Un poco de diversión -Priv. Tori-

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un poco de diversión -Priv. Tori-

Mensaje por Ryouta Kise el Jue Mar 24, 2016 11:42 pm

Era una de esas pocas noches en las que estaba libre, su trabajo estaba terminado y le sorprendía lo rápido que todo eso había acabado antes de que llegara ser muy tarde, pero claro era la suficiente como para observar como la luna se abría paso en el cielo, una clara indicación que ya era noche, pero el reloj en su muñeca indicaba que era alrededor de los 8:30 pm, por lo cual no era lo que él consideraba demasiado tarde. Por lo general estaba acostumbrado a que la mayoría de sus sesiones terminaran casi a las 10:00 o 11:50 pm. Al divertido de ver en su rutina diaria.

Era demasiado temprano para que regresara a su casa, por lo que decidió dar un pequeño paseo por la ciudad y con suerte se encontraría algo con lo cual entretenerse un rato, sin mencionar que podría relajarse un poco y con suerte encontraría la diversión que le hacía falta pues trabajar a veces le daba problemas, le estresaba bastante y quería evitar llegar a algo grave.  El rubio tenía el presentimiento de que seguro de que esa noche encontraría bastantes cosas interesantes y dadas sus condiciones no se negaría a un poco de todo.

-¿A dónde debería ir?- se pregunto a si mismo en voz baja, mientras miraba los múltiples colores que las luces de la ciudad ofrecían a las calles para que estas no se vieran tan solitarias y oscuras, tenían el ambiente ideal para la vida nocturna que se podía apreciar. Mirase a donde mirase había algún letrero luminoso u cualquier tipo de luces que invitaban a la gente que se acercara a los comercios que tenían esas luces para promocionarse de manera mucho más efectiva en el ambiente nocturno.

Siguió su caminata por un rato hasta que hubo uno de los tantos lugares que había llamado su atención y dada su posición decidió entrar a aquel lugar, no esperaba tardar demasiado puesto que solo quería des-estresarse un poco y olvidar por un rato lo que sería su trabajo. Tanto había pasado ese día que simplemente quería mantener su mente lejana de todo lo que le mantuviera tan tenso, sabía que salud podría verse afectada por eso. Pero el rubio no era de preocuparse demasiado por su trabajo o algún otra cosa, aun no tenía razón por la cual estar tan preocupado al 100% durante todos los días y las 24 horas del día. En realidad el joven no tenía idea de lo que era estar tan concentrado o preocupado por algo o alguien ajeno a él, a menos que se tratara de su familia y en ese tipo de casos le diría a todo que le permitiera tiempo, o cuando llegara su momento de tener ese tipo de responsabilidad.

Dado que su reloj le decía que la noche aun era joven aprovecharía lo máximo y esperaría a ver qué cosas interesantes se encontraba durante ese tiempo que dicho joven ya había planeado para él. De momento todo salía bien, pues en cuanto entro había entrado hubo algunas personas que le reconocieron, algunos se trataban de compañeros de trabajo u otros modelos que en algún momento tuvo que trabajar por las demandas de los fans, hasta algunos que su manager le había conseguido para un trabajo en conjunto y por lo visto tenían las mismas intenciones que él, despejarse un rato de todo su “mundo” del modelaje.

Del poco tiempo que llevaba dentro del club le había ayudado a olvidarse un poco de sus problemas, si es que se le podían llamar como tal; entre su círculo de amigos hacían que todo fuera más relajado y divertido, era de las veces que entre todos podían ser sin tener que fingir nada en lo absoluto.

Volver arriba Ir abajo

Re: Un poco de diversión -Priv. Tori-

Mensaje por Tori el Dom Abr 10, 2016 8:43 pm



Un poco de diversión

Barrio Rojo || Luxury's || 00:30 am || Viernes
Tema privado con Ryouta Kise



Que podía decir el joven cuervo? La noche era joven como él y el Luxury's acababa de abrir hacia un par de horas pero incluso así ya había un montón de clientes. Muchos hacían cola por estar con él joven y otros muchos pues aquel viernes después del trabajo todo el mundo quería ir a desestresarse y que mejor lugar que aquel sitio? Exacto ninguno.
En ningún local te atendían como en el Luxury`s donde había múltiple variedad de chicos y de chicas hermosos y jóvenes, algunos no tanto, pero por aquellas épocas que mas daba la edad si eras bello? Esa era la única condición para entrar a formar parte del club, eso y estar dispuesto a complacer al cliente.

