de mis bolsillos y marqué mi numero esperando que estuviera despierta y cogiera el móvil-no me esperes para cenar-dijo sonriendo levemente para después colgar sin si quiera haberle dado tiempo a decir algo.
De verdad me estaba preocupando por ella. Mira que era estúpido.
Cerré los ojos al tiempo que una sonrisa maquievelica se dibujaba en mi rostro.
Nada acabaría allí. Yo saldría victorioso.

Hoy había pollo para cenar.

Credits to Rapture


Última edición por Sasha Nóvikov el Jue Jun 09, 2016 2:55 am, editado 1 vez

Volver arriba Ir abajo

Re: Hello Kitty || PV Koneko || +18

Mensaje por Sakura Namida el Dom Jun 05, 2016 9:10 am



Llevaba ya un tiempo dentro de aquel departamento que le pertenecía a su lobuno amo, si bien los primeros días habían sido complicados –sobre todo el primero –con el correr de los días, una curiosa sensación de pertenencia se empezaba a desarrollar en el pecho de la joven de rasgos felinos, a pesar de no ser parte de esa especie.

Puede que ese departamento careciera de lujos, solo con verle día a día se atrevería a decir que su anterior hogar era mucho más ameno y ordenado, hasta los vecinos que poseía eran agradables, incluso el mercado legal estaba repleto de ciertas mascotas con características particulares, vivencias variadas  y un ánimo agradable, logrando que el ambiente de la fémina fuese bastante ameno, pero actualmente ¿Qué podía decir? Estaba dentro de un lugar que apenas se mantenía en pie, lo cual le hacía preguntarse ¿Cómo demonios su amo podía vivir ahí con el dinero que tenía? Porque sabía que poseía cierto capital, de lo contrario jamás hubiese podido pagar por ella, quizás y le agradaba esa sensación del mundo a punto de caérsele encima, una vida que no podría llamarse simple, sobre todo al estar en medio de un nido de asesinos, pero quizás podría dársele la caratula de ¿Anormalmente excitante? Realmente no lo sabía, y tampoco es que le importara, porque con Sasha su vida dio un vuelco tremendo, iniciando por su sitio de descanso, anteriormente individual y ahora compartido con la calidez del físico masculino, seguido por su falta de trabajo, no por un despido ni renuncia, solo que el rubio le tenía rotundamente prohibido salir, al menos de momento, porque la joven seguía albergando la esperanza de que conforme la confianza aumentara entre ambos, también otras circunstancias se volverían más flexibles, por ello de momento se mantenía al margen de todo, obedeciendo en lo que creía sensato, porque su carácter no le permitía ser completamente sumisa como muchos otros desearían de una mascota, sin embargo seguía viva, por ende, alguna cosa debía de estar haciendo bien.

Aquella mañana su rutina fue como siempre, había realizado algo de limpieza antes de que el mayor despertara, para regresar a la calidez de la cama, todo por culpa del invierno en Myr, siendo un clima tan helado que podía convertirte en un helado humano, y ya que no tenía nada mejor que hacer, pasaría el día entre las mantas, tal cual un gato casero, disfrutando de la estufa humana que tenía por compañero de habitación, pero, el can no parecía tan feliz con la idea, puesto que la segunda vez que la Namida abrió sus ojos, se encontró completamente sola en el cuarto, con una nota escrita a mano en la cual dictaba que su amo le llamaría en un par de horas.


-Seguramente tiene una misión… –un largo suspiro abandono sus labios, haciendo que se levantara de la cama arrastrando el edredón que la cubría desde la cabeza hasta los pies, disponiéndose a hervir algo de agua para poder beber un buen té, sentándose en el sofá aun con aquella manta, empezando a jugar con el móvil del Nóvikov, más precisamente el clásico Snake, muriendo de manera progresiva luego del nivel 5, ofuscándola enormemente, ella quería ganar, pero no tenía mucha experiencia así que la iría consiguiendo en lo que iba del día, sumándose a sus planes ese hecho. Apenas diez minutos después, el agua estuvo lista, y prontamente degustaba aquel apetitoso té, embargándose del calor de este, hasta que, el golpeteo de la puerta llego a sus oídos, quizás Sasha había terminado antes con la misión y ahora intentaba abrir la puerta -Sa-chan… terminaras derribándola, espera un momento y te la abriré –su voz se notaba molesta, en especial al recordar como la última vez se quedaron sin puerta durante medio día gracias al mal habito de la parte ruda del rubio, de romper todo aquello que ocasionara problemas, pero, diferente a otras veces no escucho la voz del lobo regañarle o tan siquiera farfullar algo, el silencio era tan tenso que todos sus cabellos se erizaron, no dudo ni un segundo en retroceder con pisadas suaves, quedándose en un pequeño rincón de la sala, cubriéndose al completo con la manta como un escondite sin soltar la taza de entre sus manos, sabía que el líquido aún estaba caliente y podría llegar a servirle de arma.


Lo siguiente que hizo fue cerrar sus ojos, centrándose solo en lo concerniente a su alrededor, concentrándose por cualquier problema que llegara a desatarse. Sasha no estaba con ella, él no vendría a salvarla por más que suplicara, él tenía una misión la cual le llevaría cierto tiempo o contrariamente no le hubiese dejado su teléfono, además si le llamaba quizás y lo ponía en riesgo, por ello buscaría defenderse por sí misma hasta que regresara, siendo aquella su resolución.

Conto del uno al diez, relajando su cuerpo que prontamente volvió a tensarse cuando el sonido de la puerta derribándose de un solo golpe le alerto, podía ver muy apenas por la pequeña abertura de la manta que le cubría por lo menos tres hombres ingresando, y ninguno se veía agradable, para nada. Trago saliva nerviosa ¿Qué demonios habían ido a buscar ahí? No sentía olor a pólvora por ende no cargaban con armas, pero si percibía cierto aroma a metal y sangre, siendo mayores las probabilidades de portar cuchillos o navajas con cierto filo, sin embargo ¿Estaban locos para querer matar a Sasha con eso? A menos que… no hubieran ido por él.

Según recordaba, su amo le comento el hecho de que dentro de ese edificio vivía todo tipo de calaña, desde homicidas, ladrones, hasta incluso violadores y un combo de todo aquello junto, entonces… si consideraba que la única “presa indefensa”, se suponía que era ella, no sería nada ilógico suponer que estuvieran a la espera de que se viera sola para hacerle lo que desearan, seguramente estaban más acostumbrados al horario de Sasha que ella misma, sabiendo cuanto podría tardar en realizar una misión, y si realmente eran homicidas calificados, seguramente no la matarían ahí, tal vez habían planeado el crimen hace días llegando a fantasear con torturas y un sinnúmero de retorcidas ideas que no deseaba imaginarse. Para suerte de ella al no notar nada peculiar dentro del departamento estaban a punto de irse, cuando de golpe el sonido del celular los hizo regresar y tensar a la chica quien se apuró para responder, si era Sasha posiblemente estaba cerca y podría pedirle que se apurara, pero todo su mundo se vino abajo al oír las palabras “No me esperes para cenar”.

Sasha no volvería, Sasha tardía horas en regresar de esa misión, y ella… estaba ahí con tres sujetos factiblemente más fuertes, gozando de habilidades desconocidas por la fémina.

Mientras ella se perdía en su mente, la manta que cubría su cuerpo fue removida con rapidez, dejándole apreciar los “amigables” rostros del trio, sonriendo de manera sombría.


-Encontramos el premio gordo… ¿No lo creen? –la voz del sujeto era áspera, demasiado para su gusto, y su aroma corporal apestaba a tabaco -Gatita… ven a jugar un rato con nosotros, si te comportas, te regresaremos con el lobo en un par de horas –Sakura se tensó, pero fue peor en cuanto la masculina mano se posó sobre su hombro, haciéndola actuar con rapidez, lanzando el liquito de la taza contra la faz contraria, quemándole al instante, poco antes de partir aquel objeto en la pared cercana, consiguiendo así algo afilado con lo cual corto la palma del sujeto segundos antes de brincar sobre él, utilizándole como punto de apoyo para poder saltar a los otros dos con una pequeña voltereta, logrando así salir del departamento y empezar a correr a ciegas, sintiendo el frio del aire calarle hasta los huesos, debido a lo ligera que iba de prendas, constando tan solo de una camisa propiedad del licántropo, cosa evidente por el largo que esta tenia, llegando a cubrir hasta medio muslo de la fémina, pero eso no entraba en tema ahora, lo que realmente interesaba era la persecución que se desencadenaba en aquel sitio. La Namida comprendía que no podía pedir ayuda a otro residente, mucho menos llamar a la policía o esconderse donde no le localizaran -¡CARAJO MUJER! ¡MÁS TE VALE VOLVER AQUÍ AHORA! –el bramido de su voz, en conjunto con pasos presurosos le hicieron saber que correr era lo mejor, no debía mirar atrás pasara lo que pasara. Sus pequeñas pisadas le condujeron a la azotea del edificio, donde la nieve caía con más fuerza, cubriendo su menuda figura.
-Necesito un plan… –rápidamente sus ojos buscaron un buen escondite, tenía en mente que aquellos hombres conocían al completo la instalación, obligándole a descartar todos los pequeños recovecos, siendo su única opción un lugar tan evidente que sería absurdo presumir se metería ahí, tal como las mantas dentro del departamento, solo que esta vez el tanque de agua sería el mejor sitio para ocultarse -Llamare a Sasha desde ahí –sin pensar dos veces subió al tanque de agua, tenía entendido que aquel no abastecía del edificio debido al deterioro, pero al mover la tapa, no espero ver diversos cadáveres en estado de putrefacción dentro. Ante la idea de acabar así, su cuerpo se sacudió, regresando a la tierra en cuanto las voces de aquellos hombres se volvían más y más cercanas logrando que ingresara rápidamente a su nuevo escondite, empezando a marcar el número del rubio, aguardando que le atendiera con prontitud, temblando por el frio del agua estancada en conjunto con la sangre.


Lo curioso del caso es que la elemental no era cobarde, muchas veces antes peleo por su propia cuenta, pero eso no quería decir que fuera idiota, ya que cuando tenías las de perder, lo mejor siempre era, buscar refuerzos.





Firmas Regalos Y Viejas Apuestas:




Navidad:


Volver arriba Ir abajo

Re: Hello Kitty || PV Koneko || +18

Mensaje por Sasha Nóvikov el Jue Jun 09, 2016 2:54 am

Hello Kitty
...are you fucking kidding me?...

Mi cuerpo se sentía pesado. Como había podido ser tan descuidado y dejarme atrapar por aquella melodía? No sabía que me había pasado, era como si el pasado me hubiera cegado por un breve momento. Pero no podía detenerme allí. Tenía que recuperarme , iba a recuperarme. Yo era el asesino más letal de Rusia, lo había sido hacia años y ahora no me quedaría atrás.
Aparté los escombros con tranquilidad pudiendo ver como al menos 40 o 50 hombres me estaban rodeando. Eso solo lo hacía mas divertido.
Poco a poco me incorporé pues aquellos idiotas me dieron tiempo a hacerlo a pesar de las heridas y contusiones que tenía, las cuales no tardaron mucho más de unos minutos en sanar casi por completo. Hice crujir mi cuello para después elevar mi afilada mirada observando la situación a la vez que sonreí de lado complacido de manera un tanto enferma, aquello no llevaría mas que un par de minutos, pero no tenía prisa, solo quería ver la sangre correr.

