The most important thing for a prince || PV Nunnally

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The most important thing for a prince || PV Nunnally

Mensaje por Lelouch Lamperouge el Miér Mar 23, 2016 3:15 pm


The most important thing for a prince
 what it is?



Que más podía pedir? Aquella tranquilidad bajo el suave cielo azul acompañado por las nubes que ayudaban a darle algo de brillo a ese componente que de otro modo parecería muy solitario, era realmente tranquilizante, no podía evitar recordar los días en cuando aun era pequeño y lo único que me importaba era continuar hacia delante preservando la felicidad de mi madre y mi hermana, las únicas importantes en mi vida. Aun ahora continuaba luchando por eso, pero una de ellas había desaparecido por completo de mi vista. Como había podido seguir adelante aun con esa lacra? Porque sabía que una de ellas me necesitaba, eso era suficiente por continuar. Fuera como fuera debía continuar y llevar acabo mi venganza para con los culpables de aquella inmensa tragedia para poder volver a ver la inocente sonrisa de Nunnally. Yo la necesitaba, aunque sonara egoísta. Pero si me faltaba ella, si todos me dejaban atrás ya no tendría nada mas que hacer, tomaría una pistola y acabaría con mi vida sin sentido que nunca debería de haber sido en un primer momento.
No obstante si hacia eso quien las vengaría? No, estaba equivocado, si Nunnally caía aun así tenía que seguir luchando, pero porque lucharía? Aunque matara al mundo entero nadie me las devolvería… Era un dilema moral bastante importante y  la vez nada, pues si el momento llegara simplemente me dejaría llevar por la rabia, por el corazón, haría lo que este me dictara. Que sentimentalista sonaba eso. Una pequeña sonrisa se dibujó en mi cara, no sabía que podía llegar a ser asi con algunas cosas.

De repente escuché un ruido tras de mi haciendo que echara la cabeza hacia atrás pudiendo ver a Nunnally en su silla de ruedas dispuesta a abandonar unos momentos la calidez de la mansión. Si bien el tiempo era agradable, el viento lo podía ensombrecer un poco pues a veces cuando soplaba fuerte podía ponerte los pelos de gallina, pero debía reconocer que esa sensación era en parte agradable.
Me incorporé para ir a recibirla y guiarla retomando el puesto que ocupaba Sayoko. Sonreí amablemente a la criada de los Ashford que con tanto esfuerzo velaba por la seguridad de Nunnally dentro de esa casa y tomé los mandos de la silla de ruedas-Nunnally-la llamé calidamente para que se percatara que estaba allí con ella poniendo mi mano sobre su hombro-si me hubieras dicho que querías dar una vuelta por el jardín podías haberlo dicho-continué sonriendo aunque ella no pudiera verme, la verdad es que era algo innato en su presencia, no podía evitarlo, era casi como si mi corazón se reparara y todas las heridas desparecieran, un bálsamo reparador.

Empujé su silla por la rampa hasta que esta tocó la suave hierba que probablemente Nunnally no podía notar rozando sus pies debido a su discapacidad en las piernas-hace un poco de viento Nunnally-dije por lo bajo dándome cuenta de ella y sin decir nada más solo me saqué la chaqueta y la puse sobre sus hombros en sentido contrario para que tapara todo su torso-así no cojeras frío…-susurré por lo bajo para continuar nuestra marcha hasta alejarnos lo suficiente de la mansión llegando a un gran árbol de cerezo que tenía la familia Ashford importado de lo que algún día fue Japón.
-Nunnally-volví a llamar a mi hermana-te parece que nos quedemos aquí bajo este árbol?-me puse delante suya echándole antes el freno a la suya para que no pudiera irse rodando colina abajo. Me agaché a su altura y tomé sus manos entre las mías y las acaricie para después voltearme un poco a mirar aquel basto jardín-ojala pudieras verlo Nunnally…-dije por o bajo-se parece tanto a nuestra casa…-sonreí con algo de triste al hacer una vez más referencia al pasado.
Poco a poco me incorporé aun sin soltar sus manos-quieres tumbarte en el césped conmigo Nunnally?-le pregunté antes de realizar ninguna acción respetuosa y ante su iniciativa la tomé entre mis brazos, avisandola antes de aquel movimiento, para dejarla con cuidado en el césped sentada conmigo detrás. Pasé mis manos alrededor de su cintura y la abracé contra mi para que no pudiera caerse-así bien?-pregunté siempre preocupado por su seguridad y comodidad tomando una de sus manos con delicadeza acercándola a la hierba y sonriendo feliz de que ella pudiera sentir aquel frescor de nuevo aunque solo fuera con sus manos, con el tacto, uno de los pocos sentidos que le quedaban para ver sin ojos como continuaba el mundo.

Apoyé mi cabeza sobre la de ella y poco a poco nos recosté pudiendo ver hacia arriba parte del cielo y las ramas con sus hojas del cerezo en flor. Unas pocas hojas cayeron sobre nuestros cuerpos y no dude en cuidado apartar estos pétalos del rostro de Nunnally con cuidado-hace cosquillas?-volví a sonreír sin poder evitarlo. Solo ella podía alegrarme de tal manera, pero cuando pensaba que esas manos también habían estado manchadas de sangre hacia unos pocos días...me daban ganas de vomitar y alejarme de ella lo máximo posible para no poder alcanzarla con aquel color que tanto detestaba y que por alguna razón estaba completamente impregnado en mi familia. En mi madre, en mi padre, en mis hermanos, en mi, pero no en ella.

En ella jamás.


By sidhe For Source Code



~Gracias Izaya...bastardo~

¡WARNING!:

At first


Si, aquí si Izaya ¬¬ (?)


Hace falta que diga algo mas?... gracias Izaya...

Regalos:
















Volver arriba Ir abajo

Re: The most important thing for a prince || PV Nunnally

Mensaje por Nunnally el Sáb Mar 26, 2016 9:34 pm




The most important thing for a prince
Con Lelouch en la mansión


Me encantaba el tener nuevamente a Lelouch en mi vida, tantos años sin él habían sido como la peor pesadilla condimentada con la más agria espera, porque para mí, desde el momento en que abrí los ojos al mundo mi hermano mayor era mi felicidad, mi tristeza, mis risas y llantos, incluso en mis sueños estaba presente… Lelouch siempre lo seria todo para mí, aun cuando él no lo supiera.

