Remember Remember || PV Izaya || +18

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Remember Remember || PV Izaya || +18

Mensaje por Lelouch Lamperouge el Dom Feb 07, 2016 11:33 pm


Remember remember
 ...the fifth of november gunpowder treason and plot...

Soundtrack


Negra y aburrida.
Una espiral más negra que el mismo universo.
Así es como se describía rápidamente mi vida desde que mis orbes violáceos se habían abierto al mundo para ver reflejados en ellos toda la crueldad que había en él.
Aunque si bien era cierto que yo había visto cosas horribles también las había visto bellas…y esas imágenes eran las únicas que le había enseñado a Nunnally tanto tiempo como pude…no tanto como me hubiera gustado pero al menos pude enseñárselas durante un tiempo y ahora podía retomar esa tarea.

Abrí los ojos encontrándome con las letras de las páginas de un libro que reposaba abierto sobre mis ojos. Al parecer había perdido de nuevo la noción del tiempo. Siempre me pasaba y sobre todo en esos días en los que la gente solo sabía correr de un lado para otro encerradas en sus monótonas y asquerosas vidas preocupándose simplemente por si llegaban tarde al trabajo. Es que aquella ciudad no tenía más diversión que ver sacar al panadero los panes del horno cada día con una forma diferente?
Bien era cierto que había oído algunos rumores sobre gente rara y asesinos con una especie de monstruos acompañándolos en sus noches más sangrientas apoderándose del alma de dulces e inocentes gentes, pero todo seguía sin cambiar. Cuantas veces se abría repetido esa historia ya? Con tanta gente era imposible sospechar de alguien en concreto y aunque se encontrara a un sospechoso y se capturara al cabo de unos días aparecería otro con las mismas características entrando en un circulo vicioso. Todo era inútil. Aquel mundo no iba a cambiar se hiciera lo que se hiciera. Los humanos eramos demasiado estúpidos como para rectificar, siempre acabábamos tropezando dos veces, o tres, o cuatro, con la misma piedra.

Hacía tiempo, 7 años atrás, un extraño hombre me había hablado sobre esos monstruos que podían adoptar extrañas formas, tanto humanas como no, ofreciéndome formar un contrato con él, ya que me veía un chico de grandes posibilidades, un chico con una razón para seguir viviendo. La venganza. Me había hablado de sus peligros, sus ventajas, sus consecuencias e incluso me había hablado de lo que podía conseguir con él si lo sabía domar, si fuéramos cómplices. Me había abierto los ojos a millones, que digo, infinitas de miles de posibilidades en las cuales yo era el protagonista de todas ellas y en las cuales yo y solo yo podía decidir mi destino. Rodeado de gente normal, viviendo como una persona normal y a la vez, paralelamente, viviendo una vida completamente diferente, siendo el único color resaltante entre la multitud completamente gris.

En ese momento un viento fuerte sacudió todos los árboles del parque haciendo que me levantara y saliera de debajo del árbol siguiendo con mi mirada la dirección en la que el viento movía mis ropas con fuerza elevando la mirada hacia el cielo contemplando la nubes que poco a poco tapaban al resplandeciente sol.
Algo dentro de mí se removió. Alguien que me observaba. Venía a por mí. Estaba seguro y no tardaría en llegar. Esa persona me complicaría la vida.
Guardé mi libro en mi mochila negra y emprendí el camino hacia el cementerio por el cual me pasaba todos los días a la misma hora para recordarme porque había vuelto de ese asqueroso sitio oscuro lleno de tinieblas.

Cementerio...

Silencio…muerte…

Recuerdos.

“Recuerden, recuerden, el cinco de noviembre. Conspiración, pólvora y traición. No veo la demora y siempre es la hora, de evocarla sin dilación. Pero que ha sido del hombre...sé que se llamaba Guy Fawkes y sé que en 1605 quiso hacer saltar por los aires el parlamento británico…pero quien era realmente? Como era? Nos dicen que recordemos los ideales, no al hombre, porque con un hombre se puede acabar, pueden detenerle, pueden matarle y pueden olvidarle, pero 400 años más tarde los ideales pueden seguir cambiando el mundo…Yo he visto con mis propios ojos el poder de los ideales, he visto a gente matar por ellos y morir por defenderlos…No se puede besar un ideal, ni tocarlo, o cazarlo, los ideales no sangran, no sufren y tampoco aman. Pero no es un ideal lo que yo echo de menos, sino un hombre, un hombre que me hizo recordar el 5 de noviembre, un hombre al que jamás olvidaré”

Susurré mientras camina entre las lápidas del cementerio.
Sabía que allí no hallaría la tumbas de mi madre, pero siempre era agradable pasear por el camposanto. De alguna forma sentía que mi sitio estaba allí, que yo pertenecía allí.
Hacía años que tendría que estar muerto, pero al parecer el de arriba o el de abajo, más bien el de abajo, tenían planes reservados para mi y no podía defraudarles. Ni a ellos ni a ella.
Subí una colina y llegué hasta un árbol muerto donde había colocado una concha blanca en el suelo al lado de unas margaritas. Sonreí levemente y arrancando las margaritas las coloque al lado de la concha-mama…he vuelto…-sonreí levemente intentando que los ojos no se me llenaran de lágrimas.
Eran demasiados los recuerdos que me venían a la cabeza al ver aquel objeto que me recordaban tanto a ella, que me recordaban todo lo que había pasado, todo lo que habíamos vivido, toda la pureza que ella algún día emanó.
Mis puños se cerraron y me incorporé sintiendo como las primeras gotas de lluvia empezaban a caer sobre mi oscuro pelo resbalando hasta las puntos de este para después caer sobre mi cara mezclándose con la diminutas lagrimas que se habían empezado a formar y caer por mis mejillas de forma suave como si fuera una cascada.

Así estaba bien. Me gustaba esa sensación. Era reconfortante llorar y decir que en realidad eran gotas de lluvia. Decir que era fuerte cuando en realidad lo único que quería era morir con ella, dejar que ese ángel de alas negras, esa fiel amiga que siempre había ido a mi lado, siempre detrás de mí, pronto me daría ese ansiado beso y me dejaría libre, me llevaría para siempre, para no volver, para no regresar jamás. Pero no. No podía rendirme de esa manera tan fácil, tenía que cuidar de Nunnally, ella seguía viva a pesar de todo estaba conmigo, seguía adelante y yo también. Gracias a ella.
Sonreí levemente al final pensando en lo paradójico que era llorar por alguien que ni si quiera estaba allí enterrado, a pesar de que ella estuviera enterrada viendo hondo en mi corazón haciendo que su espíritu estuviera en cada cementerio que visitaba, en todos menos en el de Britannia, donde en realidad descansaba su cuerpo totalmente agujereados por las balas y ahora por los gusanos.

Hoy parecía que el mundo se apiadaba un poco de mí y lloraba conmigo su perdida…
No.
No era así.
Lloraba por mí. En realidad el mundo lloraba por mí.
Alcé el brazo como si fuera a brindar con alguien.
El cielo lloraba por mi desgracia, por mi pasado, por mi futuro, por haber nacido, por ser un hijo de una niña del infortunio, por mí futura muerte, por la cual yo esperaba, por la cual pronto llegaría. Por la cual yo brindaba.

El réquiem de Lelouch.


By sidhe For Source Code



~Gracias Izaya...bastardo~

¡WARNING!:

At first


Si, aquí si Izaya ¬¬ (?)


Hace falta que diga algo mas?... gracias Izaya...

Regalos:
















Volver arriba Ir abajo

Re: Remember Remember || PV Izaya || +18

Mensaje por Izaya Orihara el Dom Feb 07, 2016 11:36 pm



Muchos eran los años en que he estado esperando paciente y reticente a actuar, todo tiene su momento y si bien en el pasado mi inmadurez me forzó a actuar precipitadamente, ahora sabía que el tiempo había llegado. Debía, sin lugar a dudas, tomar para mí a aquel diamante en bruto que conocí en mi infancia, necesitaba saber cuánto habría crecido y si ese atisbo de malicia en su ser se habría suprimido o habría echado raíces. Lo curioso es que no fue hasta hace unas semanas en que mi red de información me dio a conocer que estaba vivo ¿No es eso genial?, ¡vivía! el maldito pudo sobrevivir tras todo lo sucedido, de lo cual obviamente estaba enterado ¿Cómo no saber tales cosas de la persona que amas? claro, mi amor estaba repartido en todos y cada uno de los humanos. No obstante, él era diferente, especial  e iba a ser mío.

'Ni te imaginas cuan grande has de ser si me tienes a tu lado...'

