Winter Rose [One-shot]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Winter Rose [One-shot]

Mensaje por Ryouta Kise el Vie Mar 25, 2016 3:44 am

Winter Rose


Disclaimer:
Assassins Creed no me pertenece, le pertenece a Ubisoft y Oliver Bowden creador de la novelas en los cuales los juegos están basados, lo único que me pertenece son Louise y su Familia

(N/A: yo recomiendo escuchar Winter Rose de TVXQ [Tohoshinki] para disfrutar de la lectura)

Una vez más como muchos años, el invierno caía sobre aquel lugar y se podía apreciar  que desde Boston hasta Nueva York, la blanca nieve se apoderaba de las calles de aquellas ciudades y también de los bosques que estaban a los alrededores de aquellas ciudades sin que ninguna escapara del manto blanco que ahora cubría varios lugares; en los bosques la capa blanca era sumamente alta y un tanto difícil de pasar sobre ella, a menos que fuera por caminos muy transitados como las carreteras pero de no ser así la nieve mostraba su profundidad, en las ciudades cubiertas de nieve solo causaba que la gente no saliera muy a menudo de sus hogares y la gente no realizaba nada en sus casa a pesar de que fuese invierno, además de que a la vuelta de la esquina estaba el 24 y 25 de Diciembre. [1]

En el bosque, por un lugar muy cercano a la hacienda Davenport en los caminos llenos de nieve y aun con la nieve cayendo de forma moderada pero sin poner peligro a nadie, entre los arbustos y en busca de comida cazando a los animales que comúnmente se pasaban por allí; se encontraba un hombre vestido en una túnica blanca con azul, unos pantalones de piel  y las botas largas también hasta la mitad de sus muslos, cazando comida para los días próximos para él y sus amigos que vivían con él en la hacienda Davenport, aun cuando el sabia que algunos de ellos sabían cazar, siempre seria costumbre para, Connor, compartir de lo que había obtenido y no solo él lo hacía, si no todos en la hacienda compartían desde cosas como carne, hasta leña que en determinado momento compartirían, puesto que si una tormenta se desencadenaba no podrían salir de para ir hasta la ciudad y conseguir algo, por lo cual aquella comunidad que tenían era importante y se beneficiaban unos a otros.


— ¡Connor!


Aquel hombre quien vigilaba de cerca un venado que estaba desde ya hacía algún tiempo en busca de comida por la zona, se vio asustado al escuchar el ruido que se aproximaba y para cuando el animal salió corriendo alejándose del hombre, un suspiro escapo de sus labios y de inmediato giro para caminar hasta donde la voz le llamaba, no estaba molesto, no, ya tenía algo de carne suficiente para él y para todos en la hacienda, mas aun no estaría de mal obtener un poco más para prever alguna inesperada situación que podría surgir en cualquier momento. De cualquier forma no se quejaría, solamente se preguntaba por qué la dueña de aquella voz, que conocía muy bien, le estaría buscando y sobre todo cuando él había dicho que debería quedarse, puesto que el regresaría y no habría necesidad de que esta se arriesgara a salir de su “casa”, en realidad no era la casa de ella, no, sino mas bien la de él, pero como era una invitada todo eso tenía sentido.


— ¡Connor!


Una vez más escucho la voz de aquella mujer, la cual se escuchaba cada vez más cerca de donde estaba y solo era una indicación de que iba por un buen camino para encontrarse con ella, mientras seguía su camino solo pensaba en algo lo cual era ¿Por qué le ignoro por completo?, no tenía sentido pues su padre y su hermano también estaban con ella, lo cual era segura que no la dejarían salir cuando en cualquier momento una tormenta de nieve podía tener lugar. Mas dejo eso de lado cuando vio una figura femenina muy familiar para él, estaba de pie dándole la espalda, aun llamándole y claramente podía ver un poco de lo que era su ropa, una túnica blanca como la de él, la diferencia era que ella no usaba la capucha que él sí, mostrando aquella larga y castaña cabellera llena de rizos, la cual estaba levantada en una trenza, un vestido el cual le daba la impresión de ser caliente para que la castaña saliera usando solo eso, además de las botas de color café que se podían ver debajo del vestido que completaban toda la vestimenta de ella.

Él se acerco con lentitud hasta donde la castaña estaba y una vez estando cerca toco con suavidad, además de tener cuidado de no asustar a la mujer, con su mano enguantada y con ello consiguió llamar la atención de ella…  la cual giro un poco su cabeza para poder ver de quien se trataba, de inmediato una sonrisa se dibujo en su rostro y se dio la vuelta para estar cara a cara con el hombre.


