Escondiéndose del Sol

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Escondiéndose del Sol

Mensaje por Invitado el Lun Feb 29, 2016 12:33 am

Fue difícil para ambos hermanos buscar un lugar que se encontrará completamente fuera del alcance del sol, habían pasado bastante caminar entre las sombras y evitando a toda costa los rayos tan dañinos para ellos, más encontraron lo que buscaban con mucho trabajo el lugar más adecuado para protegerse y que mejor que una biblioteca para ello.

Con unos cuantos pasos por parte de ambos, terminaron en un rincón de la biblioteca, cual por lo visto era el más oscuro y perfecto para mantenerse lejos de todo peligro relacionado con el sol. Una vez sentados en un pequeño silencio, la chica decidió ir a buscar algún libro puesto que si ya estaba en tal lugar debía sacar provecho de ello; por otro lado, el chico se quedó sentado observando a su hermana desde lejos, ciertamente siempre estaría al pendiente de ella sin importar que sucediera.

-¿Te vas a quedar ahí sin hacer nada?- habló Sadako una vez que había encontrado un libro y ya justo al lado de su hermano, era uno bastante grande a decir verdad, le dejó frente a su gemelo y una vez más se alejó buscando otro libro.

Ryu la miró con curiosidad y pronto puso sus manos sobre el libro, hacia tiempo que no veía libros de ese tamaño en lugares como eso, a pesar de que quería estar al pendiente de su hermana pero el libro frente a él demandaba su atención y optó por mirar a Sadako por el rabillo del ojo a la vez que abría el libro que se le había entregado.

-No te vayas muy lejos Sadako- dijo el más joven de los gemelos ya mirando por completo dicho libro y escuchando atento a todo lo que fuera a suceder a los alrededores de su hermana, más la lectura le invitaba a seguir sumergido en ella.

Su hermana le estaba llamando para pedirle ayuda con un libro que estaba lejos del alcance de ella, pero existía las posibilidad de que su hermano lo alcanzara con menor esfuerzo al que ella había hecho hace algunos minutos. Miró a todos lados para ver si había alguien que le ayudara, no era buena comunicándose con otros pero parecía que en esos momentos no contaría con ayuda de su hermano.

*Aquí voy, trataré de "socializar" un poco*- Pensó Sadako comenzando a buscar ayuda por los pasillos cercanos a donde el libro se encontraba.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Escondiéndose del Sol

Mensaje por Subaru Hayashi el Lun Feb 29, 2016 3:29 am

No llevaba mucho tiempo en el instituto y ya se estaba cansando de él. Salió del aula tan pronto el profesor dio por finalizada la clase y comenzó a atravesar los pasillos... o al menos eso hizo hasta que una mirada por la ventana le indicó que si salía del edificio se encontraría en problemas: el sol iluminaba con candencia el despejado cielo de aquella tarde -Tsk... maldito astro luminoso- murmuró mientras se dirigía a la sala de música con la intensión de pasar ahí el resto del día hasta que obscureciera lo suficiente como para marcharse a casa. Debió haberle hecho caso a Tsu cuando, en la mañana, ella le sugirió llevara una sombrilla o ropa más cubierta.
Caminó por los pasillos, concentrándose siempre en permanecer alejado de las ventanas donde los rayos del sol no fueran directos. Se detuvo frente a la sala de música y abrió la puerta con fuerza, golpeándola con la pared de la parte de atrás. Su rostro cambió por un instante de molesto a sorprendido y luego a avergonzado para de inmediato volver a su original molestia -¡¿Por qué coño están todos ustedes aquí?!- gritó exasperado a unos alumnos de primero que ensayaban con un clarinete, una flauta y un oboe. -P-Pues es martes... T-tenemos sesión en e-el club de música- logró decir uno de los tres entre balbuceos. El albino exhaló molesto y se retiró del lugar, dando un portazo que retumbó en las paredes al marcharse.
El sol no parecía descender aún, por lo que decidió entrar a la biblioteca y quedarse ahí hasta que le fuera posible irse a casa. Se dirigió a los sillones del fondo y se tiró ahí a dormir un rato. No se dió cuenta de cuanto tiempo había pasado al despertarse poco después, quizás solo una hora y algo más. Se revolvió la blanca mata de pelo y decidió recorrer los pasillos en busca de un libro para leer mientras pasaba el rato. Las secciones de mates y poesía no llamaron su atención para nada, por lo que se dirigió a las de historia; revisó superficialmente y no encontró nada de su agrado, pasando esta vez a la literatura novelística. Subaru comenzó a leer velozmente los títulos de los libros ahí clasificados percatándose de uno particularmente curioso, un libro de lomo blanco, algo descuidado y maltratado. Rosas de plata... leyó el titulo y se encaminó de nuevo hasta la zona de lectura. A medio pasillo vio a un chico sentado en el suelo, absorto en un libro; se molestó porque estorbaba un poco en el camino, pero decidió ignorarlo y simplemente dar un paso sobre sus piernas para saltarlo.
Casi había llegado a los mullidos sillones cuando se percató de que una chica intentaba alcanzar un libro colocado en una repisa algo elevada Tsk... que molestia dijo mientras se sentaba y comenzaba con su lectura. No pudo concentrarse, pues la chica continuaba saltando a intentos de alcanzar el libro; se puso de pie y se acercó a ella -Oi.. ¿Cuál es el libro que quieres alcanzar?- le preguntó serio. Esperó a que ella lo señalara y levantó el brazo, tomándolo sin problema alguno y entregándoselo. Le miró la cara y se sorprendió por un momento -Hey... eres igual al chico del suelo...-