Con ayuda de mis secuaces conseguí dar con su ubicación, desde donde vivía hasta la rutina que seguía en la cotidianidad, por lo que cierto día decidí seguirle y tuve que contener las ansias de acercarme y abordarle. Fue sencillo diferenciarle de la multitud, el oscuro cabello y aquel porte tan galante le distinguían con claridad del resto de transeúntes e incluso ya en el parque distaba mucho de lo normal en ese lugar. La sonrisa en mi faz no se desvanecía, cada vez aumentaba ante la idea de tenerle de nuevo cerca, no importaba si otros notaban tal expresión, estaba acostumbrado a lucir así ante ciertos seres. Cada vez me acercaba más, pero tuve cuidado con mi deseo, puesto que aun siendo un humano si notaba mi presencia o el aura que despedía, comprendería que lo mejor sería alejarse. Nada bueno vendría de un demonio. No dudé en continuar el acoso hacia el inglés y como ya sabía donde iría, me tomé la libertad de ir con un atajo, dejé salir mis alas y emprendí el vuelo con tal rapidez que quien hubiese visto mi silueta habría pensado que era una ilusión y, el clima, ayudaba bastante.

Llegué antes que el otro al cementerio, así debía ser, por lo que apenas toqué el suelo oculté aquellas alas procurando no ser visto por nadie del sitio y así no llamar la atención de personas innecesarias. Alcé la mirada y noté las oscuras nubes anunciando la lluvia, mi rostro se serenó e incluso un dejo de amargura se hizo presente ante lo inminente. Nunca me agradó la lluvia, ni el frío, aunque mi temperatura corporal era más alta que la de un humano gracias a mi condición y eso me ayudaba a sopesar los días como aquel.

Esperé alrededor de quince minutos y comencé a caminar, había estado detenido con la mirada perdida en el grisáceo cielo durante aquellos momentos y la expectativa por tal humano era aún mayor que hacía minutos atrás. Caminé sin saber precisamente donde estaría, bastaba con seguir aquel aroma, uno muy peculiar he de decir, era propio de Lelouch y al intensificarse su fragancia retomé la sonrisa animada, la cual indicaba mis ansias de diversión. No demoré en llegar a donde estaba el otro y me detuve a una distancia prudente para darle algunos segundos de privacidad, se notaba que le necesitaba por como estaba frente a aquel árbol ajeno a toda tumba del sitio. Ladeé el rostro contemplando su figura, había crecido mucho e incluso podría afirmar que era más alto que yo ahora ¿sería así? solo había una única manera de averiguarlo y, es entonces, que la lluvia inició su melodía partiendo con una mediocre intensidad, mas al avanzar hacia el contrario parecía querer detener mi avance ya que se tornó más fuerte y brusca.

'No haré nada malo, lo prometo~'

Al estar aproximadamente a un metro de distancia o quizás un poco menos, disminuí la velocidad de mis pasos y me atreví a hablar — Tantos años y aún mantienes un toque sentimental, quien lo diría — comenté en un alemán fluído gracias a mis largos años en el país germano — ¿o simplemente vienes a regocijarte de alguna retorcida forma? ~ — mencioné con un toque de sarcasmo en mi hablar. Detuve mi andar y puse ambas manos en los bolsillos de mi chaqueta, siendo en el derecho donde siempre guardaba algo con lo que 'defenderme' solo por si acaso, nunca se sabe como reaccionaría el resto tras ser seguido de una forma tan descarada como la mía. — Ha sido mucho tiempo ¿no te parece? — entrecerré la mirada y mis labios se curvaron con una clara expresión traviesa y malintencionada.


¡Aquí están todo lo que me han regalado! Ya no cabe en mi spoiler.

Volver arriba Ir abajo

Re: Remember Remember || PV Izaya || +18

Mensaje por Lelouch Lamperouge el Dom Feb 07, 2016 11:37 pm


Remember remember
 ...the fifth of november gunpowder treason and plot...

Soundtrack


Limpié mi rostro con una simple sacudida de cabeza, pero rápidamente la lluvia, como queriendo burlarse de mi, volvía a mancharse con sus hijas haciendo que empaparan mi rostro de nuevo lacerando mi piel.

Si contara cada simple emoción que experimentaba estaba segura de que olvidaría aquella calidez que alguna vez me había rodeado y me rodeaba. Si contara cada simple emoción que perdí estaba segura que olvidaría la voz que habían compartido conmigo. Si contara cada simple emoción que había pasado por mi lado estaba segura de que olvidaría todo lo que había sido mezclándome con los ecos de la multitud haciendo que me despidiera apresuradamente de todos ya que no los podría ver otra vez. Si porque de las emociones olvidara todo lo que había aprendido también llegaría un momento que no pudiera si quiera reír, no habría nada que pudiera hacer.
Mis pensamientos no morirían pues yo seguiría adelante sin desear cosas para que me trajeran de vuelta el pasado encontrando algo certero para enterrarlo.
Era inútil llorar a los muertos, nunca iban a regresar. Incluso aunque los deseos se pudieran cumplir cuanto costaría traer a alguien del mismísimo Hades? Demasiado, más que una vida, más que dos. Era inútil aferrarse al pasado, este no volvería y de nuevo aunque los deseos se cumplieran sería un error pues cambiando el pasado solo alteras el presente y por consiguiente el futuro que puede ser más negro que aquel pasado de un color ceniza. Por eso solo había que seguir adelante y dejarse de aquella clase de brujerías.
Un sendero ya trazado o un sendero que trazas conforme a las decisiones tomadas? Cual de las dos respuestas se acercaba mas a la verdad? Había tantas universos paralelos como decisiones o es que acaso solo había una línea recta con pequeños altibajos que ya estaban de esa manera colocados para que así fuera tu vida sin poder hacer nada por cambiarlos? Las personas desgraciadas tal vez pensaran que la segunda era la opción mas acertada, al fin y al cabo ellos jamás habían podido avanzar hacia delante y si intentaba salirse de esa línea, igual que un niño pequeño al colorear una pintura y salirse del patrón era regañado, ellos también. En cambio la gente normal que podía avanzar, retroceder, saltar y bailar a su son esos dirían que ellos trazaban su destino pues se movían en una amplia variedad de colores, danzaban sobre el arcoiris de las posibilidades pudiendo caer en la desgracia o bien ascender hasta el mismo cielo. Ya en el lado contrario de la baraja teníamos a aquellas personas agraciadas quienes estaban a otro nivel de comprensión. Estas solo vivían la vida sin importarles el porvenir. No es que pensaran una cosa u la otra, simplemente caminaban sin un rumbo fijo sabiendo que incluso si su destino estaba trazado como si no a ellos les iría bien.
Infinitas posibilidades en tan pequeña cosa. Realmente el ser humano era sorprendente. No. No solo el ser humano, si no todas las criaturas que tuvieran un mínimo de raciocinio y pudieran pensar en aquellos temas tan trascendentales. Por supuesto un cerdo o un perro no entraban dentro del circulo aunque a algunos humanos considerasen que tuvieran una inteligencia porque pudieran responder a su orden por un simple estimulo que fueron entrenando.

Peiné un poco mi cabello. Estaba dilucidando demasiado. Sería mejor regresar a casa, Nunnally me estaba esperando.
Fue en ese momento que volví a sentir la presencia que me había estado rondando por días. Al fin se dignaba a aparecer tras de mi. Quien sería aquel individuo? Tal vez venía a acabar con mi vida de una vez por todas? O solo habían sido imaginaciones mías y solo era la muerte sedienta de mi sangre?
Una sonrisa se dibujó en mis labios cuando la presencia se dignó a hablar. Como no podía haberme dado cuenta de que era él antes? Tanto tiempo había pasado que me había olvidado también de él? No, estaba claro que por muchos eones que pasasen y mi cuerpo se pudriera continuaría acordándome de él. Mi primer y único amigo. Izaya Orihara.
Pero no me daría la vuelta, le haría esperar un poco más. Amaba esa emoción que recorría mi cuerpo en aquellos momentos desde la uña del dedo gordo de mi pie hasta la última hebra de mi cabello en la coronilla.
Estaba deseando poder volver a mirar al rostro, estaba seguro de que no había cambiado nada a diferencia de mi. Pero lo primero era lo primero, como buen caballero debía contestar como se merecía-sentimental?-solté un pequeño bufido musical-deberías saber que si estoy aquí es solo por una persona-continué hablando con tranquilidad dejandole ver solo mi espalda-si hago esto es solo por Nunnally, no te lo dije ya una vez?-pregunté con retorica-si mis sentimientos se vuelve un obstáculo acabaré con ellos sin importar absolutamente nada, aun si se destruye el mundo y arde en las llamas del infierno esperando una salvación por parte de un Dios de cuerdas caprichoso, porque yo...-me giré con los ojos cerrados para luego abrirlos lentamente mostrando aquel envenenado morado de mis orbes clavándose directamente sobre sus esferas rojas como la sangre-destruiré Inglaterra-sonreí de manera casi imperceptible-ha pasado demasiado tiempo Izaya-mi sonrisa se ensancho un poco al poder verle después de tantos años-si tanto querías verme no deberías haberme asaltado el primer día que me encontraste resaltando entre la multitud?-mi mirada se mantenía fija en la de él como si en nuestras mentes estuviéramos librando miles de batallas imaginarias. Suspiré con fuerza-supongo que nunca cambiarás-sentencie con el doble sentido que eso connotaba.