El joven cuervo estaba ya con un cliente que no dejaba de deleitarse con su cuerpo y este solo se dejaba manosear al antojo del grandullón que no tenía intención alguno de parar dispuesto a hacérselo allí mismo, aunque por supuesto eso sería obsceno por lo que el menor tomó su mano queriéndoselo llevar a una de las habitaciones habilitadas para ello pero el mayor no lo deseaba así por lo que le rebuto en la fuerza contra el sofá haciendo que Tori se quejara de este trato frunciendo con fuerza el ceño intentando soltarse con fuerza pero de manera inútil pues estaba claro quien tenía ganada la batalla allí. Si bien es cierto que no siempre gana el mas fuerte en ese antro siempre ocurría lo mismo-tsk…-se quejó el joven ante la presión que ejercía el otro moreno sobre sus muñecas hasta que de golpe uno de seguridad lo apartó con fuerza del joven haciendo que el cliente aun se molestara mas y se emprendiera a golpes con los gorilas para acabar cogiendo con fuerza del cuello al cuervo también dejando sus marcas sobre este.
Se escucharon ligeros crujidos procedentes del cuello del menor quien no se quejó mucho a pesar de todo intentando quitarse aquella gran mano de su cuello pues se estaba ahogando, pero una vez más los de seguridad consiguieron parar el cliente dejándolo inconsciente sacándolo a patadas del local.

Al fin el joven volvió a respirar con normalidad siendo atendido por los hombres de negros-estoy bien…-dijo por lo bajo aun tomando aire para después sonreír levemente para que dejaran de preocuparse. Estos asintieron y se fueron dejaron al joven solo que se dirigió a la barra a pedir un vaso de agua.

Allí en el Luxury's eran todos como una familia, aunque no compartieran sangre al final todos se cuidaban unos a otros de una manera u otra, pero realmente estaban unidos. Todos sabían porque estaban allí, todos eran conscientes de los riesgos y lo que les tocaba cada noche, por eso nadie se quejaba y si había problema no dudaba en ir a ayudar para mantener el mejor ambiente posible y que la fiesta continuara sin perder de vista el bienestar de sus camaradas. Era un buen lugar, algo a lo que tal vez llamar hogar.

Tomó el vaso de agua y se lo bebió de un trago tomando asiento en una banqueta y suspiró con fuerza pidiendo otro vaso para acabar por recuperarse del todo. En verdad le dolían las marcas, pero la noche seguía, allí no había mucho tiempo para preocuparse por cosas como esas pues era raro que alguna noche alguien no se llevara un corte, un puñetazo o alguna herida, por lo que había que seguir adelante. Una vez más el joven se miró las muñecas donde se podían ver perfectamente los dedos del cliente marcados en su piel de una manera negra al igual que en su cuello. Eso era molesto, debía de ir a taparlo un poco, si no probablemente nadie quisiera tomarle como mercancía para pasar la noche. Quien quería a alguien ya “marcado” por otro?
Acabó bebiéndose el último vaso de agua y se levantó de su sitio para dirigirse hacia la parte trasera del local donde podían cambiarse de ropa y arreglarse para la ocasión, pero al ir hacia allí chocó contra un chico de cabellos rubios y ojos del mismo color-oh...lo siento…-susurró por lo bajo sin mirarle a los ojos de manera bastante sumisa y amable siendo cortés como siempre-si me disculpa…-dijo dispuesto a continuar su camino hacia la parte trasera para arreglarse un poco cuando cayó en la que debería de invitar al cliente a un trago por haberle causado semejante “molestia”-eh...esto...disculpe-dijo por lo bajo dándose la vuelta para mirar al joven-creo que lo mejor sería que le invitara a una…-fue en ese momento que reparó en los ojos ambarinos del joven que le dejaron mudo-e…-se quedó en blanco sonrojándose ligeramente sin poder decir nada cuando sacudió su cabeza para retomar el hilo de la conversación-copa-acabó por decir sonriendo de nuevo de manera amable olvidando por un momento que su obligación era arreglarse y dejar eso para luego pues quien querría tomarse una copa con él tal y como lucía todo magullado?

Do you like my body?


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.