Sweet Sweet Drug Cendrillon || PV Sharon

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Sweet Sweet Drug Cendrillon || PV Sharon

Mensaje por Xerxes Break el Mar Feb 16, 2016 11:23 pm




Sweet Sweet Drug Cendrillon

— Esta vez ningun principe vendrá a salvarte —
Soundtrack






















Aquella niñata de los Rainsworth me sacaba de mis casillas y no podía permitirlo. No podía dejar que se quedara con Kevin, porque el era mi hermano, era mio, solo yo podía hacerle feliz, hacerle sonreír en aquel mundo que siempre nos había mirado por encima del hombro. Quien se creía ella para quitarme ese derecho? Para arrebatármelo? Donde había estado ella cuando Kevin lloraba en silencio por la noches para no despertarme y yo me daba cuenta y lo abrazaba con fuerza diciéndole que todo estaría bien cuando sabía que el mundo siempre nos daría la espalda a la mañana siguiente? Donde, donde estaba esa niñata que le defendía a capa y espada? Seguramente ni hubiera nacido.
Pero no solo por eso la odiaba. Era demasiado trivial e insultante despreciarla por una nimiedad como esa pues era poca competencia si ni si quiera estaba viva por aquel entonces. Si no que lo que mas me preocupaba era aquella frase que había pronunciado con calculada frialdad y determinación: “quien comparte su presente, soy yo, no usted, soy yo quien sabe lo que es Kevin ahora…”. Mis manos empezaron a temblar y se cerraron con fuerza rompiendo una taza de té que sostenía entre estas. No lo soportaba. Aplastaría a esa maldita niña.
Aquella noche me había quedado con las ganas de recriminarle tanto, de confesar todo para que callara aquella asquerosa boca, pero todo se había ido al traste por la aparición de aquel a quien tanto queríamos. Kevin había estado allí esa noche después de tanto tiempo volvía a verle y ni si quiera había podio ir a su lado después de 10 años o más, o menos, ya no lo recordaba, pero no importaba, había sido demasiado tiempo separados y él continuaba viviendo una mentira que se había terminado hacia pocas semanas tras nuestro encuentro nocturno, poco fortuito, en el parque.

Porque todo recuerdo tenía que verse ensombrecido por la niña rica? Era excesivamente molesto. Incluso había dejado entrever todo el universo de Wonderland en mi persona. Como había sido tan descuidado? Al final de aquella noche me había dejado llevar por mis impulsos y eso era imperdonable. Sabía que un error en aquel juego, en aquel mundo, podía llevarme a la completa desgracia. Al fin y al cabo aquello no distaba mucho de lo que era Wonderland o fue en su día. También había normas y patrones que se repetían una y otra vez a lo largo de la historia tal y como mostraba en oráculo. El día festivo, el día vespertino, el día valproico, el día vaporoso, el día gloricioso, todos acabados en “o”, no era una real maravilla aquello?

Una risita se escapó de entre mis labios soltando de mi mano derecha los trozos de cerámica de la taza que antes había roto por la presión, junto algunas gotas de sangre que cayeron de manera accidental por los cortes que desaparecieron casi al instante. Era hora de ponerse en marcha. Cobraría mi venganza esa misma tarde.
Después de depositar un beso sobre la frente de Mirana y avisarla de que no regresaría muy tarde salí hacia el centro de la ciudad a la zona comercial. A pesar de ser invierno hacia una tarde esplendida de sol y estaba seguro de que aquella jovencita no se quedaría en la mansión con mi querido hermano, saldrían de compras tal vez o al parque, incluso podía tener suerte y encontrarla completamente sola comprando algún secreto para el afortunado que albergaba su corazón. Solo el tiempo lo diría. Tic, tac, tic, tac. El conejo blanco volvía a guiar mis pasos entre la gente.


La avenida no era muy amplia, pero sin duda era muy colorida y preciosa indicando que pronto las navidades llegarían a la ciudad. No había demasiada aglomeración de gente pues por aquella zona solo había pequeños comercios originales y familiares que no solían gustar a todo el mundo, al menos para comprar regalos. En aquella época y mundo lo original era mal visto, porque comprar algo único y especial cuando podías comprar siempre lo mismo y quedar bien, como por ejemplo una caja de bombones? Porque innovar? Toda aquella gente estaba muerta, podía verlo en sus ojos. Vivían sin vivir, solo caminaban hacia delante sin importarles absolutamente nada, ni nadie, solo mirando su ombligo.
Pero a diferencia de ellos yo no dejaba de mirarles fijándome en todo buscando a esa persona que tanto detestaba, aquella persona a la que cortaría su cabeza y dejaría rodar por toda la ciudad a plena luz del día.


