El titán y la come-setas van de compras [Priv. Koko]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El titán y la come-setas van de compras [Priv. Koko]

Mensaje por Yuma Midorikawa el Miér Abr 20, 2016 5:54 am

El castaño caminaba por una de las grandes avenidas de Myr, observando los aparadores de las tiendas frente a las que pasaba para luego seguir caminando. Recién había terminado su trabajo, por lo que planeaba llegar a casa para cambiarse la manchada remera por una más limpia; suspiró aburrido, eso de ser paisajista no era el trabajo más aseado del mundo, pero tampoco estaba de animo para caminar hasta su vivienda. Comenzó a pasear entre los locales, deteniéndose al distinguir una chaqueta de su agrado al fondo de un establecimiento, no tardó mucho en probársela y, viendo que le quedaba bien, la compró sin mayor demora.


Yuma observó el reloj del móvil, fijándose que aún era bastante pronto para ir a casa y que, en realidad, su ociosidad iba en aumento; el ojiolivo se debatía entre dirigirse a los callejones a buscar algún pleito con el cual entretenerse o, por el contrario, ingresar en el centro comercial cercano a... bueno, simplemente curiosear -por no decir que buscar problemas de otro tipo-. El chico se decidió por la ultima opción al sentir un ligero gruñido en su estómago: tenía hambre, y al parecer, era de los dos tipos de hambre que era capaz de sentir. Entro en el comercio y observó atento a su alrededor, vislumbrando algunas tiendas de videojuegos, locales de ropa y, en el último piso, el área destinada a comida y bebida. Estaba por tomar el ascensor, cuando se lo pensó mejor al notar que este iba excesivamente lleno y él no era un fanático de las multitudes; iba a darse la vuelta cuando un niño pequeño le interrumpió el camino, chocando en sus piernas y cayéndose de espaldas, el castaño no pudo evitar enternecerse ante aquello -Oye, ¿estás...- no pudo terminar su pregunta ante el repentino llanto del menor que lo asustó y le hizo dar un leve salto hacía atrás -¡¡¡Waaaaa!!! ¡¡mamá!! ¡me va a comer ese titán!... ¡¡¡MAMÁ!!!- la mujer no tardó en llegar, acudiendo a los llamados de su hijo -¡Oiga usted! ¿Quién se cree para asustar de esa manera a un niño?- reclamó molesta, haciendo que el más alto se cabreara -¿Ah? ¡que pesada! ¡Yo no he hecho nada al mocoso! Es su culpa por no fijarse en donde anda- se defendió antes de comenzar a retirarse, guardando las manos en los bolsillos y dirigiendo una mirada de fastidio a la mujer que le seguía con la vista. Tsk... estúpida vieja pensó.


Decidió dejar de lado el incidente cuando su hambre se hizo notar de nuevo; esta vez, Yuma no se demoró en llegar a lo alto del centro comercial y acercarse a uno de los puestos a pedir un batido. Mientras esperaba que estuviera listo, se fijó en una pequeña multitud en el piso de abajo que, al parecer, rodeaba a una persona; entrecerró los ojos para ver mejor pero no tuvo tiempo de hacerlo, pues fue llamado por el vendedor para recibir su pedido. Después de pagar, el castaño bajó las escaleras y continuó con su paseo por el lugar, deteniéndose frente a las estanterías que le llamaban la atención e ignorando las que no le atraían; su paseo estaba recobrando la normalidad hasta que una joven no muy alta, a comparación de él, claro, chocó contra su cuerpo y le hizo darse un golpe dos veces, la primera en la espalda, pues acabo estrellándose con la pared al estar distraído y el segundo en la cabeza, debido a un letrero que estaba demasiado "cerca del suelo" (argumento que él se creó para ese tipo de situaciones, pues eran bastante frecuentes por su estatura). por si esto fuera poco, el batido que llevaba en la mano se derramó sobre su ropa nueva, llegando a caer también una parte sobre la chica. -Joder... ¡¿Qué carajos te pasa?! - cuestionó irritado, sentimiento que se fue desvaneciendo al fijarse en la apariencia de la chica: se trataba de una joven de tez blanca, cabellos de un tono rubio platinado, prácticamente grises y grandes ojos de coloración similar. La miró detenidamente, buscando en su cerebro recuerdos de ella, ya que le parecía familiar - Hey... yo te he visto antes en algún lugar...- Murmuró, más como afirmación que como pregunta. Sus ojos se abrieron al recordarla  -¡Oye! ¡eres la Idol que sale siempre vestida de negro! era...- esta vez intentaba acordarse del nombre - ¡Kotoko Haruka!- exclamó quizás demasiado fuerte, pues algunas personas dirigieron su vista a donde estaban ambos y comenzaron a susurrar entre sí.

Volver arriba Ir abajo

Re: El titán y la come-setas van de compras [Priv. Koko]

Mensaje por Kotoko Haruka el Miér Abr 20, 2016 11:41 am

Justo aquel día le había pedido permiso a su representante para pasear a sus anchas,este le había dicho que no era buena idea por lo famosa que se estaba volviendo y ella comento,como siempre,que no pasaba nada,que ya se estaba acostumbrando a los fans que se acercaban,y que en cualquier caso si pasaba algo podría defenderse.Por supuesto este le insistía en llevar un guarda espaldas y ella termino un poco molesta,quizás por eso se fue sin si quiera decirle donde estaría.

Tenia ganas de pasearse por el centro comercial,buscar rica comida,buena ropa,botas nuevas..realmente no tenia nada fijo,pero al llegar se fue directamente a la tienda de música e instrumentos,donde se entretuvo bastante mirando una guitarra eléctrica y acabo siendo reconocida por muchísima gente,que la rodeaba,hasta cuando salio de ahí.Tal como le dijo su representante,acabo teniendo un ligero problema al ver la poca intimidad y libertad que tenia,era la primera vez que pasaba,ella disfrutaba de la compañía de las personas,sus fans aunque se habían acercado muchas veces a ella nunca invadieron su espacio personal..pero aquellos de el centro comercial,esos si lo hacían,y eso la agobiaba un poco,es por eso que echo a correr en un momento y justo al dar una vuelta se choco con alguien.Su equilibrio se fue al traste y acabo sentada en el suelo,manchada y no mucho después con esa replica de la persona,a la cual tras ver directamente bien se le hizo alguien muy muy grande...no salio ni si quiera una palabra de su parte hasta que su nombre fue dicho y con ello la atención de nuevo estaba en ella..y en el ahora.