Lo malo de esta realidad, era tener que fingir para él, solo para apreciar nuevamente su sonrisa honesta que se perdió luego de la muerte de nuestra madre, la misma época en la cual nos tocó vivir en las calles de aquella isla que todo el mundo consideraba una utopía… menuda mentira le habían vendido a las personas, porque aquellos con dinero fácilmente podían subsistir, pero para nosotros, quienes habíamos estado en ambos lados de la moneda mercantil llamada sociedad, nadie podía engañarnos, sin embargo siempre fingía, desde el momento mismo en que Lelouch regreso a mi vida, volvía a verme como la desvalida Nunnally que tanta alegría le daba cuidar, aquella que se perdió hace más de 700 años gracias a la conversión de un vampiro, pero eso mi hermano no debía saberlo o me odiaría, sabía bien que no lo toleraría a pesar de que lo hice para verlo una vez más, tan solo… una última vez y poder reparar todo el daño que le ocasione, porque no era tonta, de no haberme cuidado tanto, de no estar yo en su vida, seguramente Lulu hubiera conseguido tener una vida basta y plena, consiguiendo su venganza y luego ¿Quién sabe? Solo sé que sin mí a su lado, las cosas hubieran sido diferentes.

Y ahora, manteniendo la fachada de su pobre hermana desvalida, Sayoko, una agradable joven que trabajaba en aquella casa y siempre estaba al pendiente de mi persona, había ingresado al cuarto para ayudarme con la ducha, vestimenta y por último, debido a mi pedido, sacarme al jardín de la mansión. El día era precioso y a pesar de ser un vampiro, el hecho de ser convertida no me impedía estar bajo el sol, siempre y cuando tuviera el cuidado necesario para ello, además, si sentía no poder resistir más, la excusa de mi pobre salud física sobraba para poder ingresar de nuevo bajo techo. Lo que no espere fue que Lulu se acercara a mí, indicándome que tan solo le tuve que pedir algo de asistencia.


-No deseaba molestarte tan temprano onii-sama… además solo quería sentir la brisa en mi cara, tú tienes cosas más importantes que solo dejarme bajo un árbol –no es que buscara hacerme la victima con mi hermano, bueno… un poco quizás, pero a pesar de mis palabras me llevo con él, cubriéndome del clima hasta posarnos ambos bajo la sombra de un gran árbol, dejándome sentir el frio césped bajo mi palma  -Esta húmedo aun… ¿Regaron hace poco o es el roció? –a pesar de saber la respuesta, comprendía que Lelouch sería más feliz de mostrándome el mundo que suponía no conocía debido a mi ceguera, incluso acabamos recostados en el césped, tan cerca el uno del otro que sus palpitaciones me relajaban, solo por seguir así más tiempo volvería a entregar mi vista o mis piernas, todo con tal de parar el tiempo  -Onii-sama… por favor quédate siempre conmigo –lentamente busque su mejilla, depositando un pequeño beso en esta conforme los pétalos del cerezo caían sobre nosotros, quizás no podía abrir mi ojos y confirmar que ese era el árbol bajo el cual estábamos pero el aroma era inconfundible, sobre todo en compañía de la suave sensación de sus flores en nuestra piel -¿Podrías detener el tiempo solo para nosotros dos? Solo un poco… onii-sama –realmente en aquellos momentos de eterna paz entre los dos, deseaba tanto de él, tantas cosas que sabía jamás me daría, tales como sus labios, sus manos, su mente e incluso alma y corazón, porque mi hermano solo sería eso, un hombre ligado a mí por la sangre y la necesidad de proteger lo que una vez daño, y si solo eso sería lo que conseguiría de su mano, si con la lastima lograría retenerlo a mi lado, jugaría este juego hasta el final de los tiempos, manteniendo esa adorable cara que Lulu tanta amaba, aquella pureza que hacía años quedo resumida a la nada misma y la inocencia que rara vez podría hacerse presente en mi mente -Solo bromeaba… nunca podría pedirte cosas imposibles de cumplir onii-sama –quería hacerlo, pero no podía, lo tenía claro, y por ello oculte la verdad detrás de una dulce sonrisa y adorable risita -Hermano… ¿No tienes planes para este día? No me gustaría ser un estorbo en tu itinerario, sabes que Sayoko puede cuidar de mi mientras tú no estás… yo solo, intentare divertirme sin ti, mientras realizas tus labores –hice que mi voz sonara triste al igual que mi gesto conforme lo abrazaba con fuerza, aquella era la mezcla perfecta entre la necesidad y el permiso que las palabras huecas le daban a mi hermano… pero ¿Por qué hacía esto? Simple, lo quería aquel día solo para mí y sabía que Lelouch con tan solo un pequeño gesto de tristeza en mi cara se quedaría conmigo, por ello buscaba manipularle con la dulzura y ternura de una pequeña niña… de su pequeña hermanita.



La realidad fácilmente podría cambiar…
Las verdaderas y mentiras podrían saber tan dulces como la miel
Y todo valía, cuando el amor era grande


__





Última edición por Nunnally el Miér Jul 20, 2016 7:51 pm, editado 1 vez

Volver arriba Ir abajo

Re: The most important thing for a prince || PV Nunnally

Mensaje por Lelouch Lamperouge el Mar Jun 07, 2016 12:59 am


The most important thing for a prince
 what it is?



Aun así a pesar de todas las nefastas sensaciones no podía el evitar sonreír siempre cerca de Nunnally, aunque no pudiera verme quería que ella pudiera sentir la calidez de mi sonrisa.
Acaricié con cuidado su cabello-regaron hace poco-le confirmé-te desagrada? Puedo volverte a dejar en la silla-dije algo preocupado por su confort. Pero al ver que estaba bien allí dejé de lado ese tema recuperando la mueca feliz que se había borrado tan solo por unos segundos.

Al principio mi cuerpo estaba mirando hacia el cielo azul y las ramas del cerezo pero después me volteé quedando de lado para poder ver a Nunnally hablando-si?-pregunté cuando ella me escuchó para después escuchar lo que decía haciendo que mi sonrisa se ampliara y mis brazos la rodearan con fuerza queriendo protegerla a pesar de que allí no había ningún mal que pudiera hacerle daño salvo yo mismo. Deposité un beso en sus cabellos y cerré los ojos disfrutando de su paz que su cuerpo parecía desprender siempre-claro Nunnally, siempre me quedaré contigo, pase lo que pase, ya lo sabes-sonreí de nuevo de manera cálida cuando de nuevo escuché su petición que me hizo reír por lo bajo a pesar de que la estaba tomando muy en serio-si ese es el deseo de mi princesa tendré que cumplirlo-sonreí acariciando su mejilla con mis manos ligeramente frías por el viento.
No obstante la respuesta de ella vino muy rápido haciendo que casi me enfadara incorporándome un poco mirando sus ojos como si pudiera verme-no puedo?-dije sonando algo enfadado y decepcionado con ella-como que no puedo? Claro que puedo-dije alzando la voz para luego sonreír pues realmente no quería que se pensara que estaba enfadado con ella-mira y verás…-dije por lo bajo. Volví a tumbarme en el césped de lado y puse mi mano en el rostro de ella haciendo que volteara al rostro hacia a mi para después tomar sus manos a la vez que apoyaba mi frente contra la de ella cerrando los ojos.
Dejé que por unos momentos que el silencio reinara entre nosotros y luego lo rompí-ya esta, parado-sonreí feliz sin dejar de acariciar su mejilla mimándola como siempre lo había hecho-6]]no hay nada que no pueda hacer por mi princesa[/b]-sonreí de nuevo sin dejar de acariciar la suave piel de su rostro-ahora nos quedaremos así hasta el final de los tiempos…-susurré por lo bajo volviendo a depositar otro beso esta vez en su frente para volver a pegar mi frente contra la de ella.

