La efímera vendedora de manzanas || PV Nikolette

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La efímera vendedora de manzanas || PV Nikolette

Mensaje por Hampnie Hambart el Lun Mar 14, 2016 12:20 am


La efímera vendedora de manzanas

Alrededores || Mirador || 4 PM || Domingo
Tema privado con Nikolette


No había ni rastro de Zero, buscase por donde buscase no daba con él, como podía ser posible si aquello era una isla? No podía entender como podía ser tan difícil encontrar a alguien en tan reducido espacio. Aunque si lo pensaba detenidamente no era tan malo no encontrarle, eso solo podía significar que a pesar de haberse convertido en un monstruo en contra de su voluntad continuaba cazando a los que eran como él sin llegar a serlo por completo.

Pero aquel día era mio, solo quería alejarme de la bulliciosa ciudad y todo lo que la rodeaba por lo que con grandes y firmes pasos alcancé el mirador. Había unas vistas magnificas sin duda desde allí, pero tampoco me interesaba aquello. Las bellas cataratas era lo que quería alcanzar en aquellos momentos. Aquel paisaje era tan parecido al que había visto antes de conocer a Hana, en verdad hacía que mi corazón se calmara un poco y sonriera aunque fuera por un segundo.
Sin pensarlo avancé hasta el borde del mirador y de un salto alcancé la piedra del inició de la catara, miré hacia abajo y sin dudarlo ni un instante volví a saltar cayendo hacia el suelo sin ser consciente del verdadero peligro. Pero quien necesita preocuparse cuando es casi inmortal? Nadie.

Aterricé con fuerza sobre el suelo al lado del rio que continuaba la catarata y dejándome llevar como aquel día pasado avancé siguiéndolo, adentrándome en la basta maleza que se extendía al frente.
El rio no parecía terminar pero aquello no importaba, se estaba bien al aire libre por lo que no tenía ninguna prisa en encontrar algo pronto, si quiera importaba si lo que encontraba era la mismísima nada, solo estaba de paseo, como aquella vez.

Al cabo de un rato un claro apareció en el camino y el rio desembocó en un pequeño lago que a su vez era nutrido por un manantial. De nuevo sonreí sin poder evitarlo recordando a Hana planta en el medio del agua mirándome sin pudor alguno. De verdad había sido realmente bello y solo su recuerdo bastaba para alegrar mi dañado corazón, pero esta vez no era Hana la que me miraba desde el medio del lago, si no que era otra chica, una niña de cabellos blancos como los míos y ojos rojos como las manzanas.
Tardé un momento en reaccionar quedándome totalmente quieto cunado la ví en medio del agua, pero al segundo la reconocí, no podía ser otra persona, era mi Nikolette, mi familia, mi sobrina. Y aun así aunque pude reconocerla no pude decir nada al respecto, solo pude volver a recordar aquel momento especifico que tanto me había marcado aunque fuera un segundo en mi extensa vida.

El lunes Dios creó el mundo.
El martes trazó la línea entre el orden y el caos.
El miércoles alineó todo tipo de números.
El jueves puso a flote el tiempo.
El viernes observó todos los rincones del mundo.
El sábado se tomó un descanso
Y el domingo…

Eso era lo que pensaba antes de encontrarme con aquellos ojos verdes que me habían encandilado por completo dejan dome sin palabras, es más, la única que hablaba en aquel momento era ella preguntándome si quería bañarme y ante mi nula respuesta se había presentado y preguntado mi nombre, pero de nuevo yo permanecí sin respuesta hasta que volví a recuperar el sentido que me había quitado y pude decir mi nombre, o mas bien mi apodo. Nadie, salvo mis padres y hermano conocían mi nombre completo.

Pero esta vez era diferente. Hana ya no estaba allí y aquella chica era una vampiresa hiciera lo que qui hiciera. Era un enemigo mas al que eliminar, por lo que no debía contenerme con ella solo porque fuera mi sobrina, debía acabar con todos los de su especie, ese era uno de mis deberes como cazador de vampiros y luego como shinigami también debía impedir aquella aberración de la naturaleza: alguien que vivía sin estarlo realmente.

Las manos dentro de mi gabardina se apretaron con fuerza palpando el mango de mi pistola dispuesto a sacarla en cuestión de segundos hiciera lo que hiciera la chica.
Ella no era Hana. Ella había desaparecido por completo, era huesos, ceniza, estaba muerta, yo mismo la había matado.

Todo estaba bien.
La efímera vendedora de manzanas continuaba sola


Volver arriba Ir abajo

Re: La efímera vendedora de manzanas || PV Nikolette

Mensaje por Nikolett el Vie Mar 18, 2016 5:12 pm





La efímera vendedora de manzanas
Con Kizuna en Manantial a las 8p.m



Zero no estaba, hacia demasiado tiempo que mi hermano decidió marcharse a una pequeña misión en uno de los rincones más alejados de Myr, prometiéndome volver en menos de una semana, sin embargo, luego de tan solo tres días sin él, sentía que realmente habían pasado años desde la última vez que lo vi. ¿Se debería acaso al tiempo que nunca estuvo en mi vida? ¿Volvía a sentir que cada día separados, nuevamente la brecha que con mucho esfuerzo habíamos conseguido acortar hasta volvernos más íntimos, se extendería al grado en que no dudaría en odiarme nuevamente? No lo sabía y realmente me entristecía que aquello ocurriera, pero debía ser fuerte, confiar en él mientras esperaba su retorno, al igual que la princesa de la torre más alta aguarda que su caballero vaya a rescatarla, solo necesitaba paciencia y fe en mi hermano.

Pero el tenerlas no quería decir que no me entristeciera el hecho de no verle durante tanto tiempo, cada cuarto vacío, la sala, la cocina, el sofá que aún conservaba su calor… todo era tan solitario sin él aquí ¿Realmente Zero había estado tanto tiempo sumido en tamaña soledad? Era una aberración el tan siquiera pensar aquello, y aun así insistía en que si yo decidía irme, podría estar bien… nuevamente solo, otra vez consumido por el sonido de la nada misma mientras su corazón se hacía añicos. No… no podía permitir aquello, Vencel lo comprendería y vendría a nosotros, eso estaba más que claro, y así, finalmente, cada rastro y vestigio de soledad en el alma de mis hermanos seria llenada, pero ahora mismo, yo no podía soportar un segundo más allí, necesitaba salir, respirar algo de aire fresco… Zero no llegaría ni aunque el reloj diera las 12 campanadas de aquella noche, todavía debía aguardar más tiempo por mi hermano, y aquella casa no me echaría de menos si tomaba un pequeño paseo.

Decidida, salí sin mayor problema, solamente portando las prendas que llevaba conmigo, inicialmente no pensé alejarme mucho de la zona céntrica, pero conforme mis pies y mente se perdían en recuerdos de antaño, acabe en el bosque que rodeaba la ciudad, y luego en medio de un precioso lago alimentado por un manantial, la visión era esplendida, tan similar a los lugares de ensueño plasmados en mis viejos libros de fabulas, mitos y leyendas, los mismos que solía leer antes de irme a dormir, pero aquella vez debido a lo sucio de mis prendas gracias al paseo a campo traviesa, no dude en aprovechar la ocasión, despojándome de las mismas, depositándolas con sumo cuidado en una zona donde no se mojarían, antes de ingresar al lago.

El frio del agua despertó mis sentidos casi de inmediato, el aroma de la naturaleza invadió mis pulmones consiguiendo que suspirara conforme acababa ingresando más y más dentro del agua, pero, un sonido me alerto, y justamente, detrás de mí, a tan solo metro y medio se encontraba un hombre de tez pálida, cabellos blanco y ojos tan rojos como la mismísima sangre… no le conocía, de eso estaba segura, pero al mismo tiempo su esencia me era un tanto familiar… ¿Quién se suponía que era?

Espere en silencio una presentación que jamás llego, quizás él también había acabado por accidente en aquella zona, solo una pequeña coincidencia de la vida, pero de ser así ¿Por qué aun me miraba en una pose de defensa? ¿Me tenía miedo acaso?


-Disculpa… ¿Vienes a bañarte también? –le sonreí con completa tranquilidad, buscando infundirle confianza a aquel extraño, señalando algo de lodo en su mejilla derecha -No llegue hace mucho… así que si no te molesta compartir, puedes meterte también –realmente no tenía inconveniente en que él  utilizara el lago junto a mí, teníamos espacio de sobra y no sería el primer hombre a quien vería sin ropa, además… el que vistiera ropajes oscuros y desgarrados, el innato olor a pólvora en sus manos que el viento traía hasta mí, e incluso su reticencia inicial, no me parecían motivos necesario para actuar de manera defensiva, él no me había hecho nada y sus ojos, aquellos rubís tan profundos, se veían mas solitarios que los de mi tan querido onii-san… entonces ¿Qué tan malo podría ser un hombre así? -Nikolett… –musite regresando la vista hacia él unos momentos, habiendo ingresado un poco más dentro del lado, dejando que el agua cubriera mi cadera -Nikolett Kiryu… ese es mi nombre… dígame ¿Usted quien es señor? –buscaba emplear la cortesía que por tantos años habían inculcado en mí, esta vez sin perder de vista los ojos del mayor, realmente no le tenía miedo, tampoco aversión o tan siquiera repudio, más bien… era una cierta familiaridad…



No puedo decir que te conozco… porque realmente no lo hago
Pero algo dentro de mí me dice, que solo tú, eres el motivo para que yo esté aquí ahora…





Última edición por Nikolett el Jue Jun 16, 2016 12:04 am, editado 1 vez

Volver arriba Ir abajo

Re: La efímera vendedora de manzanas || PV Nikolette

Mensaje por Hampnie Hambart el Dom Abr 10, 2016 7:55 am


La efímera vendedora de manzanas

Alrededores || Mirador || 4 PM || Domingo
Tema privado con Nikolette


Apreté con mas fuerza mi arma dispuesto a disparar sin compasión a pesar de haberla reconocido y tratarse de mi propia familia pero cuando habló todo ato violento cesó en mi interior. Todos esos procesos químicos que se habían liberado hacia segundos parecían disolverse por completo en mi interior como la rabia y el odio.
Mi ceño fruncido poco a poco se disipó confiriendo una expresión de total paz al estar allí en aquel manantial rodeado de belleza-e…-me quedé un unos segundos en blanco para después reaccionar-e-en realidad solo pasaba por aquí…-susurré por lo bajo como si con mi tosca voz pudiera interrumpir su baño o la quietud de ese lugar.
Pero, se podía saber porque había dicho eso? Tenía que acabar con ella para poder liberarla de su condición al igual que haría con Zero cuando lo encontrara, pero no podía, algo me paraba y desde luego no era su desnudez. Espera...que?

Rápidamente aparté mi mirada ligeramente sonrojado del cuerpo de la joven-lo-lo siento…-susurré por lo bajo con la cabeza gacha sin mirarla-siento haber interrumpido tu baño, ya me voy-dije por lo  bajo dispuesto a irme de allí como si mis ojos no hubieran visto nada y la misión de matarla por mi juramento quedase relegado a la próxima vez que la encontrara. Lo peor de todo era que no dejaba de mentirme. Porque decía que lo dejaría para la próxima vez cuando sabía que tampoco sería la siguiente? Que siempre que se trataba de ellos, mis únicos familiares vivos, mis sobrinos, no podría apretar el gatillo? Y menos con la pequeña Nikolette que se había visto en vuelta en medio de aquel conflicto que no la concernía en lo mas mínimo. Pero la voz de mi conciencia, mi moral, mis principios me impedían no cumplir con las normas. Tarde o temprano volvería para acabar con ella, con todos ellos pues era mi deber.