-Que forma es esta de recibirme? Ni si quiera os vais a presen…?-en ese momento un grupo de cinco se alzó contra mi con armas blancas. Que estupidez. Si pensaban que de poco en poco iban a derrotarme estaban muy equivocados, con la fácil que era usar un arma de fuego a distancia para acabar conmigo...Error tras error, solo lo estaban haciendo mas fácil.
Rápidamente saqué mis pistolas y con tan solo cinco balas acabé con ellos también en cinco segundos, algo perfecto.
Los cuerpos de los hombres cayeron al suelo como un saco ante los ojos de sus compañeros que solo se enfadaron mas dispuestos a atacarme sin pensar hasta que de golpe mi mirada se fijó en un hombre que los paró y los reorganizó dispuesto a acabar con mi vida usando a pistoleros situados en  el piso superior con metralletas. Eso si era interesante. Mi sonrisa se amplió y con un rápido movimiento desaparecí de su vista cuando se activaron las armas de fuego. Salté sobre las cabezas que me rodeaban y sin esperar mas tiempo, aprovechando la confusión y el humo de la pólvora levantado por las armas para comenzar mi propia matanza por las filas mas apartadas del centro. En ese momento la calma y la piedad acabaron y el caos se formó.
Compañeros contra compañeros, sangre por doquier, es que acaso no se reconocían unos entre otros? Eran realmente idiotas y yo no iba a dejar de matar.

Después de unos minutos usando las diferentes armas que llevaba ocultas bajo mis ropas matando a todos aquellos que venían a por mi sin librarme de algún que otro corto o balazo superficial, así como contusiones y quemaduras por los sopletes improvisados, escuché aquella birria de móvil sonar haciendo que me crispara por la música tan infantil que tenia. De verdad? No tenía otro tono? Eche a correr con fuerza alejándome de la multitud intentando esconderme en algunos de los recovecos del edificio. Sabía que eso no me ayudaría mas que unos pocos minutos, con suerte, y encima la música del móvil no paraba, delatando mi posición a cada paso que daba. Metí la mano en mi bolsillo y corté la llamada sin dejar de correr buscando un buen sitio para volver a llamar. Estaba seguro de que algo estaba yendo mal en casa. No debía haberme ido dejándola allí sola en casa, seguro que el jefe me había tendido una trampa.
Salté por una ventana y en vez de caer a fuera tomé un fierro que salía de la estructura impulsándome al siguiente piso entrando por otra ventana que por suerte no tenia cristal como la anterior, eso tenían de bueno los edificios a medio acabar como los nidos de asesinos, poco se diferenciaba del nuestro y eso me daba un poco de ventaja para manejarme.
El piso de arriba estaba desierto por lo que aproveché para ocultarme unos segundos volviendo a marcar el numero de mi móvil esperando que contestara-Sakura, que pasa?-hablé muy bajo ya que sentía como las pisadas se acercaban hacia aquel punto. No me iba a dar tiempo a escucharla-tsk, aguanta, casi termino aquí-dije volviendo a colgar algo apurado pues en ese momento volvian a acorralarme. No me atraparían.
De nuevo saqué mis armas y disparé a bocajarro haciéndome un hueco entre sus filas. Tenía que acabar con ellos cuanto antes, no iba a permitir que nadie ajeno a mi persona tocara a Sakura, además, todos habíamos jurado protegerla a nuestro modo. Aquel que se le ocurriera tocarla me las iba a pagar.

Noté como la sangre me hervía a cada paso que daba era peor la sensación. Los latidos iban en aumento y el calor era insoportable. Podía notar todo aumentado, los ruidos, la sangre latir de los que se me acercaban, podía ver hasta el mas diminuto detalle de esa estructura. Estaba seguro, iba a ocurrir, y tenía que encargarme de todo aquello antes de que eso pasara.
Si, usualmente prefería tomarme mi tiempo con las victimas y no terminar todo asi de rapido hubiera obrado de otra manera, pero en aquellos instantes no que quedaba otra opción. Coloqué varios dispositivos de carga lanzandolos al azar por toda la planta mientras que no dejaba de correr siendo perseguido por todos los integrantes del mismo. Tan solo quedaban 25, pero aquello sería suficiente, estaba listo.
Sin pensar salté por la ventana de nuevo viendo la caída de 20 metros de altura que me esperaba, pero no temí y nada más  saltar apreté el detonador haciendo que toda la planta colapsara ya aplastara a sus integrantes mientras que el edificio se desmoronaba poco a poco debido a su poca resistencia y antigüedad. No habría supervivientes.

Aterricé en el suelo sin ningún rasguño aun sintiendo aquel ardor dentro de mi cuerpo. No podía pararlo, no podía controlarlo más aunque los tres estuviéramos luchando contra ello.
Mis músculos comenzaron a endurecerse y mi piel comenzó a teñirse de negro haciendo aparecer a su vez cantidad de pelo de animal. Mis huesos comenzaron a fracturarse haciéndome gritar del dolor. Justo en ese momento tenía que pasar eso. Estaba harto y muy, muy cabreado. En aquellos momentos solo podía pensar en llegar rápidamente junto a Sakura. Que le estarían haciendo? No podía permitírselo.
La transformación terminó al cabo de unos minutos dejando tras de mi un edificio en ruinas y llamas completamente en silencio, pero aun así mi instinto asesino de bestia me hizo regresar acabando con la vida de algunos supervivientes. Las cucarachas como aquella clase de basura nunca morían, pero después de que un lobo te arrancase la cabeza de cuajo pocas posibilidades había.
Una vez terminado el trabajo y con solo el nombre de la Namida grabado en mi mente aullé con fuerza y salí corriendo hacia el lugar donde sabia que estaría.

Todo estaba muy silencioso en el nido de asesinos y eso solo significaba una cosa: problemas. No dejé de avanzar sobre mis cuatro patas intentando ser disuadido por el “portero” al cual ataqué de forma cruenta arrancándole la cabeza de cuajo con mis grandes fauces volviendo a retomar el ritmo hasta llegar a mi apartamento. No había nadie pero sin duda, incluso en mi forma de licántropo, podía ver como habían entrado allí por la fuerza. Volví a salir disparado siguiendo el rastro de olor de Sakura notando como cada vez aquello iba más arriba. No habría pensando en saltar al verse acorralada no? De nuevo aquel odio recorrió todo mi cuerpo haciendo que aumentara la velocidad. Esperaba que no fuera demasiado tarde.
Allí estaban, tres tipos tirando de Sakura, intentando repartirsela como un delicioso pastel que se puede partir. Un gruñido salió del fondo de mi garganta aun si descubrir mi posición y como un buen lobo paciente me oculté con las diferentes estructuras que había allí dejando ver solo una silueta negra y rápida acechándoles. Tenían miedo? Aun no habían visto nada. Solo estaba jugando, en verdad quería un hueso que morder...y serían los suyos.

-Que ha sido eso?-dijo el más “espabilado” de ellos-no lo se…-tembló otro mientras que a su vez volvía a desplazarme. El único que permanecía callado era el que sostenía a Sakura totalmente aterida de frio.  Iban a ver. Rápidamente y sin ser visto salté arrancándole a uno el brazo de cuajo, pero la herida se hizo con tal exactitud y tan rápido que el calor hizo que no se diera cuenta de nada hasta que segundos después vio la sangre empezando a gritar como el cerdo que era. Pero no le dio tiempo a reponerse y así como le arranqué uno después le siguió un brazo, una pierna hasta dejar solo su cuerpo mientras que sus compañeros sacaban las pistolas disparando a ciegas gracias a mi velocidad. Algunas impactaron contra mi pero mi pelaje era tan duro que rebotaban las balas al no ser de plata. No sabían a lo que se estaban enfrentando y eso me gustaba. Que temblaran, que gritaran y que se prepararan para ver el rostro de la mismísima muerte.
Finalmente tomé la cabeza de su amiguito ya moribundo por la perdida masiva de sangre, pero esa vez no me escondí a diferencia de las anteriores dejando ver la figura de un gran lobo negro con pequeños detalles rubios por el vientre y su rostro Volví a gruñir con fuerza y un con la cabeza de su compañero entre mis fauces arrastrándolo a una distancia de ellos y esperé a ver sus reacciones que fueron volver a dispararme totalmente aterrados. De haber estado en mi forma humana me hubiera echado a reír pero a diferencia de eso mordí con más fuerza la cabeza de su compañero rompiendo sus huesos y esmagando su cráneo. Que bien sentaba eso.

-Monstruo!-gritaron de inmediato aun sin reconocerme-quien eres!? Maldito lobo!-gritó uno de ellos con fuerza apuntando esta vez a Sakura-si haces algo mas la mataremos!-volvió a gritar con los ojos desencajados fuera de sus órbitas haciendo que me pusiera nervioso volviendo a gruñir. Aun no podía recuperar mi forma humana, cada palabra que decían solo hacia que mi rabia aumentara y eso era lo que no me permitía regresar a como era antes a pesar de que aun podía racionar. Pero ese momento en el que estaba calculando que hacer el más joven de ellos sin querer disparó a la pelirosa fallando haciendo que solo removiera unos mechones de su cabello que cayeron al suelo.
Fue en ese momento cuando un pitido inundo todo el sonido del ambiente haciendo que mis ojos humanos se volvieran completamente azules celeste quitando todo raciocinio de mi mente abalanzándome contra ellos sin ningún plan, solo cegado por la sangre y la idea de ver a Sakura herida. Pero porque reaccionaba así si ella no significaba nada para mi?

Era un juguete al fin y al cabo, no Sasha?
No, no solo es eso.
Es nuestra amiga no?
Tampoco. Es quien nos ha unido, quien nos va a cambiar aunque no lo deseamos y nunca hayamos podido ver más haya que la muerte y la sangre anticipados por un gran sentimiento de culpa y venganza.
Por papa y mama.
Mucho antes que eso.

Mi cabeza libraba una batalla interna sobre un antes y después de aquellas acciones, sobre un antes y después de haber conocido a Sakura mientras que mi cuerpo se movía por instinto devorando a aquellos dos individuos.
Los dos quedaron atrapados bajo mi cuerpo siendo atacados brutalmente por mordiscos y zarpazos certeros que hicieron graves heridas en todo su organismo llegando incluso a abrir sus cuerpos por la mitad haciendo que sus intestinos salieran a fuera y los arrancara de cuajo devorándolos sin remordimientos al igual que el resto de sus órganos mientras aun permanecían con vida y gritaban de dolor hasta quedar inconscientes por el dolor finalizando con un fallo multiorgánico y posterior desangramiento. No habían supuesto un reto realmente. Pero mi sed de sangre aun no estaba satisfecha.
Me volteé pudiendo ver la figura de Sakura manchada de sangre y calada hasta los huesos. Que hacía tan poca cosa en medio de aquel dantesco escenario? También tenía que matarla, al menos eso es lo que decía mi cuerpo. Mis patas se movieron hacia ella acorralándola contra el alfeizar de la ventana y una vez allí la olí estando un poco más relajado que con los violadores. Acaso mi cuerpo la reconocía? Porque mi mente no hacía nada entonces? Seguían peleando los unos contra otros sobre la razón de porque estábamos actuando como lo estábamos haciendo por aquella pequeña presa tan sabrosa. Pero los tres residentes en mi mente reaccionaron a tiempo, justo cuando la bestia abría su boca para comer, gritando un sonoro “no” que paró mi cuerpo.

De nuevo mis fauces se cerraron olisqueando a la joven sintiendo como poco a poco la ira en mi interior, ese odio, ese calor, esa sangre hirviendo por mi cuerpo se apaciguaba. Estaba a salvo, la había salvado. Bajé las orejas y gimoteé como un buen cánido dándole con la nariz como buscando alguna posible herida al verla llena de sangre que por el olor no parecía de ella, pero deseaba asegurarme. Todo iba disminuyendo al igual que el tamaño de mi cuerpo que poco a poco volvía a parecer mas humano aunque con aspecto lobuno. Las grandes zarpas se convirtieron en brazos y las fuertes patas traseras en piernas mientras que el pelaje desaparecía volviéndose piel. De nuevo los huesos se recolocaban mientras que mi rostro volvía a la normalidad dejando mi nariz pegada contra la de ella y los ojos cerrados mientras que la envolvía con mis brazos recuperando la cordura.

I'm a monster outside and inside.
Fine, but I have one thing that anyone have except me,
You.