..Lo soy..soy Kotoko Haruka..gusto..aunque siento la...la situación.

Siempre hablaba de aquella forma calmada y pausada,aunque se la comían los nervios por dentro,esa sensación de volver a ser perseguida y que su espacio personal fuera invadido de nuevo,había sido tan imprudente,que ahora estaba con esa angustiosa sensación,su ropa manchada y el chico igual que ella..pensó que debería solucionarlo de alguna forma,aunque lo primero que hizo fue levantarse y hacer el símbolo del silencio.

Los fans...aquí no respetan mi espacio personal ¿que tal si me acompañas? puedo arreglar lo que he provocado con..tu ropa y la mía..y comprare un nuevo batido en compensación también..pero primero la ropa.

Señalaba una y otra vez la ropa manchada,se miraba,miraba al otro y luego alrededor,parecía que la gente no se atrevía a acercarse,solo miraban,hablaban...¿era a caso por el chico alto?¿les daba miedo?no entendía por que,pero ella se mantenía ahí en espera de lo que el otro le dijera y justo tras pensar en que respondería,pregunto.

..¿Cual es tu nombre?no lo pregunte...me olvide.

Por su parte,hasta algo de su pelo estaba manchado,pero le daba un poco igual,aun cuando pudieran hacerle una foto y la pusieran en las revistas o la televisión,era alguien a que eso del aspecto no le importaba,después de todo,se había disfrazado de distintas formas y..¿que mas daba?

Volver arriba Ir abajo

Re: El titán y la come-setas van de compras [Priv. Koko]

Mensaje por Yuma Midorikawa el Vie Abr 29, 2016 3:25 am

Se dio una bofetada mental por haber hablado tan fuerte, pues no tardó en sentir el peso de las miradas curiosas sobre él y la peligris. Completamente opuesto a su tono de voz, la chica usaba un volumen regular, más bajo que alto y un tono de voz tranquilo y algo lento, cosa que le extrañó, pues en sus conciertos ella era sumamente energética y de voz potente. Escucho las explicaciones de la cantante sobre su falta de privacidad y libertad por culpa de los fans, realmente entendía la situación por ambos lados: ella se sentía incómoda por el acoso de admiradores; ellos, a su vez, aprovechaban al máximo la oportunidad de haberse topado con su idol preferida. Le causó gracia el como la menor señalaba tantas veces su ropa llena de líquido, movía la cabeza cada vez que lo hacía y esto le daba e aspecto de estar siguiendo un ritmo imaginario de alguna de sus tantas canciones. - Mmmm.. de acuerdo, puedo acompañarte, y sí, otro batido me vendría bastante bien, además...- Yuma se interrumpió a si mismo al sentir intensificarse la mirada de los fans sobre ambos, aunque le pareció curioso el hecho de que esta vez no se acercaran a la joven; dedicó un momento a escrutar sus rostros: estos mostraban una mezcla de desaprobación y temor. Temor... ¡eso era! Para su desagrado en la mayoría delas veces, la  gente sentía miedo a toparse con el chico y su poco común estatura de 1.95 metros; esto en verdad le hacía cabrear, no es como si fuera algún fenómeno sólo por ser alto, sin embargo, en ese momento resultaba bastante beneficioso, pues el temor que inspiraba mantenía a los demás a raya, sirviendo como una especie de guardaespaldas a la cantante.


El castaño observó una vez más a Kotoko -¿Eh? ¡Ah! lo siento - respondió un poco atarantado, pues se había distraído - Yuma, Yuma Midorikawa - respondió para luego tender la mano, esperando estrechar la contraria. estaba por comenzar a andar hacía una de las grandes tiendas de ropa, pero se dio cuenta de que, apenas se apartaba unos pasos de la chica, la gente se acercaba a ella esa misma distancia. retrocedió  se posó junto a ella -Bien, enana - no lo decía a modo de insulto, era mas bien una especie de sobrenombre a modo de juego  - creo que me quedaré contigo el resto del día para ayudarte en tu pequeño problema con los seguidores - sonrió mientras se rascaba la nuca con la mano izquierda - Pero no creas que será gratis... te costará una dona aparte del batido, tómalo como los intereses- bromeó mientras, esta vez al lado de ella, se dirigía a la zona de vestimenta de centro comercial. Señalo una de las tiendas y espero a quela contraria entrara para seguirla de cerca. esperaba que "cuidar" de una celebridad fuera divertido.

Volver arriba Ir abajo

Re: El titán y la come-setas van de compras [Priv. Koko]

Mensaje por Kotoko Haruka el Vie Abr 29, 2016 2:37 pm

No dudo en estrechar la mano de Yuma una vez que se presento,esbozando una ligera sonrisa en su cara,pensaba que ese nombre le quedaba bien y por otra parte,ella no pensaba ya en lo grande que se veía a comparación de ella,simplemente lo miraba como un tipo normal aunque de normal tuviera poco. Comenzó andar en un momento al lado de este,aunque poco a poco se adelantaba a ella y por su parte intentaba darse prisa por que aquellos ojos se sentían cada vez mas y mas cerca,aun cuando mantenían la distancia con el chico,era increíble como el los repelía y ella los atraía,pero bastante beneficioso el quedarse al lado,aun cuando le daba pena esa especie de trato miedoso ante el otro,pues no le veía nada malo.

Batido..dona..ropa nueva..solo pídelo y te lo doy,no me importa,así te daré las gracias y me disculpare por haber sido tan imprudente..de no mirar por donde huía.

Si,las culpas ella misma se las atribuía,quería hacer algo bueno por el otro ya que estaba tan manchado,así que esa era su oportunidad,aun cuando la gente los siguiera,estaba segura que se acabarían cansando..bien por hambre o por cansancio en si,a demás,no creía que el personal de las tiendas dejasen a la gente entrar sin tener intenciones de comprar algo,por lo que las tiendas le servían algo así como de una especie de escudo o barrera.

..Si ves algo que te guste tómalo,tu ropa esta hecha un desastre..yo pienso pagarlo..y también una tintorería para la ropa sucia..

Le decía aun con voz calmada y pausada,caminando por aquella tienda a la que entraron,había bastante ropa  de variados estilos,así que tenían donde escoger y por su parte tomo un vestido negro,un chaleco de un blanco roto y unas botas nuevas que le llegaban hasta las rodillas,como es normal,con algo de plataforma,no se notaba demasiado en ella,pero siempre le gustaba llevar plataformas.Tras decidir por su parte sus ojos se fijaron en el otro y solo miro a ver en que se decidía el,mientras,ella se tocaba esos mechones algo manchados,pensando en que después seguramente buscaría algo de agua para lavarlos bien,era el problema de tener el cabello tan largo.