Volví a escuchar la voz de la joven presentándose. Agradecí el que no me reconociera, aunque como hacerlo? Realmente nunca me había visto aunque yo la hubiese vigilado casi toda su vida-me llamo Hampnie Hambart-no agregué mas pues realmente no era un placer conocerla y esa coletillas tan usadas eran estúpidas igual que dar el pésame a alguien cuando ni si quiera puedes imaginar el dolor que esa persona siente aunque tu hayas experimentado algo parecido. Nunca es igual-pero no importa mucho quien sea, temo que jamás volveremos a coincidir-continué hablando sin mirar a la joven que aun continuaba desnuda-porque si no...nuestra presentación no será tan agradable-mencioné de manera casi inaudible dándome la vuelta dispuesto a dejarla atrás pues no tenía caso permanecer allí a pesar de las innumerables preguntas que tenía para ella.

Di el primer paso dispuesto a dejarla atrás pero aun así mis pies parecían no querer avanzar y quedarse allí para siempre con ella-tsk…-susurré por lo bajo. Tal vez podría pasar solo un día con ella y olvidar todas mis responsabilidades? Solo por unas horas… Y si luego esas horas se convertían en una vida por haber cedido? Tenía que irme, no podía hacer eso, me estaba prohibido y más el enterarme de lo que hacia mi familia, aquello ya no era asunto mio, si no llegado el momento también tendría que sesgar sus vidas cuando el día de sus muertes llegara y no deseaba eso, era mucho mas fácil tener que matarlos yo que quitarles la vida cuando estuvieran agonizando después de una batalla a muerte. Me negaba.

-Yo…tengo que irme-dije de nuevo por lo bajo sin querer ser escuchado volviendo a reemprender mi camino lejos del manantial. Había sido un error ir hasta allí, lo mejor sería regresar a casa cuanto antes y olvidar todo lo que había visto, lo que había sentido, lo que quería.
Era un ángel de la muerte, solo debía hacer mi trabajo.

Matar.


Volver arriba Ir abajo

Re: La efímera vendedora de manzanas || PV Nikolette

Mensaje por Nikolett el Dom Abr 17, 2016 8:11 am





La efímera vendedora de manzanas
Con Kizuna en Manantial a las 8p.m



Me embargaba la curiosidad cada que aquellos ojos rojos como la misma sangre continuaban mirándome con detenimiento, sin responder a ninguna de mis interrogantes, manteniéndose en completa calma durante unos cuantos segundos más, como si no creyera que yo fuera real, quizás había visto un espectro o la sombra de algún recuerdo lejano en mi persona. No lo sabía, y no tenía modo de adivinarlo, sin embargo decidí quedarme quieta, completamente curiosa de sus actos, sobre todo cuando su rostro se desvió con velocidad, como si no deseara mirarme mas ¿Acaso había dicho algo que le molestara o a avergonzara?  Lo dudaba, sin embargo,  Hampnie se disculpaba conmigo, alegando que se iría para darme paz, pero al mismo tiempo sus pies no se movían, tenía dudas en su accionar, de ello si pude percatarme con rapidez.


-No es necesario que se vaya señor…  Humpti… Humpi… esto… –su nombre era un completo trabalenguas, me costaba tan siquiera pronunciarlo -Hampta… Humberto… di…disculpe, creo que no puedo decirlo de forma correcta –finalmente era mi turno en la ruleta de vergüenza, realmente era una tontera que utilizara el “señor” a pesar de haber oído claramente su presentación… en ese momento me sentía patética, como una pequeña niña con problemas de pronunciación en un país completamente diferente al de su nacimiento, cosa imposible en la época actual de Myr -Sin embargo creo que… –buscaba  una excusa para evitar que se marchara, supongo que el motivo principal era lo sola que me sentía sin hermanos cerca… ¿Cuánto había pasado desde la última vez en que realmente me encontraba sin nadie alrededor, descontando el pequeño viaje que realice para buscar a Zero? Seguramente algo como eso jamás hubiera sucedido, porque al inicio tenia a mi madre y abuelo, cuando la perdí, mi abuelo continuo cuidándome, pero no solo él, Vencel también permaneció a mi lado, volviéndose rápidamente en una pieza imprescindible en mi mundo, y ahora tenía a Zero también. Muchos podrían llamarme dependiente, pero la verdad es que amaba a mi familia por sobre todo y por eso los necesitaba conmigo, no para que me cuidaran, al contrario, era yo quien deseaba velar por ellos, resarcir todo lo que una vez dieron por mí, porque sin ellos no podría ser la Nikolett que era actualmente -Puede… quedarse solo un momento más aquí… ¿Solo… unos minutos? –era malo hablar con extraños, mucho más el pedirles aquello, siempre me dijeron que me alejara del peligro que representaba un desconocido, pero jamás hice caso y quizás eso ahora me pasaría factura, pero era lo que menos interesaba, necesitaba compañía, por más efímera que fuese -Si dijo que jamás volveremos a coincidir… entonces ¿Por qué no aprovechamos un poco más de este encuentro? –pudiera ser que se negara, posiblemente solo se iría sin darme una respuesta, pero nadie diría que no lo había intentado -Si no quiere lo comprende… pero… –poco antes de pronunciar una frase coherente, sentí como mi pie fue jalado hacia lo más profundo de aquel pequeño lago, buscando ahogarme, quitándome el poco aire que aún tenía en mis pulmones… se suponía que era un vampiro, ello significaba ¿Qué no podría morir ahogada y pasaría la eternidad con aquella espantosa sensación de agua introduciéndose en mis pulmones? ¿O por el contrario, podría morir ahogada? No lo sabía y no quería averiguarlo, pero la fuerza de aquello que me sostenía era enorme, sentía como una mano jalaba con ímpetu mi tobillo y luego unos colmillos se encajaban en este… conocía la sensación, era la mordida de un vampiro, posiblemente uno de aquellos quienes conocían mi relación con Zero y buscaban venganza o tal vez… un pobre ser sediento quien aguardaba la aparición de una presa, que en este caso había sido yo, no lo sabía y no me interesaba, tan solo quería salir del agua, pero no encontraba una forma para hacerlo, el lodo del lago era resbaladizo y no podía golpearla al contrario con la pierna libre ya que me era imposible mirarlo… necesitaba ayuda… onii-sama… onii-chan… quien fuera no importaba, tan solo… deseaba poder respirar una vez más.



El agua se teñía de rojo…
El aire era escaso….
Y la muerte… venía a pasos agigantados  




Última edición por Nikolett el Jue Jun 16, 2016 12:07 am, editado 1 vez

Volver arriba Ir abajo

Re: La efímera vendedora de manzanas || PV Nikolette

Mensaje por Hampnie Hambart el Vie Mayo 27, 2016 1:49 am


La efímera vendedora de manzanas

Alrededores || Mirador || 4 PM || Domingo
Tema privado con Nikolette


Estaba ya de espaldas a la joven cuando de golpe la escuché intentando pronunciar mi nombre y se me escapó una risa. De verdad? Tan difícil se le hacia? Bueno, no podía culparla la verdad es que parecía un trabalenguas. Suspiré con fuerza parando en el acto para volver a girarme intentando permanecer serio, aunque fue imposible, Mi rostro dejaba entrever una pequeña sonrisa en la comisura de mis labios mientras que mis ojos volvían a estar fijos en ella-Hampnie Hambart-repetí sin poder borrar aquella mueca divertida-puedes abreviarlo si quieres o llamarme como gustes, no importa demasiado…-dije por lo bajo sin saber ya que hacer en aquellos momentos. Realmente podría pasar el día de él con ella? Era mi sobrina, nada me lo impedía, pero era una vampiresa y eso ya era una responsabilidad para mi, era un problema que debía erradicar.
Y el problema llegó tan rápido como lo había pensado-eh?-susurré casi sin poder creer lo que estaba escuchando-tienes miedo a quedarte sola?-pregunté en alto omitiendo el hecho de que era a mi quien mas debía temer en aquellos momentos. Suspiré con fuerza-esta bien me quedare…-susurré por lo bajo siendo consciente de que podría escucharme-pero primero vístete por favor-dije sonriendo levemente-no es correcto que te vea así…-cerré los ojos por unos momentos poniendo mi mano sobre mi vista para recalcar que no estaba mirando.

No quité mi mano ni miré en ningún momento pero que la chica dejara de hablar por tanto tiempo o que ni si quiera afirmara mis palabras me resulto raro-Nikolette?-pregunté y al no obtener respuesta rápidamente quité mi mano y abrí mis orbes comprobando que allí no había nadie. Me alarmé volviendo a llamarla con fuerza pues sabia que aquello no era un juego-Niko!-grité con fuerza acercándome con presteza al agua del manantial metiéndome allí en la zona donde cubría. No estaba allí, obvio, cubría muy poco para que se hubiera resbalado y no pudiera salir pero entonces que estaba…
De golpe pude comprobar como aquel manantial en un principio manso y sin nigún riesgo para la gente acababa en una profundidad casi abismal. Allí vi a Nikolette hundirse cada vez más y a su lado una mancha negra de ojos rojos que hicieron hervir mi sangre. Sin dudarle me lancé de golpe nadando a gran velocidad hacia ellos. Saqué mi pistola y apunté con cuidado a pesar de que la asquerosa sanguijuela que la retenía se estaba protegiendo con ella. Eso me molestaba con creces. Si me quería a mi que viniera a por mi cuello, no el de ella. Volví a apuntar y aprovechando el estado de ingravidez que proporcionaba el agua apunté a una de las piernas del vampiro que iban descompasadas en comparación con las de la chica. El vampiro soltó un quejido doloroso y soltó a la albina permitiéndome a mi tomarla por la cintura. Cargué la pistola con mi boca, mordiéndola con fuerza tirando de ella hacia atrás, y volví a apuntar disparando sin ninguna contemplación. El agua se llenó de una luz violeta preciosa y el vampiro se deshizo en cenizas. Con rapidez, justo después de disparar tapé los ojos de Niko temiendo que aquello pudiera hacerse daño por la onda expansiva por lo que me puse de espaldas a aquel disparo a la vez que nadaba hacia la superficie para que pudiéramos tomar aire.

La arrastré conmigo hacia donde hacia pie tosiendo con fuerza ante la falta de aire pero no me aparté de su lado aun sosteniéndola entre mis brazos-Niko?-no respondía, parecía muerta, pero eso no podía ser, no lo permitiría-Niko!-la zarandeé con fuerza intentando que despertara pero fue inútil-Niko despierta!-casi rogué pero no servía de nada. Puse todo el peso de su cuerpo sobre uno de mis brazos y eché la cabeza de la joven hacia atrás. Acerqué mi boca a la contraria y abriendo las vías aéreas sellé con mi boca la suya empezando a insuflar aire a sus pulmones intentando que reaccionara a la vez que hacia un masaje cardíaco sobre donde estaba su corazón. Sabia que aquello no funcionaría pues realmente su cuerpo estaba muerto, pero aquello favorecería a que el agua saliera de sus pulmones-vamos...joder…-dije casi cabreado sin dejar de repetir aquel proceso. En aquel momento no estaba como para sonrojarme por tonterías como estar besando de manera descarada a mi sobrina, solo podía pensar en salvar su vida aunque en realidad mi deber fuera matar a los de su especie.
Si bien un día había pedido que no me informaran sobre el paradero de mi familia haciendo que de esa manera no tuviera que acabar con sus vidas fuera cual fuera el caso, si me los encontraba, que me eximia de esa responsabilidad? Yo debía de estar solo, sin familia, ese era el trato y en aquellos momentos lo estaba incumpliendo hasta limites insospechados. Pero no podía evitarlo.

