Un día muy ajetreado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un día muy ajetreado

Mensaje por Hikari Nanase el Sáb Mar 12, 2016 2:12 am

12:00am, la hora del día en que el sol está en lo más alto cielo, y cuando es un poco más caluroso, pero a pesar de ese inconveniente las calles de la gran cuidad estaban abarrotadas de amos y pets; que iban de un lado a otro. Se notaba que era verano pues las personas vestían ropas más ligeras, llevaban sombrillas, o se detenían a comprar alguna bebida o helado para calmar la sed.

Para Hikari, este día no sería uno cualquiera, no desde que fue desalojada de casa de Yuuto, su amo que murió un año atrás. La casa estaba hipotecada y ella no tenía suficiente dinero para terminar de pagarla, lo único que pudo llevarse consigo fue su ropa que no era mucha. Pasaba los días viviendo a penas de trabajos de medio tiempo, y si le iba bien hasta podía pagar hospedaje en algún hotel, de lo contrario dormía en donde le agarrará la noche.

Hoy la suerte no estaba de su lado, desde muy temprano por la mañana, vagaba por las calles buscando un trabajo de medio tiempo, que le permitiera llevarse algo a la boca y conseguir un lugar en donde pasar la noche; ya era medio día y no había podido conseguir nada aún, llevaba puesto un kimono blanco con un obi rojo al rededor de su cintura y su katana Yatsuzuna por un costado; tenía hambre y sed, pues no había comido ni bebido nada desde hace un rato. Poco importaba si no se sentía con energías, caminaba sin un rumbo fijo buscando trabajo, cuando sintió que alguien golpeaba su hombro derecho y la tiro al suelo.

Mujer: Auxilio, ladrón, ladron. Que alguien lo detenga, se llevó mi bolso!-- grito la fémina. La Neko de inmediato se puso de pie y persiguió al sospechoso(a). Con agilidad natural corrió tras el ladrón, que se escabullía por entré los traucentes.

Hikari: Maldito infeliz, devuelve ese bolso!!-- le grito al bandido. El fugitivo no le llevaba mucha ventaja a Hikari, pero aún así, ella no podía alcanzarlo, el tipo era muy hábil. Entoces el sujeto se desvió en un callejón aledaño, la Neko sin perderle de vista también lo siguió, hasta que toparon con pared.

Hikari: Rindete, estas atrapado. No hay a donde ir-- le dijo poniendo su mano derecha sobre su katana.




Volver arriba Ir abajo

Re: Un día muy ajetreado

Mensaje por Hee-Young el Mar Mar 22, 2016 10:36 pm

No habían pasado muchas horas desde el momento en que decidió salir a dar un paseo con algunos de sus pequeños zorritos, pero no porque ella deseara ir con todo un sequito tras sus pisadas, sino que, según tenía entendido necesitaban comprar algunas cosas para el templo y la colada en la salida fue ella, no al revés, claro que como su palabra era prácticamente ley allí, nadie se atrevió a negársele.

Finalmente en el centro de la ciudad, no tardaron mucho antes de separarse en pequeños grupos para comprar desde alimentos hasta ciertos productos de los cuales Hee no tenía la menor idea, pero tampoco es que le importara, si ellos los creían necesarios a ella le parecía bien. Sin embargo cuando la joven zorrita pregunto qué tipo de tarea le tocaba a su grupo de tan solo tres personas, conformado por ella y dos zorritos más, notablemente con una anatomía bastante fornida, casi como guardaespaldas, la sorpresa le embargo, ambos se encargarían de escoltarla a ella conforme diera un pequeño paseo por la zona, para luego llevarla sana y salva al punto de reunión que se había acordado y consecuentemente llegar al templo todos en conjunto, tal como había arribado a la ciudad.

Inicialmente Hee se vio un poco fastidiada por aquello, pero si lo pensaba mejor, no debería hacer ninguna tarea pesada y simplemente pasear, aunque resguardada por aquellos hombres, pero, a pesar de ello, el solo hecho de encontrarse con la plena libertad de rondar las calles era más que suficiente para ella. Feliz con la resolución, busco probar que tanto de "Cualquier lugar" era cierto, acabando por internarse en los cientos de callejones de la ciudad, percatándose de una cierta presencia que llamo su atención. Curiosa siguió su olfato y sentidos, percatándose de un hombre y lo que ella pensó era una mujer, apunto de pelear.


-Veamos que pasa... -miro divertida a sus acompañantes quienes estaban a punto de pedirle que se marcharan por su seguridad, pero Hee les resto importancia, quedando a presencias, lo que fuera que llegara a ocurrir,

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día muy ajetreado

Mensaje por Hikari Nanase el Vie Mar 25, 2016 5:55 am

Hikari: Arroja con cuidado el bolso hacia acá; y no trates de hacer algo estúpido-- dijo, Hikari sin percatarse de que alguien los observaba. Pero el ladrón vio una oportunidad de escapar en la presencia de una kitsune, y en rápido movimiento cogió ala extraña y la encañono con una pistola calibre 45. en la cabeza. Los 2 kitsunes que la acompañaban quisieron defender a su protegida.

Ladrón: Quietos todos, no den un paso más o verán como le vuelo los cesos!-- amenazo. tu, gata apartate del camino!-- ordeno usando a la rubia como escudó.

Hikari: Cálmate, cálmate. No hagas una tontería-- le dijo tratando de ganar un poco de tiempo mientras pensaba en como evitar que las cosas se complicarán aún más.

Ladrón: Si no me dejas pasar, la matare!!-- grito presionando la pistola con la cabeza de su rehén. La Neko se iba hacer a un lado cuando vio una lata de refresco tirado a un costado de ella, entonces en un parpadeo pateó la lata pegándole con precisión en la mano que sostenía el arma de fuego; y con agilidad felina noqueo de un golpe al delincuente quien no tubo tiempo de reaccionar siquiera.

Hikari: Te encuentras bien?-- le pregunto a la desconocida; recuperando el bolso robado.

