;I’m not lost, just looking for footprints – Priv. Nao Lawrence –

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

;I’m not lost, just looking for footprints – Priv. Nao Lawrence –

Mensaje por Invitado el Vie Mar 18, 2016 9:44 pm

Una tras otra las gotas se deslizaban por sus hojas de distinto tamaño cayendo por gravedad en contra de la tierra, humedeciéndola aún más de lo que ya en un principio se encontraba. Un clima poco esperable en aquella estación, que si bien a sabiendas a lo que iba prefería empaparme con la lluvia a estar muriéndome de calor en un día con altas temperaturas. Aun si en mi recorrido para llegar al lago varias zonas de la isla parecían poseer un clima diferente o tal vez prontamente se reflejaría en el resto, tan solo las nubes debía movilizarse. Mas abstraída en mis pensamientos continúe siguiendo aquel proceso con la mirada al encontrar un punto fijo y algo ‘llamativo’, viendo como persistía aquel goteo entre una de las ramas que se encontraba por sobre mi cabeza, perdiendo el conteo de cuantas ya descendieron por el repentino aumento de la lluvia en el sector.

Aun si desde el principio las nubes grisáceas e inclusive el ligero cambio del viento anunciaban aquel pronostico, fue muy difícil el negarse a salir a conocer los alrededores con tal agradable ambiente. Sin mencionar que hacía tiempo no me alejaba demasiado de lo urbano sin compañía por temor a perderme, sobre todo entre un área que se ubicaba cerca del borde de tal gigantesco abismo que poco y nada de conocimiento poseía. Pero que al final tachando cualquier idea negativa y de lo que podría o no ocurrir, preferí aventurarme sin arrepentirme por el momento sobre mi decisión. Además, generalmente cuando llueve no hace tanto frío en el exterior, un abrigo y sería suficiente protección ¿Cierto?

Sonriendo para mí misma al saber cuál sería mi respuesta, me levante a principios con dificultad al sentir aun adormecidas mis piernas por la continua posición sentada sobre el duro suelo; Acomodando rápidamente de mi pequeño bolso cruzado junto a la capucha de mi abrigo sobre mi cabeza antes de si quiera pensar dar un paso. Si bien observar caer el agua me agradaba bastante, tampoco quería terminar del todo mojada por un descuido. Sin mencionar que mi pequeño refugio en el que me encontraba desde que decidí detenerme de a poco se inundaba sin ser ya de mayor utilidad para esconderse.  

Si es que iba a terminar empapada, lo mejor era que fuese por una buena razón y a su vez estando en movimiento para no perder totalmente mi temperatura. Aparte, podría encontrar otro sitio tras haberme cansado de tanto deambular por el lugar si es que me pillaba la oscuridad de la noche, pues varias veces podría estar horas sin hacer mucho ni tampoco haber logrado avanzar demasiado.

Por lo mismo no me sorprendió el solo conseguir dar unos cuantos pasos antes de detenerme nuevamente unos segundos para poder examinar aquel paisaje con mayor precisión, percatándome como tanto a orillas como a cierta distancia del lago le rodeaba una vasta vegetación; Una gran hilera de árboles que continuaban hasta formar el frondoso bosque a sus espaldas, junto a un conjunto de flores que no conseguían avanzar más allá del roce de sus aguas calmadas. Siendo esto último lo que más llamó mi atención por sobre los demás elementos que le componían; Colores bastante vivos que antes no he tenido oportunidad de conocer, ni si quiera cuando me encontraba en casa ni con lo fanática que era mi ‘madre’ sobre el tema y como cuidarlas e identificarlas.  

Con pasos firmes coloque ambas de mis manos en los bolsillos de cada lado y me encamine entre la hierba llegando a una distancia prudente para poder verlas con mayor detalle pero sin que mis zapatos pudieran tocar el agua en su totalidad, solo una pequeña porción de su punta. Hincándome de frente roce con mis dedos uno de sus pétalos amarillentos, memorizándola a su vez con la mirada para posteriormente poder registrar bien cada uno de sus detalles... Aun si mi memoria no era de las mejores, creo aquel proceso podría esperar unos segundos, mas con la cantidad de lluvia podría mojar las hojas de la pequeña libreta y quedar inutilizable para usarla posteriormente.  