Se estaba también de aquella manera. Ojala de verdad pudiera parar el tiempo, la verdad es que si no tuviera mas planes, si no tuviera que vengar a Nunnally y a mi madre deseara que el tiempo se parara en esos instantes como quería mi hermana, quedarme así con ella para siempre sería todo un lujo, un lujo que no podía permitirme en el presente. Quien sabia si en un futuro podría. Pero de momento no podía aunque lo ansiara desde lo más profundo de mi corazón pues ella para mi era lo primero. Siempre lo sería.

Pero de nuevo Nunnally sonaba triste haciendo que mi corazón se encogiera en mi pecho-hoy no tengo ningún plan Nunnally-acaricié su cabello notando como ella se abrazaba con fuerza a mi-ey! vamos vamos-reí por lo bajo ante su efusividad-ya te he dicho que no me iré a ningún sitio, hoy tampoco me iré de tu lado Nunnally, hoy estaremos todo el día juntos te lo prometo-continué con aquella mueca feliz en mi rostro-además, ya sabes que no me gusta dejarte sola, aunque estés con Sayoko o Sheryl, yo quiero estar contigo-suspiré con fuerza-siento dejarte sola muchas tardes, pero en verdad sabes que si pudiera me quedaría contigo siempre Nunnally y hoy que puedo estaré contigo hasta el sol salga de nuevo por la mañana-sonreí levemente feliz pues sabía que aquellas palabras llenarían de felicidad el corazón de mi pobre hermana.
Fue entonces cuando de golpe mi teléfono sonó haciendo que mi sonrisa se borrara por unos instantes-espera un momento Nunnally…-el cambio de mi tono de voz se notó pues ahora era mucho mas grave y serio.
Solté de entre mis brazos el cuerpo tan cálido de mi hermana y saqué el móvil del bolsillo de mi chaqueta rojiza. Miré el nombre que aparecía en la pantalla y suspiré con fuerza aun sin saber si descolgar o no. Era Izaya. Miré a Nunnally y después al teléfono que no dejaba de sonar una y otra vez de manera incesante. Que debía hacer? No quería contestar pues después de todo lo que había pasado con Izaya, todo lo que habíamos dicho y confesado no sabría que podría ocurrir o que diría, tal vez querría verme de nuevo y probablemente me inventara alguna escusa para dejar a Nunnally e ir a su lado sin saber porque anteponía a mi Izaya por delante de mi hermana cuando ella para mi era la cosa mas importante del mundo.
Finalmente la llamada finalizó y el silencio reino en el jardín solo dejando escuchar los cantos de los pájaros y el soplido del viento. Apagué el móvil y suspiré con fuerza volviendo a abrazarla intentando calmar los latidos acelerados de mi corazón-lo siento Nunnally…-dije por lo bajo-ya apagué el móvil, prometí que este día seria tuyo y lo será-sonreí ampliamente volviendo a mimarla acariciando su rostro-de verdad que lo siento Nunnally-besé su frente.

Nunnally no tenía porque saber nada. No debía saber nada. Y aun así, aunque decía que Nunnally era la primera y se merecía aquel día, en aquellos momentos ya no podía sacar a Izaya de mi cabeza.

Poor little mouse.


By sidhe For Source Code



~Gracias Izaya...bastardo~

¡WARNING!:

At first


Si, aquí si Izaya ¬¬ (?)


Hace falta que diga algo mas?... gracias Izaya...

Regalos:
















Volver arriba Ir abajo

Re: The most important thing for a prince || PV Nunnally

Mensaje por Nunnally el Miér Jul 20, 2016 9:50 pm




The most important thing for a prince
Con Lelouch en la mansión



Suspirando con calma, podía sentir el precioso latir del corazón de Lelouch, aquel musculo que lo diferenciaba de mi sin que se diera cuenta, porque, mi hermano seguía siendo totalmente humano mientras que yo, tan solo por esperar que volviera a mi lado termine convirtiéndome en un ser de la noche sediento de sangre, pero no la suya, jamás la de Lulu, era casi un pecado profanar tan pulcra piel. Sin embargo sabía que debía decirlo, un día de estos tendría que confesarle la realidad o no me amaría completamente como lo que era ahora, pero... de hacerlo ¿Podría perderlo? Si las cosas terminarían con él dejándome de lado, prefería ocultar toda la realidad, o dado el caso, matarlo y quedarme con su corazón entre mis manos, sería tan poético y perfecto.

Pero como siempre mi felicidad no era eterna y el mágico momento con mi hermano, mi príncipe, se había esfumado con el sonido del celular que le obligo a apartarse de mi lado. Sin poder evitarlo entreabrí aquel par de orbes morados, supuestamente impedidos de visión pero bien sabía que era todo lo contrario, porque incluso desde aquella posición podía notar perfectamente el nombre en la pantalla, incluso percibía el cambio en el latir del corazón de Lulu... ¿Porque Izaya tenía que meterse en esto? Ese maldito bastardo quería quitármelo, lo sabía, siempre lo supe y de todos modos compartía un oscuro secreto con ese tipejo de opacos cabellos e intenciones, Izaya no debía tocar a mi Lelouch, no debía hablar con él, tampoco verlo, ni siquiera imaginar sus ojos, porque él era mío, por derecho me había pertenecido desde el instante en que abrí mis orbes al mundo, porque Lulu me amaba, tenía que amarme, sino lo hacia las cosas no serían bonitas.

El celular continuaba sonando, mis dientes cada vez se apretaban con más fuerza ¿Cuánto más pensaba dudar Lelouch? Debía cortar esa llamada y quedarse conmigo de una buena vez, era lo que me prometió, siempre me había dicho que yo era lo único importante en su mundo, aquella quien lo hacia sonreír como nadie más... entonces ¿Porque? ¡¿Porque no cortaba la maldita llamada?!

Sabía que si todo seguía así, acabaría delatándome, todo porque era mi deber cortar el lazo que lo unía con el gato demoniaco, o de lo contrario acabaría siendo peor, incluso podría llegar a perderle, a ser olvidada como una muñeca que perdió el hilo que le otorgaba la voz y con ello todo su encanto, curiosa analogía cuando sabía que mi hermano me quería rota y por eso era una niña desvalida ante sus ojos, aun cuando había vivido mucho más tiempo consiente que él, si deseaba que fuera muda lo seria también, incluso me cortaría las manos si con ello lo mantenía cerca mío, realmente no me molestaba vivir de su lastima a pesar que en su cara lo negara una y mil veces, siempre y cuando siguiera a mi lado, mirándome solo a mí, amándome como a nadie, todo lo demás carecía de relevancia.