Yuma..no mires el precio..

Comento por si acaso al mirar algunas prendas ella misma,añadiendo un "No necesitas saber el precio" en el caso de que se parara a mirarlo,aunque ya se sabia de por si,que algunas cosas estaban bastante caras en el centro comercial,y mas en las tiendas de ropa.

Volver arriba Ir abajo

Re: El titán y la come-setas van de compras [Priv. Koko]

Mensaje por Yuma Midorikawa el Dom Mayo 01, 2016 8:20 pm

Se sintió extraño el que la joven admitiera toda la culpa, era cierto: había sido la Idol quien se estampó contra su pecho, pero Yuma le había gritado y además, el batido era suyo, as que podía considerarse una culpa compartida. Decidió permanecer e silencio un rato más, escuchando las vagas explicaciones que daba la chica sobre la ropa y la tintorería. Entró en el local y pudo comprobar, con cierto alivio, que la multitud que asechaba a la joven estaba dispersándose poco a poco; cuando estuvo seguro de que podía mantener algo más de distancia con la cantante, se alejó algunos metros de ella, buscando un cambio de ropa  tal como la contraria hacía. Tuvo la mala idea de observarse frente a un espejo y no pudo reprimir un quejido ahogado: su ropa de verdad estaba hecha un asco. ¿Que carajo?... parezco el monstruo de algún pantano... me veo como alguien que se escapó de la zona infectada se dijo a sí mismo, aunque de eso último no estaba del todo seguro, jamás había bajado al "resto del mundo" y no podía confirmar el que las pocas personas que lo habitaban se vieran así.

Su mirada se posó entonces en Kotoko:  estaba aún mas sucia que él, era lógico, después de todo, Yuma tenía la bebida en las manos cuando la chica impactó, él solo estaba manchado del pecho hacia abajo. En cambio, la peligris era más baja de estatura y a ella el batido le había manchado el cabello incluso. La observó con un semblante tan tranquilo que se extrañó, era algo poco común e que una persona mantuviera la calma después de algo como eso, además, no podía negar el que le exasperaba la manera tan tranquila de hablar que tenía la cantante parece película en cámara lenta... se dijo, sonriendo un poco y meneando la cabeza mientras comenzaba a revisar algunos jeans. Alzó las cejas, sorprendido, cuando leyó e precio de la prenda ¿que le estaban vendiendo pantalones de oro? ¿Desde cuando la ropa costaba tanto? Las palabras de la ojigris se hicieron presentes y él fingió no saber a qué se refería -¿Ah? ¿Pero que dices? Sólo estoy viendo... las tallas (?) - inventó. En realidad, no le parecía nada justo e que la chica fuera quien pagara las prendas, en parte porque figuraba como algo excesivo por un accidente (en su opinión) y, por otra parte, le restaba magnitud a su "Orgullo masculino" el que la menor le comprara las cosas; es decir, un batido le parecía perfecto, pero ¿gastar tanto dinero e ropa? no lo acababa de tragar.

Rebuscó su billetera en el bolsillo trasero del pantalón y contó el dinero que poseía, para su desgracia, no lo suficiente para un conjunto completo; era de esperarse, pues esa mañana ya había comprado una chaqueta (ahora manchada) y había gastado en alquilar vídeo juegos.  Suspiró resignado, tendría que permitirse la ayuda de la cantante. Continuó revisando la ropa, tardándose mucho en encontrar algo adecuado para él, pues los pantalones le quedaban cortos y las chaquetas demasiado pequeñas; entró a los probadores con una gran cantidad de prendas y fue probándoselas todas para determinar qué podría quedarle mejor. Salió después de algunos minutos con la ropa nueva ataviada: se había decidido por unos jeans de mezclilla oscura, una camiseta gris claro, una camisa desabrochada de color naranja oscuro y, finalmente, una chaqueta negra. Se dio un vistazo en el espejo y sonrió con autosuficiencia; se veía bastante bien. - Vale, enana, yo ya estoy listo- se dirigió a la chica con la billetera en mano - y, aunque digas que no, te ayudare un poco con el costo - si bien, no podía pagarlo todo, al menos quería ayudar en algo; no dejaría que su orgullo tocara el suelo (?). -Oye, tú- llamó a una de las empleadas, que pasaba cerca de ahí - Queremos pagar ya. Me llevaré esto puesto - completó mientras la seguía a la caja, regresando sobre sus paso al notar que algunas personas se acercaban de nuevo a la Idol -Hey, no te quedes tan atrás o te convertirás en exhibición de la tienda- la tomo de brazo y volvió a dirigirse a la caja eso y que no podría pagar esto por mi cuenta... pensó.

Volver arriba Ir abajo

Re: El titán y la come-setas van de compras [Priv. Koko]

Mensaje por Kotoko Haruka el Dom Mayo 01, 2016 10:35 pm

Podría decirse que la chica se empezaba a confiar un poco en aquellos momentos en la tienda,ya que hablaba naturalmente,y aunque seguía con una voz tranquila..podía notarse que no la pausaba tanto,se iba mezclando con la típica que usaba en los conciertos o en las entrevistas,esa voz quizás algo fuerte e hiperactiva,aunque en ese momento no era tanto.

¿Ah?...bien,esa ropa se ve bien y realmente no me importa si ayudas con el dinero,pero creo que sera poco lo que puedas aportar..y no es que me crea mejor que tu,simplemente lo digo por los precios de la ropa..hm..ni que fueran de oro ¿verdad?

Realmente se pagaba por una marca nada mas,pues eran prendas completamente normales,solo que diseñadas por algún diseñador famoso.En la caja pudo ver a la gente que se iba animando a acercarse nuevamente y se quedo pillada por unos momentos,de no ser por que el mas alto se la llevo a la caja para pagar.

Claro..siento ser tan lenta,solo me quede un poco..pensativa quizás...

Un suspiro salio de su boca,en realidad ya comenzaba a sentir esa cosa en su interior,eso que decía que de un momento a otro se iba a comportar como toda una loca metalera,una chillona con algo de mal carácter respecto a los fans acosadores..realmente es lo que no quería hacer,faltarle el respeto a alguien al sentirse tan agobiada,pero de seguir así no podría evitarlo.