Me encontraba demasiado relajada con tan tranquilo y silencioso ambiente que sin molestarme en percatarme de lo que ocurría alrededor, me quede en esa posición un poco más de tiempo. Pese a que parte del abrigo que me brindaba protección, comenzaba a humedecerse de a poco por la espalda, pero era muy difícil poder negarse a disfrutar con solo el sonido de la lluvia caer y aquel aire limpio que se respiraba por todas partes. Era algo que si aún terminase resfriada, valdría la pena por unos minutos de serenidad y de cierta libertad.  

Retirando mi mano lo único a lo que me limite fue a observar la flor en silencio, levantando de vez en cuando la mirada hacia donde se encontraba el lago... Y sin darme cuenta casi musitando suavemente comencé a tararear una melodía cerrando ambos de mis ojos sin dar importancia a nada más.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: ;I’m not lost, just looking for footprints – Priv. Nao Lawrence –

Mensaje por Nao Lawrence el Sáb Mar 19, 2016 2:18 am

El cielo poseía un color gris, producto de las espesas nubes que ya habían ocultado el sol por completo. El viento movía los árboles, produciendo un suave sonido entre las ramas que se mecían con delicadeza a la par en que la tierra se levantaba un poco, formando una estela de polvo; molesta para quienes le entraba de lleno en la cara, las mismas personas que se ocultaban tras sus brazos a la par en que sus ojos se cerraban en búsqueda de que la mugre no entrará de golpe. Aquello indicaba todo signo de que una llovizna se avecinaba a pasos agigantados, clima extraño, puesto que Myr todavía permanecía en su estación reinante: El verano. Sin embargo, todo gentío estaba siendo precavido a estas horas de la tarde, llevando sus paraguas en manos de diferentes colores y formas, puesto que incluso los niños los portaban alegremente abiertos antes de tiempo, como si fueran la envidia y sensación de cada adulto aburrido que llevaba sus colores típicos oscuros, fríos, y en cambio cada infante con orgullo llevaban sus paraguas con divertidos estampados de animales; tales como la de una chinita, león, rana, gato u perro, pues hasta poseían orejitas… Ciertamente era cómico verlos desfilando mientras los movían de son en son, girándolos entre sus diminutas manos aguardando ansiosamente la lluvia que haría descender las altas temperaturas que habían estado durante toda mañana, más ahora, la brisa comenzaba a soplar cada vez más fuerte, enfriando todo a su paso y así el ritmo de los pies de quienes rodeaban las calles centrales de Myr se fueron apresurando, ansiosos y con cierto temor de llegar completamente empapados a sus hogares u otros sitios que habían tenido en mente frecuentar. Y así pues, el conejo al percibir las primeras gotas cayendo sobre su cabeza, se dispuso a abrir el paraguas que tenía en mano, así cubriéndose de las siguientes que no tardaron en caer rápidamente pero levemente, un ritmo delicado pero constante, pero no por eso fastidioso, es más, le encantaba la lluvia. Sentía que purificaba todo a su alrededor, que ayudaba a la vegetación y por encima de todo ese aire puro, el mismo que incitaba a respirarlo profundamente con gusto, de vez en cuando deteniendo sus pasos para observar fijamente los pequeños charcos que se habían formado sobre el suelo y los mismos que salpicaban sus aguas gracias a los niños que saltaban contentos sobre ellos entre risas y comentarios que amaban hacer lo que hacían.