Volver arriba Ir abajo

Re: Escondiéndose del Sol

Mensaje por Invitado el Mar Mar 01, 2016 12:48 am

Con el libro ya en sus manos, Sadako miro por unos momentos a la persona que le había ayudado y que se trataba de un joven de cabello blanco, más alto que ella y su hermano; eso era algo seguro, en un acto de no saber qué hacía, llevo el libro a su pecho y bajo la mirada al suelo. En ese momento deseaba que su hermano pudiese intervenir por ella y le ayudara, más parecía que el libro era mucho más importante que ella en ese preciso instante-

-Gracias…-titubeo al momento de hablar con el chico, con un tono de voz muy bajo y que incluso ella dudaba de que le haya escuchado en lo más mínimo. Miro de reojo a su hermano una vez más, tenía la esperanza de que su hermano se diera cuenta de las miradas que ella le lanzaba y que se levantara de su lugar, pero no parecía funcionar –Es mi hermano…- dijo una vez con ese tono tan suave y débil, ella misma sentía que ni escucharse podía y si ella no se escuchaba, claro estaba que el chico frente a ella tampoco lo haría. Con aquel silencio que se había causado, la chica no sabía que más hacer por lo que sin más que decir o realizar, salió caminando bastante rápido con dirección a su hermano que todo ese rato parecida no apartar su vista de dicho libro y que Sadako comenzaba arrepentirse de haber mostrado tal libro a su hermano, pero no era momento para eso.

Con su pie derecho comenzó a empujar de forma suave y a la vez rápida el brazo de su hermano, y causo una respuesta de este de manera inmediata –¿Qué?- pregunto alejando por fin sus ojos del libro por primera vez en todo el tiempo que ella había buscado su atención, pasaron unos minutos que casi no fueron notorios y Ryu de inmediato comprendió el lenguaje silencioso de su hermana, además de que la cara que ella tenía hablaba demasiado para que él fuera capaz de entender. Miro que la persona más cercana a esa área era un chico de cabello blanco, miro una vez más a su hermana y se rio en voz baja de la actitud de su gemela ante la idea de hablar con otros para entablar cualquier tipo de relación.
Ryu se levantó del piso y con unos cuantos pasos se puso frente al chico con el cual su hermana se había encontrado, por el otro lado Sadako le seguía pero a una distancia considerable y como si se escondiera de la vista del albino. –Gracias por ayudar a mi hermana- hablo con un tono tranquilo y una voz mucho más fuerte que la de su hermana, claramente este tenía más confianza en cuando a hablar con otras personas.  -Lamento si te molesto, en parte es mi culpa…- agrego con cierta vergüenza pero rápidamente hizo de lado.

Sadako se acercó con lentitud y miro al chico sobre el hombro de su hermano con timidez, aún tenía el libro en sus manos, más aparte el que su hermano momentos antes leía y que le había entregado antes de hablar con el chico.  –¿Cómo te llamas?, nosotros somos Ryu y Sadako Hattori- hablo tartamudeando un poco, más claro y cuando dijo el nombre de su hermano le señalo colocando su mano izquierda sobre el hombro derecho de su hermano. Tal acción sorprendió a su gemelo, ya que ella muy difícil era quien presentaba a ambos, usualmente era algo que él hacia pero lo dejo pasar, después de todo tenía que dejar que ella aprendiera a hablar con otros sin necesidad de que él interviniera siempre.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Escondiéndose del Sol