Credits to Rapture

Volver arriba Ir abajo

Re: Hello Kitty || PV Koneko || +18

Mensaje por Sakura Namida el Sáb Jun 25, 2016 11:28 pm



En momentos como aquel era cuando la gente decía que rezar y mantener la fe podría salvarte de cualquier mal, pero, ella sabía que aquello no era cierto o al menos no para ella, porque si bien toda su vida la había pasado en un mar de penurias, había algo que la mantenía viva y nunca supo el que, posiblemente su testarudez, pero los ruegos a un supuesto poder supremo no le llevaron a nada, tan solo le habían dejado tirada en las calles de Myr, muerta de frio y hambre, viéndose obligada a rogar y pelear por su propia vida e incluso ahora, en la actualidad las cosas no distaban mucho de su niñez. Puede que ya no robara para llenar su hambriento estómago, tampoco el que mendigara un trabajo a cambio de pasar la noche bajo techo, pero seguía peleando por mantenerse viva, buscando complacer a su amo en lo que pudiera con tal de que no la matara.

Sakura no era una chica débil, tampoco alguien cobarde, y sabía que no suplicaría si llegado el momento Sasha decidía matarla, pero al mismo tiempo conocía su fuerza y limites, su amo era mucho más fuerte que ella, mas ágil y veloz, por ello, aunque detestara hacerlo era que le pedía ayuda cuando las cosas se salían de control, como en aquel momento, mismo en que se encontraba rodeada de cadáveres flotando, escuchando las voces de los sujetos bramar molestas que saliera de una maldita vez, que si no lo hacía pronto las cosas empeorarían. Ella  sabía lo que le depararía de salir, muchas veces antes estuvo en una situación similar y logro escapar, pero casi siempre la llevaban a sitios abandonados de los cuales no demoraba mucho en conseguir una salida, pero ese edificio, aquel departamento estaba plagado de asesinos que no dudarían en tomarla para sí mismos o atacarla todos a la vez con tal de obtener un poco de diversión, entregándole una tortura mucho peor que la mas sanguinaria muerte y prefería tirarse desde la azotea siendo consciente de que sus poderes no la salvarían en ese instante debido al debilitamiento ocasionado por el clima, antes de dejarse entregar a esos sujetos como un mero pedazo de carne.

Puede que una circunstancia similar se desencadeno el primer día que conoció a su amo, había tenido relaciones y bastante intensas esa misma noche, pero ella lo había querido y por sobre todo disfrutado como nunca, sabiendo que de ser con él volvería a hacerlo una y otra vez sin cansarse, porque, a pesar de todo Sasha había demostrado tener un ligero sentimiento de preocupación y afecto para con ella, quien empezaba a corresponder ese sentir. Por ello debía pensar una manera de salvarse, de resistir hasta que el can regresara a su lado, solo debía quedarse en silencio rogando por no tener hipotermia.

Conto hasta diez, una y otra vez, tiritando y temblando a cada momento con mayor intensidad, siendo completamente feliz cuando el trio empezó a marcharse, los escuchaba bajar las escaleras con tortuosa lentitud, pero entonces, el celular empezó a sonar. Fue rápida en responder la llamada teniendo del otro lado a Sasha quien le aseguraba que pronto llegaría, tan solo debía de resistir un poco más, luego la llamada se cortó y su escondite fue descubierto puesto que el timbre musical logro delatar su posición.


-Maldición… –se movía de lado a lado, evitando las manos de aquellos quienes intentaban alcanzarla a como diera lugar, prácticamente forcejeo con ellos unos diez minutos, llegando incluso a arañarles y morderles, pero tarde o temprano sus fuerzas empezaron a debilitarse en especial con tanto frio congelando sus extremidades. Aun así aquel trio no fue amable, uno de ellos le tomo del cabello con fuerza jalándola a una altura donde pudieron tomarla con mayor libertad y sacarla de ahí -¡Que me suelten maldición! –los escucho reír en cuanto la tiraron en la fría nieve, murmurando cosas como que la gatita tenia garras, debatiéndose en qué hacer con ella, parándola al apretar con fuerza su muñeca, doblando tras la espalda, dándose alardes de lo mucho que gozarían con ella hasta que Sasha volviera, de cuanto se divertirían al notar la cara de aquel “Rubio con alardes de grandeza” luego de ver como cualquier fulano podía hacerle algo a su propiedad -Me enferman… lo único que quieren en follarme porque no tienen el atractivo ni el intelecto de conseguir una mujer por medios propios ¿Verdad? –su risa resonó con fuerza, no le importó que la abofetearan, incluso le escupió a quien lo hizo -Sasha pega más duro, y aunque no me guste la violencia sobre mí, entre tú y él, créeme, me montaría sobre mi amo aunque no me lo pidiera –lo bueno de aquellos hombres era que su mentalidad era fácil de manipular, Sasha dijo que vendría entonces solo debía ganar algo de tiempo, y Sakura comprendía ciertos puntos de la mente masculina, alargando todo con burlas de su parte en conjunto con la risa de los otros dos que no eran insultados -¿Qué sucede? ¿El bebé quiere llorar acaso?


Nuevamente sintió una bofetada, enrojeciendo sus mejillas. Dolía y eso no podía evitarlo, pero no mentía al decir que antes le habían golpeado con más fuerza –y no precisamente su lobezno amo –, habiendo soportado tanto antes, podría fácilmente resistir esos toques todo el día, para alguien acostumbrada era lo mismo que el toquecito de un infante.

Las burlas siguieron, esta vez viéndose dirigidas a los otros dos sujetos, quienes se notaban cabreados al igual que el primero, estaba jugando con fuego y el límite de los tres llego cuando la empujaron al suelo, empezando a hablar entre ellos que prontamente le darían una buena lección, buscando saber quién sería el primero dejándole entrever a la fémina que mínimo se turnarían con ella, pero como se dijo antes, primero prefería tirarse de la azotea donde estaban antes de permitir cualquier otra acción. Con eso en mente, se jugaría su vida a sus limitados poderes, levantándose de la nieve para lanzarse sin más escapatoria, pero, una mano le sujeto, seguida y otra y otra, no la dejarían irse tan fácilmente y Sakura era consiente de aquello.

Entonces, sin siquiera haberlo previsto la puerta se abrió dejando ver a un lobo, pero había algo curioso con ese lobo, le parecía tan familiar, su aroma, su aura, sus ojos… ¿Podría ser que acaso, Sasha finalmente hubiera llegado? ¿O su mente necesitada de él le estaba dando una falsa esperanza?

Sin importar la realidad, el lobo se lanzó contra sus captores, dejando a su paso un mar de sangre, enfureciendo aún más cuando casi le dispararon dejándola con la mente en blanco, sin más alternativa que sentarse en la nieve luego de haber estado parada algunos minutos a la espera de que todo acabara. Sus cálidos ojos no se traumatizaron con la escena desenvuelta frente a ella, incluso podría agradecer el nuevo baño de sangre, puesto que la calidez del escarlata líquido había calentado mínimamente su piel congelada conforme le había salpicado. Lo único malo de todo aquello fue cuando su rescatista termino la gran faena de matar y comer hasta no dejar nada más que huesos, centrando su atención en ella, acorralándola sin mayor problema mientras le olfateaba.


-¿Sasha? –lo llamo en un hilo de voz, no tenía miedo, solo estaba cansada, tanto que le costó llevar sus manos hasta la peluda cara del can quien había abierto su hocico con claras intenciones de morder, pero para la agotada fémina más bien le pareció un bostezo al verse privado de la diversión, cosa que pensó era cierta cuando lo sintió rozar su nariz contra su roja cara -Estoy bien… no es mi sangre…-sabía lo que él hacía, la estaba inspeccionando, buscando detallar que nada malo le hubiera pasado a la muñequita que solo él tenía permiso de romper. Una sonrisa se formó en los labios de Sakura conforme Sasha volvía a su estado humano, sosteniéndola con fuerza en sus brazos, tanta que ella no dudo en corresponder, separándose algunos centímetros para buscar sus labios sin interesar que poco antes hubiera matado y mascado cadáveres con sus canidos, para ella nada de eso importaba porque era parte de la psicótica esencia de Sasha -Sabia que vendrías… aunque, tuve que hacer tiempo con esos sujetos… –suspiro de nuevo, apegando ambas frentes, besando una y otra vez al rubio, como si con aquello borrara todo rastro de lo acontecido hacia poco -Sasha… no vuelvas a irte por tanto tiempo… –no admitiría que había estado asustada, no por morir, tampoco por ser ultrajada o torturada, tenía miedo de que tal vez jamás lo hubiera vuelto a ver, temor de que si otro hombre la tocaba él ya no le aceptaría, porque si bien su nueva vida estaba repleta de parches y muchos huecos que necesitaban ser llenados, lo poco que tenía ahora era solo de ella, Sasha era tan de ella como ella de él, por eso no quería ni dejaría que nada lo separara de su lado, quizás él estaba loco, pero ella aun con una sola mente, lo estaba aún más por empezar a quererlo de aquella manera tan posesiva -Regresemos a casa… no quiero que te enfermes estando vestido así… por favor… ahora, solo quiero estar contigo –se sentía una niña pequeña, acurrucándose en el calor contrario, escondiendo su faz en la curva del cuello masculino sin prestar atención a los seres que lentamente perdían sus vidas a escasos metros de ellos. En el mundo de Namida, solo estaban ella y Sasha en ese instante, nada más ni nada menos -Solo… te necesito a ti Sasha…


Estaba demente y no le importaba, su locura no conocía límites, su mente y necesidades gritaban el nombre de aquel rubio. Pero ¿Quién podría culparla? Estaba loca sí, pero estaba loca de amor por él.





Firmas Regalos Y Viejas Apuestas:




Navidad:


Volver arriba Ir abajo

Re: Hello Kitty || PV Koneko || +18

Mensaje por Sasha Nóvikov el Lun Jul 25, 2016 2:15 am

Hello Kitty
...are you fucking kidding me?...

Estaba aliviado, realmente aliviado y porque? Porque estaba bien. Aquel juguete que había comprado para mi uso y disfrute personal estaba bien. Juguete? No, era solo una pobre muchacha que, probablemente, en contra de su voluntad había llegado al mercado legal de donde la había rescatado, algo así como una princesa y un príncipe. No por dios, eso no. Mi cuerpo se estremeció por un segundo. Tener tres mentes en un mismo cuerpo no ayudaba en absoluto, pero al menos los tres estábamos de acuerdo en que fuera lo que fuera, estaba a salvo y eso nos alegraba.
No obstante fue extraño que me besara pues casi siempre que hacían esas cosas era el otro Sasha quien estaba con ella. Suspiré con fuerza sin corresponder a su beso e intenté no darle importancia-siento haber tardado tanto…-suspiré con fuerza de manera bastante pesada asintiendo a su pedido-lo intentaré aunque sabes que tengo que salir bastante y no puedo llevarte conmigo-pensé en alto-tal vez deberías volver a trabajar al mercado legal mientras yo estoy fuera, allí estarías segura-continué pensando en alto.

Asentí cuando pidió que regresáramos, aunque estaba bien allí fuera gracias a mi raza y calor corporal, pero si ella lo deseaba iríamos dentro, además, ella si que lo necesitaba, estaba empapada y con aquel frio no duraría mucho allí-vamos…-dije por lo bajo cargándola como a una princesa totalmente serio.
La llevó a dentro del edificio y bajó por las escaleras tranquilamente hacia su piso. Cerró la puerta tras ellos y sin pensarlo mucho llevó a la pelirosa a la bañera dejándola allí con cuidado para después abrir el agua caliente dejando que esta se fuera llenando poco a poco-esta bien así el agua Sakura?-pregunté por lo bajo-vamos quítate la ropa, así entraras antes en calor y también te puedes limpiar los restos de sangre y el agua sucia del deposito-volví a decir totalmente calmado pues poco me importaba verla desnuda, o eso pensaba. Hacia tiempo me hubiera dado igual, pero desde que hacía tiempo había a empezado a preocuparme por ella y algo dentro de mi se había removido ya no estaba seguro de nada cuando se trataba de Sakura-bueno, mejor te dejo ducharte sola…-me incorporé dispuesto a dejarla en el baño sola, ya era mayor al fin y al cabo-cuando termines iré yo, no tengas prisa-dije sin más pero aun así no salí del baño quedándome con la mano en la manilla de la puerta mirándola como hipnotizado.