—Al fin te encuentro Connor, he venido a ayudarte—declaro la castaña con una sonrisa y mirando al hombre frente a ella, quien le miraba con expresión seria


— ¿Por eso estas aquí?... Creo que dije que no era necesario que ayudaran, son invitados y ¿Tu padre y tu hermano te dejaron venir?—dijo levantando una de sus cejas cuestionando a la castaña quien había hecho todo lo contrario a lo que él le había dicho en su determinado momento


—Connor, no puedo estar sin hacer algo… sabes cómo soy y además ya casi es navidad, no podía dejar que hicieras todo y ellos salieron a Boston a conseguir algunas cosas—se defendió ella cruzando sus brazos e ignorando la mirada desaprobatoria del hombre


— ¿Navidad? ¿No es esa una costumbre Británica?—pregunto el nativo americano un tanto confundido pues muchos colonos habían dicho que eso era una costumbre británica y solo le dejaba pensando en ello, mas su rostro seguía con aquella expresión seria


—Si usted sabe, Señor Kenway… yo no soy británica


— ¿Así que es Europea?


La castaña respondió asintiendo con su cabeza y comenzando a caminar en busca de algo, el hombre le detuvo tomándola de la muñeca por lo cual esta no pudo dar ni un solo paso más sobre la espesa nieve que había justo debajo de ambos, la castaña suspiro en frustración y giro un poco su cabeza para poder ver a Connor, quien actualmente detenía  su avance con aquel agarre que tenía en la muñeca de ella.


—Connor, soy como tú por algo llevo esta túnica… solo déjame ayudarte—dijo ella con la esperanza de que él le soltara, mas eso simplemente causo que su agarre fuera más fuerte


—No, ya te dije que eres una invitada y será mejor que regresemos empieza a caer más nieve—declaro comenzando a caminar aun reteniendo a la chica de la muñeca sin darse cuenta de la fuerza que estaba utilizando en ella


Ella suspiro en derrota—Bien tu ganas, Connor… pero ¿Podrías dejar de lastimar mi muñeca?— pregunto la castaña moviendo su muñeca atrapada por el agarre del hombre para que este se diera un poco de cuenta del daño que le estaba provocando


No dijo nada más que soltó la muñeca de ella, mientras caminaban al mismo ritmo, lento pero un tanto apresurado por el hecho de que la nieve estaba cayendo cada vez más fuerte que los momentos anteriores y así como caminaban, el silencio era algo que comenzaba a dominar la caminata que los dos compartían, mientras que con cada paso se acercaban mas y mas a la hacienda. Eso era muy notorio pues no muy lejos se podían ver el humo que era muy segura que se trataba de las casas de todos los que vivían en la hacienda, la mujer detuvo sus pasos por completo por lo cual el hombre se había adelantado un poco mas se detuvo e incluso giro para ver a la castaña quien lo miraba con aquellos ojos azules celestes.


— ¿Sucede algo?—pregunto el hombre de túnicas blancas mirando a la castaña y siendo que ella lo conocía muy bien, podía adivinar que él cuestionaba por completo lo que estaba haciendo con todo eso.


Ella abrió la boca para contestar, mas las palabras no venían por lo cual con ello solo un poco de vaho abandono su boca, no dijo nada más que comenzó a caminar para así alcanzar al hombre y una vez estando justo a su lado negó con la cabeza indicándole que no era nada y debían seguir con su camino a la hacienda, esta conducta extraña fue la que de nuevo provoco que él le detuviese una vez mas y esta vez no le tomo por la muñeca sino por su antebrazo, lo que causo sorpresa en la castaña por acción tan repentina. No dijo nada más que mirar el camino frente a ella y preguntándose a sí misma en sus pensamientos  con respecto a su situación actual con el nativo… en verdad ella no sabía si era un tema que debía de tocar en ese momento, pues la razón por la que ella estaba en América y no en Francia, era por lo que ambos eran… asesinos que luchaban contra los templarios, el siendo de América y ella siendo de los asesinos de Francia; por esa razón ella estaba allí, por la ayuda que su familia brindaría con la lucha contra los templarios y que si debía ser sincera, no esperaba que al ir al otro lado del mar se encontraría en un dilema que hace tiempo atrás no experimento. Después de mucho tiempo volvía a sentir, amor, desde que era una jovencita de al menos unos 16 conoció a un joven de su edad que por ser un asesino como ella, además de correr con mala suerte, murió a manos templarías lo que la dejo triste y devastada, con una idea de que no tenía pensado casarse con nadie que no fuera aquel joven…
Solo le bastaba con viajar para darse cuenta que estaba equivocada con lo que en determinado momento declaro.