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día muy ajetreado

Mensaje por Hee-Young el Lun Mar 28, 2016 2:18 am

La joven zorrita se había quedado mirando que sucedería entre aquellas dos peculiares personas, sin embargo en ninguno momento llego a creer que sería tomada como rehén de un tipo tan extraño, el mismo le apuntaba con un revolver sin siquiera sospechar que ella podría fácilmente zafarse de él o llegar a quemarlo hasta los huesos con tan solo un movimiento de su mano la cual con algo de fuego acabaría con su efímera existencia, puesto que sería en defensa propia así que nadie podría llegar a tocarla, ni siquiera con la tan afamada ley de Myr, inclusive aquellos dos hombres que iban con ella podría matarlo en un parpadeo, puesto que el ladrón estaba profanando a su sacerdotisa, pero Hee realizo un pequeño movimiento con su mano indicándoles que no se metieran en el conflicto, todo porque deseaba saber que haría la supuesta gata rescatista.


-Veamos que pasa... –su voz resonó con suavidad en medio de aquel callejón, aunque claro solo personas de oído delicado como ella, sus acompañantes y posiblemente la gata podrían darse cuenta de lo que dijo, cosa que dudaba pasara con un mero humano como aquel, o de lo contrario quizás le hubiera soltado o amenazando con más énfasis. A paso lento empezó a desplazarse con Hee entre sus manos, pero acto seguido la gata lo desarmo y noqueo gracias a su velocidad preguntándole a la zorrita si estaba bien -Claro que estoy bien… aunque no deberías preocuparte tanto de un simple humano –suavemente la chica se acercó al desmayado, tocándolo con la punta de su calzado, realmente estaba inconsciente -¿No piensas que te pasaste un poco? Aunque si lo matabas hubiera sido por defender a alguien más, así que supongo que no importaba la fuerza que le aplicaras –ladeando suavemente su rostro se acercó al de la felina, mirándola con intriga conforme su esponjada cola se movía de lado a lado, estudiaba los rasgos de la chica, empezando a rodearla solo para ver su cola y orejas detenidamente. Le parecía curiosa puesto que sus extremidades felinas eran blancas mientras que su cabellera completamente opaca, Hee antes había visto gatos, o mejor dichos personas “felinas” pero su cabello solía tener el mismo tono que su pelaje, quizás en forma de gata era machada -Mi nombre es Hee… Hee-Young y debería agradecerte por la ayuda… pero dime ¿Tú quién eres? ¿Una gata justiciera o similar? –los ojos claros de la rubia bajaron hasta la espada ajena, mirándola atenta -Diría que eres japonesa, pero considerando que Japón dejo de existir hace muchos años… o eres alguien demasiado anciana o provienes de una familia con esas raíces ¿Verdad? –quizás Hee le ganaba a todos los presentes por edad, realmente no lo parecía y solía llevarse de su pequeña estatura y aniñados rasgos para sacar provecho de ello, pero, en esta ocasión estaba guiada enteramente por la curiosidad.

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día muy ajetreado

Mensaje por Hikari Nanase el Lun Abr 04, 2016 7:28 am

Hikari: Se lo tenía bien merecido. El matarlo si sería un poco execivo, a demás no valía la pena-- dijo Hikari. Un gusto en conocerte Hee-Young. Yo me llamo Hikari Nanase "la espada de Maehara"-- dijo saludando con una leve reverencia. Bueno... Yo solo hice lo que creía correcto-- agregó.

La neko observó a Hee con detenimiento, por sus rasgos estaba segura que era un kitsune, pero no cualquier kitsune, al parecer era alguien importante por qué los tipos que la acompañaban eran sus guarudas o algo así.

Como sabes que soy japo...? Anciana? No soy tan vieja!-- dijo indignada. A la pelinegra no le agrada hablar sobre su verdadera edad, mucho menos que se la insinuaran.

Hikari: Y que me puedes decir de ti Hee? De donde provienes?-- preguntó. Que, nunca habías visto una katana?-- agregó. Sería a caso que las katanas ya no eran tan comunes, pensó para sí misma. Los tipos que acompañaban a La zorrita parecían un par de estatuas, no se movían o hacían sonido alguno, y eso hacía sentir un poco incómoda a la gata.

Se hubiese quedado un rato más en ese callejón, pero recordó que tenía que buscar trabajo y devolverle el bolso a la mujer de hace un rato.

Hikari: Este... Ya me tengo que ir a regresar este bolso a su dueña.-- dijo, y pasó por un lado de la rubia caminando en dirección a la calle principal.

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día muy ajetreado

Mensaje por Hee-Young el Miér Abr 06, 2016 3:42 am

Como cada que Hee conocía a alguien nuevo, la gata se había vuelto algo interesante de ver, no por su fuerza, tampoco por aquel nombre, ni siquiera porque hubiera tenido la intensión de ayudarle, simplemente le intrigaba porque era algo nuevo en su vida, puesto que para la zorrita, siendo los años que llevaba habitando la tierra, empezó a encontrar la diversión en la variedad y eso enjaulaba a todo ser pensante, desde el más pequeño insecto hasta el más grande de los dragones.

Por eso la gata no pasaba desapercibida. Hee continuaba analizándola mientras hablaba y aquello fue evidente para los zorros que le acompañaban al mantenerse completamente al margen de la situación, aguardando porque su pequeña "deidad" terminara de jugar con la desconocida para poder irse finalmente al templo y así, poder consentirla como siempre.


