Undead Enemy || PV Kiyoshi

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Undead Enemy || PV Kiyoshi

Mensaje por Kuro el Sáb Mayo 14, 2016 7:07 am


Lunes por la mañana. Otra semana más que acumulaba a mis espaldas sin que nada pareciera tener más sentido. Otra vez escuchando a esos profesores que no sabían más que repetir que hiciéramos los ejercicios y que estudiáramos porque aquella cada vez era más difícil. Porque nos metían miedo y presión cuando sabían que no íbamos a hacer nada? Además ni que no tuviéramos cosas más importantes que hacer. Nosotros también teníamos vida como ellos, pero parecía que no. Claro, que no lo había pensado antes, es que ellos eran adultos…De verdad me exasperaban, siempre hablando de sus problemas como si los demás no los tuviéramos, usando excusas que de haber sido al revés otro gallo hubiese cantado.

Cerré los ojos y me acomodé sobre la mesa sin importar que el profesor como de costumbre me mirara con cara de pocos amigos para después hacer la vista gorda. Al fin y al cabo era el alumno predilecto de aquella clase y casi podía asegurar que el favorito de todos los profesores por llevar allí una vida y media de la siguiente.
Suspiré con fuerza de nuevo solo de pensar aun todo lo que me quedaba aun en aquel lugar. Tan complicado sería que ya me dieran los créditos suficientes para hacer enfermería? Era lo único que deseaba hacer, solo por eso asistía a esas clases que nada me aportaban pues realmente en aquel lugar aun no me estaba formando para ello.

De verdad mi vida era tan mala como yo la veía desde dentro?
Mis ojos se abrieron por unos segundos mirando por la ventana que estaba al lado de mi escritorio. Fuera hacia un día esplendido, hacía sol y los pájaros cantaban por lo bajo a pesar de que seguramente fuera hiciera bastante frio pues el invierno ya empezaba a llegar a la isla, por suerte, aun quedaban algunos días buenos de invierno, por llamarles de alguna forma.
Pero lo que importaba en aquellos momentos no era eso, si no todo el dilema moral que estaba viviendo en aquellos momentos en mi mente. De verdad, me estaba poniendo enfermo con solo pensarlo.
Todos parecían ser tan felices viendo sus días pasar caminando al lado de personas que probablemente olvidarían nada mas acabar aquella enseñanza, prometiéndose volver a ver de vez en cuando tal vez en una cafetería para contarse todo lo que habían vivido en el tiempo que habían estado separados. Era patético, pero aun así parecía feliz. Acaso tenía envidia de ellos? De sus vidas aparentemente perfectas, con sus familias perfectas y amistades igual de idílicas? Acaso a aquel sentimiento que me inundaba podía llamarlo envidia? Lo dudaba remotamente pues acaso yo no tenía eso también?

No exactamente pero era feliz en mi mundo no? Si bien aun seguía echando de menos a mi familia había aprendido a sobrellevarlo y convivir en soledad. Pero de nuevo volvía a fallar pues desde que había regresado a la escuela me había reencontrado con Kiyoshi y después de él, cuando había desaparecido, Lakus había llegado siendo la única persona que parecía comprender. No obstante hacia poco tiempo Kiyoshi había reaparecido y eso me había hecho extrañamente feliz pues aunque Lakus había sido un buen parche al principio casi la había considerado como imprescindible en mi vida pero cuando Kei había vuelto ella pareció bastante reemplazable. Si, era mi novia, pero en realidad…

El timbre de la clase resonó con fuerza haciendo que despertara aun algo cansado y solo cambié de postura mirando otra vez hacia la ventana sin abrir los ojos. De verdad, no quería despertar, solo quería dormir, salir de allí, escapar, volar. Quería ser la lluvia al otro lado del cristal, el viento que removía la hierba, el suave arroyo descendiendo entre las calientes rocas…Algo que no pudiera pensar, que no pudiera sentir todo lo que yo sentía, algo que no pudiera pensar lo que yo pensaba, algo que se callara para siempre y que no tuviera la necesidad de hacer absolutamente nada. Un muñeco. Era aburrido.
Acaso mi vida iba a seguir así hasta el día en que muriera? No había nada más que aquello? Un chico con una vida académica rozando la perfección, con una novia igual de perfecta, con un amigo fiel que por nada del mundo le engañaría, una vida independiente, sin preocupaciones aparentes...que más se podía pedir? Más, mucho mas, porque tenia que conformarme solo con eso cuando yo deseaba tener a mi familia de vuelta conmigo? Es cierto que no quería perder a Kiyoshi pues gracias a él me había repuesto de esa gran perdida, pero aun así...no podía…
Que clase de persona era?
Un gran actor que se coloca una máscara mostrando siempre una linea recta en su rostro que no se colapsa. Que chico más infortunado. Su corazón de estaño imperfecto seguirá estando frio incluso si esperas mil años. Un chico que de alguna manera ha olvidado la forma de reír haciendo que todo comience a temblar viniéndose abajo.

1 punto? 100 puntos? 10 puntos? Quien ha sido un bueno niño hoy? Cuantos puntos más puedo acumular? O es que acaso aquello eran notas fallidas? Cuantos había conseguido el resto? No creía que ellos alguna vez hubiesen jugado a ese juego.
Aun podía recordar como todos se reían cada vez que alguien salia a la pizarra y no sabía la respuesta, aun seguían haciéndolo. Cero puntos. Como podían reírse cuando aquel que estaba en la pizarra estaba pasando por la peor de las torturas? Era tan divertido para ellos…el problema es que ellos seguramente tampoco supieran la respuesta.
La buena suerte y la fortuna va a todos los que ríen, aunque parezca una tontería es verdad, lo había comprobado a lo largo de todos aquellos años. Difama, critica, los buenos hábitos no salvan a nadie, así que continua hasta que tu cuerpo no lo soporte más.