Y justamente cuando empezaba a separar los labios y proferir palabras de odio, nuevamente lo tenía a mi lado, abrazándome con fuerza poco después de haber apagado el móvil, pero... ¿Porque aquella no me complacía? Seguramente seguía molesta por culpa de aquel bastardo gatuno ¿Y cómo no estarlo cuando las pulsaciones de Lelouch estaban tan descontroladas?


-¿Quién era? - no podía sonar dulce aunque lo deseara, por eso hablaba sumamente bajo, apartándome de él tras posar ambas manos en su pecho -Onii-sama... tu corazón está muy acelerado... era alguien importante para ti ¿Verdad? -una solitaria lagrima rodo por mi mejilla, hacía tiempo que no lloraba con honestidad, pero la sola idea de que otro ser pudiera compartir espacio en su corazón era molesta -No respondiste porque estaba yo aquí ¿Cierto? No quieres que sepa quién era -busque sentarme con algo de torpeza, estirando la diestra para buscar la silla de ruedas, mientras la zurda intentaba limpiar aquella escurridiza lagrima, sin embargo por el remolino de emociones acabe de cara al suelo, sintiendo la tierra cubrir mi nariz, frente y una parte del mentón -Onii-san no... -gimotee anteponiendo una mano al suponer que él buscaría ayudarme luego de la caída -Realmente puedo sola... si no lo hago, tu no podrás ser feliz con nadie... porque yo... nunca podrás amarme como a una mujer ¿Verdad? -no sabía si me le estaba confesando de un modo raro, o como podría tomarlo él, sin embargo, con tal de despertar su fibra sensible realmente no importaba -Te amo demasiado... como para ser el motivo de tu infelicidad... - nuevamente intente tomar la silla de ruedas, acabando por empujarla con suavidad haciendo que se alejara de mí en cuanto caí de nuevo, terminando con el pecho contra el suelo, pero el sonido hueco de algo cayendo me dio a entender que la había derribado sin ser esa mi intensión, pero admito que ayudaba bastante a mi imagen de alma en pena -¿La silla? -golpeaba suavemente el suelo con la palma de la diestra, utilizando la zurda para mantenerme equilibrada, poco antes de buscar sentarme nuevamente en el césped, dejando que el llanto saliera, cubriendo mi rostro con ambas manos completamente opacas debido a la suciedad del patio -Yo... yo lo lamento onii-sama... no puedo demostrarte que puedo hacerlo sola... por mi culpa... por mi culpa tu... -ahogue la continuación de las palabras con un sollozo, no pensaba decir algo como "Por mi culpa no puedes marcharte con quien amas", porque estaría cavando mi propia tumba, no quería que se diera cuenta de cuanto quería a la otra persona, quería que se percatara de cuanto él me amaba y claro está, cuanto lo amaba yo y como ese gato era la rueda extra e innecesaria entre ambos, no me importaba nada más que aquello, que finalmente notara que éramos el uno para el otro, que el mundo podría irse al averno, la humanidad extinguirse y todas las criaturas morir, pero, si estábamos juntos nada más interesaba.



Estaba loca, si
Pero... loca por ti.


__


Volver arriba Ir abajo

Re: The most important thing for a prince || PV Nunnally

Mensaje por Lelouch Lamperouge el Dom Ago 07, 2016 10:06 pm


The most important thing for a prince
 what it is?



No comprendía porque de golpe Nunnally se mostraba molesta conmigo, acaso había hecho algo mal? Si, sabía que debía haber tenido el móvil apagado o en silencio para que nada nos interrumpiera, aquel día era de ella lo había prometido, pero aun así...y si realmente hubiera sido importante aquella llamada?
Suspiré con fuerza dejando que se alejara un poco pues no quería presionarla a estar feliz tras aquello aunque verla de esa forma solo hacía que me entristeciera-un amigo-contesté a la vez que mi pulso volvía a normalizarse poco a poco al pensar en el enfado o tristeza de mi hermana por romper la “promesa” que había hecho respecto a aquel día-eh?-me sorprendió aquella pregunta pues la verdad no supe que responder callando simplemente con la cabeza baja-no es eso Nunnally, simplemente prometí que este día era para ti y así debe ser, por eso no tomé la llamada-hablé bajo sintiéndome terriblemente culpable por aquello.

Observé como Nunnally aun intentaba alejarse mas buscando su silla a la vez que podía notar una lagrima en el rostro ajeno cuando de golpe cayó-Nunnally!-me sobresalté acercándome para ayudarla cuando de golpe ella me lo negó con su voz haciendo que por un segundo mi corazón se encogiera. Que le pasaba? No podía entenderlo hasta que de repente escuché aquellas palabras que mas bien parecían una confesión. Acaso le gustaba a Nunnally? De nuevo me quedé sin palabras solo pudiendo observarla totalmente estático hasta que el golpe de la silla caer me trajo de vuelta igual que su pregunta-se cayó Nunnally…-susurré por lo bajo viendo como lloraba una vez sentada en el césped. Mi corazón volvió a estrujarse dentro de mi pecho y sin poder hacer otra cosa me acerqué a ella abrazándola con fuerza-no pidas perdón por esa Nunnally, esta bien, estoy aquí-susurré por lo bajo apoyando mis labios sobre su larga cabellera en su coronilla mientras mis dedos la peinaban-no me voy a ir a ningún lado Nunnally, siempre voy a estar a tu lado, no hace falta que te esfuerces-la abracé con un poco mas de fuerza-yo también te amo Nunnally-susurré para después darle un beso en la frente-no tienes que preocuparte por nada vale? Él solo era un amigo, pero tu sigues siendo la persona más importante para mi-solté uno de mis brazos que abrazaban su cuerpo para bajarlo hasta alcanzar su mano entrelazando nuestros dedos-lo ves? Estoy aquí-sonreí levemente apoyando también mi frente contra la contraria mirando fijamente a sus ojos cerrados-pase lo que pase siempre voy a estar contigo para proteger siempre Nunnally, lo prometo, no dejaré que nadie te haga daño nunca-dije seguro de aquello-acaso no soy tu príncipe?-continué sonriendo solo para transmitirle aquella energía positiva que no podía ver con sus ojos.

Limpié sus lagrimas con mi dedo gordo y la miré-ahora estas mucho mas guapa-volví a sonreír feliz-ven, vamos-dije guiando sus brazos para que los pusiera tras de mi cuello a la vez que la cargaba en volandas como una princesa dejando la silla atrás sin importarme demasiado pues era muy ligera-dime Nunally que quieres hacer hoy? Onii-sama te concederá lo que quieras-dije a la vez que ingresaba de nuevo a la mansión viendo como Sayoko nos daba el paso-Sayoko puedes ir a buscar la silla? Esta en la colina, pero mientras prefiero cargar a Nunnally si no te importa-dije algo serio a la vez que la criada asentía y salia de allí a buscar la silla.