Cuando era pequeño siempre había deseado ser una brillante flor naranja, pero eso había resultado imposible y antes de que lo supiera me había convertido en una flor de teñida de índigo. Yo había querido florecer para una sola personas pero el destino se había llevado mi libertad encadenandome a la desdicha mientras que las ruedas del destino continuaban girando arrasando con todo lo que anhelaba una y otra vez.
Chicas hermosas, quimonos, vestidos de seda, camisones raídos, todas cayendo entre mis manos enamoradas con solo una mirada. Solo era un falso amor en el que intentaba consolarme con un abrazo, una caricia, un beso mientras que la lluvia caía sobre la ciudad haciendo temblar a un triste sentimiento oculto en mis entrañas muriendo entre la multitud de paraguas.
La multitud bulliciosa va y viene, juntándose y alejándose sin percatarse de los deseos de las personas. Al fin y al cabo que importa eso? La gente solo preocupa en seguir adelante sin importar que echando todo por los suelos. No serviría de nada que gritara con fuerza al cielo pidiendo que me alguien me liberara de aquella jaula de pájaros en la que estaba encerrado. Nadie me salvaría por eso hacía tiempo que me había limitado a ver el escenario que se presentaba frente a mi sintiendo como poco a poco mis heridas se iban curando.
De nuevo las ropas volaban por la habitación. Otra noche más disfrutando de un falso amor con una hermosa chica pidiendo que la comprara, que coqueteara con ella mientras que los pétalos de aquella flor en mi interior se marchitaban y se ahogaban por la lluvia torrencial que se había desatado en mi corazón.

Mis orbes empapados en aquel morado tan enfermo seguía fijos en él sin poder comprender como me había encontrado con tanta rapidez. Estaba claro que sabía sobre mi “muerte” y sobre mi posterior adopción por la familia Ahsford. La pregunta era porque se había tomado aquellas molestias? No hubiera sido mas sencillo pasar pagina y olvidar todo? Eso es lo que se debía hacer, igual que yo había hecho con la mujer que me había dado una vez la vida. No había nadie más en el camposanto salvo nosotros dos por lo que podía hablar sin tapujos con él como aquel día en que nos habíamos encontrado entre tanta basura y muerte rodeándonos, que se me escapaba?-Como es que me has encontrado? Me encargue de borrar todo lo que nos concernía a Nunnally y a mi con ese asqueroso apellido y todo lo que representa-mi mente seguía moviéndose a velocidades de vértigo intentando encontrar una respuesta coherente hasta que parecía encontrar una buena solución-o es que acaso el nombre de Lelouch es demasiado poco común que al contrastar la fotografía conmigo lo supiste de inmediato?-supuse con rapidez-o tal vez...nunca me hayas perdido la pista...lo que sinceramente me preocupa. Creo que hay cosas mejores que hacer que buscar a un muerto o fantasma en este caso, no?-bromeé aunque no se me diera muy bien. La segunda opción parecía más que correcta, pero estaba seguro que por un tiempo mi pista había estado borrada por completo de la faz de la tierra, en aquel laboratorio, en mi regreso a Inglaterra cuando acababa de haber sido por muerto. No había forma posible de que él supiera eso, pero quería oír todo de su lengua viperina.

La lluvia continua empapando nuestros cuerpos conforme hablábamos. Cualquiera que me hubiese reconocido tal vez se hubiese puesto a temblar del miedo o simplemente por mi forma de hablar tan concisa y oscura con aquella tranquilidad que siempre me acompañaba a pesar de que mi corazón estuviese roto en miles de pedazos. Ja! Eran unos ilusos si pensaban que iba a echarme a llorar. Eso era lo que dictaba el sentido común, pero yo solo me tumbaba sobre el césped y moría lentamente un día más. Yo no era un humano convencional, lo sabía. Aunque los palos y piedras pudieran romper mis huesos, cualquier estupidez que dijeran sobre mi solo alimentaría mas mi podrida alma. No me importaba nada de lo que pudieran decir o hacer ya estaba muerto. Vivía en una realidad que no deseaba, que no cambiaba y aun así generaba cambios. Cambios tan diminutos que de nada servían, igual que derramar un poco de sangre. El ambiente se seguía contaminando con lenguas sucias dejando que el mundo se ahogara sin ningún tipo de salvación. Pero no me importaba porque yo subsistiría como hacían las cucarachas dando mi discurso ante una multitud muerta.
En esa sociedad todos podíamos ser grandes cosas, un cadáver, un asesino, una droga, un distribuidor, el mismo diablo, un pecador...
Yo era todas esas cosas y ninguna a la vez igual que aquel que se alzaba frente a mi, eramos tan malos como se suponía y tan dóciles como deberíamos ser, tan puros e inmaculados en el exterior como una estatua de mármol guardando en nuestras entrañas un destino peor que la muerte.

Si esto es el amor no quiero ser amado...
...ya que tu podrías ser el cadáver y yo tu asesino
escuchando todo lo que dices
convirtiéndolo en música para mis oídos.


By sidhe For Source Code



~Gracias Izaya...bastardo~

¡WARNING!:

At first


Si, aquí si Izaya ¬¬ (?)


Hace falta que diga algo mas?... gracias Izaya...

Regalos:
















Volver arriba Ir abajo

Re: Remember Remember || PV Izaya || +18

Mensaje por Izaya Orihara el Dom Feb 07, 2016 11:39 pm

Me mantuve quieto en el lugar a la expectativa por ver cuanto habría cambiado ¿habría dejado de tener ese rostro tan inocente?, después de todo le conocí a una edad muy temprana y aún así el contrario había pasado por mucho, pero ¿no es eso lo que hace todo más interesante? Es increíble poder ver odio y desesperación real en la mirada de un infante, solo aquellos próximos al infierno podrían deleitarme con un sentimiento de tal calibre. Necesitaba ver sus ojos y saber, aún si fuese solo una impresión, sobre aquel prometedor odio en su interior. Su voz se había engrosado y la forma de hablar era menos 'grosera' -lo cual era normal en un niño- lo cual le confería un toque diferente. Comprendía bien el porque estaba allí, no era un secreto para mi lo sucedido con su familia, al menos a rasgos generales entregados por el contrario y en cuanto a detalles, puedo decir que soy una persona muy curiosa y capaz de obtener diferentes informaciones.

La respuesta que me entregó fue sublime, era algo que pocos dirían con tal veracidad, se de muchos humanos hábiles en la mentira, mas aquello que salía de la boca ajena sonaba muy real, aunque caótico. — ¿Infierno eh? — sonreí animado al oír tal palabra — Debes dejar las emociones necesarias, quedar vacío ni siquiera traerá regocijo cuando obtengas tu meta — comenté aún animado y entretenido por su actitud — ¿Servirá ser un mero contenedor a la hora de hundir Inglaterra? ¿No deberías ansiar el placer al esparcir el temor y la desesperación entre los líderes del país? — moví una de mis manos realizando un ademán conforme hablaba, pero mi mirar se topó finalmente con la cautivadoramente fría de Lelouch. No contuve la sonrisa que aquellos ojos me provocaron ¡Era incluso mejor de lo que habría esperado!

— ¿Cuántos años sin vernos ya? — pregunté fingiendo ignorar el vital dato — Sabes que es me es más divertido espiarte, uno puede descubrir mucho del acoso — dije sin problema al asumir que le había seguido sin siquiera haberme acercado a él — Además, debía estar seguro — comenté en un tono más serio y susurrante, pero sin desvanecer totalmente la sonrisa de mi faz. Luego me forcé al silencio solo para contemplar algunos momentos la figura contraria, podría decir que era lo que esperaba salvo por el incremento en su estatura siendo superior a la mía ¿quién lo diría?, siempre le molesté por ser más pequeño que yo en edad y altura, mas en esos momentos se veía más imponente y entre más cerca estuviese, sabía que eso mejoraría.