El rubio fue pasando de largo en la zona del parque, donde había estado desde el mediodía tras salir de casa a realizar unos recados para su padre, mismos que había acabado horas atrás. Por ello salió preparado con abrigo y paraguas que le resguardaría del agua, aunque por él no le molestaría mojarse la ropa para quedarse con ella hasta cansarse de la sensación húmeda del agua cayendo sobre todo su ser; es más, era problemático el pensar el que contraería una enfermedad por un como capricho aquel, y dada esa razón, no quería ser un tonto para con su progenitor. Menos quería faltar a la escuela, pues si bien, ya casi sería un adulto, cosa que no demostraba en lo más mínimo por su apariencia física y su manera de actuar; tan propia como la de aquellos niños que minutos atrás había contemplado jugando con sus coloridos paraguas con forma de animales, mientras saltaban sobre los charcos de agua llenando de barro sus ropajes. Lejanamente se acordaría que también tuvo ese actuar con su madre, recuerdos que ya habían quedado bastante dentro de sí por la simple justificación que no había sentido en el cual seguir añorando mementos como esos si solo causarían tristeza para él. Poco a poco, se percató que lo único que persistía en sus oídos era el sonido de las gotas de lluvia cayendo sobre su paraguas; ya ni percibía otro de algún ser viviente que estuviera cerca. Era simplemente él y su objeto que estaba entre sus manos, conjunto a sus pies que descuidadamente pisaban algún que otro charco que se le ponía encima y no le importaba en lo más mínimo mojar sus zapatos. Su intención era alejarse lo más posible de la zona del bullicio, tal era la de las calles de Myr en las que transitaba su día a día, ya sea para dirigirse a la escuela o a comprar víveres para consumir sus comidas, ya dependiendo de lo que se le ofrecía de antojo, aunque admitía que la mayoría de las veces solo se trataba de chucherías, no podía aguantar a la tentación de sucumbir ante un pastel o una golosina que le llenará momentáneamente hasta que se decidiera a dar un bocado por comida de verdad.

A sus ojos, le fue fácil visualizar la vegetación. Árboles que se alzaban con sus copas espesas, flores con múltiples colores que ahora eran regadas por la lluvia que caía del cielo, notándose que el agua caía por las hojas, probablemente para otros era una tontería el que la lluvia se hiciera presente en tan tamaña situación como lo era estar en verano, para el contrario del orbes zafiro al pensar que era una bendición para las plantas, en especial las flores que las encontraba tan lindas como la última vez que se paseó por el lago a leer un libro. Simplemente para quien mirará desde otro punto de vista, encontraría que es una locura andar tomando una caminata  en un clima que se desataba en este mismo instante. Sin embargo, Nao hacia completo caso omiso de ello y al sentir los dedos ya helados a causa de la brisa gélida, metió la mano dentro de los bolsillos del abrigo y continuó mirando detalladamente el sitio; se decía que solo sería un rato y nada más, que volvería pronto a casa y se metería bajo una montaña de cobijas mientras tomaba algo calentito, solo tener esa imagen mental le otorgaba paz interior. Aun así, no permaneció mucho tiempo mirando las flores que estaban a un par de metros, si no que dirigió la mirada hacia una figura que estaba en posición cuclillas, tal parecía que estaba en gran concentración… Pero con semejante aguacero que estaba cayendo, era inevitable el no sentir esa curiosidad, propia de su naturaleza, el acercarse calmadamente hacia quien estaba ahí; primeramente con signos de inseguridad el interrumpir y que por otro lado, le preocupaba el que estuviera en plena soledad, independiente si se trataba de alguien mayor, un chico o una chica, podría ser peligroso. Lo último se aclaró el escuchar, pese a la melodía propia de la lluvia, la voz tarareando su propia canción; ya sabiendo que se trataba de una fémina, misma razón del por qué temió el meter la pata.