Aquella tarde la fiesta del té se suspendía.

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet Sweet Drug Cendrillon || PV Sharon

Mensaje por Sharon el Mar Feb 16, 2016 11:32 pm




Sweet Sweet Drug Cendrillon

— Comercios Menores— 15:00— Privado con Break—























La navidad era una época que siempre me había agradado, no por los regalos, sino más bien por el hecho de poder estar con aquellas personas a quienes tanto afecto les predicaba, sin necesidad de una ostentosa fiesta, miradas y sonrisas falsas con los diversos desconocidos y gente importante que había sido invitada, solo éramos nosotros cuatro en aquel pequeño grupo familiar que conformaban mi mundo. Mi abuela, mi madre, Kevin y yo… aquel cuarteto, a mi parecer, era más que perfecto.
Sin embargo, a pesar de que amaba a Kevin, aquel día no debía estar a su lado, no podía quedarme con él si deseaba darle un regalo acorde la ocasión. No había olvidado sus palabras el día anterior, cuando confeso que de desear un regalo, seria que ambos pasáramos una tarde juntos a solas… de solo recordarlo, mis mejillas volvían a arder intensamente, pero no, no era momento de perderme en mis ensoñaciones, porque a pesar de tan bello deseo, igualmente quería darle algo, un objeto material que pudiese llevar con él para recordarme. Admito que era una idea sumamente romántica y trillada, pero aun así, quería cumplir con aquella fantasía entre ambos.
Estaba consciente de que podría fácilmente encontrar algo dentro del enorme centro comercial de Berlín, el dinero no era problema alguno para mí, sin embargo ¿Tendría algún sentido darle a mi querido Kevin un adorno de moda? ¿Un traje que cualquier otro podría llevar? Quizás las modas no eran malas, al menos no siempre, pero, a pesar de eso, él merecía algo único, algo que lo reflejara, y por ello acabe en los comercios más pequeños de Berlín, donde lo que menos se apreciaba era gran variedad, pero si cosas únicas, hechas a medida, personas que trabajaban por el pedido de alguien más.

- Supongo que ya… deben de tener todo listo –suspire con pesar, acomodando la larga bufanda que portaba hasta que cubrió mi nariz ahora roja del frio, los guantes blancos mantenían mis manos cálidas, pero no negaría que prefería mil veces más, las manos de mi acompañante diario mientras intentaba calentarlas, el abrigo en mis hombros y las largas medias ocultas por el vestido era un extra para mantenerme caliente en medio de tanta nieve. El invierno en Alemania siempre fue hermoso, especialmente en aquella ciudad, pero, no quitaba que el frio extremo obligase a muchos a esconderse en sus hogares sin intensión de salir, pero no en aquella fecha, eso no sucedía cuando la navidad estaba cerca, por ello las calles portaban hermosos adornos y las personas abandonaban sus cálidos refugios para poder conseguir algo perfecto, para ese ser tan único - Aquí es… –ingrese con algo de prisa al local donde había encargado un traje hecho a medida para Kevin, ese sería su regalo navideño de aquel año. El hombre de la tienda era un sujeto robusto y risueño, sin embargo confeccionaba los mejores trajes que mis ojos hubieran visto antes, y este en especial, esperaba fuera del agrado del Reignard, realizado en una tela delicada y suave, pero no por ello menos resistente, en un tono azul opaco, después de todo Kevin adoraba el color azul - Me encanta… –felicite y agradecí cientos de veces al modista, antes de salir de la tienda portando finalmente mi regalo. Quería llegar cuanto antes a mi hogar, porque si no, terminaría preocupando a todo el mundo por mi inesperada ausencia, pero, lo que no espere seria lo siguiente.

Fueron apenas cinco los pasos que di, hasta que lo vi, nuestras miradas se encontraron en medio de la calle, a pesar de aquella muchedumbre de personas note como el rojo intenso se veía furico, y mi mirada no se quedaba atrás, aquel sujeto, el mismo del teatro, el hermano de Kevin… Xerxes Break, volvía a hacer aparición en mi vida, pero esta vez… dudaba que nuestro encuentro fuera tan ameno como el anterior.