Le dejé hablar siendo lo normal en la situación y busqué satisfacer mi naciente curiosidad, por lo que a medida que le oía me dispuse a avanzar hacia su posición. Asentí a sus primeras palabras — Fuiste cuidadoso, no puedo negarlo— aseveré  — Conozco muy bien tus facciones, además, no podría olvidarte... ¿o es que no recuerdas mis palabras? te dije que sería tu aliado si así lo aceptabas, conmigo las cosas serían diferentes... pero, había un precio — reí bajo al pensar en el pasado y preferí no ahondar en ese tema de momento, por lo que pasé a responder sus inquietudes — Puedo confesar que dudé en cierto punto, tenía similitudes con tu yo del pasado... pero algo me hizo pensar que no podía ser verdad, que tú seguías vivo en algún lugar... — podría decirse que era mi instinto, pero ciertamente se debía a la información a la que tuve acceso tiempo después de la supuesta muerte de Lelouch y Nunnally. — Te dije que eras alguien especial ¿no? — pregunté animado a la par en que la distancia que nos separaba se hacía cada vez menor, terminando por ser ínfima — Aún dicho eso, hay varias cosas que me interesan saber... Lulu-chan~ — mis palabras fueron melosas al final, en aquel apodo tan infantil para con Lelouch.

Le observé mejor y alcé una mano hacia el otro, la lluvia había mojado bastante sus cabellos provocando que se pegaran a su nívea piel y la curiosidad me ganó, debía tocar. Pasé el índice por el pómulo ajeno en ascenso para despejar su frente de algunas hebras — ¿No trajiste paraguas?, que poco previsor... — reí tras decir eso y le analicé mejor, pudiendo notar detalles en sus facciones antes ignorados gracias a la distancia — ¿Quien hubiera dicho que crecerías así de bien? — marqué un tono diferente al final de la frase, lo cual podía malinterpretarse dependiendo de la persona ¿Aquel comprendería el trasfondo de esa pregunta?, necesitaba saberlo. Bajé pronto aquella mano y la dejé a un costado de mi cuerpo inmóvil unos instantes antes de meterla en el bolsillo del pantalón — ¿Hoy podrás darme una respuesta apropiada, Lulu? — inquirí esperando varios segundos antes de hacerlo, necesitaba saber si en la actualidad yo podría serle útil. Necesitaba serlo y de ser un 'no' su respuesta, haría que me necesitase, no le dejaría huir de mi.

Me quité la capucha que cubría mi cabeza y es en ese momento en que sentí con mayor claridad el frío y la lluvia, el viento y el sonido producido junto al follaje en las lejanías. Entrecerré la mirada y sonreí impaciente, deseaba desde lo profundo de mi ser el ayudarle con la corrupción, hacerle caer y por sobre todo: hacerle mio. Ante esa idea di un paso más hacia el otro con las peores de las intenciones, pero matarle sería totalmente aburrido y un gran desperdicio, herirle cortaría -quizás- nuestros lazos ¿Entonces qué? , tendría que ser un poco más directo con él. — Quiero saber si hoy... comprendes mi realidad — pregunté más bajo sin eliminar la traviesa curvatura en mis labios. Esa pregunta tenía como objetivo averiguar que tanto sabría aquel de mi persona, tenía claro que quien disponía de mayor información era yo o al menos siempre era así, nadie ha llegado a ganarme en cuanto a la data. Ansiaba conocer si él podría ser quien me derrotase en algo así.



¡Aquí están todo lo que me han regalado! Ya no cabe en mi spoiler.

Volver arriba Ir abajo

Re: Remember Remember || PV Izaya || +18

Mensaje por Lelouch Lamperouge el Dom Feb 07, 2016 11:40 pm


Remember remember
 ...the fifth of november gunpowder treason and plot...

Soundtrack


No podía dejar de mirar aquellos ojos rojos como la sangre. En verdad me traían tantos recuerdos y aquellas palabras con aquel deje de maldad arrastrándose como una serpiente hasta llegar hasta mi enseñándome sus colmillos dispuesto a morderme en cualquier momento. Me mataba y a la vez me daba aquella chispa que había perdido y que siempre había estado buscando durante aquellos vacíos años. Lo que me llevaba a pensar el porque no le había buscado en aquellos 3 años que llevaba en Berlín. Tal vez había pensado que era mejor enterrar el pasado igual que a todos los muertos que había dejado tras de mi. Todos enterrados haciendo que dejara un camino de sangre a mis espaldas que después me había encargado de limpiar para que nadie sospechara de Nunnally o de mi para seguirnos a pista hasta la actualidad. Estábamos muertos, al igual que mi pasado y aun así él estaba allí. De nuevo, otra vez a mi lado, frente a mi. No era un fantasma que viniera a atormentarme, era simplemente él. La persona que más necesitaba y a la vez que menos me hacía falta. Mi mayor enemigo y mi mejor amigo. Del que mi dependía, del que yo dependía. Mi igual.

Negué-no me importa no sentir nada cuando lo consiga, solo me importa conseguirlo a cualquier precio, incluso aunque tenga que arrastrarme medio muerto para llegar a esa meta, a esa cima que tanto ansío lo conseguiré-cerré los ojos imaginándolo-aunque haya una montaña de muertos bajo mis pies, aunque solo quede un cuerpo vacío al borde del colapso lo haré posible-sonreí levemente, aquella mueca que muy pocas personas habían visto, por no decir que solo él la había visto-aunque tampoco estaría mal poder regocijarme con ello, pero eso sería innecesario pues solo ansío la venganza. Ese es mi sendero, aunque sea el más difícil de todos dejaré que quien guíe mi barco navegue con cautela por esas aguas llevándome a cualquiera de los puertos que estén disponibles para mi, pues poco importa donde termine si consigo aquello que ansío, hace mucho tiempo que dejé de temer a la muerte-paré de inmediato mi discurso pues estaba revelando más de lo que me era permitido. Si le decía todo me convertiría en uno de esos genios malvados que antes de llevar a cabo su plan maestro se lo contaba todo a su archienemigo y finalmente este lo truncaba todo. A mi no me pasaría eso. De todas formas sabía que Izaya era el menos indicado para pararme, pues seguro se uniría a mi para sembrar el caos. No obstante, no quería fastidiarle la sorpresa.
Pero antes de hacer aquella locura escribiría una carta, que no se podía expresar con palabras, a mi yo futuro. No sabía mi dirección, no tenía ni idea de donde estaría, pero que otro remedio me quedaba? Todos aquellos sentimientos desechados los reflejaría allí para no olvidarlos nunca. Así tal vez despeas volverían a mi.
Ahora mismo estaba parcialmente hundido, era alguien que no deseaba ser, pero no podía negarlo tampoco pues estaba gravado a fuego en mi piel. Nadie podía comprenderlo, nadie sabia por lo que había pasado, solo yo podía ver como desde un sitio lejano en el cielo Dios me apuntaba con el dedo riéndose de mi gritando que era un inútil, que me largara de su vista, que me pudriera en un agujero. 
Solo la miseria crecía dolorosamente sobre mi.
Por estas razones le había dado la espalda a mis sentimientos, pues eran un gran y pesado obstáculo por los cuales no estaba dispuesto a pasar, por eso no cantaba. Gritaba. Disparaba palabras mas pesadas que una bala de cañón.
Me habían hecho daño. Por eso les devolvería el doble. Era mi turno. Secuestraría todos los sueños que había abandonado por su culpa y los cumpliría una vez terminara mi venganza. Por cada minuto que se habían burlado de mi se lo devolvería. Podríamos decir que aquello era un golpe de estado a la vida.

Una vez pensé que si colocaba mis sentimientos y los estructuraba podría seguir siendo una persona normal, pero como siempre me había equivocado. Una persona como yo jamas podría hacer eso. Me sentía confinado por el miedo a las voces de las multitudes sin corazón. Pero si me paraba a pensarlo yo era el primero que había perdido ese órgano tan vital en un ser que se considerara humano. Yo había sido el principal sujeto que los había rechazado, que había huido de ellos.
Por eso al encontrarme con Izaya no había sido casualidad, era una señal, algo que me decía que esta era mi ultima oportunidad, el último escenario, el peor.
Allí ya no quedaban soldados, ni comandos, era una batalla a la defensiva.  Yo aguantaría. Incluso si hacían pedazos mi corazón los volvería a juntar, pues era solo mio!
La vida era demasiado brillante para mi, pero aun así quería estar en ella! Ser participe en ella! Caete, colapsa, tropieza, eso solo te hará avanzar y serán tus heridas de guerra, las evidencias de que has estado vivo! 
El mundo sigue girando y tienes que seguirlo!
Lelouch respondeme!

Volví a mirarle. Cuantos minutos me había quedado pensando en todo aquello? Tal vez solo habían sido segundos, no estaba muy seguro de ello, pero sentía que mi cerebro iba a explotar. Demasiadas emociones juntas centradas en un solo momento, en un instante y aun asi en todo ese tiempo transcurrido no se habían movido de los suyos. Continuaban clavados en aquel sangrante rojo que parecía querer arrastrarme con él hasta el mismísimo infierno y que yo parecía seguir encantado.
Cada vez que estaba cerca de él sentía como me hundía un poco más en aquella oscuridad que me rodeaba viendo pasar los rayos del sol que ni si quiera conseguían alcanzarme. Hundiéndome cada vez mas en el oscuro mar reflejado. Igual que él. A quien parecía que arrastraba conmigo. Nos hundíamos mutuamente. No nos dejábamos respirar.