—Disculpa… ¿Estás perdida? —Suavemente inició la pregunta a la par en que acercaba el paraguas para no permitir que la desconocida no empapará más el abrigo que portaba, sin interesarle si en el mismo proceso era él quien acababa empapado.— Umm… ¿Necesitas ayuda? —Sonaba tan tonto sugiriendo algo como eso, claramente ella no podría, no si estaba tan calmada con la vista ahí abajo, comprendiendo entonces que se trataba de un flor de tonalidad amarilla, lo cual le resultó curioso. —Oh… Mirabas aquella flor, es muy bonita. Me gustan las flores de aquí, pareciera que una persona las cuida bien, dado que crecen a por montones y se ven tan radiantes… —Le agradaba por lo menos que otros tuvieran consciencia con las áreas verdes, sobre todo con tan lindas, alegrarían el día a cualquiera que estuviera deprimido, también desprendían una fragancia que tranquilizaba, también era un buen regalo. —Es bueno notar que tienen consideración, ¿No crees? —Entonces, cambio la mano en la que sujetaba el paraguas para guardar la otra en el bolsillo, así ir intercambiando cuando necesitaba la calidez de la otra en lo más posible para poder sentir sus dedos.

Volver arriba Ir abajo

Re: ;I’m not lost, just looking for footprints – Priv. Nao Lawrence –

Mensaje por Invitado el Dom Mar 20, 2016 3:05 am

Difícil era el mantener un seguimiento del transcurso del tiempo cuando apenas tenías objeto que te ayudase con esa simple tarea. Aun si intentase guiarme con la luz del día me resultaba a esas alturas algo complicado, pues gran parte de las nubes en el cielo bloqueaban un poco mi campo de visión para saber en qué orientación se encontraba o si es que el sol continuaba en lo alto como antes de mi partida y posterior llegada al lago. Inquietud que rápidamente fui descartando tras tomar otra bocanada de aire frío, apoyando mi mentón entre ambos brazos cuales permanecían cruzados sobre aquella incómoda posición que adquirían mis piernas. Manteniendo mí atención pegada hacía las coloridas flores, recalcando cada uno de sus extremos con una de mis manos las que de a poco comenzaban a mojarse en su totalidad y que si lo comparaba a como se encontraba el resto de mi ropa, era un pequeño problema que ya más tarde solucionaría.  

Mal que mal no tenía motivos por los cuales debía moverme o refugiarme, salvo la sensación de humedad que de a poco se filtraba por el grueso abrigo y la pesadez en mis piernas al mantenerse en cuclillas. Pero resultaba muy complicado el no dejarse llevar por esos pequeños placeres que te puede dar la vida y que para mí, el solo estar sentada bajo la lluvia era algo que me atrapaba sin mencionar como gran parte del paisaje me traía memorias de un pasado alegre. Razón por la cual aquella melodía que resonaba en mi cabeza pronto se manifestó vocalmente, agregando aquel momento mayor significado aun si la precipitación aumentaba.

Entre el murmullo del viento junto al leve tarareo que salía de mis labios; Mis oídos con dificultad consiguieron escuchar un sonido distinto que antes no estuvo presente entre el conjunto. Uno muy parecido al de suaves pisadas que pasando los segundos se intensificaba probablemente al acercarse, pero a su vez sin poder descifrar desde que dirección precisamente, menos cuando la lluvia ayuda a ocultar un poco de aquella supuesta presencia. Presión del momento que lentamente se manifestó al sentir como de a poco los latidos de mi corazón se aceleraban, abriendo completamente mis ojos pero sin realizar ningún movimiento o reacción que pudiese dar a saber que estaba consciente de este al no saber sus intenciones.

Ahogando un leve grito al escuchar la voz ajena e intentando equilibrarme; Apoye ambas manos en el suelo a cada lado de la flor que tenía en frente para no aplastarla con el peso de mi cuerpo por la repentina sorpresa y sobresalto. Manteniendo por breves segundos mi cabeza gacha atenta a sus preguntas pero sin poder responderlas de manera inmediata al tratar de registrar lo que estaba ocurriendo… Por lo visto no era alguien de quien debiese temer, al menos su tono de voz junto a sus palabras parecían bastante sinceras, sin malicia alguna. Y a lo cual sin percibir amenaza de su parte, nuevamente relaje un poco de mi respiración antes de poder incorporarme, sacudiendo de mis manos en el proceso para poder quitar del lodo que aún permanecía en mis palmas que solo consiguió esparcirlo un tanto más.