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet Sweet Drug Cendrillon || PV Sharon

Mensaje por Xerxes Break el Lun Mar 07, 2016 1:44 am




Sweet Sweet Drug Cendrillon

— Esta vez ningun principe vendrá a salvarte —
Soundtrack






















Sabía que estaba allí, era inconfundible el hedor que despedía a pesar de ser una bella y joven dama tan hermosa como un lirio. Para que me servía un lirio para nada? Yo amaba las rosas. Esa flor que podía ser tan blanca y pura como roja y despiadada. Esa bendita y clara flor que por culpa de los dichos naipes había sido mancillada pintada de carmín. Porque no podía hacer yo lo mismo con ese lirio? No se veria igual de hermoso, pero se captaría bien el mensaje.

-Vamos aparece de una maldita vez…-me estaba impacientando por lo que mis manos se aferraron con un poco más de fuerza alrededor de mi bastón. Y de golpe nuestras miradas se cruzaron haciendo que una maquiavelica sonrisa se formara en mi rostro no dudando en acercarme a donde se encontraba la joven sosteniendo entre sus manos un precioso y elegante paquete que había adquirido en aquella tienda tan tierna-te encontré-la sonrisa de mi rostro no se borró-has venido a comprar un regalo para tu preciado Kevin?-pude deducir al observar de nuevo la tienda pudiendo enlazar la decoración de esta con los gustos de Kevin-ya veo que no piensas soltar ni si quiera por navidad…-suspiré con fuerza cerrando los ojos negando repetidas veces a la vez que me encogía de hombros-que egoísta por tu parte Sharon-chan, no se supone que por navidad todos debemos estar reunidos? Y que hay de mi? Nadie se va a acordar de mi? Nadie me va a regalar nada a mi?-fingí pena aunque en verdad lo estaba, pero dramatizaba demás para que todos los sentimientos en mi se confundieran convirtiendo en el caos personalizado-es que acaso nadie piensa en mi?-me acerqué hasta ella tomándola con fuerza de los hombros poniendo cara de demente-sabes cuanto tiempo he estado sin vivir una navidad? Me refiero a una de verdad...una real que no sea un sueño, sabes cuanto?-mi sonrisa se ensanchó de manera desquiciante-años, casi 10 años y tu quieres volver a privarme de eso…-siseé aun acercándome mas dejando que mi orbe rojo lleno de locura se extendiera a la contraria para al momento darme cuenta de lo que estaba haciendo separándome cuanto antes de la otra a la vez que la soltaba y reía con fuerza siendo de nuevo un niño-que divertido!-exclamé dando una vuelta sobre mi mismo casi sin recordar aquello que acababa de pasar hacia cuestión de segundos.

Volví a mirar a la chica algo alejado de ella-y dime Sharon-chan, no vas a regalarme nada a mi?-ladeé el rostro-yo te tengo un precioso regalo, quieres verlo?-dije sin borrar aquella infantil sonrisa de mi rostro-si lo quieres tienes que seguirme, prometo que seré bueno-elevé una de mis manos enseñando mi dedo meñique para sellar lo que parecía un pacto esperando que lo tomara para después recitar aquella promesa japonesa de tragarse 100 agujas de no llegar a cumplirla-vamos! Será divertido-tomé su mano sin mayor demora y comencé a tirar de ella hacia el lugar designado no muy lejos de donde estábamos.
Entré en una tienda con ella y sin decir nada solté su mano avanzando hacia la tendera y habló con ella muy bajo, tanto que la chica no pudo escuchar nada. Dicho esto la tendera asintió y trajo tres regalos de la trastienda y me los entregó-muchas gracias-sonreí de manera amable y una vez recogido aquello salí de la tienda siendo acompañado por la dama a la cual tanto detestaba en el fondo.