Bring me to life.


Volver arriba Ir abajo

Re: La efímera vendedora de manzanas || PV Nikolette

Mensaje por Nikolett el Jue Jun 16, 2016 2:41 am





La efímera vendedora de manzanas
Con Kizuna en Manantial a las 8p.m



El agua ingresando a mis pulmones, la sangre siendo sorbida rápidamente, el frio intenso acumulándose, y la oscuridad empezando a opacar todo el paisaje y luz que aun en aquella profundidad lograba verse…

Era tan solitario, tan frio, despertando cierto grado de temor en mi cuerpo ¿Realmente moriría de ese modo? ¿Vencel y Zero se entristecerían, o por lo menos se darían cuenta de que paso conmigo? Era bastante molesto pensar que moriría sin siquiera haber alcanzado mi propósito, intentar que mis hermanos volvieran a llevarse tan bien como en antaño, que fueran tan unidos como me habían hecho suponer sus relatos, sin embargo, estaba dejándome vencer sin dar pelea, pero… estaba tan casada, simplemente no podía moverme, la sangre para un vampiro era importante y la mía aún no se recuperaba al completo.

¿Qué podía hacer? Quería a mi onii-sama, a onii-chan… quien fuese que me ayudara en ese momento, porque no quería darme por vencida, quería volver a verlos. Intente removerme de aquel agarre, recibiendo como reprimenda una fuerte mordida en el hombro, misma que obligo a mis labios abrirse por el dolor, soltando el poco aire que aún mantenía, viendo las burbujas perderse para luego dar paso a una figura acercándose con velocidad. Cabellos blancos y ojos completamente rojos, incluso parecía portar un arma, pero no lograba definir bien sus rasgos ¿Seria Zero acaso? Pero… él se encontraba lejos, entonces ¿Quién era? Quería saberlo, en verdad que lo deseaba, sin embargo ya no podía mantener los parpados abiertos, viéndome obligada a cerrarlos dejándome perder en una extraña paz, sintiendo perfectamente todo lo que pasaba alrededor, la forma en que una nueva calidez me abrazaba, el frio de mi cuerpo cuando finalmente salí del agua, gritos potentes que me llamaban y una curiosa calidez sobre mis labios conforme algo de aire ingresaba y se ejercía presión sobre mi pecho…

¿Qué podía ser aquello? ¿Por qué no reaccionaba a pesar de desearlo? ¿Sería que por fin había muerto y aun no caía en cuenta? No toleraría algo como eso, quería despertar de una buena vez, realmente necesitaba hacerlo o seria tarde, pero… los gritos cada vez se hacían más fuertes, la frecuencia de la presión en mis labios se acortaba, notaba desesperación, no podía estar preocupando a aquella persona así, no era justo, tenía que despertar ¡Debía hacerlo!

Busque fuerza desde lo profundo de mi ser, abriendo los ojos simplemente para notar al desconocido ¿Besándome? No… no me besaba, solo estaba intentando que el aire volviera a mis pulmones, haciendo que tosiera todo el líquido que estos contenían en cuando se separó de mi cuerpo.


-Yo… yo… ¿Qué paso? –la garganta me ardía, los labios se sentían un poco más hinchados de los normal debido a los “besos” que fueron posados sobre estos, el cansancio era palpable en cada poro de mi ser, y el dolor en el tobillo, al igual que el hombro donde fui mordida bajo el agua era palpable. Sabía que me recuperaría rápidamente, estaba demasiado acostumbrada a ser el plato fuerte en la cena de los vampiros como para no conocer los límites de mi anatomía, pero eso no quitaba que doliera, sobre todo cuando la herida se provocó con tanta necesidad -¿Usted… fue quien me salvo… verdad? –acaricie con delicadeza los orificios del hombro, mirando directamente aquellos ojos color fuego, estaba segura que fueron los mismos con los cuales me tope dentro del agua. Quería llorar al sentirme tan impotente, recordando las palabras de Vencel, Zero y hasta mi abuelo respecto a que el mundo era demasiado peligroso para alguien como yo, que no debía fiarme de nada ni nadie, pero aun así… aun así, siempre había supuesto que debía darle una oportunidad a todo, y eso consiguió que llegara a poner en riesgo al hombre frente a mis ojos por el cual, posiblemente yo no seguiría viva -Yo… yo… yo… ¡Realmente lo lamento! – no pude contenerme, en menos de 2 segundos ya estaba sobre él, abrazándolo con fuerza mientras hipaba, escondiendo el rostro en su cuello -No fue mi intención… ponerle en peligro… discúlpeme señor Humpi –me sentía tan idiota por no pronunciar bien su nombre, sobre todo al ser mi rescatista -Y también… se lo agradezco… de verdad –suavemente mis labios se posaron en su mejilla, no sabía como agradecerle, y por ello un suave beso se posó en aquella zona -No sé cómo… pagárselo, pero, por favor, déjeme hacerlo… seguro, podre compensarle los problemas que ocasione… –no exageraba, tampoco hablaba tan solo por hacerlo, quería compensar todo aquel asunto -Pídame lo que quiera… aunque sea difícil, lo conseguiré… lo prometo –extendí la diestra con el meñique elevado, sellaría mi promesa o tragaría mil agujas, siendo un castigo muy pequeño si no lograba compensarle.


En ese momento lo note…
Sus ojos eran como la sangre, su cabello como la nieve
Pero su corazón, era tan hermoso que me encandilaba


Volver arriba Ir abajo

Re: La efímera vendedora de manzanas || PV Nikolette

Mensaje por Hampnie Hambart el Lun Jun 20, 2016 1:34 am


La efímera vendedora de manzanas

Alrededores || Mirador || 4 PM || Domingo
Tema privado con Nikolette


Continué presionando su esternón e insuflando aire a sus pulmones intentando reanimarla. No quería perderla por nada del mundo a pesar de que mi deber fuera acabar con todos los de su especie fueran o no mi familia, como ella.
Porque sentía que incluso el aire me faltaba a mi? Tanto la quería? Porque tenía ese profundo sentimiento si era la primera vez que hablaba con ella? Aunque llevara años viéndola de pequeña, aquello era muy diferente.
Quería que viviera, fuera lo que fuera, no deseaba que muriera y por eso continuaría protegiéndola como lo había hecho hasta ahora, incluso en aquel preciso momento.
No me iba a dar por vencido, no pararía hasta que abriera los ojos y me confirmara que estaba bien, que estaba viva.

De golpe sus ojos se abrieron a la vez que tosía con fuerza eliminando el agua que quedaba en sus pulmones haciendo que me echara ligeramente hacia atrás para darle espacio aun arrodillado a su lado. Me sentía aliviado de que reaccionara y con calma contesté a sus dudas y preguntas intentando primero que se calmara y que permaneciera tumbada para que recuperara fuerzas-alguien tiró de ti hacia el fondo del lago y perdiste la consciencia, pero ya esta todo bien, tranquila…-dije por lo bajo acariciando su cabello. Asentí-si, fui yo-continué hablando de manera pausada y tranquila para ella viendo como se tocaba las heridas-te hizo mucho daño?-me aventuré a preguntar sin tocar su cuerpo por si se sentía incomoda de que lo hiciera-hay mas?-pregunté intento alcanzar a ver todas sus heridas con un simple vistazo. Al parecer nada era muy grave, tal vez si le dejara morderme estaría mucho mejor. Sonreí levemente sin decir nada. Era irónico como me dejaba llevar por el bienestar de mi familia sin importarme lo que pudieran decirme después lo demás. Que pensarían si tenía un mordisco de vampiro en el cuello? Eso era alta traición, pero ella lo necesitaba y yo le dejaría, porque era un completo idiota que no podía evitar caer ante su familia una y otra vez. Pero aunque todo pareciera realmente tierno en el exterior no sabía por cuanto tiempo podría luchar contra esos instintos naturales de arrebatar la vida a los que ya no deben seguir en ella, y Niko, solo por ser una vampiresa estaba sentenciada desde el primer momento en que sus grandes ojos rosados se habían abierto al mundo.

En cuanto me quise dar cuenta la chica se había abalanzado sobre mi dejándome sobre el prado-tranquila…-suspiré con fuerza acariciándole el pelo con cuidado-no tienes la culpa-susurré sin añadir nada más, pues realmente si hiciera mi trabajo ella debería de yacer ahora mismo bajo el agua. Se suponía que ese era mi trabajo sesgar vidas sin interferir con ellos manteniéndome totalmente neutral ante las situaciones por tristes que fueran o por fáciles que fueran de resolver. Aquello era demasiado complicado por mi. Que me estaba pasando? Había sido realmente disciplinado durante todos aquellos años y porque ahora cuando ella estaba en peligro la socorría? Porque rompía las reglas? Es cierto que se me había apartado de tener que asesinar a mis familiares, se me había apartado totalmente de ellos para poder cumplir con mi cometido sin ningún tipo de remordimiento de conciencia y aun así allí estaba, junto a mi sobrina. Como era posible que hubiera topado con ella en una isla tan grande? El mundo había sido limitado, pero aquella isla era lo suficientemente grande como para que no tuviera que encontrarme con ninguno de mis familiares. Y aun así no sabía que me pasaba con aquella niña, pues sabía que con Zero sería mucho más hostil e intentaría acabar con él aunque realmente no pudiera, Vencel suponía que continuaba siendo humano por lo que era el unico que se salvaba, pero al final si se convertía o no también moriría de viejo, casi se veía la mejor opción aunque hubiera cometido la mayor traición de todas. Una que ni yo le perdonaría pues no comprendía porque le había hecho aquello a Zero cuando él siempre había cuidado y velado por él aguantando el entrenamiento de cazadores de vampiros por los dos. Pero no tenía caso pensar en eso ahora.

Mis ojos siguieron fijos en los de la chica sobre mi-no te preocupes-insistí ante su intentó de disculpa y cuando dijo que pidiera lo que fuera me hizo sonreír pues aunque lo pidiera era imposible que ella lo consiguiera, pues no podía hacer que el pasado regresara.
Puse una mano sobre sus cabello color platino-que te parece si pido dos cosas? Me lo concederías?-a pesar de mi seriedad mis palabras no dejaban de tener un toque tierno para con ella-lo primero, se mas cuidadosa de ahora en adelante para que estos sustos no se vuelvan a repetir, ver una chica como tu en un sitio como este es realmente tentador para muchos y créeme, aun pude haber monstruos peores que te acechen y se que seguro hay gente que se entristecería si murieras-abrevié sin querer incluirme entre ellos, pues yo a sus ojos era solo un simple desconocido-y lo segundo-medité un poco en si debería hacerlo o no optando por la primera opción-me dejarías pasar el día de hoy contigo? La verdad hace poco llegué a la ciudad y no estaría mal que alguien me la enseñara-mentí mejor que el más experto en aquella técnica a pesar de estar completamente serio.