Solo al voltearme a verle, me di cuenta que parte de la lluvia había sido desviada gracias al paraguas que llevaba entre sus manos, cual inclinaba por encima de mi cuerpo pero dejando parte del suyo desprotegido. Un gesto curioso y amable que pocas veces había visto expresar hacía otras personas, mucho menos a simples desconocidos. No solo en sus acciones o palabras, sino también algo que reflejaba perfectamente en sus orbes azules, cuales seguían brindando cierta calma y comprensión que solo causaba que mi curiosidad aumentara.

Abrí mi boca para cerrarla nuevamente sin encontrar la voz necesaria para poder interactuar con el peli rubio verbalmente. Llevando ambas manos contra mi abrigo para limpiarlas y acomodándolas para poder comunicarme con señas tal como había aprendido desde pequeña. Sin embargo me detuve a media acción quedando unos segundos parada frente a este con un rostro algo serio; Quizás como muchas veces me había ocurrido en el pasado, no entendería nada de lo que estoy diciendo o se ofendería de algún u otro modo. A lo que para evitar esto, comencé a indagar dentro de mi bolso para sacar de mi pequeña libreta azul junto a un lápiz, acercándome un poco más para evitar que se mojase.  

No, estoy bien. Solo perdí un poco la noción del tiempo. Tras dejar varios rayones al principio y terminar de escribir rápidamente mi respuesta, levante la libreta para que pudiese leer la oración escrita antes de volver a colocarla entre mis manos para continuar escribiendo apresuradamente. Había escuchado que por este sector se encontraban variadas flores, pero nunca creí que fueran producto de que alguien las cuidase o las plantara. Repitiendo la acción le observe con sorpresa por sus palabras, desviando a su vez un poco la mirada hacía donde antes me había encontrado. Sintiendo algunas gotas de lluvia caer sobre mi rostro y parte de mi cabeza que quedaba descubierta al deslizarse el gorro. Aun así son bastante hermosas como para que pasen desapercibidas.

Reí suavemente volviendo a colocar la capucha en su lugar volteando mi atención hacía el contrario arqueando levemente una ceja antes de bajar nuevamente la mirada hacía la libreta. ¿Qué hay de ti? No parece que estuvieras perdido, es más. Apostaría a que conoces mucho mejor el sector que yo. Le mire por unos segundos en silencio percatándome que al parecer el paraguas no sería suficiente como para proteger a ambos y a lo cual apegando mi libreta contra mi pecho le acerque aquel tipo de sombrilla para que se protegiese al yo ya estar acostumbrada a la sensación de humedad.

Mirando los alrededores con detención, guarde todo lo que tenía a mano para hacerle señas con la mano hacía el lado opuesto donde estaba la mayor cantidad de árboles presentes. Y a lo que sin esperar a que me entendiese o no; Comencé a correr a la dirección indicada posicionándome debajo de uno de los arboles cercanos cuales parecían proteger más debido a sus extensas ramas. Creo no fue buena idea venir hoy después de todo. Solté una pequeña risa tras escribir de aquellas palabras, sacudiendo un poco de mi cuerpo y estrujando un poco de los extremos del abrigo para quitar el exceso de agua.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: ;I’m not lost, just looking for footprints – Priv. Nao Lawrence –