Sea como sea se centro en sacar de su bolso su billetera,sacando el dinero tras esto..muchos billetes realmente,y parecía no querer hacerlos notar demasiado,pues no quería ser tomada por una de esas típicas "orgullosas de su dinero" ella funcionaba algo a la inversa aunque no lo pareciera,era de las que no querían fardar de nada,por que ella era simplemente una persona mas..y quería seguir siéndolo pese a su fama.Ella también llevaba su ropa nueva puesta,así que la sucia la llevaba en la bolsa que le acababan de proporcionar por la compra,junto con un tiquet de compra.

Bien....bien...batido ¿verdad? ahora debería comprarte el batido y la dona,de hecho..creo que yo también tomare algo ya que estoy.

Decía,ahora la que parecía adelantada era ella,pero se dio cuenta y graciosamente hizo un giro,retrocediendo sobre sus pasos hasta colocarse al lado de Yuma,mirándole nerviosamente.

No debería retrasarme..pero tampoco adelantarme me parece a mi..así que mejor me limito a quedarme justo al lado,ni un paso atrás,ni un paso hacia delante...aunque resulte algo cruel esta forma de evadir a la gente ¿no te molesta que te eviten por como eres?

Pregunto esta vez,la verdad es que andaba algo curiosa sobre eso,se imaginaba que debería ser molesto que la gente se alejase de ti solo por que eres mas alto que ellos..al igual que para ella era algo molesto que se le pegasen tanto por ser una chica muy baja de estatura,eran cosas opuestas,pero bastante similares entre si..aunque ella pudiera alejarlos de inmediato con uno de esos escándalos que daba,quería ahorrárselo.

Volver arriba Ir abajo

Re: El titán y la come-setas van de compras [Priv. Koko]

Mensaje por Yuma Midorikawa el Sáb Mayo 07, 2016 9:21 pm

Se sorprendió por las palabras de la joven, tal parecía que había leído su mente con respecto a su pensamiento con respecto a la ropa hecha de oro; además, pudo darse cuenta casi al momento de que el tono de su voz comenzaba a cambiar, tornándose más vivo y fluido, estaba dejando de hacer pausas entre sus oraciones y comenzaba a parecerse a la que él se había acostumbrado con respecto a sus entrevistas y programas de televisión. La acompañó a la caja y sintió cierta vergüenza al comparar la cantidad de dinero que ambos portaban en sus billeteras pues, si bien él del castaño no era poco, el de la Idol se veía bastante abundante, sin embargo, eso no lo detuvo para dejar parte de su dinero (específicamente el correspondiente a la camisa naranja, que era la prenda más cara que portaba) para después salir de la tienda a su lado, llevando también el una pequeña bolsa plástica con su ropa manchada que después se encargaría de lavar.

Kotoko hizo la propuesta de pasarse ya por la comida y a él le agrado bastante esa idea, pues aún tenía hambre, ya que el primer batido que compró no le había proporcionado más que uno o dos sorbos de bebida. Sin embargo, al pasar cerca de un cartel que anunciaba un próximo remate en artículos de jardinería, se atrasó y la chica junto a él se separó algunos metros para rápidamente dar vuelta sobre sus pasos y colocarse junto a él, causándole una corta risa al mayor -Así es, creo que sería lo mejor en estos momentos mantenernos a un paso uniforme... aunque con esas piernas tan cortas dudo que te sea posible - sonrió para darle un leve codazo a la cantante, buscarlo enfurruñarla un poco. Sin embargo, la sonrisa se congelo ligeramente en su rostro cuando la pregunta de la contraría llegó a sus oídos -Pues... honestamente es algo que me jode un poco... aunque tampoco es como si eso me afectara demasiado el que las personas me rehuyan y me cataloguen inmediatamente como busca pleitos... cosa que, por cierto, en realidad soy - levantó la vista y revolvió un poco su coleta, desordenándola aún más de lo que ya estaba - Pero tiene sus ventajas: puedo colarme en las filas y nadie se atreve a reclamarme nada - sonrió divertido -Y tal parece que también me permite caminar junto a una famosa sólo yo- alzó las cejas mientras tomaba la mochila de su espalda y la abría para meter dentro la bolsa con su ropa y sacar, en su lugar, un pequeño frasco que tenía cubos de azúcar dentro, llevándose uno a la boca y guardando el recipiente otra vez.

No tardaron más que algunos minutos en llegar al área de comestibles, acercándose al puesto de batidos donde, curiosamente y sin que Yuma se hubiera dado cuenta antes, también vendían panecillos, bizcochos y creppas. -¿Que sabor pedirás tu?- cuestionó a la peligris una vez el tuvo en sus manos el batido de vainilla con fresas y una dona de canela y azúcar. Aguardó a que la joven recibiera su parte y se encaminó a una de las mesas para descansar un poco en lo que terminaba su comida, dirigiendo su vista de reojo a la zona de diversión, situada dos pisos más abajo; aquel era un centro comercial por demás grande. Sus ojos se posaron en una galería de juegos y su mirada no tardó en iluminarse con velocidad -¡famofs ta gof tuegtos!- exclamó con la boca llena de pan, haciendo que sus palabras fueran inentendibles; tragó la comida y repitió la frase - ¡Vamos a los juegos! ¡seguro es bastante entretenido!-

Terminó lo que quedaba de su dona y tomó de la mano a la contraria para guiarla al árcade, seguro de que un poco de diversión les vendría bien a ambos para pasar el día. Se acercó a la entrada y, como buen "intento de caballero" gastó todo el dinero que le quedaba en comprar boletos para ambos; no demoró en entrar al establecimiento que, para su suerte estaba casi vacío, pues era un día hábil de la semana y casi todas las personas estaban o, en la escuela, o en el trabajo. -¡Genial! es todo nuestro- alzó el pulgar entretenido y se encaminó a un juego de guerra, que simulaba estar en un apocalipsis zombie y el objetivo del jugador era disparar a los muertos vivientes. -Ven, enana, debes intentar esto- instó a la menor para que se acercara a jugar con él.

Volver arriba Ir abajo

Re: El titán y la come-setas van de compras [Priv. Koko]

Mensaje por Kotoko Haruka el Dom Mayo 08, 2016 3:46 pm

Realmente se enfurruño un poco,pero no de una mala manera,incluso después de mostrar esa cara que había hinchado un poco comenzó a reírse,al menos hasta que el otro le explico que le jodía un poco pero que aun así no le afectaba demasiado  y que tenia sus ventajas ser como era,volviendo a reírse después de todo aquello.