Los buenos tiempos, los malos tiempos, los tiempos del todo y el nada, siempre era el mismo  cuento, siempre portaba mi mascara de indiferencia sin esbozar una triste sonrisa, siempre actuando pareciendo impasible. Les parecía divertido? Poco me importaba, yo solo salía a escena a actuar cambiando un poco el guión, hasta el día de hoy, con una línea recta que nunca se colapsaba siendo idolatrado por todos pareciendo un chico amable y bondadoso que para ser normal rebuscaba entre los libros intentando encontrar el paradero desconocido de algunas emociones que veía que la gente experimentaba, como por ejemplo la forma de ser persona que hacía tiempo había olvidado.
Yo nunca había sido ese chico al rededor del que todos bailaban mientras fingía ser normal y bueno, tampoco lo deseaba ser, solo quería estar solo. Pero la gente era así, la gente no había cambiado y no cambiaría. Lo sabia. No era una novedad, a excepción de algunas personas, ninguna era mejor que yo. Todos actuaban de una manera despreciable con una sonrisa falsa en sus rostros, porque para que ser de verdad? Los grandes esfuerzos no serían recompensados y aun así, de toda formas, seguía siendo emocionante vivir al borde del colapso. Aunque a decir verdad tampoco conocía otra manera de vida.
Todo estaba calculado. Todo estaba siendo manejado por alguien desde las alturas en aquella calculada tragedia donde los milagros eran incluso negligentes.


Un chico que hace de villano y es odiado por todos,
de seguro tiene más bondad que cualquier otro, pues ellos
no lo desean, verdad?
Pues estos héroes que nacen con la virtud de ser amados,
no desean amor.

Porque yo había nacido para estar solo,
para morir solo,
viviendo la vida siempre al borde del precipicio.
Al limite.

Volver arriba Ir abajo

Re: Undead Enemy || PV Kiyoshi

Mensaje por Kiyoshi el Mar Mayo 24, 2016 12:15 am

Ir a la escuela no era algo que a Kiyoshi le fascinara, no a un grado enfermizo, pero si le parecía entretenido el poder asistir a clases y compartir con gente de su edad, distando de lo que solía ver en la tienda donde vivía. Lo que él más deseaba era ser un joven normal, uno que solo tuviese que preocuparse de las tareas y de que elegir a futuro ser, puesto que aún a sus 18 años no lo tenía del todo claro y eso era algo bastante malo considerando lo avanzado del año. No quería lidiar con su falta de responsabilidad, como era normal, tampoco con las cosas malas que viniesen, siendo una de ellas el pequeño trauma que ganó tras haber sido sacado de la tienda por quien fue antes su dueño. Kiyoshi no se consideraba fuerte, ni física ni mentalmente, pero si de algo estaba orgulloso era la capacidad que tenía para no desmoronarse pese a lo mal que se sintiera.

Su vida junto a Erik fue un verdadero infierno puesto que apenas si se podía aseverar que fue tratado como persona, porque quien lo viese desde el exterior quedaría horrorizado por lo que pasó el joven quien tras pasar miedo y una gran tristeza, obtuvo nuevamente una esperanza al verse libre al cabo de una semana. Semana en la cual su amo se aburrió y, sin mayor motivo, le vendió nuevamente a la tienda de donde lo sacó. Jamás se habría sentido mejor luego de un rechazo y de poder hacerlo le habría agradecido al hombre, pero aquellas palabras morirían en un susurro que le dedicó al aire. Nada más, nunca más.

Los lunes aunque fuesen pesados le regresaban a la realidad, podía decirse aún 'soy un estudiante' bajo la promesa de 'seré alguien mejor al crecer', siendo para Kiyoshi algo que atesoraba enormemente junto a las personas a quienes pudo conocer durante el tiempo que dedicó a sus estudios. En la actualidad Kiyoshi si bien tenía cierta chispa a la hora de relacionarse con otros, por una u otra razón, siempre le sucedía algo que arruinaba las cosas y terminaba por ser tachado de 'perdedor' sin siquiera darle una nueva oportunidad. Con la única persona que eso no sucedió fue con Kuro, su mejor amigo, chico con el cual llevaba años de relación y a quien solía contarle todo lo bueno que le sucedía, incluso lo malo.

Tras haber desaparecido un tiempo hacía unos meses, Kiyoshi decidió no contarle los detalles de su vida como esclavo, tampoco el trato que recibió y menos le diría que luego de un tiempo el hombre por el cual Kiyoshi perdió muchas clases e incluso el sueño, le había vuelto a atormentar. Aquello no sería por carecer de confianza, sino que Kuro siempre le dio una impresión de tener ya suficiente, era un alumno modelo que solía realizar diversas cosas ajenas a lo normal, siendo mandado por algunos profesores a que representara al grado o a actos importantes. Kiyoshi admiraba a su amigo y siempre le apoyaba en todo lo que podía, ya que aun siendo Kiyoshi un chico regular en cuanto a sus notas, ánimos no le faltaban para ayudarle e incluso estudiaba lo que más podía con tal de poder ser un buen compañero de estudios para Kuro. Consiguiéndolo solo en algunas ocasiones, pero el menor nunca se quejó por no estar a su altura o por ser a veces un estorbo. Ambos se llevaban muy bien, siendo Kiyoshi el más entusiasta de ambos e incluso algo idiota, ya que Kuro siempre permanecía tranquilo y actuaba correctamente, siéndole a Kiyoshi algo curioso.

Durante las clases ambos hablaban solo en los recreos, puesto que Kiyoshi se esforzaba por prestar atención y tomar nota de todo lo dicho por los docentes -y así no perderse de los detalles importantes- quedando Kuro aburrido sobre su escritorio llegando incluso a dormirse. Kiyoshi a veces pensaba que dormir en clase sería buena idea, pero cada vez que se atrevía a intentarlo o en las desafortunadas veces que se quedaba dormido sin quererlo, era regañado por el profesor de turno por no prestar atención y en más de una ocasión fue sacado del aula por ser una falta de respeto. Tras tantos regaños entendió que alguien como él no podía darse ese lujo a diferencia de Kuro a quien nadie le decía nada malo, a diferencia de lo que alguien pensaría, Kiyoshi no sentía envidia ni odio por esa diferencia, lo que Kiyoshi pensaba era que debía mejorar para así igualar o superar incluso el nivel de su amigo. Aquello no le quitaba los ánimos, sino que se los incrementaba positivamente.