Y que me pasaba ahora? Porque no quería ni dejarla sola en el baño? Acaso pensaba inconscientemente que algo le pasaría si la dejaba sola? De verdad, parecía estúpido, yo nunca había sido así, bueno, salvo cuando era pequeño, pero hacia tiempo que no era así, porque volvía al pasado? No quería volver a aquel pasado, no deseaba volver a aquel horrible lugar lejos de mis padres y que poco después me los quitaran, mejor seguir caminando hacia delante, aunque estaba seguro de que no lo había superado. Segurisimo, solo había que mirar la habitación cerrada con llave.

-Oye…-susurré por lo bajo sin dejar de mirarla y sin saber porque estaba apunto de preguntar aquello-podría…-realmente costaba decirlo-yo…-susurré por lo bajo. Porque demonios me ponía tan nervioso?-nada...olvídalo-susurré por lo bajo tomando la manilla de la puerta cada vez mas dispuesto a salir a pesar de que aun no lo hacia-disfruta del baño, yo...yo estaré en la sala de al lado-dije aun hablando realmente bajo-pues eso…-susurré ya casi saliendo del todo del baño.
No sabía que podía ser aquello que sentía, tampoco quería saberlo a decir verdad, estaba bien como estaba, antes de que ella llegara, yo no necesitaba esa clase de sentimientos. Debía olvidarme de ella, debía solo verla como lo que era, una mascota, una chica a la que había salvado, nada más.

Ya cállate de una vez Sasha! Mueve tu culo fuera del cuarto de baño y deja que se duche por dios! Muévete! Parece que eres un acosador o algo asi! Y que mas me daba? Acaso me importaba lo que pensara de mi la gente? No, entonces porque pensaba eso? No lo sabía pero en aquellos momentos solo podía desear que la pequeña chica que estaba en la bañera me pidiera que me metiera con ella en la bañera.

Hurry up.

Credits to Rapture

Volver arriba Ir abajo

Re: Hello Kitty || PV Koneko || +18

Mensaje por Sakura Namida el Lun Ago 01, 2016 1:33 am



Sakura estaba loca, de eso no había dudas y era algo que no podría negar aunque lo deseara porque, desde que su convivencia con Sasha inicio todo su mundo fue puesto patas para arriba ¿De qué otra forma podrían aceptar que la fémina besara a un lobo cubierto de sangre que hacía poco tiempo vio devorar a un par de hombres sin el menor problema? Ella podía ser la siguiente en la nómina de muertes si seguía causándole problemas, o si tan solo el rubio despertaba con un mal día, y, sin embargo, ahí estaba, afianzándose de él, pidiéndole que regresaran a su hogar para que no se enfermara ya que la joven no toleraría verle padecer por irla a rescatar.

Aunque, quizás lo peor o más particular era ver como él accedía a sus pedidos, sin siquiera importarle ocultar los cuerpos o limpiar la sangre del propio, cargando a la elemental como una autentica princesa bañada en la sangre de sus enemigos, conforme los pasos que trazaban iban en una sola dirección, aquel departamento que compartían. Puede que Sakura pidiera cosas imposibles, hasta le sorprendía la seguridad con que el Nóvikov menciono ella podría regresar a su trabajo, siendo un paso adelante para la de ojos dispares, puesto que pasaría de estar encerrada como un pequeño canario a volver a tener libertad, quizás no la misma que en antaño pero si una que podría denominarse aceptable, bien decían que algo es mejor a nada.

Finalmente en su morada, el rubio no se detuvo como la chica sospecho en un inicio, tomándose las molestias de escoltarla hasta el baño, empezando a llenar la tina y el ambiente del vapor producto del agua caliente que lentamente recobrara el calor corporal de Sakura.


-Así está bien Sasha... -concedió quitándose la poca ropa que aun portaba, siendo esta tan solo una camisa y bragas ambas completamente estropeadas debido a la sangre y lo asqueroso del agua estancada de hacía poco. A paso lento - no por gusto, sino ante el entumecimiento de su cuerpo por el frio - ingreso finalmente en el agua tibia, exhalando un suspiro de placer al sentir de nuevo sus articulaciones funcionando de manera adecuada, era como un paraíso, una utopía simplista con la cual podía ser feliz por el resto del día, pero, la presencia del rubio cortaba toda tranquilidad en su ser, no porque tuviese miedo de Sasha, al contrario se sentía segura a su lado de un modo bastante extraño y bizarro que dependía principalmente por el hecho de que a pesar de todas las muertes que les rodeaban a ella nunca le había hecho un real daño, entonces ¿Porque temer? u ahora la pregunta más adecuada era ¿Porque sentirse incomoda a su lado? Pues, sencillamente todo venia por el hecho de que el licántropo se había despedido de ella ya un par de veces, anunciando dejarla tomar el baño en completa paz, pero, luego de balbucear unas pocas y confusas palabras, negándose a si mismo que tenían un real contenido, se había dispuesto a irse, tomando el pomo de la puerta, para permanecer estático en esta. Sakura sabía que Sasha deseaba decirle o pedirle algo, pero no conseguía el valor o seguridad necesaria para hacerlo, como si temiera la respuesta de la felina mujer -Sa...chan... -su timbre vocal fue leve, un poco tembloroso demostrando la inseguridad que sentía antes de volver a hablar -¿Puedes... quedarte, conmigo? -podía estar cometiendo el más grande error, equivocándose respecto a los deseos del licántropo, pero en su interior algo le decía que no le dejare marchar, no ahora cuando ambos parecían necesitar con desesperación del otro, a tal grado que el pecho femenino subía y bajaba ligeramente acelerado gracias a los nervios y repiqueteo de su corazón, mientras que su faz se teñía de un ligero carmín completamente independiente de la calidez del baño -No es que tenga miedo ni nada similar... solo que yo -sus ojos se desviaron hasta los mosaicos donde una extraña figura que seguramente era su reflejo lograba verse, como si al presenciarla le diera una respuesta que bien sabia no llegaría en ningún momento -Quisiera... estar más tiempo contigo, además, también estas frio... solo... -tomo el valor suficiente para regresar su cálido mirar al rostro ajeno, sin saber que pasaría a continuación -Solo... quédate conmigo Sasha...


Puede que todos trataran al chico como un monstruo, quizás realmente era algo fuera de este mundo, un ser que no ingresaba en ninguna categoría, pero, más allá de toda lógica, de todo pensar y locura, Sakura sabía que Sasha, en su interior, seguía siendo humano.





Firmas Regalos Y Viejas Apuestas:




Navidad:


Volver arriba Ir abajo

Re: Hello Kitty || PV Koneko || +18

Mensaje por Sasha Nóvikov el Miér Ago 10, 2016 4:38 pm

Hello Kitty
...are you fucking kidding me?...

Puse mi mano en la manilla para así abrir la puerta y cuando ya estaba a punto de cerrarla escuché la voz ajena llamarme desde el interior. Ahora ya casi no sabía si lo decía porque quería o porque se me había visto demasiado desesperado por quedarme. De verdad tanto se me había notado? Suspiré con fuerza revolviéndome los cabellos.
-Dime…-susurré por lo bajo girándome para verla en la bañera algo cabizbaja tampoco sin saber que decir hasta que de golpe lo pidió haciendo que me sorprendiera a pesar de eso era lo que deseaba-quedarme contigo?-pregunté aun incrédulo pues casi parecía que me había leído el pensamiento-yo...seguro que quieres eso?-pregunté a pesar de que yo si estaba seguro de quedarme.

Cerré la puerta tras de mi y me acerqué a la bañera sentándome en el borde mirándola-esta bien, me quedaré-susurré por lo bajo-y si tienes razón, estoy un poco frío…-dije por lo bajo asintiendo a su última petición para después quitarme los boxers dejándolos caer al suelo bajo la atenta mirada de la pelirosa quedando completamente desnudo acercándome a la bañera para poder meterme con ella.
Poco a poco fui metiéndome en la bañera con ella, justo tras su espalda, y cuando estuve del todo metido la abracé contra mi pecho cerrando los ojos al sentir calor a mi alrededor, la verdad es que se estaba muy bien de ese modo y también ayudaba a quitar la sangre, aunque no era que me molestara mucho-gracias Sakura…-dije por lo bajo preguntándome si aquello le molestaba-si te molesta puedo salirme, solo dímelo…-aun estaba un poco cortado a decir verdad pues desde luego yo no era como el otro Sasha que estaba seguro se había tirado a Sakura mas de una vez y no precisamente en diferentes noches. Suspiré con fuerza, como demonios podíamos vivir personalidades tan diferentes dentro de un mismo cuerpo? Las odiaba, pero aun así sabía que en cierto modo eran indispensables.

Tomé un poco de agua de nuestro lado y me lo eché sobre los hombros limpiando un poco aquel injerto de piel que no me pertenecía y que había empezado a picar un poco después de convertirme en lobo. Realmente aquello era bastante molesto-seguro estas bien verdad?-pregunté aun algo preocupado por ella-siento haberme ido, no sabia que esto pasaría-continué hablando en un tono de voz bajo-pero te prometo que no volverá a pasar…-mencioné con determinación pues además de que me había encargado de aquellos tipos también hablaría con quien se suponía era mi “jefe” allí, el que dominaba todo aquello.
Nadie actuaba allí si él no lo sabia o lo mandaba, así que él estaba detrás de todo aquello, acaso quería tener que vérselas conmigo? Estaba jugando a un juego muy peligroso y no dejaría que fastidiara o que le hiciera daño a Sakura-tu eres mi responsabilidad ahora, no pienso permitirlo-dije en alto abrazándola con algo mas de fuerza gruñendo por lo bajo-en serio, los mataré-dije entre dientes sin poder evitarlo pues cada vez que decía algo mas o lo pensaba si quiera solo hacía que mi sangre hirviera mas.

Gracias a mis brazos rodeando la cintura ajena pude elevarla un poco a la vez que yo me deslizaba y hundía mi cabeza bajo el agua quedándome allí unos segundos sin dejar de pensar en todo lo que podría hacerles para vengarme, pues desde luego aquello no quedaría así, si no dentro de poco podrían venir incluso a matarme y entonces casi ni podría defender a Sakura.
Conocía mis limites y tal vez no pudiera con todo aquel edificio yo solo teniendo en cuenta que no solo estaba yo y que siempre me amenazarían con Sakura.

'Pero que mas te da ella si solo es un juguete? Podemos comprar otro cuando queramos'

Volví a la superficie y nada más salir no pude evitarlo-cállate-murmuré por lo bajo a sabiendas que Sakura me había escuchado pero no pensé en pedir disculpas porque si no probablemente ella se daría cuenta de lo enfermo que estaba y desde luego eso era lo último que quería, aunque probablemente ya fuera consciente de ello. No obstante lo que debía de dejar claro era aquello que parecía estar pasando entre nosotros y sobre todo debido a mi nerviosismo que parecían similares o los sentimientos que no tenía-Sakura, esto…-incluso me ponía nervioso el decirlo, como me iba a tomar así en serio?-esto no significa nada-mencioné rápido y firme sobreponiéndome a lo que parecía un ataque de ansiedad o nervios-solo te protejo porque te compré y si estoy metido contigo es por el frío, nada más, no quiero que pienses que cosas raras, yo no soy yo…-mencioné rectificandolo de una manera bastante rara ya que por poco hacía mención al otro Sasha que tal vez no había conocido, aunque casi era más que obvio-da igual-acabé por decir-ya me entiendes, aquí no esta pasando nada-aclaré de nuevo para después quedarme completamente en silencio con la cabeza gacha.