Podía oírlo en su voz, en sus ojos, en su forma de moverse, en su respiración, se palpaba, yo podía verlo a pesar de que ahora pareciéramos completos desconocidos. Desconocidos? Nunca habíamos sido eso.
Podía ver como me hundía cada vez mas en el oscuro mar que me rodeaba esperando a que alguien me tendiera una mano y tirara de ella con fuerza para rescatarme.
Podía verme caer hacia las profundidades con los ojos bien cerrados preguntándome si alguien podría encontrarme tan abajo. No sabia a donde me dirigía, ni que iba a hacer. Todos los días eran un enigma esperando que tal vez un rayo de luz me salvara iluminándome. Sería en ese momento, al verlo, cuando extendería mi mano intentando aferrarme a el, pero de nuevo sería llevado por la marea preguntándome que había sido aquello tan cálido y deslumbrante, pues jamas había visto algo así en mi oscuridad.
En aquel lugar en el que me encontraba no llegaba la luz por lo que ni si quiera sabia si era de día o de noche y aun así no podía dormir con tranquilidad por lo que solo me dejaba hundir más a propósito perdiendo la esperanza.
Mis ropas se habían desgastado y mi sonrisa se había deformado, pero aun así permanecía conservando la eterna belleza en soledad. Quería expresar todos aquellos sentimientos que se agolpaban en mi silencioso corazón que poco a poco parecían desaparecer por mis temores que devoraban todo rastro de felicidad.
Nadie se sumergiría en aquella oscuridad y me rescataría gritando que escondía unos maravillosos colores que el mundo necesitaba, mientras que la espuma marina cantaba una canción de bendición. Nadie salvaría mi corazón y menos si eso significaba sacrificar el suyo.

Cuantos años habían pasado? De verdad me estaba preguntando eso después de haber reconocido que me había acosado en las sombras? De todas formas le daría ese placer que tanto ansiaba-hoy hacen exactamente 14 años desde el día en que intentaste asesinarme-comenté sin poder borrar la sonrisa en mis labios tan poco común en mi. Seguí observando como me miraba una y otra vez hasta que al final se acercó a mi haciendo que mi rostro se volviera imperturbable dibujando una fina linea en mis labios sin poder dejar de analizar todos sus movimientos apreciando mejor el rostro del contrario. Tan poco habíamos cambiado los dos para reconocernos con tanta facilidad o es que al igual que nuestros objetivos nuestros rostros se habían quedado impresos en la mente del otro como un mapa?
No pude evitar reír levemente ante sus palabras. Cuanto más las escuchaba hacía que mi sonrisa se ensanchara aunque fuera un tema demasiado serio para ambos. Pero es que sonaba demasiado tierno diciéndome todas aquellas cosas. Casi parecía una declaración de amor cuando dos amantes se ven desnudos por primera vez-claro que las recuerdo, aunque el precio era demasiado caro y no pienso ceder a eso, al menos no de momento, no puedo abandonar todo atrás, mi pasado en cierto modo aun me persigue Izaya-dije tranquilamente a pesar de su proximidad refiriéndome a Nunnally. Un pasado doloroso pero a la vez necesario para mi cordura del que no me podía deshacer por nada del mundo, pues ella era lo único que me ataba a aquel mundo. Era mi porque.
Mi sonrisa permanecía aun escuchándole impidiéndome a mi mismo perderme una sola palabra que salía por sus labios-acaso no querías creerlo porque si muero me echarías de menos?-me quedé como pensando por unos momentos-y luego era yo el sentimental-volví a bromear a pesar de que no era mi fuerte-si, me lo dijiste, aunque no puedo ver muy bien aun el porque. Aunque si me paro a pensarlo, por el simple hecho de ser humano ya me amas, no?-repetí aquellas palabras que en aquel entonces no había entendido muy bien por ser un simple niño preocupado solo por la muerte que asolaba su vida-quieres saber demasiadas cosas, aunque tal y como tu has dicho todo tiene un precio y el pasado hace mucho tiempo que lo enterré, cuanto crees que vale eso?-volví a dibujar una leve sonrisa que se desvaneció cuando su mano toco mi piel echándome el cabello mojado hacia atrás.
Que pensaba que por hacer eso me pondría nervioso? En absoluto, solo me permitió observarle mejor igual que el hacía conmigo, pero esta vez no sonreí ante sus palabras solo me limité a mirarle sin contestar por una fracción de segundo haciendo que mi mente imaginara y dedujera por todo lo que había pasado en esos años-tu tampoco tienes paraguas, así que podríamos decir que somos igual de despistados, tampoco es que lo necesite-seguía escudriñando todo su ser, él que se extendía mas allá de aquella bella cara que parecía que no cambiará por mucha sangre que la empañara o por muchos años que pasaran-nunca imaginaste que sería algo así? Supongo que no pues ese comentario denota un poco de sorpresa, pero supongo que es mejor así, al menos aun te sorprendo-comenté sin apartar mis orbes de los contrarios cambiando mi expresión por otra mas relajada sonriendo levemente-eso quiere decir que lo he hecho todo bien-dije como si hubiese sido un plan perfectamente trazado para traerle de vuelta a mi lado-por eso te daré mi respuesta-susurré de una manera casi imperceptible por culpa del sonido de la lluvia pero que sabía que el podría escuchar.
Cuando el separó sus manos de mi rostro fui yo el que me acerqué y le abracé con fuerza contra mi posicionando mis labios a la altura de su oído y como si fuera la más bonita declaración de amor susurré sobre su oído lo mucho que le necesitaba-te necesito...-dije sin soltarlo de entre mis brazos quedándome así por unos segundos mas.
En ese momento me había parecido notar como el pulso de él se disparaba de la emoción como si esperara que dijera eso. Catorce años esperando esas dos simples palabras que seguro le habían dicho todas aquellas presas que habían caído en sus garras a lo largo de todos esos años. Pero que yo se las dijera, yo que nunca había pronunciado ningún palabra egoísta para retenerle cerca de mi, yo que siempre había ansiado la soledad y que jamás, incluso cuando estaba al borde de la muerte, había pedido ayuda era increíble que dijera eso y más a él sabiendo el precio que tenía que pagar.
Desde aquella posición podía notar su respiración, los latidos de su corazón, la sangre correr por sus venas, el olor que desprendía. No me desagradaba a pesar de que siempre solía dejar un rastro de azufre en mi sistema nervioso podía reconocer una esencia que lo diferenciaba de todos los demás de su raza y del mundo.
Podía recordar perfectamente aquellos hermosos y perfectos días cuando el sol lo bañaba todo. También cuando el frio incesante de la lluvia hacía mella en nosotros derritiendo mis heridas dejándome ver en un rincón del anaranjado cielo del crepúsculo alguien que me observaba y me sonreía calidamente tendiéndome la mano pero sanar todas aquellas punzadas que mi pequeño cuerpo experimentaba. Ahora todo era completamente diferente. Había crecido antes de darme cuenta y ahora era capaz de decir las mentiras mas elaboradas, esas que incluso yo me creía.
Había experimentado ya tanto dolor que parecía que nada me importaba ya, pero el no tenerle a mi lado como antaño todavía me dolía.
Cada vez que veía ese sol rojizo ocultarse tras la fina línea del horizonte hacia le recordara de alguna extraña manera.
Mirara donde mirara le recordaría, alguien tan extraordinario no se puede olvidar. Todo mi cuerpo estaba lleno de cicatrices que el mismo había trazado. Esas marcar que no me dejaban seguir a pesar de que yo solo deseaba que se fuera lejos, que se borrara de mi mente quedando bien enterrado junto con mi pasado. De verdad? Claro que no. Aun podía sentir sus brazos rodeándome contra su tibio cuerpo apretándome con fuerza haciendo que perdiera las mías.
Aquel día aquel color rojo pintaba el cementerio y ese olor tan fuerte a hierro nos envolvía mientras que su voz que resonaba en mi mente haciendo que me perdiera.

