Demuéstrame tus aptitudes || Privado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Demuéstrame tus aptitudes || Privado

Mensaje por Invitado el Jue Feb 11, 2016 4:42 am



Demuéstrame tus aptitudes
Tema privado con Rakta | Tren nocturno hacia Munich


El trabajo es algo de lo que Klaus jamás se alejó, una vez encontró diversión en él lo tomó como algo vital en su día a día, mas desde que compró a Rakta las cosas cambiaron bastante. No llevaba mucho tiempo con aquel, solo un mes, durante el cual se dedicó a enseñarle lo pertinente para que pudiera comunicarse con la servidumbre de la mansión y poder desenvolverse apropiadamente ante las poquísimas visitas que el vampiro recibía. Klaus se encontraba orgulloso del avance que obtuvo del grifo, ya hablaba con oraciones más largas y no con meras frases básicas, lo cual facilitaba enormemente la comunicación entre ambos. Claro, Klaus jamás le exigiría más de lo que considere apropiado, le educaría no por verle como una mascota o una herramienta, él no deseaba eso. Quería un compañero. Otro paso en la enseñanza al grifo era mostrarle como trabajaba Klaus, para así, saber si le era de interés ayudarle en el futuro y pese a que se lo había preguntado, aceptar sin conocer algo no era parte de lo que el inglés aprobaría de buena manera y por ello decidió viajar con el grifo y escogió el tren nocturno como medio de transporte.

Apenas fue seguro, dejó la mansión junto a Rakta para ir hacia la estación de trenes más cercana, no perdió tiempo y solicitó a una de sus empleadas que les dejase en auto directamente en la entrada, para así, poder enseñarle al grifo como se viajaba en la actualidad sin depender de poder alguno. Además, el vampiro por cuenta propia no podía viajar de otra manera que no fuese corriendo o saltando, por lo que para él era muchísimo mejor ir cómodamente en vehículos creados por los humanos. Tomó la pequeña maleta, siendo ese su único equipaje, solicitó que el grifo le siguiera y procurara mantener la calma pese a la gran cantidad de personas que deambulaban la estación, siendo algo a lo que el grifo no estaba para nada acostumbrado. Bien lo sabía Klaus.— Tenemos que darnos prisa — comentó con tranquilidad mientras avanzaba cada vez más rápido sin perder de vista al contrario, lo que menos deseaba era perderle y que se desesperara entre tantos extraños. Una vez llegaron al anden, les tocó una breve espera antes de poder subir  e ir a la zona final del tren donde tenían reservada una habitación para la primera clase. Se trataba de un cuarto con dos literas, una sobre la otra, además de un par de asientos dispuestos para quienes preferían hacer otro tipo de actividades, siendo normal en ese tipo de transportes, muchos empresarios optaban por viajar de tal forma y por ello se disponían incluso una cómoda zona para que trabajasen en sus computadores.

— Es aquí  — dijo el vampiro mirando la puerta con el número que les correspondía, hizo ingreso dirigiéndose hacia el asiento más próximo a la ventana, la cual estaba oculta con una cortina en tono azulado. Dejó la maleta asegurada en uno de los compartimentos  — Deja tus cosas allí arriba, de esta manera no caerán ante algún imprevisto  — le fue aclarando  — Nos tocará un viaje de aproximadamente seis horas, no habrá paradas, por lo que estaremos en movimiento constante, procura estar calmado Rakta. Quizás sea algo odiosa la espera, pero es la única manera de ir con cuidado y rápido  — aclaró terminando de acomodar sus cosas, volteó a verle alzando ligeramente el rostro  — Lo bueno para ti es que no podré fumar aquí dentro  — sonrió suave mientras caminaba hacia el contrario y con el índice de la mano izquierda señaló el pecho ajeno  — Será nuestro primer viaje juntos, si llegas a sentirte incómodo debes hacérmelo saber y, por favor, se lo más claro que puedas conmigo o no te comprenderé  — mantuvo el toque y elevó aquel dedo hacia el cuello ajeno deslizándolo con sutileza.

— Cuando lleguemos, prometo entretenerte  — lo que más le preocupaba al moreno era que el grifo se aburriera y ocasionara algún problema, no porque fuese especialmente conflictivo, sino que ante una situación nueva podría no reaccionar como debería y eso sería complicado de manejar. Era menester mantener un bajo perfil y más en un sitio como ese, probaría al grifo y eso le tornaba ansioso, lamentó enormemente el no poder fumar allí y suspiró tratando de no pensar en ello. Acarició la zona que normalmente mordía mirándola, para luego regresar la vista a los ojos contrarios permaneciendo de tal forma un largo momento. Tras eso, se alejó del otro para quitarse la chaqueta y dejarla sobre uno de los asientos — Quizás sea algo complicado, pero dormir sería una buena idea — dijo sabiendo que ambos tenían un horario de sueño diferido al normal — O bien, puedes hacerme compañía en lo que dura el viaje — le miró de reojo y puso sus manos en la cintura a la espera de su decisión.


Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Demuéstrame tus aptitudes || Privado

Mensaje por Rakta el Jue Feb 11, 2016 9:43 pm


Demuestrame tus aptitudes
I set fire to the rain


Todo era penumbra en la habitación y nos brazos me abrazaban con fuerza contra un cuerpo frio, un cadáver sin pulso en contraposición con mi agitado corazón que caía lentamente al vacío. No obstante aquel que me sujetaba lo había reclamado como suyo agarrándolo con fuerza y reclamándolo como suyo.
Él, aquel chico de tez blanca como la leche, ojos grises y profundos como el averno y cabellos color azabache, me había salvado con solo rozar mis labios. Nunca nadie antes había hecho algo parecido a aquello. Como algo tan simple como un beso podía provocarme tanto?
Yo era fuerte al igual que mis garras, pero mis piernas eran débiles y temblaban tan solo con que nuestras miradas se cruzasen, por eso siempre acababa agarrándome a él para no caer a sus pies.
Ahora, al dormir tan pegados, podía notar su respiración sobre mi piel que se erizaba y sentía que podría quedarme allí para siempre a su lado. Solo el y yo, no necesitábamos nada más, no había nada mejor.

Parpadeé un par de veces encontrándome en la cama de invitados que Klaus había instalado en el cuarto de al lado al suyo. Chasqueé la lengua fastidiado. Porque había soñado semejante cursileria? Desde cuando me importaba aquel estúpido vampiro? Era demasiado molesto si quiera pensar en él. Yo les odiaba. Odiaba a todos fueran como fueran, incluso a él quien intentaba ser amable-tsk…-cada vez que recordaba el primer día en el que había llegado a la mansión…
Había intentado tomarme a la fuerza, pro después se había arrepentido. Porque? No se suponía que era una basura con la que hacer lo que él quisiera? Y aun así se había detenido. Era muy molesto.
Escondí mi cabeza bajo la almohada apretando con fuerza intentando volver a retomar el sueño, pero en ese momento una sirvienta aporreo mi puerta indicándome que saldríamos de inmediato hacia Munich. Que demonios se le había perdido a aquella sanguijuela allí?
Gruñí desde dentro del cuarto y la sirvienta se largo entendiendo eso como un si.

Lentamente me incorporé y aun sin encender la luz inspeccione al cuarto. Todo continuaba oscuro y yo estaba acabado. Se me había privado de libertad, de la luz solar, del privilegio de volar, el de ser un grifo, condenado a permanecer en aquella forma humana, el de ser una mascota de una sanguijuela, el de ser esclavo.
Revolví con fuerza mi cabello sin darle muchas vueltas a eso y me vestí para después tomar mis ropas junto la pequeña maleta de mala gana saliendo del cuarto con rapidez para reunirse con Klaus para ir a la estación a la mayor brevedad posible.

No estaba de muy buen humor para hablar con nadie en aquellos momentos, por lo que simplemente me mantuve callado a pesar de haber ingresado en la estación  atestada de gente. Me estaban poniendo realmente nervioso, todas aquellas miradas y sonidos junto las pantallas de luz y los anuncios. No dudé en pegarme algo mas a Klaus, al fin y al cabo él era lo único que conocía y estaba claro que de suceder algo, por desagradable que fuese, iría con el sin dudarlo.