Era una tontería lo que pedía, pero si ya había incumplido tantas normas en el día de hoy, por otra más que me saltara no iba a pasar nada verdad?
Me incorporé un poco tomándola por la cintura para no perturbar demasiado su posición. La senté a mi lado sin quitarle la vista de encima-pero primero te revisaré-dije empezando a ver aquellos mordiscos y el moratón en su tobillo por donde la había agarrado el vampiro-te sientes bien?-pregunté acariciando aquellas marcas en su cuerpo-duelen verdad?-pregunté por lo bajo sin prestar mucha atención a su rostro. Volví a separarme un poco de ella y desabroché un poco mi abrigo dejando ver una camisa blanca bajo todo aquel atuendo negro. Pasé un dedo por el cuello de esta prenda bajándola un poco-si bebes un poco sanaras mas rápido-dije sin darle mucha importancia como si lo hiciera a menudo aquello de ofrecer mi sangre, pero aquello estaba lejos de la realidad. Pero no tenía porque dar explicaciones así que solo callé dando un ultimo incentivo para que la pequeña vampiresa no tuviera problemas en hacerlo-si no lo haces no podrás cumplir mi petición, pues estarás realmente débil-agregué-estaré bien si lo haces, no te preocupes-añadí intentando quitar todas las preocupaciones que seguro pasaban por su mente.

No sabía que me estaba pasando, pero aquella pequeña sanguijuela que era sangre de mi sangre estaba cautivandome de una manera arrolladora. Desde el primer segundo en que habíamos intercambiado palabras había notado como una fuerza arrolladora más fuerte que la sed de muerte o sangre me llamaba con ella y aun así mis instintos primarios de acabar con ella seguían a flor de piel.

What is happening here?
Help,
I need somebody help.


Volver arriba Ir abajo

Re: La efímera vendedora de manzanas || PV Nikolette

Mensaje por Nikolett el Dom Jul 17, 2016 2:17 am





La efímera vendedora de manzanas
Con Kizuna en Manantial a las 8p.m



Me sentía tan extraña con aquel hombre, simplemente no comprendía que era lo que necesitaba hacer en un momento como aquel, ya le había pedido disculpas, incluso rogué por su perdón porque, al final de cuentas éramos dos desconocidos que se toparon por mera casualidad en aquel sitio, y por ello, simplemente por conocerme había terminado sumido en un espiral de problemas que le obligaron a salvarme. ¿Era eso el destino o la mala suerte? ¿Sería que nuestro encuentro ya estaba escrito, puede que yo fuese la mujer que lo llevaría al borde de la muerte? No lo sabía y realmente tenía miedo de causarle problemas, a él o consecuentemente a mis hermanos ya que sabía que todo lo que yo hacia repercutía en mi familia aun cuando no entendía el porqué de esto, era casi como un pequeño hilo incoloro que nos tenía unidos del meñique, mismo que le había ofrecido a Humpi, como una manera de sellar la promesa de mi eterna obediencia al pedido que realizará.


-¿Dos cosas señor? -lo mire sin comprender, negando suavemente puesto que no me molestaba que pidiera más de una cosa luego de haberme rescatado, prestando entera atención a su solicitud. La primera petición era algo que todo mundo me repetía sin cesar, el ser más cuidadosa, tanto con las personas como las criaturas a mi alrededor, pero la manera en que él se expresaba tenía una connotación distinta a la habitual, como si me fuese a convertir en algún alimento, en un pequeño bocadito sabroso para el más perverso y enfadoso depredador, en cuanto a su segunda petición.... -No me molesta pasar el día con usted, pero existe un pequeño problema... no conozco mucho de la zona -suspire suavemente, era verdad que hacia bastante tiempo que vivía con Zero, pero a pesar de aquello continuaba desconociendo el territorio donde residía y no por propia voluntad -Mi hermano mayor no es muy partidario de que salga sola, casi siempre me quedo dentro de la casa, solo que ahora onii-sama está de viaje y quise recorrer un poco la zona -nuevamente suspire, empezaba a tener frio a pesar de encontrarme tan cerca de su anatomía, viéndome apartada tras algunos minutos ante la idea de revisarme. Humpi tocaba las zonas afectabas, me analizaba sin el menor de los escrúpulos, incluso llegaba a percibir una preocupación similar a la de Zero ante el mas mínimo daño en mi cuerpo -Si, duele un poco, pero no es nada grave, suelo sanar con velocidad señor, en algunos minutos más estaré como nueva -pensaba levantarme para finalmente vestirme como correspondía, sin embargo al notar como el albino se despojaba de sus propias prendas, termine quedándome atónita ¿Ahora era cuando quería bañarse? Iba a decirle que podía ser peligroso, otro vampiro fácilmente aparecería para atacarnos sin mucha demora, pero antes de pronunciar palabra su voz me dejo atónita ¿Quería que lo mordiera? ¿Porque lo hacía? Estaba segura que por su coloración en la piel, y la textura de la misma que nadie más lo había mordido antes o por lo menos que no estaba acostumbrado a recibir aquellas perforaciones con naturalidad... entonces ¿Porque? ¿Porque hacia eso por mí? -No... no es necesario señor -negué con suavidad, besando su cuello en gratitud ante aquel ofrecimiento, levantándome al fin para tomar mis prendas, empezando a vestirme conforme hablaba con él -Aunque suene extraño no es la primera vez que alguien me muerde, tiendo a ser el alimento de manera regular, por ello mi cuerpo está acostumbrado a la pérdida de sangre... además, no suelo beber de personas o por lo menos no como primera opción, casi siempre lo hago de algún pequeño animal o carne cruda, es más útil y fácil de conseguir, puedo beber mucho más sin riesgo de conversión o muerte -realmente no sabía si me creería o no, pero eso carecía de sentido al completo, porque a menos que fuera de vida o muerte no deseaba alimentarme de él, algo me decía que eso le causaría mas dolor que satisfacción -Estoy lista para irnos... ¿Tiene algún sitio en especial que desea visitar? -con todas las prendas colocadas, regrese a su lado tomando suavemente su diestra para guiarlo a la salida, notando como los rayos lunares brindaban un bellísimo espectáculo, dotando de cierto misticismo al sendero que aquel bosque marcaba con una dirección hacia la enorme ciudad central de Myr -Ya me había presentado con usted, pero creo que sería correcto volver a hacerlo, soy Nikolett Kiryu, tengo dos hermanos mayores aunque en este momento no se encuentran cerca pero, si alguna vez vuelvo a toparme con usted, me encantaría presentárselos, seguramente Vencel y Zero estarán felices de que hiciera un nuevo amigo que no sea de peluche -en esos instante recordé a mi pingüino y la curiosa manera en que Zero nos miraba durante nuestras charlas, o bueno la mía con el muñeco porque no era tan distraída como para no saber que aquel jamás respondería mis preguntas -Si no le molesta decirme... ¿Que lo trajo a Berlín? ¿Venía a visitar a alguien en especial señor?


La curiosidad me embargaba, aquel hombre era un completo desconocido y lo sabía pero a mis ojos era un nuevo amigo, alguien a quien conocer y con el cual poder pasar algo de tiempo de calidad. Como bien dije, estaba tan acostumbrada a los amigos de felpa que uno de carne y hueso siempre era bienvenido.



Puede que el destino cruzara nuestros caminos...
Pero el seguir en el mismo sendero, solo lo definiríamos nosotros.




Volver arriba Ir abajo

Re: La efímera vendedora de manzanas || PV Nikolette

Mensaje por Hampnie Hambart el Miér Jul 27, 2016 4:53 pm


La efímera vendedora de manzanas

Alrededores || Mirador || 4 PM || Domingo
Tema privado con Nikolette


Al parecer la idea que había tenido sobre que me enseñara la ciudad no había sido mi mejor carta por lo que intenté solucionarlo rápidamente-tal vez podríamos descubrir la zona juntos, así tampoco estarías sola como dice tu hermano-dije de manera amable-si te parece bien claro…-susurré sin saber exactamente que estaba haciendo. Sinceramente parecía un violador dispuesto a atacar a aquella pobre niña, merecía que me mataran, pero yo no le haría nada. Al fin y al cabo era su tío, su familia, cuidaría bien de ella, al menos por un día, pues la verdad es que aunque no estuviera en mi lista de muerte tal y como había pedido años atrás después de haber tenido que quitar la vida de mi madre y padre, igual que la de amada, seguía siendo un cazador de vampiros y ella era un monstruo chupasangres que debía exterminar. Esos seres no debían de vivir y aun así mi familia se había visto envuelta con ellos desde tiempos inmemoriales. Pero aun así, aunque Nikolette tuviera esa naturaleza igual que Zero, por desgracia, eran buenas personas, y aun así no podía evitar el querer matarles.

Continué escuchándola tomando toda la información de su situación pues sin si quiera preguntarle ella me estaba todos las datos que quería. Pero y si no hubiese sido yo con quien se encontraba? Realmente aquella chica daba demasiada información a los desconocidos y debía hacérselo saber, aunque realmente estaba mas preocupado porque fuera un alimento habitual.
Suspiré con fuerza, de verdad, aquella niña debía ser instruida, era un trozo de carne bailando delante de miles de presa con salsa barbacoa encima gritándome “comeme”-solo vamos a descubrir el lugar, yo te protegeré-sentencié sin dar opción a que no fuera así-encantado de nuevo Nikolett, aunque deja que te de un consejo antes de que nos vayamos, no deberías dar tanta información sobre ti a un completo desconocido…-bajé la cabeza mirando hacia otro lado sin dejar de hablar por si ahora tendría miedo de mi-debes tener cuidado a quien le das esta información pues alguien malo podría llevarte lejos de tus hermanos o matarte si quisiera con todos esos puntos débiles que das, incluso podría ir a por ellos y matarlos si no tienes cuidado, pero-volví a mirarla-yo no lo haré-acaricié con cuidado su cabeza-puedes confiar en mi, pero para otra vez, debes tener cuidado con eso, aunque la persona con la que hables parezca buena e inocente, si no la conoces, debes tener cuidado vale? Así tus hermanos estarán tranquilos y yo también-dije serio a pesar de que lo mejor hubiera sido sonreír un poco para infundirle tranquilidad-pero no temas, solo no vuelvas a hacerlo si?-dije sintiéndome algo así como un padre regañando a su hija cuando ni si quiera tenía derecho a ello.

Le tendí la mano para empezar nuestra caminata-yo seré tu amigo-esperé a que tomara mi mano pensando que solo sería por hoy, le gustara o no-aunque mas bien parezco tu padre dándote tantos consejos…-pensé en alto aunque no podía dejar pasar darle otro consejo-no deberías dejar que otros te muerdan, eso te debilita y tal vez si dejas que te agoten podría ser peor, podrías sacar un estado primitivo y matarlos a todos, por eso debes tener cuidado Niko…-susurré por lo bajo. Me había puesto demasiado serio con aquella niña pero la verdad es que aquello era realmente peligroso y sabiendo que hacía eso no podía dejarla marchar con vida, sabía como funcionaban los vampiros y por muy buena que fuera, no era la excepción-tienes que prometerme que tendrás cuidado con eso y no dejaras que te muerdan-la miré de manera severa esperando que aceptara aquello.

Comencé a andar con ella dispuesto a cambiar de tema-trabajo-dije de manera seca sin dar detalles-no me queda nadie a quien visitar la verdad, aunque tal vez haya encontrado a quien estaba buscando-volví a contestar de manera bastante ambigua mirando al frente.
Preguntarle porque había acabado allí era inútil pues ya lo sabia, estaba aburrida y sola y había venido a explorar así que me ahorraría saliva-Niko-dije su nombre tratándola con confianza-que es lo que quieres hacer tu? Es hora de que hagas lo que quieras libremente mientras otro de guarda las espaldas-sonreí levemente esta vez desde el fondo del corazón sin saber de donde venía aquel profundo sentimiento que incluso por unos segundos llegó a aterrarme, pero no fue suficiente pues la calidez que transmitía era inmensa y no podía evitar querer experimentarlo para siempre.

