Back to Black || PV Shakir

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Back to Black || PV Shakir

Mensaje por Lelouch Lamperouge el Jue Feb 11, 2016 9:47 pm


Back to black
 it's so dark here



Otro día más. Otro día que se iba sin ninguna esperanza bajo el viento y la lluvia entre la ajetreada multitud gris. Tenía que empezar a hacer algo productivo con mi vida, no creo que matar fuese lo que un chico de 21 años debía hacer, o al menos no exclusivamente. Pero así continuaba, planeando mi venganza para crear un mundo mejor para Nunnally descuidando todo lo demás que me rodeaba, dejando que mis días se desvanecieran sin remedio aunque viniese otro día acumulando nada más que problemas. Sabía que las cosas por llorar las cosas no iban a cambiar. Por eso debía continuar adelante sin mirar el sendero carmesí que quedaba tras de mi.

Camina. No te pares. Aun puedes hacerlo mejor. Pero a donde vas? Solo podía caminar como un zombi elegante entre la multitud gris sin poder decir o hacer nada. Acaso no lo había hecho ya? Sonreí levemente con las manos metidas en mis bolsillos.
Era increíble como funcionaba el mundo. Hacía un par de semanas que acababan de matar a uno de los sucesores al trono de un país “vecino” y el mundo seguía como si nada. Inglaterra daba asco definitivamente. Casi podía ver a mi padre sentado en el trono recibiendo la noticia sin importarle absolutamente nada alegando que así era la vida, nombrando casi al segundo a otro sucesor, su siguiente hijo en la línea sucesoria, Schneizel. De verdad que ambos me daban pena.
Siempre se habían llevado como el perro y el gato, nunca podían estar presentes en la misma habitación e incluso los medios lo decían y siempre lo reflejaban. Pero acaso no eran unos maestros del engaño como yo? Por supuesto. Estaba seguro que detrás de todo eso había un plan mayor solo para llevarme a mi a jugar con ellos. Eran ilusos. No caería en su trampa, o tal vez si? Definitivamente quería eso. Dejar llevar por ellos para tener sus cuellos más cerca y poder matarles igual que a Clovis. Lo estaba deseando. Había probado la sangre y quería más.

Llegué a un bar y no dudé en entrar. No era como si tuviera algo mejor que hacer en ese día.
Me senté en una mesa completamente solo, en la más alejada del local no queriendo socializar con nadie. Aquel día solo quería estar solo. Revisé el móvil y los mensajes acosadores de Izaya, mas ese día no había recibido ni el primero? Porque me sentía así de ansioso? No podía dejar de ver pasar cabellos morenos cerca de mí. Mirara donde mirara solo había gente con cabellos oscuros. Tsk. Era demasiado molesto. Porque teñía que tener un color de pelo tan común? Aunque si lo pensaba bien a mi me pasaba lo mismo.
Suspiré con fuerza y cerré los ojos intentando pensar en otra cosa. No sabía porque me sentía de aquella manera. Que se suponía que me había obsesionado con él? Con verle siempre a la vuelta de la esquina? Tiré con fuerza el móvil al suelo. Por suerte no se rompió. Más no me molesté en recogerlo. Si no me llamaba bien! Suerte con eso. No le necesitaba...Es cierto, ni si quiera se lo había dicho. Mi corazón estaba realmente agitado. Todo por su culpa, por su maldita culpa.

Pateé el móvil, el cual aun estaba en el suelo, con fuerza lanzandolo por los aires dándole sin querer aun chico de cabellos morenos con orejas de gato.
Todas mis funciones vitales se pararon en ese momento. Me quedé sin habla. Era él. Podía sentir que era él. Que hacía allí? No pude evitar acercarme hasta donde el estaba tomándole de los hombros para hacer que se girara-oye! Izaya! Que demonios haces a…-no me dio tiempo a acabar la frase ya que me encontré con unos ojos violetas profundos, muy parecidos a los míos, que hicieron que enmudeciera al segundo-yo...lo siento…-dije algo avergonzado ya que también era rara la vez que reaccionara de aquella manera. Siempre me controlaba  en todas las situaciones, siempre cuidaba el más mínimo detalle para no llamar la atención y solo él conseguía sacarme de quicio. Aunque si bien era cierto que desde que había sesgado la vida de mi hermano estaba más susceptible que de costumbre. Le necesitaba a él para calmarme. Pero extrañamente aquel gato con aspecto humano que ahora me miraba conseguía el mismo efecto.

Fijé mi mirada en el otro-de verdad lo siento muchísimo, le confundí con otra persona-me agaché para recoger el móvil-podría hacer algo para compensarle? Invitarle a lo que esta tomando?-pregunté dispuesto a hacer cualquier cosa por compensarle. Incluso si deseaba algo más. Jamás me había importado esa clase de cosas. Acaso no era un despojo social a quien ni si quiera su familia quería? Acaso no había sido ya un producto de intercambio para una nación? Que más daba lo que pudiesen pedir. No me iban a hacer más daño de con el que ya cargaba, así que estaba bien. Siempre estaba bien si conseguía llegar a mi meta.
Todo era secundario si conseguía aquel mundo para Nunnally. Aun así no podía dejar de pensar en aquel tipo tan detestable.

