¿A qué hora es el almuerzo? (Priv Kurogame)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿A qué hora es el almuerzo? (Priv Kurogame)

Mensaje por Yumiko Tatsuhisa el Jue Feb 25, 2016 4:51 am

El viento soplaba con ligereza de norte a sur ese cálido día de verano. Algunas nubes se arremolinaban en el cielo sin llegar a nublarlo u obscurecerlo, al contrario, brindaban al mismo una apariencia de paz y serenidad. La joven de cabellos rojos permanecía sentada a la orilla del lago manteniendo una distancia prudente del agua; estaba terriblemente aburrida, por lo que intentaba pasar el tiempo dando vueltas en el pasto y arrancando pedacitos de éste para luego romperlos en fragmentos aún más pequeños. -Ahhhh... que aburrimiento- murmuró para sí misma.
Decidió levantarse y comenzó a caminar al rededor del extenso lago, contando las ranas que saltaban de entre los juncos y la cantidad de veces que estas caían panza arriba. Se acercó para observarlos mejor... grave error. Una de las ranas que había aterrizado de espaldas, en un intento por volver a estabilizarse, dio un salto aun más potente y acabo yendo a parar en el rizado cabello de Yumiko. -Ah!!!... alguien quitemelaaa! quítate quítate quitateeeeee!! - Comenzó a gritar mientras daba vueltas y agitaba la cabeza para quitarse a la rana de encima. Finalmente, el mareado animalito acabó cayendo, la chica lo imitó dejándose caer en el césped de nueva cuenta.  iuuu...Mi cabello debe apestar a rana. Permaneció así por algunos segundos hasta que sintió un ligero peso sobre su abdomen; la pelirroja levantó un poco la cabeza y pudo descubrir que una ardilla estaba parada sobre ella, contemplándola con mirada curiosa. Se quedó quieta cuando el roedor se acercó a su cara y comenzó a pasar sus patitas por sobre sus mejillas y su frente, sólo para después echar a correr.
Yumiko suspiró, no tenia nada mejor que hacer, por lo que decidió perseguir a la ardilla; la siguió y pronto se entretuvo por completo en su juego; el animalito corría, daba vueltas, se ocultaba entre la maleza y luego trepaba arboles, la chica la seguía a corta distancia repitiendo todos sus movimientos. En determinado momento, hallándose sobre la rama de un árbol, Yumiko acorraló a la ardilla, dejándola con la opción de caer de una altura no muy recomendable para la proporción de su cuerpo o dejarse atrapar por la joven que, en realidad, no quería mas que tocarla. La ojiazul estiró la mano para alcanzarla y, en consecuencia, el animal saltó. Justo en ese momento, un hombre muy alto apareció cerca de ahí y saltó en al aire, atrapando a la ardilla con las manos y devorándola en tan solo unos segundos.
-Hey!!! por que has hecho eso?!- Yumiko saltó del árbol para caer frente al extraño sujeto -Yo estaba intentando atraparla primero-

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿A qué hora es el almuerzo? (Priv Kurogame)

Mensaje por Invitado el Lun Mar 14, 2016 7:22 pm

El destino o quizá sus pies le guiaron hasta un lago, él había cerrado sus ojos con total paz y avanzó como si nada, tanto fue el tiempo que pasó caminando que a la par de abrir sus orbes se encontraba frente a sí un hermoso pedazo de agua; y si se lo preguntan, en realidad sí, antes de llegar se golpeo con algunas ramas que a su parecer estaban demasiado cerca del piso, lo que claro, era todo lo contrario, era él quien estaba demasiado lejos del piso, o por lo menos de lo que debe ser una persona normal.

Suspiró satisfecho, a pesar de tener algunas hojas sobre su gorra por los recientes golpes con los arboles (Kuro los llamaría sus eternos enemigos); su olfato pudo captar rápidamente el olor de dos criaturas, una de ellas tenía esencia de dragón pero no conocía el resto de ella, la otra parte era una indefensa criatura, o mejor dicho un buen bocadillo. Si somos sinceros a pesar de percibir éstas demasiado cercanas entre sí no se detuvo a pensar lo que ocurría de por medio, si se estaban correteando de aquí a allá, si eran amigos o lo que fuese, su primer pensamiento fue, ‘’cómetela primera!’’