Mensaje por Subaru Hayashi el Mar Mar 01, 2016 4:18 am

Permaneció callado un momento analizando las reacciones de la chica frente suyo. Ella permanecía inmóvil mirando al suelo, como si estuviera asustada de hablar Tsk.... joder, tanto miedo doy? estuvo a punto de marcharse cuando la escuchó murmurar un débil "Gracias", apenas audible en realidad. así que ¿el chico del pasillo contiguo era su hermano? ya lo sospechaba -Se parecen mucho- fue lo único que respondió a ella, manteniendo un tono de voz serio y calmado.
La vio caminar en dirección a su pariente y Subaru se quedó de pie, sin moverse. Simplemente decidió abrir el libro que tomó minutos antes y comenzar a ojearlo sin prestarle mucho interés, o al menos así fue hasta que una frase a media página llamó su atención No existe tal cosa como un final... nadie puede decidir como el destino afecta a los demás. Permaneció inmóvil por un momento, analizando el verso que recién había leído; en eso estaba cuando una voz masculina y serena lo distrajo. Levantó la vista y se topó con el chico que previamente leía sentado en el pasillo; detrás de él, la chica permanecía a corto espacio, como queriendo ocultarse. Se encogió de hombros -Que va... la única culpa que tienes es la de tapar el pasillo leyendo en el piso- agregó al final, serio. No buscaba hacer enojar al chico, por lo que no lo dijo a modo de reclamo, sólo como sugerencia de que no debía hacerlo.
Hizo ademán de irse, pero la suave voz de la chica, esta vez con un mayor volumen, lo detuvo. Se volvió hacia ella - Subaru Hayashi- respondió mientras inclinaba ligeramente la cabeza, como tradicionalmente hacía su familia a la hora de presentarse. Levantó la vista hacia los ojos de ambos, eran bastante parecidos; olfateo un poco y pudo reconocer su  sangre, al parecer aquellos hermanos compartían su especie. A simple vista se veían bastante unidos, quizás fuera por el hecho de tener personalidades distintas; hasta ahora había notado que la chica era terca (por como había saltado por el libro) y aún así bastante tímida o asocial. El chico, Ryu, parecía mucho más tranquilo en las relaciones con los demás y se veía bastante apegado a ella. O al menos eso fue lo que el albino pudo intuir.
Se creó un silencio incómodo, pues Subaru no estaba acostumbrado a estar en compañía de otras personas y no sabía como retirarse. Eso pensaba cuando una chica de cabellos castaños pasó por ahí corriendo, al parecer intentando alcanzar a una amiga. Sin fijarse mucho, aquella extraña apoyó su peso en uno de los libreros al dar la vuelta, causando que este se tambaleara y por consiguiente cayeran algunos libros de la parte superior. El albino recibió el impacto de dos mientras un tercero iba a dar a la cabeza del que se había presentado como Ryu -Tsk... maldición- se sobó la cabeza al tiempo que se encorvaba a recoger los tomos derribados. Al colocarlos de nuevo en su sitió se percató del título que leía el contrario -Oye... ese libro ya lo he leído... ¿Lo has elegido tu?- comentó buscando tema de conversación.
Subaru caminó un poco hacia la zona de lectura, mientras con una mano sujetaba su propio libro cerrado (separando con el índice la pagina que le había gustado) y con la otra jugueteaba con la llave que pendía de su cuello. Decidió acercarse a la ventana para analizar cuanto tiempo faltaba para que oscureciese. Para su desagrado, comprobó que faltaba un buen rato. El albino sacó su móvil y revisó la hora: 6:45 pm -Maldito sol- murmuró en voz baja. Las clases habían terminado hacía casi tres horas y el seguía en el instituto, encerrado en la biblioteca. De seguro Tsu le daría un sermón por llegar tarde, no tanto por el hecho de hacerlo, más bien porque él se había quedado con su bolsa de caramelos durante el almuerzo. Eso la pondría furiosa.
Se giró a los gemelos, era raro encontrarse con otro par y aun más de la misma raza; antaño había muchos mitos de que este suceso ocasionaba grandes desastres o era símbolo de un buen porvenir. Subaru no tenía idea que parte sería cierta si acaso lo era -Se ve que son unidos....- Les dijo, manteniendo su semblante típico -No se cómo lo hacen, debe ser por sus personalidades complementarias-. se notaba que él era alguien de pocas palabras, pero decidió que hablar con ellos seria una buena manera de aguantar la hora y media restante para que oscureciera. Después de todo, supuso que los tres estaban ahí por la misma razón.

Volver arriba Ir abajo

Re: Escondiéndose del Sol

Mensaje por Invitado el Dom Mar 06, 2016 2:21 am

Fue tan rápido lo sucedido que Ryu recibió un golpe en la cabeza y después de levantarlo, comenzó a pasar su mano sobre su cabeza... Tal vez el dolor no sería algo de qué quejarse pero había sido capaz de sentir tal cosa, notó como su hermana se preocupó de inmediato al presenciar tal suceso, el vampiro notó como la expresión de su hermana cambio muy rápido, de aquella tranquila hasta una de molestia pero ella no hizo demasiado por lo que se sorprendió por el auto control de su hermana.

-Estúpidas chicas y sus prisas -murmuro con cierto tono de fastidio en su voz, luego su vista fue dirigida al albino que pronto notó que su hermana parecía pensar mucho sobre algo que seguro y había notado, poco después el supo de que se trataba y ahora entendía que tenían el mismo problema... –¿Están bien?- preguntó Sadako tanto a su hermano como al otro chico por lo sucedido.

Ryu asintió en respuesta y luego su mirada bajo al libro que su hermana le había dado hace algunos momentos atrás –¿Este?, a ser sincero Sadako lo escogió y me lo dio pero de lo que he leído parece agradable - respondió para luego regresar su vista al chico quien por lo visto pasaba algo de tiempo por aquel lugar, tal vez no sería alguien que este por esos lugares todo el día o todos los días pero se podía decir que era alguien que pasaba por ese lugar y leía cosas interesantes, después de todo el libro que Ryu tenía en ese momento era de esos que por más que quieras dejar la lectura es como si te invitara a seguir explorando en sus páginas.

Por otro lado Sadako, se había movido muy rápido y estaba sentada en una silla perteneciente a la mesa algo cercana al punto, aprovechando a leer un poco del libro que gracias al albino pudo obtener. –Alguien tiene que cuidar de Ryu, después de todo soy la única que puede hacerse cargo- respondió la mayor de los dos con un tono algo burlón que se dirigía a su hermano, aunque por su forma de ser parecía ser la más joven de ambos más solo era un engaño debido a su tamaño y otras características que le daban a ella el papel  de la menor cuando no era así. El chico de cabello oscuro giro su vista para hacer frente a su hermana quien solo respondió al gesto de molestia de su hermano con una sonrisa suave y que sobre todo mostraba la burla dentro de ello, ganado que su hermano negara con la cabeza y luego su mirada regresara al albino con el cual se encontraban hablando.
-No le hagas caso a Sadako, ella no es tan sincera…- añadió el menor con cierta vergüenza en su tono, además de que a veces dicha chica no era tan honesta como parecía ser, pero esta vez el estaba cubriéndose un poco pues su hermana le estaba haciendo parecer muy pequeño como para saber qué es lo que hacía.

Mientras eso sucedía, una vez más las chicas que estaban en la biblioteca pasaron cerca una vez más, pero como una estaba corriendo termino tropezando con sus propios pasos y terminar en el piso por su torpeza, además de su prisa sin sentido. Sadako al ver todo eso no pudo evitar un poco a la vez que murmuraba algo sobre el karma, inclusive ella cubría la sonrisa en su cara con el libro que tenía en sus manos.

