Un día de descanso -Priv. Mion-

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un día de descanso -Priv. Mion-

Mensaje por Invitado el Sáb Mar 19, 2016 7:31 pm

El parque se encontraba adornado por mujeres, niños, hombres pero más niños que todos los demás, la verdad que al licántropo le daba totalmente igual cuanta gente hubiera, mientras no se arremetieran contra él no le veía problema alguno, después de todo tenía bien en claro que el lugar era de todos y siempre tomó como algo estúpido el que la gente se quejará de los demás, sino te gustaba, pues lárgate! Así de sencillo, en algunas ocasiones él también se molestaba con las malditas personas sin embargo siempre se retiraba si era un lugar público, si se encontraba ya en su casa o en un lugar en el cual llegó primero otra cosa sería.

Se encontraba haciendo ejercicio sin camisa, estaba haciendo concretamente lagartijas intercambiando el tiempo en que usaba una sola de sus manos, primero la derecha, luego la izquierda y así sucesivamente, llegó el tiempo en el que se cansó de la rutina y llamó a la chica que se encontraba con él.
–Ven acá y súbete.- Dijo de forma tajante esperando que la chica tomará lugar sobre su espalda para dificultarle un poco la actividad, hacía poco más de un mes que estaban juntos y no sabía como considerar su relación.

Presentemos en un papel bien diseñado que Alexis la había llevado al parque, para que tomase aire, se despejara y tuvieran una convivencia fuera de su hogar, donde la había mantenido desde que la compró, sin embargo dentro de dicho papel el orden de las cosas no tenía ningún sentido, tomar aire? Sí, pero mientras él este allí y ella haga lo que él le diga, despejarse? Claro que no, después de todo no iba a dejar que se alejase demasiado, tendría que estar a su vista y bien podía fingir ser ciego para sacarle un montón de líos de la manga con única intención de molestarla.


-Venga ya, no me jodas y súbete.- Rodó sus ojos fastidiado esperándola, de hecho su actitud altanera en algunos puntos era bien compartida por la felina que lo acompañaba, y como bien saben Alexis suele tener problemas con las personas que se le parecen, después de todo él no sería capaz de tolerarse a sí mismo, era algo de lo que no estaba bien enterado y aunque lo estuviera lo negaría hasta el fin de los tiempos, carecía de criterio hacia sí mismo, y carecía totalmente de tolerancia, por supuesto que si le tocará vivir con otro yo se volvería totalmente loco, terminarían matándose el uno al otro, era probable que la súcubo ya se diera por enterada de eso, leer a Alexis no era muy difícil en realidad.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día de descanso -Priv. Mion-

Mensaje por Invitado el Miér Mar 23, 2016 6:47 am

Estaba algo fastidiada, si bien no era tarde, y le agradaba estar al aire libre mientras la cálida brisa de verano mecía sus cabellos, jamás pensó que solamente lo conseguiría para acompañar a su amo de paseo mientras este entrenaba. Y no es que Mion fuera una mujer demasiado molesta como mascota, al menos ella no se consideraba de ese modo, pero el licántropo que la compro era fácil de increpar, si ella hablaba se enfada, si no hablaba también, cuando tenía ganas de algo debía pedírselo pero, retomando al primer punto de que si le hablaba se cabreaba, era igual... Alexis quería todo y nada, buscaba el sol y la luna, para formar un constante eclipse, solo así el maldito era feliz, con una anomalía que solía preconizar malos augurios, y por ello venían las peleas frecuentes, porque si bien Mion lo soporto la primera semana, cuando llego la segundo la valió poco y nada que pudiera devolverla al mercado, finalmente acabo por enfrentarlo y formar esa curiosa relación que ni ella misma sabia como llamarle.

Eran amo y mascota, de eso no cabían dudas, pero ¿Qué carajo tenía en la mente Rintintin para soportar un trato como aquel? Si ella fuera su ama, hacía rato que le hubiese dado un escarmiento al perro, pero las cosas en la vida no eran justas y ella debía de soportarle. Justo ahora, estaba viviendo otro de los momentos de macho de Alexis, el mismo le pedía que se sentara sobre él para hacer su pequeño ejercicio más pesado, y eso que realmente la gata no pesaba tanto para generarle molestia, pero sin más remedio acudió sobre la espalda del can, portando un pequeño libro de bolsillo, mismo que se mantuvo leyendo bajo la sombra de un enorme árbol, hasta hace tan solo cinco minutos.