Me separé con cuidado de él totalmente serio y luego sin poder contenerme sonreí de nuevo levemente de manera burlona, no me gustaba magnificar las expresiones, solía ser más bine tranquilo y apacible, como un lobo vestido de cordero esperando el momento álgido para deleitarse con sus presas-tan mal ha sonado? Pensé que sonaría mas convincente-reí de nuevo reconociendo la mentira en mis anteriores palabras-eso es lo que querías escuchar? Que volvamos a donde empezamos? Que te pida que te quedes para siempre a mi lado?-sonreí levemente-ya sabes que siempre he preferido la soledad y que me tomo la justicia por mi propia mano sin importar las consecuencias, porque habría de necesitarte?-la sonrisa burlona permanecía en mi rostro-no obstante eso no exime que no pueda verte de vez en cuando o que podamos seguir siendo amigos-copié su postura metiendo una mano en mi bolsillo al ver que el hacía lo mismo.
De nuevo iba a atacarme como aquella vez? No, esta vez sería distinto.
Rápidamente y después de que formulara su pregunta, solo por seguridad, saque la pistola que guardaba en mi bolsillo y apoyé el cañón contra su frente-esta vez no te daré oportunidad-intenté bromear aunque iba muy en serio-ademas incluso aunque te disparara te volverías a levantar igual que un zombi, así que dame el placer de pensar que tengo el control por un momento-dije leyendo por completo su mente como si fuera un libro abierto-mm...veamos por donde podría empezar-ladeé el rostro fijándome más en él-tu vida no es que haya cambiado mucho desde que no nos vemos, tal vez le hayas añadido un par de almas más a tu existencia, has condenado a muchas mas y atormentado a millones, lo demás como podría decirse es historia, aunque ahora tal vez ha sido salpicada con un poco de pimienta y eres alguien importante que controla todo desde las sombras teniendo información de toda la ciudad, de todos los que quieras, eres el que mueve los hilos de todo-sonreí levemente-como si no te conociera-volví a sonreír complacido.

Un ruido llamó mi atención, pero eso no hizo que quitara la pistola sobre su frente. Las puertas del cementerio se abrieron y pude reconocer a las tres figuras que se dirigían al mismo punto donde estábamos nosotros-tsk...-susurré y bajé la pistola para tomarle con rapidez de la muñeca alejándonos algo mas de allí tras un árbol donde podía seguir controlando a aquellas tres siluetas femeninas. Sayoko, Nunnally y Sheryl. Las tres mujeres que marcaban mi vida en aquella etapa de mi historia.
Volví la vista a Izaya y le tapé la boca con la mano ya que estaba seguro de que reconocería a Nunnally y la llamaría para poder hablar con ella después de tanto tiempo. Las otras dos poco me importaban la verdad, aunque Sheryl era la hija del anfitrión y con la que pensaban casarme para mantener al menos mi condición de noble en aquel mundo que tanto odiaba. No obstante yo hacía tiempo que me había negado, pero ella seguía obsesionada con el tema. Supongo que eso era a lo que las personas llamaban amor.

Continué sin moverme aun sellando los labios contrarios con mi palma observándolas desde lejos escuchando como Nunnally y mi supuesta prometida preguntaban por mi a Sayoko, la criada, quien contesto que tal vez por la lluvia me había refugiado. Estaría bien salir y decirles que regresaran a casa y que yo me reuniría con ellas en cuanto pudiera? No. Sheryl insistiría en quedarse conmigo.
Suspiré con fuerza cansado por aquella situación que solo acababa de empezar. Sería mejor salir de allí. Luego contactaría con ellas.
Volví a agarrar a Izaya por la muñeca y con cuidado de no ser vistos me escabullí hasta un gran panteón familiar. Removí la puerta de entrada dejando ver un oscuro pasadizo que descendía hacia las entrañas de la tierra-vamos-comenté intentando que el demonio no reparara en Nunnally cuando de repente escuché mi nombre en la lejanía.
Tarde. Ya nos habían visto.
Empujé a Izaya dentro de la cripta y me puse justo en la puerta impidiendo el paso a nadie más. Nadie se daría cuenta de que él estaba allí. Estaba demasiado oscuro para que notaran su presencia. Aun así deslicé la roca con cuidado dejando una pequeña rendija. No podía creer que estuviera pasando aquello.

Nunca existe la garantía de poder volver...
...sin embargo la muerte es una certeza.


By sidhe For Source Code



~Gracias Izaya...bastardo~

¡WARNING!:

At first


Si, aquí si Izaya ¬¬ (?)


Hace falta que diga algo mas?... gracias Izaya...

Regalos:
















Volver arriba Ir abajo

Re: Remember Remember || PV Izaya || +18

Mensaje por Izaya Orihara el Dom Feb 07, 2016 11:41 pm

La voz ajena se paseaba por mi pensar a medida que iba respondiéndome, siempre tan decidido e incluso de niño era así. Me divertía el oírle, dudé en un momento si mi deseo sería el ayudarle a disfrutar o el forzar la situación para que en vez de suprimir emociones solo quedase el dolor y odio ¿Qué sería más dichoso para mi?, si pudiera elegir ambas lo haría, pero eso sería demasiado para el corazón de un humano ¿Qué debería elegir? sus palabras me incitaban a rebatirlas constantemente. Cierto detalle llamó fuertemente mi atención ¿Sería el otro capaz de matar a inocentes solo para llegar a la cima? ¿Se desharía de otros humanos?, deseaba verlo con mis propios ojos, no servirían la información que otro me otorgase y no es que dude de si puede o no hacerlo, es el morbo por mirar su rostro tras un homicidio ¿Sonreirá? ¿le indignará? ¿Le dará igual?, eran tantas las emociones que podría mostrar en un rostro como aquel que alguien como yo anhelaba deleitarse con ello.

— El placer es algo que siempre será una buena compañía, en especial en el triunfo — dije tras el detalle ajeno en la respuesta. — La muerte no debe ser temida por quien esté dispuesto a matar y llegar al límite — sonreí y añadí con prontitud — El velo de la muerte solo aterra a los que ignoran como será — comenté sin ánimos de extender más mis palabras sobre ello. Para mi la muerte era un premio, sea que yo acabe con una vida o sea la mía la que alguien más robe, puesto que de una cosa estoy sumamente seguro y es que no moriré de 'viejo'. Sería aburrido acabar así, además, la longevidad de mi raza no es algo para tomar a la ligera, por lo tanto de no llegar el asesino ideal, buscaré uno por cuenta propia. Es sencillo en estos días hacerse de enemigos capaces de llegar a aquella decisión extremista, basta con buscar en las redes todos los sicarios disponibles ante la cobardía o inutilidad de algunos para saldar las cosas por su mano. Incluso de esa forma resultaría divertido. Aprecié en silencio todo lo que Lelouch no decía en palabras, porque aunque no se destacase por ser expresivo, yo podía percibir algunas cosas, pocas en comparación a lo que sabía que me escondía y estaba bien que lo hiciera. Me fascinaba tener que adentrarme en el corazón de otros aún si eso los rompía en el proceso, sabía que el ajeno no estaría intacto puesto que ni cuando lo conocí lo estaba. Seguramente esté demacrado, tanto como las ansias que tiene de concretar aquella venganza, entre más lo anhela más se despedaza y no hay nada que él pueda hacer para sanarlo. Ni siquiera Nunnally podría hacerlo, menos muerta.

— ¿Precisamente hoy se cumple nuestro 'aniversario'? Hice bien en detenerme a tiempo... — reí ante la fingida sorpresa — ¿Quién lo diría? — estaba claro y detalle como aquel sonreía ¿Sería una mentira?, de joven no era algo que hiciera con normalidad y dudaba que fuese en extremo inocente hoy en día como para hacerlo ante lo 'grato' del ambiente. Aún así correspondí la sonrisa ajena, aunque la mía siempre era sincera, siempre he de divertirme. Reí nuevamente ante las palabras pronunciadas por él — ¡Claro! ¿Qué sería mi vida sin ti? — inquirí en un tono satírico — Algo se moriría en mi interior... — señalé con el índice mi pecho justo en la zona donde estaba mi corazón, aquel órgano 'fundamental' en todo ser vivo. Muchas veces estuve tentado con ello, con arrancarle solo por un capricho masoquista, pero nada se comparaba al de otros demonios o humanos, también el de otros seres. La sangre siempre se derramaba con ira, siempre sabía ferrosa, su rojo era exquisito. — Te amo — dije en un tono travieso omitiendo el arraigado 'Amo a los humanos', ya que mi amor a él se debía a su raza, mas vale decir que aún si no lo fuera estaría en mi mira.

Lelouch era presa fácil para cualquier raza ajena a la humana ¿Qué podría hacer un humano como él salvo defenderse con objetos humanos? nada, salvo usar lo que un humano tiene consigo y lo que brillaba especialmente en ese humano, era la brillantez de su pensar. Eso me encandilaba y él no lo sabía, conocía bien de que era capaz, mas no cuanto atraía eso a personas como yo. Quizás sigue un tanto iluso aún, pero se que despertará algún día y resplandecerá como no tiene idea. — El conocimiento es lo que te permite ser mejor que otros, las piezas aún si son las mejores, estando mal ubicadas carecen de sentido — comenté mientras movía la diestra como si tomase al rey del ajedrez y le sacara de su confort al frontis de la reina. Estúpido, salvo que se sea muy osado, lo que no le resta lo estúpido al acto. — Estoy dispuesto a pagar por la información, bien podemos tranzar... — bajé la mano y mi tono al hablar — Aunque somos amigos, ¿no? los amigos se cuentan las cosas sin mayor razón que la amistad — murmuré con sarcasmo. Nuestra relación era curiosa, compartimos como amigos en la infancia tras el casi desastrozo incidente que nos unió ¿Qué sería yo aquella vez sin ese encuentro?, probablemente siga en estos juegos, solo que no hubiera conocido un juguete tan valioso como Lelouch Lamperouge ¿o debiera decir Lelouch Vi Britannia?