-Shh, te va a pasar algo- bromeo con su hermana por lo que había sucedido, mas esta le ignoro y siguió riendo entre dientes a la situación pero no había mucho que él pudiera hacer al respecto pues su hermana era así, reír de las desgracias o sufrimiento ajeno, por su lado era más respetuoso… solo se burlaría si la persona se lo mereciera.  –No, eso no sucederá… recibió lo que merecía. Tu sabes, karma y no seas mentiroso, eso no es amable cuando estás hablando con otras personas ¿verdad?- hablo un poco más suave para evitar ser escuchada por la chica quien ya estaba alejándose del lugar y cuando empezó a hablar de su hermano lo hizo con un tono juguetón, pero a su vez parecía regañar al menor.

-Sadako- se quejo Ryu, usualmente su hermana si le decía algunas cosas sobre su comportamiento como todo hermano mayor al menor, pero no siempre lo hacia a veces hasta le perdonaba lo que hacía e ignoraba sus conductas pero en esa ocasión parecía divertirle a su hermana mucho mas el decirle algo sobre su conducta.

-¿No a veces es natural llevarte bien con alguien de tu familia?- preguntó la chica al vampiro que les acompañaba a ellos, después de todo se le hacía extraño que dicho albino no entendiera como es que ella y Ryu se llevaban tan bien. Aunque por lo que ella podía pensar era que, tal vez no estaba en las mismas circunstancias que ellos para apreciar a su hermano tanto, al final Ryu era la única familia que le quedaba. –A veces nos pelamos, pero no puedo estar enojada por mucho tiempo al final sigue siendo mi hermano, aunque a veces por mi mente pasen miles de ideas-añadió un poco antes de continuar leyendo un poco del libro que tenía en sus manos, aunque en realidad nunca había dejado de leer como tal, solo hacia pausas para poder estar atenta a todo.

El chico miro con cierta tristeza a su hermana, podía sentir y además sabia de lo que hablaba su hermana, pero sobre todo comprendía el punto sobre el cual hablaba su hermana y recordaba que ella era la única que podría considerar como familia.

-Supongo que es cosa de cada quién el ser como eres con las personas o no. Tal vez es por lo que hemos pasado juntos- complemento el chico lo que su hermana decía pues el tan solo recordar todo lo que habían pasado hasta ahora, era la razón de  la cual ellos pudieran ser capaces de formar ese vinculo tan estrecho y que seguro cualquier persona formaría si se pasara por lo mismo que los gemelos.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Escondiéndose del Sol

Mensaje por Subaru Hayashi el Mar Mar 08, 2016 1:18 am

De nueva cuenta, fue la castaña la que rompió la relativa paz en que se encontraban, no pudiendo evitar él mostrar una sonrisa ladeada cuando la chica se dio de bruces en el suelo alfombrado del lugar. Subaru se sintió un completo extraño cuando escucho a los gemelos llevar su conversación entre divertida y acusadora: bromeaban,  "discutían" y ambos reían. ¿Qué si era natural llevarse bien con su familia? él no tenía idea, la persona que más quería en el mundo le había demostrado ser alguien malvado y descerebrado. Con Tsu casi no se llevaba, pues las discusiones entre ellos eran tan constantes que costaba llevar un cuenta exacta de ellas... quizás lo único que las media era la cantidad de dinero que debían invertir en reconstruir paredes y reparar muebles dañados. El resto de su familia (o al menos lo que quedaba de ella) era un completo asco; una jerarquía guiada por el poder, la crueldad y el dinero. -Supongo que debe serlo...- respondió serio -No estoy seguro de si las discusiones que mencionas puedan definirse como tal, pero entiendo tu concepto- concluyó y fingió leer su libro, analizando las palabras de la chica. Ser hermanos era bueno, pero no sabría decir si se le podía llamar "hermano" a alguien que apenas conocías.
Ryu ahora le decía que las cosas que ambos superaron juntos es lo que los había unido, ¿Es que el y Tsu aún necesitaban estar más tiempo juntos?. No es que le desagradara la idea, más bien, era difícil llevarla a cabo: les costaba mucho a ambos llevarse bien por completo porque, para desgracia de los dos, tenían exactamente el mismo carácter. A pesar de ser hermanos, eran desconocidos. ¿Qué cosas habrían pasado los de ojos ámbares para ser así? no pudo evitar invadirse por esa curiosidad y al final terminó por cuestionarlo, después de todo, debía pasar el resto de la tarde ahí. -Lo dices como si hubieran superado una batalla o algo peor... ¿Qué fue exactamente?-
No sabía si alguno de ellos le respondería o no; quizás se tratara de cosas cotidianas, como el divorcio de sus padres o alguna enfermedad (cosa que dudaba un poco siendo ellos vampiros); tampoco sabía si era algo más fuerte o íntimo, en todo caso, no le importaría que la pregunta quedara en el aire. Reabrió su libro y buscó la frase que le había gustado, por lo que había leído hasta ahora, la historia giraba en torno a una promesa que no debía romperse.
Levantó la vista, cruzando su mirada escarlata con la ambarina de los gemelos frente a él. Se sentía incómodo, pero no había manera de salir hasta que el sol descendiera por completo. El estar con esos jóvenes le hacía sentir una revuelta de emociones encrucijadas, que se movían de alegres a tristes, luego a coléricas y después a reflexivas. Quizás Tsu se hubiera sentido igual de estar en la misma situación.... aunque probablemente ella no lo estaría por llevar siempre su sombrilla.
-Yo también tengo una hermana.... de hecho, es mi gemela- musitó en voz baja, aunque lo suficientemente audible como para que ambos lo escucharan. Se preguntó si ellos conocerían el mito que existía sobre esa situación.