Mis ojos iban y venían a todos sitios. Por lo que había dicho Klaus aquello era llamado y conocido como un tren y a pesar de que parecía un gran gusano no le temía pues sabía, de nuevo gracias al vampiro, que era inofensivo y solo transportaba personas en su interior de un sitio a otro. Aun así no podía dejar de fascinarme ya que era algo nuevo que no borraría jamás de mi mente.
Caminamos por los pasillos hasta alcanzar nuestro compartimento que era bastante modesto, aun así no pude evitar inspeccionarlo con minuciosidad dejando la maleta donde el moreno indicaba-no soy un niño…-dije por lo bajo algo molesto por todas aquellas indicaciones aunque sabía que si lo decí era por algo. Casi parecía que me conocía el mejor que yo a mi mismo, pero no, simplemente era que yo no quería reconocer todas aquellas verdades que decía a bocajarro-lo es-sentencié cruzándome de brazos frunciendo el ceño a la vez que apoyaba mi espalda contra a pared sin dejar de mirarle sentado cerca de la ventana.

Así que no podría fumar eh? Casi me daban ganas de reírme de él, pero me lo reservaría celebrando una victoria silenciosa-claro-contesté a todo con monosílabos algo cansado de que siempre me dijera lo mismo al estar rodeados por otra gente, aunque la verdad, conmigo, toda prevención era poca y desde luego que era consciente. No me constaría nada arrancarle la cabeza de cuajo al acomodador que entrase para comprobar los billetes.
Me encogí de hombros-da igual si me entretienes o no...-dije completamente serio mirando hacia otro lado que no fuera su figura-no me voy a morir por eso-utilicé un poco de retranca en la que tanto interés había puesto en nuestras clases. Pero mi rostro cambió cuando el otro dijo que podía hacerle compañía. Mi rostro se suavizó y le miró con curiosidad e incredulidad-quieres…-dudé un poco-quieres que te haga compañía?-no podía creerlo, como podía querer eso después de lo seco que era con él, es que acaso era tonto? Yo solo quería matarle, no?

Llevé mi mano al cabello revolviendolo con fuerza-yo…-iba a decir algo cuando de repente la puerta del tren se abrió dejando ver al revisor. Rápidamente y como si tuviese un propulsor corrí junto a Klaus escondiéndome tras él gruñendo por lo bajo como si fuera una especie de perro a punto de atacar a la amenaza presente.
El hombre se sorprendió un poco y a pesar de que sudaba frio en aquellos momentos al ver mis ojos brillantes llenos de odio ingresó en el compartimento pidiéndole los tickets a Klaus temblando ligeramente. Apestaba a miedo, casi estaba seguro de que se había cagado encima.

Una vez el tipo facturó los billetes hizo una reverencia y se marchó de allí rápidamente. Fue en ese momento en el que rápidamente me giré y descubrí las cortinas para mirar hacia a fuera viendo como aquella gran oruga metálica se ponía en movimiento. Me sorprendió, más intenté que no se notara manteniéndome estático mirando por la ventana como si aquel momento anterior nunca hubiese ocurrido y solo me hubiese acercado hasta allí para mirar por la ventana-voy a prenderle fuego a la lluvia-dije como si fuese lo más normal del mundo-eso te basta?-pregunté sin girarme a la vez que una gota golpeaba el cristal y rompía a llover con fuerza casi como si lo hubiese ordenado-aunque con eso no demostraré nada, olvídalo...-sentencie dándome cuanta de aquella estupidez. Estaba hablando por hablar, no sabia si quiera que decía. Solo disparates, y eso nunca traía nada bueno consigo. Incluso, parecía que aquellas gotas de agua chocando contra el cristal susurraban su nombre sobre mi oído diciéndome que me arrojara a las llamas con él sin miedo, que fuera junto a él sin importarme nada más que su calidez envolviéndome por completo. Fue en ese momento que volteé mi cabeza aun dándole la espalda observándole con mis ojos amarillos brillando en aquella oscura noche.

Quería llorar con fuerza,
ahogarme entre mis lagrimas.
Porque no lo comprendía,
aquel sentimiento…
pesaba.


By sidhe For Source Code

Volver arriba Ir abajo

Re: Demuéstrame tus aptitudes || Privado

Mensaje por Invitado el Mar Mar 15, 2016 10:11 pm

Prefirió no decir nada en respuesta a sus palabras, Rakta para Klaus era igual que un niño, apenas si iría en secundaria con sus conocimientos actuales y por sus modales en sociedad. Precisamente porque sabía eso era que no lo discutiría, sería rebajarse a un nivel semejante y Klaus pese a parecer un adolescente, no lo era, mucho había vivido ya como para ser considerado uno. — No seas tan amargado, casi pareciera que prefieres aburrirte — comentó aún con una curva en sus labios, el grifo le entretenía de cierta manera — Pero si eso es lo que quieres, no me entrometeré, solo pensaré que es un desperdicio — le observó un momento y desvió ligeramente la mirada al sentir a alguien cerca, pero al oír un tono diferente de habla en el grifo regresó su mirar hacia este esperando que terminara la frase y eso no sucedió. Tampoco Klaus pudo responder a la pregunta formulada, fueron interrumpidos y el vampiro encaró al hombre que ingresó, quien no demoró en sentir miedo ante la presencia del hombre tras de Klaus.

— Le pido por favor toque a la puerta la próxima vez, es de mal gusto tal imprudencia — dijo borrando toda mueca que indicaba su estado de ánimo y se acercó apenas al hombre para hacerle entrega de los boletos, los cuales fueron marcados rápido ante la inesperada prisa del encargado. El hombre se fue con prontitud y Klaus cerró la puerta con el seguro, lo cual de haber entrado último habría hecho de no ser porque fue Rakta el último en ingresar. Suspiró bajo y se volteó viendo al grifo nuevamente en la ventana, ante lo cual Klaus se mantuvo en silencio viendo el oscuro exterior y luego parte del reflejo del propio Rakta en el vidrio. Las palabras que el vampiro escuchó le causaron gracia y no la contuvo, rió por esas palabras, siendo una risa suave — Sería interesante de ver — acto seguido inició la lluvia casi en una predicción por parte ajena — Eso sería una gran proeza, Rakta — comentó sin sarcasmo ni ánimos de burla aún sabiendo que era algo imposible de realizar, al menos en lo que él conocía.

Caminó hacia donde estaba el contrario separándose por quizás un paso de aquel — Me gustaría que me acompañaras despierto — dijo franco — ¿Aceptarías? — inquirió y añadió dando apenas unos momentos para que respondiera — No hemos podido hablar mucho desde que te lleve a la residencia, salvo por las clases que hemos tenido y espero comprendas que eso no es igual a una conversación relajada. Después de todo, vivimos bajo el mismo techo ¿No deberíamos llevarnos mejor? — giró el cuerpo y se fue al asiendo donde dejó su chaqueta larga quedando Klaus solo con la corta que tapaba gran parte de la blanca camisa. Se sentó hacia la ventana y deslizó la otra cortina que la cubría para poder admirar el paisaje que el grifo observaba — No me agrada la lluvia — murmuró, le traía recuerdos innecesarios — Si quieres que flamee con ganas ¿He de asumir que no te gusta? — antes de aseverarlo por sus dichos optó por preguntar y, quizás, iniciar una conversación donde pudiese aprender un poco más de aquel ser. — Rakta — le llamó y tocó con la zurda el asiento a su lado — Ven conmigo por favor — mencionó demandante pese a no utilizar palabras exigentes.

Apoyó la espalda en el cómodo asiento y por unos momentos cerró sus ojos, trató de pensar la última vez en que durmió de noche, aquello sucedió hacía ciento veintinueve años atrás, puesto que tras ser mordido por Ichi no fue capaz de dormir en un horario diferente ante lo estricta que fue aquella como su tutora — Quizás... — susurró perdido en sus cavilaciones aún sin abrir sus párpados e ignorando si el grifo seguiría lejos evitando la cercanía del vampiro. Klaus se lo merecía, había sido muy descortés al momento en que le llevó a la mansión cegado por el deseo que el grifo le provocó, pero decir lo último era echarle la culpa al otro de las acciones de Klaus. Comenzó a preguntarse el porque dejó que eso le detuviera, no habría sido problema proseguir al haberlo hecho antes con otros seres ¿Sería por pena?, no, Klaus no era tan compasivo como para humillar a otro con algo tan absurdo como la lástima, pero si era capaz de atacar a alguien como lo hizo la primera noche en tener al grifo. Contradictorio, en efecto. Acercarse o alejarle, Klaus dudó, Rakta gozaba de un carácter muy complicado y aunque el vampiro pudiera lidiar con ello, carecía de un motivo para afianzar su relación con el otro. Amo y mascota, eso eran a las finales, el grifo lo vería de esa forma por mucho que Klaus tratara de cambiar aquello. Este viaje le ayudaría a saber como debería actuar con el otro, si Rakta realmente le era de utilidad el vampiro le volvería su compañero, en caso de que ni siquiera pueda contar con él para su trabajo, tendría que tomar una decisión y no esperar demasiado de un inexistente compañerismo.