Haha..bueno si,eso parece,aunque aun siendo un busca pleitos,no creo que eso te convierta necesariamente en alguien..hm..malo o algo así,a ver me refiero..hmm..si fueras así como malo ni si quiera estaríamos haciendo esto pacíficamente,creo que en cualquier caso todo habría sucedido de diferente manera,como por ejemplo que me fueras exigido todo de mala manera..peero en fin.

Sonríe de lado,se le notaba un poco mas habladora,mantenía una voz tranquila,pero poco pausada y a demás,algo mas alta que al principio,mirándole tomar aquel cubo de azúcar,algo que le recordó que tenia hambre,y como no habían llegado donde los batidos aun, saco de su bolso un champiñon,que se comió así sin mas,antes de justo llegar al lugar..iba a ser una mezcla extraña que a ella ni si quiera le importaba.

Ojala hubiera sabor a champiñon...hm pero bueno,creo que me voy a rendir por el de vainilla con plátano,y nada mas,al menos por ahora.

Dijo,esperando a recibir su pedido mientras observaba al otro y partiendo a la mesa una vez que lo recibió,para tomarlo de lo mas tranquila,había que admitir que ante la reacción del otro,hablándola con la boca llena casi escupe el batido que estaba intentando tragar..o mejor,casi se atraganta con ello,de no haber tenido la suficiente fuerza como para aguantarlo,tragándolo cuando ya creía estar calmada de aquello.

Por supuesto le dio el visto bueno con una señal de su mano,con un pulgar arriba,no tardando en terminar su batido pacientemente y como no,apresurarse con el hasta aquella galería de juegos.Hubiera pagado ella de no ser por que se le adelanto y pues,igual tampoco le reclamo nada de ello ni le dijo que se lo devolvería,ya que al parecer había nacido de el aquel gesto y ser invitada también era agradable,algo que pocas veces podía sucederle.

Ante la llamada de atención por parte de Yuma,el enana y que lo que le decía de intentar le interesaba la chica no tardo en apresurarse al juego y tomar su "herramienta de combate" ¿le había dicho que le gustaba aquello?¿habría expresado que aquello le emocionaba? Kotoko era una apasionada de aquellos juegos..por no decir que lo daba todo de una forma a veces algo exagerada.

¡Bien bien! bueno..¿a que esperamos? vamos,tenemos que matar a los zombies en equipo,espero que tengas buena puntería por que esta claro que yo no dejare que ninguno me toque..ni una sola vez.

Ahí estaba aquella personalidad suya,mas cerca de la personalidad que expresaba en el escenario,pero aun así no resultaba tan loca,aquellos momentos eran momentos de mezcla..ni perdía la cabeza,ni parecía la típica retrasada,esa mezcla de esas dos partes propias de ella estaba mostrando lo que podría decirse,una verdadera personalidad,algo que pocos podrían llegar a ver.

La cantante ya tenia en sus manos su propio control,ese que simulaba ser un arma,era el típico juego que le gustaba,disparar,recargar,botón de granada..si,eso se le daba bien y no dudo en mostrárselo al mas alto cuando llego la ocasión de empezar,con movimientos rápidos,atenta al 100% a la pantalla y el momento de recarga de su arma,se entregaba al juego sin preocuparse de nada de su alrededor,ya no pensaba en sus fans obsesos,si estaban allí y acababan acercándose,tal como estaba ahora,seguramente les pegaría un buen grito y de no solucionar nada ¿quien sabe que pasaría?

¡Muere,muere,muere! Hahahahahahahaha~...vamos Yuma que pronto seguro que aparece un zombie de esos grandes,si uno le dispara a la cabeza y el otro al cuerpo no tardaremos en matarlo~

Emoción,si,estaba emocionada de estar entreteniéndose con esas cosas y no de forma solitaria,si no que estaba acompañada,era un gran cambio a los típicos días que solía vivir..y era muy interesante.

Volver arriba Ir abajo

Re: El titán y la come-setas van de compras [Priv. Koko]

Mensaje por Yuma Midorikawa el Dom Mayo 22, 2016 11:58 pm

Sus manos se movían con velocidad al momento que sus dedos presionaban los botones conforme las hordas de zombies llegaban a atacarlos de todas las direcciones; sin embargo, su compañera de juego era bastante hábil y no tardaba en cubrirlo de los ataques por la espalda o situaciones donde el personaje estuviera en riesgo. Él hacía lo mismo con Kotoko: en alguna ocasión consiguió el cartucho de balas faltante o le disparó al zombie que estaba por arremeter. -¡Hey!  ¡acabamos de romper el record de la galería! de verdad somos buenos- comentó riendo al pasar al último nivel del videojuego, prestando atención a las palabras de la Idol respecto al monstruo gigante que, efectivamente, no tardó en hacer aparición.

El vampiro procedió a acatar el método que propuso la menor, disparándole al cuerpo conforme la contraria hacia lo mismo apuntando a la cabeza del adefesio. Su estrategia dio frutos cuando, en medió de una enorme explosión, los sesos del zombie fueron regados por todo el panorama virtual, apareciendo las letras que indicaban victoria en rojo y a media pantalla -¡Lo logramos! ¡venga, dame cinco, tia!- puso las manos frente a su pecho para que la contraria las chocara, fijándose entonces en otro juego al fondo del recinto: bastante vistosa y llena de color, una gran pantalla con dos siluetas (masculina y femenina) a cada lado y notas musicales contorneando el conjunto. -¡Mira! es un juego de karaoke; ¿Te apetece una pequeña competencia de canto?- se acercó al juego sugerente, cruzando los brazos tras la nuca para estirar los hombros y el cuello -Aunque te pondría una condición- se giro con una media sonrisa hacia la chica -Cantaré primero yo: no quiero pasar la vergüenza de tener que superar a una idol, además, si con tu voz atraes más fans, yo estaré libre para alejarlos y no tendremos que irnos sin que sea mi turno- enseñó los colmillos en una sonrisa competitiva, posicionándose cerca del juego y revisando el catálogo virtual de canciones que este ofrecía, notándolo bastante amplio y con todos los géneros de música que alguien quisiera cantar Vaya, hasta hay canciones de ella se sorprendió al notar que había algunos álbumes de la cantante con quien competiría.