Si solo le sacaba los ojos,
él sería igual que el japonés por el cual yo mataba.


By sidhe For Source Code



~Gracias Izaya...bastardo~

¡WARNING!:

At first


Si, aquí si Izaya ¬¬ (?)


Hace falta que diga algo mas?... gracias Izaya...

Regalos:
















Volver arriba Ir abajo

Re: Back to Black || PV Shakir

Mensaje por Shakir el Jue Feb 11, 2016 11:04 pm




Back to Black

Tema privado con Lelouch Lamperouge
Bares y Restaurantes

El día había empezado con el cielo cubierto de nubes que de vez en cuando permitían ver los cálidos rayos del sol. Decidido me fui a las calles de la ciudad a intentar conseguir algo de dinero vendiendo mis dibujos y pinturas para comprarme mis medicamentos que ya se me habían terminado. Al parecer los días nublados no son los mejores días para vender, porque después de estar varias horas, solo pude vender una de mis pinturas. Para pasar el tiempo, me senté en la vereda y me puse a dibujar un paisaje en mi libreta con mi lápiz. No hay nada mejor que pintar o dibujar para que el tiempo se pase más rápido.

Finalmente una mujer se detuvo frente a mí y me compró una de las pinturas. Se trataba de un hermoso paisaje de playa, había logrado pintar las olas del mar de tal manera que parecieran moverse de verdad. Me había costado poder terminar de pintarlo, si no me equivoco, tardé 3 días en terminar. Supongo que muchos me dirían que por el esfuerzo debería pedir bastante dinero, pero eso es imposible cuando solo vendes en la calle. Por más hermoso que haya quedado o la cantidad de tiempo que me haya costado… no puedo venderlos muy caro, solo apenas unos billetes.

Guardo el dinero en uno de los bolsillos traseros de mi gastado pantalón de color marrón y me vuelvo a sentar en el suelo. Esperé unos pocos minutos para ver si aparecía otro interesado cuando de golpe me vi sorprendido por las pequeñas gotas de agua que empezaron a caer de las nubes. Miré las nubes con cierto recelo y con un suspiro me dispuse a recoger mis cosas con calma, porque solo se trataban de pequeñas gotas que apenas lograban molestar. Guardo mis pinturas y libreta en mi pequeña mochila y las pinturas en una improvisada carpeta de cartón que había improvisado hace un tiempo para poder trasladar mis pinturas con mejor facilidad. A penas pude caminar una cuadra cuando esas pequeñas gotas se convirtieron en una torrencial cortina de agua. Mientras corría por las calles tratando de refugiarme en cada pequeño techito que encontraba comencé a preocuparme al ver que mi carpeta de cartón se mojaba y por consiguiente posiblemente también mis dibujos. Acomodé la carpeta entre mis brazos y la acerqué a mi pecho con intención de protegerla lo más posible del agua.

Miré el cielo mientras corro, sin dudas aquellas nubes no tenían intención de parar la lluvia pronto. Me detuve en medio de la vereda y miré alrededor, visualicé un bar al otro lado de la calle y corrí hasta él, teniendo que esquivar un auto por haber cruzado por el medio. Al llegar a la entrada me sacudí un poco para no mojar el interior del bar y finalmente ingresé. Bajé un poco mis orejas y mantuve mi cola lo más quieta posible para no llamar mucho la atención, aunque ya lo hago por estar completamente mojado. Mi camiseta clara parecía más oscura por haberse mojado y mi cabello… muy rebelde, más rebelde que lo normal. Caminé hasta una mesa apartada de la multitud. Dejo mis cosas arriba de la mesa y me disponía a sentarme cuando algo me golpeó lo cabeza con fuerza.

-¡Ay!-Llevé mi mano a la cabeza para frotarme donde me golpearon. Iba a darme vuelta para ver qué cosa me golpeó cuando un grito y unos brazos me obligaron a girarme. Por unos momentos me quedo quieto al ver unos ojos parecidos a los míos, pero diferentes al mismo tiempo. Parpadeé y solo me quedé quieto y mirando al chico de cabellos oscuros frente a mí en silencio por el momento. Sacudí un poco mi cabeza y sonreí como si nada hubiera pasado. –Descuide. Puede pasarle a cualquiera…- Seguí con mi mirada los movimientos del extraño, percatándome que fue un móvil lo que golpeó en mi cabeza. –Pues en realidad… aún no me pido nada, pero pensaba en un vaso de leche tibia. Solo pensé en refugiarme de la lluvia.- Y en calentar mi cuerpo mojado, y nada mejor que la leche, además que es lo único que podía pagar en ese lugar, pero nunca se lo diría a un extraño. Me volví a frotar la cabeza donde pude sentir un pequeño chichón. –Tiene una muy buena puntería ¿Lo sabía?- Le dije mientras me siento en una de las sillas de la mesa, dejándole la libertad de querer sentarse en la silla de enfrente o no. Una vez sentado agarré mi mochila y la puse en el suelo junto a mi pierna y observé mi carpeta de cartón mojada. Bajé las orejas al pensar como quedaron mis pinturas.