Quiero dormir no quiero despertar.


Volver arriba Ir abajo

Re: La efímera vendedora de manzanas || PV Nikolette

Mensaje por Nikolett el Lun Ago 08, 2016 12:08 am





La efímera vendedora de manzanas
Con Kizuna en Manantial a las 8p.m



Todo en ese momento era tan extraño, no podía terminar de comprender porque mi nuevo amigo me regañaba con ese afecto tan atípico, era casi como solía hacerlo mi abuelo o mis hermanos, tenía impregnado un cierto cariño familiar que meramente conseguía hacerme sonreír, sobre todo cuando su amplia mano se acomodaba en mi cabellera, era cálido y tan dulce, pero ¿Porque se comportaba así conmigo? Me decía que no debía ser tan amable con la gente nueva en mi vida o cualquier persona a mi alrededor podría peligrar, sin embargo al mismo tiempo actuaba como si me conociera, era como un recuerdo de un tibio verano que logra calentarte aun en invierno, una oleada de recuerdos, un fantasma que siempre estuvo a tu lado pro hasta ahora se hacía presente, simplemente con él me sentía de aquella peculiar manera.

Su voz cálida anunciaba que sería mi amigo, mientras su mano extendida profetizaba algo de lo cual seguramente no podía ni quería escapar, acabando por abrazarlo mientras frotaba mi mejilla en su pecho, de verdad estaba feliz, mucho más que cualquier otro día. Tenía un amigo, alguien con quien hablar, que me daba consejos y curiosamente me hacia reír cuando dijo aquello de parecer mi padre, recordándome que nunca antes lo había conocido, creo que una vez cuando era muy pequeña, poco antes de que Vencel ingresara en mi vida, pero no podía recordar su rostro, tampoco si lo quería o él a mí, todo respecto al hombre que me dio la vida era una nube de humo tan opaco que me imposibilitaba el poder ver más allá.


-No puedo... prometerlo Humpie -seguía sin estar segura de la pronunciación de su nombre, pero, aun cuando podría estar fallando no le aparte la mirada, simplemente me era imposible prometer el no dejar morderme. Zero lo necesitaba, Vencel también lo precisaba y aunque me convirtiera en un animal al que onii-sama debería de matar no los dejaría padecer si podía evitarlo -¿Nunca, sentiste que lo darías todo, por aquellos que amas sin importar en lo que puedas convertirte? -seguramente eran palabras profundas para alguien como yo, pero no es que fuera tonta solo que cada que hablaba de esa manera todo mundo me miraba extrañado y seguramente él no sería la excepción -Por eso no puedo prometer no dejarme morder... porque ellos lo necesitan, y es lo único en lo que puedo serles útil - se me dibujo una sonrisa al recordar como los malestares de Vencel se pasaban con solo sorber algo de mi sangre, y como la calma venía a Zero tras realizar el mismo acto. Si era por ellos nada más importaba -¿Elegir? -la pregunta salió por inercia mientras caminábamos a la salida, aun manteniéndome sujeta de su brazo. Realmente no tenía una idea clara de que podía hacer, ni tampoco a donde ir, mucho menos con un acompañante que deseaba conocer la ciudad donde ahora estábamos, aquella metrópolis que podía cambiarle la vida a todo mundo para bien o mal, aunque si era sincera no sentía un verdadero cambio de mi vida anterior con la actual, desde que tenía memoria rara vez abandonaba la morada que residía, un hábito que no se cortó ni siquiera ahora que vivía con mis hermanos -Me gustaría ir a muchos lugares que no conozco... Zero-onii-sama siempre me dice que es peligroso y lo que necesite él me lo dará, pero ¿En serio, estará bien que siga explorando la ciudad? ¿No... se molestara conmigo? -puede que fuera tarde para pensar en las consecuencias de mis actos cuando en un inicio había acabado en aquel bosque casi muriendo a manos del vampiro que busco sumergirme en lo más oscuro del agua -Si está bien... ¿Podemos ir, por un helado? -mantuve la mirada sobre él, sentía mis mejillas ligeramente rojas al sopesar lo tonto de mi pedido, pero deseaba uno de fresa y chocolate, sin saber si a Humpi le gustaban tanto como a mí, puede que lo dulce no fuera con él -O quizás... ir a la feria, cuando venía hacia aquí escuche a muchas personas comentar ese lugar, parece divertido... aunque no sé qué sea -llevando el índice al mentón intente hacer memoria sobre las ferias, estaba segura que nunca asistí a nada similar, pero si hacia tan feliz a las personas que le mencionaron, entonces, quizás, sería igual con nosotros ¿Cierto?



El escenario cambiaria
Pero todo seguía siendo…
El prólogo del resto de nuestras vidas.




Volver arriba Ir abajo

Re: La efímera vendedora de manzanas || PV Nikolette

Mensaje por Hampnie Hambart el Jue Ago 11, 2016 3:47 am


La efímera vendedora de manzanas

Alrededores || Mirador || 4 PM || Domingo
Tema privado con Nikolette


Suspiré con fuerza a la vez que cerraba los ojos de verdad aquella niña a veces hablaba como una adulta, incluso mejor que un viejo como yo. Como era posible? Sonreí levemente poniendo mi mano sobre su cabello revolviendolo con cuidado haciendo que me diera cuenta de la razón que tenía sus palabras y aun así no podía evitar pensar que estaba mal se mirara por donde se mirara-claro que si Niko-dije con pesadez-pero por encima de eso esta el deber-intenté no desviarme de mis férreas convicciones-aunque supongo que por ello todo el mundo me odia, por no ser impulsivo y no dejarme llevar por mis sentimientos-no agregué nada más al verlo innecesario. Una niña tan pequeña no necesitaba saber que había matado a mi madre y después a mi padre que me había juzgado por sesgar su vida, teniendo en cuenta que aquellos eran sus abuelos que nunca había llegado a conocer-pero no importa-me aventuré a enunciar antes de que pudiera recriminarme algo-supongo que cada uno piensa de una manera diferente-la verdad es que no quería tocar esos temas y menos en esos momentos que me encontraba tan cerca de ella después de haberla estado siguiendo casi toda su vida sin si quiera conocerla realmente hasta ese fortuito momento. Así que sería mejor dejar el tema y más cuando estaba reconociendo que no solo dejaba a uno de mis dos sobrinos, si no a los dos, como podían hacerle eso a su propia hermana? Eran despreciables y por eso les mataría igual que a la niña que tenía delante, todo para acabar con su sufrimiento y el de los demás, pues por culpa de seres como ellos la gente perdía a sus seres queridos igual que por culpa del tiempo, lastima que no pudiera acabar con el segundo.

Sonreí resignandome y solo negué centrándome en pasar un buen dia con ella, pues de otra manera me convertiría en el ser oscuro que todos odiaban, el que era incluso capaz de llevarse a sus propios padres y el que, por supuesto tras hacer eso, no dudaría en llevarse el alma de la esposa de un amigo suyo.
Asentí a lo que dijo-estas conmigo, yo te protegeré, incluso de tu hermano si se enfada contigo, por eso somos amigos no? Todo estará bien lo prometo-dije de manera confiada para que ella solo se centrara en disfrutar tras aquella mala experiencia que había tenido en las aguas, solo debía pensar en otras cosas ahora, preocuparse del presente pues el futuro era incierto y yo sin lugar a dudas la protegería de Zero si me lo encontraba cuando la dejara en casa pues acabaría con él sin pensármelo dos veces, o tal vez me echaría atrás tal y como estaba haciendo con Niko a quien tan claro había tenido apuntada en mi lista de vampiros?
De verdad debía de pensar en eso. Removí mis cabellos sintiendo de nuevo mis impulsos a flor de piel notando la pistola bajo mis dedos. Aun estaba enfundada pero cuando había llegado mi mano ahí? No tenía idea pero rápidamente volví a apartarla de ahí cruzándome de brazos-solo intenta disfrutar de este día Niko, te lo mereces-dije con los ojos cerrados esperando que la niña se decidiera sobre nuestro plan.
-Podemos hacer ambas cosas-acoté rápido-en la feria venden helados aunque la verdad, preferiría que antes de seguir avanzando o meternos entre ese tumulto de gente te alimentaras aunque fuera solo un poco, puedes hacerlo por mi?-pregunté a la vez que creaba un pequeño cuchillo de oscuridad en mi mano y hacia un corte en mi muñeca casi sin darle opción ofreciéndome directamente igual que un sacrificio-Niko-la llamé acercándome a ella un poco mas-por favor-volví a pedirle-igual que tus hermanos para ti son especiales tu lo eres para mi por ser mi amiga, no? Solo quiero que estés bien y aunque digas estarlo insisto en que tomes un poco-dije serio y algo severo.

Tras aquello tomé su mano guiándola fuera del bosque en dirección a la feria que no estaba muy lejos de aquella gran extensión verde ya que se encontraba a las afueras de la ciudad para poder aprovechar al máximo a la hora de poner las atracciones y las casetas de diversas comidad y los puestos de las tómbolas y el tiro al blanco para conseguir diferentes premios-se que te gustara la feria, pero no te separes de mi si? Puede ser un poco peligroso por toda la gente que hay, pero lo principal es que te lo pases bien pequeña, eramos todo lo que quieras, pero con moderación vale? Solo espero que no te dé un subidón de azúcar-no pude evitar pensar en aquellos niños que probaban por primera vez un algodón de azúcar y se volvían hiperactivos y locos por el dulce, aunque suponía que siendo un vampiro, si bien le podían gustar aquellas cosas no se entusiasmaría como por la sangre de hacia un momento.
Las gritos de la feria ya se podían escuchar desde aquella distancia y la noria también se veía así como mas gente que se dirigía hacia el interior del recinto, ya estábamos cerca.

Watch out.
Vampire out of control.


Volver arriba Ir abajo

Re: La efímera vendedora de manzanas || PV Nikolette

Mensaje por Nikolett el Lun Sep 19, 2016 10:30 pm





La efímera vendedora de manzanas
Con Kizuna en Manantial a las 8p.m



El hombre frente a mí era un tanto peculiar, incluso podría decir que era raro, la manera en que me ofrecía su sangre, la forma en que se dirigía a mí, todo eso y más dictaban que nos conocíamos de toda la vida, como si nuestro pasado se hubiese encontrado con anterioridad, pero no, eso no era posible porque de serlo recordaría a la perfección su rostro y voz, quizás estaba pensando las cosas más de lo necesario como cada tanto sucedía, llevando mi mente a pequeños momentos diversos que culminaban en sensaciones y especulaciones sin mucho sentido.