La clase acabó y Kiyoshi se apresuró en terminar de copiar unos ejercicios que el profesor dio como tarea que debía ser entregada al día siguiente y quienes lo hicieran a tiempo recibirían crédito extra. Kiyoshi lo necesitaba, todo lo que pudiese conseguir le serviría y por ello es que se entusiasmó con la idea, mas no comprendía del todo lo que habían pasado. Se cruzó de brazos al terminar de escribir y se fijó en la hora, ya estaban en el horario de almuerzo y durante todo el día solo había saludado a Kuro ya que en recreos anteriores el otro se la pasó medio durmiendo y Kiyoshi se quedó estudiando a su lado hablándole ocasionalmente. Le dejaría seguir durmiendo, pero el hambre se lo impediría y por ello es que guardó sus cosas en la mochila y al levantarse se estiró con una pereza casi felina.

— Kuro — le llamó arrastrando la palabra al final — Tengo hambre — se paró a un lado de la mesa contraria viéndole algo adormilado, por lo que llevó la diestra y le revolvió el cabello acomodándose luego en la silla frente al escritorio ajeno — ¡A comer! es hora de comer — dijo sonriéndole — ¿Trajiste algo de comer? ¿Necesitas comprar? ¿Quieres que te arrastre por el suelo para ir al patio? — rió al pensar en ello y apoyó las palmas sobre la mesa ajena — Kuro, comienzo a pensar que te falta comer más — se acercó al otro buscando el mirarle mejor — A veces ni siquiera traes comida ¿Se te olvida? quizás el sueño te está dando por apenas comer... — murmuró sin saber si eso sería posible siquiera — ¿O es que andas preocupado por los exámenes? — si a Kuro le iba bien en sus pruebas era porque seguramente estudiaba el doble o triple que Kiyoshi — No debes exigirte tanto... — masculló cambiando su sonrisa por una mueca de preocupación sincera — Por hoy te dejaré comer de mi postre — asintió e incluso alzó el índice para enfatizar lo que decía — Si sigues así no me sorprendería que acabases en el suelo desmayado, si eso pasa causarás un alboroto y no te podré quitar de encima a las chicas — le tocó la frente con el dedo — ¿Y qué dices? ¿Nos vamos ya? — sentenció en un tono animado al final.

Volver arriba Ir abajo

Re: Undead Enemy || PV Kiyoshi

Mensaje por Kuro el Miér Jun 08, 2016 2:25 am


Porque no se iban todos y me dejaban en paz? Tan complicado era? Estaba realmente cansado no solo física si no también mentalmente de todas aquellas charlas magistrales que nos daban los profesores creyéndose dioses y los dueños de todo mientras que nosotros estábamos siempre a su entera disposición para hacer todo lo que quisieran tomando todas sus palabras reproduciendolas al pie de la letra.
Que hora seria? No es que importara mucho. Solo escuchaba a la gente charlar ir y venir. Un profesor entraba, otro salía e incluso en ocasiones me pareció escuchar la voz de Kiyoshi mientras permanecía en el mundo de los sueños. Sería verdad? O solo me lo estaría imaginando? Como fuera poco importaba.

De golpe una voz me llamó revolviéndome el cabello haciendo que me removiera sin querer despertar pues perfectamente podría ser un profesor echándome un sermón por estar durmiendo en la clases, cosa que pocas veces solía pasar, pero aun se daba-mm…-gruñí por lo bajo intentando apartarle con una de mis manos que moví para intentar que no me tocara más y me dejara seguir en aquel placido sueño que había logrado conciliar a pesar de todos los ruidos del aula.
Pero al notar la insistencia por parte del sujeto en cuestión pude suponer que se trataba de Kiyoshi por lo que hice mi mayor esfuerzo por reponerme-Kei…-dijo su nombre aun medio dormido levantando mi rostro para mirarle mientras aun rascaba mis ojos intentando despertar y ubicarme-que pasa?-pregunté frunciendo el ceño al verle tan entusiasmado, aunque no sabia de que me sorprendía el siempre parecía entusiasmado por cualquier cosa, bueno salvo por los deberes. Volví a suspirar con fuerza-la verdad es que no traje nada de comer…-dije con los ojos entrecerrados aun con la cabeza apoyada en la mesa mirándole desde allí-puedo ir yo solo al patio, otra cosa es que quiera no crees?-puntualicé bostezando sin importarme el que se acercara más a mi-estoy bien Kei-volví a insistir-no hace falta que te preocupes tanto, parces mi madre…-me quejé a pesar de mi tono de voz neutro y tranquilo-ya sabes que los exámenes no preocupan, y si lo hicieran sería por ti, los llevas bien preparados esta vez?-pregunté volviendo a cerrar los ojos pues podía seguir descansando mientras hablamos a pesar de correr el riesgo de volver a quedarme dormido, riesgo que estaba dispuesto a asumir.
Levanté mi mano del escritorio y le golpeé con suavidad la cabeza palpando su cabello como si buscara algo allí-no puedes callarte un poco? Pareces un despertador que no se apagada nunca hagas lo que hagas-bromeé a pesar de que aquel campo no era mi fuerte debido a mi serio carácter y expresiones.
Y de nuevo volví a caer profundamente dormido sin avanzar nada en aquella conversación o en mis acciones. Sentía como Kiyoshi me mataría pero estaba tan sumamente cansado que no quería hacer nada mas que dormir.



Toda esta catástrofe es culpa tuya

Fueron las últimas palabras que resonaron en mi mente antes de que todo se volviera rojo como la sangre.