La lluvia me desagradaba, pero algo más desagradable era portar cosas innecesarias en las manos, lo aborrecía y ese era el motivo de mi aparente descuido, solo que no argumenté sobre ello al no ser siquiera interesante. — No idealizo a las personas como regla general, por lo que nunca tracé en mi mente boceto de como serías en tu adultez ¿o hubieras preferido que lo hiciera? ¿no es mejor la sorpresa? — me sinceré con él en algo nimio a decir verdad y aguardé en silencio a que prosiguiera con su diálogo. Lo que aconteció después me tomó por sorpresa, por breves momentos pensé que haría otra cosa y estuve cercano a tomar la navaja, apenas si moví mi mano con aquella intención, pero su susurrante voz en mi oído hacía cosquillas. Me exaltaron sus palabras ante lo directas que fueron y ese abrazo aún bajo la lluvia era curioso proviniendo de ese hombre ¿En qué estaba pensando? ¿Desde cuando se tornó tan ... así? Ladeé apenas el rostro buscando su mirada y fuese o no verdad, esas palabras eran más de lo que podía soportar. La sonrisa en mi faz se desvaneció producto del impacto y poco a poco llegué a la conclusión más obvia ¿qué otro motivo tendría para decirme eso?, no me buscó años atrás sabiendo que residía en Alemania, por lo que la amistad no era una razón y menos un enamoramiento ¿el usarme?, quizás, pero tampoco sonaba plausible en esos momentos.

Pese a mis sospechas fue inevitable la conmoción en mi ser, le rodeé la cintura respondiendo un tanto tarde al abrazo contrario — Si me profesaras tu amor no habría manera en que te separases de mi — opté por no usar el 'Lulu-chan' al final de la frase solo para no hacer mofa de la situación — Ah~ que recuerdos — murmuré muy bajo y entrecerré la mirada buscando calmar mis ansias y en breve lo conseguí. Para cuando él se separó hice igual y le miré con una nueva sonrisa, esperaba que hablase él primero, yo no lo haría y con justa razón. Al oírle finalmente me digné a reír previa a mi respuesta — Fatal — añadí tras eso — La necesidad ante otro u otra se siente diferente — y vaya que he sido capaz de sentir semejantes cosas por parte de los más crédulos y fáciles de manipular — aunque, te dejaré practicar hasta que caiga rendido ¿qué opinas? — alcé la zurda y con el índice le señalé — Te falta mejorar — sentencié más grave. — Que cruel eres ¿a dónde dejarás el sentimiento que guardo en mi pecho? — mascullé burlesco — Solo quieres hacerme daño... — terminé por decir momentos antes de que la situación diera un vuelco.

Sentí el arma en mi piel, estaba fría y mi expresión a diferencia con la acción anterior de Lelouch se mantuvo normal — Oh~ que miedo — comenté en un patético intento de sonar asustado. — Yo que pensaba morir en los brazos de alguna bella chica — cerré mis párpados y encogí mis hombros, saqué ambas manos de los bolsillos sin nada en ellas como al parecer él deseaba — Como si fuese a hacerte daño ahora... ¿Crees que no he tenido la oportunidad? — sonreí y ladeé el rostro hacia la derecha, alcé ambas manos en señal de rendición aparente. Algo que podría hacer era sacar la demoníaca cola y atacarle con ella, su punta era muy filosa, más que mis dagas ¿podría apretar el gatillo antes de que mi ataque le diese? aún disparándome ¿se defendería del inminente ataque? ¿Nos mataríamos al mismo tiempo?, no puedo negar que la idea se me hizo extremadamente tentadora, pero prefería esperar, no sería prudente de mi parte acabar nuestra relación allí.

Asentí a sus palabras y desvié la mirada a sus ropas, no dijo nada en concreto mas la esencia de su oración estaba más que acertada. ¿Será que conocer más sobre mi? ¿Solo especulará por mi forma de proceder?, fuese como fuese, no estaba errado. — Quizás ahora me he vuelto un hombre de bien... — bajé ya mis manos y las dejé a los costados del cuerpo, no buscaría el quitar el arma o atacarle, no de momento. Sentí un poco antes la presencia de un grupo pequeño de personas y por como se comportó el otro comprendí que les conocía, sino, o les hubiera ignorado o solo se habría escondido tras de mi con tal de que no se viera el arma apuntando a mi cabeza. Me dejé llevar por mi 'captor' sin reprochar nada, viré apenas el rostro para apreciar tres figuras femeninas no muy lejos, aunque una de ellas era diferente, pero ante lo precipitado de Lelouch no pude detallarle como hubiese querido.

Quedé contra el árbol para que no se notase mi cuerpo y nuevamente el otro me sorprendió ¿Servía de algo tapar mi boca? ¿desde cuando arruinaba el escondite propio o el ajeno?, era cómico pensarlo. Quizás, temía que me escuchasen decir algún dato peligroso o bien, Lelouch me silenciaba para evitar preguntas innecesarias. Podía fácilmente sacarle la mano, morderle o empujarle y se acabaría la situación. Murmuré un '¿Tienes miedo?' el cual dudaba que se hubiese entendido y no dije nada más durante la espera de que se me permitiera emitir palabra. Miré de reojo para comprobar lo que ya sabía, no cabía duda de que la mujer al centro era la hermana de Lelouch ¿Cómo olvidarla?, un atisbo de sonrisa se dibujó en mis labios, la cual murió en breve sin ser vista por nadie.
 
Apenas mi boca estuvo libre susurré en japonés — No te avergüences de tus amistades, Lulu-chan — y le seguí a lo que a primeras parecía ser un ostentoso mausoleo, cosa normal en esta zona del país, pero al estar frente a la edificación pude darme cuenta de que se trataba de un panteón familiar y no de un simple mausoleo. — Si querías intimidad te habría llevado a otra parte — reí y tras ser empujado volví el cuerpo hacia el otro — Aburrido... y yo que quería aprovechar la intimidad que nos darían los difuntos ¿no es encantador? — bajé las escalera que me daba paso a una habitación grande llena de estanterías donde se disponía una noble y gran familia. Admiré con detenimiento los nombres, el apellido que les unía y la ornamentación al interior de aquel sitio. No cabía dudas, era una familia de gran riqueza como para adornar con oro e incluso piedras preciosas el sector dedicado al epitafio en quien parecía haber sido el jefe de familia. Sonreí, bien podría profanar el sepulcro, pero lo mio no era robar objetos de valor, tales cosas las podía conseguir por medios más divertidos.

No le arruinaría el momento a Lelouch, por algo me impidió ver o más bien dialogar con las féminas y ya que sabía de esa conexión tendría que volver a investigar si es que él mismo no me daba un panorama del asunto. Deambulé por la estancia en lo que esperaba que el inglés se desocupara. Mi expresión era neutra, me aburría, necesitaba salir o que él ingresara, ambas valían. — Aburrido.... — repetí en un escaso murmullo tras haber pasado algo de tiempo y recién cuando sentí que el contrario entraba al sitio moví mi cuerpo y me aproximé a la entrada — ¿Todo en orden o aún me tendrás cautivo? ~ — sonreí ladino y metí ambas manos a los bolsillos de la chaqueta — ¿Sigue lloviendo? — inquirí tras escasos segundos — Si es necesario podemos esperar aquí salvo que te parezca en extremo tétrico, Lulu ¿te asustan los fantasmas? — miré hacia la derecha y luego a la izquierda — Aunque, no serías capaz de verlos... — añadí sin aclarar si algo merodeaba esa habitación además de nosotros. En sitios así, encerrados, costaba ver almas en pena. Al menos a esas horas, al anochecer las cosas cambian notoriamente. — ¿Volvemos a la pistola? — saqué de mi bolsillo la navaja que ocultaba y que sabía que el contrario conocía — ¿o nos tornamos más amistosos?, no es mi deseo el asesinarte... — dije en un suave tono.


¡Aquí están todo lo que me han regalado! Ya no cabe en mi spoiler.

Volver arriba Ir abajo

Re: Remember Remember || PV Izaya || +18

Mensaje por Lelouch Lamperouge el Dom Feb 07, 2016 11:42 pm


Remember remember
 ...the fifth of november gunpowder treason and plot...