Mensaje por Nao Lawrence el Lun Mar 21, 2016 6:16 pm

En cuestión de segundos fue capaz de apreciar el rostro redondeado y de aire infantil, gracias a que ella se había girado en ese momento logrando intensificar más su curiosidad, misma que fue acompañada con una incógnita que le surgió entremedio; ¿Cuántos años tendría la chica? Bien sabía que las apariencias engañaban, sumaban o restaban años de lo que aparentaban realmente. Por ello no se molestó pensar en demasía, puesto que dejaría que el tiempo se encargará de sopesar aquella duda, considerándolo como un tipo de veredicto el cual indicaría verdad o mentira. La cabeza del conejo levemente se ladeo, dado que su nivel de intriga aumentó ante el movimiento de la castaña; había abierto la boca pero ni le surgió la voz. ¿Tanto le había asustado cómo para qué no pueda articular palabra alguna? Llegar a esa conclusión le hizo sentirse un tanto arrepentido; ¿Acaso hizo mal en acercarse así de la nada, sólo por saber si estaba pérdida? Sin embargo, mucho no le perduró esa sensación, en ese instante las manos de la contraria se dirigían a todas direcciones posibles, tardíamente el rubio comprendió que se trataba del lenguaje de señas. Era muda... Por ello se quedó callado, pese a que se detuvo de golpe con una expresión sería en su rostro, era curioso se decía, porque a estas alturas lo más seguro estaría nervioso, pero ahora mismo estaba calmado, sentir que se intensificó al presenciar que en un par de segundos la chica se había hecho de una libreta en dónde mismo contempló lo siguiente escrito: No se había extraviado. Nao sólo suspiro suavemente y con un asentimiento dio a entender que leyó, aguardando entonces por lo siguiente, pues volvió a escribir,  y una vez esta que lo vio, esta vez sí abrió la boca: —Solo es una suposición mía respecto a ello; pero si fuese así, estoy bastante satisfecho de que se tenga ese cuidado con ellas... — Después de todo no estaba el 100% segura de ello, simplemente llegó a esa resolución por notar que las flores no estaban 'tristes'; no necesitaban de riego, nadie las maltrataba y se veían en condiciones estables, por ello lo pensó así. —Humm... —musito con una pequeña sonrisa, concentrándose en una fracción de segundos en el sonido de la lluvia, misma que formaba una especie de melodía. Así fue que salió de aquel trance al percibir la risita de la fémina, ahora volviendo a centrar su atención, ahora riéndose él al leer las palabras escritas en la hoja. — Me gusta venir aquí, es que me molesta el ruido de la ciudad, a veces se vuelve tan insoportable que puede ser algo insufrible para mí al provocar dolor en mis oídos. Pero eso no quiere decir que lo odié. Solo encuentro este sitio ideal para leer; la tranquilidad y silencio que emana es  sencillamente perfecto... ¿No crees? —No pasó tanto en que ella acercará aquello,  logrando que negase con la cabeza de lado a lado, en signo de que estaba bien y no era de extremo necesario eso al menos desde su punto de vista, pese a ello se lo agradeció al ver que había tenido la consideración en eso. No le molestaba la sensación de la ropa mojada -aunque solo se trataba de su hombro y parte del brazo, cosa que no era problemática si llevaba un abrigo grueso y calentito-.

Así fue que cambio de mano, metiendo la otra en el bolsillo, percibiendo que estaba helada y apenas podía mover los dedos, pronto fijándose en las acciones de la contraria con detalle, entendiendo entonces cuando se había ido corriendo, cosa que él aceleró ligeramente el ritmo de sus pasos, resguardándose debajo de su paraguas completamente por la ausencia temporal de la más baja, claro que teniendo cuidado con los charcos que se habían formado en el suelo debido a la lluvia constante, pese a eso no se trataba de un aguacero, si no, la consideraba leve, no una exageración. Una vez bajo las gruesas ramas de aquel árbol, cerró el paraguas para proseguir a observar a su acompañante, justo para leer lo escrito. También se le escapó una risa. —Quizá para otros sí, pero no es tanto... No estamos prácticamente nadando en el agua —Soltó como broma y suspiro, alzando la mirada para mirar como las gotas caían y el cielo seguía con aquel color gris, las espesas nubes estando unas sobre otras. —¿Cuál es tu nombre? —La miró con ojos curiosos y recordó algo, cosa que no tardó en rebuscar en los bolsillos del pantalón, donde mismo encontró golosinas de chocolate con sabor fresa y otro de almendras, mostrando estos con la palma abierta a la castaña. —Ten. —Sonrió apenas.— Yo soy Nao... ¿No vienes muy seguido por acá?  —Claramente se notaba el interés por saber acerca de ello, pues ni titubeo en realizar la pregunta. —Quizá te guste ir al mirador o al bosque... Es igual de apacible que aquí. Aunque igual ir al bosque solo no es una gran idea... —Y no lo decía porque ella era mujer, si no que se aplicaba para cualquiera. —Pero por lo general, cuando está soleado, se puede ver bastante bonito, sobretodo el lago... El agua llega a brillar, y es agradable ver a los patitos nadar de un extremo a otro. —Aguardó silencio por unos instantes y pasó una mano a través del largo de la oreja derecha, cuasi se tratará de un gato, y la misma se movió un poco.  —¿Y a ti? ¿Te gustan sitios como este? Pero tomando en cuenta como mirabas a la flor, deben de gustarte mucho… O tal vez el color.  —Solo le sacaba conversación por mientras, quizá la lluvia no duraría tanto y se detendría de pronto, ¿Quién sabe? Pero por otro lado no le era una molestia que continuará; pues le agradaba el olor a tierra mojada, además que era beneficioso para las flores en sí.  —A mí me gustan las flores, rara vez suelo hacer coronas con ellas… Aunque no tiene mucho sentido quedármelas, si no tengo a quién dárselas, son al menos un gesto para otra persona…