-Eh conocido otros japoneses a lo largo de mi vida, de cierta manera me son fáciles de detectar -concedió moviendo su cola de lado a lado, sin dejar de apreciar los rasgos felinos contrarios, escuchándola con completa atención -Yo no te dije anciana... solo di una de esas dos opciones -acabo riéndose con suavidad, tapando su boca con la manga del kimono, simplemente para ocultar aquella sonrisa zorruna respecto a la pregunta sobre donde provenía ella ¿Sería correcto confesar su edad real? ¿Decirle que venía de una comuna viajera nacida en corea, pero que ella era de nacionalidad española al haber nacido en ese país? Realmente, prefería ahorrarse tamaña explicación -Realmente no importa de dónde provengo, pareces un poco apurada por regresar ese bolso... -con rapidez y astucia, evadió lo mejor posible el tema empezando a seguir a la chica hacia la salida de callejón, aunque claro, la gata estaba deseando regresar lo robado a su legítimo dueño, y Hee simplemente quería saber cómo terminaría toda aquella situación, quizás con una buena compensación, sin embargo, en cuanto la palabra "Compensar" llego a su cabeza, se dio cuenta de que ella también le debía algo a la gata... pero no tenía idea de que darle, en ese momento no llevaba mucho consigo, pero bien podría invitarle algún bocadillo, sabía que tenían tiempo antes de reunirse con el resto del grupo y por eso no había problema -Por cierto gatita... ¿No tienes hambre? Te debo un favor por tu ayuda... si quieres, puedo invitarte el almuerzo, solo pídelo, no soy quisquillosa con la comida

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día muy ajetreado

Mensaje por Hikari Nanase el Lun Abr 11, 2016 11:49 pm

Al escuchar aquellas palabras la neko, recordo que no había comido nada desde la mañana, y el gruñido de su estomago hizo eco en las orejas de los kitsunes, asi que aceptaría la invitación de Hee, no solo porque tenia hambre; también por que no quería ser descortés.

Hikari: Pues acepto tu invitación. Te gusta el pescado? por que conozco un lugar en donde preparan un excelente filete de Robalo ( es un tipo de pez del mar)-- dijo un poco apenada. Sin darse cuenta ya se encontraban en la concurrida calle principal, ni siquiera habían avanzado unos cuantos metros cuando se encontraron con la dueña del bolso acompañada por 2 polícias.

Mujer: Allí esta, ella tiene mu bolso. hagan algo-- dijo la mujer a los oficiales, claramente la fémina se confundió a Hikari con el ladrón.

Polícia 1: Todos levante las manos! Quedan detenidos por robo calificado!-- Dijo un oficial apuntándoles con su arma, mientras el otro se acercaban con las esposas.

Hikari: Esperen un momento, creo que están cometiendo una equivocación. Yo no robe el bolso, solo traba de devolvérselo a la señorita. -- explico la pelinegra.

Polícia 2: Si, aja. Pues diga-len eso al juez!-- contesto el otro sujetando por la muñeca a gata, para ponerle las esposas.

Hikari: Pero que haces? te digo que te equivocas?!-- reafirmo Hikari, pero al ver que el oficial no le creía, entonces forcejeo con la autoridad y lo empujo contra el otro polícia, tirándolos al suelo. y acto seguido dejo el bolso en el suelo y hecho a correr indicandole a kitsune que la siguiera.

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día muy ajetreado

Mensaje por Hee-Young el Jue Abr 21, 2016 7:40 am

La zorrita aguardo su respuesta con calma, meneando su cola curiosa a pesar de escuchar como sus acompañantes se quejaban por lo bajo ante la manera tan despreocupada en que su sacerdotisa actuaba con una extraña, que ni siquiera era de su espacie, pero a ella realmente le importaba poco y nada su molestia, a final de cuentas, para bien o mal, ella solía llevar la razón en sus acciones, aunque casi siempre aquella razón venia después de un sinnúmero de conflictos.


-¿Pescado dices? -la joven no pudo evitar sonreír ante la propuesta, se le hacía tan común que un gato comiera pescado que simplemente asintió, puesto que se encontraba entre sus comidas favoritas -Claro que me gusta el pescado minina, entonces camina y te seguiremos -si fuera por ella, seguramente se hubiera dignado a ir sola, pero no podía dejar a sus seguidores atrás, no estaba en su sistema el abandonar gente, a pesar de que cargaran el ambiente de un aura bastante pesada y despreciativa para aquella que veían como una mala influencia o incluso intrusa en la vida de su amada "deidad". Por su lado Hee se dedicó a obviar semejante molestia, percatándose del sonido de presurosos pasos acercándose, sin embargo no había esperado que la policía deseara llevárselos.


Por un lado la situación se le hacía por demás risible, sin embargo sus fieles guardianes no pensaban como ella, llegando a escudarla rápidamente, privándole de la visión de la gata quien parecía estar forcejeando con la policía para después echar a correr a un lado del trio de zorros, indicándoles la siguieran. Hee no lo dudo, sus piernas se movieron con velocidad igualando en un dos por tres a la gata, aquello no parecía una persecución, tampoco podría llamarse la captura de prófugos porque aquellos humanos quienes conformaban el cuerpo policiaco jamás les igualarían en rapidez.


-Empiezo a pensar que atraes la mala suerte gatita.... mira que salvar a esa mujer y que luego te acusara con la policía como ladrona... seguramente es algo que sucede una vez de mil -no lo negaría, el escenario que se montaron era bastante jocoso, al grado de gozarla como nunca antes pensó que haría, llegándose a preguntar si la policía habría pedido refuerzos y ahora se encontraran tras su rastro, porque de ser así, no tardarían en atraparles -Por cierto ¿Se puede saber a dónde estamos yendo? -si debía admitir un error en sus actos de aquel día, era el seguir a la gata a ciegas, porque nada le aseguraba que no fuera en realidad una asesina quien les guiara a un sitio sin gente donde poder cometer su sanguinario acto, pero de ser así, debería oler más a sangre y Hee no podía detectar esa esencia en medidas peligrosas para su integridad física, entonces ¿Que tanto planeaba la gatita? -Entonces ¿Me dirás o deberé pensar que buscas hacerme una fechoría? -bromeaba con lo último, riendo suavemente, pero no por ello la curiosidad le abandonaba



Volver arriba Ir abajo

Re: Un día muy ajetreado

Mensaje por Hikari Nanase el Lun Abr 25, 2016 11:12 pm

Su buena obra del día no salio como Hikari lo pensó, regreso el bolso a su dueña, pero ahora se encontraba huyendo de la policía junto con una kitsune sus insufribles guardaespaldas, ¿ acaso hoy sería uno de esos días malos?. Ademas a estas alturas, esos policías debieron haber pedido refuerzos.

Corría por pura inercia sin saber a hacia donde iba; ni siquiera pensó en ello, hasta que Hee se lo pregunto.