Volver arriba Ir abajo

Re: Escondiéndose del Sol

Mensaje por Invitado el Lun Mar 14, 2016 3:25 am

Sadako se quedo en completo silencio y se mantuvo con el libro en sus manos y aunque si estaba atenta a lo que sucedía ella tomo la decisión de dejar a su hermano hablar con respecto al tema, puesto que ella no podría decir algo como eso puesto que apenas conocía al joven albino que se encontraba con ellos en ese momento, después de todo la chica dudaba bastante y no sabía si dicho joven volvería a encontrarse con ellos, incluso hablar con ellos por lo que dejo de hablar concentrándose en el libro y evitando a toda costa el contacto visual con el de ojos carmesís. *No parece alguien malo, pero no se si se pueda confiar en él al 100% * pensó para si misma la chica mientras leía pero intentaba mirar discretamente a dicho vampiro con ayuda de su libro que al menos podría cubrir algo de su rostro.

La repentina tranquilidad que provenía de la chica rápidamente hizo entender a Ryu que era su responsabilidad el contar lo sucedido o lo menos detallado puesto que conocía a su hermana y que seguro más tarde le regañaba por ser muy inocente y revelar cosas que les causara problemas en otra ocasión.  -Solo diré que por algunas cosas tuvimos que escapar de casa, eso es todo lo que diré por ahora… Con el tiempo tal vez te podamos contar a detalle- dijo el chico de la forma más resumida que podía, al parecer dijo mucho pues sintió como su hermana le miraba de una manera en la que él podía sentir el enojo en ella y que de no ser el lugar en el que estaban, ella ya le hubiese soltado un golpe en la cabeza como regaño. Por suerte solo era una mirada un tanto amenazadora que le advertía el enojo en su hermana.  

Ryu no sabía que hacer, no deseaba acercarse a su hermana porque sabía que esta le daría un golpe por lo que había hecho… Ambos levantaron su vista y miraron hacia donde estaba el albino, sabían que era raro que en vampiros se dieran los gemelos y mucho más que se encontraran otros gemelos. No por nada su familia les trataba de tal manera y que algo como eso sucediera parecía algo de uno a un millón que sucediera, pero al parecer era ese uno de probabilidad que les había tocado.

-Muchos perderán la cabeza si se enteran, dirán que cosas malas pasaran-murmuro la mayor de los gemelos para que solo Subaru y su hermano le escucharan, después de todo en alguna ocasión de la boca de su tía escucho lo raro que eran los gemelos y lo “supuestamente peligroso” que resultaba, el encuentro de dos pares de gemelos entre los rumores. En este caso… lo que pensaba ella era que debían comprobar si era en realidad tan malo lo que podría pasar.

La cara que su hermano tenia era suficiente para que Sadako se diera cuenta que él, nunca había escuchado tal cosa y era bueno; su Tía era una experta en exagerar cosas como esas. Lo único que le inquietaba era si… ¿Sería malo para ellos? O… ¿solo era para los demás? Si era lo primero, claro que estaba preocupada por lo que le fuera a pasar a su hermano, después de todo el menor era su responsabilidad ahora; si era lo segundo… No le importaba en lo más mínimo.

-No entiendo hermana- declaro el más joven y luego miro al otro vampiro, pues tal vez podría darle más detalle sobre lo que su hermana decía y que parecía algo que debería saber y le causaba molestia el no tener conocimiento sobre lo que ahora se convertía en tema de conversación principal.

-¿Por qué no traer caos a los demás? Seguro y es divertido ver sus desgracias- fue lo que la chica dijo al hacer su libro a un lado y comenzando a reír un poco de tan solo pensar en las caras que muchos pondrían al enterarse de la situación.  La chica se quedo observando al otro vampiro ahora sin ocultarse con el libro, después de todo con la revelación hecha, todo lo que estaba por venir sonaba a caos y muchas otras cosas que acompañarían el camino que ahora se presentaba ante ellos.

Todo eso era algo extraño para el menor y que se fastidiaba al ver que su hermana sabia cosas que él no, por lo que en otra ocasión le exigiría a su gemela que le contase todo lo que sabía sin ocultarle nada o de lo contrario se las arreglaría para obtener la mayoría de secretos que su hermana mantenía como una caja fuerte y que para fortuna de Ryu tenía sus maneras de conseguir la llave que le revelaría todo lo que su preciada hermana guardara de él.
-No sé, de es lo que habla mi hermana, pero suena grave… ¿Sera así?- pregunto con curiosidad Ryu mientras cruzaba sus brazos con una mueca de molestia por no estar tan sintonizado con el tema que estaban tocando en ese momento.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Escondiéndose del Sol

Mensaje por Subaru Hayashi el Mar Mar 15, 2016 3:32 am

Siguió hojeando su libro sin prestarle real importancia a las miradas que el par frente a él se lanzaba mutuamente; en realidad no le importaba en lo más mínimo saber que había ocurrido para que ellos se llevaran así, sólo le daba curiosidad su manera tan amigable de relacionarse; se fijaba en el resultado, no en el procedimiento. Sus ojos rojos reflejaron cierta sorpresa al escuchar las palabras del barón, ¿Escapar de casa?; su mirada se posó, discreta, sobre la chica en busca de algún dato más pero pudo darse cuenta de que este detalle ya no se le daría, pues ella reprendía con la vista a su gemelo por lo que recién había dicho, a pesar de ser tan poco. -descuida- dijo sereno -No me interesa saber más- Aunque ben sabía que esta afirmación no era del todo cierta.