-Yo no... -su voz volvía a pedirme bebiera de su sangre, estaba segura de no necesitarla pero él insista en que si, siendo tan precipitado como para cortar una sección de su brazo, manchando el suelo con pequeñas gotas carmín, invadiendo el aire de aquel metálico aroma -Realmente no la necesito… –insisto tomando su mano, clavando mi mirada en aquellos ojos rojos que rogaban porque bebiera, ese acto consiguió formar una ligera sonrisa en mis labios, se comportaba como Zero y Vencel, como aquellos hermanos a los cuales tanto amaba, todo nacido de una profunda preocupación -Está bien… –concedí exhalando un diminuto suspiro, cerrando mis ojos conforme acercaba los labios a la herida abierta, inhalando el dulce aroma de la sangre poco antes de enseñar la blancura de los colmillos, clavándolos con precisión, buscando causar el menor daño posible conforme bebía tan delicioso néctar. Era tan cálido, tan dulce, tan deleitable que no deseaba parar de consumir de él, pero aun así lo hice, tras pocos sorbos más conseguí separarme, lamiendo la herida expuesta para que prontamente se cerrara -Estaba deliciosa, te lo agradezco –sonriendo lo solté, para emprender camino a la tan dichosa feria, sosteniendo la amplia y cálida mano de Hampnie, grabándome cada pequeño árbol y animal que el bosque mostraba, ilusionándome con todo lo que nos esperaría en la feria. Estábamos tan cerca de ella que casi lograba oler los dulces que tenían, deslumbrándome por la luz en la lejanía y soñando despierta ante las mágicas fantasías que se volvían realidad en un sitio como ese -¿Ya no le duele el corte? –si bien acepte su sangre, aún tenía en mente aquella preocupación por haberle herido más de la cuenta, porque comprendía a la perfección lo que nuestros afilados dientes ocasionaban en los cuerpos no acostumbrados a las mordidas como esas -Si bebí demasiado y lo canse, podemos descansar… de verdad no me molesta –ofrecí en el momento justo en que la luna se posaba sobre nuestras cabezas, siendo rápidamente opacada por las enormes nubes que deseaban esconder aquel bello astro, o puede que solo buscasen dar privacidad a las diferentes personas en la isla -Hampnie… sé que somos amigos, pero ¿Por qué es tan amable conmigo? Me recuerda mucho a mis hermanos mayores –cada que pensaba en los gemelos, no podía dejar de sonreír, sobre todo cuando rememoraba aquel amor y lazo de hermandad que compartíamos el uno con el otro, por ello la curiosidad era enorme cuando otra persona despertaba en mi aquel mismo sentir -Es casi como si usted también fuera parte de mi familia –hice una pausa sopesando la idea, ambos teníamos una tonalidad similar de cabello, tez y mirar, pero, solo pensarlo conseguía hacerme reír de manera sonora, cosquilleando con fuerza en mi estómago porque eso, era imposible, de ser familiares me lo hubiera dicho desde hacía mucho -Aunque eso es una completa locura, si fuéramos familia Hampnie-sama me lo hubiera dicho ¿Verdad? –decidí esperar su respuesta sin detener nuestro camino, soltando el agarre que mantenía sobre él, cuando finalmente llegamos a la entrada de la feria.


Las luces, las personas, los diversos juegos, aquellos dulces que vendían, todo parecía girar a mi alrededor, como si fuera la más perfecta y hermosa magia que nunca antes había visto, invadiéndome al completo, buscando unirme a su mundo de fantasías, pero no estaba sola, Hampnie estaba conmigo ¿Verdad?

Conté tres pasos más antes de girarme para buscarlo con la mirada, sin saber dónde estaba él ahora ¿Acaso yo… estaba perdida? ¿Tanto me había separado de él? Tenía algo de miedo, pero por sobre todo preocupación, porque en ningún momento, de ninguna manera me tuve que haber soltado de su agarre para explorar por mi cuenta, y ahora pagaba las consecuencias de mis actos, perdiendo la compañía de mi amigo, porque yo… nuevamente



Estaba completamente sola
En medio de un mar de personas.




Volver arriba Ir abajo

Re: La efímera vendedora de manzanas || PV Nikolette

Mensaje por Hampnie Hambart el Jue Oct 13, 2016 9:55 pm


La efímera vendedora de manzanas

Alrededores || Mirador || 4 PM || Domingo
Tema privado con Nikolette


Aun no estaba seguro de cuales eran mis intenciones pasando un día con quien era mi sobrina. No es que sintiera nostalgia por no sostenerla en mis brazos cuando era un bebe o algo así, pues nunca la había cargado, tampoco era por un cargo en mi conciencia o algo así, simplemente quería pasar el día a su lado y después que? Que ocurriría después? Volvería a dejarla sola? Con sus hermanos?Ellos podrían protegerla? No lo sabia, pero yo siempre velaría por todos ellos aunque no se me permitiera interferir en sus vidas o muertes. Estaba realmente fastidiado por la situación, no sabía que debía hacer y sabría sin saberlo al final de ese día, tal vez con los años aquello cambiara.

No aparté mi mirada de ella hasta que se dignó a beberá beber de la herida de mi mano sintiendo un ligero pinchazo debido a sus colmillos que no me molestaron en absoluto dejándole beber con total libertad hasta que creyera conveniente o suficiente-no ha sido nada-murmuré con tranquilidad apretando con la misma mano aquella pequeña herida que no tardaría mas de unos minutos en cerrarse.
Negué ante su pregunta-no duele, no te preocupes-volví a murmurar intentando sonreír por leve que fuera esa sonrisa para ella, pero al final no logré hacerlo, limitándome a caminar en silencio hasta que la peliplateada volvió a puntualizar y remarcar el hecho de la sangre. Estaba demasiado preocupada por un simple corte-estoy bien-repetí un poco molesto-solo continuemos-murmuré sin soltar su mano guiándola hacia la feria.

Pero me sorprendió que mencionara a la familia-yo...solo soy un amigo-murmuré sin mentir del todo, pues no quería hacerlo, pero tampoco quería desvelarle la verdad, pues tal vez acabara descubriendolo por su cuenta antes de lo previsto. Pues si era verdad que estaba con Zero no tardaría en vernos peleándonos, porque iría a por él. Por ser debil, por haberse dejado convertir en un vampiro, porque el era lo quería, quien en su sano juicio querría ser un monstruo de esos? Nadie. Un muerto viviente no merecía estar en el mundo de los vivos, aquellos que mueren debe permanecer muertos, así es la vida por dura que nos parezca por eso tiene ese nombre, si no solo sería una existencia.
La miré-me preocupo porque eres mi amiga, tal vez no hayas tenido mucho amigos, pero los verdaderos suelen preocuparse los unos por los otros como si fueran familia, a veces se dice que los amigos son la familia que se escoge-puntualicé queriendo enseñarle mas cosas de ese mundo que tanto parecía desconocer, pues por sus palabras deducía que su mundo se reducía solo a sus hermanos y tal vez a su madre y abuelo si es que nadie les había dado caza aun.

Después de andar un poco más acabamos llegando a la feria que estaba llena de gente como de costumbre. Puede que la gente amara la ciudad y todos los avances que se habían dado durante los años, pero aun así todos ellos amaban la tradición, las antiguas costumbres de antaño como lo eran las fieras donde se evocaba al pasado, donde todo era más rural que de costumbre.
Pequeños puestos de comida, atracciones para todas las edades, una noria, un tiovivo, cosas simples pero que siempre suelen gustar a la gente, así como cabañas de juegos donde poder conseguir premios. No sabía cuanto tiempo había pasado desde que había asistido a una de esos acontecimientos sociales, pero desde luego había pasado mucho tiempo.
Niko se soltó de mano casi sin que me percatara y echó a correr haciendo que la perdiera de vista en cuestión de segundos-te gusta?-pregunté girando mi rostro hacia donde debería estar ella sin encontrarmela-Niko?-paré en seco notando como la preocupación crecía en mi-Niko!-exclamé entrando en pánico teniendo que relajarme a mi mismo respirando hondo un par de veces hasta que decidí pensar con cabeza.
No podía estar muy lejos, tan solo unos metros en un rango de circulo, seguro que estaría quieta al verse sola igual que yo, así que las posibilidades de encontrarla eran favorables a pesar de no tener como localizarla con un teléfono móvil o similar, ahí es cuando entraba en acción el factor de su olor y esencia. Volví a respirar hondo y cerré los ojos totalmente concentrado hasta que de golpe la encontré. Avancé sin temor alguno en transversal con los parpados bajados hasta que la tomé con fuerza por la muñeca volviendo a abrir mis ojos-Niko, estoy aquí-murmuré pudiendo ver el miedo en sus ojos al encontrarse sola por lo que sin pensarlo tiré con fuerza de su muñeca haciendo que quedara pegada contra mi pecho-ya estoy contigo, perdona-seguí hablando por lo bajo cerca de su oído acariciándole el pelo suavemente-estaba distraído…-me justifiqué aunque haberla perdido aunque solo hubiera sido por unos segundos no tenía perdón-ven, te llevaré a tomar un algodón de azúcar, eso te sentara bien-la guié aun con una mano tras sus hombros hasta el puesto de comida intentando usar la lógica en los niños, pues a ellos eso siempre les sentaba bien. Algo dulce cuando se deprimían o se perdían siempre les quitaba las penas, y ella mas o menos seguía siendo una niña a mis ojos-por favor, un algodón de azúcar de fresa-pedí esperando a que nos lo dieran pagandolo acto seguido para dárselo a Niko-ten, espero que eso te siente bien, pero a partir de ahora no sueltes mi mano, vale? Hay mucha gente aquí y podrías perderte, además si te quedas cerca de mi podré protegerte, nunca se sabe si otro vampiro podría aparecer para atacarte…-dije algo preocupado por aquel tema. Tendría que ver algo que ver con Shizuka el ataque de ese vampiro? O sería por mi culpa? Fuera como fuera estaría alerta.

Volví a mirar a Niko preocupado por como se encontraba-estas mejor?-pregunté sin dejar de mirarla totalmente serio-bueno...eh...si te anima…-me revolví el pelo algo nervioso apartando mi mirada de la de ella-haremos lo que tu desees, yo pagaré por todo, así que siéntete libre de hacer lo que quieras, la verdad, hace mucho que no vengo a una feria y bueno, no me importa hacer lo que tu quieras, es decir...me refiero que haciendo lo que tu quieras estaré bien con eso-concluí mirando a la lejanía sosteniendo su mano sin querer perderla otra vez.

Hold my hand.


Volver arriba Ir abajo

Re: La efímera vendedora de manzanas || PV Nikolette

Mensaje por Nikolett el Lun Nov 28, 2016 5:54 pm





La efímera vendedora de manzanas
Con Kizuna en Manantial a las 8p.m



Estaba asustada, no solo porque no supiera donde me encontraba o como regresar al hogar que compartía con Zero, sino que ahora había perdido a mi nuevo amigo ¿Seria que podría llegar a odiarme por perderle, por ser tan descuidada para separarme de su lado? Era una mala niña y lo sabía, esas cosas no se hacían, nunca tuve que soltarlo ni siquiera ante el deseo de ver lo más adorable del mundo, eso estaba completamente mal y ahora lo comprendía mejor que nunca.

Quedándome quieta en mi lugar, anhelaba que llegara ponto a encontrarme, pero mientras más lo pensaba ¿En serio se habría dado cuenta de que estaba desaparecida? Quizás y no se percataba aun, por ello a mi mente el pensamiento de que posiblemente debería empezar a buscarle por mano propia había llegado, pero de hacerlo, existía la posibilidad de desencontrarnos, perdiéndonos y alejándonos aún más. Suspirando con fuerza la depresión llegaba a mi cuerpo, fui una descuidada total, quería volver a verle para disculparme porque todo aquello era responsabilidad mía, desde el inicio hasta el final, pero, cuando más me hundía en aquel espiral de flagelación, una mano tomo mi muñeca, sorprendiéndome al instante porque no había notado la presencia de otra persona acercárseme al estar tan ensimismada en mi mente, sin embargo, al voltearme estaba él ahí, Hampnie había ido a buscarme.