Volver arriba Ir abajo

Re: Back to Black || PV Shakir

Mensaje por Lelouch Lamperouge el Jue Feb 11, 2016 11:24 pm


Back to black
 it's so dark here



Realmente aquel gato con aspecto humano me había tomado completamente por sorpresa y al igual que la primera vez que me había encontrado con Izaya las palabras no salían de mi boca y si lo hacían era a trompicones. Por eso debía mantener la calma.
Tragué saliva aun sin apartar mi mirada de la suya sintiendo como las ideas en mi cabeza se iban organizando poco a poco para después darle salida en palabras-en ese caso permiteme que te invite, es lo mínimo que puedo hacer después del incidente-sonreí con amabilidad forzándome a ser amable aunque en verdad no quisiera. Esa mascara de falsa felicidad me perseguiría hasta el final de mis días. Al fin y al cabo había sido entrenado para eso.

Me senté con él en la mesa y alcé la mano esperando que el camarero se acercara a la vez que escuchaba su comentario haciendo que de nuevo aquella tan bien entrenada sonrisa apareciera simulando una verdadera sin ningún tipo de error-si, lo siento muchísimo, en realidad ni si quiera estaba mirando, será instinto-dije sin pensar recordando como aquella bala había sido tan certera y había atravesado su cráneo como si fuese mantequilla.
En ese instante el camarero me sacó de mis pensamientos preguntando que era lo que queríamos -un vaso de leche y un café solo-me quedé pensando-y algo de picar-miré al gato de reojo-tal vez un dulce, una tarta-dicho esto el camarero se retiró y volví a centrar mi atención en el pobre gato y sus utensilios.
Acaso era pintor? Eso parecía en una primera impresión.

-Puedo ver tus dibujos?-pregunté decidido mirando la carpeta mojada-deberías sacarlos de ahí o se estropearan…-miré de nuevo sus ojos pudiendo ver un espejismo de mi yo pasado en una edad actual. Maldito gato.
Tomé la carpeta y la abrí mirando aquellos dibujos que empezaban a estropearse por la humedad poco a poco. Eran buenos debía de reconocerlo y justo en ese momento cuando levanté la cabeza pude fijarme en su cuello el cual estaba ordenado con un collar típico de los que me había visto de las mascotas del mercado ilegal, pero fingí demencia y no comenté nada sobre eso volviendo a desviar mi atención a las pinturas-cuanto cuestan? La verdad me gustan mucho, podría comprarlas todas?-pregunté sin levantar mi mirada hacia el gato que parecía mirarme con atención y sorpresa-también te comprare si lo deseas medicinas, no pareces tener muy buen aspecto-continué hablando con tranquilidad pasando mis dedos con cuidado por las obras de arte-tienes dueño?-pregunté sin tapujos-o es que solo eres un gato callejero que se busca la vida? O tal vez aun estas esperando a que alguien te compre? Ese collar que tienes debe ser realmente molesto-comenté desvelando el porque sabía tantas cosas de él en tan poco tiempo.

Mi mente era como una cámara acorazada, nadie podía entrar en ella, salvo un sujeto que me conocía desde la infancia. Todos los demás se daban de bruces al intentar analizarme, en cambio yo podría entrar en todas las mentes gracias a todos los detalles que ellos me proporcionaban con un simple vistazo. Aunque sin duda mi especialidad eran las mentiras y aquel gato parecía no haber recurrido nunca a ninguna. Aquella mirada tan clara, a pesar de ser tan parecida a la mía, parecía no conocer ese arte tan oscuro.

El camarero llegó y dejó las bebidas junto el trozo de tarta en la mesa. Le sonreí amablemente y volví a cerrar la carpeta con las pinturas esperando a que el otro me dijera el precio. No importaba cuanto costaran, tenía dinero de sobra para pagar por esos cuadros que suponía no costarían más de unos cuantos billetes o incluso monedas. Cuando no eres nadie no puedes pedir mucho por cosas que haces a pesar de que sean obras de arte. No obstante, de llevar un apellido de renombre, aquellas pinturas costarían millones incluso sin ser tan buenas.

Tomé mi café y lo llevé a mis labios soplando un poco antes de darle un generoso tragó. Volví a apoyar la taza y le miré-la tarta también es para ti-aclaré por si no se había dado por aludido. No es que destara el dulce, pero evitaba deleitarme con esos placeres de la vida siendo bastante estoico en mi soledad-pide lo que quieras, si tienes hambre y deseas algo más solo pídelo, yo pagaré todo-volví a tomar un sorbo de café.
Tal vez me estaba sobrepasando y estaba dándole demasiadas facilidades al chico, pero la verdad estaba muy aburrido ese día. Sabía que todo lo que hiciera hoy solo le perjudicaría en el día de mañana cuando regresara al mercado negro pues le quitarían las medicinas y el dinero si no sabía guardarlo bien. Incluso su estado físico y heridas empeorarían por las palizas que le darían al haberse escapado.