— Rakta... ¿Qué harías si te dejo solo en Munich? — preguntó abriendo su mirada para buscar con anhelo los ojos del otro, sin darse cuenta el tiempo en que permaneció en silencio. Necesitaba saber muchas cosas y llenaría de preguntas al otro de no ser porque sería inútil, lo sabía ya. Aquella pregunta podría indicar cosas que Klaus no haría, como por ejemplo dejarle abandonado sin donde ir o con que pagar, el grifo era la responsabilidad del moreno al haber sido comprado por este, pero su pregunta salid de 'la nada' sin mayor explicación fácilmente daba a malas interpretaciones.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Demuéstrame tus aptitudes || Privado

Mensaje por Rakta el Miér Mar 16, 2016 11:48 pm


Demuestrame tus aptitudes
I set fire to the rain


Negué a lo que dijo-no prefiero aburrirme, simplemente busco sobrevivir, seguir adelante, la diversión es algo aparte-dije por lo bajo sonando aun mas amargado que antes sin pretenderlo ignorando su último comentario aun mirando por la ventana. Ni que el se divirtiese por todo lo alto...Realmente aquel vampiro me sacaba de quicio. Porque no se moría?

Pero de nuevo aquellas palabras se inmiscuyan entre mis grietas, entre mis dudas haciendo mella en mi interior imposibilitando la sola idea de negarme por lo que asentí a su pregunta y su proposición girándome para poder verle olvidándome de la lluvia para centrarme en el moreno-porque tendríamos que llevarnos mejor?-inquirí cruzándome de brazos desviando la mirada hacia otro lado. Solo verle parecía quemarme las retinas, no lo soportaba, de verdad que no lo hacia y aun así no podía evitar caer a sus pies una y otra vez. Acaso eso sería por culpa de que el me hubiese comprado como su mascota? Tenía que ver que fuera mi amo? No, no había magia de por medio ni nada parecido, simplemente era él, su culpa, el me ponía nervioso hiciera lo que hiciera. Y lo odiaba.

Volvió a negar-claro que me gusta…-hice una pausa volviendo a mirar la ventana-ella es libre, puede volar a diferencia de mi…-dije por lo bajo-por eso también la odio-dije casi en un susurró afilando mi mirada-porque yo no puedo…-intenté recordar aquella palabra que Klaus me había enseñado-envidia…-dije por lo bajo recordando aquella palabra sin que mi mirada se relajara para después volver a girar el rostro cuando escuché mi nombre.
Porque parecía pronunciarlo con tanto cariño? Porque cada vez que lo decía parecía que algo dentro de mi se derretía?
Automáticamente mis pies se movieron solos y me senté a su lado sin pensarlo realmente hasta que estuve lo suficientemente cerca de él para ignorar aquello. Que mierda estaba haciendo? Inevitablemente gruñí por lo bajo mirando hacia otro lado al ver que no terminaba aquella frase dejándolo todo en el aire con un “quizás”. Que pretendía con eso? Crearme ansiedad? Tal vez enfadarme más? Miré de reojo al moreno. No, no parecía eso, o tal vez si? Se veía demasiado despreocupado en esos momentos como si realmente no supiese nada de lo que decía.
Pero sabía que no debía fiarme de aquel rostro perfecto con los ojos cerrados tan tranquilo, pues la primera noche me había demostrado que aquel tipo era una lobo disfrazado con piel de cordero. Tan cierto como que yo era una bestia totalmente descontrolada.

Aun así, a pesar de saber el peligro real no podía dejar de mirarle con suma atención con minuciosidad ahora que casi parecía un cadáver sin dar señales de vida. Pero sus ojos se abrieron buscando los míos que se asombraron al ver de nuevo aquellos profundos ojos intentando disimular aquel sobresalto en vano-e…-me quedé pensando sin saber que contestar por la sorpresa de la pregunta y su mirar.
La pregunta no era tan difícil, pero en ese momento me había pillado con las defensas demasiado bajas a pesar de que la respuesta estaba más clara que el agua en mi mente-huir-sentencié-correr, escapar de ellos-no podía ser más conciso aunque desde luego eso me dió que pensar mal interpretándolo como era natural-rápido-dije sin que mi expresión variase pensando en la brevedad de mi estadía con él. Si tenía que contar cuantas veces me habían abandonado desde luego que el vampiro se llevaba la palma. Pero acaso eso importaba mucho? No. Y a estaba más que acostumbrado a eso. Ni si quiera merecía la pena preocuparse.

Cerré los ojos algo cansado. No me acostumbraba bien a dormir de día y estar despierto por la noche. Echaba de menos la calidez del sol, el cielo azul despejado lleno de nubes blancas. Un cielo precioso que surcar con unas enormes y brillantes alas negras…
Quería volver, quería regresar a aquellas épocas. No quería soñar con el recuerdo, quería volver a él, labrar un futuro donde eso fuera posible. Pero por el momento sabia que tendría que quedarme esclavo, tanto en cuerpo como alma junto aquel retorcido anciano con aspecto de niño.

Mi cabeza sin querer se deslizó por la tela del asiento hasta dar con el hombro de Klaus donde quedé apoyado sin darme cuenta aun soñando despierto con los viejos tiempo donde era un ave sin percatarme de lo que estaba ocurriendo. No estaba dormido, pero ojala lo estuviese. No soportaba estar encerrado con el otro en un espacio tan pequeño como aquel. Si al principio esa idea me había emocionado ahora la descartaba por completo. Quería salir de allí, pero era tarde, igual de tarde que para despertar pues al final había terminando cayendo en las garras de Morfeo y este se negaba a soltarme por un buen rato.

Mis labios se entreabieron y todo mi cuerpo en tensión pareció relajarse mientras que respiraba acompasadamente aun soñando con aquella ansiada libertad vislumbrando mi plumaje cortar las nubes, volando, dejando que el viento me acariciara por completo. Quien querría despertar de un sueño así? Pero de repente el cielo se oscureció y estalló una tormenta que quemó mis alas convirtiéndome a su vez en un humano que se precipitaba al vació. Pero no desperté aun no. Justo cuando me estampé contra el suelo muchos rostros conocidos me miraban con desdén dejándome atrás a pesar de que les suplicara que no me dejaran, que se quedaran conmigo sin que me escucharan desapareciendo sin que pudiese remediarlo. Entonces en el último momento apareció el vampiro y a pesar de no tenerlo claro corrí hacia él, pero este también me dio la espalda. Fue en ese momento que el sueño y la realidad conectaron. Estiré mi brazo intentando alcanzar al Klaus ilusorio sin conseguirlo totalmente desesperado, pero si mi mano estirada en la realidad consiguió aferrarse a las ropas de este-Klaus...no…-dije en sueños-no me...tu no...me dejes...-gemí con tristeza a la vez que unas lagrimas escapaban de mis ojos a la vez que este desaparecía en el suelo-Klaus!-grité con fuerza despertando en el acto totalmente agitado.

Miré a todas partes y para mi sorpresa me encontré agarrado con fuerza a Klaus tiritando de miedo como si aquel fuese a protegerme de la pesadilla que se libraba en mi mente. Quería soltarle, quería apartarme de él y aun asi no pude. Mi cuerpo estaba agarrotado y no dejaba que le soltara, es más hacia que me aferrara y quedase mas pegado a su cuerpo aunque mi mente diese la orden contraria. Que me pasaba?-K-K...Kla…-intenté hablar en vano pues las palabras tampoco salían. Tato miedo había pasado? Parecía llevar como media hora de aquella forma, incluso había mojado la camisa de él con lagrimas. Porque? Porque me mostraba así de débil ante mi enemigo peor?
De nuevo intenté alejarme pero mi cuerpo me lo impidió rematándolo con que mis ojos se llenaron de lagrimas enterrando mi rostro en el pecho del vampiro para que no me viera llorar por aquella estupidez.