Out damned feelings,
I said out.

Credits to Rapture

Volver arriba Ir abajo

Re: Hello Kitty || PV Koneko || +18

Mensaje por Sakura Namida el Jue Ago 11, 2016 7:51 am


No tuvo que esperar demasiado hasta sentir nuevamente cerca de ella al joven de claros cabellos, quien sin dudarlo se quitó la poca ropa que aún conservaba para luego introducirse con ella en la bañera, simplemente tenerlo de nuevo ahí, brindándole aquello calidez era algo que le gustaba de sobre manera, aun cuando Sasha se ponía a hablar una y otra vez sobre lo sucedido en aquella azotea, sin embargo ella no comprendía ¿Qué caso tenia volver a tratar el tema, pedir disculpas y sobre todo jurar y perjurar que no le dejaría sola? No era una niña y lo sabía, se había tenido que marchar por su trabajo y también lo comprendía, además había matado al trio, entonces… ¿Por qué se ponía de ese modo?

Hubiera querido hablar, decirle algo al licántropo, pero prefería callar, dejar que se desahogara como más le agradara, sosteniéndola con aquella fuerza tan atípica, gruñendo por lo bajo mientras alegaba que mataría a quien la tocara, cosa que al parecer compartía con aquella atrevida otra mitad que para ese momento seguramente la tendría en una curiosa posición en la tina, haciéndole lo que le viniera en gana siempre y cuando la pusiera a gemir. Una curiosa risa se escapó de los labios femeninos en cuanto Sasha se hundió dentro de la tina, todo era tan atípico, ambas partes del can compartían un mismo cuerpo, pero eran tan diferentes el uno del otro que bien podría decir eran hermanos gemelos que buscaban cambiar de lugar a placer.

El sonido del agua, y el pequeño oleaje le indicaron que nuevamente Sasha había emergido, solo que estaba vez pedía silencio, que alguien se callara. Por un momento Sakura pensó que esa orden era para con ella, sin embargo luego de sopesarlo y recordar algunos momentos cuando el Nóvikov pensaba que ella dormía, conseguía escucharle discutir consigo mismo, o mejor dicho, contra aquellas personalidades que cambiaba como si de ropa se tratare, entonces eso quería decir que mantenían una pequeña disputa interna en la cual ella no tendría voz ni voto, continuando con su baño tras tomar una redonda esponja rosa para quitarse aquellos molestos rastros de sangre, y seguidamente, mojar al entero su cabellera, llevando su flequillo hacia atrás, dejando su blanquecina frente al descubierto en cuanto Sasha balbuceo que no eran nada, que aquello no significaba nada, que solo la protegía por ser su propiedad y que él, no era el otro yo.


-Sa-chan… –lo llamo suavemente, parpadeando un par de veces antes de recargar su mejilla en el pecho contrario -Ya lo sé, y realmente no debes destacármelo por temor a que malinterprete nuestra relación –la fémina no era tonta, no por nada había tenido tantos amos, ni mucho menos trabajado en aquella tienda sin conocer un poco de aquel mundo. Ella quería a Sasha de eso no habían dudas, y lo quería por cómo se comportaba con ella, sin embargo era cierto que no esperaba nada de su parte ¿Qué podía pedirle? ¿Una relación? ¿Amor? Esas cosas habían quedado en el olvido hacía mucho tiempo, porque a pesar de sentirlo, era muy complicado a su parecer que alguien más la quisiera de igual manera, pero no se deben confundir las cosas, ella no era conformista, simplemente sabía lo que podía esperar, y lo demás, era una satisfacción extra -Soy tu mascota Sasha, una confidente para escuchar todo lo que quieras decirme, esperando tu regreso a casa cada uno de los siete días de la semana, el juguete sexual de tu otra personalidad, y una compañera de juegos para la restante. Sé que no soy tu novia y al mismo tiempo, que sienta lo que sienta por ti, sea amor, cariño u odio es algo que no importa –finalmente se encogió de hombros, regresando su vista a los mosaicos, tomando un jabón para que rápidamente hizo espuma en la esponja, llevándola al pecho del rubio -Lo único que importa es que estoy aquí para ti y soy tu propiedad, realmente lo comprendo  -estaba siendo algo reiterativa con aquello, pero quería dejarle en claro que de verdad no estaba esperando algo de él, tampoco malinterpretando aquello -¿Debería dejar de ser tan cariñosa contigo, limitándome solo al contacto necesario? –el bicolor de sus ojos no perdía rastro de aquellos posos azules que le miraban con interés, debiendo desatenderles cuando se elevó lo necesario para lavar la cabellera masculina, sin interesar realmente que su busto quedara frente a su faz, debido a mantenerse cara a cara -Cuando te bese en la azotea, supongo que me deje llevar por el trato con tu otra mitad, si es algo que te disgusto Sa-chan, lo evitare – desde el primero momento se percató de la realidad, sabía que el can no le había correspondido a pesar de tener tiempo para hacerlo, era algo evidente, aunque nunca pensó que llegara a molestarle ser besado -Solo… debes decirme que puedo o no hacer –un ligero suspiro antecedió a la figura femenina levantándose de la tina para tomar una toalla, empezando a secar su largo y rosado cabello, clavando su mirar en el chico. En realidad no estaba dolida, algunos podrían tomarlo como que no le importaba cuando la verdad era diferente, le interesaba el pensar ajeno, incluso deseaba que pudiera sentir algo más por ella, pero la vida era así, te daba lo que quería y te negaba todo de igual modo -Me adelantare para preparar la cena Sa-chan… no te quedes mucho o te volverás una pequeña pasa –nuevamente se acercó al canido, solo que esta vez sus labios fueron a parar la mejilla a su disposición, sin siquiera mediar otra palabra, virándose para emprender camino a la puerta de salida.


Ella lo quería, no lo negaría. No esperaba nada de él, ni tampoco lo haría, pero, el deseo estaba en su corazón y eso era algo que no podría quitarse fácilmente.





Firmas Regalos Y Viejas Apuestas:




Navidad:


Volver arriba Ir abajo

Re: Hello Kitty || PV Koneko || +18

Mensaje por Sasha Nóvikov el Sáb Ago 27, 2016 1:43 am

Hello Kitty
...are you fucking kidding me?...

Definitivamente estaba raro y lo notaba, ya no era cosa de que ella lo dijera o que lo afirmara, pues cuanto mas oía que no eramos nada y más saliendo de su boca peor me sentía. Si ella no era más que una inquilina para mi, una muñeca, algo sin demasiado valor, entonces porque me sentía de aquel modo? Que había sido entonces aquel dudar en la puerta del baño antes de que ella me hubiera ofrecido bañarnos juntos? Realmente era estúpido aquello y si seguía así, si seguía pensando como estaba pensando en esos momentos acabaría por devolver al mercado legal. Yo no quería involucrarme con nadie, nadie podía involucrarse conmigo, ni si quiera podían coger cariño a un monstruo como yo.

-Eh?-susurré despertando de mis cavilaciones mirando su nuca al no poder encontrarme con su mirada debido en la posición que estábamos. Acababa de decir que daba igual lo que sintiera, amor, cariño u odio, lo acababa de decir. No, no, no, claro que no daba igual, si sentía algo, lo que fuera por mi estaba completamente perdido porque yo no podría darle esos sentimientos de vuelta o incluso aunque pudiera dárselos se convertiría en mi obsesión de una manera o de otra. Querría matarla o querría amarla, consumirnos una y otra vez los dos solos, con solo aquella idea en la mente. Definitivamente aquello se estaba volviendo demasiado complicado, no me gustaba, no podía dejar que aquello pasara y aun así ya había entrado en aquel juego que me llevaría a la destrucción al haber ido corriendo a rescatarla de lo que seguramente hubiera sido su muerte.
Por un segundo temblé a pesar de no haber pronunciado una misera palabra en todo aquel tiempo que ella seguía hablando y preguntándome cosas, todo relacionado con lo mismo a lo que no dejaba de darle vueltas.
Habíamos pasado el punto critico y yo había seguido como si nada, no queriendo darme cuenta de lo que estaba pasando, porque estaba claro que algo pasaba, si no aquella conversación no la estaríamos teniendo, el problema era que no sabía identificar el que.
Siempre me había limitado a imitar patrones de conductas humanas, intentando no destacar entre el resto, siendo alguien bastante serio pero que muchos podrían considerar de 'antisocial' pero normal al fin y al cabo, cada persona es un mundo no? Nadie piensa cuando te ves, 'oh dios, seguro que es asesino a sueldo con personalidad múltiple siendo una de ellas un completo psicópata', claro que no, si no, ni si quiera una ancianita se te acercaría a pedirle que le rescataras a su gato Guantes del árbol y acto seguido de tomarlo entre tus brazos y entregárselo te diera un caramelo diciendo que eras un buen chico. Pero a la hora de la verdad, justo en aquel momento, yo era el que debía tomar las riendas de la historia, de mi historia, nadie iba a ayudarme con aquello y desde luego no era tan sencillo como preguntarme 'que es lo que haría una persona normal?', no, eso ya no valía, tenía que hacerlo por mi mismo, pues en aquella situación un patrón no servía, tenía que ser yo lo quisiera o no. Pero como funcionaba yo?

Para cuando quise darme cuenta Sakura ya se había volteado y limpiaba mi cuerpo con una esponja sin dejar de hablar continuando con mi cabello dejando sus pechos justo delante de mis ojos, pero realmente aquello no me molestaba. Ver su cuerpo desnudo no me avergonzaba, mas bien lo que traía detrás aquello si que lo hacia sumándolo a sus palabras a las cuales aun no podía responder.
Finalmente Sakura tomó una toalla y salió de la ducha alegando que iría a hacer la cena, pero en último segundo la tomó de la muñeca haciendo que se quedara quieta en el sitio a pesar de no ejercer mucha fuerza-no-solo dije eso después de todas las preguntas que había hecho y todo lo que había dicho. Mi mirada estaba fija en la quieta agua de la bañera que solo se alteraba por las gotas de agua que caían de mi brazo estirado que no dejaba ir a la joven-puedes hacer lo que quieras Sakura, soy tu amo pero a pesar de eso eres libre, te compré para que hicieras una vida normal lejos de esa 'prisión'-hice una pausa-se bien lo que es estar encerrado, se bien lo que es que te den ordenes, y por eso no quiero hacer lo mismo contigo, ahora esta es tu casa y no tienes que obedecer a nadie-sentencié-así que solo se tu misma, no tienes que cambiar o adaptarte a mi-hice una pausa pensándolo mejor-bueno, a nosotros-aclaré-así que solo se tu-dije sin mirarla en ningún momento a los ojos.
Solté su muñeca y salí de la bañera tomando otra toalla secándome rápidamente con el pelo todo alborotado-haré yo la cena, tu descansa, fue un día muy difícil para ti-puse mi mano sobre su cabeza acariciándola con cuidado acabando por salir yo del baño primero.

Fui a la habitación y me puse unos bóxers sin meditarlo mucho dirigiéndome después a la cocina para empezar a hacer la cena a pesar de que no tenía mucha idea de cocinar, pero esa noche quería dar mi mejor esfuerzo esperando que es pudiera reconfortar un poco a Sakura ya que cuando la había visto allí en la azotea realmente parecía asustada.
No me complique mucho la vida e hice una tortilla de huevo con un poco de arroz y unos filetes de pollo, algo sencillo de hacer incluso para alguien como yo.
Una vez estuvo todo listo puse la mesa y lo dispuse todo para la cena-Sakura, ya esta la cena-la llamé estando incluso orgulloso de mi mismo por haber hecho todo aquello yo solo. La verdad es que no tenía mala pinta, solo restaba probarlo. Pero porque me preocupaba? Acaso no había dicho antes que me daba igual lo que pensara ella de mi? Que no me preocuparía por nada, que yo no sentiría nada por ella? Entonces no entendía porque estaba haciendo eso.
Ya era tarde y lo había dicho antes.