Me encaminé hacia el sofá y me recosté allí con ella-quieres un poco de té Nunnally? Tal vez eso ayude a calmarte un poco, lloraste mucho…-susurré por lo bajo acariciando su mejilla ya sin lagrimas-puedes perdonarme? No quería hacerte llorar de verdad, lo siento-murmuré abrazándola contra mi en el sofá cerrando los ojos por un segundo disfrutando del calor de su pequeño cuerpo. En verdad era demasiado cruel con ella, no estaba seguro de que había hecho pero me sentía horrible, como un autentico tirano, tal vez aquella matanza que había iniciado me estaba cambiando por dentro y por eso Nunnally estaba asustada y triste? Porque ya no me reconocía? La abracé con un poco más de fuerza contra mi-Nunnally, te doy miedo? He cambiado desde que no nos vemos?-pregunté por lo bajo entreabriendo un poco mis ojos para verla a pesar de que ella no pudiera hacerlo-por favor, necesito que me respondas a eso Nunnally…-susurré volviendo a acariciar su cabello con cuidado temiendo por su respuesta, pues si era positiva, que iba a hacer? No podía perderla a ella también, ni si quiera de ese modo.

No puedo olvidar el recuerdo
de cuando llorabas.


By sidhe For Source Code



~Gracias Izaya...bastardo~

¡WARNING!:

At first


Si, aquí si Izaya ¬¬ (?)


Hace falta que diga algo mas?... gracias Izaya...

Regalos:
















Volver arriba Ir abajo

Re: The most important thing for a prince || PV Nunnally

Mensaje por Nunnally el Dom Ago 21, 2016 7:56 am




The most important thing for a prince
Con Lelouch en la mansión



No entendía por cuánto tiempo más debería de mantener tamaña actuación ¿Qué otra cosa necesitaba Lelouch para borrar de su mente a ese asqueroso gato? ¿No le bastaba con mi actuación de una pobre princesa desvalida, necesitada de aquel príncipe azul que la rescatara tal como él decía serlo? ¿Acaso debería de perder también el habla o la audición? Aunque, si no podía hablar u oír, las cosas empezarían a empeorar para mí, bien podría cansarse de no tener a quien escuchara sus penurias y aconsejara respecto a sus males, como intentaba hacer para con él, buscando en otros brazos lo que yo no podía darle, porque si bien, de momento Lulu pensaba que no veía, eso solo hacía más atrayente nuestra relación, la gran intimidad que compartíamos era la de un sentimiento basado meramente en el plano emocional y no el físico, por eso jamás lo juzgaría, aunque sus manos se fueran, su rostro perdiera aquella bella forma, sus labios no pudieran tocarme, sus piernas funcionar o la vejez atacara su ser, para mi nada de eso importaba, todo lo que pertenecía a mi hermano era perfecto y por ello, era la única quien podría amarle como correspondía, la única que, sin importar nada estaría a su lado.

El real problema es que no se daba cuenta de nada, Lulu no entendía la realidad que yo si, por eso debía engañarle del mejor modo, jugar bien mis cartas y manipular sus sentimientos hasta que se diera cuenta de aquella verdad que por tanto tiempo intente hacer que comprendiera, pero ahora era el momento, más que nunca debía de aclarar su mente y escogerme a mí, manteniendo aquel abrazo, repitiendo una y otra vez que me amaba, porque así es como debían ser las cosas, solo nosotros dos por la eternidad, nada ni nadie más debía de tocarnos.

Lentamente abandonamos el jardín, deteniéndonos escasos minutos donde Sayoko, aquella mujer a quien Lulu mando a buscar la silla de ruedas conforme me recostaba sobre su cálido cuerpo, preguntando un sin números de cosas extrañas, como por ejemplo si tenía miedo de su persona. Tras oírle, no pude evitar preguntarme ¿Qué es lo que se había imaginado tras mi escena de momentos atrás? ¿Estaba tan trastornada su mente debido a ese maldito gato que ahora sopesaba la idea de ser un monstruo ante mis ojos?


-Estoy bien solo contigo... no necesito el té -intente enderezarme mejor, acariciando con la yema de los dedos las prendas que ocultaban la cálida piel de Lelouch, sopesando que decirle a continuación, actuando sorprendía ante sus palabras -Claro que no, no podría temerte miedo onii-sama... ¿Porque piensas cosas tan terribles? -la tristeza inundaba mi voz, mi faz buscaba la ajena con necesidad, sin ser capaz de ver la expresión que mostraba. No deseaba arriesgarme a ser descubierta en un momento tan importante, como lo era salvaguardar sus bellas emociones -Nunca podría tenerte miedo onii-sama, porque eres la persona a quien más quiero -suspire, finalmente acomodando mi frente sobre la suya, sonriéndole con aquella inocencia que tanto sabia adoraba, preparándome para decir palabras que él tan bien conocía, pero solo había escuchado en mis peores momentos y no uno que intentara ser especial de un modo bastante bizarro, sobre todo cuando buscaba jugar con su preciado corazón -Y también, el único que amo onii-sama, por eso no temas contarme tus problemas, estaré siempre para ti -frote nuestras narices con cariño tras decírselo, llevando los labios a su mejilla con cautela para besarla antes de retomar lugar en su pecho -¿Prometes, quedarte siempre a mi lado, onii-sama? ¿Pase lo que pase? -apretando con algo de fuerza sus prendas, buscaba infundirle aquel sentimiento de una Nunnally indefensa frente al enorme mundo, donde era él, y nadie más, el único que podría salvaguardar mi vida -No sé qué haría sin ti... creo que moriría de no tenerte -puede que aquello fuese mentira, porque si no estaba conmigo, si no lo tenía para mí, simplemente lo mataría para que no pudiera darle el amor que me negó a otra persona, esa era mi resolución hacia años y por nada del mundo cambiaria -Creo que... si me tocara pedir un deseo, o escoger que hacer, seria quedarme solo contigo, de este modo, porque eres mi príncipe onii-sama, nadie más puede serlo


Estaba jugando sucio, pero era algo que siempre hacia y no detendría hasta capturar entre mis manos todo su ser, su más primitiva esencia, porque Lelouch era un preciado tesoro, la última gota de agua en el desierto y nadie, nadie, lo arrebataría de mi lado.



Juntos por la eternidad.
Así debe de ser...
¿Verdad, hermano?


__


Volver arriba Ir abajo

Re: The most important thing for a prince || PV Nunnally

Mensaje por Lelouch Lamperouge el Sáb Ago 27, 2016 1:23 am


The most important thing for a prince
 what it is?