Todo había marchado bien durante el último año allí en la isla. Mayru había empezado a ir a la escuela de mayores y mamá y papá estaban encantados conmigo por mi gran evolución en las clases por encima de los compañeros de clase con los que parecía llevarme bien. Y a pesar de que conocía la maldad de aquel mundo, aun me quedaba mucho que aprender. Quien me iba a decir que la descubriría tan pronto en aquellos fatídicos días?
Los días pasaron al igual que las semanas convirtiéndose en rutina, una extraña forma que tenían los humanos de vivir sus vidas que era demasiado monótona para un niño llena de conocimientos. Tendría que entretenerme con algo.
Y el día del viaje llegó. Todo iba bien cuando de golpe Mayru se dejó el móvil en una cafetería y yo regresé a por él haciéndome el valiente y cuando estaba a punto de reunirme con ellos un sonido ensordecedor llenó la sala de gritos.
Todo se volvió negro por unos instantes. Los gritos continuaban y no dejaba de salir humo y de caer escombros. El olor a hierro era muy fuerte al igual que el de un fuego, o algo que se estaba quemando. Aquello no me gustaba, me estaba empezando a dar miedo. Quería irme de allí, no quería quedarme, no me gustaba. Pero primero tenía que encontrar a papa, mama y Mayru, no podía irme de allí sin ellos.
Intento incorporarme pero mi cuerpo apenas responde y mi mano toca algo blando. No quiero mirar. Siento en mis carnes que es algo malo, algo que no quiero conocer, siento como la piel se me eriza y el aire casi no llega a mis pulmones. Quema, quema dentro, mucho, no puedo respirar. Que va a pasar? Que ocurrirá? Que sera esto? Tengo miedo! Quiero irme!
Y es entonces cuando el humo se disipa y puedo verlo. Un brazo que conozco muy bien. Esa pulsera, era fina muñeca, esa manga de vestido. Mayru!
Sonreí por tenerla a mi lado pero conforme hay menos humo me doy cuenta de la realidad, es tan solo su brazo. Me vuelvo a asustar y lo suelto levantándome de golpe pudiendo ver un poco más allá unos bultos entre llamas. Tres cuerpos carbonizados y sangre, mucha sangre y piezas de sus cuerpos esparcida por todo el recinto. Se me congela la sangre y gritó con fuerza por ellos sin poder creerlo.
Porque? Que es esto? No lo entiendo. Papá, mamá, hermana...me han abandonado. Acababan de irse, verdad? Cuando esa cosa explotó dejaron este mundo no?

Toda esta catástrofe es culpa mía a pesar de no entenderlo...

Si no me hubiera hecho el mayor, si no hubiese regresado a por el movil de mi hermana...ahora mamá, papá y Mayru estarían...
Moví sus cuerpos con fuerza intentando que despertaran pero no hubo respuesta alguna. Mis lagrimas comenzaron a derramarse pidiéndole a los cuatro vientos, a Dios que los salvara, que no les dejara morir, que no quería quedarme solo, no quería! No obstante cuanto más pedía, cuanto mas egoísta era mas rápido se apagaba la luz en sus ojos.
No, no era justo, yo que había hecho?
Ningún cadáver mas yacía en el suelo junto los escombros, solo los de ellos. Porque, porque estaba pasando eso? Porque nadie hacia nada? Que se suponía que debía hacer ahora? Nada, solo resignarse mientras le rezaba a un Dios que no atendía plegarias.

Lo sentía todo, aunque yo solo estuviera de rodillas a su lado podía sentirlo, su dolor. Como si piel había ardido por el fuego de la explosión descamándose, capa por capa, como si fuera una margarita y jugaran a aquel juego para saber si te querían o no, era exasperarte. Ahora sabía lo que era ser una rosa. Mancillada y desnuda una vez te dejaban sin pétalos.
Sin embargo aquello no bastaba. Luego vino lo peor, pues después del fuego abrasados se produjo la explosión que hizo estallar hasta el mas duro material de sus cuerpos. El sonido de un hueso cuando se parte es inconfundible, pero cuando lo arrancan de cuajo...no tiene precio. Es un sonido único, que no olvidas jamas.


Abrí los ojos de golpe algo agitado después de aquella pesadilla que formaba parte de mis recuerdos. De nuevo miré a todos lados dándome cuenta de que Kiyoshi en verdad me había arrastrado fuera de clases y me había llevado bajo un árbol en los jardines de la academia. Me estiré y bostecé con fuerza de nuevo esperando que esa vez fuera la definitiva y no volviera a dormir-eres un impaciente-dije con tranquilidad poniendo una mano sobre su cabello-no podías esperar a que despertara?-rasqué mis ojos-aun no puedo creer que me arrastraras de verdad…-susurré aun pensando en la pesadilla y el esfuerzo inhumano que habría tenia que que hacer Kiyoshi para llevarme hasta allá teniendo en cuenta que aquel árbol que nos gustaba a los dos estaba bastante alejado del edificio donde nadie pudiera molestarnos pero si desde donde se podía ver todo-gracias supongo-suspiré con fuerza apoyando mi cabeza sobre su hombro aun algo cansado sin poder evitarlo-aunque ya empieza a hacer algo de frío para comer fuera no crees?-pregunté con tranquilidad sin despegarme del otro buscando un poco de calor-pero no importa, este sitio me gusta-enfaticé lo que ya era obvio y había dicho muchas veces-esta apartado de todos…-suspiré de nuevo sin poder evitarlo-siento haber dejado que me arrastraras, te prometo que a partir de ahora me cuidare mas-dije de manera seria y solemne esperando que mi amigo se quedara de esa manera mas tranquilo y también que al prometerlo se hiciera realidad aunque dudaba que fuera hacerlo al final.

No tenía muchas de comer por lo que aprovechando la posición de Kiyoshi con as pernas estiradas apoyé mi cabeza sobre sus muslos cerrando de nuevo los ojos-oye Kei, cuéntame algo, pero que sea divertido-aclaré antes de que volviera a regañarme-hace tiempo que no hablamos sobre todo lo que ha pasado durante estos años, no crees que es hora de que nos pongamos al día?-pregunté con tranquilidad a pesar de tener curiosidad de lo que le había pasado a Kiyoshi durante aquel ultimo año que había desaparecido. Y no solo por él pues yo también debía contarle algunas cosas, pero lo mio no era tan importante como lo suyo. Estaba seguro. Yo solo era un estudiante normal con una vida aburrida...