Pasaste el punto más crucial.

Credits to Rapture

Volver arriba Ir abajo

Re: Hello Kitty || PV Koneko || +18

Mensaje por Sakura Namida el Lun Sep 05, 2016 9:00 am


La situación que vivía cada día se complicaba más y más, todo con Sasha era un caos, tanto en la mente de Sakura como en la de aquel licántropo, o eso se podía suponer por la montaña rusa de palabras, actos y emociones que expresaba una y otra vez sin detenerse. Primero le decía que no se iría de aquel hogar, que no saliera por nada del mundo, pero a su vez le indicaba que era completamente libre, alegando que solo fue por ella para rescatar una pobre alma del mercado legal de mascotas, lo cual solo lograba confundir más a  la elemental, porque tal parecía que Sasha tenía una idea bastante confusa de lo que era en si el mercado legal de mascotas, y como ella había vivido hasta el momento, pero Sakura no sabía, no comprendía como hacerle entender lo confundida que le tenía, simplemente, la fémina no pudo decir nada conforme lo veía marcharse del baño, caminando a la cocina donde pensaba preparar la cena para ambos.

Cansada tanto mental como físicamente, la joven mujer dejo el agua irse por el drenaje, saliendo con dirección al cuarto, buscando algo cómodo para vestirse, optando por una de las chamarras del rubio que tanta calidez le daban, preguntándose ¿Ahora qué? Sabía que tarde o temprano debería ir a cenar con él, pero, a diferencia de otros días, esta vez la chica no estaba segura de que podía o no hacer, que era correcto e incorrecto sentir. Ella ya había asimilado su lugar al lado del can pero ¿Qué había con él? Parecía ser Sasha el único confundido con su relación, como si realmente esperara algo más de ella, o que ella buscase algo de él, lo cual tornaba todo aún más confuso para ambos seres. Sencillamente, el problema esta vez era él, y no Sakura.

La voz del rubio le alerto, informando que la comida estaba lista, quitando a la fémina de sus cavilaciones, saliendo a paso lento donde el mayor para tomar asiento y empezar a jugar con su comida. Lucia y olía bien, sin embargo, su mente estaba en otro plano, uno que exigía respuestas a como diera lugar, hurgando y escarbando en todos los rincones ocultos de la mente masculina hasta dar con el punto del problema.


-Sasha… –bajando el tenedor sobre el plato aun rebosante de comida, sus ojos claros e impares se fijaron con atención en aquellos manantiales azules ajenos, suspirando antes de continuar con sus palabras -¿Qué es… exactamente lo que te sucede conmigo? –sabía que le diría que nada, posiblemente su lado más salvaje saliera para golpearla alegando que no era de su incumbencia, o, por el contrario la tiraría en la mesa deseando follarle mientras decía que le encendía, todo en ese hombre eran posibilidades acertadas -No me malentiendas… sé que tus personalidades son totalmente opuestas y sus modos de pensar varían pero… Sa-chan ¿Acaso… te incomodo de alguna manera? –su rostro curioso se ladeo hacia la derecha, siendo acompañado el movimiento por su cabello y el peculiar sonido de los cascabeles -Es decir… me dejaste en claro que entre nosotros no sucede nada, y lo comprendo pero ¿Estabas esperando otra cosa? –nuevamente suspiro con fuerza, negando tenuemente de lado a lado -Te veías muy decepcionado cuando te mencione que sin importar lo que yo llegue a sentir por ti, no intentare nada, porque realmente no busco nada de ti Sasha… no quiero que tú te confundas, yo no te amare si me obligas, pero tampoco te forzare a quererme o sentir algo hacia mi persona, ni mucho menos te ilusionare con un falso sentir –la diestra se puso a jugar con el tenedor, moviendo la carne lentamente -Y por favor, no pienses que no actuó como soy yo, y solo busco adaptarme… no negare que en parte si trato de complacerte en ciertas cosas pero, no es como si fuese a cambiar completamente en tu nombre, si digo que algo me gusta es así, si digo que no, es porque realmente no lo quiero y eso va dirigido a todos tus yos –no sabía porque decía todo aquello, tampoco comprendía al joven rubio, todo era un completo caos entre ambos, caos que no tenía idea de cómo llegar a disminuir, acabando por levantarse de su lugar, rodeando la mesa en una ligera caminata, culminando su travesía al sentarse en las piernas del licántropo, rozando la cara interna de sus muslos con la extrema del can debido a la posición, buscando estabilidad cuando la espalda femenina quedo contra la amplia mesa -Me tienes aquí, ahora para ti ¿Qué es exactamente lo que quieres de mí? ¿Quieres matarme? ¿Tirarme al suelo? ¿Mimarme y decir lo preciada que es mi vida? ¿Qué buscas exactamente al tenerme aquí? Porque no me creo el cuento del príncipe valiente que solo se fijó en una desdichada chica a quien intento rescatar del mercado de mascotas… –sus frentes se vieron unidas, sus miradas estaban la una con la otra y Sakura no se detenía con aquellos argumentos -Sasha… ¿Qué pasa si te digo que no eres mi primer dueño? ¿Qué tal si te enteras que desde que fui pequeña me escape de todos y cada uno, porque su violencia era peor que la tuya? ¿Les odiarías como detestabas a los hombres que buscaron abusar de mí y luego matarme? ¿Siquiera pensaste porque no soy virgen? ¿Quieres matar a todo aquel que me hizo daño, porque me crees tú princesa? ¿O… porque no quieres que nadie más que tú me toque? Anda… dímelo Sa-chan… –sus preguntas eran muchas, sabía que abusaba de la mente ajena, pero si él no sabía expresarse para con ella, entonces ¿Cómo podría Sakura pretender entenderle? -Si realmente me compraste porque pensabas que era una víctima de la crueldad humana, entonces puedes ir al mercado ilegal, en ese sitio las mascotas lo pasan mucho peor… aunque no es como si mi vida en la tienda legal hubiera sido cruenta –suspiró de nuevo, rozando sus labios en los contrarios -Sasha… ¿Quieres que me vaya, para que realmente puedas cuidar a una gatita herida? Te aseguro que si eso es lo que buscabas de mí, una víctima para purgar tus delitos, no lo conseguirás… pero eso, seguramente muy dentro de ti lo sabes, entonces creo que comprendes que lo que yo deseo saber no es porque me compraste, quiero saber ¿Por qué aun me tienes en este lugar, cautiva como un pequeño tesoro al cual solo tú puedes acceder, matando a los que intentan tocarlo, si lo que realmente dices buscar para mi es libertad?


Con aquellas palabras todo culmino, Sakura no estaba segura de que esperar luego de haber molestado tanto a su amo, puede que todo terminara con su muerte o algo diferente, pero, pasara lo que pasara, sabía que, su duda seria erradicada.





Firmas Regalos Y Viejas Apuestas:




Navidad:


Volver arriba Ir abajo

Re: Hello Kitty || PV Koneko || +18

Mensaje por Sasha Nóvikov el Lun Oct 03, 2016 1:25 am

Hello Kitty
...are you fucking kidding me?...

Muchas cosas estaban cambiando, desde hacia días que cambiaban, desde que había llegado a mi vida habían estando cambiando sin que casi me diera cuenta. A aquellas alturas ni yo me entendía, solo me dejaba arrastrar por la corriente aunque de vez en cuando me resistía a ello.
Yo había sido creado para matar, para destruir, era ya parte de mi ADN, no estaba programado para sentir o mostrar sentimientos hacia otra persona, pero aquella mata de pelo pelirrosa me lo estaba poniendo realmente difícil sin si quiera hacer nada, y eso me molestaba, tanto a mi como a mis otras partes.
Siempre habíamos estado nosotros tres, siempre solos desde que papa y mama habían muerto y ahora una 4 persona parecía querer unirse a nosotros por todos los medios posibles, no la necesitábamos. Entonces porque la había comprado en un primer momento? No tenía idea, ya habían pasado semanas desde aquello y aun no había comprendido aquellos pensamientos tan impulsivos que me habían llevado a hacer eso, sumado a la respuesta de hacia unos segundos, porque había dicho eso? Yo no era ningún príncipe azul, yo mas bien, era el temible dragón al que había que matar.

Sakura llegó pronto a la mesa y ambos disfrutamos de la comida, al menos yo que empecé a devorar con bastante apetito a diferencia de ella que solo parecía jugar-no esta bueno?-pregunté con tranquilidad pues tal vez a ella no le gustara, sabia que cocinaba mal, pero esta vez había realizado un gran esfuerzo y creía que era una de las mejores cenas que había hecho en su larga vida-mmm?-me sorprendí ligeramente cuando me preguntó aquello y solo me quedé en silencio mirándola sin dejar de comer-nada-dije de manera simple como casi siempre viéndome totalmente inexpresivo.
No dejé de mirar sus ojos diferentes que empezaron a atacarme a través de su boca con miles de preguntas-no me incomodas, si no no estaría contigo aquí y ahora, acaso crees que tendría algún problema con echarte de casa y que te mataran?-dijo en un tono un tanto frio a pesar de que aquella mujer siempre parecía sorprenderle-acaso debería estar esperando algo? Si sabes que no soy como los demás deberías saber que no pienso como los demás, no tengo ese procesamiento lógico que los demás pueden tener, entonces dime tu, debería esperar algo?-inquirí sin apartar ni un segundo nuestras miradas que parecían no querer despegarse nunca. Porque sentía aquellas cosas?-tampoco te estoy pidiendo que cambies-se centró en responder a todas y cada una de sus preguntas-acaso hay algo que quieres que yo cambie? O alguna de mis yos cambie?-volví a preguntar a la vez que ella se acercaba a mi sin dejar de lanzarme preguntas. Ya me estaba cansando de hablar.

Cerré por un segundo los ojos echando mi cabeza hacia atrás hasta que la sentía sobre mi haciendo que volviera a mirarla y centrarme en el tema que estábamos tratando-que quiero?-pregunté sin si quiera estar muy seguro de esa respuesta por lo que decidí responder a cada una de las que ella hacia-no quiero matarte, tampoco lastimarte, y tampoco busco que seas una mascota algo así como un gato al que puedo mimar, dar de comer y mantener, eso es algo aburrido y no creo que sea un trato digno para una persona que piensa y le dan la libertad desde que nace, eres tan libre tu como yo-hice una pausa-y si, puede que aquello fuera una mentira, no es que quisiera mentirte, pero creo que fue lo más estúpido que pude decir, pero la verdad es que no se porque hice lo que hice, para que te quiero aquí? Porque te compre? No tengo idea, me dio un arrebato de niño rico supongo o tal vez fue un arrebato de mi otro yo por querer tener un juguete-dije con total sinceridad pues no volvería a mentir o sentirme de aquella forma tan patética como hacia unos momentos atrás en la que casi había sucumbido a aquellos sentimientos que había renunciado desde antes si quiera de la muerte de mis padres.
Pero las preguntas se hacían cada vez más complicadas causándome dolor de cabeza-tsk…-me quejé por lo bajo-ahora eres mía, y como eres mía aunque tengas tu libertad es mi responsabilidad protegerte así como mis otras personalidades pueden jugar contigo o dañarte, no puedo hacer nada en contra de ellos, como mucho podría pegarme un tiro cuando tengo consciencia de esta personalidad pero no lo haré, simplemente soy como soy igual que tu y no pienso cambiar porque mis circunstancias me hicieron así-continué hablando con calma-tu pasado no me importa igual que el mio tampoco debería importante, solo el presente y el futuro es en lo que debemos centrarnos teniendo en cuenta que seguirás a mi lado porque no pienso devolverte como ellos, no después de haberte conocido…-dije cerrando los ojos con algo de cansancio-si bien aun no se porque estas aquí muy bien, no quiero devolverte porque ya te he conocido y eres parte de esto…-dije sin saber muy bien a que referirme con esa palabra, tal vez el conjunto tan extraño que formaba todo lo que nos involucraba teniendo en cuenta a mis otros yos.