Se dio a la tarea de correr en cuatro patas para avanzar con más facilidad y en pocos minutos debido a su agitación pudieron notarse sus orejas, garras, cola y colmillos. No tardo en lo absoluto en encontrar a aquellos individuos y al ver que uno de ellos estaba por atrapar al más pequeño sintió que se le desafió, por lo que su reacción fue dar un gran salto de árbol a árbol atrapando al roedor entre sus fauces y devorándole de una.

El otro ser en cuestión era una chica quien estaba molesta por lo que Kuro hizo, y éste con la cola de la ardilla fuera de su boca tuvo que absorberla casi al estilo ‘’comiendo spagheti’’ y cuando termino con ella abrió sus labios para articular palabras.
–Eh? Oh! Lo siento! Pero el que se duerme, pierde!- Sus palabras fueron expresadas con una sonrisa de oreja a oreja, no notaba que lo había hecho estaba mal, pero siempre fue así, el mejor siempre gana, no? Claro, que a diferencia de la gran mayoría el licántropo no era un engreído, entonces al hablar con él los demás se mostraban más tolerantes por su extrovertida actitud. –No te enojes- La tuteo divertido –Cacemos otra, y esa es toda tuya!- La golpeo en la espalda con un toque humorístico y amistoso.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿A qué hora es el almuerzo? (Priv Kurogame)

Mensaje por Yumiko Tatsuhisa el Jue Mar 17, 2016 7:43 pm

Una curiosa sorpresa la invadió al darse cuenta de la alegre actitud de aquel hombre, quien debía ser algún tipo de lobo o can según las características  facciones que portaba, fijándose en la peluda cola y en las orejas sobre su cabeza. -Yo no estoy enojada- aclaró mientras se quitaba algunas ramitas del cabello, basura que se había quedado enredada al perseguir a la ardilla entre la maleza -¡Pero pobre ardilla! Yo no me la comí porque se veía adorable y tú si lo hiciste- completó en un tono entre bromista y acusador, después de todo, el contrario no le había hecho nada en realidad. Escuchó su propuesta animada, sintiendo el empujón en la espalda: en verdad era una buena idea. Si bien, no estaba muy segura de que iba a hacer cuando tuviera la ardilla, creía que sería una mejor manera de pasar el tiempo que sólo sentarse a esperar que cayera la tarde y, posteriormente, la noche. -Uhmm.. ¡vale! ¡Busquemos otra ardilla! Si no me da hambre quizás luego la pueda tener de mascota- bromeó, aunque el dato era cierto: su instinto "reptil" le obligaba a comer ese tipo de cosas de vez en cuando, pero ella prefería la comida normal ciento veinte mil veces más -A no ser que te la comas tú, ¿verdad?- le sonrió para luego picarle el brazo con un dedo.

Yumiko tenía esa característica: era extremadamente amigable, tendiendo a confiar en que todo mundo era buena persona y que la diversión no debía discriminar a nadie. Observó el estanque y la pequeña zona de bosque a su alrededor, intentando establecer una estrategia para encontrar y atrapar otra ardilla... aunque suponía que el contrario la encontraría sin siquiera esforzarse -veamos, grandulón- le dijo en juego, aunque en realidad ella misma no era tan bajita -¿Dónde hay una ardilla? o.. ¡Tengo otra idea!- cambió de tema cuando su estómago le indicó, a través de un gruñido, que comenzaba a darle hambre -¡Hagamos una competencia!: quien atrape más ardillas y/o conejos, gana y el perdedor deberá invitarle el almerzo- Clavó sus ojos azules en los de él al tiempo que extendía su mano -¿aceptas, amm....? - guardó silencio, pues en realidad no tenía idea de cuál era su nombre.


La competencia dio inicio, corriendo ella hacia el oriente mientras el hombre corría hacia el lado opuesto. La pelirroja saltó hacía un árbol, caminando entre las ramas cada que revisaba los agujeros en busca de ardillas, encontrando en su lugar nidos de aves, escondites de bellotas y simplemente gusanos e insectos en otras ocasiones, en las cuales se alejaba algo asqueada. Su primer presa la capturo cuando descendía de un tronco, avistándola en una rama cercana y saltando por ella; un conejo que abandonó su madriguera fue el siguiente objetivo de la joven que, sin perder tiempo, corrió en su búsqueda. La hora y media que previamente habían acordado como plazo se cumplió, volviendo ella al lugar de inició y llamándole -¡¡¡Grandote!!! ¡el tiempo se acabó!-

Yumiko colocó en el suelo las presas que había atrapado en hilera: eran 5 ardillas y 6 conejos. Veamos si le gana a esto pensó a la espera de que su "contrincante" terminara de revisar su propia caza.