Al saber que no quería té me relajé y solo disfruté de su compañía quedándome con ella acariciando su cabello tranquilamente sin abrir los ojos completamente relajado con ella. Era increíble la facilidad con la que ella conseguía calmarme, era realmente tranquilizador, casi hacia que me durmiera.
Suspiré con fuerza sin soltarla-no lo se…-susurré por lo bajo pensando después en todas las cosas horribles que había hecho como por ejemplo matar a mi hermano, a nuestro querido hermano Clovis con el que tantas veces jugamos Nunnally y yo en nuestra infancia. Negué y acabé sonriendo levemente-no te preocupes Nunnally, todo esta bien, solo pensé cosas sin sentido-continué sonriendo para ella-y tu eres a quien mas quiero Nunnally-deposité un beso en su frente completamente feliz mirando sus parpados cerrados cuando apoyó nuestras frentes una contra otra.
Pero lo que dijo me sorprendió demasiado, de nuevo volvía a usar esas palabras-Nunnally…-susurré por lo bajo acariciando sus mejillas con mis dos manos cuando de golpe ella me dio un beso de esquimal rozando nuestras narices haciendo que me sonrojara levemente. Porque me alteraba cuando solo se trataba de mi hermana? Mi corazón se había agitado por tenerla tan cerca, como podía haber pasado eso? Era mi hermana, no podía verla con otros ojos de ninguna manera, pero aun así lo había sentido y todo por su culpa. Pero solo había sido un momento de debilidad, una obvia confusión, pues siempre habíamos estado muy unidos, desde que eramos niños y yo amaba a Nunnally con todo mi corazón, pero ella jamás dejaría de ser solo mi preciada hermana, nada más.

Asentí una vez logré calmar mi conciencia y mi interior-lo prometo Nunnally, nadie nos va a separar nunca, lo prometo-reiteré escuchando como decía aquello-no pienses si quiera eso Nunnally, no digas que morirás, no permitiré que eso pase, nadie te hará daño, te protegeré-aferré con mas fuerza su cuerpo-no dejaré que nadie te haga daño como a nuestra madre, no dejaré que nadie se atreva a hacer eso-dije completamente determinado acariciando de nuevo su mejilla sin dejar de mirar su tranquilo rostro sin visión volviendo a sorprenderme por lo dicho por la menor. Sonreí levemente casi riendo muy por lo bajo de felicidad, no porque me hiciera gracia lo dicho-no hace falta que pidas tu deseo, ya esta cumplido Nunnally, no me iré de tu lado pase lo que pase, cuantas veces me harás repetirlo?-reí levemente por lo bajo dándole un beso en la frente-aunque no puedas verme sigo aquí a tu lado, siempre lo estaré porque tu eres lo mas importante para mi-de nuevo mis palabras sonaron seguras sin dudar.

No mentía, en verdad ella era lo más importante para mi en ese momento, pero que había de Izaya? Acaso él no estaba ganando puestos dentro de mi? Llegando a un punto que ni yo podía posible?
Eso me llevaba a pensar que muchos hermanos se casaban en la antigüedad, sobre todo si eran de la realeza, puede que yo de seguir con ese titulo hubiera tenido que casarme con Nunnally. Tal vez por eso me había alterado antes? Acaso podía ver a mi hermana como una chica? No, de eso nada, pero desde luego ella la primera en mi corazón a dia de hoy, y eso donde dejaba a Izaya? En el mismo lugar pero en otro plano. Estaba demasiado confundido en esos momentos para decidir aquellas cosas, estaba pensando demasiado, además Izaya y yo aun no eramos nada, solo le había dicho que le amaba por presión porque el lo había dicho primero, que se suponía que debía haber hecho en esa situación? Me estaba enfadando. Pero no podía permitir que mi hermana viera esa faceta mía.

Suspiré con fuerza evitando estallar de esa manera para volverme a fijar en el rostro ajeno-Nunnally, me permitirías ver tus ojos?-pregunté por lo bajo volviendo a acariciar su mejilla-se que no puedes ver, pero aun así...podría ver el color que tienen? Se que es algo egoísta-murmuré por lo bajo-de verdad no debería pedirlo, pero me gustaría poder verte de nuevo como antes-susurré acariciando su cabello-lo siento-murmuré-no debí haberlo pedido, fue una tontería-murmuré.
Aquel día estaba cometiendo muchos errores, estaba siendo muy egoísta cuando solo ella podía serlo conmigo, no al revés,yo era el que debía conceder todos los deseos de Nunnally, el que la protegería, el que cuidaría de ella de siempre, el que haría que su sonrisa volviera a brillar tanto como el día en que había llegado a ese mundo, sin una pizca de corrupción en su bello rostro, porque asi debía ser.
-Lo siento Nunnally, en el día de hoy tu hermano esta siendo un egoista-besé su frente con cuidado-perdoname-murmuré sin dejar de mimarla con mis manos acariciando su rostro y sus cabellos.

We're not going anywhere,
until we freeze.
Forever is a long time,
but i wouldn't mind spending it
by your side.
I'm not afraid anymore.


By sidhe For Source Code



~Gracias Izaya...bastardo~

¡WARNING!:

At first


Si, aquí si Izaya ¬¬ (?)


Hace falta que diga algo mas?... gracias Izaya...

Regalos:
















Volver arriba Ir abajo

Re: The most important thing for a prince || PV Nunnally

Mensaje por Nunnally el Sáb Oct 01, 2016 4:38 pm




The most important thing for a prince
Con Lelouch en la mansión



Eran aquellos momentos los que más adoraba de mi día a día con Lelouch, los instantes en que solo era mío, donde su mirada se enfocaba en mi tal cual los reflectores hacen con la diva del show, y todo porque así es como el mundo debía de ser, solo él y yo, mi adorado príncipe y la desvalida niña que se sometió a tantas maldades de la vida tan solo por tenerlo nuevamente a su lado, aun cuando Lulu no estaba al tanto de aquellos sacrificios que hice por él.

Sí, mi vida no había terminado en medio de un alcantarillado, pero eso solo fue por los contactos con aquella familia a la cual ahora me veía ligada, puede que la invalides de mis piernas y la ceguera de mi mirar se hubiesen desvanecido hacia añares, ante la trasformación vampírica, pero con aquello termine de perder una parte de mí, la esencia que me volvía la dulce niña que mi adorado hermano tanto quería tener nuevamente a su lado, llegando a rozar la ingenuidad en él, después de todo, no se debía ser un genio para hacer cálculos precisos sobre el tiempo que paso desde nuestra separación y el hecho de volver a reencontrarnos, era evidente que de ser así no podía ser una humana, en ningún plano físico un simple ser como aquellos podía tan siquiera soñar traspasar la barrera de los 100 años.