Volví a suspirar-mis pecados son míos y eso nadie lo va a cambiar, no me arrepiento de nada de lo que he hecho, solo de una cosa que ahora no viene a cuento, pero…-volví a suspirar con cansancio-si te tengo aquí es para protegerte, porque no quiero que te pase algo parecido como a alguien que  apreciaba…-murmuré por lo bajo de nuevo sintiéndome mas sentimental de la cuenta-además, yo te doy libertad, puedes ir a trabajar si lo deseas, el problema ya sabes que es mi otra personalidad, pero no importa-eché la cabeza hacia atrás-eres libre de hacer lo que quieras, solo asegúrate de mantenerte a salvo y regresar a casa-volví a colocarme mirándola-porque esta es tu casa ahora-puse una mano sobre su cabeza para después tomarla de la cintura sentándola en una silla a mi lado.
Tomé el plato de ella poniéndoselo delante-y ahora come, creo que es la primera vez que la comida me sale tan buena…-dije retomando la comida esperando que todo estuviera resuelto. Realmente aquel tema creía que me había matado miles de neuronas. Estaba exhausto.

Sin darme cuenta,
ya había conocido a mi primer y ultimo amor.

Credits to Rapture

Volver arriba Ir abajo

Re: Hello Kitty || PV Koneko || +18

Mensaje por Sakura Namida el Dom Nov 13, 2016 9:00 pm


En momentos como aquel, no estaba muy segura sobre qué cosas debería de hacer, como comportarse o tan siquiera que decir, pero no por ello los labios de Sakura se silenciaban, si algo sabía hacer la fémina, era hablar sin pensar, expresando de ese modo su verdadero sentir, aun cuando a la larga o corta, todo terminará saliéndole mal, en especial con Sasha, con quien nada era como suponía, todo su ser comprendía que el rubio podía ir desde el más dulce de los actos, hasta intentar matarla y colgarla del techo de aquel enorme edificio, o incluso, devorarla como había hecho con aquellos agresores tiempo atrás.

Sin embargo, y para sorpresa de la fémina, lo único que el Nóvikov atino a hacer, fue responder todas y cada una de sus inquietudes, sumándole un plus al acotar que podría volver a trabajar, solo para luego posarla en el asiento de su lado. El problema ahora era que Sakura solo tenía en mente lo poco del pasado que Sasha había decidido confiarle, había alguien más que una vez le importo, alguien que había perdido de vista y por ello termino completamente enterrado 3metros bajo tierra, o bueno... eso último era una mera suposición.


-Si es tu mejor obra, tengo que aprovecharla -lentamente la elemental empezó a degustar su platillo, esta vez más tranquila en su mente y con una ligera palpitación en el pecho. Le agradaba el chico, de un modo u otro había empezado a tomarle cariño, puede que la vieja frase, respecto a que el roce hace al cariño fuera cierta, y siendo que ellos se rozaban bastante seguido, el cariño debía de ser grande -Si te preocupa que vuelva a casa sana y salva... podrías buscarme cuando salga del trabajo, creo que las calles de Berlín no son el problema, sino, el ingresar a este edificio y poder entrar al departamento aún viva -un largo suspiro salió de entre sus pequeños labios, sopesando la idea de volver a ser secuestrada. Tampoco es como si tuviera la intención de que Sasha se la pasara rescatándola día y noche de los feroces asesinos en serie, o que ella misma terminara matando a alguien para defenderse, estaba segura que de hacerlo, el lado malvado del rubio se burlaría y regodearía -Gracias por la comida -musito una vez termino con los alimentos, virándose hacia el rubio, dándose cuenta que, luego de tantas emociones en una día y demás revelaciones, no solo estaba cansada psicológicamente, sino, con deseos de algo más, de probar de nuevo al de ojos claros, aunque fuese un beso, una caricia, un lo que sea... pero, esa personalidad de Sasha no había nacido para el contacto físico, y la que si amaba los toques mas íntimos, terminaría por follarla en la mesa, eso era más que seguro, pero eso tampoco es como si le desagradara -Sa-chan... tu dijiste que podía hacer lo que quisiera ¿No? Que era libre ¿Verdad? -espero su respuesta antes de inclinarse ligeramente donde él, apoyando sus labios en los ajenos para, con calma y decisión, absteniéndose a lo que podría llegar a pasar después, le robo un cálido beso, suponiendo que no sería correspondido pero realmente, no le importaba aquello, solo quería sentir el tibio tacto de esa zona, deleitarse con su sabor aunque fuera durante los pocos segundos que pudo saborearle -Iré a lavar los trastes -no supo porque, tampoco quería analizar la situación, pero, por primera vez en mucho tiempo, sus palabras no correspondieron a sus actos, porque de ser así, no estaría aun ligeramente inclinada, tomando con mayor necesidad los labios del licántropo, llevando sus manos a la nuca de este solo para intensificar un poco más el contacto -Lo hare... pero, en un momento más -nuevamente termino en el regazo del chico, repartiendo pequeños besos en sus mejillas, pero siempre tomando aquella boca que tanto le tentaba, una y otra vez, como si el tiempo mismo se hubiera detenido, intensificando hasta quedarse sin aire, para luego retomar a la calma, repitiendo el proceso sin detenerse un momento, acatando aquellas palabras que anunciaban era libre de hacer lo que quisiera, pero Sakura, solo pensaba en que.


Si era libre al completo... aprovecharía su libertad, para dejarse atrapar por él.






Firmas Regalos Y Viejas Apuestas:




Navidad:


Volver arriba Ir abajo

Re: Hello Kitty || PV Koneko || +18

Mensaje por Sasha Nóvikov el Mar Nov 29, 2016 2:47 am

Hello Kitty
...are you fucking kidding me?...

Poco a poco mi cuerpo se destensó al verla empezar a comer y no quejarse por el mal sabor o algo asi, al menos podía sacar en claro que mi comía no mataba a alguien externo a mi, aunque tampoco es que en algún momento lo hubiera pretendido.
Miré de reojo a Sakura cuando propuso aquello. No era una mala idea, pero tal vez no pudiera hacerlo todos los días, no sabía cuando tenía trabajo o si viajaba, aunque lo que si tenía claro era que si volvía a irme durante unos días me la llevaría conmigo, estaba clara que no podía dejarla sola allí pues aunque a mi me respetaran y temieran seguían siendo tan estúpidos como ir allí e intentar robarme-claro-murmuré suavemente-en cualquier caso si no pudiera ir solo quédate dentro del mercado hasta que te escriba por teléfono e intentaré terminar cuenta antes-dije ya pensando a futuro pues la idea de contratar a alguien que la ingresara dentro del edificio in sufrir rasguños tampoco estaba contemplada. Sabía que había gente profesional que podría hacerlo, pero no quería que nadie conociera donde vivía y tampoco es como si pudiera fiarme de esa persona en cuestión  por mucho dinero que le pagara. Ya lo decían, lo que quieras hacer es mejor que lo hagas tu mismo.

Antes de que pudiera darme cuenta ambos habíamos terminado de comer sorprendiéndome por su agradecimiento. Alguien alguna vez me había dado las gracias por algo? No lo recordaba. Eso hizo que mi corazón se sintiera pesado por unos momentos a la vez que cerraba mis ojos sintiendo como todo mi interior se estremecía y una grieta parecía abrirse en aquella barrera estoica que bloqueaba mis sentimientos-de nada-murmuré por lo bajo siguiendo el patrón de una conversación normal que tan bien tenía estudiado.
Vi como se levantaba recogiendo los platos y cuando volví la vista hacia el frente quitandola de mi rango de visión pero no de mi mente me llamó haciendo que nuevo mi girara hacia ella-si, eso dije-murmuré sin saber a donde quería llegar, tal vez ahora querría matarme. Estaba en su completo derecho a decir verdad, después de todas las cosas por las que había pasado seguramente de haber sido otra persona habría huido de allí de inmediato no sin haberme matado antes-que ocu…?-no pude terminar la frase pues de golpe los labios ajenos alcanzaron los míos de manera suave y cálida haciendo que me estremeciera.
Porque hacía eso? Que significaba eso? Eso lo hacían las personas cuando se gustaban no? Porque entonces lo hacia conmigo? No tenía sentido que un monstruo como yo le gustara, una persona que ni si quiera podía sentir, no?
Estaba sin palabras, lo único en lo que podía pensar era en los labios ajenos sobre los míos que no dejaban de presionar intentando continuar mas allá y aun así no me separaba.
Que sentía yo al respecto? Mi rostro no reflejaba nada en esos momentos y mi mente estaba en blanco mientras que mi corazón parecía reanimarse después de muchos años parado, a que tenía que hacer caso? Alguna vez había sentido algo parecido a aquello? Quería recordarlo, pero lo más parecido que imagine fue el amor na vez sentido hacia mi madre. No, no quería recordar algo tan doloroso como eso en esos momentos. Ademas, ese amor, como se sentía? Había pasado demasiado tiempo, ahora solo quedaban cenizas de aquello, ya no recordaba nada de eso. Era inútil y aun así mi mente y mi cuerpo querían entender lo que le ocurría en esos momentos, querían rendirse a ese nuevo sentimiento después de tanto tiempo siempre alertas, querían descansar y dejar todo fluir, todo lo que habían reprimido durante tantos años y que yo había guardado tan recelosamente en mi caja de Pandora personal.

Lentamente Sakura se separó de mi diciendo que iría a fregar los platos pero aun así no se movió volviendo a besar mis labios que esta vez se entreabrieron para ella moviéndose a su compás de manera algo torpe como si ya supieran esos movimientos, como si ya conocieran esos labios y aun así eran tímidos, eran recelosos pareciendo que querían pero no podían porque mi cerebro esta totalmente helado como mi corazón. Como se podía amar de ese modo? Como podía poner sentimiento en eso si había ni fuego dentro de mi? Si estaba muerto…Y aun así le permitía hacerlo pasando mis manos tras su cadera rodeándola y acariciándola con cuidado, como si fuera una muñeca de porcelana con miedo a romperla moviendo mis labios suavemente contra los de ellas de manera mecánica dejándome guiar por ella.

De nuevo nuestros labios se separaron-Sakura…-murmuré-esto es lo que quieres?-pregunté suavemente pero podía ver la determinación en sus ojos, claro que eso es lo que quería, porque preguntaba? Si no quisiera eso en primer momento porque habría empezado? Era estúpido preguntarlo.
Acaricie con cuidado su mejilla-Sakura que quieres de mi? Mi amor?-pregunté intentando comprender aquella situación que se escapaba a mi comprensión-yo no se hacer esas cosas, nunca he amado Sakura, no soy una persona normal y aun así siento que con cada roce, cada palabra, cada respiración que das a mi alrededor me despierta de un profundo sueño-la miré fijamente clavando mis ojos azules en los suyos-no entiendo que pasa y me asusta no controlar la situación, siempre he sido muy disciplinado en mi vida, no siento, por eso es fácil matar, por eso es fácil todo, vivir sin ningún sentido, solo sobreviviendo sin preocuparse por nada más, por nadie más y aun así…-recapitulé sobre lo que dije-y aun así ese día te compré como mascota-aun seguía sin comprender el porque de mis acciones-y aun así te conocí, y aun así aquí estas, y aun así…-susurré por lo bajo-te protejo y me…-me quedé callado omitiendo la última palabra cerrando los ojos con fuerza a la vez que apretaba la mandíbula y mis labios.

Callate, voy a vomitar.

Suspiré con fuerza y bajé la cabeza tomándola con cuidado entre mis brazos para levantarla y dejarla en el suelo-iré a la cama...te espero ahí...-puse mi mano sobre su cabeza acariciando sus cabellos por unos segundos para después caminar hacia el pequeño cuarto sacando un cigarrillo. Ingresé al cuarto y tras cerrar la puerta de este encendí el mechero y aspire con fuerza dejando que el tabaco inundara mis pulmones para después expirar con fuerza mientras miraba la luna sentando en un taburete de la habitación pegado a la ventana.

