Líder Kügler // Aleister Kügler

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Líder Kügler // Aleister Kügler

Mensaje por Lelouch Lamperouge el Sáb Feb 20, 2016 2:26 am




Casting


Petición de: Líder Kügler — Para : Aleister Kügler
Sorpresa sorpresa, la policía a dado contigo y todos tus hombres en medio de una operación que sin duda es de vital importancia para tu familia y por ello tu mismo has decidido involucrarte. Si bien todo el mundo en Myr sobre las mafias, esta vez ellos no han hecho la vista gorda y alguien junto sus hombres a decidido impedir que esta misión se lleve acabo. Que harás líder? Todo acto tiene su consecuencia, así que piensa bien? Familia o justicia? Tu decides, pero piensa que ese objeto tiene un fecha limite, solo tienes un par de horas antes de que la batería que lo mantiene en perfectas condiciones llegue a cero y se estropeé.

  • Resolver en conflicto teniendo en cuenta todos los frentes planteados.
  • Se debe tener en cuenta la raza, el horario, la personalidad base y por ello su forma de actuar.
    Debe contener como se llegó hasta el lugar donde se consiguió el producto, la llegada de la policia, cómo se le dio la situación, la manera en que se actuó y el resultado final, ya bien sea con final satisfactorio o no.
  • Dispones de 48 horas para responder este tema o será cerrado.

El lugar donde se desempeña la misión es un edificio aparentemente abandonado.
Se puede acceder por la puerta principal o bien por las 3 salidas de emergencia que hay, teniendo en cuenta que una de ellas esta atrancada y por lo tanto imposible de usar. El edificio consta de 12 plantas y tu y tus hombres os encontráis en la 11.
Algunos de los policías se encuentran en la misma planta que vosotros y os tienen rodeados, pero más de estos hombres os esperan en la planta 7 y 2, y por último 3 furgones policiales os esperan en la puerta teniendo en cuenta que uno de ellos esta vacío y en los otros dos se encuentran 4 hombres, dos en cada vehículo.
El tiempo de la acción se sitúa en el comienzo de el atardecer.



~Gracias Izaya...bastardo~

¡WARNING!:

At first


Si, aquí si Izaya ¬¬ (?)


Hace falta que diga algo mas?... gracias Izaya...

Regalos:
















Volver arriba Ir abajo

Re: Líder Kügler // Aleister Kügler

Mensaje por Invitado el Sáb Feb 20, 2016 8:09 pm

Era un martes a primera hora de la tarde, un día normal en la mansión de los Kügler. El líder del clan fue a su despacho, donde le esperaban sus cinco mejores hombres (dejando de lado a sus hermanos, que en ese momento no se encontraban en la casa). Aleister escuchó con interés lo que le explicaba el más veterano de ellos. Resultaba que el día anterior había sido robado de su laboratorio clandestino un nuevo prototipo de gema de acceso a la Isla de imitación, que podía vender a muy buen precio al mejor postor, pero el aparato que mantenía su funcionalidad fuera del cuerpo humano tenía batería solo para aguantar 24h – Nos estamos quedando sin tiempo – dijo el vampiro jefe, y sus subordinados asintieron – Señor, el brujo que selló el artefacto con su magia terminó la búsqueda astral, dice que la señal le aparece muy clara justo aquí – señaló una zona en el mapa de la Isla Myr que había desplegado sobre la mesa. El líder miró hacia donde señalaba el dedo, era una zona apartada, llena de edificios abandonados – Ideal para hacernos caer en una trampa – dijo, pensando en voz alta - ¿Cree que es un truco de alguna de las otras mafias, Señor? – preguntó otro de sus hombres – No lo sé. Pero todo este asunto me huele muy mal. ¡Andando! ¡Queda muy poco para que la batería se agote! Ultimaremos los detalles del asalto por el camino - le respondió el líder.

Forzados a salir cuando el sol todavía brillaba en el cielo, Aleister y los cinco vampiros más sanguinarios del clan salieron a la calle, armados, y tapándose completamente, capucha incluida, con unas largas capas oscuras. Recorrieron los pocos pasos que había entre la entrada a la mansión y la pequeña furgoneta, y se metieron dentro, donde les esperaba el conductor, otro vampiro como ellos. Las ventanas tintadas impedían que sus pieles quedaran abrasadas por los rayos del astro rey. El plan era sencillo. Entrar en el edificio, encontrar el objeto robado, y salir cagando leches de allí. El brujo que tenían en nómina les acompañaría también, sus dotes de rastreo les serían de lo más útiles. En poco más de una hora, los mafiosos llegaron al su destino. Se despidieron del conductor, al que Aleister ordenó aparcar a un par de manzanas por precaución, por si de repente aparecía algún otro clan mafioso para atacarles. Entraron con toda la precaución del mundo. El brujo sacó una especie de rama con uno de los extremos dividido en dos, y la usó para guiarse dentro del recinto. Los vampiros le seguían escaleras hacia arriba. En la planta 11 detuvo su ascenso y señaló una puerta – Está ahí detrás – sentenció el hombre mágico - ¡Preparados! – exclamó Aleister, que sin pensárselo, soltó una fortísima patada en la puerta, rompiéndola en mil pedazos. Literalmente estalló - ¡¡ENTRAAAAAAD!! – ordenó el líder, y se metieron todos en la habitación, seguidos por el brujo que cerraba el grupo. Era una sala enorme, completamente vacía de toda decoración. Las ventanas estaban tapadas con viejas persianas agujereadas y medio podridas, torcidas de lado. Los chupasangre caminaban evitando las zonas donde caían directamente los rayos de sol. Las paredes manchadas de humedad tenían desconchones por todas partes. Y en el puto centro de la sala, sobre el suelo, justo en medio, estaba el artefacto que estaban buscando – Esto me huele muy mal. No me gusta nada. Ha resultado demasiado fácil – comentó el líder del clan Kügler, mientras se agachaba a recogerlo.