Tanta mella habían eco aquellas palabras en mi? Tanto me dolía,realmente, que me abandonasen? Y porque él? Porque él parecía importarme tanto en aquellos momentos? Tan solo habían pasado unas semanas, no podía haberle tomado cariño en serio a aquella sanguijuela, no después de todo lo que le había hecho! Como podría? Porque podría?
Aferré mis puños a la ropa de él sin poder dejar de llorar y tiritar aun asustado oculto contra su pecho sin comprender del todo que era lo que estaba pasando.

Pero aun así me resistí y antes del que otro hiciese nada grité con fuerza-no me toques!-bramé aun tiritando con miedo sin poder dejar de llorar desconsoladamente-ni se te ocurra...-dije por lo bajo sintiendo como perdían fuerza mis palabras volviendo a repetir-no me toques...no me toques...-no dejaba de repetir hasta que mi voz desapareció de nuevo apretando con fuerza los ojos sin darme cuenta que mis uñas se habían vuelto de color negras y afiladas haciendo que se clavasen en mis palmas dejando salir una espesa sangre negra que poco a poco lo inundaba todo.

Che anche se non valgo niente perlomeno a te
ti permetto di sognare
e se hai voglia, di lasciarti camminare
scusa, sai, non ti vorrei mai disturbare
ma vuoi dirmi come questo può finire?


By sidhe For Source Code

Volver arriba Ir abajo

Re: Demuéstrame tus aptitudes || Privado

Mensaje por Invitado el Sáb Abr 23, 2016 11:15 pm

— ¿Prefieres que nos llevemos mal? — preguntó breve — Sería cansino para ambos tener una mala relación, solo piénsalo un poco, a ambos nos espera un buen tiempo juntos y es mejor llevarnos bien — sentenció sin siquiera mirar al grifo en esos momentos. Él quería tener una sana convivencia ya que de no ser así, tendría que lidiar de otras maneras con el contrario y prefería no utilizar la fuerza, después de todo bestia o no poseía un razocinio del cual podía sacarse provecho — Envidia, sin dudarlo — comentó para darle veracidad a lo que el otro pronunciaba. Klaus entonces se tornó completamente serio, era un hecho que aunque le diese una gran cantidad de 'libertades' a Rakta, el otro no sería nunca libre, no bajo el cuidado del vampiro al menos.

El calor ajeno se sintió pronto, Klaus no creyó que fuese a sentarse a su lado tan rápido y atesoró, por momentos, aquella sensación sin abrir aún su mirada. Al poder mirar finalmente el rostro ajeno, tan cerca y confuso, Klaus hizo un amago de sonrisa esperando poder escuchar la respuesta a la pregunta ya formulada, la cual demoró, pero llegó  —  ¿Escapar de quiénes? — enarcó una ceja — Yo me refería a otra cosa eso si — murmuró y desvió solo un momento la mirada desde Rakta hacia la ventana — Debo enseñarte a andar por las calles, debes aprender a valerte por ti mismo en muchas cosas — dijo en un tono bajo, pensativo regesando entonces a un silencio normal entre ellos. No prosiguió con las preguntas, no tenía sentido increparle a esas horas. No esperó que tras poco tiempo Rakta se mostrase tan cansado como para apoyarse en el hombro del vampiro, quien al sentirle viró leve el rostro viendo los cabellos alborotados del grifo. No diría nada, de seguro si lo hacía el contrario se alejaría. Se tentó por un momento y acomodó su mejilla en las hebras ajenas, sintiendo su aroma y aquel calor tan especial para el vampiro, quien solo podía tener algo de temperatura a través del resto. El viaje prosiguió y Klaus no supo cuánto tiempo habría pasado, simplemente permaneció despierto durante un largo periodo en el cual, Rakta, mostró algo de movimiento.

— ¿Soñando? — susurró apenas el vampiro al percatarse de un balbuceo e incluso de un agarre desesperado, se sorprendió y dirigió la diestra hacia el brazo que le sostenía buscando darle algo de calma y despertarle, no sería bueno dejarle en lo que parecía ser una pesadilla — Rakta — murmuró — Despierta... — se mostró preocupado al sentir el temblor ajeno, no pensó llegar a verle de esa manera considerando lo orgulloso que siempre se veía y se conmovió ante aquella debilidad tan inocente, tan incontrolable producida por el mundo onírico. Le dio un abrazo suave, sin retenerle mucho al saber que no sería bien recibido, pero se atrevió a hacerlo al notar que el contrario lo necesitaba — Ya pasó todo, Rakta, solo fue un sueño — dijo en un tono bajo aferrando el cuerpo ajeno al propio — Calma, estoy aquí contigo — dijo siendo esa la verdad, Klaus le protegería aún de un mero sueño. El verle llorar también fue inesperado y no mencionó nada sobre ello, en lo poco que llevaba con el grifo, nunca le había visto de esa manera y dudaba seriamente que tuviese la confianza con Klaus como para mostrarse así, se repitió mentalmente que solo había sido un mal sueño y se limitó a acariciar la cabeza contraria con delicadeza buscando calmarle. Estuvo varios minutos así, silente, tocando los cabellos del grifo, notando como parte de su ropa se humedecía con las lágrimas contrarias y aunque no sonase bien, le gustó poder apreciar algo diferente a la hostilidad habitual en su faz y en su voz.

El grito ajeno pidiendo que dejase de tocarle fue algo que alarmó mínimamente al vampiro, no porque temiese del grifo, sino por costumbre. El ruido no era algo que le gustara y, por un momento, afiló su mirada al observar a Rakta, pero al verle incluso peor que antes no pudo pensar en nada malo contra él. Parecía un niño, sin dudas — Puedes quedarte como estás si quieres, no te tocaré — apartó entonces las manos — Pero... te recomiendo que duermas un poco — y con la mano que antes le acarició la cabeza le instó a que bajase la misma hacia el regazo — Descansa, pareces cansado — le dio una pequeña guía, mas no le forzó — Yo trataré de no molestarte — comentó amable, sentimiento que nació al verle tan aterrado — O si prefieres, puedo contarte una historia que te ayude a conciliar el sueño — mencionó viendo hacia la ventana donde la lluvia era incesante — Es sobre la primera vez que me encontré con un grifo, ya que tu Rakta, no eres el primero — y al pensar en aquel recuerdo una ligera sonrisa se apreció adornando su faz, totalmente calma — Ignoro si los grifos son seres a quienes les agrade saber sobre sus congéneres — murmuró y regresó lento la mirada a donde Rakta se encontraba — ¿Quieres oír? — mantuvo fija su mirada en él — ¿O hasta mi voz te parece en extremo odiosa? — daba igual si el contrario decidía o no oírle, las cosas no cambiarían y menos lo pasado.

— Si necesitas un pañuelo...— pero no acabó la frase, pensar en el motivo de tal frase le inquietaba pese a que no era tan evidente en su expresión, pero sus ojos no podían ocultar la realidad ante su rojizo tono. El aroma a sangre inundaba poco a poco la estancia y Klaus apeló a su gran auto control para no ceder ni descontrolarse, es por ello que había ofertado contar aquella historia porque le sería útil para distraerse. No era hora aún para beber y creía que podría soportar el viaje en tren sin hacerlo, porque no pensaba alimentarse del contrario mientras aquel no se mostrase más calmo y lo sucedido alejaba aún más la posibilidad de ver al grifo como alimento aquella noche. Volvió a mirar hacia la ventana en un intento por no pensar en la ansiedad que poco a poco le llenaba, todo por culpa del grifo que sangraba tan cerca del vampiro, lo cual podría considerarse cruel de no ser porque seguramente no tendría idea de cuan peligroso era hacer tal cosa.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Demuéstrame tus aptitudes || Privado

Mensaje por Rakta el Sáb Abr 23, 2016 11:17 pm


Demuestrame tus aptitudes
I set fire to the rain


Continué aferrada a su ropa a pesar de que le había dicho de aquellas maneras que no me tocara. No podía verme llorar, nadie podía, nadie porque nadie lo comprendería.
Mi cuerpo seguía temblando y las lagrimas no dejaban de escapar de mis ojos al igual que la sangre ya que no dejaba de apretar mis puños sin ser consciente de el peligro de aquello tan cerca de Klaus.
Pero hablando de él. Porque se comportaba de aquella manera? Porque continuaba siendo tan amable a pesar de que él le hablara con tanta frialdad rechazando le por completo? Porque él intentaba ganarse un hueco en su interior? Porque no le dejaba en paz si al final sabía que iba a desaparecer como todos?
Intenté hablar pero las palabras no parecían salir de mis labios. Debía de calmarme antes de intentar hacer nada.