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿A qué hora es el almuerzo? (Priv Kurogame)

Mensaje por Invitado el Sáb Abr 16, 2016 8:44 pm

La chica fue a sus ojos un tanto rara, a pesar de que fue él quien terminó con la ardilla entre su boca y fue claramente devorada; los cambios de humor en las féminas eran todo un espectáculo, pensar que hacía muchísimo tiempo no veía sentimientos de esa clase en nadie, porque inclusive convivía con hombres sin embargo estos eran difícil de molestar o hacer cambiar su carácter de un repente, por otro lado con la única chica con la que convivió en más de un siglo era apacible, calmada, y muy rara vez tierna, pero no tierna de aquellas que te dan flores, te dicen ‘’te amo’’ ‘’te necesito’’ o media cursilería, no, era de esas mujeres que te sonreían con calidez cuando hacías algo bien, o te daban palabras de aliento cuando fallabas; La dragona fue bastante rápida.

3 o 4 cambios podía contar Kurogame en aquellos escasos minutos en los que había cambiado su personalidad, primero, fue algo agresiva, debido a lo que el licántropo se comió al roedor que según él, ella estaba cazando, segundo fue aquel que se mostró un tanto emocionada por tener su propia ardilla tras la disculpa de éste, tercero, cuando le dio por ponerse competitiva para ver quien cazaba más animales, y es que en el pensamiento de Kuro no llegó a creer que eso pasaría, porque fueron cambios tan drásticos que en su rostro se dibujó una cara de confusión cuando la contraria salió corriendo, pues aún no había terminado de analizar la situación, no obstante al prácticamente haber aceptado la competencia por no responder tuvo que ponerse en marcha.

Al cabo de haberse alejado de la chica se notó su transformación en un completo licántropo, era bastante grande alcanzando poco más de los 5 metros, y siendo esto una gran ventaja para sí, termino por cavar en una madriguera donde por mera suerte encontró unos 7 conejos, al parecer la familia había tenido nuevos integrantes, seguido de eso comenzó a andarse por los árboles más grandes que pudieran soportar todo el peso que alguien de su medida tuviera, y alcanzando entre sus fauces otras 7, todas eran las llamadas ardillas voladoras, las cuales fueron más torpes que las comunes, debido a que las últimas mencionadas se escurrían entre sus patas y le era casi imposible atraparlas, pero aquellas que saltaban de árbol en árbol con gran altura y espacio entre las plantas eran más fáciles de conseguir, ya que en el aire no podían evitar ni hacer nada, y fue así como finalmente pasado el lapso de tiempo se dio por regresar con la chica que prácticamente le llamaba grandote.

Antes de volver, se transformó en su versión humanoide y recogió la gorra que en un principio había caído de su cabeza cuando le arrebató la primera ardilla a la pelirroja, una vez allí colocó sus presas en el suelo contándose lo que había cazado él, y lo que ella cazó. Él tuvo un número de ardillas y un número de conejos que coincidían 7 y 7 que a sus ojos fueron pocos, pudo haber cazado más si estuviese acostumbrado a ese bosque, y la chica por su parte, 5 y 6, el ganador estaba siendo claro, no obstante… Kurogame no permitiría que la chica pagase todo lo que él comiera, que probablemente sería mucho.
–Gané!- Hizo una pose triunfadora, la cual era más significativa por haber ganado que el hecho de tener que ir por comida (aunque amase la comida, claro).
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿A qué hora es el almuerzo? (Priv Kurogame)

Mensaje por Yumiko Tatsuhisa el Sáb Jul 02, 2016 5:37 pm

La pelirroja aguardó a que su "contrincante" llegara con la cacería, tarareando un poco para entretenerse mientras el suceso tenía lugar, cosa que no demoró mas que algunos segundos. Yumiko apreció al altísimo hombre llegar con sus presas y colocarlas en el suelo cerca de las propias; con mirada veloz, evaluó la cantidad de ambos y sintió una gota formarse en su cabeza al ver que la pasaba por un dos ardillas y un conejo -Rayos, he perdido- chasqueó los dedos con la zurda -Bueno ¿que más da?- se encogió de hombros y se encaminó a la orilla del lago, donde había dejado su mochila al comenzar a perseguir la ardilla que el otro probablemente ya estaría digiriendo.