Mis ojos se volvieron a cerrar, no con la intención de dormir de nuevo, si no simplemente para descansar un poco la vista.
Aun podía recordar aquel día. Recordaba como la vista se me nublaba y el dolor, aunque no físico, llegaba a niveles jamás alcanzables por mi frágil y pequeño cuerpo, no lo soportaba, no aguantaría más. Ayuda. Un poco de compasión. Oh, poderoso Dios. No, seguía sin hacer caso, por poco que le pidiera, incluso si pedía una muerte digna o indolora para mi, para reunirme con ellos no me la concedería...

...no servía de nada rezarle a un Dios de cuerdas.

Volver arriba Ir abajo

Re: Undead Enemy || PV Kiyoshi

Mensaje por Kiyoshi el Dom Jul 24, 2016 7:17 pm

— No me sorprende que no trajeses almuerzo — murmuró mostrando una suave sonrisa, una que mezclaba cierta compasión por lo atareado que estaría su amigo como para no traer, sumando un sentimiento de alivio por poder serle de utilidad al pensar en compartir su comida con él. Le conocía, por lo que en esa ocasión llevó algo más de comida solamente por si acaso, suspiró al pensar en que fue bueno prevenir, aunque eso no quitaría el malestar propio dado por la preocupación por Kuro. Kiyoshi le miró y se molestó al escucharle ser comparado con una madre, estaba lejos de ser una, aunque ya estaba acostumbrado a lo odioso que Kuro podía ser y más si este tenía sueño. Lo dejó pasar por el bienestar ajeno, además, si se enojaba con el otro acabaría golpeándolo y eso probablemente se volvería contraproducente.

— E-eh... cla... claro, estoy muy bien preparado — murmuró siéndole fatal el tratar de mentir, por lo que rectificó prontamente — Estoy... haciendo lo mejor que puedo  — y aquella era la verdad, le faltaba mucho como para sentirse preparado para un exámen, por lo que solamente restaría seguir estudiando lo más que pudiese. Cuando Kiyoshi le miró el dormirse nuevamente, no importó la caricia que el contrario buscó darle, tampoco el tono calmado o la aparente neutralidad ajena, verle dormir fue lo suficientemente molesto para Kiyoshi que no dudó en levantarse con brusquedad para sacarle de allí a rastras tal y como le amenazó antes. La escena parecía cómica si se miraba del exterior, pero para Kiyoshi no fue nada gracioso tener que llevar a semejante hombre a rastras por los pasillos de la escuela, Kuro medía y pesaba casi lo mismo que Kiyoshi, por lo que la tarea resultó bastante complicada ante la poca fuerza que el joven Fujino poseía. Las personas a su alrededor le miraron preocupadas por Kuro, era obvio, pero un grupo selecto miró a Kiyoshi creyéndole el peor del universo por tener que cargar a Kuro en su espalda como si de un niño se tratase.

Demoró, pero pudo ir al patio trasero del instituto, fijando a su compañero al suelo frente a un árbol y solo tras dejarle en apoyo es que pudo descansar, sentándose con cansancio a su costado. Respiró agitado y dejó la bolsa con la comida entre ambos, habiéndola llevado todo el camino entre los dientes, como si de un perro se tratase. Suspiró hondamente cuando creyó calmar su respiración, notando que debía ejercitarse un poco mejor, era patético que un chico de su edad se cansara tanto por tan poco ejercicio. Miró entonces a Kuro, quien tras largos minutos parecía volver en sí, Kiyoshi frunció ligeramente el entrecejo y apartó la mirada con aparente molestia. La caricia que luego el otro le dio quitó en gran medida ese enojo, verdaderamente Kiyoshi parecía un perro en ciertas ocasiones, volvió a suspirar viéndole de reojo — No se trata de ser impaciente, Kuro... — frunció sus labios en desapruebo hacia el otro — Te dije que era hora de comer y me ignoraste — enarcó una ceja tratando de hacerle entende que la hora de la comida era sumamente valiosa.

Se acomodó poco antes de sentirle sobre el hombro y apoyó su propia cabeza en la ajena — Me gusta estar afuera la verdad — murmuró entrecerrando los ojos, se sentía calmado a su lado a diferencia de la inquietud que le generaba dentro del aula — ¿Tienes mucho frío? — le preguntó pensando en que podría entregarle su chaqueta para abrigarle un poco — ¿Quieres mi chaqueta? — murmuró observándole ya más directo en lo que el otro retomaba el habla — ¿Me lo prometes? — ilusamente Kiyoshi podía ser convencido por el otro con solo una promesa, aun sabiendo que las posibilidades de que la cumpliera eran mínimas. No importaba, él estaba bien de esa manera.

Reaccionó algo sorprendido al cambio de postura y alzó las manos permitiéndole el acceso, miró su faz y se extrañó con la petición ajena — ¿Divertido dices? — podía con ello, Kiyoshi solía tener diferentes salida y muchas anéctodas, por lo que se creía capaz aun si el otro ni siquiera riera un poco — ¿Eh? — la plática se había tornado distinta y eso no le agradó — ¿Ponernos al día? — Kiyoshi quería saber del otro, mas no deseaba contarle por todo lo que vivió al ser una mascota. El estudiar como lo haría fue un mero golpe de suere, de haber caído en esas manos, habría sido un real infierno. La sola idea le hizo temblar ligeramente — No hay mucho que decir, la verdad  — trató de no ser evidente en su mentira, prefería no contarle la realidad al otro — ¿y qué me dices de tí? Hace tiempo no me cuentas de tu hermana — sonrió y le revolvió el cabello al contrario, dejando su mano reposar allí con tranquilidad.

— ¿Tus padres siguen viajando? — Tomó el paquete con la comida y la puso al costado contrario para que Kuro se pudiese acomodar mejor — ¿Qué ha sido de ti durante mi ausencia?— se sentía muy curioso por el otro, pocas veces tenían la oportunidad de charlar juntos y en tal privacidad — Ah, dime ¿prefieres vainilla o chocolate?  — inquirió pensando en los postres que tenía guardados para luego de comer. Le acarició la cabeza al otro con suavidad mientras pensaba sobre lo vivido, buscando entre sus recuerdos alguna cosa digna e su amigo.