- Perrito... de verdad... ¿Que obsesión tienes de ejercitarte sin camiseta? -se quejó tomando un pequeño pañuelo para limpiar la espalda del can, no por limpieza, simplemente no tenía ganas de resbalar en lo que se sentaba sobre él, para luego terminar por quedar acostada, posando su cabeza sobre la contraria, quedando así nuca con nuca, y espalda con espalda, llegando la minina a flectar sus piernas para dejarlas sobre el trasero del perro, ya que al ser más menuda que él no terminaba de abarcarlo al completo, pero dudaba que eso realmente el interesara al chico - Es decir... estamos en un sitio público... ¿No deberías avergonzarte más al estar dándole un pequeño show a todos los niños de parque? -se suponía que lo regañaba, pero su voz sonaba cómica, con un toque de diversión fácil de captar, era evidente, se burlaba de él - Comprendo que quieras coquetear con todas esas mujeres mayores, es decir, una noche de locura desenfrenada le viene bien a cualquiera pero vamos Canuto, recuerda que vivimos juntos, prométeme que si llevaras a una de estas mujeres para juguetear y darles una de esas lindas noches que me das a mí, mínimo te las llevaras a un motel, falta  que luego se aprendan tu dirección y tenga que estarles sirviendo el desayuno... suficiente tengo con limpiar tus pequeños y grandes desastres -volvía a joderle, puesto que Alexis no era desordenado, al menos no en un grado que se volviera insoportable, pero molestarle era uno de sus pasatiempos favoritos, en conjunto con la lectura, misma que no abandono conforme el licántropo continuaba con sus flexiones, tan solo perdió detalle del libro al sentir una pelota aproximarse donde ellos. Por reflejo la atrapo en su mano, apreciando como un niño corría en su búsqueda, quedándose mirando al lobo, como si el mayor fuera a comérselo, pero Mion lo miro con gesto risueño - No te preocupes... el lobo no muerde si no le tientas... mejor sigue jugando -apenas le regreso la pelota se despidió con su mano, volviendo a tomar asiento en el sofá Alexiano - Creo que asustaste al pequeño... deberías ser más amigable amo


No diría que su amo tenía una cara de asustar muertos, porque mentiría, siendo honesta los rasgos faciales de Alexis eran por demás atractivos, cosa que ella no le admitiría abiertamente, pero, cuando se enfada daba miedo, tanto como para correr y encerrarte en el cuarto, ocultándote debajo de la cama, hasta estar segura de que aquel lobo no te comería, al igual que los tres cerditos.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día de descanso -Priv. Mion-

Mensaje por Invitado el Sáb Abr 16, 2016 10:02 pm

El cinismo de la felina le causaba malestar, sabiendo que era mitad súcubo y que encima era un gato, le causaba cierto conflicto porque esa clase de mezcla sería en sí un problema enorme, tratar con esa personalidad tan petulante suya era casi una tarea imposible, por supuesto que Alexis se mofaba de ello y en cierto grado también lo disfrutaba, el saber que la chica no le tenía el mínimo agrado o que deseaba que su padre la recogiese, o fácilmente, tener que servirle a él cuando ni siquiera se llevaban bien, a los ojos del licántropo era muy, pero muy gracioso, motivo de burla. –Primero que nada, no me gusta llevar camiseta cuando hago ejercicio porque cuando me la vuelva a colocar seguirá oliendo a sudor, y en todo caso tendrías más ropa que lavar, segundo, a ti que mierda te importa lo que yo haga? Si quiero o no ejercitarme sin ropa, hacer ejercicio en el parque, o bien, cogerme a cualquiera de esas ‘’mujeres mayores’’ no debería ocasionarte problema alguno, por qué? Porque no tienes voz ni voto, tan sencillo como eso.-

Al cabo de un rato un pequeñajo iba por lo que parecía ser su juguete, Mion lo tomó y se lo devolvió y habiendo tomado nuevamente su lugar sobre él no pudo evitar contestar de nuevo a sus palabras. –Y qué cosa hice que fuera desagradable? Prácticamente un niño no debería entablar conversación con un extraño y yo tampoco quiero hablar con el mocoso, además no rompí su pelota, o lo amenace, dime que cosa hice que fue desagradable?- Cuestionó puesto que para él tener esa cara de frialdad era más que una costumbre, parte de sí, no podía cambiar la vista a una sonrisa, o su aire de pesadez a un cumulo de energía positiva, se resumía en pocas cosas, pero entre ellas él no se decía ser desagradable.

Terminó el ejercicio y se levantó, tirando a la chica, recogiendo su libro mientras lo medio leía riéndose a carcajadas lo que el pequeño objeto decía, si ella decía que él era poco agradable, pues entonces podía serlo y podía ser eso y mucho más, una persona que le hiciera la vida totalmente una miseria.
–En serio lees estás porquerías? No me sorprende entonces tu manera de ser –dijo tras ir por su camiseta que estaba tirada por algún cercano lugar, movía sus hombros acostumbrándose al dolor de ejercitarse y notar entonces varias miradas sobre ellos, algunos hombres probablemente mirando a la chica, algunas mujeres quizá mirándole a él, y tal vez no era porque ambos fueran atractivos a su manera, sino por la forma en que se llevaban, el licántropo se colocó la camisa y guardó el libro de la chica en una de las bolsas delanteras de sus jeans, en pocas palabras habiéndole entonces prohibido la lectura en ese momento.