Sonreí levemente con la taza rozando mis labios.
El mundo no era amable con nadie y menos con los que no tenían nada. Era increíble no? Precisamente los que necesitaban un poco de compasión y suerte nunca la recibían. Todo, siempre parecia favorecer a los ricos y famosos, a los que se movían en las altas esferas malgastando su dinero en cosas que no merecían la pena en vez de ayudar a los de abajo. Jamás verías a uno de ellos realizar un acto desinteresado como yo estaba haciendo ahora. Pagando todo lo que él quería incluso comprando sus pinturas y ofreciéndome a concederle más comida o bebida si lo deseaba y también ofreciéndome a comprar su medicinas.


De verdad no quería nada de él? Algo a cambio de tanta amabilidad?
O es que tal vez la imagen de Izaya me había cegado por completo?
O tal vez había sido mi propia y pura imagen reflejada en sus ojos?


By sidhe For Source Code



~Gracias Izaya...bastardo~

¡WARNING!:

At first


Si, aquí si Izaya ¬¬ (?)


Hace falta que diga algo mas?... gracias Izaya...

Regalos:
















Volver arriba Ir abajo

Re: Back to Black || PV Shakir

Mensaje por Shakir el Jue Feb 11, 2016 11:26 pm




Back to Black

Tema privado con Lelouch Lamperouge
Bares y Restaurantes

Mis orejas se agitan levemente y se mueven en su dirección, dando a entender que aunque no lo esté mirando por estar viendo mi carpeta húmeda de igual forma le estoy prestando atención a sus palabras. –Descuide… solo fue un golpe con un móvil… apenas tengo un chichón… - Mis orejas se vuelven a agitar ante el ruido de la silla al moverse cuando aquel extraño decide sentarse conmigo, este hecho me inquieta un poco, no he tenido las mejores experiencias en mi vida con los extraños, por lo tanto esta leve cercanía ya me pone en alerta, y no es algo que en verdad pueda controlar.

¿Una tarta? Eso suena rico, peor por supuesto que no voy a pedirle algo, ya es suficiente con el vaso de leche que me comprará, no puedo tomarme esa confianza de pedirle otra cosa más. Con un suspiro empujo la carpeta de cartón por la mesa para acercársela a él, en un permiso silencioso a que vea los dibujos. –Lo sé, pero…-Levanto mi cabeza y giro un poco mi cuerpo para poder observar una ventana que está detrás mío, por donde se veía claramente como la lluvia caía cual cascada en las calles, mojando absolutamente todo lo que pasaba por ahí. –Con esta lluvia no podré salvarlos, de igual forma se estropearán cuando salga de aquí… y si los guardo en mi mochila se arrugarán.. - Vuelvo a girar para enfocar mi mirada en aquellos ojos parecidos a los míos, parecidos, pero no iguales, sus ojos parecen ser los de una persona más madura, mayor, a la que le han pasado cosas, o le siguen pasando, fríos… sin dudas alguien inteligente. Y me cuesta bastante mantenerle la mirada, sus ojos me causan escalofríos… o quizás solo sea el frío o mi enfermedad lo que siento.

No puedo evitar dar un suave suspiro cuando aquella persona decide apartar su mirada de mí y fijarse en mis dibujos. Mientras él los observa, yo apoyo mi codo en la mesa y mi cabeza en mi mano para mirar alrededor, dando un aspecto de estar tranquilo y relajado, aunque la verdad no es así, estoy alerta, podrían estar buscándome en estos momentos y bien podrían entrar y llevarme de nuevo al mercado negro… aunque si lo pienso bien, quizás sea lo mejor, ahí no me mojaría por la dichosa lluvia. –Ajá… solo 2 cada una…-Digo distraídamente cuando me habla, hasta que mi cerebro recopila sus palabras y me hace dar un bote en el asiento y volver a fijarme en aquel sujeto. ¿Escuché bien? ¿Dijo que quería comprarlas… todas?... Seguramente mi cara es algo cómica, mis ojos violetas están muy grandes, mi boca ligeramente abierta y mis orejas completamente erguidas y tensas, por suerte él no me mira. Sin embargo, aquella expresión… tonta, se me borra rápido al seguir escuchando sus palabras, más mi sorpresa continua agrandándose. ¿No tengo buen aspecto? Por supuesto que no. Llevo días sin mi medicina, mis ataques se volvieron casi continuos, no puedo dormir bien durante la noche, mucho menos durante el día… seguro que no tengo precisamente la mejor apariencia de todas.