Última edición por Kiyoshi el Miér Ago 03, 2016 2:10 am, editado 1 vez

Volver arriba Ir abajo

Re: Undead Enemy || PV Kiyoshi

Mensaje por Kuro el Mar Ago 02, 2016 9:35 pm


No entendía porque Kiyoshi me mentía, era un pésimo mentiroso y se le veía desde lejos, entonces porque lo hacia? Tal vez por mi bien, pero se suponía que eramos amigos, no tenía porque hacer esas cosas y mas cuando sabía que podía pillarle sin mucho esfuerzo.
Suspiré con fuerza, desde luego no me iba a olvidar de eso, era demasiado importante para él, para su futuro-deberías estudiar más Kei, si hace falta yo te ayudaré, sabes que no me importa-bostecé aun algo cansado sobre sus muslos tapando mi boca para no incomodarle de nuevo escuchando lo de la comida-lo siento-concluí tranquilamente-estoy muy cansado Kei-reconocí a pesar de que fuera evidente-pero, esta bien, prometo cuidarme mas…-susurré por lo bajo a pesar de no estar muy seguro de cumplirla.

Una ráfaga de aire sopló haciendo que me pagara un poco más al mayor y asentí a lo que preguntó él-por favor-pedí su chaqueta, pues la verdad es que estando tumbado de aquella forma si no me abrigaba sabia que me cogería el frío y podría enfermar.
Una vez puso su chaqueta sobre mi mis ojos volvieron a cerrarse al sentir el calor que desprendía la chaqueta, el calor de Kiyoshi. Realmente no me había sentido tan relajado desde hacia tanto tiempo. Sinceramente me parecía increíble lo bien que me encontraba con él, como había podido llegar a pensar que Lakus era suficiente para suplir aquel vacío que había dejado en mi cuando se había ido? Ella no tenía nada que hacer contra él. Estaba mal que hablara así de ella, aunque fuera en mi cabeza, pero era la verdad, acaso no la quería? Sonreí levemente era obvio que ella solo era una distracción a pesar de que le había tomado cariño, pero al fin y al cabo era solo una amiga aunque llevara otro titulo.

Abrí mis ojos de nuevo viendo desde aquella posición a Kiyoshi-bueno no tiene porque ser divertido, solo quiero que me cuentes todo lo que has hecho estos meses que no has estado conmigo, la verdad, me pareció muy raro como te fuiste…-mi voz sonaba tranquila y pausada como de costumbre, aunque en realidad estaba preocupado por él. Pero cuando dijo que no había nada que contar y se desvió del tema preguntándome sobre mi fue realmente extraño-Kei, de verdad eres un mentiroso…-susurré por lo bajo-no pretenderás que me crea que después de todo ese tiempo que desapareciste y no tuve noticias de ti no paso nada-estaba realmente serio aunque si no quería empezar podía hacerlo yo, incluso le había notado temblar por un segundo. Que tan malo podía ser lo que le había pasado que ni si quiera me contaba eso, sabía toda su vida hasta hacia 10 meses y ahora se callaba? Yo también le había contado todo mi pasado, aunque desde luego yo era el mas mentiroso de los dos. Nadie tiene un pasado totalmente normal y yo así se lo había hecho creer diciéndole que mis padres y mi hermana no hacían mas que viajar por el mundo, a lo mejor ya se había dado cuenta de mi mentira y por eso se había callado por completo.

Cerré los ojos un segundo suspirando para después volver a mirarle-si no quieres contármelo ahora esta bien, podemos hablar de eso más adelante, no importa-concluí para después empezar con lo que se suponía me había pasado a mi en esos meses-ya sabes que no me salgo de la rutina o lo normal, aunque supongo que tener una novia es un acontecimiento importante-dije mirando hacia otro lado sin darle importancia-se llama Lakus y va en nuestra clase, no se si te has fijado en ella alguna vez, tiene el pelo rosa y los ojos azules muy claros-me encogí de hombros-es una chica muy alegre y entusiasta, la verdad, empecé a salir con ella poco después de que te marcaras por lo que dentro de poco haremos un año…tengo que presentártela-dije sin a penas entusiasmo, aunque no había mucha diferencia con el yo normal, siempre era bastante serio e insulso.
Estaba tan distraído hablando de Lakus que cuando él habló sobre mi familia casi ni me enteré-eh?-le miré de nuevo sorprendido-mi hermana? Ella se fue con mis padres, aun es pequeña, buena así la veo yo-sonreí solo un poco para tornarme serio casi al segundo-ellos dijeron que era mejor que se fueran todos juntos, no creen que con todo lo que tengo que hacer pudiera hacerme cargo-dije con algo de pena al estar contando semejante mentira-además a ella siempre le gustó viajar-añadí para que no sonara aquello tan deprimente-ahora están todos en la parte sur de la isla, creo que se quedarán allí por unos meses, esta vez les ha salido un buen trabajo-concluí para luego volver a repasar sus palabras-acaso me preguntas por ella porque te gusta? No pretenderás salir con ella, no?-inquirí sin dejar de mirarle. Sabía que aquello era imposible, pero solo quería asegurarme como buen hermano mayor.

Pero rápidamente olvidé aquella pregunta cuando noté como Kiyoshi acariciaba mi cabello haciendo que, primero, por el asombro, elevé mi mirada con la boca entreabierta, realmente hacia mucho que no lo hacia. Después cerré mis ojos disfrutando de aquel contacto, la verdad parecía un perro, pero poco me importaba, siempre me calmaba mucho que hiciera eso. Realmente esperaba que aquello no acabara nunca-Kei…-susurré por lo bajo-puedes acariciarme mas el pelo? me gusta mucho cuando lo haces...-dije sin abrir mis ojos totalmente tranquilo aunque aquello podría ser vergonzoso según se mirara, ya que aquello no era algo que hicieras con cualquier persona, pero para mi estaba bien siempre y cuando lo hiciera Kiyoshi, además me encantaba que lo hiciera. Aunque poco después de pedírselo el lo hizo sin más haciendo que mi expresión se tornara incluso más relajada.
-Mmm…-murmuré por lo bajo pensando-no puedo tomar los dos?-dije de manera algo egoísta-podemos compartirlos, solo si quieres, claro, si no tomaré el de chocolate…-susurré por lo bajo totalmente tranquilo por las caricias ajenas-mm…-murmuré de nuevo-pero no pares...-volví a murmurar quedándome casi dormido por sus atenciones.