Si, lo había comprendido en aquel corto periodo de tiempo en el que nuestras miradas se habían encontrado. Me había costado un poco, pero ahora podía hacerlo. Si mataba a aquella chica perdería para siempre a Kevin, me ganaría su eterno odio porque él la amaba. Cuando le había visto y me había hablado de ella de manera superficial y con tanto rodeo lo había comprendido. Siempre queríamos a las personas que no eran para nosotros o que no podían correspondernos por ser de otro estatus diferente al nuestro. Ambos estábamos enamorados de nuestras amas a quienes rendíamos pleitesía sin poder evitarlo cometiendo una y otra vez los mismos errores.
La guié esta un banco y tomé su mano como un autentico caballero invitando a que se sentara amablemente para después hacer una pequeña reverencia. Tomé la bolsa con los regalos y extraje uno de ellos para ella. Le tendí aquella caja completamente roja con un lazo blanco-es para ti Sharon-chan-dije esta vez sin burla alguna-espero que te guste el regalo-le tendí la cajita para que la tomara y comprobara que era lo que había dentro.

No sabía si le gustaría o no, pero la verdad poco importaba solo lo hacía por complacer a Kevin y que el fuera feliz al final, aunque aquello también serviría como una disculpa para con ella-creo que no empezamos buen pie asi que solo buscaba un motivo para disculparme-dije con tranquilidad explicándome con las manos-en verdad no quería ser grosero como pude llegar a serlo, pero solo no pude evitarlo, a veces pierdo la cabeza-reí musicalmente-tampoco quiero que piense que la señorita Mirana de Crims tiene algo en contra de usted, si he actuado como lo he hecho ha sido por mi propio riesgo y cuenta, así que por favor, no implique ni a ella ni a su familia por las estupideces que ha hecho un simple sirviente-pedí arrodillándome a los pies de la castaña-se lo ruego Sharon-sama-dije manteniendo aquella pose con la cabeza baja de manera que solo pudiera verse la parte posterior de mi cabeza a la vez que mi mano se mantenía en mi pecho a la altura de mi corazón.

Continué de aquella manera sin moverme ni un ápice pudiendo notar como la otra desenvolvía su regalo encontrándose en el interior un colgante de plata con un lirio blanco. No dije nada y solo permanecí impasible en aquella postura sin moverme un ápice a pesar de que un viento algo fuerte comenzó a soplar removiendo mis cabellos y ropajes. Por suerte tenia los ojos cerrados y la chica no pudo ver mi enorme falta en el rostro por lo que me sentí aliviado al menos por unos momento ya que de nuevo mi mente viajaba de un lado para otro sin darme descanso.

No quiero volver a la realidad, solo me hace sufrir.
Dejame ir. Por favor.
Las profundas mentiras se acumulan en mi interior tiñéndose del color rojo de mis pecados. Del mismo color de las rosas que adornan el jardín de la reina arrastrándome de nuevo hacia el país de las maravillas sin que el ritmo de la locura se detenga.
Kevin. En verdad estas mucho mejor alejado de mi. Ella solo quiere protegerte de mi, no es verdad? Y aun así solo puedo pensar en matarla, tanta cortesía me desespera. Una sonrisa triste se dibujó en mi rostro, una mueca que nadie pudo ver por mi posición permaneciendo allí por un tiempo más hasta que Sharon retomó el dialogo.

Mi desesperación continua creciendo tiñéndose de un color carmesí.
Di mi nombre.
Mi verdadero nombre.
Vamos a dormir por toda la eternidad.

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet Sweet Drug Cendrillon || PV Sharon

Mensaje por Sharon el Lun Mar 14, 2016 11:46 pm




Sweet Sweet Drug Cendrillon

— Comercios Menores— 15:00— Privado con Break—
























SoundTrack

Estaba feliz, el regalo para Kevin era más que perfecto, los adornos de nuestro hogar también lucían esplendidos, pero por sobre todo, una nueva navidad con nuestra pequeña familia era el mejor regalo que podría llegar a tener, sin embargo, como si el Grinch deseara increparme en los mejores momentos de las tan comunes festividades, Ese Hombre vino en mi búsqueda, sujetándome con fuerza conforme decía palabras tan desoladoras, intentando lastimarme al parecer, sin embargo me mostraba impasible, puesto que con él Kevin parecería ser siempre el motivo de nuestras constantes discusiones, pero ahora no, en ese día no pensaba rebajarme a su nivel, sería la diplomática de los dos, dejándome llevar por la corriente, como un pequeño cordero más del rebaño hasta que finalmente se cansara de mi al creerse victorioso, dejándonos en paz tanto a Kevin como a mí.
Sin embargo, me habían sorprendido aquellas palabras respecto a un regalo, inclusive terminados dentro de una tienda bastante conocida por su joyería y diversos accesorios, aunque viniendo de aquel hombre, incluso podía creer que me daría la cabeza de un gato dentro del más hermoso y femenino paquete que mis ojos jamás hubieran tenido la dicha de ver.