El silencio era un buen aliado en aquellos momentos, incluso no poder escuchar los latidos de su inerte corazón era un alivio en aquellos momentos. Su olor incluso era algo que agradecía y su esencia a muerte me relajaba haciendo que poco a poco mi intenso agarre cesase y poco a poco mi cabeza se dejara caer hasta el regazo contrario sin decir nada.
Descanso. Tanto necesitaba la paz? Tantos años había estado luchando en silencio? Tanto tiempo había pasado desde que era libre? Pensar en todo el pasado estaba haciendo que me mareara. Recordar todo por lo que había pasado era abrumador-mareo…-dije omitiendo el “me” acabando por acomodarme en su regazo encogiendo las piernas para quedar hecho una especie de pelota, como un niño pequeño asustado pensando la siguiente palabra que decir a sus mayores. En verdad aquella situación era difícil, o al menos para él, era más bien extraña, pues nadie nunca se había preocupado por él o sido considerado como lo había sido el vampiro a partir de su desliz el primer día.
De nuevo mi corazón se aceleró haciendo que cerrara los ojos con fuerza intentando no pensar en aquello. Me mareaba-me mareo…-volví a repetir encogiéndome algo más en posición de defensa.

Negué suavemente al escucharle, pero antes de responder a sus preguntas sintió que debía de disculparse por su actitud. Tenía un temperamento muy rápido, pero un corazón que me impedía continuar con aquella carga después de que el otro se hubiera portado de aquella forma hacia mi, tan amable, tan desinteresado-pe-perdón…-titubeó un poco mi voz para después intentar continuar hablando de la mejor manera posible-historia...por favor…-dije con una voz queda negando a su pregunta sobre el pañuelo no queriendo ser muy elocuente pues en aquel momento parecía que todos los progresos que el vampiro había hecho con respecto a mi lenguaje se habían perdido ante el momento de estrés-gusta…-continué hablando muy bajo-tu voz…-sin saber porque de nuevo mi corazón se aceleró provocando que mis mejillas se tiñeran levemente de rojo recordando de inmediato la sangre.

Fue en ese momento cuando separé mi rostro aun cubierto por las lagrimas del cuerpo de él para mirarle. No se que expresión tendría en aquel momento en mi rostro, pero estaba seguro de que era preocupación y más al ver aquellos ojos rojos. Volví la vista a mis manos llenas de sangre y después de pensarlo me decidí mostrándoselas-yo…-dije por lo bajo-puedes...be...beber…-de nuevo la voz me titubeaba y tuve que apartar la mirada al decir aquello-por favor…-casi le suplique que lo hiciera al verle en aquel estado, estaba preocupado sin saber el porque. Porque mi corazón seguía latiendo tan rápido y aquel sonrojo que teñía mis mejillas no desaparecía. Que me estaba pasando?
Me incorporé un poco para ver mejor su rostro a la vez que ocultaba el mio con las hebras de mi desaliñado cabello y acercaba mis manos a su boca-por...por favor…-volví a repetir por lo bajo-Klaus…-dije su nombre en un susurro totalmente cohibido por tener que implorar casi que bebiera de mi al verle en ese estado a pesar de no comprender de donde provenía tanta preocupación por alguien que jamás me dejaría libre, que podía matarme de quererlo, que podía hacerme lo que quisiera sin que yo pudiera quejarme…
Entonces porque veía la bondad en él a pesar de todo lo ocurrido aquel día? Si estaba equivocado que pasaría después? Sería dejado atrás como siempre? Porque sentía que con él era diferente? Porque a pesar de todo lo que hiciera, a pesar de intentar rechazarle durante tanto tiempo al final siempre caía en sus redes? Porque esta vez era la que más bajo había caído dejándome llevar de tal manera hasta entregarle mi sangre como un sacrificio? Que me impulsaba a hacer todo aquello?

Mis ojos se pasaron en los de él durante un largo rato hasta que se volvieron a apartar ante la intensidad. Podría ser un ser de oscuridad, pero siempre conseguía quemarme con aquellos ojos que parecían descifrar todo lo que se ocultaba tras los míos tan llenos de luz en una primera instancia. Ni si quiera me había dado cuenta que de nuevo había comenzado a temblar, pero no por el miedo, si no del nerviosismo que el vampiro generaba en mi.
Sentía que aquel día algo había cambiado, algo estaba cambiando sin darnos cuenta.


You complete my fate,
the world unwinds inside of me.
You repeat my fate,
rewinding all we can.
Come and save me


By sidhe For Source Code

Volver arriba Ir abajo

Re: Demuéstrame tus aptitudes || Privado

Mensaje por Invitado el Mar Mayo 17, 2016 9:48 am

Se mostró calmado al ver como Rakta accedía a acomodarse sobre sus piernas, tal y como dijo, no le tocó al no ser grato para el contrario. Dejó su mano a un costado del cuerpo reposando sobre el asiento mismo mientras que con toda su fuerza trató de mantener esa calma que solo aparentaba, puesto que cada vez resultaba más complicado permanecer allí con el alimento tan cerca de él. Klaus le escuchó y bajó la mirada para apreciar parte de su rostro — Cierra tus ojos, eso quizás ayude a calmar ese mareo — el vampiro llevaba mucho tiempo sin sentir un mareo, puesto que ni siquiera la sed de sangre se lo provocaba — Tendrás que soportarlo hasta llegar ¿Eres capaz? — preguntó sin desviar su mirada — Rakta... — susurró y con lentitud inclinó su faz, pero se detuvo a los segundos ya que era aquel aroma el que le instaba a buscarle. Definitivamente sería un problema. Suspiró un tanto aliviado por no haberse movido demasiado como para ser visto, era su deber controlarse o de lo contrario podría ser incluso peor que el primer día de convivencia entre ellos.

Retomó la vista hacia la ventana ya sin siquiera prestarle atención a la lluvia, se dedicó a apreciar la oscuridad externa y solo la disculpa del grifo causó que el vampiro regresara la mirada hacia él evidenciando el asombro que le causó — ¿Por qué te disculpas conmigo?  — Klaus rió muy bajo —  Pareces un niño nuevamente, Rakta — por momentos perdió la tensión que le provocaba la sed y la condición en la que se encontraba ante su mascota — Entonces te contaré, espero no te disguste que me extienda — paseó su mirada por el rostro ajeno percibiendo con total claridad como sus mejillas adoptaban aquel hermoso carmín y durante algunos momentos quedó en silencio solo queriendo verle. Los recuerdos del pasado llegaron a la mente del vampiro, aquel encuentro donde por poco y perdió la vida, aquella que durante mucho tiempo le había acompañado ya y seguiría de esa manera en lo que al vampiro le respectara.

Al sentir como el otro se movió Klaus le permitió el sentarse creyendo que se habría incomodado o que el contacto había sido excesivo pese a que solo le dejó reposar, podría haber pensado tantas razones para que se alzara y jamás habría llegado a la respuesta correcta. Con estupor escuchó al grifo ofrecerle el beber y Klaus no pudo responder a tal cosa, no lo entendía y se molestó consigo mismo por haberse mostrado tan necesitado como para que el otro hiciera tal cosa; peor fue cuando le suplicó y le acercó las manos al rostro estando verdaderamente lamentable. Rakta le ofrecía y aún así parecía que estaba siendo forzado a ello, bastaba con apreciar su faz o lo que se alcanzaba a mostrar de ella. Klaus no dudó y se aproximó a una de las manos, seducido por el aroma, incluso por el oscuro color de la misma, pero lo que más le atrajo y le guió a aceptar fue el como Rakta le imploró el beber de él. Se dejó embriagar por el aroma mirando de reojo al contrario, pero cuando estuvo a una mínima distancia le sintió temblar y no pudo evitar el sonreír ante tan adorable comportamiento. Ladeó el rostro y con la punta de la lengua obtuvo un poco de su sangre, despertando su sed aún más con solo beber un poco, nunca le sería suficiente tal cantidad y él lo sabía.