Pero parece que mi sorpresa no se termina al escuchar el resto de sus palabras, aunque más que sorpresa, aquello solo me pone en alerta al darme cuenta que no es un típico humano común, es alguien capaz de fijarse en todo detalle con solo una simple mirada, algo que es digno de admirar, pero al mismo tiempo es algo con lo que tener mucho cuidado.

Parpadeo varias veces y sacudo la cabeza para salir de mi sorpresa antes de volver a hablar. –¿En verdad quieres comprarlas?- Nadie puede culparme por desconfiar. ¿Cuántas veces uno ve que alguien gasta el dinero en un desconocido? En estos años de vida que tengo… nunca. O por lo menos, nunca sin recibir algo a cambio, todo tiene su precio. Mi lengua pasa por mis labios humedeciéndolos en un acto que tengo cuando estoy nervioso y me lo quedo mirando fijamente, evaluando sus palabras y su postura. No parece ser ese tipo de personas, ¿pero cómo estar seguro? Es muy difícil decidir en quien confiar y en quién no.

Mis pensamientos son rotos de golpe por el ruido que hace mi estómago cuando llega a mi nariz el aroma de la tarta. Casi instantáneamente mis mejillas se ponen algo rosadas. –Gracias.- Digo evitando verle. Sacudo mi cabeza para bajar el sonrojo de mis mejillas y como un poco de la tarta, sin dudas lo mejor que he probado en mucho tiempo, realmente deliciosa. El sabor dulce me obliga a bajar la guardia y a olvidarme de lo que pasa a mi alrededor por unos minutos, es muy agradable no pensar en nada, solo en el sabor dulce de aquella tarta que casi se deshace en mi boca.

Más todo regresa al terminar el primer bocado, después de todo aún quedan asuntos que resolver. Con un suspiro suave bebo algo de mi vaso con leche antes de mirarlo fijamente. –Y gracias, pero no es necesario que me compre ninguna medicina. Estoy bien. –Sonrío ligeramente. No puedo abusar de la amabilidad de esta persona, ya es demasiado que gaste el dinero en mi vaso de leche y en una tarta que en realidad yo no pedí. A parte, sé que mis medicinas no son precisamente las más baratas que existen, creo que con el dinero de las pinturas podré conseguir algunas.

-Se puede decir que… soy un poco de ambas cosas. Un gato callejero que intenta ganarse la vida y sobrevivir en esta ciudad, y al mismo tiempo trato de encontrar la forma de no tener que huir cada vez que salen a buscarme. No es agradable volver a ese lugar.- Mis orejas se agachan un poco al pensar en el Mercado Negro, pero aún así solo me encojo de hombros ligeramente y regreso mi atención a la tarta. Si alguien me comprara sería genial, saldría de aquel mercado y me quitarían esta molestia de collar. Me rasco el cuello, tocando ligeramente el nombrado elemento. Pero en todo pet siempre existe un temor… ¿y si el lugar al que vamos al ser comprados es peor que el Mercado?... es por eso que muchos solo deciden escapar y no buscar dueño.

-Perdón.-Levanto mis orejas y lo miro al darme cuenta de un detalle que me pasó por alto. –Me llamo Shakir. ¿Cómo se llama? ¿O debo solo llamarlo Señor?- Inclino ligeramente la cabeza y continuo comiendo la tarta con una sonrisa que se forma en mis labios con cada bocado, mientras espero su respuesta.



Volver arriba Ir abajo

Re: Back to Black || PV Shakir

Mensaje por Lelouch Lamperouge el Jue Feb 11, 2016 11:27 pm


Back to black
 it's so dark here



Sorbí el liquido de mi taza para después volverla a dejar sobre el pequeño plato miando a mi acompañante quien no parecía dar crédito a todo lo que sus ojos veían y sus orejas escuchaban. Tan raro era que alguien le comprara algo? Estaba seguro que a mas de uno le había gustado el gato para actos completamente opuestos a lo inocente y había intentado engatusarle con comprarle algo bonito, tal vez no excesivamente caso, pero desde luego si para que captase su atención lo suficiente como para acabar llevándolo a un callejón oscuro. Nadie decía que el gato no se hubiera defendido por supuesto, pero estaba claro que aquel perfil encajaba perfectamente con él. Sabía de lo que hablaba, pero por supuesto me lo reservaría solo para mi.

Mi mirada volvió a posarse en él-claro, porque no quería comprarlas? Acaso son malas?-inquirí con tranquilidad quedándome con la carpeta sacando el dinero para pagar por todas ellas el dinero que pedía, incluso un poco más-ahora solo ten cuidado que nadie te lo robe o se quede con él, al fin y al cabo es tu trabajo-hice una pequeña pausa pensando en que lo mas probable era que al llegar al mercado negro se la arrancaran a la fuerza-a los débiles se les quita todo-sonreí con amargura agachando la cabeza-por eso no debes dejar que te lo quiten aun si pierdes tu vida protegiendolo-reiteré mis palabras pensando en Nunnally haciendo que mis manos se convirtieron en fuertes puños. Me repugnaba aquella sociedad, siempre lo había hecho, siempre era el mismo sistema. El pobre pierde, el rico gana siempre es el mismo cuento. Por eso yo cambiaría eso. Acabaría con todos ellos, con su absurdo sistema.