En el momento en que sus dedos alzaron el objeto del suelo, oyeron una distorsionada voz que parecía salida de un megáfono - ¡Deténganse! ¡Están rodeados por la policía! ¡Tiren las armas y túmbense en el suelo boca abajo! – Aleister no podía creerlo ¿¡La jodida poli era la que les había tendido la trampa!? – ¡¡Putos malnacidos!! – exclamó, cabreadísimo. Si siempre se mantenían al margen de sus fechorías ¿Por qué cojones iban ahora a molestarles??  Se guardó la caja en el bolsillo interior de la chaqueta, y evaluó rápidamente la situación. No podían salir volando sin achicharrarse. Estaban demasiado altos como para intentar huir en su forma de murciélago. Podían arriesgarse a que sus alas fallasen y tener una caída mortal. Así que solo quedaba una opción, seguir adelante, y atacar de frente a los polis. Huir era una palabra que ni se le pasaba por la cabeza. El líder les dijo a sus hombres – Tenemos menos de dos horas para devolverlo al laboratorio. No podemos andarnos con tonterías. Les atacaremos de frente, y recordad ¡¡Nosotros no hacemos prisioneros!! – los hombres rugieron de ira al oír las palabras de su líder, y se lanzaron junto a él hacia el pasillo. El brujo, nada acostumbrado a peleas callejeras, se quedó un paso atrás, escondiéndose en las sombras. Cerrando los ojos, empezó a susurrar un poderoso y antiguo hechizo de protección para sus aliados. Gracias a ello, cuando los vampiros salieron al pasillo casi en un acto suicida, la mayoría de balas que salían disparadas de las pistolas de los agentes parecían esquivar sus cuerpos “como por arte de magia”, en cambio las que disparaban los mafiosos sí que acertaban en la diana. Había seis policías en esa planta, cada uno de una raza distinta, y cinco de ellos murieron a manos de los vampiros, que sesgaron sus yugulares a mordiscos, provocándoles rápidas y dolorosas muertes.

El sexto policía, el único que había quedado con vida, y que seguía apostado tras una esquina, era en realidad uno de los mandamás de la comisaría de aquella zona de la ciudad, a quien Aleister conocía muy bien, pues había aceptado sobornos por su parte en ocasiones anteriores – Mi querido Sargento Kaoto – le saludó con voz sensual, y absoluto desprecio en la mirada – No esperaba encontrarle por aquí... – el policía, sin salir de su escondite, y sin poder impedir que los vampiros y el brujo bajasen las escaleras, le respondió – Aleister... ¡Tus días de liderar el clan Kügler han llegado a su fin! – y disparó contra él, acertándole en el bíceps. El vampiro ni se inmutó. Como si aquella bala no hubiese quedado atravesada en su brazo – No sé quién te habrá pagado para que nos pongas esta trampa, pero ya puede haber sido una buena suma... ¿Por cuánto valoras tu vida, Sargento Kaoto? – cuando el policía se asomó para disparar de nuevo, Aleister había desaparecido ya escaleras abajo con el resto de vampiros. Salió corriendo tras ellos, claro que siendo humano, de casi 50 años de edad, y cargado con el peso del traje de asalto, el Sargento Kaoto bajaba las escaleras la mitad de rápido que los inhumanamente veloces vampiros.

Los cinco vampiros y el brujo habían llegado primeros a la planta 7. Aleister les pisaba los talones, y detrás corría a ritmo de burra coja el Sargento. En aquella planta había apostados cuatro policías más, que empezaron a disparar a traición, bien escondidos de sus desprevenidas víctimas. El  líder Kügler vio como abatían de manera mortal al brujo, que cayó desplomado sobre el piso en un charco de sangre. Otro de sus hombres estaba a punto de recibir un tiro en la cabeza. Saltó los diez escalones que le faltaban de golpe, y le soltó una patada en la boca al poli, partiéndole los dientes. Entre ambos vampiros rajaron el cuello del poli, matándolo. Cuando el Sargento llegó, se encontró con los cadáveres de los 4 policías y el brujo. Continuó su desesperada carrera tras los mafiosos.