— No te arrepientas de esto más tarde... — le advirtió con severidad, mas luego agregó en un susurro — Ya que... no se si consiga detenerme — lamió entonces la palma de Rakta y cerró su mirada mientras iba quitando la sangre de aquella superficie, llevó las manos a sostenerle por las muñecas con fuerza medida en un principio, pero entre más bebía más ansiaba seguir bebiendo y se notó en la manera en que la presión ejercida fue en aumento. Lamió sus heridas y estas le dejaron beber un poco más sin ser suficiente ni la mejor manera que tenía Klaus en disfrutar la sangre — Rakta — dijo casi en un gemido denotando el gusto que tenía al beber — Mírame — demandó y bajó sus manos sin soltar al otro para así poder acercarse al cuerpo ajeno dejando una rodilla entre las piernas del grifo y la otra sobre el asiento para así sostenerse y poder dirigir su faz a la de él. Su boca estaba manchada con la sangre ajena ya que en sus palmas aquella se desparramó y por lo mismo pese a que no solía ensuciarse, lo había hecho. Inclinó hacia un costado su faz y buscó el mirarle, pero Rakta no era de quienes le sostuvieran la mirada y por eso dejó que su instinto le llevase a lo que su cuerpo necesitaba. Separó sus labios exponiendo sus colmillos afilados y bajó al cuello ajeno respirando con agitación aun intentando contenerse, pero difícil era hacerlo y más con la docilidad que el otro le mostraba al vampiro.

Se apoyó más en él y le tiró aprovechando el agarre solo por si el otro buscaba alejarse, ansiando unos instantes antes de enterrar sus colmillos en la piel ajena sintiendo aquel sonido tan peculiar y exquisito que se daba al perforar con fuerza la carne. Cerró su mirada y apretó la mordida creyendo que Rakta le empujaría o que obraría de alguna manera para alejarle, siendo aquello algo normal debido a las cosas que sucedieron en el pasado y por la misma reacción que el grifo mostró ante la cercanía del vampiro. El sabor de esa sangre le fascinaba tanto que no podía quedarse tranquilo sin drenarle con ganas, dejando de sostenerle para poder deslizar una de sus manos hacia la cintura ajena y aferrarse a su cuerpo en un posesivo abrazo. Recargó su peso en el otro forzándole a bajar y por ello quedó sobre el grifo , un tanto incómodo debido a la postura de ambos en tan estrecho sitio, pero Klaus primó su deseo de saciarse. Sacó de golpe sus colmillos no para dejarle en paz, quería lamer la sangre que emanaba de las incisiones solo para poder volver a encajar sus colmillos y crear nuevas heridas. Su otra mano se colocó sobre la cabeza del grifo y le tiró de sus finas hebras para poder moverle y así dejar libre el otro lado de su cuello al cual atacó con voracidad, denotando más fuerza que antes, pero sin llegar aun extremo de brusquedad.

Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Demuéstrame tus aptitudes || Privado

Mensaje por Rakta el Jue Mayo 26, 2016 4:04 am


Demuestrame tus aptitudes
I set fire to the rain


Mis mano temblaban a la espera de que Klaus las tomara y las lamiera para quitar aquel liquido rojo de ellas, pero aquello seria suficiente? Lo dudaba, pero en verdad estaba dispuesto a darle aquella sangre que necesitaba.
Que me había llevado a aquello? La verdad es que lo desconocía, pero simplemente deseaba hacerlo, quería hacerlo pues a pesar de todo lo que había hecho el primer día que aun estaba gravado en mi mente junto con aquel encierro vivido en contra de mi voluntad y mi encierra en aquel cuerpo humano, yo deseaba ayudarle a calmar su sed-Klaus…-dije de nuevo su nombre por lo bajo olvidando por unos segundos mi mareo aunque no disminuía pues principalmente había iniciado por el nerviosismo de aquel momento.
El vampiro me había enseñado que aquel acto era realmente intimo al menos para un vampiro pues además de ser un acto que formaba parte de su dieta aquello podría ser algo mucho mas que un simple aperitivo, pero el que? Eso es lo que desconocía. Y más si aquello implicaba también probar la sangre del vampiro.

Callado. Así era como estaba. Quieto, sin moverme y callado haciendo que mi presencia en aquel pequeño vagón se volviera insignificante en comparación a la del moreno que no dejaba de inundarlo todo.
Carecía de importancia todo aquello que no tuviera que ver con la sangre en aquellos momentos por lo que no dije nada, aunque a pesar de haber querido me hubiera visto completamente inutilizado por aquellos ojos claros y grises que no dejaban de escudriñarme a cada mínimo movimiento que realizaba.

Al notar la fría piel del vampiro contra la mía no pude evitar estremecerme a la vez que los cabellos se me erizaban poniéndose de gallina. Suspiré con fuerza intentando calmarme pero la verdad es que no funcionó en absoluto pues nada mas sentir su lengua lamiendo aquel liquido de nuevo aquella sensación de excitación y peligro le invadía. Aquel olor a muerte parecía inundarle.
Sus ojos estuvieron fijos en el rostro del vampiro que parecía deleitarse con aquel liquido rojo. Más de una vez estuvo tentado a decir el nombre de Klaus pero al final se contuvo mordiéndose el labio con fuerza a la vez que su rostro se teñía de rojo y su corazón latía con fuerza ante las acciones del menor.
Pero en el momento que el otro acabó de lamer sus manos miró hacia otro lado no queriendo que viera de aquella forma su rostro a pesar de que casi se lo estaba pidiendo con aquella voz tan suave y tranquila que siempre solía tener y que se incrustaba en su cerebro taladrando sus oídos.

No podía mirarle. Prefería no hacerlo en realidad porque si no se pondría mas nervioso por lo que solo permanecí callado notando como el moreno hacia más presión en mis muñecas como reteniendome-Kla…-iba a decir cuando escuché sus palabras de que si le dejaba continuar no pararía pero de nuevo al notar como se acercaba más poniendo una de sus rodillas en el medio de mis piernas callé sonrojandome con más fuerza que antes-n-no...no puedo…-susurré por lo bajo cuando pidió que le mirara. La verdad es que tampoco sabia como había sido capaz de decir aquello con lo nervioso que me encontraba haciendo que las pulsaciones se dispararan. Aunque desde luego lo curioso no era aquello, si no todo lo que le estaba permitiendo al vampiro, y porque lo hacia? I si quiera lo sabia, pero tampoco podía pararle. Que me pasaba? Mis fuerzas parecían que haber desaparecido.
Solo en una ocasión miré el rostro de Klaus pudiendo comprobar su rostro lleno de sangre y aun así no me dio miedo, si no que solo deseé que continuara a pesar de no decir nada ante la vergüenza que sentía y la intimidación del vampiro. Además que pensaría él si le dijera que aquello realmente no me estaba disgustando? Era un idiota, me sentía realmente idiota.

El sediento vampiro se acercó cada vez mas a mi cuello recostándome contra el sillón encajándome allí sin posibilidad a escapar pues toda la fuerza que yo podría haber hecho la estaba contrarrestando él, pero la verdad es que no podía estar más dócil. Solo con sus palabras, con sus gestos, y su mirada me había dejado completamente desarmado esperando, casi de manera ansiosa, a que enterrara sus dientes en mi cuello. Que me estaba pasando? No podía pensar con claridad teniéndole tan cerca-Klaus-volví a llamarle segundos antes de sentir aquella punzada rasgar mi piel haciéndome jadear de manera involuntaria haciendo que el corazón latiera mas rápida y de esa forma Klaus pudiera beber mas sangre.
De manera instintiva y al contrario de lo que podría haber hecho a mi llegada mis manos subieron por el cuerpo contrario aferrándose con fuerza a las ropas del vampiro tirando ligeramente de ellas hacia atrás pero sin querer apartarle realmente a pesar de lo que pudiera pensar el otro pues sentía que su cuerpo casi temblaba ante las acciones ajenas haciendo que volviera a jadear su nombre echando el cuello hacia atrás dándole incluso mas acceso a sus colmillos sintiendo todo el cuerpo contrario sobre él haciendo cada vez mas presión-aaa...-jadeó de nuevo con mas fuerza perdiendo sus fuerzas con forme el otro iba bebiendo mi sangre. Como podía estar en ese estado a pesar de todo lo que le había dicho en un principio al otro? Sus reproches y su enfado cuando había intentando forzarle? Aquello no estaba siendo demasiado sexual aunque se estuviera solo alimentando? Porque se sentía de aquella manera si solo le estaba mordiendo? No podía entenderlo.