- Sabes… eres un hombre demasiado complicado sombrerero –alegue tamaño apodo, recordando nuestro último encuentro, el mismo donde la réplica de mi amado Kevin confundía tanto la realidad al fusionarla con un cuento para niños, un tan bizarro que debería tener un mínimo de edad, pero yo no era nadie para juzgar, mucho menos cuando el peliblanco se postraba ante mis pies, pidiéndome una segunda oportunidad, rogando porque su ama no pagara los pecados del siervo - Si te soy sincera en ningún momento pensé culpar a la hereda de los Crim por tus actos -lentamente, sentada en el sitio que aquel hombre me designo sin mayor problema, me puse a desenvolver el regalo, apreciando un hermoso collar de plata, y nuevamente regrese la vista al hombre de cano cabello. Por un lado podría actuar como mi corazón dictaba, alejarlo para siempre de mi vida y por consiguiente la de Kevin, en lo que respectara al tiempo que compartíamos juntos, pero en lo más profundo de mi alma comprendía lo incorrecto que sería aquello, sobre todo al forzar al Reignard a una vida en donde su corazón se viera siempre flagelado debido a las constantes peleas que tenía con su hermano, el único familiar vivo que poseía, simplemente, era inaceptable - Levántate Break… –con duda y el mismo temor que un domador de leones tiene cada vez que ingresa su mano dentro de la boca de un león, apoye mi palma en su hombro, instándolo a que hiciera caso a mis palabras - Si bien no confió en ti… eres necesario en la vida de Kevin, por ello, prefiero que hagamos las pases… por su bien –en señal de amistad, no demore mucho para colocarme el delicado lirio alrededor del cuello, ansiando que el mayor comprendiera que mis palabras eran honestas, solo pensaba en el bien del único hombre que podía hacer que mi corazón se acelerara y detuviera al mismo tiempo con tan solo una pequeña mirada o una sonrisa honesta - Agradezco tu regalo… es realmente precioso… sin embargo no tengo nada que darte… – no pensaba mentir al decir que mi regalo se encontraba guardado, para que no sufriera daño alguno, pero tampoco podía no entregarle nada - Quizás no te compre nada pero… supongo que lo mejor que puedo darte, es tener las puertas abiertas de mi hogar para que puedas visitar a Kevin las veces que desees, sin límites ni tampoco condiciones extrañas… ¿Te parece ese un buen regalo de navidad para ti? –sabía que podía darle el cielo y la tierra, incluso el mar y mil océanos, pero Break no sería feliz con nada de eso, porque para aquel hombre, lo único que primaba además de su locura, era el amor que sentía por su hermano gemelo

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet Sweet Drug Cendrillon || PV Sharon

Mensaje por Xerxes Break el Dom Abr 10, 2016 7:07 pm




Sweet Sweet Drug Cendrillon

— Esta vez ningun principe vendrá a salvarte —
Soundtrack






















No pude evitar reír por lo bajo al escucharla-complicado? Aun no has visto nada-sonreí feliz para ella por sus palabras quedando estático momentos después para poder prestarle toda mi atención, pues lo que se cernía sobre mi, esas palabras, eran lo más preciado para mi en aquellos momentos.

Estaba nervioso. Por primera, que recordara, estaba nervioso, realmente inquieto por las palabras que la joven de rosa iba a dedicarme. No aparté mi mirada de la ajena ni un segundo siguiendo todos y cada uno de sus movimientos como si fuera una cámara queriendo saber en todo momento que era lo que estaba pensando, si tramaba algo, si mentía, cualquier detalle era importante para mi pues no estábamos tratando un tema a la ligera aunque para muchos pudiese parecer tremendamente trivial, en verdad no lo era. Estaba luchando por su perdón, por que perdonara mis impertinencias por lo del otro día y que por ello no dañara a la persona que mas me importaba en el mundo, Mirana, y también para poder ver a la otra persona que amaba con locura, mi hermano.

