Casting || Dueño mercado legal || Vladimir Kuznetsov

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Casting || Dueño mercado legal || Vladimir Kuznetsov

Mensaje por Izaya Orihara el Lun Abr 18, 2016 10:05 am




Casting


Petición de: Dueño mercado legal  — Para : Vladimir Kuznetsov

El día en la tienda de mascotas iniciaba con normalidad, desde temprano se alistaban todos los trabajadores para mantener el orden y recato dentro de las instalaciones, además de cuidar que todas las mascotas se mantuviesen aseadas, alimentadas y educadas. Muchas mascotas salían a estudiar y otras a trabajar, siendo el jefe del mercado quien otorgaba los permisos; pero varias personas se quedaban en la tienda al no tener nada mejor que hacer o por no tener las cualidades apropiadas para ser catalogadas como 'confiables' pese a la existencia del collar en sus cuellos.

Aquel dia pese a parecer normal, no lo era, ya que tras la llegada de una nueva mascota de raza 'Cuervo', los incidentes entre mascotas solo aumentaron y empeoraron en gravedad. Este cuervo estaba en contra de ser mascota y de permanecer allí, pero no tenía de otra y su obediencia era nula aun siendo castigado con la descarga eléctrica del collar. Si seguía comportandose tan hostil con sus compañeros, estos le rechazarían y dañarían. Además, de insistir con el castigo utilizado por el collar, la mascota podría incluso fallecer. Algo se debía hacer y el único capaz de mantener el orden y la paz era el dueño, aquel que veía en la tienda un hogar y en las mascotas una familia.

  • Soluciona el problema entre las mascotas, no se debe perder una mascota pero tampoco es aceptable un comportamiento hostil de la raza. Tu deber como jefe es ejercer tu autoridad, pero manteniendo la costumbre 'amable' en el trato para con las mascotas en el recinto.
  • Se debe tener en cuenta la raza, el horario, la personalidad base y por ello su forma de actuar.
  • Es importante conocer el collar que toda mascota posee, es obligatorio su porte.
  • Dispones de 48 horas para responder este tema o será cerrado.

- El sitio donde se desarrollará el casting es dentro de la tienda legal, teniendo las áreas comunes como principal foco.
- El rol no puede superar las siete horas, el jefe debe ser rápido al resolver problemas (hablando on-rol).
- Los cuervos (infernal en este caso) son considerados seres muy agresivos.
- Se cuenta con permiso para mandar a los trabajadores y a otras mascotas para que intercedan.


¡Aquí están todo lo que me han regalado! Ya no cabe en mi spoiler.

Volver arriba Ir abajo

Re: Casting || Dueño mercado legal || Vladimir Kuznetsov

Mensaje por Invitado el Lun Abr 18, 2016 2:32 pm

Tic, tac, tic, tac… las agujas del reloj iban como cualquier día. Sin temblar, sin ruidos sospechosos en mí despacho. Ajeno a cualquier cosa, me ocupaba d revisar antiguos archivos de contratos con los amos hacía mascotas, firmando los que no estuviesen o revisando que estuviesen en orden. Sakura hacía un trabajo ideal dejándome todo ordenado en mi despacho, por eso iba siempre tan rápido. Hoy iba a ritmo de Bethoveen y su hermoso Claro de Luna; al haberme criado en la época donde la música clásica era la madre de toda melodía en mi madre Berlín.
El bolígrafo de tinta negra se movía en compás de mi movimiento de muñeca, sin dejar de mirar a esos documentos que pasaba y revisaba. Me los sabía de memoria, de arriba abajo. ¿Quién creéis que habría escrito los contrarios y se había asegurado de hacer las leyes en este mundo? Mi hogar no era una casa segura si yo mismo no formaba sus normas. ¿Qué sería de un jefe si no pusiese la mano dura en su negocio?

Una larga mañana pasé solo en mi despacho sin hacer más que escuchar música clásica, atender a unas llamadas para reservar a muchos de mis “hijos”, firmar documentos, enviar e-mails… Vamos, lo que un jefe de una gran empresa como la mía era.
Justo cuando iba a tomarme mi descanso personal, pensando en pasarme por las instalaciones donde mis mascotas descansaban y échales un vistazo, uno de mis empleados vino corriendo. La muchacha de largos cabellos rubios y mirada dorada, vestida con un largo vestido rosa, tocó mi puerta y, con mi permiso, abrió. Se trataba de una de las encargadas de mañana de cuidar a las mascotas nuevas y orientarlas en su nueva estancia en su camino por su nuevo hogar.