Stop the time.
Now.

Volver arriba Ir abajo

Re: Undead Enemy || PV Kiyoshi

Mensaje por Kiyoshi el Miér Ago 03, 2016 10:03 am

Asintió al decir ajeno sobre el estudio, nunca se negaría a la ayuda que el contrario pudiese otorgarle y más en algo donde claramente se le hacía difícil todo. Le observó con una marcada preocupación, una que no podría ocultar aún deseándolo y suspiró tratando de pensar como poder ayudar al contrario — ¿Qué te tiene tan así? Despreocupado, distraído... cansado — susurró ansiando saber la respuesta, pero estaba más que claro que no obtendría una satisfactoria debido a como era Kuro y como era el propio Kiyoshi. Se quitó la chaqueta y una vez vio acomodado a Kuro le tapó con esta esperando que se sintiese mejor, en parte al menos. Con gran cuidado posicionó la prenda buscando tapar la mayor parte de la anatomía contraria, siendo difícil y solo una vez estuvo a gusto se detuvo.

— Es cosa tuya, no fue algo raro.. ya sabes, cosas de la tienda — mencionó pausado y un tanto nervioso, verdaderamente era pésimo mintiendo y más al tratarse de su mejor amigo — Lo importante es que estoy ya acá ¿no? — rió igual de nervioso mientras buscaba un punto cualquiera donde mirar sin que se 'notase' que quería evitar un contacto visual. — N-no soy un mentiroso...  — murmuró — ¿No me crees? — preguntó casi sin deseos de ser escuchado, le costaba mucho mentirle — No es algo importante, descuida, solo tonterías. Ya sabes que suelen pasarme cosas estúpidas...  — buscó evadir cualquier tipo de explicación con respecto a su estancia lejos de la escuela. Al escuchar posteriormente al menor, Kiyoshi se sintió realmente culpable al ver como su amigo había descubierto con tal facilidad que el mayor mentía — Lo siento... — murmuró avergonzado por la situación — Te contaré, pero no ahora... no se, no lo se — susurró muy bajo, casi temblando nuevamente al mentalizar su época como mascota.

— ¿Novia?  — aquello le regresó a un estado normal, nunca había oído sobre una novia, ni siquiera sabía que a su amigo le gustaba alguien — ¿Cómo que novia? — estaba demasiado impresionado como para atender apropiadamente a la explicación que Kuro le estaba otorgando. Ignoraba si debía estar feliz o no, lo que si sabía es que no era algo normal, no para una persona tan solitaria como lo era el contrario. — Ella es muy linda — sonrió al recordar a la chica, estaba seguro que el busto de aquella superaba la copa C, poco se había fijado en sus ojos sinceramente, mas recordaba haber visto cabellera rosa rodear sus senos cubiertos por aquel insípido uniforme. Kiyoshi por momentos fantaseó, pero al caer en cuenta que estaba pensando así de la novia de su amigo, cesó todo pensar y, básicamente, trató de pensar en la peor alimaña que vio en su vida solo para controlar su anatomía. Entrecerró la mirada y buscó ver al otro de reojo — ¿Y cómo pasó todo? —Kiyoshi se veía emocionado y curioso — ¿Te le declaraste o fue ella? — pero su curiosidad se sentía extraña, ya que pese al deseo por saber todo sobre esa relación, tener presente que la misma iba ya para el año le hacía sentir solitario. Sentía envidia de Kuro al conocer tal cosa, siempre creyó que serían ambos juntos hasta acabar aquel periodo escolar, pero siempre acababa por recordar cuan popular era su amigo con respecto a él. ¡Ni siquiera había dado un beso! cosa que le dejó incluso peor.

Suspiró con fuerza al entirse tan patético como para envidiar a Kuro y a su novia, mas no le restaba otra cosa que animarle — Es una lástima, creí que terminaríamos juntos — dijo con calma — Ahora seré yo solo en la soltería — movió su mano sobre la cabeza ajena sin tener un patrón claro en lo que oía la historia sobre su familia. Asintió y rió al escuchar esa curiosa pregunta — ¿Gustarme dices? — le miró entretenido ya sin muestras de tensión — Estoy seguro que sería una buena esposa — asintió — Aunque la verdadera pregunta sería si yo le gustase — le tocó la nariz con el índice libre — Así que descuida, ella no se fijaría en alguien como yo — sonrió sin querer desmerecerse o parecido — Soy muy viejo y mediocre para ella, tu hermanita debe salir con un universitario como mínimo — aunque aquello se contradecía claramente con la supuesta vejez que decía tener Kiyoshi.

Accedió a acariciar su cabeza pese a que al darse cuenta de lo que hacía le generaba cierto nerviosismo, antes lo había hecho de una forma tan natural que ni se había percatado — Tienes el cabello muy suave... — susurró peinándole con los dedos, paseando sus yemas por la cabeza con una calma exagerada — ¿Te gusta así? — le preguntó esperando conocer la verdad para ver si cambiaba la forma o seguía así— Eres un goloso, si te comes ambos no tendré postre ¿Me dejarás sin comerlo? — estaba dispuesto a darle ambos — Puedo darte el de chocolate y darte a probar luego el de vainilla... ¿Estaría bien así? — su mano llegó a acariciar la oreja de Kuro, rozando el lóbulo también — Aunque tal parece que lo que prefieres es dormir... — con su otra mano arropó mejor a Kuro — Puedes dormir un poco más si gustas, total, ya nos saltamos la clase — le sonrió y agregó — Más tarde ¿puedo pasar a tu casa? Quiero tomarte la palabra con el estudio... Ah, pero...  — titubeó — ¿No querrás salir con tu novia o algo? — inclinó el rostro hacia la derecha.