Volver arriba Ir abajo

Re: ;I’m not lost, just looking for footprints – Priv. Nao Lawrence –

Mensaje por Invitado el Lun Oct 24, 2016 12:58 am

Un mega hyper re contra lo siento D::
Se que no me puedo justificar por tanta ausencia (y ni siquiera se si seguirás vivo (?)) espero se pueda enmendar de alguna forma y que no me castiguen por el necroposting (?)... De nuevo lo siento mucho, no quería dejar el post botado pero fue por fuerzas mayores. uvu

No pude más que afirmar con mi cabeza al entender perfectamente a lo que se refería con su breve explicación a mi previa pregunta. Pues como al mayor, a veces demasiada civilización generaba no solo un mero dolor de cabeza por tanta mezcla de olores y de sonidos; Sino también, causaba cierto desagrado por la cantidad de gentío que agobiaba cada paso que daba entre sus largas calles. Lugares que simplemente confundían cualquier percepción que tuviese, dando mayor fuerza a mis inseguridades tras verse nublado gran parte de mis habilidades que en lugares tan abiertos y naturales como en el que nos encontrábamos; Simplemente no se presentaban. Era un alivio que aun existiese, pese a que su mayoría no fuesen del todo naturales por sus verdaderos orígenes, más aquello era lo de menos cuando se reflejaba de manera tan perfecta.

A primeras no sabía si era buena o mala idea el mantener conversación con un completo extraño en medio de la leve llovizna. Yendo inclusive a indicarle un refugio para ambos que bien no cumplía su rol como tal, al dejar algunas gotas traspasar las largas ramas del árbol; Más era suficiente para que pudiésemos estar a gusto, esperando que el agua no causase algún otro altercado que no saliese de mojar nuestras ropas… Al menos esperaba el peli rubio no fuese de los que se enfermase tan fácilmente, sobre todo cuando se podía observar con gran detalle los manchones de agua sobre los hombros de su chaqueta al permanecer la mitad de su cuerpo descubierto. Sintiendo la culpa emanar e intentando no concentrarme en ello, decidí continuar escribiendo sin querer que se formase ese incomodo silencio que de por sí mi negación a hablar generaba. Agradeciendo por dentro que aquel método no fuese molesto para el contrario en comunicarnos. Riendo por debajo aun si parecía un simple comentario, acomodándome lo más que podía abrazándome a mis piernas mientras apoyaba mi espada hacía el grueso tronco quedando con la vista fija hacía de frente hacía las cristalinas aguas que solo emitían movimiento al contacto con las gotas de lluvia.