No pudo evitar sentirse algo divertido al ver la cara de sorpresa que ambos pusieron cuando él reveló la existencia de Tsu; la chica se veía asombrada y un tanto entretenida por la situación. Por otro lado, Ryu mostraba la confusión en el rostro, cosa que confirmó cuando el oji-ambar preguntó a que se referían. Subaru esperó algunos momentos creyendo que su hermana le aclararía las cosas pero, al ver que ésta solo hacía comentarios aleatorios, decidió ser él quien explicara al contrario. - Escucha: desde que la raza de los vampiros se creó, denotamos (en un principio al menos) ser seres crueles y despiadados, cosa que en realidad somos...- hizo una pausa y le miró a los ojos -Como castigo divino, se nos impuso una maldición: los vampiros no podrían concebir gemelos- buscó mentalmente que palabras utilizar, no quería tener que explicar todo dos veces, menos aún si para ello debía hablar tanto - Esto fue porque  los gemelos comparten lazos que pueden hacer aún más poderosa su especie; sin embargo, la maldición no fue total, causando que cada cierto tiempo y en distintos lugares las familias de esta raza tuvieran dos bebés en un parto-

Subaru se levanto y comenzó a caminar en círculos, mirando cada cierto tiempo a través de los cristales de la ventana: el sol ya no tardaría tanto en ocultarse por completo. Quizás solo media hora más, aproximadamente. Su vista se dirigió de nuevo a la de Ryu, que permanecía en silencio esperando escuchar el resto. Al escucharlo preguntar a su hermana, decidió continuar su "relato" -Ahora diré lo que quieres saber. A partir de todos esos acontecimientos se creó un fuerte mito, aunque en realidad éste tiene dos versiones. La primera: si dos pares de gemelos, siendo ellos vampiros, se encuentran, grandes desgracias caerán sobre lo que los rodea. La segunda es lo contario: si dos pares de vampiros gemelos se encuentran, un buen porvenir está asegurado para su entorno - concluyó mientras se sentaba de nuevo en el mullido sofá. Se sentía algo cansado pues aún no se acostumbraba del todo al horario diurno del instituto.

Subaru se quedó callado un rato más, aguardando la completa asimilación por parte del chico frente a él. Hojeó su libro una vez más en busca de algún otro pasaje de su gusto, pero se detuvo de inmediato al captar un aroma sospechoso en el aire, acompañad de ondas sonoras apenas perceptibles. Miró el reloj en la pared que indicaba las 7:10 de la tarde, a esa hora ya no era posible que algún estudiante siguiera en el instituto. Colocó el dedo índice sobre sus labios para indicarle a los gemelos que guardaran silencio; sus pasos fueron sigilosos y siguió haciendo señas a los gemelos para que lo siguieran hasta la parte más profunda de la biblioteca -Alguien nos está vigilando...- explicó en un susurro -no se quién es y desconozco su raza...-

Se acuclilló, mirando esta vez su móvil para asegurarse de que afuera ya estaría completamente oscuro. Debían permanecer ocultos al menos unos minutos más para evitar problemas -Quedémonos asi un minuto más.... si él no se va, escaparemos-

Volver arriba Ir abajo

Re: Escondiéndose del Sol

Mensaje por Invitado el Sáb Mar 19, 2016 4:17 am

Guardaron silencio, mientras de la forma más sigilosa seguían al albino percatándose así del individuo que estaba espiándoles y que eso comenzaba a molestar a Sadako, nunca había tenido que estar tan al pendiente de que alguien le estuviese escuchando, miro a su hermano que pronto tenía una expresión seria en su rostro, para ambos les era extraño que alguien tratara de espiarles como les sucedía en ese instante y que distintas ideas pasaban por las cabezas de ambos, aun así había solo un pensamiento en común… Darle una lección al intruso.

-Parece que el ratoncito quiere jugar un poco- murmuro a lo bajo la chica mientras de la manera que le fuera más fácil, trata de ver si podía mirar aunque fuese un poco a dicho individuo pero no tenía muchos resultados sus intentos.

-Si, no queda de otra lo más seguro será escapar, no podemos hacer un lio aquí- respondió su hermano y analizando un poco la situación, después de todo no tenían ni idea de la persona que les estaba escuchando era alguien fuerte o débil, además de que no tenían definido si era un chico o chica, había mucho que perder si esa persona o sujeto les atacaba o algo parecido.

Con mucho cuidado se movían para no llamar la atención del misterioso o misteriosa que les estaba espiando, el silencio que habían creado para poder escuchar al individuo fue tanto que podrían ser las ansias de Ryu u otra cosa, pero  creía escuchar como al menos diez estanterías lejos alguien tomaba un libro, como los lápices de alguien tocaban una hoja de algún cuaderno o algo parecido, unos pasos que podían pertenecer a quien les seguía o alguien más no estaba seguro en su totalidad por lo que incluso escuchaba muy claramente la tranquila respiración de su hermana y del albino junto a ellos. Ryu se concentro en la presencia que ahora era bastante clara para él, por un momento eso le trajo problemas pero ahora que podía notar por donde se encontraba y estaba bastante cercano.

* Ya ha pasado el tiempo y no se va, ¿Qué es lo que quiere y quién es?* pensó Ryu haciendo una mueca de fastidio, en esos momentos no quería ningún tipo de problema pero al final parecía que tenían que hacer algo al respecto.

-Es hora de escapar entonces- declaró Sadako mostrando su enojo en su tono de voz, que a pesar de ser tan bajo no podía dejar de notarse que en verdad todo eso le comenzaba a sacar de sus casillas y que ahora no pensaría con claridad si entraban en combate por lo que opto por seguir la sugerencia de Subaru. –¿Qué tienes en mente?- pregunto la chica al albino en voz baja y a su vez, su atención se centraba en el individuo que ahora estaba mucho más interesado en ellos por el repentino silencio.