Me preocupo.

Credits to Rapture

Volver arriba Ir abajo

Re: Hello Kitty || PV Koneko || +18

Mensaje por Sakura Namida el Dom Dic 04, 2016 1:39 am


No es que la chica estuviera enamorada, al menos siempre negaba ese tipo de sentimientos, sobre todo por alguien a quien apenas conocía, sin embargo, no negaría que su felicidad fue grande en cuanto Sasha le correspondió al beso, acariciando con suma calma su cadera como si de verdad lo estuviera disfrutando al mismo nivel que ella, sin necesidad de que existiría la pasión que hacia no mucho había tenido con su otra mitad, solo ello se lo estaba asegurando, era el Sasha con su aura de tranquilidad quien le besaba, era aquel quien aún no le tenía un propósito predefinido, aquel hombre que parecía desear cuidarla, pero al mismo tiempo tenerla cerca.

Sus manos, su respiración, la delicadeza y temor con la cual sus labios intentaban corresponderle, todo aquel hombre era una completa dulzura en más de un sentido, confundiendo a la joven dama ¿Cómo debía de tomar aquellas acciones? ¿Cómo esperaba que no se derritiera por él, que su cara se sonrojada con furia, o que su corazón repiqueteara con aquella potencia cuando se comportaba tan dulcemente, preguntándole que es lo que buscaba de él, o si acaso aquello que necesitaba conseguir era su amor?

Solo entonces Sakura empezó a dudar de su mente y corazón, en verdad no sabía que sería correcto decirle, porque si bien no buscaba jugar con él, tampoco intentaba o necesitaba que la amara, sería absurdo pedirle algo como aquello, pero a la vez, conforme Sasha seguía hablando, con cada pequeña nueva frase y las acciones que realizo, como fueron ponerla con tanta delicadeza en el suelo, acariciando su cabello, empezó a temer que estuviera en lo correcto, que en algún momento ella hubiera empezado a amarle pero lo negara, y ahora no tenía idea de que pensar.


-Maldición... -farfullo terminando de levantar los trastes, iniciando con la limpieza para la cual le habían llevado a aquel hogar, poco antes de dirigirse al cuarto donde Sasha se encontraba. Debía admitir que demoro más de lo esperado, solo para tener tiempo de pensar un poco lo que antes hablaron, pero, en cuando vio a Sasha bañado por la luz lunar, no supo que hacer, más que caminar donde el chico, tocando suavemente el hombro de este, poco antes de terminar sentada en sus piernas, adorando aquel cómodo espacio, haciéndolo completamente suyo como si desde el inicio hubiera pertenecido a su regazo -Sasha... -lo llamo en voz baja, no le interesaba que el aroma a tabaco inundara el ambiente, tampoco en lo rara que podría llegar a convertirse aquella noche, solo deseaba estar lo más que pudiera con él, aun cuando corría el riesgo de ser rechazada en cada pequeño acto -Escucha... -tomo una buena bocanada de aire antes de hablar, cerrando sus ojos escasos segundos, apoyando su mejilla en el pecho del chico, escuchando como su corazón repiqueteaba, calmándola al momento -No busco que me ames Sasha... no es como si me molestara que luego lo hicieras, pero soy realista, no puedes amarme de la noche a la mañana y yo tampoco puedo hacerlo contigo pero... -nuevamente elevo su faz, dejando que sus ojos se encontraran con los contrarios -Pero... últimamente cada que te tengo cerca no puedo resistirme, quiero estar como ahora, sobre ti para sentir tu calidez... quiero besarte hasta mas no poder y sentir la manera en que me correspondes, incluso poder hablar o quedarnos callados mientras estemos cómodos el uno con el otro, tal como en la tina -una cálida sonrisa se formó en los labios de la menor, recordando cada segundo que paso a su lado -También me gusta sentir tus manos, y no niego que me hace feliz que te preocupes por mí... aun cuando eso significa que seguramente mataras a más de una persona -no creyó necesitaría acotar que el ver muertes por su culpa no era de su agrado, pero las comprendía, debido a la personalidad de Sasha y el mundo donde se desenvolvían -Creo que... lo que deseo de ti es justo eso, no que me ames, solo que me dejes continuar de esta manera contigo, sin restricciones entre nosotros -comprendía que estaba diciendo una sarta de locuras, pero esa era la mejor manera en que podía expresarse -Sé que es algo extraño... pero, es lo que deseo de ti... poder besarte y tocarte cuando quiera, y a su vez, te dejare que lo hagas conmigo...


Estaba pidiendo mucho y lo sabía, aquello posiblemente le sería negado, o incluso una de las personalidades de Sasha se le reirían en la cara, pero esos eran sus más profundos deseos, de los cuales no podía escapar, porque todos estaban en lo más profundo de su ser.





Firmas Regalos Y Viejas Apuestas:




Navidad:


Volver arriba Ir abajo

Re: Hello Kitty || PV Koneko || +18

Mensaje por Sasha Nóvikov el Dom Ene 22, 2017 8:21 pm

Hello Kitty
...are you fucking kidding me?...

Mis ojos estaban fijos en la luna mientras daba continuas caladas al cigarrillo nicotizandome cada vez más sin preocuparme demasiado sintiendo como el sueño acudía a mi cuerpo. Estaba agotado tras todo lo que había pasado ese día, había perdido demasiada energía y más si teníamos en cuenta la transformación en hombre-lobo. Que problemático. Ni si quiera podía pensar con claridad sobre la charla que acababa de tener con aquella cosa pelirosa que siempre me perseguía, igual que un mosquito a la luz.
No fui consciente de cuanto tiempo paso desde que la deje en la cocina hasta que de nuevo volví a tenerla sentada sobre mi. Suspiré con fuerza cuando se sentó echando a propósito el humo de mis pulmones sobre su rostro a la vez que apagaba el cigarrillo cerrando los ojos con lentitud realmente cansado.

Estaba escuchándola a pesar de tener los ojos cerrados y no hablé hasta que acabó analizando todas y cada una de sus palabras-mm…-susurré por lo bajo como pensando apropiadamente la respuesta dejando que se acomodara en mi cuerpo a su gusto-puedes hacer lo que quieras-murmuré de manera clara a la vez que mis manos acariciaban su espalda-yo te lo he dicho Sakura, tu no eres mi propiedad así como yo tampoco soy la tuya, somos dos personas que conviven juntas, yo te he liberado de aquel lugar, pero no me debes nada por eso y si lo que quieres es continuar como hasta ahora, sigue con ello, no me molesta que lo hagas-dije de manera algo fría aunque comprensiva.
Esa era la verdad, no le impediría a Sakura hacer algo que quisiera, pues era libre, se lo había repetido miles de veces, pero aun así parecía siempre pedir su consentimiento para hacer las cosas. Aun así debía arreglar un poco aquello, sentía que me había comportado mal con la chica y tal vez en otro momento me hubiera dado igual, pero a aquellas alturas, era inevitable-Sakura...esta bien, esta bien…-fue lo único que se me ocurrió a la vez que tomaba con cuidado su mentón con una de mis manos ladeando mi rostro acercándome lentamente hasta que nuestros labios se encontraron.
Fue un beso casto, tierno, muy suave. No estaba acostumbrado a esa clase de afectos a diferencia de mi personalidad mas oscura, por lo que no sabia muy bien como encararlo. Es cierto que también me faltaba un poco de experiencia, pero estaba bien con ello.
Abrí un poco mas mis labios moviéndolos lentamente contra los de ella hasta que que parecieron ir encajando. Deslicé mi lengua lentamente dentro de su boca rozando la contraria muy despacio como si de una serpiente se tratara comenzando a hacerlo cada vez mas intenso y profundo empapándome por completo del sabor ajeno.

Lentamente me separé de ella acabando por lamer sus labios con cuidado abriendo mis ojos-vamos a dormir-susurré por lo bajo tomándola entre mis brazos cargándola a la cama.
La deposite con cuidado sobre el colchón y me tumbé a su lado abrazándola contra mi con cuidado por la espalda, escondiendo mi cabeza en su cuello aspirando su olor a la vez que volvía a cerrar los ojos terriblemente cansado-lo siento estoy un poco cansado-murmuré por lo bajo acurrucándome mas con ella a la vez que tomaba las sabanas y nos tapaba a ambos con cuidado sin importar como estuviéramos vestidos-pero háblame un poco más, de tu día, de lo que te gusta, esas cosas...normales-dije sin saber porque me comportaba de esa forma tan caprichosa con ella en esos momentos hundiendo mas mi cabeza en su cuello-gracias por estar aquí Sakura-dije en un jadeo también abrazando un poco mas fuerte su menudo cuerpo.

Definitivamente yo tampoco sabía que era lo que me había hecho Sakura, lo que me hacía en esos mismos momentos, ni lo que me haría en un futuro, pero sabía que fuera lo que fuera, no quería que se marchara de mi lado. Tampoco dejaría que nadie se la llevara, no perdería a nadie más en mi vida, no dejaría que se fuera igual que mis padres.
Deposite con cuidado un beso en su cuello esperando oír todas aquellas cosas maravillosas que seguramente ella amaba y yo aprendería a disfrutar, si era con ella.

Igual que una persona normal.

Credits to Rapture

Volver arriba Ir abajo

Re: Hello Kitty || PV Koneko || +18

Mensaje por Sakura Namida el Miér Feb 01, 2017 1:52 am

Toda aquella situación podía definirse en simple y llana locura, porque, de pies a cabeza la realidad era tan bizarra que la mismísima lógica había decidido abandonar el edificio, dejando a esos dos a solas, para que desataran el caos que desearan, aunque este no se tratara de una real devastación, pero así es como todo funcionaba en ese mundo y tanto Sakura como Sasha, ya eran parte de su propia historia que había empezado hacia no mucho tiempo, y cuyo final aun no podían definir.

La cuestión ahora era, el hecho de que la felina mujer no comprendía porque el varón actuaba de ese modo, primero le tiraba el humo del cigarro, para después aceptar sus palabras, iniciando por cuenta propia un leve beso, que conforme los segundos pasaban iba intensificándose, jugueteando en su cavidad bucal, buscando arrebatarle un poco de su esencia, o quizás buscaba nutrirla de ella. Sea cual fuera la realidad, Sakura estaba encantada, completamente encandilada por aquel ser que tantas veces la había clamado como suya a la vez que parecía alejarla por propia seguridad, pero ahora ¿Que se suponía que tenía en mente Sasha? ¿La quería o la odiaba? Todo era tan extraño, pero Sakura solo se estaba dejando llevar, apreciando cada segundo en los cuales estaba entre sus brazos.


-¿Sasha? -lo llamo curiosa, simplemente no comprendía que estaba sucediendo, en cuestión de unas horas el chico tan evasivo había pasado a ser cariñoso, incluso le estaba abrazando con aquella posesividad, besando suavemente su cuello sin buscar una segunda intensión, simplemente deseando comprender más de ella, entender todo lo que conformaba su mundo -Hoy... bueno, tu sabes lo que paso Sasha -susurro para no cortar la paz que había entre los dos, posando sus manos sobre las masculinas, acariciándolas con los pulgares -Respecto a lo que me gusta pues... -suavemente se viro, quería inhalar aquel perfume natural que el licántropo despedía conforme contaba todo lo que le gustaba, iniciando entre ambos una conversación que duraría hasta que el sueño les ganara y compartieran tiempo de calidad, incluso entre sus más bellas ensoñaciones... porque su bella historia estaba dando inicio, y si la elemental tenía algo en claro era el hecho de que de ahora en más, nunca se apartaría de él, porque ese dulce sentimiento que había nacido desde lo más hondo de su pecho, sería lo que le impulsaría a jamás dejarle y con el tiempo, amarle como nunca antes, ni mucho después, amaría a otro ser.





Firmas Regalos Y Viejas Apuestas:




Navidad:


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.