La joven híbrida se acercó de vuelta al contrario -Bien, señor grandote, soy una persona que cumple su palabra así que dime ¿Que te apetece comer?- le sonrió esperando su respuesta, dándose cuenta entonces de que no se había presentado con el mayor y que tampoco sabía siquiera cuál era su nombre; por ello, se acercó hasta quedar a un metro de distancia y le tendió la mano con el propósito de estrechar la de él - Mi nombre es Yumiko, Yumiko Tatsuhisa- volvió a sonreír -¿Cómo te llamas tu?-.


El día estaba siendo de lo más entretenido para la ojiazul: había despertado de buena gana en la mañana y, al llegar a la escuela se topó con que las clases habían sido suspendidas por la instalación de un nuevo sistema eléctrico; eso fue motivo más que suficiente para que la joven diera un paseo por las calles cercanas al colegio; había comprado un cómic que llevaba queriendo bastante tiempo y algunos paquetes de galletas y chucherías, como papas fritas, golosinas y demás. Por ese motivo, su mochila estaba llena y no dudó ni un instante en sacar uno de los paquetes de papas para ofrecerle al más alto en lo que llegaban al local de comida a donde irían. Mientras caminaban, Yumiko iba quitando de sus revueltos cabellos algunas ramas y hojas que se le habían adherido durante el anterior juego, así como pequeños nudos que se formaban en las hebras rojas por el movimiento natural de la joven -¿Sabes?- intentó buscar conversación con el contrario -Me pareces bastante familiar y siento que ya te había visto antes aunque... uhmm... no se... no recuerdo dónde o si realmente eras tú- llevó la zurda a su barbilla pensativa -Dime, ¿Vives aquí, en la capital? o ¿Vienes de otra parte?- intentaba acordarse de si realmente la cara del hombre era la que ella había visto o si lo estaba confundiendo con alguien más; era bastante probable que quizá solo le recordara a otra persona y ella estuviera relacionándolo o, por otra parte, pudo haberlo visto cuando vivía con sus padres fuera de la capital. Eso no lo sabría hasta que el otro le respondiera.


No se percató de cuanto avanzaron o a dónde habían llegado hasta que vio que la vegetación bajo sus pies iba disminuyendo en frondosidad, reduciéndose a pasto solamente y, después, comenzando a ser suplido por pavimento. Los arboles habían seguido la misma transformación descendiente y pasaron de ser abundantes a escasos, quedando distribuidos en algunas jardineras de las aceras o frente a los establecimientos comerciales a modo de decoración. La pelirroja volvió la cabeza por el camino que venían y se enteró de que realmente el lago no estaba tan lejos; si bien, ya no podía verlo, reconocía la zona por la que había llegado a él. En un primer momento, no comprendió como es que habían tardado "tanto" (quizás su impaciencia le había hecho el camino eterno) en llegar; probablemente solo habían rodeado por otro camino en lugar de avanzar en linea recta ¿Quien sabe?.

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿A qué hora es el almuerzo? (Priv Kurogame)

Mensaje por Invitado el Sáb Jul 02, 2016 8:49 pm

La buena actitud de la joven ante su derrota, fue agradable a la vista, podía sentir una buena vibra de ella,  algo que había notado en muy pocas personas desde que llegó ahí. –Eh qué? Ah, mi nombre.- Se rió un poco de la estupidez que cometió mientras pensaba en lo agradable que era, en seguida estrechó su mano contra la de ésta y sonrió. –Mi nombre es Kurogame.- Kurogame Kuyaku, más no mencionó su apellido, la cosa era simple, él siempre recordaba a su familia, y saber que estaba muerta le causaba mucha pena, sin embargo no era ese el motivo para dejar de nombrar su apellido, la cosa era, desde que abandonó su familia hacía ya muchísimo tiempo, se le prohibía volver a utilizar su nombre completo, debido a que había renunciado a su clan, también para no revelar su identidad o dar más información de la debida, claro que a estas alturas, ya no importa con suerte sólo estaban él y su pariente.

-No voy a permitir que pagues todo, porque si soy sincero con tu dinero no nos alcanzará para los dos, así que será mitad y mitad, por cierto, mucho gusto.- Aclaro en la siguiente línea dicha empezando a caminar también, la única cosa que iba a hacer por su victoria sería elegir el restaurante a donde comerían, porque venga, sino de nada había servido competir entre ellos haciendo una apuesta, aunque claro, por el placer de ganar, lo que sea. –Mira yo quiero comer bisonte, o venado, y conozco un muy buen restaurante donde además de eso también sirven una rata de campo que mmm, esta para chuparse los dedos, dado que gané me doy el lujo de elegir donde comer.- Hacía un ademán de besar la punta de sus dedos diciendo que era algo prácticamente exquisito.

