¿Amigos? || Priv.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Amigos? || Priv.

Mensaje por Daisuke Murakami el Mar Feb 09, 2016 10:58 pm






¿Amigos?

La vida en aquella gran isla era sumamente peculiar, tan diferente a mis años en el mundo inferior, podía fácilmente encontrar sectores tan parecidos a los que veía en Japón y con solo caminar unas cuadras me topaba con una zona tan diferente como la del centro de New York. Era curioso, pero aún con todas las diferencias que poseía esa gran nación, había algo que persistía en mi día a día y aunque suene extraño, yo estaba bien con eso. Siempre me caractericé por ser alguien solitario aún si mi actitud sociable y amable indicase lo contrario, esa era la mejor manera para mí en alejar a cualquiera que merodease con ánimos amistosos.

Los amigos ¿realmente existen?, sigo creyendo que eso de la amistad es mera conveniencia, un triste intento de no permanecer solo, el compartir desgracias o de ayudar al otro para no parecer tan derrotado o patético. Así era y yo aún no consigo comprender por qué las personas se empeñan en codearse de 'amigos', donde la mayoría buscaban sacar algo de provecho y los menos, eran sinceros, pero aun teniendo esos amigos sinceros no faltaría quienes se aprovecha de ellos tornando todo el asunto como algo despreciable y abusivo. Asqueroso, eso era. Es mejor simplemente tener buenos contactos, personas con quien sales a divertirte de vez en cuando y listo, tener que depender de otros emocionalmente es un desperdicio de tiempo, no sirve ni dura.

Aquel día tuve que toparme con varios conocidos, los cuales debido a mi trabajo como prestamista era normal tener que coincidir en ciertos sitios o juntarme con ellos para saldar deudas. Ellos eran muy cercanos, demasiado y conseguía irritarme lo suficiente al punto en que hacía lo posible por acortar nuestras salidas. Claro, mi rostro siempre estaba adornado con esa sonrisa falsa y el intento de interés por mi lado, lo normal, no podía perder a ningún cliente y menos si eran de los que pagaban al día. Nos habíamos reunido en un sitio ajeno a la zona central, en una residencia que por el exterior parecía abandonada, mas al interior mostraba que los dueños eran de dinero y realmente excéntricos. No me importaba tener que ir a los barrios bajos con esos hombres si nuestra relación se mantenía, pero lejos de tener una grata cena de negocios, me topé con un curioso festejo donde varias personas peligrosas merodeaban la zona. Esa casa era reconocida por ser un punto neutral entre las mafias, ya que allí nadie debía portar armamento al ser un recinto destinado a la diversión y a 'hacer amigos' como bien dijeron mis compañeros. Apenas hice ingreso al lugar, noté como la decoración del sitio era extraña, pero conforme avancé siguiendo a los hombres que me llevaron, pude apreciar que el sitio escondía más de lo que aparentaba.

No negaré que era algo interesante, ansiaba saber si estaríamos siendo vigilados o si todo aquello era un mero montaje para algo más grande. Sonreí con sinceridad un momento en el que mi mirada bicolor se posó en un gran grupo de gente merodeando la gran sala de estar que actuó como centro de reunión. Todo allí indicaba que era una fiesta de personas acaudaladas y estrafalarias, bastaba con ver sus atuendos o la forma en que se comportaban. Uno de los hombres que me acompañaba se retiró yendo con una mujer que reconoció rápidamente, se veían cariñosos, seguramente eran amantes y por como se veía el sitio, no eran los únicos que utilizaban esa casa como la excusa para desinhibirse. El hombre que restaba me miró e incluso me dio un abrazo denotando confianza y me instó a avanzar, al parecer quería presentarme a su grupo de amigos y eso para mí estaría bien si representaban ser posibles clientes. Solo eso.

Yo era de los pocos que lucían un traje formal, uno en tonalidad negra con camisa gris y corbata en la misma tonalidad que mi ojo derecho, un azul algo llamativo quizás. El grupo al cual me acercaba vestía semejante, lo cual me impresionó y obviamente no se exteriorizó. Me mantuve impasible ante ellos en un inicio, pero en breve sonreí y me presenté, pero al hacerlo solo uno de ellos parecía mínimamente interesante y eso me desalentó por un instante.

¿Debería salir de allí?



Última edición por Daisuke Murakami el Vie Feb 12, 2016 2:24 am, editado 1 vez


Hablo | Narro

Obsequios:

(L)

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Amigos? || Priv.

Mensaje por Invitado el Miér Feb 10, 2016 10:08 pm

Había terminado la misión de turno que realizaba junto a mi hermana cuando un grupo de amigos me llamó y me invitaron a tomar unas cervezas tranquilas y conversadas en una casa de la isla, ya que alguien tenía que contarnos algunos problemas urgentemente. Me reuní con ellos a la hora acordada; sin más complicaciones entramos al lugar y nos sentamos en la mesa más alejada de todas, estaba al fondo del local. Tomamos un par de cervezas y mi amigo nos comentó que se había endeudado como de costumbre debido a juegos de apuestas.

No era novedad viniendo de él que esto ocurriese, generalmente lo hacía cada dos meses debido a su “mala suerte” aunque todos sabíamos que esto era debido a su gran ludopatía, aun así siempre terminábamos saldándole las deudas por mucho dinero que fuera. Según nos contaba esta vez era debido a que fue a jugar unos cartones de bingo y siempre le faltaba un número para ganar pero cantaban antes que él; de los cartones jugados había ganado 3 y eso lo dejó en completa bancarrota; en esta oportunidad del monto ascendía a las 10.000.000 unidades lo cual era bastante, incluso si es que pudiéramos lograr juntar esta vez el dinero entre todo el grupo que nos encontrábamos ahí, nos demoraríamos un buen tiempo.

Prontamente llegó el cobrador de mi amigo, el cual con un apretón de manos, ingresó al salón sin prisa alguna; era la primera vez que lo había visto en mi vida pero lo que podría suponer que ya había llegado por completo la hora del pago. Me metí al internet de mi teléfono celular y revisé el saldo en el banco, tenía el suficiente dinero después de todo para poder ayudarlo con su pago, aunque probablemente no podría pagarlo completamente ni tampoco él podría devolvérmelo en un tiempo prudente, sin embargo, era mi amigo y por lo tanto debía ayudarlo.

El prestamista no dio palabra alguna durante su ingreso y claramente podía la gente notar que no pertenecía al grupo de amistades que estaba reunido en el lugar. Pensaba como ayudar mientras observaba al sujeto, y una idea se me vino a la cabeza, si le decía a donde pertenecía, utilizando el apellido de mi familia quizás podría evitar que perdiésemos todos los ahorros e ingresos que poseíamos en ese momento.

Me acerqué al nuevo chico y le ofrecí mi mano amigablemente – Disculpa que te interrumpa, mi nombre es Tokishima Toma y trabajo para la familia Hiryu, mucho gusto – una sonrisa se dibujó en mi rostro.

Invitado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.