Le ví comer la tarta notando como por un momento se evadía de aquella realidad dejándose llevar a saber donde, lo único que tenía claro era que estaba demasiado lejos de allí por lo que no quise interrumpirle hasta que de nuevo regreso a la oscura y fría realidad, no obstante en ese momento ya estaba revisando el móvil en busca de algunas medicinas que creía necesarias viendo su estado. Había visto antes esos síntomas que el otro parecía mostrar, Nunnally había pasado por cosas peores a pesar de haber sido alguien de la mas alta clase social-no, no estas bien-aclaré rápidamente antes de que pudiera continuar con su historia que poco me importaba, si tenía que ser sincero, era algo que ni si quiera estaba escuchando y que acallé regresando al problema de sus medicinas-tengo lo que necesitas en mi casa, te las daré pues tengo bastantes-continué mirando el móvil pasando paginas web de medicamentos con las prescripciones medicas-mi hermana también esta enferma y una vez presentó esos síntomas-no quise concretar el porque-además debería verte un doctor-acoté-una vez terminemos aquí iremos a mi casa y allí mismo te examinaran-bloqueé el móvil volviéndolo a guardar en mi bolsillo-precisamente si eres un gato callejero es normal que tengas pulgas-intenté decir a broma de chiste que más bien parecía un insulto cuando no pretendía en absoluto burlarme de él, pero la verdad era que la comedia no era lo mio y se había demostrado en mas de una ocasión.

De nuevo volvía a distraerse de lo principal deprimiéndose en aquel triste sitio que era su residencia, pero regresó rápido, supongo que a mi eso también me pasaba cuando me quedaba pensando en demasiado tiempo en el pasado que amenazaba cuando menos me lo esperaba-Shakir-me quedé pensando el origen de aquel nombre-es extraño tu nombre, pero me agrada-pensé en alto dejando que mi espalda se apoyara en el respaldo de la silla-yo me llamo Lelouch, pero por favor no me tratas de usted, no soy mas que tu-dije sin importarme el claro hecho de que el fuera una mascota y yo lo que se consideraba como amo, alguien libre que se suponía era el resultado de un intercambio entre Inglaterra a Alemania. Unos jóvenes príncipes a cambio de valiosas mercancías-encantado-dije para dar por finalizada aquella presentación de nombres.

Porque siempre tenía que juntarme con los débiles? Acaso lo buscaba? Lo dudaba bastante, pero si lo pensaba nunca me había visto rodeado de gente influyente o importante desde que había abandonado Inglaterra, sin contar por supuesto a los Ashford y a los alumnos estirados del instituto elitista. Todos eran de lo más común, pero así se suponía que debía ser la gente. Todos eran mediocres y así debían de seguir, pues si todos eran excepcionales, nadie lo seria.

-Esta rica la tarta?-pregunté de manera amable pero seria como de costumbre, pues las sonrisas que le dirigía solo eran por cortesía, una mascara de falsa amabilidad, aunque la verdad era que tampoco deseaba nada de él. Entonces porque lo estaba haciendo? Solo porque se veía exactamente igual que yo? Demasiado por ser solo ese motivo. Tal vez nunca lo podría sacar a la luz, la verdad de aquellos hechos desconocida por mi incluso en aquel instante.
De nuevo volví a pegar otro sorbo a mi café. Deseaba irme de allí. Deseaba estar solo. Deseaba quitarme de encima a aquel tipo que tanto se parecía a mi y con cada mirada parecía recriminarme cosas.

Porque me miras así?
Para.


By sidhe For Source Code



~Gracias Izaya...bastardo~

¡WARNING!:

At first


Si, aquí si Izaya ¬¬ (?)


Hace falta que diga algo mas?... gracias Izaya...

Regalos:
















Volver arriba Ir abajo

Re: Back to Black || PV Shakir

Mensaje por Shakir el Jue Feb 11, 2016 11:29 pm




Back to Black

Tema privado con Lelouch Lamperouge
Bares y Restaurantes

-No.- Digo con rapidez sacudiendo mi cabeza. –No. No es que sean malas pero… -Bajo un poco la cabeza y dejo salir un suspiro mostrando mi cansancio ante la situación que explicaré en pocos segundos mientras guardo el dinero que me da. –No a muchos les interesa comprar pinturas que no sean de los artistas más famosos. Hace poco fui a una exposición de arte y… -Resopla. – Había una… un lienzo enorme con solo un punto amarillo en el centro… estaba costeada a 10000. –Lo miro con una mirada llena de ironía. –Cuando yo era cachorro podía pintar algo mejor que eso… pero no les importa como sea una pintura, solo el nombre del artista. –Mis orejas se bajan, sabiendo que debido a lo que soy y en la posición social que me encuentro… mi nombre nunca será famoso, y mucho menos mis pinturas.