Hikari: Eh? Etto... no había pensado en eso-- respondió con un gesto despreocupado. ¿Como puedes pensar eso? ¿Por quien me tomas? Descuidad no te haré daño; tu sígueme, iremos a un lugar seguro en donde no nos encontraran -- respondio.

Entre mas avanzaban corriendo por las calle principales y callejones, se alejaban mas y mas del distrito comercial y se adentraban en las zonas mas apartadas de la cuidad; el sonido de unas sirenas sobresaltaron a la neko. 5 autos patrullas pasaron a gran velocidad y se detuvieron metros adelante cerrándoles el paso a las "fugitivas"; los oficiales descendieron de sus vehículos, y apuntaron su armas ( pistolas y escopetas) contra Hikari y Hee. Un policía saco un altavoz; no parecía ser un simple humano, de hecho los demás policías no lo parecían.

Policía: ¡DEVENGASEN YA, O ABRIREMOS FUEGO!-- grito por el altavoz. La neko no se veía dispuesta a entregarse por un delito que no cometió, y de seguro su acompañante pensaba lo mismo; así que siguió corriendo directo a la barricada; el policía al ver que no se detenían dio la orden de abrir fuego. Las chicas esquivan con facilidad los disparos y cuando estuvieron lo suficientemente cerca brincaron el bloque pasando les literalmente por arriba. Pero los oficiales enseguida les darían alcance.

Hikari: Hee detrás de ti!-- advirtió a la kitsune mientras desarmaba a un policía y lo derribaba de una patada.

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día muy ajetreado

Mensaje por Hee-Young el Mar Mayo 03, 2016 9:33 pm

La extraña persecución aún continuaba, solo que el ambiente parecía más relajado la menos para la zorrita quien intentaba bromear con la gata de orejas blanquecinas, sin embargo, la misma estaba demasiado tensa pareciendo tomarse en serio todas y cada una de sus palabras, aunque, en cuanto llegaron al final de aquellos bastos callejones una “pequeña” barricada de policías se encontraban esperándoles, todos y cada uno preparados para abrir fuego contra los cuatro individuos posados frente a ellos, cosa un poco exagerada, siendo que a lo máximo, aquellos seres portaban espadas mismas que contra armas de fuego no serían tan resistentes.


-No pensé que en serio… la policía exageraría tanto por un bolso –ladeo su rostro de manera curiosa, sin preocuparse realmente de la balacera, puesto que con un salto había conseguido aterrizar sobre una de las patrullas y con el segundo, ya se encontraba alejada de la barricada, sin embargo el grito de Hikari le alerto, pero antes de que siquiera pudiera librarse del policía tras ella, uno de sus acompañantes ya se había desecho del hombre, noqueándolo al momento, acto que su compañero imito con los demás, dejando un camino libre para poder irse -Sabes… creo que hubiera sido más fácil llevar al policía con el ladrón, en vez de intentar escaparnos de este modo ¿No lo crees? –nuevamente la chica empezó a correr, porque a pesar de decir aquello, lo mejor era irse de la zona, porque despues de tanto alboroto dudaba que alguien les creyera su historia, por ello lo mejor sería desaparecer. Cuando finalmente perdieron a los hombres, la joven de rubios cabellos miro a la gata con interés, pensando en un nuevo plan de acción -Dime… ¿Puedes cambiar de forma? –según tenía entendido, los nekos, como Hikari, podían rotar de forma, desde la humana, hibrida o incluso a la de animal completo -Saliendo de aquí, está la parte central de los mercados, fácilmente podríamos ocultar nuestro aroma con el del resto de las personas, pero… la cuestión es la apariencia –sin mediar más palabra se giró a sus acompañantes, indicándoles que se trasformaran en zorros, cosa que al momento hicieron, mientras que ella cambiaba su apariencia a la de una niña pequeña*, regresando su mirar a la gata, solo que ahora su voz era mucho más fina que en principio -Según se… buscan una mujer gato de kimono, una zorrita rubia de al menos dieciséis años, y dos hombres zorro adultos… por ello, nos ignoraran completamente ¿No lo crees? Luego se cansaran y dejaran de buscarnos… así que si puedes cambiar, el mejor momento para hacerlo es ahora –tomando entre sus manos al par de zorros, empezó a andar rumbo al tumulto de personas, segura de que con tanta gente alrededor, cualquier raza de rastreo podría llegar a perderse, o incluso su poder se vería contrarrestado debido a la sensibilidad de su olfato, ya antes había hecho cosas similares, estando segura de que ahora también podría funcionar.

___________________

*Como Niña

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día muy ajetreado

Mensaje por Hikari Nanase el Jue Mayo 05, 2016 5:42 am

Hikari: Por supuesto que puedo cambiar de forma-- contestó a la pregunta de la kitsune, sin comprender del todo su punto, hasta que Hee y sus acompañantes cambiaron de forma.

Hikari: Me parece una exelente idea-- dijo la neko e inmediatamente cambio a su forma animal; transformándose en una gata blanca de ojos lila ( sus ojos eran del mismo color en su forma híbrida), confiando en las palabras de la rubia la siguió caminando más tranquilamente, mezclándose entre la multitud que visitaba él área de mercados. Siguieron caminando por más de 1 hora sin que la policia los siguiera. El estómago de Hikari volvió a hacer ruido, recordando que aún no había comido nada.

Hikari: Lamento que no haya podido llevarte al restaurante que te había dicho, y la verdad nunca habia venido  a este lugar. Y no se halla restaurantes por esta zona-- dijo en un lenguaje que solo la kitsune podría entender, pues aunque podía hablar de modo que los demás entendieran,  en estos momentos no era conveniente.

Pues lo menos que quería era llamar la atención de las demás personas. Siguieron caminando por el área de mercados, sin sospechar que algunas personas las veían con no muy buenas intenciones (dígase cazadores de los mercados tanto legal como ilegal).

Hikari: Por cierto, tienes alguna idea de hacia dónde vas?-- ahora era Hikari quien se veía preucupada sobre las intenciones de la kitsune. Pues era bien sabido que jamás debías confiarte de estos seres, embaucadores y maestros del engaño.