Una vez terminó de hablar solo pude suspirar aliviado mas no obedecí a la primera cuando dijo que me pusiera en pie. Tomé su mano como un caballero y a pesar de no ser digno de tocarla lo hice depositando un rápido beso sobre su mano-muchas gracias Sharon-sama, de verdad se lo agradezco-levanté mi mirada mostrando una sonrisa llena de emoción y sentimientos inocentes casi igual que la de un niño pequeño completamente pura-muchísimas gracias-volví a repetir casi pudiendo sentir como mi ojo se empañaba de lagrimas que intentaba impedir que se desbordaran, pero realmente estaba emocionado.
Acabé por levantarme mirándola directamente a los ojos-no es necesario que confié en mi, puede odiarme si lo desea, porque acabará haciéndolo, todos lo hacen-recalqué sus palabras añadiendo mas cosas-yo tampoco confiaría en mi-reí divertido intentando evitar de ese modo no mostrar tamaña debilidad ante la que se suponía era la “enemiga” de mi señora-pero de verdad agradezco todo lo que esta haciendo por mi, ese simple collar no compensa todo lo que me permite hacer, de verdad, no merezco tanto, pero si cree que eso hará feliz a Kevin no dudare en visitarle todos los días-sonreí de nuevo de manera sincera dándole otro aire a mi rostro-es el mejor regalo de navidad que he recibido nunca…-susurré bajando la mirada sonriendo con tristeza-la verdad es que...jamás he podido regalarle nada en condiciones a Kevin por nuestro cumpleaños-no sabía porque estaba diciendo aquello-pero siempre intentaba protegerlo y hacerle feliz…espero que eso fuera suficiente para él, pero…-volví a mirarla y tomé sus manos-de verdad me alegro que haya encontrado a una persona como usted que llene siempre sus días de verdadera alegría y felicidad, eso es algo que yo jamás pude darle aunque lo intenté, pero se que Kevin a mi lado jamás fue feliz, solo cuando estuvimos separados fue feliz, es feliz ahora verdad?-pregunté aunque no necesitaba saber la respuesta pues estaba mas que seguro de ello-de verdad...muchísimas gracias por todo-bajé el rostro sintiendo como las lagrimas comenzaban a brotar de mi rostro cayendo al suelo de rodillas-gracias por cuidarle cuando yo no pude, realmente no se que haría sin él, él solo tiene que ser feliz y olvidarse de todo, yo solo...solo soy un lastre, estoy loco, tiene que dejarme ir...no tendría que haber vuelto, solo le era infeliz de ese modo...lo se…-dije entre sollozos sin que as lagrimas dejaran de brotar al igual que la sangre deslizándose por mi mejilla por culpa del ojo huevo que tenía-no puedo volver con Kevin...dígale que se olvide de mi por favor...n-no...no volveré a verle...si no volverá a ser infeliz, lo se...por favor...prohibame verle...por-favor...por favor…-rogué a la vez que mi voz se iba apagando poco a poco-se lo suplico-dije en un hilo de voz completamente desmoronado.

Era la mejor navidad de todas. El mejor regalo. Si, todo cierto, pero no podía aceptar aquel regalo. La realidad era simple, yo siempre hacia daño a todos, destrozaba todo lo que tocaba y Kevin ahora era feliz por lo que no deseaba alterar su mundo lleno de alegría, ya había trastocado el de Mirana perdiéndola casi para siempre pues aun estaba a mi lado a pesar de todo. No quería que a mi hermano le pasara lo mismo y Sharon iba a prohibirme acercarme a él de todas las maneras posibles.


Se lo suplicaba.
Al dios de los desdichados, de los locos, de los dementes.
Por favor.

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet Sweet Drug Cendrillon || PV Sharon