Klaus se separó de mi cuello lamiendo las heridas que le había ocasionado y fue en ese momento cuando miré a sus ojos jadeando por la boca sin poder contenerme a pesar de permanecer completamente callado cuando de golpe sentí como tiraba con fuerza de mi cabello hacia atrás haciendo jadear de nuevo con algo de molestia por la brusquedad volviendo a jadear al sentir sus colmillos atravesar mi piel para seguir drenando mi cuerpo. Me había vuelto un masoquista? Aquello realmente me estaba gustando pero si dejaba de luchar que me quedaría? Una completa sumisión ante el vampiro. Acaso no era eso lo que quería evitar a toda costa? Pero como poder resistirme? Me sentía terriblemente mal y aun así no podía pararle-Klaus…-volví a jadear su nombre de manera ahogada.

I've taste the blood
and I want more.


By sidhe For Source Code

Volver arriba Ir abajo

Re: Demuéstrame tus aptitudes || Privado

Mensaje por Invitado el Vie Mayo 27, 2016 9:51 am

Cada susurro ajeno portando el nombre del vampiro solo enardecía sus ansias, le impedía retroceder al no poder ni querer hacerlo. Esa voz tan suave que le llamaba, pero no alcanzaba a frenarle como el vampiro habría esperado, sino que con solo emitir una palabra le invitó a seguir avanzando. Klaus definitivamente no podría detenerse ya y si el grifo hubiese visto su mirada, aquella marcada por el rojo propio de la sangre, se habría percatado que grande fue su error por ofrecerle sangre. No habría en un futuro espacio a quejas sobre lo que sucediera esa noche lluviosa, el vampiro estaba consciente de ello y presumía que el otro ni siquiera tendría idea.

— Repite mi nombre — demandó el vampiro al ser testigo nuevamente de ese llamado, aquel le excitaba ya que el contrario apenas si podía articular palabra y de todo lo posible por decir solo atinaba a llamarle, lo cual en otro momento le habría parecido lindo, pero en esa situación solo le despertaba más y más. Al probar esa sangre directamente de su cuello apretó con fuerza el cuerpo ajeno al cual sostenía, deseaba destrozarlo para así verle cubierto de su propia sangre, cortarle y desgarrar su piel, cercenar sus miembros, todo aquello venía a su mente una vez la sangre llegaba a él. Perder el control con Rakta era tan fácil y más siendo su tipo de sangre favorito, pero por lo mismo el vampiro luchaba internamente por no excederse, por no agotar aquella fuente tan deliciosa. Le costó, pero pudo alejar sus colmillos de la carne contraria solo para mirarle unos instantes, sintiendo claramente como el otro se tornaba más y más dócil. Le dedicó unos momentos en los que el vampiro apreció su faz y sintió el temblor ajeno, aquello le fascinó.

'¿Tendrá miedo?... no, si fuese temor me habría rasgado la espalda.'

Klaus sonrió ladino poco antes de forzarle a que librase el otro lado del cuello para poder dirigirse a morder tal sector, soltando rápidamente sus cabellos para así dirigir ambas manos hacia la camisa del grifo y romperla al tratar de abrirla con la misma brusquedad anterior. Ropa, piel, no importaba si con ello su cuerpo quedaba tranquilo y en esos momentos deseaba al grifo, solo por ello es que dejó de extraer su sangre al sacar sus colmillos. Dejó que la sangre escurriera desde los orificios en dirección a la clavícula, deteniéndose allí solo unos momentos, puesto que el vampiro bajó el rostro y así lamió esa sangre para no desperdiciarla, mas no se detuvo con ello al tener expuesto el pecho contrario.

— Rakta say my name if it hurts, say my name if you want it, say my name each time that you don't know what to say. Just... * — susurró contra esa piel que recorrió con solo el roce de sus labios, dejando una marca de sangre que el propio Klaus se encargó de limpiar al lamerle en retroceso, subiendo sin más hasta toparse con el rostro ajeno al cual mantuvo en su sitio con la diestra, no quería que evadiese su mirada o el posterior contacto, puesto que el vampiro se dirigió hacia esos finos labios apoderándose de ellos, pero como era costumbre en el grifo simplemente quedó quieto al no saber siquiera como besar. Sobre ese tipo de cosas Klaus no le había adiestrado ya que en pocas ocasiones habían tenido ese tipo de intimidad, pero en las mínimas veces que el moreno le atacó de esa forma, nunca resultó un beso medianamente decente. Solo fallos o mordidas por parte del otro, lo cual nunca fue para incitar, solo para detener el avance de Klaus. Sabiendo eso deslizó la mano para poder presionar con el pulgar su barbilla y forzó la intromisión de su lengua hacia el interior de la cavidad bucal ajena, violándola solo guiado por el deseo, ni siquiera tuvo reparo en que sus colmillos pudiesen dañarle, solo cuando volvió a sentir el ferroso líquido es que se percató de que efectivamente estaba dañando los labios o la lengua del otro. Mantuvo su boca junto a la otra apartándose solo unos milímetros, mirándole ansioso y fijo, aguardando solo un poco a su reacción.

Klaus sonrió y lamió la boca ajena necesitando cada gota que el grifo pudiese darle, pero no era suficiente para él, nunca nada lo era. Una de sus manos presionó el pecho ajeno y Klaus se alzó relamiéndose en el proceso, se deleitó con el rastro de sangre que quedó en su propia boca y con altivez le observó, mas no se levantó como daba la impresión, sino todo lo contrario. Se juntó más a Rakta y presionó su rodilla contra la entrepierna ajena, en tanto su mano bajó por el pecho ajeno rasgando con sus uñas la piel solo por ver brotar aquel delicioso líquido solo que en menor cantidad comparándole a la dejada por sus mordidas — Me gusta tanto verte de esta manera... — retomó el idioma normal ya que seguramente con lo dicho anteriormente el grifo tendría muchas dudas considerando que no hasta hace mucho el otro ni siquiera le hablaba al vampiro.

'Me tiene ansioso el deseo de vaciarte lentamente, beber hasta saciarme y que nada quede por extraer de tu cuerpo...'

— Me fascina beber de ti — aseveró directamente como siempre era, pero no era recurrente que el vampiro le dijese a Rakta algo referente a su sabor, a su sangre — Dame más de ti — la mano que estuvo rasgando su piel bajó hacia la entrepierna contraria y presionó su miembro, acariciándole por sobre la tela de su pantalón, dejándole saber con solo ese tacto lo que el vampiro deseaba. Aquel roce no duró mucho, no siendo lo único al menos, ya que el vampiro le besó nuevamente dejando que su lujuria le guiará, lo cual le instó a masajear no solo por sobre la ropa el sexo ajeno, sino que metió su mano bajo las prendas que le separaban del sexo contrario. Quería disfrutarle de todas las formas posibles puesto que desde que le conoció es que tuvo deseos de tocar, besar, morder y deleitarse con su cuerpo. No negaría que en más de una ocasión visualizó al grifo bajo su cuerpo, jadeando, clamando atención, gimiendo su nombre.


* Rakta di mi nombre si duele, di mi nombre si lo quieres, di mi nombre cada vez que no sepas que decir. Solo...
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Demuéstrame tus aptitudes || Privado

Mensaje por Rakta el Jue Dic 15, 2016 10:24 pm


Demuestrame tus aptitudes
I set fire to the rain


Mi cabeza no funcionaba con claridad, no podía hacerlo porque si lo hiciera n estaría metido en aquel lio que yo sin saberlo había iniciado. Porque le estaba dejando continuar= Porque no me revelaba contra él y le paraba? No había dicho él que si le dejaba empezar luego no dijera que quería parar? Pero hasta que punto debía obedecerle? Desde cuando me importaban a mi las ordenes? Y menos de aquel tipo que me había comprado unas semanas atrás.
Su voz se hacia dueña por completo de mi cuerpo y no podía negarme a nada de lo que dijera o hiciera. Mi cuerpo se movía sola, se dejaba manejar por él cual titiritero hace con su muñeco, no podía pararlo a pesar de que no podía dejar de recordar a donde podía llevarnos aquello. Esa experiencia del pasado que no se borraba de mi mente. Pero es que acaso Klaus era igual? Como podía decidirlo si la primera noche ya me había atacado? Como podía fiarme de él? Me haría daño también? Tenía demasiadas preguntas que no lograba contestar por las acciones contrarias. Solo podía jadear y decir su nombre aferrándome a sus ropajes-Klaus…-volví a llamarle sin contenerme accediendo a su petición a pesar de que aunque no lo hubiera pedido lo hubiera dicho de todas formas.