-Debo estar loco para retar a canto a una idol- meneó la cabeza divertido mientras seleccionaba su canción -Supongo que cantarás rock, asi que haré lo mismo, aunque en una intensidad algo más baja. Susuki Tatsuhiza es un cantante que me gusta, cantaré algo de él en japonés - aclaró, poniéndole "play" a la melodia y aguardando que iniciara. El ritmo le encanto desde el primer momento y comenzó a marcarlo golpeando levemente el suelo con el pie derecho a la par que movia la cabeza siguiendo el compás marcado por la bateria. Acto seguido, comenzó a cantar:


nechigaeta kubi no itami ga torezu
futari, Rolling In The Depth
zetsubou ni HAMAtteru nanika BUKkowaseba
itsumo no KAN torimodoseru kana? Yeah

kizoku RAIN wa konmei hareta The Upper Eyelid
senaka furuwaseteru

OMAE no koto dake kangaete genten kaiki no Shitto
kajitta satou no kazu dake
tsutaerya iin daro


Su voz parecía ser lo bastante adecuada para la canción pues sonaba bastante bien y algunos curiosos dejaron los videojuegos para fijarse en el gigante que cantaba. Su cabeza continuaba marcando el ritmo de la canción, aferrando con las manos el micrófono del juego  conforme pronunciaba los coros; supo adaptarse perfectamente a los gritillos del cantante entre estrofas, sonriéndole a un par de chicas que observaban desde fuera del local causando un ligero rubor en sus mejillas.

-Seiron Syndroooome!!! yeah!- finalizó su canción haciendo con la surda el signo de rock y girándose a la peligris con la respiración un poco agitada -Bien, ahora es tu turno... intenta no humillarme demasiado- le dió un ligero codazo y se sentó en uno de los sillones que correspondían al juego, masticando uno de sus cubos de azúcar para reponer energía en caso de deber "salvar" a la cantante de un admirador.


Seiron Syndrome -Yuma Mukami

Volver arriba Ir abajo

Re: El titán y la come-setas van de compras [Priv. Koko]

Mensaje por Kotoko Haruka el Lun Mayo 23, 2016 11:07 am

Estuvo en todo el juego muy muy concentrada,dando botones y demás sin parar,de forma rápida con sus dedos,se notaba a la legua que le gustaba jugar a esas cosas.Cuando al fin vio los sesos del zombie gigante regarse por la pantalla dio un golpe seco en la maquina por la alegría,saltando una sola vez de forma emocionada antes de mirar la mano que Yuma le ponía,chocandola sin mucha demora.

¡Cinco! Hahahahaha

Siempre acababa muy emocionada tras ganar juegos así,aunque sin duda cantar era su pasión,por lo que cuando escucho al otro mencionar karaoke y que si se le apetecía no lo dudo,casi que corrió hasta allí,quedándose estática con los brazos en forma de jarra,estaba de acuerdo con la condición que el otro ponía,no importaba como..iba a ganar..y mas si había alguna canción suya allí,podría gritar a gusto..si no gritaba no tenia sentido,aunque si no había mas remedio que cantar simple rock o balada,pues no importaba,se conformaría mientras pudiera dejar salir entonaciones.

Escuchándolo aun hablar mientras elegía canción ella comenzó a reír,afirmando con la cabeza que realmente estaba loco,si ¿quien en su sano juicio reta a una idol profesional? aunque luego pareció indignada cuando dijo que suponía que cantaría rock y salto,como no,con un dedo al aire con un "Yo no canto rock,canto metal..aunque si no hay mas remedio también canto rock" y seguido de aquello de nuevo se comenzó a reír,escuchando que es lo que iba a cantar,por lo que se fue a posicionar en un sitio cómodo para apreciar el espectáculo que daría el otro..también tenia curiosidad en como sonaría.

Debía admitir que no lo hacia mal,incluso pensó que estaría bien salir mas con el o ¿invitarlo a un concierto como acompañante? ¿quien sabe? podría invitarlo a subir al escenario y que la acompañara con alguna canción,aunque no fuera de las suyas..algo así como un cover de otra canción,en eso pensaba cuando vio esa sonrisa hacia las chicas y ahogo una risa,vaya vaya...¿así que a las chicas les gustaba? bueno,lo veía normal,aunque luego la estatura de Yuma asustase,quizás por eso estaban ahí,no veían del todo la altura del giganton ¿o no?Cuando se termino Kotoko no tardo en aplaudir unas pocas veces,levantándose de donde estaba.

Oh no te preocupes..solo cantare normal

Le dijo,sonriendo suave y añadiendo.

Seleccionare una de mis propias canciones,hay cosas demasiado suaves en este juego y no quiero repetir tu canción,seria una copiona hahaha

Decía mientras buscaba alguna de las suyas,decidiéndose casi de inmediato por que,aunque daría la nota igual,esa tenia "partes calmadas" o bueno,eso era en su opinión,normalmente la gente nunca veía la parte mas calmada en las canciones de Kotoko..todo era gritos y ruido en general,cosas fuertes.

Bien prepárate..

Aclaro su garganta mientras tomaba el micrófono del juego y enseguida comenzó con la canción

Invade!
(Mush up! Mash up!)
Hikari michiru machi no ura yume o kobamu chika de
Taezu tsuzuku tomedo naku ugomeku yami no koe
Tsumahajiki sareta barabara no kirehashi o yoriawase
Nobiagaru ito wa unaru mama naranu hibi ni

Empezaba cantando,ya de por si fuerte,con ritmo,moviendo su cabeza,su brazo libre,el cual zarandeaba arriba y abajo mientras parecía comenzar un bailoteo con su cuerpo,las pintas que llevaba se adecuaron a aquel momento en realidad,y eso que desde casa había ido de lo mas normal posible,incluso con tonos pastel..pero no,en ese momento no,todo parecía obra de destino y todo.

Invade!
Se escucho ya casi terminando,haciendo aquella pausa para finalizar.

Zenbu o!
Tras aquello alzo los brazos satisfecha y miro hacia Yuma,luego hacia alrededor,si,había gente mirando,pero no se atrevían a entrar ni a acercarse..todos sabían que no debían acercarse,pues cuando Kotoko empezaba a cantar quedaba con esa sensación fuerte y rebelde durante muchísimo rato,seguro que si se acercaban demasiado sufrían la fuerte ira,solía pasar siempre,no era lo mismo que si la veían relajada,en esa actitud pausada..que ahora no tenia.

¿¡Que tal!? ¿a que estuvo bien?