Cuando Sadako dio un paso pequeño perdió su equilibrio por lo que empezaba a caer y si no recuperaba su estabilidad podría tirar algunos libros que los delatarían, su hermano lo noto y trato de ayudar al poner sus manos sobre la espalda de ella para evitar que se fuera de espaldas, pero ahora todo estaba frente a ella, a pesar de que intentaba mantenerse con la ayuda de Ryu, al final ese apoyo la hacían ir hacia enfrente.  Por lo que por mucho que lo evitara empujo ligeramente a Subaru, pero no se causo tanto ruido como el que los libros hubiesen causado.

-Lo siento, será mejor que avancemos-murmuro una disculpa y comenzó acomodarse para poder salir rápido en cuanto ellos establecieran la señal.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Escondiéndose del Sol

Mensaje por Subaru Hayashi el Vie Abr 08, 2016 3:26 am

Estampó la palma de su mano contra su cara con fastidio, ¿es que ese  par de mocosos no comprendían la situación en que se encontraban? Incluso él mismo, considerándose alguien fuerte y capaz, no se atrevía a hacer frente a un enemigo al que desconocía por completo; aún siendo un excepcional rastreador, se veía incapaz de definir la raza a la que pertenecía su perseguidor. El albino miró de reojo a los gemelos, frunciendo el seño e indicándoles con la mirada no hicieran nada imprudente.

Aguardó oculto por varios minutos más, siendo consciente de que afuera ya estaba oscuro y los alumnos de la escuela comenzaban a irse lentamente, dejándolos solos a ellos y al perseguidor. ¿Qué era lo que ese tipo quería? el ojirojo estaba en expectación... le era desconocido si el extraño lo quería a él por algún mandato de Eleonor, si a quienes buscaba era a los gemelos con su misterioso pasado o si los buscaba por simplemente alguna causa oculta. Escuchó la pregunta de la menor -No lo se... al parecer nos hemos quedado solos en el instituto..- respondió sin mirarla, pues estaba más concentrado en vigilar el inicio del pasillo donde estaban, esperando el contrario no se acercara a esa zona.

Su preocupación por mantenerse ocultos tuvo como resultado el que no se percatara del tropiezo de Sadako, sintiendo después el empujón de ella en la espalda y trastabillando para estabilizarse de nuevo. El sonido de sus botas al fijarse al suelo para mantener el equilibrio hizo que el extraño aguzara sus sentidos; Subaru podía sentir incluso sus pestañeos y sus nervios comenzaron a tensarse cuando se percato de que la persona en cuestión caminaba por los pasillos de adjunto... estaba bastante cerca. -Tsk... tenemos que largarnos ya- les indicó -No estoy seguro de qué busca... pero se que no es bueno.. si nos quedamos más tiempo, será peligroso...- dejo de hablar cuando la madera del corredor de al lado crujió al ser pisada por alguien Maldición....

Hizo un rápido ademán con la cabeza a los gemelos y mostró el número tres con la mano izquierda... siguió el dos y después el uno: echó a correr hacia la salida, concentrándose en fugarse de ahí lo más rápido posible. Pudo ver que la persona que los había seguido era una mujer, envuelta en una capa negra. No se detuvo y siguió corriendo, esquivando los libreros que se interponían en su camino. -¡Corran!- gritó a los gemelos justo antes de alcanzar la puerta y abrirla con velocidad. Esperaba haber perdido a la mujer entre los libreros y aguardo los gemelos no tardaran en darle alcance. No sabía que hacer con aquella extraña situación... notó que en su mano aún llevaba el libro que le había gustado. Debía hacer un plan rápido, antes de que la extraña los atrapara, les preguntaría a los gemelos que creían conveniente hacer... claro, eso una vez ellos salieran de la biblioteca.

leéme:
Perdona por la demora TTwTT tenía mucho trabajo en el colegio y no me había sido posible dedicarme a responder post


Hablo / Pienso / escribo
Tsk.. voy a romperte!!

Volver arriba Ir abajo

Re: Escondiéndose del Sol

Mensaje por Invitado el Mar Ago 09, 2016 12:06 am

Sin mucho que pensar por la situación, además de que ya había demasiada tensión en el ambiente justo en esos momentos, la chica extendió su mano para que el menor la tomara y se dieran algo de confianza entre ellos mismos al menos por un corto lapso de tiempo, respirando ambos de forma muy profunda siendo que ambos sentían escuchar la respiración del otro por el silencio que según ellos podían percibir.
Sin nada más que dudar estos salieron corriendo al ver la señal que el albino les había hecho, ni con la pequeña intención de mirar hacia atrás la chica corría todo lo que sus piernas le permitían y procuraba apretar el agarre en la mano de su hermano para no soltarlo en ningún momento pronto aun cuando le lastimara; por otro lado el vampiro más joven miro discretamente sobre su hombro y con la intención de ver a aquel ser que les seguía para ver a esa mujer que estaba cubriendo lo más posible su rostro.