Rápidamente el ambiente se transformó en una ciudad, con todos sus ruidos, sus olores, sus colores y sus diferentes personas, él caminaba como si nada escuchando las preguntas de la contraria, vaya que era muy curiosa, pero él por su parte dudaba haberla visto en alguna otra ocasión algo a destacar de Kuro era su buena memoria ante personas que le interesaban o bien que le causaban conflictos con sus múltiples personalidades, según éste.
–La verdad aún soy algo nuevo por aquí, pero no recuerdo haberte visto jamás, cosa que hubiese recordado porque oye, destacas por tu…. Por tu… este, por tu cabello pelirrojo y rizado.- estuvo a punto de mencionar su curiosa forma de cambiar de animo cada tantos segundos, sin embargo en pos de no saber si se ofendería decidió ahorrárselo y decir cualquier otra estupidez.

-Oh! Ya llegamos!- dijo jalando a la chica de uno de sus brazos para introducirla a un restaurante con una pinta algo peculiar, rustica, por decirlo así, donde la comida era bastante más carne que cualquier otra cosa, aunque eso sí, destaquemos que Kurogame tenía razón, olía demasiado bien como para que la comida no fuese sabrosa.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿A qué hora es el almuerzo? (Priv Kurogame)

Mensaje por Yumiko Tatsuhisa el Lun Ago 08, 2016 6:48 am

Alzó una ceja -¿Acaso insinúas que no tengo con qué pagar?- preguntó divertida, reconsiderando su propia cuestión porque... bueno, probablemente él hombre comía bastante y ella misma no era de las que se conformaba con ración pequeña -Además, se supone que perdí yo, lo justo es cumplir mi parte del trato: no es divertido competir si te absuelven del castigo o si no celebras la victoria- se encogió de hombros, dejando de hablar al escuchar todo lo que el mayor sugería para comer... Carne. Yumiko realmente adoraba la carne y que el contrario escogiera un lugar así para comer le beneficiaba en cierto modo. Además, Kurogame insistía en que el premió para el sería elegir el restaurant, asi que le justo.


Un par de minutos trascurrieron antes de que el rubio respondiera la pregunta sobre su vivienda, observándole la joven híbrida completamente expectante. Él aseguró ser nuevo en la zona (de forma relativa) y dijo estar seguro de no haberla visto jamás -Lo recordarías por...- la menor repitió las palabras del otro en un intento porque este completara la frase que había dicho a medias: al parecer su cabellera era algo que hacía que la gente la recordaba, o eso dijo el licántropo -Ohhh, mi cabello- sonrió -Si, suele ser lo primero que la gente observa en mí cuando nos encontramos- rió un poco, silenciándose instantes después cuando el varón afirmó habían llegado a su destino. Verdaderamente, el aroma que se sentía en todo el ambiente era maravilloso; Yumiko inhalaba una y otra vez permitiendo que sus pulmones se llenaran del olor de las especias y la carne tierna recién cocinada. Un mesero no tardo en acercarse a donde ellos estaban, presentándose con una sonrisa servicial e indicándoles que en el segundo piso había mesas disponibles -¡Perfecto! subamos- observó sonriente la chica a su contrincante/compañero, comenzando a andar hacia el sitio indicado por el camarero. La planta alta del lugar estaba bien iluminada gracias a los ventanales de cristal con vista a la calle, mismos que se adornaban con macetas y cortinas dándole al sitio la verdadera apariencia de una cabaña; el empleado les señaló la mesa a ocupar y la pelirroja no demoró mucho en sentarse, recibiendo gustosa el menú y observando los platillos que preparaban ahí -Caray... todo se ve delicioso; creó que me iré por el bisonte... honestamente, hiciste que se me antojara nada más por como lo describiste mientras veníamos hacia acá- sonrió, aguardando a que el más alto eligiera que comería él. El mesero se acercó de nuevo cuando pareció apreciar ambos habían seleccionado su plato -¿Qué van a pedir entonces?- inquirió esperando por la respuesta antes de preguntar una segunda vez, en esa ocasión por las bebidas.

Off-rol:
Kureeee!!! -taclea con love- perdona que sea corto >n< creí que si lo hacia más largo iría perdiendo inspiración y quedaría bastante forzado unu por otro lado, también perdona la demora e e

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.