Última edición por Hikari Nanase el Jue Mayo 19, 2016 10:24 pm, editado 1 vez

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día muy ajetreado

Mensaje por Hee-Young el Lun Mayo 16, 2016 8:38 pm




La joven zorrita, ahora a la vista de la gente común y corriente aún más pequeña en edad, se dedicaba a caminar con calma, siendo ignorada de manera olímpica por los transeúntes, porque en la sociedad actual el ver una joven de aquellos rasgos, acompañada de una mini-multitud de animales había pasado de ser extraño, a tan típico como respirar. Bastaba con solo ver un hombre lagarto vestido al mejor estilo del antiguo Hawái pasar inadvertido para darte cuenta de que la nueva normalidad, era la extrañeza.

La pequeña caminata parecía eterna, los segundos rápidamente se hicieron minutos, y en cuanto una hora completa paso sin que nadie los persiguiera, la rubia podía aseverar que finalmente estaban fuera de cualquier tipo de peligro. Con calma se detuvo en un pequeño callejón, apreciando las personas bajar y soltando en el suelo a sus acompañantes zorrunos, conforme miraba a la gata blanca quien segundos antes se había disculpado y preguntado sobre el sitio a donde iban.


-No deberías preocuparte tanto… es una ciudad, podemos comer incluso en un puesto callejero –la cara de sus seguidores impresionados ante la idea de su sacerdotisa comiendo ese tipo de alimento fue épica, digna de un libro de zootomía,  ambos zorros, con sus hocicos abiertos formando una perfecta O y mirada acuosa como si la culpa de “denigrar” a su querida reliquia viviente fuera de ellos -No deberían poner esa cara… no sería la primera vez que coma algo de un puesto, son bastante buenos aunque no lo parecen –con un suspiro y su cola meneándose regreso a mirar a la gata, sopesando el que hacer, acuclillándose frente a ella para acariciar su cabeza y rascar su oreja derecha, le agradaba poder sentir la suavidad de un pelaje diferente al propio -Supongo que debido al sonido de tu estomago aun tienes hambre… nos detendremos en el primer puesto que encontremos así que estén atentos… supongo que, por esta vez deberíamos ingresar a un restaurante, allí es más sencillo regresar a nuestra forma sin ser detectados –a pesar de todo, Hee tenía dudas de estar fuera de peligro, porque si bien había pasado demasiado tiempo desde el momento en que sus perseguidores hicieron acto de presencia, nunca se sabía que otra cosa podría llegarles a ocurrir. Lo mejor era no bajar la guardia -Creo que vi uno japonés en la calle anterior, vayamos ahí –sin más demora, la zorrita recogió a los animales entre sus manos, permitiéndole a Hikari caminar a su lado, retomando la dirección que antes mantuvieron para ingresar a un restaurante japonés, parecía relativamente nuevo, puesto que las mesas no se veían desgastadas, pero no lucia tan elegante como para especificar su categoría con facilidad, sin embargo de momento eso serviría. Sin mucha demora, el pequeño grupo fue guiado a una mesa en donde al estar en completa soledad, el trio de zorros regreso a su forma original, chequeando el menú posado en la mesa como si ninguno de los problemas de hacia minutos hubieran sucedido. Bien podría decirse que su adaptabilidad era excelente, adecuándose a las diferentes situaciones en menos de un minuto, no por nada habían vivido tantos años en la tierra -Gatita… ¿No deberías cambiar de forma y elegir tu comida? Luego podemos seguir con la conversación… de momento relajarnos un poco no vendrá nada mal

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día muy ajetreado

Mensaje por Hikari Nanase el Vie Mayo 20, 2016 6:35 am

Ante el comentario de Hee, la neko volvió a su forma híbrida sentándose en la mesa para tomar el menú en sus manos y leer los platillos disponibles. El estar en ese modesto restaurante japonés, el recuerdo de aquella vez, que su difunto amo la invito a cenar en restaurante similar en el desaparecido Japón; llego a su mente. Y no pudo evitar sentirse triste al grado de dejar escapar algunas lágrimas que de inmediato seco con un pañuelo.

Hikari: Ejem... Gome ne, que vas a pedir Hee?-- preguntó trancando de disimular. Yo pediré un Shashimi y unos rollos de salmón-- dijo.

Mientras esperaba que trajieran su pedido, la pelinegra permaneció sin decir ni una palabra, y solo se limitaba a ver a un punto fijo con nostalgia, luego de unos minutos el mesero regreso con el platillo que pidió la minina.

Hikari: Itadakimasu!-- dijo cojiendo los palillos, y comenzó a desgutar sus alimentos siempre con modales un poco refinados. Cuando terminó su comida dio gracias y espero  en silencio a que la kitsune y sus acompañantes terminaran, mientras pedía de postre Pay de limón.  Hikari estaba tan sumida en sus recuerdos que ni cuenta se dio cuenta cuando el pay de limón ya estaba en la mesa. Mientras tanto un pequeño grupo de cazadores del Mercado negro habían entrado a comer al restaurante y se les quedaron viendo en forma extraña al par de chicas y los kitsunes, mientras pedían algo de comer; Hikari nisiquiera les presto atención ingnorando e hecho de que talvez tratarían de capturarles en cuanto salieran del restaurante.

Hikari: Mmmm, oele a limón. A es cierto mi pay-- dijo despertando de su ensueño dándole un bocado a su postre.

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día muy ajetreado

Mensaje por Hee-Young el Lun Mayo 30, 2016 10:02 am



La paz parecía reinar en aquel peculiar local de comida, o al menos es lo que la chica pensaba conforme veía los diversos platos del menú, que iban desde las más exóticas preparaciones hasta comidas del tipo tradicional, sopesando que podría pedir, después de todo no existía alimento que no hubiese degustado con anterioridad, y mientras más pensaba ese hecho, era cuando la sacerdotisa se daba cuenta del tiempo que llevaba en aquella tierra, actualmente isla.