- ¡Señor Kuznetov! –Llamó mi nombre apresurada, totalmente espantada. Su rostro mostraba espanto, pero no paró. Estaba nerviosa, totalmente tensa, y hablaba demasiado rápido, pero pillé lo que decía.- ¡E-el nuevo infernal de raza Cuervo, Crow, se está revelando! Ni los ataques eléctricos le afectan, ni mucho menos los castigos. Necesitamos de su ayuda urgente, mi señor. –La mujer se acercaba a mi mesa, quedándose levantada en ella. Estaba aterrada y se le notaba en su mirada. Sabía que en muchos de estos casos la mascota tendría que desertar o simplemente abandonar el recinto… pero no lo iba a permitir.
- Lléveme ahora mismo con el muchacho. Hablaré personalmente con él. – Recto, formal, mis palabras fueron dominantes. Dejé todo en la mesa de mi despacho bien ordenado y me incliné ante el interlocutor que tenía con la secretaria de despachos de al lado mía, la cual me mandaba el trabajo. Pulsé el botón a sabiendas de que ella siempre llevaba el pinganillo y dije.- Querida, preparame los documentos de firmas y revisión para más tarde. Tengo asuntos que arreglar en las residencias de los nuevos.
- Sí, señor. La muchacha dijo por el altavoz con un tono amable, siendo el final de nuestra conversación.

En silencio y con paso recto, fui guiado por la muchacha de andares más nerviosos. La observaba tensa. ¿Qué habría pasado con el muchacho infernal para haber causado tan furor en una de mis empleadas? No me gustaba mucho este tipo de comportamientos, me recordaba demasiado a “ella”, pero… esta vez lograría yo mismo llevar la situación por mis manos como buen “padre” de estas mascotas sin hogar.
La mujer me guió a una de las salas comunes donde estaba el cuervo en soledad, sin que nadie le hiciese caso y todos apartándolo. No me gustaba este ambiente tan pesado, infundado por el miedo que el infernal había causado. Me parecía impresionante la resistencia a las descargas que tenía el cuervo, pero… ¿Por qué se había resistido tanto?

- Buenas a todos. –Saludé como uno más de ese lugar, como si no tuviese poder ni nada por el estilo. Todos los presentes, incluso la acompañante, se quedaron con los ojos como plato. Yo solté una risa, ¿es que a caso no podía pasear por mi propia “casa” en un lugar como este? Miré hacía la mujer vestida de rosa y, haciendo un gesto, dije.- ¿Quién es el niño malo de este lugar? Me gustaría hablar con él.

Todas las mascotas miraron al chico de cabellos oscuros y ojos rojos que se apartaba en la soledad de la sala. El muchacho, a diferencia de los otros, me miraba muy mal. De manera hostil, parecía querer matarme a cada paso que diese. No me afligí, todo lo contrario; me recordaba tanto a “ella” que luché una vez más por parecer recto y firme, pero con una sonrisa siempre.
Sin preguntar ni nada –ya que era mi propio hogar y ellos estaban aquí porque yo quería, me senté al lado del revolucionado. No me habían contado nada de lo que había pasado, pero viendo la situación y su propio estado corporal se notaba que no le gustaba estar aquí… y que estaba a punto de estar en el límite. Crucé mis piernas y empecé a hablar:

- No preguntaré el estado por el que estas pasando, tampoco vengo aquí a darte una charla pesada ni a castigarte más de lo que ya han hecho contigo. Me gustaría hablar contigo de tú a tú. –Sin un apice de nervios, empecé a decir. Puse mi mano sobre mi pecho, sin dejar de dibujar en mí una mueca agradable. Ladeé mi cabeza hacía un lado, apartando mis mechones rojizos hacía un lado. La mirada potente del alto no me infligía para nada ningún tipo de temor, pero este parecía no darse cuenta y querer intimidar aun más con esta. ¿De verdad que a un “viejo” como yo con muchas movidas en la vida le podría dar miedo un renacuajo como este?- Mira, jovencito, es duro pensar que una “tienda” como esta es un hogar, pero esto no es solamente una tienda para exponer mascotas. No, todo lo contrario. En este gran lugar donde viven “mis hijos” les doy alimento, educación, libertad que no han podido tener en sus anteriores vidas, incluso les doy a familias que sé que cuidarán de ellos como si fuesen sus hijos. Tu, muchacho, te has tenido que ver envuelto en tan malas situaciones para acabar aquí, y no te deseo que te haya pasado nada malo, pero es tu nuevo hogar y… -En mi charla en pos de calmar al moreno, este chasqueó su lengua contra el paladar superior y me interrumpió con una risa. Alcé las cejas y moví mi cabeza extrañado, mirándole algo confuso.- ¿Qué es lo que te hace tanta gracia, joven?
- Tú, ¿“jovencito”? Pero, ¿qué mierda hablas? No sabes nada de mi y encima de todo... ¿Me estás hablando como si fueses un viejo y conocieses esta mierda? ¿De verdad tu eres el dueño de esta puta mierda? Pues que te jodan, no quiero estar aquí. Odio este collarín, odio todo. Me estas tocando las narices y como sigas así, juro que… -Justo en ese momento mi risa calló al muchacho. Una risa socarrona le hizo que este se cabrease, dando un puñetazo en la pared de su lado diestro y levantándose del sofá de esa sala común donde estaba él.- ¿¡AAAAAH!? ¿QUÉ TE HACE TANTA GRACIA?
- ¿No está claro? Tu comportamiento me recuerda mucho a una persona y a mí cuando era joven. –Como una sonrisa de un abuelo dulce, levanté mi cuerpo para quedarme a igual con él; la altura del infernal era como dos cabezas más que yo, pero no me importaba ni me implantaba respeto ni nada. Simplemente seguí hablando.- Joven, tengo muchísimos más años que tu y he pasado muchísimas más cosas que tu. Esta “puta mierda” es el hogar de millones de personas sin techo que traigo cada día con condiciones en las que no pueden vivir, ayudándolas y mimándolas como mis hijos. Yo no pedí que tú fueses de mi familia, pero si interrumpes en ella de mala manera puedo asegurarte que no serás castigado de la anterior manera. –La mirada se puso más seria con mi rostro oscuro y mis cejas fruncidas. Las personas de la sala silenciaron ante esa frase, murmurando después lo qué pensarían que pasaría. Dejé al muchacho enigmado, callado y bastante impresionado, sin esperar que alguien tan pequeño como yo tuviese ese valor de enfrentarme a él.- Ahora, bien, si estás aquí es porque tu vida es desastrosa y quieres volver a empezar. Te damos de todo, te ofrecemos cualquier cosa, incluso la libertad de irte. El collar es mero adorno si realmente eres capaz de permanecer en paz con tu nueva familia, por lo qué, ¿por qué no colaboramos los dos y hacemos como si nada?
- ¿Un viejo como tu colaborando conmigo? ¡Ja! Dices eso, pero seguro que después me castigarás y me obligarás a hacer mierdas de pet. Paso, tío. –Con un aspecto de lo más pasota, se volvió a sentar. Estaba mosqueado, asqueado y se notaba que su mal ambiente hacía que le causase mala fama a los demás pets que me amaban como un padre.
- Juro por todo mi tiempo de vida que no te haré daño, así como también yo mismo, personalmente me encargaré de ti si pasa algún problema. No tendrás a mi trabajadora como tu asistenta, sino yo mismo para guiarte como un hijo en este lugar. ¿Qué me dices? –Me había dignado a tener que bajarme tan abajo para que el chico cambiase la cara. Se quedó estupefacto, como si pensase de mi de una manera… y ahora cambiase de parecer. En ese momento todos comenzaron a susurrar más, sin esperarse mi respuesta. Miré hacía los presentes y, con una sonrisa a ellos, exclamé:- Perdonadle, queridos hijos. Él es como vosotros cuando llegó: confuso, extrañado, aterrado… sin querer perder su libertad. Todos hemos pasado por esos momentos de nuestras vidas que pensamos que las esperanzas son meros sueños, donde peligramos por nuestras libertad y nos arrebatan todo lo que amamos, pero… Yo, Vladimir Kuznetov, os prometo que no solo os daré hogares para que sirváis siempre con una sonrisa, sino que os educaré y os cuidaré como mi familia. –Un discurso que silencio a la sala entera, haciendo que después aplausos me alabasen al mismo tiempo que se preguntasen el porqué de todo esto. Volví la mirada al joven cuervo, sentándome en la silla. Crucé mis piernas y, después, sonreí.- Dime, Crow, ahora que estas más calmado, ¿te apetece tomar algo en mi despacho y me cuentas tu historia? Me encantaría saber todo de mis nuevos hijos.

"Un líder es un negociador de esperanzas"
Napoleón Bonaparte, líder francés.
Vladimir Kuznetov.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Casting || Dueño mercado legal || Vladimir Kuznetsov

Mensaje por Izaya Orihara el Miér Abr 20, 2016 11:32 am

Casting Aceptado.
Tienes siete días para subir tu ficha.
Ante cualquier duda solo contacta a administración.


¡Aquí están todo lo que me han regalado! Ya no cabe en mi spoiler.

Volver arriba Ir abajo

Re: Casting || Dueño mercado legal || Vladimir Kuznetsov

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.