-Hamp... -mi voz se cortó en cuanto el mayor me tuvo entre sus brazos, estaba siendo dulce, disculpándose por cosas de las cuales no tenía la culpa, pero yo estaba tan feliz que no podía tan siquiera hablar, era increíble que no me hubiera dejado sola, que hubiese vuelto por mí -Yo no... -no sabía que decirle, me había llevado con tanto cuidado a un puesto donde vendían aquel dulce que nunca antes había probado, parecía verdadero algodón o una nube rosada que ahora estaba en mis manos -Hampnie... lamento haberme apartado de ti -busque disculparme, apegando la cabeza a su hombro, continuando con la caminata mientras acercaba el algodón a mis labios, degustando aquel dulzor que hacía a mis papilas gustativas bailar ¿Cómo era posible que nunca antes hubiera probado algo como aquello? -Esto es... delicioso, deberías probarlo -acerque el dulce a sus labios, ya que no podía cortar un trocito al tener ambas manos ocupadas, sopesando que podríamos hacer a continuación -Umm... no sabría a donde ir, nunca antes había estado en un sitio como este, es mi primera vez aquí -suspire con fuerza, puede que llegara a aburrirle de alguna manera mi inexperiencia en el tema, pero eso era algo que no podría asegurar -¿Qué tal si vamos a... -mi voz se apagó, solo porque en medio de la gente había visto un enorme animal, le estaba entregando globos a los niños y era adorable, estaba segura que de haber llevado al señor pingüino se hubiera sorprendido también, pero ahora solo estábamos Hampnie y yo, a quien estaba prácticamente jalando para conocer al curioso animalote -Es un conejo enorme... -la sorpresa recorría mi cuerpo, quería llevármelo a casa, pero un animal tan curioso regala globos, debía permanecer en libertad -Hampnie es un... ¿Eh? -antes de terminar la frase, la afelpada mano de aquel enorme animal estaba en mi cabeza, acariciando con suavidad mis cabellos, poco antes de acércame un globo en tonalidad rosácea, que tome con la misma mano en la cual llevaba el algodón de azúcar, poco después palmeo de nuevo mi cabeza, empezando a caminar, hasta alejarse de nosotros -Ha...Hampnie... ese... ese animal es sorprendente... ¿Co...como produce globos? ¿Qué cosa es? -mis labios temblaban, en serio que aquello era sorprendente, pero no podía quedarme pensando solo en ello, pero no negaría que a pesar de ahora estar despeinada por aquellas caricias, no había ni intentando acomodar mis cabellos para mantener el calor de la curiosamente suave mano que se había posado antes sobre mí -E... entonces... ¿Qué sitio sería bueno visitar ahora? En verdad... no conozco nada de esto -un largo suspiro se me escapo, tenía ganas de conocer todo, pero no sabía por dónde iniciar, quizás por ello, en esta ocasión, solo me dejaría llevar por él.



Me dejaría llevar...
Sin soltar tu mano, nunca más





Volver arriba Ir abajo

Re: La efímera vendedora de manzanas || PV Nikolette

Mensaje por Hampnie Hambart el Vie Dic 16, 2016 12:37 am


La efímera vendedora de manzanas

Alrededores || Mirador || 4 PM || Domingo
Tema privado con Nikolette


Sonreí levemente feliz al ver que ella también lo era con solo comer aquel dulce. Era como una niña pequeña, tan fácil de hacerla feliz...Era realmente tierno.
No obstante me sorprendió que me diera a probar y menos como acercaba tanto el dulce-yo estoy bien Niko-sonreí, pero al final sin poder resistirme acabé dándole un pequeño bocado solo para que se quedara contenta, la verdad no me apetecía que se pusiera a hacer berrinche o a llorar, montando allí mismo un espectáculo.

Me encogí de hombros-esta bien a donde quieras ir, solo mira, escoge y allí iremos, creo que te gustara hacerlo de ese modo, al fin y al cabo no conoces esta clase de fiestas así que lo mejor es descubrirlas-volví a sonar demasiado amable a como acostumbraba pues para empezar, yo y los niños no nos llevábamos demasiado bien, y ella era exactamente como uno. Volví a mirarla de reojo y suspiré con fuerza para desviar desviar mis ojos hacia otra parte de la feria. Tal vez ella era mi debilidad, mi excepción a aquellas normas y reglas que había jurado acatar, así como las propias que yo me había impuesto.
Negué rápidamente. Debía dejar de pensar en tonterías, era mi sobrina, y aunque fuera mi excepción que significaba eso? Me sonrojé mordiendo con fuerza mi labio. Estaba pensando demasiado. Que narices eran todos esos sentimientos por esa niña? Por dios, era sangre de mi sangre y encima era un monstruo disfrazado con una linda cara. Que problemático y molesto.

Revolví con fuerza mi cabello y de golpe la escuché haciendo que mirar también a aquel hombre disfrazado de conejo-quieres ir con él?-pregunté volviendo a mirarla hasta que de golpe, sin si quiera habernos movido del sitio, el gran conejo llegó acariciando la cabeza de la pequeña para entregarle un globo. Miré al gran animal y moví la cabeza asintiendo para después volver a ver a mi sobrina que estaba totalmente absorta con el 'animal'. De verdad pensaba que era real?
Sonreí levemente y removí sus cabellos intentando inventar algo bueno para que siguiera en su feliz ignorancia. Se suponía que los tíos así como los abuelos están exentos de ser exigentes con sus sobrinos o nietos, ya que para eso están los padres, solo que en este caso no estaban y nadie había tomado esta responsabilidad. Tal vez Zero, pero esa niña había pasado demasiado tiempo sin una buena supervisión, pues Vencel seguramente había hecho de todo menos educarla, la habría vuelto una consentida-verás Niko-me agaché un poco para poner mi cabeza a la misma altura que ella mirando aun al conejo-ese conejo gigante es muy inteligente, es como un ser normal o un licantropo-hice una pausa-el puede usar las mismas herramientas que nosotros para inflar los globos así como comprarlos para dárselos a los niños y que estos sean felices-miré sus cabellos y con cuidado los peinó para que no se viera como una niña loca-venga vamos-murmuré llevándola de la mano para poder seguir viendo aquel lugar.

-Mmm…-miré a todos lados sopesando que podría gustarle-pues conociéndote un poco tal vez diría que fuéramos a la noria, te parece?-volví a mirarla-desde ahí podrás ver toda la ciudad desde arriba y todas las personas te parecerán hormiguitas-volví a sonreír de manera inconsciente, y es que la verdad con ella me salia solo.
Afiance su mano y me puse en camino hacia aquel lugar donde iban la mayoría de niños y parejas. Por un momento me sentí raro con aquello y más cuando sostenía su mano de esa forma. De nuevo aquellos pensamientos que no debían estar ahí, o más bien que nunca debieron haber nacido, salieron a flote haciendo que mi corazón se acelerara. Debía calmarme.

Una vez llegamos a la taquilla, abriéndonos paso entre la multitud, pagué dos pasajes en la taquilla, sumándonos a la cola sin demora. Mis ojos volvieron a posarse en ella como si fuera un imán y yo alguna clase de metal-estas nerviosa?-pregunté-o tal vez emociona?-ladeé mi rostro a la vez que, sin mucha espera, nos dejaban subir a la atracción tomando asiento dentro de la cabina-allá vamos-volví a dedicarle una alegre mueca a la joven mientras que empezábamos a elevarnos.

Rolling girl.


Volver arriba Ir abajo

Re: La efímera vendedora de manzanas || PV Nikolette

Mensaje por Nikolett el Mar Ene 31, 2017 5:58 pm





La efímera vendedora de manzanas
Con Kizuna en Manantial a las 8p.m



Todo era tan mágico, tan irreal y nuevo a mis ojos que las sorpresas no se detenían, Berlín era un sitio que en antaño tan solo hubiera creído real en mis sueños, en diferentes fantasías que Vencel seguramente daría vida con tal de verle feliz, porque así era onii-chan conmigo, siempre había sido tan encantador y amable, tan dulce y atento que el mundo se pondría a sus pies solamente para mantener su sonrisa intacta, o por lo menos, eso era lo que siempre había creído. Pero, no era momento de pensar en aquello, ahora estaba con Hampnie, y sus palabras, sus enseñanzas sobre aquellos animales tan curiosos reparte globos, eran impactantes ¿En verdad solo compraba globos para hacer felices a los niños? ¡Eran increíbles!


-Son... increíbles Hampnie, esos animales son increíbles de verdad -no podía dejar de sonreír, aceptando la propuesta que estaba dándome respecto al siguiente juego, mirando la fila completamente emocionada, es decir, si tanta gente quería subirse la atracción debía ser estupenda, tanto como mi nuevo amigo me estaba diciendo -Creo que son ambas ¿Tu no lo estás? -tenia curiosidad por cómo se sentía él, no era justo que solo yo me divirtiera, pero, cuanto más miraba su faz, más me daba cuenta de que el pequeño brillo en los ojos de Hampnie era de felicidad. La fila no era muy larga, pero tampoco corta, sin embargo logramos subir en la última cabina disponible, empezando a subir, conforme las luces de la ciudad daban un hermoso espectáculo, era como si el cielo mismo estuviera reflejado en todo Berlín. Aquello era tan mágico, tan único y preciosos que mi corazón no dejaba de repiquetear una y otra vez, incluso pensé que se me saldría de un momento a otro pero eso era imposible y lo sabía -De verdad es muy hermoso Hampnie -lo mire luego de decir aquello, la tenue luz que llegaba a la cabina, ahora detenida al encontrarse en la sima, conseguía darle un aspecto bastante curioso a mi nuevo amigo que ahora empezaba a tomar como un miembro más de mi familia, tal como mis hermanos. La sola idea me hacia sonreír, quizás éramos familia de corazón, aunque no compartiéramos sangre -Sabes, empiezo a considerarte como de la familia Hampnie, por ello te agradeceré la salida como suelo hacer con onii-chan y onii-sama... después de todo, es un gesto entre familiares -seguramente Vencel y Zero estarían de acuerdo en que lo hiciera, los besos y caricias estaban reservados a la familia, pero nunca me dijeron que debía ser solo familia de sangre, entonces, si era de corazón como lo que sentía con él, estaba bien. Sin siquiera continuar pensando en aquello, acomode mis piernas sobre el asiento para poder estar a una mejor altura, tomando la mejilla derecha ajena, con mi zurda, guiándolo a mi faz conforme cerraba los ojos y unía nuestros labios, en un suave contacto, uno cálido que llenaba mi corazón de un modo diferente al que solía sentir con Zero y Vencel, cosa que no lograba entender -Realmente te lo agradezco... -finalmente me separe, musitando aquellas palabras, mirándolo detenidamente conforme el juego volvía a andar, bajando al suelo. Era curioso lo rápido que había terminado aquel hermoso paseo, o quizás, el beso duro más de lo que pensé, no estaba muy segura, sin embargo quien manejaba el juego estaba más que seguro de que era momento de bajar, por ello, volví a tomar la mano de Hampnie, guiándolo a la salida sin borrar la enorme sonrisa de mis labios -¿Sucede algo Hampnie? -algo en mi interior me decía que las cosas no estaban del todo bien, pero no sabía que era ese "algo", aunque tampoco creía que fuera bueno preguntar, porque de un modo u otro las respuestas llegarían solas -Si hice algo malo... lo lamento, pero ¿No crees que sería mejor volver a casa? Es algo tarde y el señor pingüino puede preocuparse


No podía dejar de pensar en mi amigo afelpado, seguramente estaría por ahí preocupado o molesto, pero, fuera como fuera de momento debía pensar en cómo se estaba sintiendo Hampnie y que era lo que debíamos de hacer.