Sentí como el agarre contra su cuerpo se hacia mas fuerte impidiéndome escapar. Podía notar el ansia de Klaus, completamente pegado a su cuerpo solo ansiando mas y más de su sangre, de su cuerpo.
Aquellos ojos le miraban tan fijamente que su cuerpo no podía dejar de temblar sin poder cerrar su boca que no dejaba de ansiar aire debido a la agitación del momento. Se sentía bastante inestable y cansado por la perdida de sangre, pero no solo era eso, era su voz, su tacto, su olor...me encandilaba hasta tal punto que no perdía todo control.
Ni si quiera me importó que rasgara la camisa que él mismo me había proporcionado, solo podía mirarle sin cerrar la boca notando como la sangre caía desde mi cuello hasta mi clavícula acumulándose en aquel hueco que se formaba  en mi piel-Klaus…-volví a jadear sin poder articular otra palabra sintiendo como mi piel se ponía de gallina por aquella lengua tan suave que no dejaba mi piel.
Lo que no pude comprender fue lo que dijo en aquella lengua que se me hacia tan rara-que…?-intenté preguntar que significaba aquello pero no pude continuar hablando siendo de nuevo intimidado por aquellos ojos claros-Klaus…-no pude evitar decir su nombre de nuevo al ser obligado a mantenerle la mirada-que...que haces?-logré articular a duras penas-que...que dices? ya...ya terminaste?-pregunté aun temblando intentando que aquello terminase pues estaba casi seguro que ya estaba saciado.

No obstante el vampiro volvió a acercarse a mi-Klaus...que?-susurré antes de que sus labios se pegaran a los míos. Que intentaba hacer? Apreté con fuerza mis labios al igual que mis ojos que se cerraron con fuerza mientras que mis manos se posaron en sus hombros sin saber que hacer pues no le apartaban. Como debía reaccionar a aquello? Era cierto que Klaus había hecho aquello varias veces pero jamás me había explicado que era, ni que hacer con aquello. Solo podía notar mi corazón latir cada vez mas fuerte. Que era eso?
Una de las manos del moreno se dirigió a mi mentón tirando de él hacia abajo forzándome a abrir la boca para que él se entrometiera dentro de mi boca. Intenté volver a cerrarla cuando de golpe noté sus colmillos lastimar mis labios y lengua. La boca me sabia a sangre. No era una sensación desagradable, o al menos no desconocida, pues las continuas palizas con aquellos hombres ya le habían enseñado aquel sabor. Se quedó totalmente quieto apretando con fuerza los hombros ajenos a la vez que su ceño, al principio fruncido por aquella extraña sensación, se relajó, pues aquello no se sentía del todo mal. Pero no podía dejar de resistirme, aquello estaba mal, lo que me habían hecho estaba mal y Klaus quería volver a hacerlo, a hacerme daño igual que todos los humanos, igual que los brujos.
Poco a poco el vampiro se separó mirándome, como esperando que dijera algo, pero la verdad es que no podía entender nada-q-que...que es eso Klaus?-pregunté sin dejar de temblar aun sujeto a sus hombros notando como mis ojos tintineaban buscando respuestas sin entender con exactitud nada de lo que estaba ocurriendo en aquellos momentos. Que quería Klaus? Porque continuaba haciendo aquello? Ya había terminado no? Ya no me estaba mordiendo, porque no paraba entonces?

Lamió mis labios sin que pudiera decir nada al respecto. Pero que iba a hacer? Apartarle, no era obvio? Pero mi cuerpo no reaccionaba a aquello, solo deseaba más de aquello nuevo que acababa de descubrir, aquella unión a la que aun no ponía nombre.
Volví a jadear al notar la presión de la rodilla ajena sobre mi entrepierna haciendo que agachara la cabeza levemente a la vez que mas heridas se formaban en su cuerpo todo por culpa del caprichoso vampiro que solo parecía querer que sangrara tomándolo todo de mi. Que podía hacer? No había salida posible. Que me estaba haciendo? Que quería? No podía saberlo y él no me daría oportunidad a preguntar-ma-mas?-me sorprendí por aquello pensando que se refería a beber más sangre. Que equivocado estaba.
Sus manos de nuevo se deslizaban como serpientes por mi piel buscando más de mi pareciendo que me devoraría por completo. No tenía miedo de aquello. Se sentía tan diferente a aquella vez. Porque? Acaso no estaba haciendo lo mismo? No. Para nada. Si era similar, pero no era igual que la primera vez que lo habían hecho ni la primera vez que él me había asaltado en su cuarto.
Volví a recibir sus labios con los míos entreabiertos encajando perfectamente a pesar de no tener idea de lo que estaba haciendo dejando que tocara mi cuerpo y me entrepierna que parecía removerse, poniéndose dura en cuanto más tocaba.

Mis manos aun permanecían en sus hombros durante aquel intenso beso que parecía no tener fin a pesar de que mi cuerpo esta completamente estático sin saber que hacer. De nuevo el moreno se separó de mi haciendo que le mirara confundido-Klaus…-intenté hablar entre jadeos sin poder dejar de distraerme por aquella sensación en mi entrepierna-pa…-intenté decir aunque en realidad no sabía que era lo que quería-pa….-volví a intentar decir-pa-para…-logré susurrar aunque ni si quiera era consciente de lo que quería-n-no...no sigas…-jadeé por lo bajo sacudiendo mi cabeza sin saber lo que quería sintiendo como mis ojos se llenaban de lagrimas pues aquello realmente me traía recuerdos realmente desagradables a pesar de que con él todo estuviera siendo diferente-para!-grité con fuerza entre lagrimas temblando ligeramente sin llegar a usar la fuerza con él.
Escondí mi rostro en su pecho sin dejar de respirar con fuerza aun sopesando todo lo que estaba haciendo, lo que quería y lo que debía hacer. Permanecimos unos momentos en silencios, no sabría decir si fueron minutos o segundos pero los dos estuvimos quietos sin movernos dejando que solo los ruidos del tren se escucharan de fondo-Klaus…perdón….yo...Klaus-volví a llamarle por lo bajo aun nervioso y confundido por todo aquello sin dejar que viera mi rostro. Tragué saliva con fuerza-Klaus...vu-vuelve…-no sabía que hacia, aun estaba algo mareado-vuelve a…-no podía pensar con claridad pero las ideas en mi mente y mis deseos se iban aclarando-podrías...volver a hacer eso-pude decir del tirón sin titubear a la vez que elevaba mi cabeza y abría mis ojos completamente diferentes de como siempre se habían mostrado, en aquellos momentos dejaban ver una cruz blanca invertida en el medio de estos con un iris dorado y rojizo, mirando sus ojos directamente-eso…-repetí aquella palabra pues desconocía el nombre de tal acción. Mis labios se acercaron a los contrarios rozándolos-eso-repetí a la vez que mi voz se apagaba mas sin saber como hacerlo solo manteniéndome cerca para que él pudiera hacerlo otra vez.

Quería que Klaus continuara aquello que había empezado. Puede que al día siguiente me arrepintiera, puede que le odiara después aunque no tendría derecho después de pedir que volviera a hacer “eso” de los labios. Solo quería que fuera más lento, pero me daba vergüenza decírselo después de gritarle, de pararle, de haberle dañado la anterior vez. Yo no estaba acostumbrado a aquello, pero tal vez si el lo hacía estaría bien.

Solo quería decir su nombre.
Solo quería estar con él.
Solo quería que él lo hiciera.
Porque él?
No tenía ni idea.


By sidhe For Source Code

Volver arriba Ir abajo

Re: Demuéstrame tus aptitudes || Privado

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.