Una de mis orejas se eleva al escuchar lo que sigue diciendo mi casi clon de ojos. Levanto mi cabeza para verle sorprendido y con una mano me rasco la nuca. –Jeje… ya... creo que exageras un poco. Es cierto que nos quitan nuestras cosas en esos lugares pero… yo no dejaré que lo hagan... este dinero va... para algunos medicamentos. Me los quitarán, pero al menos me los dan.- Se encoge de hombros. –No pueden permitir que una de sus mercancías se eche a perder. –No miento, me quitarán las medicinas, pero de igual forma me las irán dando… de vez en cuando, no en la dosis que en verdad necesito, pero al menos sí algunos días, y es preferible eso antes que volver a lastimarme. Se podría decir que lo que dije es… una verdad a medias.

De igual forma, no entiendo para qué me molesto en mentirle a este sujeto. Es más que obvio que no es una persona que confíe en las palabras del otro, por lo tanto sin dudas es difícil de engañar, y yo no soy un experto en esa materia, se podría decir que la reprobé varias veces. Por otro lado, él aprobó sin esfuerzo también la materia de sorprender. Si bien mis orejas se elevan de la curiosidad al escuchar que tiene una hermana enferma, mi boca se abre para preguntarle, pero logro controlarme y decido callar, después de todo me parece que no es correcto preguntarle cosas de su hermana a alguien que apenas conozco.

-Aahmm sin ofender… pero no creo que su hermana tenga los mismos síntomas que yo… Lo que yo tengo… no es… algo muy común. –Muevo la punta de mi cola ligeramente, algo que hago cuando trato de ocultar información. –Y no es necesario que se tome tantas molestias por mi. –Sonrío de lado. –Solo soy un gato desconocido, callejero, pero sin pulgas. –Río un poco devolviendo la broma. –Ya me han visto doctores hace… tiempo. Sé qué es lo que debo tomar, no he cambiado mucho desde la última vez que me vio uno. –Sí, mi enfermedad sigue igual, quizás ahora pareciera que empeoró, pero es porque no tengo mi medicina. De igual forma ¿qué tanto podría empeorar en unos años? Cuando tomo las pastillas, las cosas se calman, todo sigue su ciclo normal ¿o no? Es decir… siempre fue igual. Sin pastillas… enfermo mucho… Con pastillas enfermo menos.

-Sí. Muy rica. Gracias. –Sonrío y sigo comiendo aquella tarta, el sabor dulce que tiene es bastante reconfortante, justo lo que necesito en un día extraño de tormenta. –Mi nombre es de origen Egipcio… eso me decían mis padres. –Me encojo de hombros, la verdad tampoco me importa mucho. –No muchos creerían que sea correcto que no lo trate de usted. –Lo miro sonreír de nuevo y niego ligeramente con la cabeza. Las sonrisas perfectas no existen, casi toda mi vida me han mostrado sonrisas falsas, y algo que he aprendido es que todos comenten el error de hacer una sonrisa perfecta, ambas comisuras de los labios elevándose en perfecta sintonía, formando un arco perfecto hacia arriba. Cuando la verdadera sonrisa es espontanea, provocada de golpe, sin simetría, a veces se eleva más de un lado, a veces más del otro. Su sonrisa me resulta contradictoria.

Sonríe y trata de ayudarme, pero también siento que está incomodo conmigo… y si es así ¿por qué se queda? No lo comprendo. ¿Será por educación?.. quizás. Vuelvo a suspirar cuando termino la tarta y empiezo a beber de mi leche tibia. Lo mejor será retirarme al terminar mi leche, lo que menos quiero es ser una molestia para alguien. Miro el último sorbo que queda en mi taza y me lo bebo de un trago, limpio mi boca para no quedar con bigotes de leche y con una sonrisa vuelvo a mirarle. –Será mejor irme antes que la lluvia vuelva a empeorar. –Señalo la ventana por donde se puede apreciar que aún llueve, pero al menos no es la lluvia torrencial de antes. –Muchas gracias por todo. –Vuelvo a sonreír, aunque mi sonrisa tiembla al escuchar un trueno. Mi cola se agita de forma extraña y tengo un escalofrío en mi espalda. Paso la lengua por mis labios de forma nerviosa. Definitivamente este día no terminará pronto para mí.



Volver arriba Ir abajo

Re: Back to Black || PV Shakir

Mensaje por Lelouch Lamperouge el Lun Mar 07, 2016 1:48 am


Back to black
 it's so dark here



Mi vista no se apartó de la del otro-no soy como otros o acaso me meterías en el mismo saco que ellos?-pregunté sin pretender ser hostil para después mirar hacia otro lado-como sea, no tiene importancia-dije sin más pues aquella conversación era de besugos y no tenia que darle mas importancia de la que tenía.