Pregunto a Yuma,a penas prestando atención a los demás,se notaba en la cara de Kotoko que estaba "Full",era como si quisiera mas emoción,mas cosas que hacer.

Hoshi Syoko-Dokukinoko Densetsu

Volver arriba Ir abajo

Re: El titán y la come-setas van de compras [Priv. Koko]

Mensaje por Yuma Midorikawa el Jue Jun 09, 2016 6:16 pm

Asintió a las palabras de la cantante, llevándose un dulce más a la boca mientras aguardaba iniciara su canción, sobresaltándose un poco al escuchar el primer grito, pues se distrajo momentos antes y lo tomó por sorpresa. Escuchó atento toda la canción, observando los movimientos de la peligrís e intentando grabarlos en su memoria, pues técnicamente estaba presenciando un concierto privado de la fenomenal Kotoko Haruka. Sin embargo, momentos después se distrajo, pues una de las jóvenes que antes había estado en la puerta, a la cual le había sonreído se había acercado para tocar su brazo y saludarle; empero, la sonrisa de la menor se desvaneció del rostro apenas estuvo lo suficientemente cerca para notar que, aún sentado, el vampiro era altísimo -Oh... lo siento, creí que eras alguien más- se excusó, tomando a su amiga de la mano y volviendo a salir del lugar hasta perderse de vista.

El vampiro se encogió de hombros ante esa acción, le importaba poco o nada que la joven se alejara por su tamaño, estaba acostumbrado a ese tipo de acciones y prefería no acercarse a las personas que se dejaban guiar por ese tipo de cosas, pues las creía superficiales idiotas. Decidió concentrar toda su atención en la idol que continuaba cantando, acercándose cada vez más al final, mismo que gritó con bastante ímpetu y espíritu impregnados. El castaño aplaudió con ganas cuando la mirada grisácea de la joven se posó sobre él, alzando los pulgares en signo de que había estado magnífica; volvió entonces a tomar su papel de "guardaespaldas momentáneo" y observó al rededor, notando que, a pesar de que la galería se hubiera llenado de espectadores, ninguno se acercaba y esta vez no era por él. Todos miraban con cara de preocupación a la ratona y permanecían callados, a la expectativa de si volvería a cantar o se marcharía dejando aquello como una simple competencia de karaoke -has estado fenomenal, tia, deberías ser cantante- bromeó -Ah, espera, ya lo eres- volvió a extenderle la palma para que la chocara una vez más, levantándose a una máquina de sodas cercana para sacar un par de refrescos de ella y regresar ofreciendo uno a la menor -Vale, dime que haremos ahora. ¿Cantarás otra canción o intentamos con algún otro juego del lugar que...- se interrumpió, clavando la vista en la máquina del juego, que expulsaba boletos canjeables como si ese fuera el aire que exhalaba. Al parecer, las canciones de ambos habían sido buenas, excelentes quizá, pues habían ganado la cantidad máxima de boletos posible: 1000 entre los dos -Oye, mira eso...- lo señaló para que su compañera lo observara, acercándose entonces a recogerlos con dificultad por el gran bulto que hacían.

Con aquellos  boletos, podrían adquierir alguna de las cosas que se exhibía en el mostrador de la galería, donde había desde dulces hasta videojuegos y consolas, estas últimas mucho más "caras" (requerían poco mas de 10,000 boletos para canjearla) -Bien, ¿Que quieres hacer con los boletos?- alzó una ceja sugerente -¿Seguimos jugando para ganar más o intercambiamos uno de los objetos con lo que ya tenemos?-. Se giró a la cantante para pedir su opinión hasta que se dio cuenta de un misterioso hombre cerca de ella: portaba una camiseta negra con una imagen de la joven impresa en ella, pantalones negros y un misterioso abrigo largo, mismo en el que tenía una pequeña botella. El tipo no le daba buena espina, pero no estaba haciendo nada que pudiera reclamarle... no lo hacía hasta que, conforme la multitud se fue dispersando,  humedeció un pañuelo con el contenido de la botella y se acercó un par de pasos a la peligris -¡Oye, tú!- le gritó el castaño, sobresaltándolo y acercándose a la cantante -¿Que carajo te crees que haces?- se abalanzó sobre él, tirándolo a los pocos segundos mientras, una mujer que había visto todo llamaba a la seguridad del centro comercial. Sin embargo, en el forcejeo entre Yuma y el sospechoso, se había roto la botella de su chaqueta, llenando las fosas nasales del vampiro con un particular olor: cloroformo.

Los agentes de seguridad no tardaron en llegar a la arcadia, acompañados por algunos policías; para este momento, al vampiro ya le estaba entrando una tremenda sensación de sueño, comenzaba a sentirse aletargado y en cierto punto mareado -Maldito.. y yo que llevaba 40 años sin drogarme..- farfulló molesto, intentando ponerse de pie pero cayendo como tronco en el acto, con un fuerte sonido -Joder... quien diría que las idols eran tan populares..- gruñó en voz baja dirigiéndose a Kotoko, aunque en realidad sus comentarios comenzaban a carecer se sentido. Mientras tanto, un paramédico había llegado, acuclillándose junto al vampiro -¡señor no se mueva! no respiró cantidades nocivas pero podría marearse aun más si hace movimientos bruscos, espere un poco- le regañó.

Volver arriba Ir abajo

Re: El titán y la come-setas van de compras [Priv. Koko]

Mensaje por Kotoko Haruka el Jue Jun 09, 2016 8:29 pm

Básicamente le choco la mano nada mas terminar y ver que el otro hacia el gesto,sonriendo de una forma muy amplia,respondiendole que podían seguir cantando,pero que le gustaría jugar a otras cosas..aun así al ver los boletos la ratoncita se emociono,y no era por que no pudiera comprar cada cosa que había allí con su dinero en cualquier momento,pues podía hacerlo si quería,pero le emocionaba mas ganar las cosas de esa manera..de echo,se había fijado en algunas cosas cuando sucedió aquello de una forma tan rápida,a penas estaba bebiendo de su refresco y vio a Yuma alzar la voz,le había llamado la atención aquello ¿de veras estaba pasando?¿quien se había atrevido?

Estaba un poco preocupada,así que al ver a los agentes primero les dio sus datos,para que le informaran de quien era y cualquier información sobre ese tipo que le pudieran dar,luego solo se acerco a Yuma y se quedo allí,con una expresión entre molesta por lo sucedido y preocupada.