Había pasado guerras, batallas, muertes de compañeros, momentos de paz y un sinfín de emociones más conforme sus años transcurrían como las estaciones climáticas, acabando una época para iniciar otra diferente, pero al mismo tiempo con un parecido tan único que era difícil darse cuenta cuanto era lo que realmente había sucedido. Tal como ahora, había estado tantas veces antes en locales de comida, con o sin sus seguidores, con o sin extraños como lo era la gata que parecía recordar momentos trágicos de su pasado, porque de lo contrario aquella pequeña lagrima solitaria no hubiera brotado, pero Hee no se consideraba cercana de ningún modo como para realmente preocuparse ante sus emociones, fingiendo no haber visto nada, simulando estar distraída con su orden, cuando le indico al camarero que quería Takoyakis, dándole el turno de elección a sus acompañantes quienes simplemente optaron por Ramen.

Los minutos pasaron, y la comida fue servida con velocidad, cosa que agradecía del lugar, en especial cuando sus instintos nuevamente captaron ciertas presencias cercanas. Realmente le molestaba aquel hecho, sentirse asediada, sobre todo cuando en el templo cada paso que hacía y palabra que decía era analizada con profundidad por su congregación. Un ligero suspiro abandono sus labios, ignorando las miradas, sonriendo de medio lado apenas noto lo perdida que estaba en su mente la gata, pero no le dio real importancia, cada quien era dueño de pensar como le viniera en gana, y, aunque tuviera curiosidad, se comportaba de manera digna frente a los miembros de su comunidad,  comiendo con calmada cada pequeño bocado de las pequeñas esferas que hacía tiempo no degustaba, dejándose embargar por el aroma del platillo, y por supuesto su suave sabor.


-Gatita… te aconsejo terminar tu postre rápido. Creo que nuevamente tenemos gente detrás nuestro, pero ya no tengo mucho tiempo para pasear y menos para escaparme –con una ligera mirada a sus acompañantes, se dio cuenta de que efectivamente prontamente deberían reunirse con el resto de los zorros para regresar al templo, o acabarían preocupándose e iniciando una búsqueda en masa por todo Myr -Tengo que regresar al templo o empezaran a buscarme con desesperación y créeme… una manada de zorros por la ciudad con ansias de matar a quien me “secuestrara” –enfatizo sus palabras al formar las comillas con sus dedos, pensando si le había dicho o no que era una sacerdotisa, porque realmente no recordaba si durante todo su paseo lo mencionó -No es algo lindo de apreciar… mucho menos si mi padre se entera y decide unirse también –suspiro pesadamente al pensar en Dae, amaba a su padre y por ello no deseaba que una equivocación nacida de las ideas herradas de aquella manada de zorros que manejaba, lo hicieran actuar de forma incorrecta, ganándose mala fama frente a los medios, porque si algo debía cuidar un modelo quien incluso hacia comerciales, tal cual como su padre, era la imagen pública -Por ello, si no te molesta venir con nosotros tres hasta nuestro punto de encuentro, le pediré a alguien que te escolte hasta donde gustes, tu sabes… es mejor evitar problemas al andar sola ¿No lo crees? –una sonrisa calmada se posó en los labios de la zorrita, quien dirigió una suspicaz mirada a la mesa desde donde sentía miradas, clara señal de atención. Pero tan rápido como lo hizo indico a uno de los hombres que iban con ella el pagar la cuenta para marcharse finalmente, aguardando las palabras de la felina mujer, buscando saber si estaba o no de acuerdo con su idea.

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día muy ajetreado

Mensaje por Hikari Nanase el Miér Jun 01, 2016 4:39 am

Hikari disfrutaba con lentitud cada bocado de pay que metía a su boca,  aun sumida en sus pensamientos, cuando Hee sugirió que terminara su pay de inmediato, miro de reojo hacia la mesa en donde estaban los cazadores; captando la indirecta de la kitsune. La neko termino su postre de 3 bocados,  y se puso de pie para salir de allí junto con Hee y sus guardaespaldas.

Hikari: No se le puede decir que hayas sido "secuestrada", si tu decidiste seguirme----dijo con ironía. Nunca mecionastes que fueras una sacerdotisa.-- dijo.

Hikari: No me molesta acompañarte hasta el punto de encuentro. Ademas se cuidarme sola, no necesito de una escolta-- respondió segura de si misma. Una vez pagada la cuenta salieron del restaurante y estando en calle supuso que irían al distrito comercial, pero por si la dudas pregunto en donde se encontraría con sus seguidores. la zorrita no contesto, y comenzaron a caminar de vuelta hacia el centro de la ciudad a area de plaza comerciales.

Mientras tanto los cazadores se levantaron de sus sillas casi al mismo tiempo que ellas dejando la cuenta en la mesa y siguieron discretamente a la chicas, tomando un camino distinto para interceptarlas mas adelante.

Cazador: Vaya, vaya; creo que hoy es nuestro día de suerte, muchachos. Por esa gatita y ese trió de zorros nos pagaran muy bien-- dijo el cazador.

Ni ellos, ni yo seremos puesta a la venta; a cuantos tendre que hacerselos entenderlo por las malas-- dijo Hikari desenvainando su Yatsuzuna (su katana), lista para defenderse de ser necesario. La gatita resulto tener agallas. Pero eso hara mas emocionante esta cazeria--respondió el hombre y los demás cazadores sacaron sus armas, y lanza redes, uno de ellos disparo una red hacia la neko, pero la chica gato la rompió con su katana, desatándose una batalla campal.

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día muy ajetreado

Mensaje por Hee-Young el Vie Jun 10, 2016 6:29 am

Finalmente fuera de aquel restaurante, las calles se empezaban a ver opacas, claro indicio de que pronto oscurecería y las estrellas adornarían el cielo, era momento de volver a su hogar de una buena vez por todas o de lo contrario las cosas empezarían a altearse en la ciudad, después de todo no le apetecía ver a su padre en el noticiero pidiendo por la devolución de su hija, o bueno, más bien amenazando porque la zorrita siguiera completamente intacta.

El pequeño grupo no demoro mucho en empezar a caminar, siendo la gata quien más hablaba, pero Hee no estaba prestando real atención, más bien se centraba en el sonido de ciertos pasos y los aromas de personas cercanas a ellos, cosa difícil debido a la magnitud de personas en aquella metrópolis, pero con cierto grado de concentración todo era posible, en especial para un ser cuya existencia se remontaba a cientos de años en el pasado.