*¡Maldicion!, si no seguimos nos alcanzara y quien sabe que nos va a pasar a todos* pensó el menor mordiendo su labio ligeramente, olvidando por completo mirar hacia delante y por tal acción solo escucho un leve –Cuidado- por parte de su hermana por lo cual este dirigió su vista hacia al frente y solo alcanzo a moverse un poco golpeando ligeramente uno de los libreros con uno de sus hombros. No se quejo por el golpe, en esos momentos era algo que le preocupaba y además de que el ya no veía a Subaru frente a ellos, por lo cual estaba un poco preocupado pero aun así confiaba ciegamente en que su hermana lo guiaba a la perfección por todo el laberinto de libreros por los cual atravesaban.
Sadako seguía corriendo hacia la salida de la biblioteca, pasando entre los muchos libreros y de forma descontrolada para así despistar a la persona que les seguía y aun estaba aferrándose a la mano de su hermano con toda su fuerza, sin contar el temor de que este saliera lastimado por quedarse atrás o porque esa persona lo atrapara, por lo cual corría a pesar de que cualquier mínimo movimiento le hiciera terminar contra un callejón sin salida o que chocaran con algún librero.

-Ya casi, podemos lograrlo hermana- murmuro Ryu con una sonrisa suave y notando como cada vez la salida estaba mucho más cercana para ellos y con ello sentía un alivio, además de que valía la pena correr para evitar peligros innecesarios para todos. Apretó la mano de su hermana en respuesta y de pronto pudo sentir la energía necesaria para llegar a la puerta, por lo cual termino siendo él quien liderara el camino a la salida sin dificultad alguna, incluso abrió la puerta a velocidad increíble y soltó un suspiro en cuanto pudo ver al albino.

-No sabemos si la perdimos pero debemos continuar con nuestro escape, Sí deseamos tener oportunidad será ahora- hablo suavemente la chica pues no sabía que tanto podría ser posible para su perseguidor escucharles, por lo cual mejor opto por algo mucho más prudente de momento.

Ambos seguían tomados de la mano y tanto el uno como el otro sabía que no debían soltarse ni separarse bajo ninguna circunstancia, más después de todo lo que paso y tampoco sería la primera vez que los alejaran, ¡Claro que no! Era algo que no estaban dispuestos a hacer en ningún momento cercano ni lejano.

-¿Listos?- preguntó el menor preparado para salir corriendo en cuanto fuese acordado pues estaba dispuesto a hacer cualquier cosa para cuidar de su hermana, al menos por primera vez quería ser capaz de protegerla y que no fuera al revés como siempre le había sucedido desde que era un simple niño. Los días de ser el protegido tenían que terminar y le mostraría a su hermana que podía cuidar de ella en cualquier momento como el que atravesaban en ese mismo instante que nunca esperaron experimentar y menos en un lugar así que se veía tan tranquilo o al menos tan neutral como en el que estaban.

Lo siento:
Lamento el no poder responder hasta ahora, pero por cuestiones escolares y personales me ausente y tuve que dejar todo lo que tenia en marcha para estar al corriente con otras cuestiones, pero sin mas dejo respuesta después de mucho.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Escondiéndose del Sol

Mensaje por Subaru Hayashi el Mar Ago 23, 2016 12:19 am

Los minutos trascurrian y un breve sentimiento de ansiedad se apoderaba del albino cuando el par de gemelos no salia  luego de la loca carrera que acababan de llevarse; seguía carcomiendole la duda sobre la identidad de su perseguidora, ademas de por qué exacemte estaba tras él, ellos o... quien fuera, no deberia seguirlos y punto. Por un momento sopeso la idea de volver dentro a por ellos, no porque le importaran bastante, fueran sus amigos intimos o similar, mas bien era por el sentimiento de justicia que tenia desde joven: si la cosa esa iba tras él y los gemelos se veian involucrados innecesariamente, sería su culpa, incluso el que algo llegara a sucederles. Luego de algunos segundos mas, los pelinegros finalmente se dejaron ver; tan pronto atravezaron la puerta, Subaru la cerro y colocó los candados exteriores, que tenian fama de estar encantados por la secretaria de la escuela, una renombrada bruja -Eso deberia darnos al menos unos minutos de ventaja..- murmuró volviendose a los hermanos e iniciando un plan en su cabeza sobre como fugarse del lugar. Probablemente lo mejor seria separarse de ellos y que se fueran cada quien por su lado, asi se liberaban mutuamente y no se involucraban unos a otros... aunque quizás fuera un poco mas peligroso de esa manera -¿Que planean hacer ahor..... - su pregunta quedo en el aire cuando resonó un fuerte golpe en el interior de la biblioteca, siendo eso lo segundo mas impresionante de todo: la presencia y el aroma de su perseguidor se habia extinguido, como si se hubiera transformado  en aire corriente.

Luego de un par de parpadeos confusos en que el Hayashi intento encontrarle sentido a tal hecho, se rindio -Se fue... asi como asi.... ¿Que coño ha sido todo eso?- no podia ocultar su irritación al respecto. La desconocida irrumpia a donde estaban, les asechaba, los perseguía incluso y luego se iba de la nada ¿Era todo? Se preguntaba si habia sido un fantasma o una alusinacion por... no, eso jamas; no habia posibilidad de que tres personas alucinaran con lo mismo. Luego buscaría la manera de encontrar la verdad tras todo aquello -Creo que lo mejor sera que cada uno de nosotros vaya a casa... seria malo si volvemos a toparnosla estando solos- le dijo a los vampiros de ojos claros y luego desvio la morada al libro que sostenia en sus manos.

off-rol:
Hola, descuida por eso, en realidad no pcurre mucho uwu espero que hayas podido arreglar todo lo que debías. Espero no te moleste que mi respuesta sea corta, pero perdi un poco la inspiracion de este tema con el paso de tiempo y no se me ocurría mucho que poner. Dime si deseas edición, luego de cerrar este tema podriamos abrir uno nuevo si lo prefieres n.n


Hablo / Pienso / escribo
Tsk.. voy a romperte!!

Volver arriba Ir abajo

Re: Escondiéndose del Sol

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.