Mensaje por Sharon el Miér Abr 27, 2016 9:42 pm




Sweet Sweet Drug Cendrillon

— Comercios Menores— 15:00— Privado con Break—
























SoundTrack



Una curiosa escena se estaba desarrollando frente a mis ojos, misma donde yo era participe pero al mismo tiempo no creía realmente poder tener algo que ver en medio de aquel complicado asunto, y no porque no fuera apta para la situación, tampoco por carecer de empatía con las demás personas, todo se debía a que Break estaba más roto de lo que en un momento llegue a pensar.
Su voz apagada que de vez en cuando volvía a subir de decibeles, su repiqueteante alma particionada en las personalidades que parecía tener. Estaba loco y lo sabía, no sería bueno para Kevin y lo sabía, era el diablo en persona y también lo sabía pero… Kevin lo quería a su lado, mi adorado Kevin realmente necesitaba a su hermano a pesar de que no fuera bueno para él, y solo por ello le había dado aquel regalo con el extra de mi perdón hacia tamaño ser de confusión crónica. Pero… Break lo despreciaba, no quería mi regalo sino todo lo opuesto, deseaba apartarse de Kevin a pesar de rogar una y otra vez por él, aun cuando en aquel enorme teatro prácticamente buscaba mi muerte para ser el único en la vida de mi amado.
Break era como un niño, deseaba el todo y la nada, pero en el mundo real no se puede quedar bien con Dios y el Diablo, la realidad no es tan fácil, si quieres algo debes aferrarte a ello con todas tus fuerzas eso lo comprendí a la perfección hacia tanto tiempo, quizás comprendía el hecho de apartarse de alguien por temor a herirle, pero Break no se alejaba de Kevin por ello, el sombrerero loco postrado ante mis pies, rogando lo exiliara de una vez simplemente deseaba alejarse para luego volver a reclamar lo que él pensaría por derecho era suyo. Y yo… no podía permitir tantos actos de cobardía juntos.

- Levántate Break… el suelo no es un digno lugar para mi oponente ¿Verdad? –aguarde que su mirada volviera a mí, espere que nuestros ojos se fusionaran antes de que el sonido potente de una bofetada rompiera la tensión creada entre los dos. Aquel hombre lo necesitaba, una vuelta a la realidad de la manera más violenta que podría otorgarle - No comprendo que te sucede el día de hoy, tampoco el hecho de que ruegues de ese modo porque te aparte de Kevin. Quizás tú no me agrades, puede que llegara a odiarte por el daño que se le infringirás a él –suspire con fuerza, buscando compostura o acabaría por gritar y escupir las mil y un verdaderas – Pero… al menos ten el valor de serle fiel a tus ideales, dices amarlo, quererlo por ser tu hermano. Eso lo respeto y me lo has demostrado antes al creerme una digna amenaza entre ambos, un ser que podría dañar el puro corazón de mi caballero, pero no tolerare que te eches abajo ahora… si realmente lo quieres, si en verdad eres el hombre que sirve a una familia como la de Crims, levántate ahora… ¡Levántate y demuestra que realmente vales algo! ¿Acaso no buscas la felicidad de Kevin? ¡Entonces deja de ser tan cobarde! –mis puños se apretaron con fuerza, la mandíbula temblaba por escupirle más verdades, pero entonces ya no tenía caso, si ese demonio no se daba cuenta por mano propia, yo no afectaría en su criterio – Comprendo el hecho de dejar libre a alguien por amor, pero no el escaparse sin dar pelea, sin siquiera buscar ser una fuente de felicidad para ese ser que tanto aprecias y por ello, tu para mí ya no eres ningún adversario digno… -nuevamente suspire, pero esta vez no lo mire, solo me digne a caminar para alejarme de su lado – Puede que no me agradaras, pero al menos te respetaba porque ambos queríamos lo mismo y ahora… no veo más que un triste juguete sin cuerda, rogando que todo mundo lo odie cuando lo único que su corazón desea es el ser amado de la manera más pura posible… sea como sea, mi regalo aun es tuyo, si quieres visitar a Kevin eres libre de hacerlo, pero, espero no volver a escuchar ruegos como ese a mi persona porque yo no le prohibiría algo como eso a Kevin, si realmente quieres estar lejos de su vida acude a él, y muéstrale tan lamentable escena como a mí, quizás con la decepción que sentirá por ti, tu deseo será cumplido al fin.

No necesitaba decirle más, ni siquiera quería mirarlo. Mi rival había muerto con esas palabras, porque él, no era merecedor de su hermano.

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet Sweet Drug Cendrillon || PV Sharon

Mensaje por Xerxes Break el Sáb Jun 04, 2016 1:19 am




Sweet Sweet Drug Cendrillon

— Esta vez ningun principe vendrá a salvarte —
Soundtrack






















No quería dejar el suelo, quería quedarme allí para siempre, no era digno de otro lugar que no fuera el suelo, incluso ese lugar no estaba a mi altura, yo merecía algo que estuviera mucho más abajo, bajo tierra y dudaba también que el propio infierno me quisiera a pesar de ser un demonio.
Aun así accedí a lo que dijo la dama solo por ser caballeroso a pesar de estar completamente destrozado psicologicamente. Para que quería que me levantara? Era bastante estúpido. Pero al segundo lo comprendí cuando su mano golpeó con fuerza mi cara haciendo que solo se girara mientras que permanecía completamente inexpresivo y serio. No dije nada y permanecí con la mirada baja dejando que mi flequillo tapara mis ojos.
Pero la tan bien instruida dama no paro ahí y continuó echando las mil plagas sobre mi diciendo que ella en verdad era una amenaza entre nosotros dos. Lo era? Entonces debía matarla? Tal vez. Lo más probable. Si.
Porque tenían tanta razón en sus palabras? La odiaba, pero aun así debía contenerme. Ella no tenía la culpa de nada de aquello, solo yo era el culpable de mi propia desgracia.