Pero, a pesar de que las señales fueran claras, Lulu continuaba creyendo mi mentira, bebiendo el néctar repleto de falacias que amaba servirse, y sabía que no lo hacía por mí, lo hacía por sí mismo, deseaba creer esa ilusión, creer que algo aún estaba estable en su vida, aun cuando esa estabilidad fuera en base al sufrimiento de su pequeña hermana, porque onii-san me amaba de este modo, me quería como un joya a la cual necesitaba resguardar, tan solo me amaría si siempre era su pequeña muñeca a la cual movería a gusto.


-¿Mis ojos? -la sola idea era por de más peculiar, no tenía idea de si aceptar o no su propuesta, después de todo, el color de mi mirar no tenía por qué variar debido a la ceguera, pero, el problema decantaba en que si las pupilas expresaban el menor movimiento ante cualquier acto contrario, cabía la posibilidad de que Lulu dejara de creer mis mentiras -No me molesta mostrártelos onii-sama... pero ¿Porque quieres verlos? -lentamente empecé a separar los parpados para verle, hacia tanto tiempo que no apreciaba el rostro despierto de mi hermano, que la sola idea era muy cautivadora, pero en cambio, su fuerte abrazo y palabras detuvieron todo acto. Se comportaba tan raro, no era él en esos momentos, casi podría jurar que todo el asunto rodeaba un solo tema en común, Izaya. Ese maldito gato de callejón era quien alteraba a mi adorado príncipe, solo por su culpa la situación se volvía de todo menos agradable, pero, a pesar de eso, aun cuando sabía que ese pulgoso estaba ganándose un espacio en el corazón de Lelouch, de todos modos, nunca le dejaría ganar -Onii-sama no digas que es una tontería el pedirme cosas como estas -suavemente la yema de los dedos de la mano derecha, acariciaron la mejilla contraria, dejándome sentir lo suavidad de su cálida piel, casi como un sueño del cual no quería despertar -Si es para ti, no me molesta cumplir tus caprichos, no importa que tan grandes o pequeños sean -estábamos tan cerca el uno del otro en aquellos momentos, casi podía sentir su aliento chocar contra el mío y nuestros labios rozando. Quería besarlo más que nada en el mundo, quebrar esa línea que nos separaba, ver su reacción luego de un tacto tan sutil como ese, pero, por otra parte un algo me decía que no era momento de hacerlo, que debía de esperar hasta que él estuviera listo, sin embargo, ya había esperado tantos años, tanto tiempo que no volvería sin importar el dinero que tuviera para pagar que las manecillas dieran vuelta y retornáramos al ayer, entonces ¿Qué perdía con forzar un poco las cosas? Puede que eso consiguiera hacer que el corazón de mi hermano finalmente se decidiera, porque ni las palabras lograban alcanzarle, entonces solo quedaban actos -Lelouch… –pronuncie su nombre en un ahogado susurro, por primera vez en años tenía algo de temor por lo que podría suceder luego de que actuase, quizás lo perdería para siempre, pero, si no lo ganaba ahora al completo, quería decir que nunca fue mío ¿Cierto? Je… menudas tonterías pensaba ¡Claro que era mío! Y si aún no se daba cuenta, lo haría aunque debiera encerrarlo en su cuarto hasta que aceptara la realidad de nuestro inquebrantable amor.


Solo el pensarlo me dieron las fuerzas que necesitaba para continuar con tan prohibido acto, sintiendo las palpitaciones aceleradas de su corazón, como si todo su ser se estuviera descontrolando, cosa que solo aumento tras la unión de nuestros labios.

Finalmente, luego de tanto tiempo esperando, de años aguardando su retorno y una eternidad deseándole, podía besarle, lento y temeroso, dudando un poco por aquel extraño contacto, sin siquiera atreverme a mover los labios para no quebrar la ilusión de que podría ser un accidente, uno bastante afortunado a mi parecer, pero ahora quedaban dos salidas y ambas eran guiadas por Lulu. Si llegaba a corresponderme quería decir que algo se había movido en su cuerpo, pero si no lo hacía… bueno, digamos que tomaría medidas.



Porque él era mío…
Siempre lo fue, y siempre lo será.


__


Volver arriba Ir abajo

Re: The most important thing for a prince || PV Nunnally

Mensaje por Lelouch Lamperouge el Sáb Oct 08, 2016 5:43 am


The most important thing for a prince
 what it is?



Mis manos continuaron acariciando sus cabellos sin dejar de mirar sus ojos completamente cerrados que desde hacía años no veía, desde que nos habíamos separado. Pero tampoco deseaba presionarla, pues entendía que no quisiera enseñármelos, tal vez le diera vergüenza por lo que cuando empezó a hacer preguntas solo me quedé callado entendiendo que no deseara hacer todo aquello por lo que solo cerré mis ojos relajándome. Solo pensar en volver a verlos me inquietaba un poco. Seguirían igual a cuando era pequeña? Habrían cambiado algo? Sería mejor dejar de pensar en ello.
Negué con cuidado-no te preocupes Nunnally, solo me preguntaban si habrían cambiado aunque fuera solo un poco en todos estos años que no los he visto-murmuré volviendo a acariciar su mejilla con cuidado acabando por cerrar mis ojos también algo cansado mientras pensaba en todo lo ocurrido hasta ese entonces. Realmente cuantos años habían pasado sin ver los ojos de Nunnally? 10 años? 15 años? Más? Era posible que llevara mas tiempo del que pensaba sin verlos? Mi mente no quería aceptar eso y yo tampoco. Como podía explicar entonces la construcción tan rápida de Myr y todo lo que había pasado en el tiempo que había desaparecido? Todo ese implemento en solo 10 años? Era imposible, mucho tendría que haber avanzado el ser humano junto las tras razas para hacer eso.

Suspiré con fuerza y negué-esta bien Nunnally, no es necesario-volví a insistir cuando dijo que si era por mi lo haría. Volví a suspirar y solo me acomodé en el sillón con ella encima con los ojos cerrados disfrutando de aquel momento en silencio que compartíamos, pues no todo siempre era hablar.
Pero en ese momento volví a escuchar como me llamaba abriendo los ojos-dime Nunnally-sonreí levemente esperando a que pidiera algo pero en vez de eso solo pude ver como ella se acercaba a mi rostro cada vez mas haciendo que me extrañara-Nunna…-no pude decir nada mas cuando de repente pude sentir sus labios contra los míos haciendo que abriera mas los ojos sorprendido por eso. Que estaba haciendo? Acaso estaba pensando con racionalidad? Demasiadas cosas pasaron por mi cabeza cuando me besó. Nuestra madre, el hecho de ser hermanos a pesar de ser bastante común entre la familia real el casar a hermanos o primos, también recordaba que cuando eramos pequeños nos dábamos esos pequeños besos jugando, pero sin duda en lo que pensé primero fue en Izaya.
Estaba tan abrumado que no supe que hacer y cuando volví a la realidad después de unos momentos puse mis manos en sus hombros separandola poco a poco para después acariciarle la mejilla-Nunnlly-susurrré por lo bajo-ya no somos niños para hacer eso…-murmuré por lo bajo queriendo creer que solo se trataba de eso-sabes que siempre seré tu hermano verdad? Pero estas cosas deberías hacerlas con tu novio y no conmigo…-seguí acariciándole la mejilla sin dejar de mirarla para después darle un beso en la frente con cuidado.