Lo que le hicieran o le quitaran no era mi problema y realmente me daba igual lo que le pasara, estaba claro que su situación era como la de muchos otros y no debía ablandarme por su frágil aspecto o la enfermedad que decía tener, realmente como había dicho no tenía mayor importancia pues era una mascota y aunque fuera deploraba que los trataran como lo hacían yo no podía cambiar esa situación. Tal y como un día había dicho mi padre era débil y por ello se merecía lo que le estaba pasando. El problema sin duda erradicaba en que yo no pensaba como mi padre y en cierto modo al tener delante a una persona como aquella que tanto me recordaba a la pobre y frágil Nunnally no quisiera ayudarle.

De nuevo el gato intentaba desprestigiarse diciendo cosas que no debería decir cuando alguien le ofrecía ayuda-vamos, solo deja que te ayude por una vez, dudo mucho que volvamos a encontrarnos dado nuestras circunstancias, por lo que al menos por hoy te ayudaré, quieras o no-repliqué-así que solo deja que me encargue…-insistí sin variar mi opinión. Quisiera o no lo haría ya fuese por las buenas o las malas.

Le miraba constantemente sin perder detalle de lo que hacía hasta que de nuevo volvía a intentar cambiar la situación como si fuese alguien inferior a mi-ya te dije que no me gusta que me traten de usted y que no soy como los demás, así que solo llamame Lelouch-en verdad me estaba enfadando aquella actitud, casi me recordaba a mis días como un principie cuando todos me rendían pleitesía sin mirarme a los ojos, siempre tratándome de usted, de príncipe, como si casi fuese una divinidad. Me daba asco. Hacía que mi sangre hirviese-deja de tratarme así-volví a repetir casi como si también se lo dijera a los fantasmas de mi pasado sin darme cuenta.

-Ya te vas?-inquirí al ver como se iba a levantar salvo por el rayo que hizo que temiera. Me incorporé y fui a su lado-si te vas deja que vayamos a por las medicinas primero-insistí, realmente su salud me preocupaba al igual que la de mi hermana, no podía evitarlo supongo-venga vamos-le ofrecí mi mano-si tienes miedo será mejor que también estés con alguien-dije sin poder evitar el comentar aquello después de haber visto su reacción.
Tomé su mano y pagando todo lo que habíamos pedido me dirigí fuera del local tomando un paraguas que había traído, nos cubrí a ambos y salimos de allí hacia una farmacia que estaba por la zona de los bares y restaurantes.
Una vez allí me acerqué al puesto y hablé con al tendera de manera encantadora para después mirar a Shakir-y bien, cuales son tus medicinas?-le pregunté al chico gato-esta amable señora se ha ofrecido a dártelas ahora que sabe que eres mi mascota-comenté esperando que el otro me siguiera en la mentira ya que tal vez de otra forma no nos las dieran.

El moreno se acercó a donde estábamos y le dijo a la tendera todo lo que necesitaba. Una vez tuvimos todas las pagué y sin mas demora se lo agradecí a la vez que me giraba viendo a través del cristal del escaparate algunas personas del mercado ilegal.
Tomé la mano de Shakir sin hacer ningún movimiento que nos delatara delante de la tendera quien se la veía un poco nerviosa al ver a aquellas personas que se distinguían perfectamente del resto bajo la lluvia.
Aquello era un problema en verdad, pero podía resolverlo con facilidad. Rápidamente saqué mi móvil y llamé a Sayoko hablando de manera muy escueta dándole detalles de donde estábamos y la situación para que viniera a buscarnos con discreción-vamos-le dije a Shakir para que no entrara en pánico aun sosteniendo su mano para que se mantuviera calmo y me siguiera sin decir nada jugando su papel.

Salimos del comercio y caminando tranquilamente bajo el paraguas que tapaba nuestros rostros, clamufandonos entre la multitud llegamos a un callejón un poco mas atrás de donde estaban los que venían a por el gato el cual aun no sabía nada de las ideas que tenía para con él.
Puse una mano sobre su boca indicándole así que no hablara y solo esperamos en silencio durante 5 eternos minutos hasta que apareció un coche negro que conocía a la perfección.
Sin pensarlo dos veces me acerqué a este y entramos al interior para salir de allí con normalidad sin que nadie se diera cuenta de lo sucedido.

El gato estaba a salvo de momento y no dejaría que se lo llevaran hasta que hubiese tomado sus pastillas y un doctor le viera.
Realmente, me estaba preocupando demasiado para ser alguien que no me importaba. Pero como no lo iba a hacer si cada vez que mis ojos se paseaban por su rostro me recordaba a alguien importante para mi o a mi mismo? Me iba a volver loco aquel gato.


Take me away.


By sidhe For Source Code



~Gracias Izaya...bastardo~

¡WARNING!:

At first


Si, aquí si Izaya ¬¬ (?)


Hace falta que diga algo mas?... gracias Izaya...

Regalos:
















Volver arriba Ir abajo

Re: Back to Black || PV Shakir

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.