Habia algo...
Que estaba mal





Volver arriba Ir abajo

Re: La efímera vendedora de manzanas || PV Nikolette

Mensaje por Hampnie Hambart el Dom Abr 23, 2017 11:22 pm


La efímera vendedora de manzanas

Alrededores || Mirador || 4 PM || Domingo
Tema privado con Nikolette


El simple hecho de ver a Nikolette de aquella forma, tan alegre, tan ilusionada, tan emocionada, tan llena de vida alegraba mi corazón en cierta manera. Era increíble como un ser tan lleno de maldad como eran los vampiros, siempre sedientos de sangre y muerte tuviera una apariencia tan mona y risueña como lo hacia mi sobrina. Verla de ese modo, tenerla tan cerca de mi, poder sostener su mano era reconfortante en cierta manera, alegraba mi corazón por lo que solo asentí suavemente a su pregunta sin soltarla en ningún momento con miedo a volver a perderla, aunque la verdad era que no sabia como sentirme en ese momento, pero podría decirse que ,e sentía igual que ella pero por otro motivos muy diferentes.

No tardamos mucho en subir a la gran rueda empezando a ver todo Berlín desde las alturas sin mayor preocupación que nuestra propia felicidad. ¿Por qué me había alejado de todo aquello? ¿De que había tenido tanto miedo todos esos años? En verdad ahora me sentía un poco estúpido, haber desperdiciado tantos años lejos de mi familia. Pero no, debía mantenerme firme con esa decisión, pues precisamente el querer permanecer cerca de ella solo me había dañado y no podía olvidar el hecho de que Nikolette era un vampiro, igual que Zero. Solo pensar en esas sabandijas hacia mi sangre hervir, pero todo se vio sofocado al escuchar a la albina. ¿Qué acababa de decir? Era inaudito que precisamente me lo dijera a mi, no?
Casi me hecho a reír sin poder evitarlo, pero la atmósfera generada a nuestro alrededor generaba un clima muy diferente, uno mas incomodo al menos por mi parte pues sentía con precisión hacia donde estaba yendo todo aquello. Incluso aunque el corazón de Nikolette no pudiera latir, lo sabía, lo veía en sus ojos y seguramente ella pudiera ver lo mismo en los míos. No. Eso estaba mal, y aun así no podía pararlo. Solo podía quedarme callado contemplándola y asintiendo como un bobo a todo lo que decía dejando que acariciara mis mejillas guiando mi rostro hasta el suyo, dándome cuenta demasiado tarde que nos estábamos besando. En aquel momento sentí todo mi mundo romperse. Como era posible que aquella chiquilla desbaratara todos mis planes e ideales en tan solo un par de horas? Y como era posible que no me apartara de sus labios, solo ansiando mas contacto con los ajenos? Todo parecía haberse congelado por unos momentos queriendo darnos mas tiempo, todo el tiempo que fuera posible.
Suavemente terminé separándome de la joven aun sin abrir mi boca en todo el trayecto que llevábamos allí arriba. Lo único que había hecho había sido mirarla totalmente embobado, ni si quiera había disfrutado de las vistas, si no de ella. Que me pasaba? Tan fácil había sido de conquistar en esos años? Seguramente si Sara me viera en esos momentos se estaría riendo de mi.

La atracción descendió y tan pronto como habíamos entrado salimos dejando que Nikolette me guiara de la mano. Sería mejor que dijera algo o se iba a preocupar. Y ahí estaban, que niña tan problemática. Sonreí suavemente y acaricié con cuidado su cabello-si, todo esta bien no te preocupes-murmuré suavemente con una amable sonrisa-solo no hagas esto con nadie mas, vale?-dije por lo bajo sin dejar de acariciar su cabello-los besos son valiosos Nikolette y deberías reservarlos para aquel que los merezca solo, para la persona más especial que conozcas jamas-acaricié su mejilla esta vez-gracias por pasar esta tarde conmigo-concluyó a pesar de que no quería terminar la velada allí-sabes?-sonreí de nuevo-un día es un día, porque no vamos a ver los fuegos artificiales a la cima de la colina? Yo te llevo, prometo que llegaremos temprano, no me gustaría preocupar al señor pingüino-bromeé siguiéndole el juego-vamos?-pregunté agachándome para que su subiera a mi espalda queriendo cargarla como una princesa, tal y como nunca había podido hacer a pesar de ser su tío-además también debo agradecerte, gracias a ti la velada ha sido encantadora-dije aun esperando a que aceptara pues no la obligaría a nada. A pesar de que nada en el mundo me haría mas feliz que me acompañara un poco mas. Si, un poco más, eso es lo que llevaba diciéndome toda la tarde.

Ojala el tiempo se detuviera en ese instante.
Solo teníamos un día.


Volver arriba Ir abajo

Re: La efímera vendedora de manzanas || PV Nikolette

Mensaje por Nikolett el Lun Jul 17, 2017 5:16 am





La efímera vendedora de manzanas
Con Kizuna en Manantial a las 8p.m



Las manos de Hampnie eran tan grandes y cálidas, de cierta manera me infundían un cariño y una seguridad que no recordaba haber sentido antes, quizás con mis hermanos pero él no era mi hermano, ni siquiera éramos familia y sin embargo sentía que lo había conocido desde hace años, como si siempre hubiera estado a mi lado, aunque eso era imposible, pero por ahora, quería dejarme llevar por sus palabras, sus actos, por aquel que parecía ser un alma tan bondadosa y quien ahora se había convertido en mi amigo.


-¿Qué son los fuegos artificiales? ¿Quemaremos algo Hampnie? –la pregunta posiblemente era algo tonta, pero no recordaba nunca antes haber visto un fuego artificial… quizás Vencel me lo había mencionado pero ahora no podía recordar cómo es que se veían, sin embargo mi nuevo amigo se notaba feliz de poder enseñármelos, incluso termino por ofrecerse a llevarme, cosa que no demore en aprovechar, subiendo en su espalda para luego empezar a andar -Entonces… ¿Ya no debería besar a Zero y Vencel? –la idea era confusa, se suponía que hacer aquello en familia estaba bien, al menos entre hermanos, y Hampnie había sido la excepción a la regla -Pero… ¿Hacer todo lo demás si está bien, verdad? Mis hermanos siempre dicen que les gusta cuando nosotros… – y en ese momento no pude seguir hablando, mi voz había muerto para dar espacio al asombro, apreciando el espectáculo de luces en el cielo, aquellas que iluminaban todo a su paso -Eso es precioso… de verdad que lo es Hampnie… mira, mira… ¿No te parece hermoso? El cielo en verdad brilla –en cuanto mis pies tocaron el suelo, busque el punto más elevado de aquella colina, como si con eso lograra alcanzar los fuegos artificiales que Hampnie mencionaba, sin embargo, aun cuando el espectáculo había durado bastante tiempo, para mí, fueron como segundos, regresando a la oscuridad de la noche, suspirando para virarme a mi acompañante pensando que era momento de regresar, porque Zero estaría en casa muy pronto y de un modo u otro, deseaba estar ahí para recibirle -Creo que ya debería volver, onii-sama se preocupara si no estoy ahí con señor pingüino esperándole, y no es bueno preocuparle –imaginar a Zero angustiado, creyendo que otros vampiros me habían capturado para vengarse de él o saciar su sed debido a lo curiosamente apetecible que les parecía mi sangre, hacía que mi corazón ardiera con un sentimiento tan desagradable como el sabor del caramelo quemado -Por favor… ¿Me llevarías a casa? – esperaba que su respuesta fuera un sí, solo para pasar unos cuantos segundos más a su lado, conversando, riendo, simplemente compartiendo aquel sentimiento tan nuevo que había despertado en mí.


Tan solo, queria un poco más...




Volver arriba Ir abajo

Re: La efímera vendedora de manzanas || PV Nikolette

Mensaje por Hampnie Hambart el Jue Jul 27, 2017 11:08 pm


La efímera vendedora de manzanas

Alrededores || Mirador || 4 PM || Domingo
Tema privado con Nikolette


Reí ante su inocencia, aunque sin duda me sorprendió que sus hermanos nunca le hubieran enseñado esos fuegos artificiales. De Zero me lo esperaba pues desde el incidente no había vuelto a ser el mismo niño de antes, pero, ¿Vencel? Se me hacia raro y aun así solo la cargué en mi espalda subiendo a colina con cuidado para tener una vista privilegiada de aquel espectáculo de colores-ya lo verás-sonreí suavemente-no te impacientes pequeña-dije relajándome aun más al estar compartiendo aquel momento tan bonito con ella, aunque sin duda la “magia” se rompió un poco cuando habló sobre aquellas cosas prohibidas que hacía con sus hermanos-eso es-corroboré-no debes besarles nunca mas…-murmuré sin dejar de escucharla quedándome quieto por un momento cuando escuché aquello de sus labios. Lo habían hecho? Se habían atrevido a tocarla hasta ese punto? Mi sangre hervía solo de pensar aquello. Estaba helado-no Nikolett, todo eso esta mal, no...no debes hacer eso con tus hermanos ni besos, ni esas otras cosas que hacéis...eso no se hace entre hermanos…-murmuré por lo bajo acabando por bajarla cuando llegamos arriba, acariciando su mejilla-anda mira, te los vas a perder-dije desviando el tema pues si no me pondría como loco.

Por un segundo olvidé todo aquello al verla sonreír y entusiasmarse tanto por aquellos fuegos que estallaban en el cielo-si...si lo es-sonreí suavemente mirándola a ella en vez del espectáculo que ocurría sobre nuestras cabezas-si es hermosa…-se me escapó sin querer sonrojandome de inmediato ligeramente cuando terminó el espectáculo y ella me miró-cla-claro, nos vamos ya, perdona por haberte retenido tanto tiempo…-sonreí con cuidado agradeciendo que estuviera oscuro y no se pudiera apreciar aquel color en mis mejillas. Sin esperar más le ofrecí mi mano para que la tomara y ambos pudiéramos emprender el camino de regreso a casa.

En aquel último paseo reímos y conversamos de cosas triviales, pero sin duda lo aproveché al máximo, pues esa vez era la primera y la última que la vería, a su pequeña, a su querida sobrina Nikolett.
No tardaron más de media hora en llegar hasta la casa de Zero siguiendo las instrucciones de la pequeña a pesar de que sabia perfectamente donde vivía Zero, pero se hizo el loco y solo siguió a la pequeña y su pingüino.
-Bien...ya hemos llegado-murmuré por lo bajo sintiéndome algo incomodo en ese momento y no por ella, si no porque sabía que allí dentro a pocos metros de mi se encontraba Zero, un asqueroso vampiro, igual que Nikolett, aunque como había dicho por esa noche me controlaría-espero que todo vaya bien en tu vida Nikolett…-dije de manera algo dolorosa sabiendo que tras eso lo mas probable es que no volviera a verla, por su propia seguridad mas que nada-yo...estoy muy orgulloso de ti Nikolett, aunque sin duda desearía que no fueras un vampiro...ojala pudiera hacer algo por ti, pero no puedo-murmuré por lo bajo aun con aquel dolor diciendo todos aquellos pensamientos en alto sin poder callármelos-aun así…-sonreí suavemente mirando a sus ojos fijamente-siempre seré tu amigo y siempre estaré aquí para ti-murmuré por lo bajo sintiendo como se me encogía el corazón. Tenía que salir de allí, si no lo peor, lo que no quería que pasara ocurriría-te quiero Nikolett, seguro volveremos a vernos-me acerqué a ella y dándole un lujo “innecesario” volví a besar sus labios solo un segundo-adiós…-murmuré a la vez que salia corriendo de allí perdiéndome en la noche.

Esta lloviendo,
lloviendo otra vez.


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.