— Podrías preguntarle si tiene alguna amiga para mi  — susurró realizando un ligero puchero, como si la situación no le importase, mas el capricho estaba muy claro en la expresión que Kiyoshi portaba — O quizás mañana, no se... No quiero entorpecer tu noviazgo, así que mejor estudiaré en la biblioteca, luego podrás agradecerme con alguna revista o algo así — se refería a la pornografía que solía comprar en la tienda — Tu sabes muy bien cuales me gustan ¿Puedes con eso verdad? — sonrió nuevamente, como si con lo dicho estuviese a punto de cerrar el mejor trato de su corta vida.

Volver arriba Ir abajo

Re: Undead Enemy || PV Kiyoshi

Mensaje por Kuro el Jue Dic 15, 2016 2:27 pm


Evadí la primera pregunta de Kiyoshi pues realmente no tenia idea de como responderla. Que me tenía así? Sabia que los exámenes no eran, y estar con Lakus tampoco, aunque era verdad que la joven en ocasiones me causaba niveles de estrés importantes con tonterías que solo eran eso, tonterías. Suspiré con fuerza de nuevo e intenté no pensar en ello, estaba demasiado cansado como para pensar que me tenia asi, era ridículo, ya se me pasaría, aunque tal vez estuviera incubando algo, en invierno casi siempre me ponía enfermo. Solo esperaba que no fuera esa opción, si no estaba seguro que Lakus vendría a cuidarme y no me daría descanso todo el día chillando por la casa preguntándome si quería algo. Tal vez era mejor que nadie se enterara. Mis ojos se abrieron solo un segundo para ver a Kiyoshi, tal vez él podría cuidarme, ya lo había hecho otras veces, pero no confirmaría nada, solo esperaría un poco mas a saber que era.

Mis ojos volvieron a cerrarse disfrutando de aquella agradable sensación en mi pelo-mm…-asentí cuando el otro seguía hablando sobre que todo estaba bien acabando por confesar. Esta vez solo abrí uno de mis ojos para mirarle-esta bien Kei, no te preocupes por ello, pero sabes que conmigo no tienes que mentir, sabes que pasara lo que pasara o hicieras lo que hicieras, siempre sería tu amigo-dije serio convencido de aquello para volver a cerrar los parpados sin dejar de hacerle caso por ello.

-Si que eres curioso ahora…-susurré por lo bajo-tan raro es que tenga novia?-pregunté tranquilamente aunque realmente me había divertido aquella reacción, simplemente no lo expresaba-pues cuando te fuiste la conocí a los pocos días, bueno ella se me acercó al verme solo y empezamos a ser amigos y al poco le pedí salir pues claramente se veía que le gustaba, aunque no se porque…-dije con sinceridad-no tengo nada de especial, pero se la veía tan feliz conmigo y era tan similar a ti que no pude evitarlo-susurre por lo bajo sin ser consciente de lo que acababa de decir-y desde eso estamos juntos, no es algo realmente importante…-continué hablando por lo bajo hasta que mencionó aquello de estar juntos haciendo que por un segundo mi corazón se acelerara. Porque pasaba eso? Tosí unos segundos con fuerza sin poder evitar que un leve sonrojo acudiera a mis mejillas-juntos?-intenté mantenerme sereno como de costumbre, pero no sabía porque me había puesto tan nervioso de golpe-pensé que te gustaban las chicas Kei-bromeé mostrándome serio de nuevo como siempre-ademas, siempre estaré contigo, tenga o no novia-le miré intentando mantener la calma como de costumbre, pues habíamos bromeado miles de veces con eso, no sabía que me había pasado hacia un segundo, sería mejor olvidarlo-tu eres más importante que ella Kei-suspiré con fuerza de nuevo sin darme cuenta que decía, pues parecía que solo hacia caso o me ponía nervioso cuando el mencionaba cosas sobre nosotros.
Fruncí ligeramente el ceño cuando dijo aquello de mi hermana-oye! Que es mi hermana-suspiré con fuerza calmándome después-aunque que mejor opción que tu? Al fin y al cabo eres mi mejor amigo-esta vez sonreí levemente por unos segundos para volver a recuperar mi usual mueca seria.

Pero no tardó mucho en que volviera a relajarme al sentir sus caricias en mi cabello-si, así esta bien-susurré casi dormido a pesar de que siempre quería escuchar a Kiyoshi-no, claro que no te dejaré sin postre, con que me des a probar será suficiente-dije por lo bajo volviendo a cambiar de tema-no quiero dormir, pero...si sigues así lo lograras…-susurré por lo bajo acurrucándome mas contra él-aunque no deberías faltar a clase-susurré por lo bajo frunciendo el ceño de nuevo con desaprobación hasta que escuché como su petición y sus deducciones después-vamos cálmate, no todo el tiempo lo paso con ella, aunque es bastante acaparadora, pero puedes venir a mi casa esta tarde, esta bien-dije por lo bajo-y claro que puedo con tus gustos, pero no será necesario a no ser que prefieras eso a mi compañía-volví a acurrucarme un poco más contra el cuerpo ajeno-eres muy cálido Kei…-hablé contra sus ropas-podrías vivir conmigo y hacerme de cama y también deberías de cocinar, sabes que no soy muy bueno en eso-fantaseé en alto casi sin darme cuenta debido a mi somnolencia cuando de golpe mi móvil sonó.

Suspiré con pesadez y tomé el móvil de mi bolsillo-si?-pregunté por lo bajo escuchando a Lakus al otro lado del teléfono-lo siento Lakus, hoy tengo otro plan, te importa que vayamos mañana?-dije con voz calmada-vale muchas gracias, te veo mañana-contesté sin importarme realmente si estaba en clase o no para poder hacer esa llamada-eh?-volví a repetir al escucharla-no, no estoy en clase-de nuevo le dí información incompleta-no importa, hasta mañana-dije rapido para colgar al segundo. No soportaba que nadie me interrumpiera cuando estaba con Kiyoshi, ni si quiera a ella.
Guardé el móvil y volví a acurrucarme contra él llegando a abrazarle tras la cintura como si no quisiera que me separaran de él-que molesto...-susurré en un hilo de voz apretando mas fuerte a Kiyoshi sin querer.
Hoy estaba realmente raro.

Weird.

Volver arriba Ir abajo

Re: Undead Enemy || PV Kiyoshi

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.