Desviando mi mirada al escuchar una nueva pregunta, esperando a que primero terminase de hablar pues parecía querer agregar algo más. Abriendo con sorpresa mis ojos ante el ofrecimiento, soltando del agarre entre mis piernas para acercarme y poder olfatear con mayor cautela ambos chocolates que se posaban en sus manos. Posando con cuidado mi diestra sobre el chocolate con aroma a fresa, lamiendo un poco el borde como prueba antes de echarme el dulce entero en la boca; Sonriendo finalmente gustosa al comer algo diferente y dulce a lo habitual. Más procesando lo ocurrido, tome nuevamente mi libreta entre mis manos para luego detenerme tras pensar detenidamente lo que quería hacer; Volviendo a dejarla sobre mi regazo. Acortando nuevamente la distancia para tomar su brazo derecho dejando su palma descubierta hacía arriba, mientras con la otra comenzaba con un dedo a marcar en su palma cada silaba de mi nombre lentamente; Ayudada con la modulación de mis labios a medida que continuaba “escribiendo” ‘Nozomi’ en su mano. Satisfecha con el resultado y esperando a que entendiese, solté rápidamente desviando mi mirada con un leve rubor hacía mi libreta, buscando con ella esconder cualquier rastro de vergüenza presente en mi rostro.

Me agrada esa idea. Aun me falta lugares que explorar así que, toda información es bienvenida. Sonreí acercando la hoja unos cuantos segundos, percatándome que fuese capaz de leer lo escrito antes de dar vuelta la hoja para continuar con la idea. Es la primera vez que visito el lago, tenía bastante curiosidad al no haberse presentado oportunidad antes de cómo poder venir. Pero al final resulto todo bien. Sin quitar la sonrisa de mi rostro, me senté con ambas piernas cruzadas independiente que el suelo estuviese aun mojado, acomodando algunos de mis mechones detrás de mí oreja; Cambiando mi mirada entre el paisaje lluvioso hacía el mayor para no perder el hilo de la conversación. Quedando inmóvil por unos segundos, guiando mi mirada al brazo que rascaba la extensa oreja que recaía de su cabeza y que hasta ese minuto me daba cuenta de su existencia. ¿No eres humano, cierto? Apunte rápidamente, sin quitarle la mirada de encima, más relajándome al soltar otro olfateo al aire percibiendo su aroma mezclado con el olor a pasto mojado y a la humedad presente en el ambiente. Ah, no quería sonar grosera. Pero descuida, tampoco lo soy, o no totalmente. Ladee la cabeza intentando encontrar mayores rasgos que diesen a saber qué tipo de especie fuese la que poseía.

Me gusta observarlas, las cuidaba de pequeña con mi madre. Por eso les tome bastante cariño. Me detuve al sentir una gota en mi nariz, haciendo que retrocediera un poco para evitar mojar el cuaderno entre mis manos y apegándome con mayor fuerza contra el tronco. ¿Sabes? Cada flor tiene su propias interpretaciones, buenas o malas. E inclusive el color que poseen significa algo en el fondo. Por eso dicen que esta el ‘Lenguaje de las flores’. Le mire con cierta tristeza a su ultimo comentario, denotando un tono más bajo de lo normal antes de que se perdiesen sus palabras con el sonido de la lluvia que de a poco cesaba. ¿No tienes a nadie especial a quien entregar una flor? ¿Amigos o algún familiar? Llame su atención acercándome nuevamente y tirando con suavidad de la manga de su abrigo para que pudiese leer la libreta que había acercado para finalmente pasársela al tomar una resolución para su problema.

Afirmando con la cabeza e ignorando el quedar como antes mojada, me fui directamente hacía donde estaba el borde floreado recogiendo algunas de las flores con rapidez. Pidiendo disculpas antes de retirarlas de su tallo y juntando las mismas hasta formar una pequeña pero visible corona que por el apuro, su tamaño no era superior a la palma de mis manos. Quitando un poco del agua con una sacudida de mi cuerpo antes de guardar de la misma dentro de mi largo abrigo manteniendo una larga sonrisa a medida que me acercaba al mayor como antes.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: ;I’m not lost, just looking for footprints – Priv. Nao Lawrence –

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.