-Pues… creo que anunciar el oficio de una persona con gente que apenas se conoce no es del todo necesario ¿Verdad? Además… cuando hable de secuestro no me refería a ti… –la voz de la rubia empezó a resonar luego de algunos minutos en silencio, señalando a su acompañante de pies a cabeza, para momentos después deber detenerse debido a la presencia de dos sujetos quienes anunciaban les darían una buena paga en el mercado por los cuatro -Hablaba de ellos –nuevamente el dedo de Hee cambio de dirección, señalando al dúo dinámico de cazadores. Automáticamente el ambiente se tensó, podía sentir un aura peligrosa viniendo de su escolta y también de la gata a su lado, en serio, a veces se preguntaba porque se complicaban tanto demostrando poderío en vez de atacar cuando las defensas estaban bajas, aquella siempre era la mejor estrategia “Golpear el hierro mientras aún estaba caliente” -Saben… creo que… –su dialogo se vio interrumpido en cuanto la red se disparó hacia la gata quien no demoro en cortarla con la katana, empezando a batallar con los hombres, mientras sus zorros la miraban y Hee soltó un largo suspiro, colocando la máscara que portaba en su cadera, estaba fastidiada y cansada, solo quería volver a casa para darse un merecido baño caliente, porque ese día la suerte no estaba de su parte -Solo esperen un momento aquí… ¿De acuerdo? –aquella pregunta había sonado más bien a una orden, mientras la sacerdotisa fue hacia la pelea, con una gran velocidad, rebasando a ambos cazadores, formando una bola de fuego en cada mano, no eran grandes, pero si lo suficiente para encender la ropa de estos, quienes no sabían cómo apagar el fuego que se esparcía por su cuerpo, comenzando a rodar desesperados por el suelo con la intensión de apagar las llamas, pero Hee se acercó de nuevo, posando nuevas flamas, esta vez en sus pechos, consiguiendo que sus orejas bajaran debido al sonido de aquellos gritos, sabía que al menos tendrían quemaduras significativas, pero con eso los dejarían en paz -¿Podemos irnos de una vez? Necesito un baño –no dijo nada más empezando a caminar de nuevo con dirección al punto de encuentro, sin haberse quitado su máscara, porque en serio estaba exasperada y sabía que quien viera su faz se lo pensaría al menos un par de veces antes de apartarse de su lado, cosa que de momento no le apetecía, mucho menos si postraba una escolta.

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día muy ajetreado

Mensaje por Hikari Nanase el Miér Jun 22, 2016 11:50 pm

Al parecer Hee, se había puesto de muy mal humor, tanto como casi matar al par de cazadores, hasta Hikari no se atrevió a  hacer un  comentario al respecto, pues aquel acto les atraería mas problemas. Y como era de esperarse, aquel par de cazadores solo eran el principio de una emboscada mas grande; ni siquiera habían caminado mucho, ( a pesar de que la kitsune apretó el paso), cuando al doblar en la siguiente esquina, una red electrificada les callo al pequeño grupo de zorros y una gata de sorpresa; y un grupo de 40 cazadores salieron de la nada armados con tranquilizantes y tassers que trataban de someterlos.

Hikari: AAAAAAAAAAAAARGH!! Malditos bastardos-- dijo gritando de dolor al sentir las descargas eléctricas. Trataba por todos los medios de liberarse, pero cada vez que tocaba la red recibía otra descarga.

Cazador: Jajajajajaja, pensaron que podrían escapar así de facil, pues estaban muy equibocados. -- dijo uno de los cazadores, en tono de burla. Chicos que les parace si nos divertimos un poco con las chicas, antes de venderlas al mercado negro.--dijo otro. los demás asintieron, y se dividieron en grupos de 20 hombres, acercándose a la neko y kitsune,  con la intención de abusar de ellas, los custodios de Hee, no podían defender a su sacerdotisa, pues los habían sometido a ambos.

Hikari: Infelices, no se atrevan a tocarla!--amenazo Hiakri.

Cazador: Cállate, perra!--dijo y le disparo con su tasser. la pelinegra se retorció al recibir la descarga eléctrica.

Aaaaaaaaaaaargh!!, malditos, van a morir, los asesinare a todos!-- dijo; su voz se comenzó a escuchar un poco grabe, como si se tratara de otra persona. Un aura oscura comenzó a rodiar todo su cuerpo, su cabello se volvió de color blanco, sus orejas y cola se volvieron mas tupidas de pelo, su piel se blanquecio mas y unas marcas negra cubrieron todo su cuerpo, le crecieron las garras tornad ose rojas, sus ojos también se pusieron rojos, su fuerza, velocidad y resistencia se incrementaron al doble.

NYAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAR-- con una fuerza enorme destrozo la red eléctrica que retenía; su grito hizo eco en todo el lugar, y estremeciendo hasta el mas valiente, y un olor a muerte y sangre emanaba de su cuerpo.

Hikari: MATAR! MATAR! MATAR! MATAAAAR!!-- repetia una y otra vez.

Spoiler:
Esta es su apariencia en modo berserke:



En una centésima de segundo, ataco a un cazador arrancando de una mordida un brazo, a otro lo sujeto por el cuello aventado lo contra la pared del callejon, y arrancándole la garganta, a uno mas le enterró las garras en el estomago y le saco los insten tinos, a otro mas le arranco la cabeza de un golpe; y a uno mas lo levqanto en el aire y lo azoto contra el suelo con tanta fuerza que dejo un hoyo en piso. En menos de un minuto masacro a todos los cazadores, sus ropas manos y boca estaban cubiertas de sangre.

Pero Hikari aun no salia de ese estado de frenesí, centrando su atención en Hee, y de un salto se dispuso a darle un poderoso zarpaso a la kitsune. Pues en ese estado la neko era incapaz de distinguir al enemigo del aliado.