Fue entonces cuando la chica terminó de hablar que empezó a alejarse-ya terminaste?-abrí mis labios para dejar salir aquella pregunta haciendo que se detuviera aun sin mirar mi rostro-si ya terminaste vete, pero antes déjame decir algo…-susurró por lo bajo-me da igual no ser digno de ti o de que Kevin, se que no lo soy, así que podías haberte ahorrado toda esa parrafada-dije mostrándome totalmente serio-nada me importa nada, nada salvo mi hermano, solo quiero que sea feliz y contigo lo sera, ya no me necesita, es un hombre hecho y derecho, el cordón umbilical que nos unía debe de ser cortado-sonreí levemente-por lo que no iré por su mansión señorita a pesar de que se lo agradezco…-dije por lo bajo haciendo una reverencia-Kevin debe ser preservado como un diamante en bruto, algo puro e incorruptible, algo que no este a mi alcance porque si no lo romperé, igual que mi nombre y acabara siendo igual que yo…-dije agachando la cabeza-así que haz lo que quieras, insúltame, pégame, humillame! No me importa! Solo quiero que hagas a Kevin feliz, por favor!-exclamé volviendo a elevar mi cabeza mostrando una sonrisa que provenia desde lo mas hondo de mi inexistente corazón-hazlo por él si no lo vas a hacer por mi-dije sin borrar ahora mi sincera mueca-estoy seguro de que volveremos a vernos Sharon-chan-hice una pequeña reverencia y me alejé de allí.

No quería saber nada del mundo. Solo quería regresar a Wonderland, aunque nada fuera real, aunque todo hubiera sido producto de mi mente, aquella “realidad” era la que me hacia feliz, era mi hogar, mi verdadero hogar aunque nadie lo entendiera, allí estaba seguro. Jamás debí de haber salido de Wonderland. Con eso solo había alterado las vidas de todos los que me importaban. Debía regresar y pudrirme allí. Cada día lo veía mas claro aunque sonara deprimente. Cuando me había vuelto así? De nuevo aquello me hacía sonreír. Ya no recordaba nada. La verdad y la ficción me superaban, no podía seguir viviendo y las señales eran claras.

Todo se había ido al traste, todas las mascaras, las sonrisas, todo era una farsa si! Y ella lo sabía. Parecía mentira que mi enemiga fuera la que mejor me conociera, la que pudiera ver tras mis mascaras, la que sabía toda la verdad pero le faltaban las piezas de mi pasado. Sharon sabía todo y eso me aterraba pues si alguien le diera las piezas que le faltaban podría destruirme con suma facilidad. Sonreí levemente casi llegando a la mansión de los Crims. De verdad que ella era la peor enemiga que jamás había enfrentado. A penas nos conocíamos, no sabíamos el pasado el uno del otro pero ambos nos conocíamos como si hubiésemos estado toda la vida juntos. Conocíamos las verdaderas intenciones del otro, todas sus caras, sus locuras, sus corduras, sus deseos mas íntimos. Todo. Y eso era lo que más miedo daba de todo.
Sonreí ampliamente estallando en una sonora y loca carcajada. Ella no me conocía en absoluto. No sabía nada de mi aunque así lo creyera. No sabia nada! Absolutamente nada!
Que quería a mi hermano? Menuda novedad. Que quería su felicidad? Era obvio. Pero no sabia que era capaz de hacer, no me había visto en mis mejores momentos, ni en los peores, ni en los brotes de locura, no conocía mi real cara. Cual es la verdadera cara de un loco? Ninguna.
Aquello aun no acababa.

Are you afraid?
Let's see what happen next.
Because...you don't know me.

Volver arriba Ir abajo

Re: Sweet Sweet Drug Cendrillon || PV Sharon

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.