Ya quedaba muy poco para llegar a la salida. Aleister lideraba el grupo, corriendo el primero. Al llegar a la segunda planta, recibió un disparo certero entre sus costillas. Miró con odio al ejecutor del mismo, y le conocía de sobras, era el hijo del Sargento Kaoto – Vaya ¡Qué tenemos aquí! Menuda sorpresa – comentó con sarcasmo, antes de lanzarse a por él, y sujetarlo por la espalda, reteniéndolo contra su voluntad. Se hizo rápidamente con su pistola, y le amenazó con ella con dispararle en la sien - ¡Suéltame joder! – gritó el muchacho – Yo de ti estaría quietecito, si no quieres que te reviente los sesos – replicó el vampiro. Ya no era cuestión de dinero, sino de honor. Ese era un objeto que pertenecía a la familia Kügler, y volvería con él a tiempo, o dejaría la vida en el intento. El Sargento apareció entonces, y se asustó mucho al ver a su hijo como rehén de aquel malvado vampiro - ¡Déjale ir, Aleister! ¡Tómame a mí en su lugar! – le suplicó el dolorido padre - ¡Que te den por culo, amigo! ¡¡Habértelo pensado mejor antes de intentar joderme!! – siguieron bajando, sin soltar al joven policía - ¡En cuanto salgamos salid volando y marchaos al coche!! – ordenó el líder, y todos asintieron.

Antes de salir por la misma puerta que habían entrado, espiaron por las ventanas, para ver cómo estaba el panorama ahí afuera. Parecía que quedaban pocos policías – ¡Ya sabéis lo que tenéis que hacer! ¡¡Vamos, salid!! ¡AHORA! – todos los vampiros, heridos en varios puntos de sus anatomías, salieron a la calle con las capuchas puestas. Acto seguido los cinco se convirtieron en murciélago, y trataron de llegar hasta donde estaba escondida la furgoneta. Aleister permanecía allí, con el rehén tapándole el cuerpo, protegiéndose con él. Uno de los cuatro policías alzó las manos y envolvió a uno de los murciélagos en una bola de fuego, calcinándolo al acto - ¡Maldito hijo de puta! ¡¡MUEREEE!! – le disparó dos tiros al elemental, matándolo, y luego usó la misma pistola para reventarles una rueda a cada furgón policial, impidiendo así que pudieran perseguirles luego. En ese momento apareció el Sargento – Está bien, tú ganas ¡¡SOLTAD LAS ARMAS AHORA MISMO!! – les dijo a los tres policías que quedaban con vida, que le obedecieron de inmediato. Luego el Sargento le pidió - Suelta a mi hijo y márchate por dónde has venido – tenía ambas manos alzadas, él también había tirado su pistola,  en señal de paz. Pero Aleister Kügler no era conocido precisamente por su piedad, sino todo lo contrario. Si fue capaz de terminar con su propio padre, solo para ponerse al mando del clan familiar, ¿Qué atrocidades no sería capaz de hacer ese vampiro malnacido? Cuando Aleister escuchó que se acercaba la furgoneta con sus hombres, alzó la mano que tenía libre y dijo – Lo siento, Sargento Kaoto. Tú pierdes la partida. ¡Jaque mate! - y sin pensárselo dos veces, rajó el torso y el estómago del chico, de abajo hacia arriba. Sus tripas quedaron desparramadas por la acera. El agónico aullido de dolor del muchacho pudo oírse a varias manzanas de distancia - ¡¡¡WAAAAAAAAAAHHHHGG!!! -  El Sargento se quedó en shock por la impresión, repetía como un zombie una y otra vez - Mi hijo.. mi hijo... - así que no escuchó las últimas palabras que le dedicaba el líder del clan mafioso - Si jugáis con fuego, luego no lloréis por haberos quemado – la furgoneta apareció derrapando por una esquina. Sin llegar a detenerse del todo, abrieron la puerta y Aleister saltó dentro, agradecido de poder ocultarse de aquel maldito sol que estaba cociéndole. El líder empezó a reírse a carcajada limpia por haber salido casi indemnes de aquella trampa. Y por haberse ganado un nuevo enemigo a muerte. La Isla Myr, sin lugar a dudas, podía ser un lugar de lo más divertido en el que vivir. Esperaría con impaciencia que el Sargento apareciese buscando venganza por su vástago asesinado.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Líder Kügler // Aleister Kügler

Mensaje por Lelouch Lamperouge el Dom Feb 21, 2016 1:44 am


Casting Aceptado y cerrado


¡Se bienvenid@ a Master's Chains!

-Tienes siete (7) dias para postear tu ficha completa, o deberas volver a realizar todo el proceso para solicitar un canon.
-Si tienes alguna duda, problema o sugerencia contacta con el staff por mp o dirígete a la zona de dudas y sugerencias.



~Gracias Izaya...bastardo~

¡WARNING!:

At first


Si, aquí si Izaya ¬¬ (?)


Hace falta que diga algo mas?... gracias Izaya...

Regalos:
















Volver arriba Ir abajo

Re: Líder Kügler // Aleister Kügler

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.