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día muy ajetreado

Mensaje por Hee-Young el Mar Jun 28, 2016 1:48 pm

Era en aquellos momentos donde no comprendía la estupidez humana, es decir, tantas personas había ido simplemente para intentar capturar un par de mascotas pudiendo ir por presas más fáciles o incluso buscar en la zona infectada. De verdad, la vida en la isla parecía por demás extraña, al menos si fuera ella quien optara por la cacería, buscaría algo que no le ocasionara tantos problemas en lugar de movilizar de esa manera a sus empleados.

Hee no podía dejar de suspirar, prácticamente se estaba desarrollando una pequeña guerra en aquella zona de la ciudad, y todo porque los cazadores tenían una extraña predisposición a cazar en manada. No negaría que se había preocupado por sus zorros y la gata que estaba de acompañante en ese momento, sin embargo cuando se vio rodeada la presencia de una fuerza en aumento capto sus sentidos.

De forma veloz, casi como una sombra a la vista de otros individuos, la sangre empezó a brotar y salpicar, manchando su máscara posada en su faz, conforme las victimas iban en aumento. Puede que por su naturaleza como sacerdotisa, un mar de sangre como aquel no terminaba de atraerle, inclusive podría culpar a sus costumbres un tanto quitadas de la violencia sin sentido, pero, no era ella quien la ejercía, sino la felina que no dudaba en desollar cabeza tras cabeza, como si la sola masacre no fuera suficiente, volviendo el sitio en un lugar por demás sombrío.


-Gatita… deberías empezar a calmarte un poco-suspiro esquivando el ataque contrario sin mucho problema, no por nada había vivido tanto tiempo en la tierra puliendo un sinfín de habilidades, pero, como buen zorro la astucia primaba y de momento prefería cansar a la chica hasta que se calmara en lugar de someterla a la fuerza, pero, si las cosas se complicaban no tendría otra opción -Ya mataste suficiente gente como para querer ir contra mi… –suspiro al percatarse que sus palabras no daban resultado, pegándose a un muro, esperado que la gata estuviera a punto de atacarla para brincar sobre su cabeza e ir por los retazos de aquella red completamente destrozada. Puede que no la electrificara, pero al menos ayudaría a retenerla un poco si la amarraba contra ella con la suficiente fuerza -Gatita… ¿Qué tal si intentas calmarte un poco? No traje nada para entrenarte ahora… –según había escuchado una vez, a los gatos se los entrenaba echándoles agua con una pequeña botella de spray, pero, no contaba con ello y sus poderes se basaban en el fuego.


Sin embargo, no era momento de seguir pensando en algo como aquello, simplemente aguardo el siguiente ataque de la gata, brincando sobre su cabeza para intentar enredarla al completo con la red, como si la convirtiera en un rollo de Sushi, de aquel que hacia unas cuentas horas la felina menciono. No sabía si aquellos duraría o tan siquiera la retuviera el tiempo necesario para calmarla, pero algo era mejor que nada.

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día muy ajetreado

Mensaje por Hikari Nanase el Jue Jun 30, 2016 9:48 pm

Sin importar que tan veloz fuera, Hikari no lograba dañar a Hee, lo cual era bueno pues seguramente la mataría sin piedad alguna. de pronto en intento por morderle un brazo, la kitsune salto por arriba de la cabeza, de la neko enredándola con los restos de la red eletrificada,  pero lejos calmarse eso la hizo enfurecer aun mas.

Hikari: GSSSSSS!!-- bufo mostrando sus colmillos, que aun escurrían la sangre de sus victimas anteriores. GRRRRRRRRRRR! NYAAAAR!!-- gruñía y gritaba al forcejear con la kitsune, que hacia todo lo posible por contener a Hikari.

De pronto la enfurecida neko logro soltarse por unos instantes cuando en un brusco movimiento tiro a Hee al suelo; Hikari salto sobre ella y casi le muerde en la cara, si no hubiera sido que uno de sus guardaespaldas se libero de la red y sujeto a la peliblanca con su brazo por el cuello, pero la otra lo lastimo de gravedad en el mismo brazo.

El otro guardaespaldas tubo que intervenir para entre los 2 someter a la salvaje gata; esta por mas que intentaba soltarse no lograba. Después de un rato, Hikari dejo de forcejear con los 2 kitsunes y lentamente volvía a su estado normal hasta quedar inconsciente. Sin perder tiempo uno de la gua rudas cargo la pelinegra y la llevo con el hasta que se reunieran con los demás, mientras seguían a Hee.


Última edición por Hikari Nanase el Mar Jul 12, 2016 7:28 pm, editado 1 vez

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día muy ajetreado

Mensaje por Izaya Orihara el Mar Jul 12, 2016 7:16 am

Aviso
Al revisar este tema se encontró una violación a la normativa general, concreamente la relativa al rol.
La regla violada es:
@Bossy escribió:Esta Prohido, manejar el personaje del usuario con quien se rolea, asi mismo aplicarle poderes o heridas de diversas indoles sin el permiso previo de este (hablado por mp o acordado antes del rol).
El fragmento que no respeta la regla citada es:
@Hikari Nanase escribió:El otro guardaespaldas y Hee tuvieron que intervenir para entre los 3 someter a la salvaje gata; esta por mas que intentaba soltarse no lograba. Después de un rato, Hikari dejo de forcejear con los 3 kitsunes y lentamente volvia a su estado normal hasta quedar inconsciente. La kitsune no deseaba perder mas tiempo así que le indico a uno de guarudas que cargara la pelinegra y la llevara con el hasta que se reunieran con los demás.
Esto es algo que no se puede realizar y como usuaria, Hikari Nanase, firmaste el reglamento habiendo leído tal sección de las normas.

Debes editar tu respuesta y no manipular al personaje de Hee-Young, con PNJ puedes hacer cuanto gustes mientras no roce lo OP, pero con personajes de foro esto es algo inaceptable. Esto será una advertencia, si se repite nuevamente el tema se cerrará y tu nivel de honor en el foro bajaria un porcentaje.

Master's Chains
Captura:


¡Aquí están todo lo que me han regalado! Ya no cabe en mi spoiler.

Volver arriba Ir abajo

Re: Un día muy ajetreado

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.