Yuma,hazle caso y tranquilo..no hay prisa alguna,se te pasara tarde o temprano..

Comenzó  a decirle primeramente,tras lo cual su reacción para ayudar fue darle un poco de su refresco tranquilamente,primero para entretenerlo y segundo para ver si eso le ayudaba un poco,ya que el pobre no podía moverse demasiado por ahora.

Oye...siento que te haya pasado esto por evitarme algo a mi,pero muchas gracias guardaespaldas gigantón,creo que yo no hubiese hecho mucho si llega a colocarme ese pañuelo en la cara...se defenderme..pero como todos si me duermen con cloroformo no puedo hacer mucho..

Se sentía agradecida con Yuma y desde luego no se separaba de su lado,con una sonrisa suave en su cara mientras veía como el sitio se iba vaciando poco a poco y solo iban quedando unos pocos agentes a demás de el paramedico que atendía a el contrario,ella pensaba,que de verdad tenia que devolverle el favor de alguna forma,así que se lo pregunto de golpe,simplemente le dijo que se lo recompensaría y que podía pedir lo que sea,que ella se lo iba a dar.

Estaba muy sorprendida de el día que le había tocado recientemente,tanto de el encuentro tan curioso con el vampiro,acabando los dos manchados,como de las compras,los batidos,los juegos...y ahora aquel intento de secuestro frustrado,se sorprendía de los fans obsesionados hasta ese punto.

Volver arriba Ir abajo

Re: El titán y la come-setas van de compras [Priv. Koko]

Mensaje por Yuma Midorikawa el Lun Jun 20, 2016 6:31 pm

Todo daba vueltas a su alrededor y sus párpados se volvían  más pesados; sin embargo, no se sentía lo suficientemente cansado como para quedarse dormido, señal de que, tal como el médico decía, no había inhalado una cantidad peligrosa del somnífero -Maldito Loco... ¿Quién se cree para intentar drogarme?- refunfuñaba en voz baja, comenzando a despabilarse de a poco al recibir en sus manos la soda de la soda de la peligris, a la cual no dudo en dar un par de tragos -Gracias..- no tardó en estabilizarse un poco y por ese motivo enderezó el cuerpo, permaneciendo sentado.

Yuma llevó una de sus grandes manos a la nuca, donde se revolvió un poco el cabello, fijando la vista en la cantante ta pronto esta le dedicó unas pequeñas palabras de agradecimiento -Descuida, no es la gran cosa, solo me siento como si estuviera ebrio- bromeó para luego sonreirle de lado y dar un par de palmadasx en la cabeza, como solía ver hacian los  amigos -Aunque debo admitir... me sorprende que haya personas que lleguen a este extremo con tal de convivir con su idol favorita- agregó al tiempo que le dirigía una mirada asesina al tipo de antes, que veía la escena atento mientras los oficiales le colocaban un par de esposas.

Pasados algunos minutos, la policía se llevó al causante del alboroto y la tienda de videojuegos cerró con ta de poner en orden lo ocurrido dentro, pues la pelea del vampiro y el sujeto de antes había dejado cierto desorden. Al castaño y Koko les habían permitido quedarse ahí un momento más, en lo que el mayor recuperaba el equilibrio suficiente para caminar, cosa que no tardó más que diez minutos aproximados, saliendo ambos inmediatamente después, el más alto aún tabaleándose un poco -tsk.. joder, mi cabeza me va a matar..- se quejó mientras se dirigía a las escaleras eléctricas  -te pediré una gran disculpa si no me quedo contigo el resto de tu paseo.... pero creo que me vendría bien una siesta. Tomaré un taxi para irme a casa- se explicó con su compañera, notando que por el movimiento de oficiales el centro comercial e había técnicamente vaciado. Una vez hubieron llegado a la puerta, rebuscó e su mochila una pequeña libreta y una pluma, en las cuales escribió su nombre, dirección, correó electrónico y celular -Bien enana, llámame si alguna vez vuelves a necesitar un guardaespaldas- sonrió, observando que a la distancia se acercaba el trasporte que había dicho tomaría.

Volver arriba Ir abajo

Re: El titán y la come-setas van de compras [Priv. Koko]

Mensaje por Kotoko Haruka el Lun Jun 20, 2016 9:51 pm

No se le aparto de al lado ni un solo momento,la verdad es que sentía que debía hacerlo hasta que pudiera colocarse de pie..y eso fue lo que hizo exactamente,pues al ver el momento que se pudo levantar ella suspiro y le dejo algo mas de espacio,aun muy agradecida por el comportamiento de Yuma.

Tranquilo,entiendo eso..la verdad es que resulta muy arriesgado que alguien me acompañe siempre,esta claro que traigo sucesos curiosamente peligrosos hehe..hmm.....en fin..realmente muchas gracias,te prometo que la próxima vez que nos veamos la cosa sera mas tranquila haha..eso si no me has dado unos datos falsos.

Comento en forma de broma,moviendo aquel papel con los datos de el vampiro,sacando al final la lengua de forma graciosa.

Te llamare si necesito de un guardaespaldas gigantón..pero a la próxima te traes gafas de sol y una ropa que pueda dar mas miedo,así a lo mejor no se acercan tanto hehehe....

Ella también vio como el transporte se acercaba y por lo tanto la hora del adiós también,se había divertido bastante,aun a pesar de aquel final que había ocurrido por ese hombre estúpido según ella,de no haber sido por este,a lo mejor hubieran disfrutado mucho mas de el día,ella lo hubiera pasado verdaderamente en grande y una agradable sensación se le quedaría,algo que ya sentía,pero con ese tono amargo al final.

Penso que,en cuanto le viera desaparecer de allí correría de vuelta a casa,no fuera a ser que otro loco se encontrara por los alrededores,aunque pensaba que estaba preparada para todo ya,alerta ¿quien podría sorprenderla de nuevo con un ataque? sinceramente nadie,pues la agresividad que soltaría en el momento seria realmente espectacular.

Bueno,espero que te vaya bien la siesta..si es que no te duermes en el mismo taxi de vuelta a casa,así que ten cuidado señor gigante.

Se la escucho decir cuando un taxi se acabo parando frente a ellos,guiñándole un ojo,siempre con un aspecto gracioso y tono algo burlón ante lo que decía,aun cuando no deseaba que le ocurriera nada malo realmente,pues de verdad deseaba que no tuviera mas problemas de camino a casa.

Volver arriba Ir abajo

Re: El titán y la come-setas van de compras [Priv. Koko]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.