—No es nada Connor, solo hay que regresar seguramente mi padre y mi hermano habrán regresado—respondió a aquella pregunta tratando de sonar lo más convincente posible a los oídos del asesino frente a ella


—Te conozco perfectamente, sobre todo desde que entraste por la puerta de la mansión… hay algo que te molesta


—Connor, yo se que sabes gran mayoría de lo que hago porque mi trabajo aquí es estar llenando los registros de lo que se necesita en la hacienda y informes de los demás asesinos pero… hoy estoy bien


—Por favor no me mientas, paso el tiempo necesario como para darme cuenta de que algo está perturbando tu mente—declaro el hombre de la túnica blanca caminando para ponerse frente a la castaña sin soltar aquel agarre que tenía en el antebrazo de esta—No sabría nada de esto si no fueras parte de la orden y sino fueras de importancia para la orden, los demás asesinos y para mi—declaro con su tono de voz serio mas su expresión se notaba un tanto distinta a la que normalmente llevaba en su rostro


— ¿De qué hablas Connor?—pregunto la castaña confundida con las palabras del asesino nativo frente a ella, tantas veces en el pasado compartieron palabras y conversaciones de distintos temas, mas nunca de algo parecido que la dejaba confundida


—En verdad eres alguien importante para mí, así como todos en la hacienda… solo que de una manera distinta


—No entiendo, ¿a qué te refieres?


—No sabía de que se trataba, en el pasado nunca pase por algo como esto. —dijo él soltando el pequeño antebrazo de la chica, y con ello tomo una de las manos de la castaña dando un ligero apretón afectuoso


La castaña se quedo en silencio observando al nativo de manera detenida, aquella observación que ella realizaba era nada más que a la cara de él, sus ojos y todo detalle en el rostro de él que le revelara en que estaba pensando o que es lo que haría dentro de los próximos minutos, aquel momento era de los mas íntimos que los dos habían tenido durante el tiempo en que se conocían y tan perdidos estaban en ese momento que ignoraban por completo el hecho de que la nieve estaba cayendo con más intensidad que momentos anteriores, algo que lo mostraba era la gran cantidad de nieve que aun cuando todavía era poca y no era muy grave, era de las manchas blancas que adornaban el cabello castaño de la mujer quien además tenía las mejillas completamente rojas, que podían ser causadas por el frío o por el momento en el que estaba. El silencio una vez más reino entre ellos, que si fuera en otras ocasiones podrían hablar de lo que fuera… mas en esta ocasión era muy distinta para ambos, la mano libre del nativo viajo de su posición original hasta encontrar la mejilla blanca y completamente fría de la mujer, con su pulgar acaricio la piel de ella con ternura que ni siquiera ella imaginaba que vería al asesino realizar acción tan suave como esa, a la vez que el tiempo se detuvo por completo cuando los ojos de ambos se encontraron y por lo visto con aquella mirada que se dirigían el uno al otro era suficiente para comunicar al otro lo que quería.


—Connor…


Un murmullo escapo de sus labios finos y definidos de la mujer, justo antes de que la poca distancia que había entre ambos asesinos se redujera a nada y los labios de ambos quedaran unidos, aquellos suaves labios contra los ásperos de él. Pasaron un buen rato unidos por ese beso, hasta que el aire se les termino y tuvieron que separarse, la mujer de ojos azules miraba con sorpresa pero también se podía ver el amor que había en ellos… como si lo sucedido lo esperaba pero a la vez le parecía un tanto sorpresivo.


—Sera mejor que regresemos, la nieve ha comenzado a caer con más intensidad—dijo él un tanto serio pero a la vez se podía que estaba un tanto desconcertado y soltó la mano de ella comenzando a caminar


—Por supuesto, regresemos, seguro y todos nos esperan—respondió ella con una sonrisa caminando detrás de él, pero al alcanzarle estiro su mano para poder tomar la del hombre y que así caminaran juntos de la mano


Ni una palabra más se dijo solo bastaba el sonido, que ninguno podía oír, pero contaban que si sonaba, era el de sus corazones que latía tal vez de forma sincronizada y demostrando el sentimiento que había entre ambos…



1.-De acuerdo con el contexto histórico, la navidad durante aquella época y sobre todo en la independencia de estados unidos no se celebro después de independizarse, ya que se pensaba que la navidad era una costumbre británica por lo cual los americanos recién independientes no adoptarían una costumbre que provenía del imperio británico. Si prácticamente la navidad se perdió en esa época
(N/A: Pues me gusto como quedo todo esto, creo que fue muy esponjoso todo esto xDD, además de que no sabía cómo describir que eran pues no son tan jóvenes para decir que son chicos o muy adultos para decir que son ancianos… están en una edad media lo cual me confunde un poco y por lo cual sea un tanto extraño de leer todo con mis descripciones pues las que me conoces acostumbro a describir a los personajes como jóvenes de 16 a 20 años e incluso 25 si lo vemos de esa manera y casi no uso hombre o mujer para mis fanfics, es como que raro para mí esto pero me gusto y pienso escribir mas cositas así, ya que me ha gustado esta cosa nueva que he hecho xDD, en fin nos vemos en mi próximo trabajo y espero que disfrutaran de este

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.