Sin duda en el día de hoy Nunnally estaba muy rara aunque yo también lo estaba y no me parecía justo dejarla de esa manera o haberla rechazado, nunca era agradable rechazar a nadie y aunque no la había rechazado del todo, lo había dejado bastante claro. Eso rompería el corazón de mi hermana-Nunnally…-la volví a llamar abrazándola con fuerza y con mi dedo acaricié sus labios. Estaba demasiado confundido-solo uno mas…-dije sin poder evitarlo pues la cara de pena de Nunnally hacia que mi corazón se quebrara y volviera a hacer algo que en un principio casi le había negado.
Mis labios volvieron a acercarse a los contrarios rozandolos con cuidado casi besandola, pero antes de que el beso se produjera de nuevo, me aparté lentamente. Como podía estar haciendo eso? A mi propia hermana...Me sentía realmente culpable, sentía que moriría, había jurado protegerla y que estaba haciendo? Besándola. Además yo no la quería en ese sentido, yo en esos momentos, ya amaba a otra persona, no? Estaba demasiado confuso y aun así seguía allí quieto con ella encima.
-Lo siento Nunnally...soy un hermano horrible...-murmuré por lo bajo bajando la cabeza tapando mis ojos con las manos intentando no venirme abajo.

Que me pasaba? Yo nunca había sido de ese modo, porque ahora parecía dudar hasta de mi propia sombra? Desde hacia días cosas extrañas habían estado pasando tanto a mi mente como a mi cuerpo. Tenía menos apetito en ocasiones hacia o pensaba cosas que en realidad no quería hacer, al mirarme al espejo a veces mis ojos se veían por completo negros y curiosamente solo podía pensar en sangre. A que demonios se debía eso? Estaba claro que algo raro pasaba conmigo. Pero el que? No tenía idea pero no culparía tampoco a Izaya de todo aquello, pues era algo que venía de dentro de mi, él, al igual que Nunnally no tenían nada que ver con lo que me pasaba.

Help me.
I can't control myself.


By sidhe For Source Code



~Gracias Izaya...bastardo~

¡WARNING!:

At first


Si, aquí si Izaya ¬¬ (?)


Hace falta que diga algo mas?... gracias Izaya...

Regalos:
















Volver arriba Ir abajo

Re: The most important thing for a prince || PV Nunnally

Mensaje por Nunnally el Lun Nov 21, 2016 1:54 am




The most important thing for a prince
Con Lelouch en la mansión



Sabía que me estaba arriesgando con aquello, comprendía que un beso no era un juego de niños, también que fácilmente aquello podría revertírseme hasta ser rechazada, pero jamás, en ningún plano habría pensando que Lelouch, MI Lelouch, saldría con aquellas palabras. ¿Cómo diablos se había atrevido a pensar que estaba tomándolo como un juego de niños? ¿Que tenía en la cabeza mi hermano para no percatarse de todas las señales, indirectas y directas, que le había estado lanzando desde su regreso, siendo muchas más aquel día? ¿Acaso tenía un maní en su cerebro? ¡Maldita sea!

Pensaba gritar, quitarme de una vez la fachada de niña buena y hacerle aquello que por tanto tiempo había estado soñando, porque ni él ni nadie me quitarían mis sueños, mis ilusiones, aquello por lo cual había estado peleando tanto tiempo, por lo que espere día y noche. Sabía que muchos dirían que el amor era ciego, que si se amaba a alguien tenía que dejársele ir para que fuera feliz, pero yo sabía, tenía más que claro, que todas esas frases, aquellas palabras tan estúpidas eran excusas de gente que se daba por vencida. El amor era un sentimiento, sí, pero al igual que el valor, el temor, la seguridad y todas aquellas emociones que podían imponerse, no sería muy complicado el obligar a otra persona a que me amara, y si para ello tendría que encerrar a mi hermano, hasta que su mente y corazón no pudieran dejarse de emocionar por mí... bueno, era algo que haría sin rechistar, porque Nunnally Lamperouge no se rendiría por nada ni nadie, ni siquiera ante él.

Sin embargo, en momentos como ese, el nuevo casi beso de Lelouch solo había conseguido hacerme cabrear ¡¿Quién diablos se estaba creyendo?! Primero me rechazaba, después volvía a intentar besarme ¿Acaso estaba jugando? Él era el niño en todo ese asunto, que no confundiera los roles de ambos, que ni se atreviera a tomarme como una muñeca que utilizaría y tiraría, porque las cosas no eran así y se lo dejaría bien en claro.


-Lelouch -lo llame en voz baja, frunciendo el entrecejo, llegando a arrugar aquella zona, apretando los labios con una fuerza tal que de no contenerme, podría incluso empezar a sangrar. Estaba iracunda, tan molesta que no me medí, en cuanto volteo a mirarme, una sonora bofetada se plasmó en su mejilla, provocando un ruido sordo que cortara todo el buen ambiente que habíamos tenido hasta hace unos momentos antes -¡Lo eres! ¡Eres un hermano horrible! -le acuse sin medirme un segundo, estaba colérica, nadie, nadie.... ¡NADIE JUGABA CONMIGO! -Pero no es por lo que estas pensando Lelouch -chasqueé la lengua, empezando a sisear igual que una serpiente, las cosas no serían sencillas para él de ahora en adelante, ni tampoco para el maldito gato callejero que intentaba quitármelo -No me gusta que jueguen conmigo... yo no estaba jugando contigo cuando te bese... ni tampoco cuando dije que te amaba -suspirando con fuerza, estaba dispuesta a mentir nuevamente, pero la voz de Sayoko anunciando que habían entrado la silla de ruedas corto el ambiente, y claro está, no desaprovecharía la oportunidad -Sayoko... ¿Podrías llevarme a mi cuarto? Estoy cansada -mentí, solo que esta vez lo había hecho con notable obviedad, solo para que Lulu pensara que por su culpa estaba sufriendo de forma tal que necesitaba mentir para alejarme de él. Espere que Sayoko afirmara y saliera del cuarto antes de volver a hablar -Te lo diré de nuevo Lelouch... yo no estoy jugando, no somos los niños pequeños de aquel reino que ya no existe... no confundas las cosas


Por suerte, Sayoko llego con rapidez, y con su ayuda nuevamente estuve en la silla de ruedas, apartándome de aquel hombre, que tanto quería para mi persona, sin importar que la sangre nos conectara, porque...



Yo no había nacido para ser su hermana, tampoco su propiedad.
Él había nacido para ser mío, y yo nací, para que él tuviera a quien pertenecerle.


__


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.