-Venga ahora explícales lo que sucede entre nosotros.- Cruzó sus brazos. –Puedes gritar abiertamente que fuiste abandonada, que no tienes familia y que vives bajo mi ‘’tutela’’- Se sintió triunfante en sus palabras, pues aunque la chica lo gritase a los cuatro vientos probablemente a nadie le importaría lo que sucediera entre ellos, solamente miraban esos estúpidos por el morbo, por lo que una situación así podía provocar en los demás, sin intenciones de extender su mano en modo ayuda, era casi como si ellos también se burlaran.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día de descanso -Priv. Mion-

Mensaje por Invitado el Vie Mayo 06, 2016 1:15 am

Ese hombre era un completo suplicio a su parecer, iniciando con sus palabras y terminando con la poca consideración que tuvo con Mion al levantarse del suelo, cuando por fin, se cansó de estarse ejercitando logrando que la felina mujer se diera de bruces contra toda la tierra y césped, seguramente eso le dejaría manchas en la ropa y luego sería regañada por "descuidada", cuando la culpa era enteramente de Alexis.


- Eres un completo encanto Canuto... ¿Cómo pude estar tantos años sin tu maravillosa presencia a mi lado? -fue lo más sínica posible, extendiendo su mano para recoger el pequeño libro llevado para matar el tiempo, pero Alexis acabo siendo más rápido, arrebatándoselo en el momento exacto cuando consiguió tocarle con la punta de los dedos - No... ¡No lo leas! -el rostro de la chica paso por todos los colores conocidos, desde el blanco nieve, hasta el rojo fuego. El librito no era literatura clásica, tampoco algo eroge, todo lo contrario, era de psicología con el título "Como ser más sociable". En ese instante quería enterrarse bajo miles de capas tierra y morir, porque la vida luego de que su secreto sobre su apáticidad con el prójimo fuera revelado, lo que tendría con Alexis no sería vida - Es... es lo único que nos dejaban leer en el mercado ilegal, es algo común en todas las mascotas... ¿Que... que esperabas? No tengo ninguna otra cosa buena para leer -intento quitárselo nuevamente, pero lo dio como caso perdido en cuanto noto el nuevo escondite de su librito. Lo recuperaría una vez Alexis se quitara los pantalones, porque siempre se duchaba luego del ejercicio, dejando su ropa por el suelo, para que la gata infernal recogiera y lavara, algo tan rutinario que a tamañas alturas no le importaba en lo más mínimo a la fémina. Sin embargo, lo que si le importo y sobre todo dolió, fue escuchar aquellas palabras del can, Mion tenía bien en claro lo que era su vida y que sin él no tendría nada, pero aun así, no tenía derecho a hablar con tanto desprecio y mucho menos exigirle que lo comunicara a las personas del parque. Enfadada pero determinada, finalmente se levantó de suelo, sacudiendo su falda mientras se encaminaba hacia él a paso calmo - Seguro amo... también gritare a los cuatro vientos la forma en que mi "tutor" me... -sopeso la siguiente palabra, elevando su índice hasta su mentón, recordando los términos vulgares que a veces oía, siendo lo mejor para ese instante - ¿Folla? De una a cuatro, o incluso siete veces a la semana, si no es más, acorde la necesidad que este tenga de juguetear... después de todo ¿Qué tiene de malo? Es mi alimentación, no importa que un adulto conviva con una chica en etapa colegial y le meta mano, además de otras cosas, cada que le viene en gana porque, según recuerdo me lo dejaste bien en claro la primera vez, solo me lo harás cuando tú lo quieras, sin importar mi apetito- para ese instante la sonrisa de Mion era enorme, disfrutaba de increpar a su amo con cada pequeño detalle que notaba podría fastidiarle, sin importar que a la larga o corta las tornas cambiaran - Pero como sea... ahora no tengo ganas de ventilar nuestro peculiar estilo de vida, así que, si ya no tenemos nada más que hacer aquí ¿Podemos irnos? Tengo muchas cosas que lavar en casa -sin decir otra palabra, empezó a caminar con dirección a su hogar, no tenía las energías ni motivación para seguirle el juego al chico, se iría campante, ignorando sus provocaciones como merecía, permitiendo al viento mecer sus largos cabellos conforme en su interior algo se retorcía, recordando la promesa de su padre, misma que incluso en aquellos momentos esperaba se cumpliera porque a diferencia de Alexis ese hombre si la amaba... debía amarla, porque si no ¿De qué valieron todas y cada una de las cosas que hizo en su nombre y bajo su pedido?


Realmente Mion, no quería que todo fuera una mentira, un engaño o la falacia que ella sabía era, porque si no, aun cuando ahora tenía un amo, su pequeño corazón que de momento se mantenía resonando meramente por la promesa que le auguraba una vida repleta de felicidad, acabaría por hacerse cenizas.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día de descanso -Priv. Mion-

Mensaje por Invitado el Sáb Jul 02, 2016 7:28 pm

Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día de descanso -Priv. Mion-

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.