Soundtrack


Ninguno de los dos cedería por muchos argumentos que diera el otro en contra de lo que decía. Pero precisamente por eso y las ansias que teníamos de acabar el uno con el otro o bien precisamente justo lo contrario era lo que hacía que irremediablemente, pasara lo que pasara, siempre volveríamos a coincidir, como si nuestros cuerpos se tratasen de dos grandes imanes con cargas opuestas que llevasen siempre a juntarnos y colisionar una y otra vez.
No entendía por que Sheryl siempre tenía que interrumpirme cada vez que estaba en medio de algo importante. Era demasiado molesta para mi tranquila y desapercibida existencia. Algo tan brillante, algo que no conocía ni un ápice de maldad de este mundo, que no conocía si quiera el color de la sangre, su olor, no podía estar a mi lado. Salvo Nunnally, a la que siempre arrastraba conmigo por llevar aquel maldito apellido que nuestro padre tan gentilmente nos había otorgado como si de un inocente regalo se tratase cuando en realidad era un arma de doble filo que llevaba sobre sus hombros una horrible maldición.

Volví a mirar a la pelirroja que no paraba de ponerse de puntillas intentando mirar lo que con tanto ahínco ocultaba tras la piedra de la cripta preguntando una y otra vez con su estruendosa voz que era lo que ocultaba-vamos Sheryl, es que acaso un hombre no puede tener sus secretos?-pregunté a lo que ella no estando muy segura asintió aunque no de muy buena gana ya que me reprendió diciendo que ella sería mi esposa y que no debía ocultarle nada-Sheryl...-volví a decir su nombre de una manera tierna y tome sus manos entre las mías como si comprendiera perfectamente sus sentimientos-ya te he dicho mil veces que me niego a casarme contigo, si lo hiciera solo traería mas desgracia a tu familia que también se en portado con nosotros-dije de una manera calmada sin apartar mi mirada de la contraria infundiéndole calor y tranquilidad a lo que ella negó rotundamente abrazándome con fuerza negando a separarse de mi lado-Sheryl por favor, comprendelo, ademas yo no puedo corresponder tus sentimientos como es debido, deberías buscar a otra persona-la separé con algo de frialdad de mi lado-ve con Nunnally, nos reuniremos mas tarde en casa, además si sigues aquí bajo la lluvia cogerás un resfriado-sonreí de manera amable y compasiva acariciándole la mejilla. Ella asintió, pero antes de irse robó un beso de mis labios y rápidamente se retiro de allí sin hacer más preguntas. La única manera de librarme de ella siempre era hacerle daño con el tema referente a nuestro matrimonio, a pesar de que me había dejado claro que nunca lo aceptaría porque el amor era poder. No entendía porque se había tenido que enamorar de mi de aquella manera tan insana.
Que gran actuación intentando ser amable con aquella que nada me importaba.
Salude con un ademan a Sayoko-luego nos vemos Nunnally!-alcé mi voz y ella me despidió con la mano momentos antes de que entrara en la cripta y cerrara tras de mi volviendo a encontrarme cara a cara con aquel que decía ser mi amigo.


Había escasa luz dentro de aquella cripta, lo bueno era que la conocía perfectamente como para saber como moverme sin alguna clase de luz. No obstante quería poder ver lo que hacía mi acompañante. Los fantasmas a los que se refería no me asustaban.
Bajé las escaleras, aun esperando que Sheryl estuviese lo suficiente lejos ara no escuchar que hablaba con alguien, y prendí la luz dentro del sepulcro familiar. Las modernidades de hoy en día incluso para los muertos no dejaban de sorprenderme-todo esta en orden, pero hasta que se vayan nos quedaremos aquí, duda que alguien entre a no ser que alguien de la familia...-miré una lapida con su nombre gravado-von Klausen, entré a enterrar a otro familiar-espeté apoyándome contra una de las paredes donde descansaban algunos de los difuntos suspirando con fuerza y cerrando los ojos-deberías saber que no me asustan los fantasmas, incluso aunque no pueda verlos, incluso aunque me atacasen y no pudiera hacer nada intentaría convencerles de que no soy ninguna amenaza para ellos-reí levemente-incluso aunque fueran fantasmas poco amigables y no cedieran ante eso me mantendría firme-me separé de la pared y me acerqué hasta él-asesinarme? Muchos lo han intentando ya y no lo han conseguido, crees que tu podrás? Es que acaso no ves la muerte caminando conmigo como una buena amiga? Además no temo a la muerte, se que es una certeza para mi y todos los humanos, antes o después llegará, solo la espero caminando hacia delante dejando que pasen los años tampoco es como si pudiera hacer algo por evitarla como tu-sonreí levemente de nuevo siguiendo aquella escarlata mirada-los que están dispuestos a disparar también tienen que estar dispuestos a ser disparados-dije con aire dramático retomando nuestra conversación anterior que tan bien había hilado y atesorado en mi mente. No me perdería ni una palabra de lo que tuviera que decirme.

Nos necesitábamos. Acaso era mentira? Era algo ilógico y aunque me negara a reconocerlo solo él conseguía que aquel mundo en el que nos encontráramos se hiciera un poco más divertido, incluso aunque mi vida se viera involucrada. Pero es que acaso no era eso lo que quería? Poner toda la carne en el asador, jugar a un juego de vida o muerte para al final salir victorioso como en el ajedrez. Aquel juego que podía resultar muy elevado para algunos pero que solo se quedaba en eso. Un juego. No. Aquel insignificante juego como lo veían algunos no era solo eso, era mucho más, iba más allá y se extendía hasta la vida de las personas, a la vida en si misma donde tu eres el rey y debías moverte a tu voluntad usando a tus peones y todos aquellos que estuvieran a tu alcance para protegerte hasta darle caza al rey enemigo. Había ganado ya demasiadas partidas a ese juego y nunca me cansaba de ver la cara de mis rivales cuando lo perdían todo. Tal vez como decía Izaya no fuera tan malo conservar alguna clase de sentimiento en el final cuando por fin viera como todo lo que mi padre atesoraba se escapaba de entre sus manos.
-La verdad no creo que pudieras olvidar que hoy era el día exacto de nuestro primer encuentro-musité con voz calmada-alguien como tu que todo lo maneja no dejaría algo tan trivial al azar sabiendo que le importo tanto-recordé sus palabras-además tu mismo lo has dicho para que querrías acabar con mi vida aun si yo terminara con la tuya? Si me mataras algo se pudriría dentro de ti y no quieres eso verdad?-permanecí a su lado mirando hacia el techo-lo que me lleva a preguntarme, que harás cuando me muera?-giré el rostro-dejarás que eso ocurra solo para quedarte con mi alma?-suspiré con fuerza-y eso que somos amigos, haces que mi corazón rechine con fuerza-imité sus palabras que con anterioridad había dicho refiriéndose a nuestra extraña amistad.

Continué indagando en los archivos de memoria de esos minutos anteriores para poder responder a esas palabras que me había callado hasta el momento-precisamente porque se cuanto te gustan las sorpresas no me puse en contacto contigo, fue mucho mejor así no? Aunque por tus palabras me dabas a intuir que habías imaginado un crecimiento mucho peor de lo esperado-me encogí de hombros-lo lamento, pero la verdad es que no me gusta crecer como al resto de los humanos, supongo que desde el momento en el que nací ya estaba podrido en alguno de mis frutos y esa infección se ha extendido por mi cuerpo convirtiéndose al final en mi sustento que no deja que muera-hice una pausa volviendo a cerrar los ojos a pesar de la cercanía con él y lo que podría hacerme si me descuidaba demasiado.
Aun seguía sin poder olvidar la calidez de su cuerpo y aquellos brazos que por unos segundos habían respondido al mio. Porque lo había abrazado para empezar? Tal vez para darle mas notoriedad a ese sentimiento de necesidad que tanto había fingido en ambos extremos para que no se notara el desequilibrio de la balanza. Era verdad. No necesitaba su ayuda para aquella vida tan patética que vivía y aunque quisiera ponerle un poco de vidilla a esta no podía arriesgarme teniendo a Nunnally sin ningún tipo de protección. No podía irme de este mundo y dejarla sola, aunque le quedaban muchos años de vida igual que a mi si nos manteníamos alejados del peligro.
Pero yo no quería alejarme de la realidad, yo quería construir un mundo en el que Nunnally pudiera vivir en paz y tranquila, donde nadie nos persiguiera de saber que estábamos vivos. Quería que Nunnally pudiera volver a vivir en aquel cuento de hadas que un día había sido su vida en palacio. Solo deseaba eso para ella. Nada más. Por eso tal vez debía de arriesgarme y conseguir poder para que toda aquella realidad que vivía, ese mundo gris al que todos idealizaban cambiara de color y Nunnally aun sin ver pudiera sentirlo. Sabía que ella se conformaba con que yo estuviese a su lado y que no la abandonara como nuestros padres, pero también sabía que no era egoísta y por eso no pedía nada más aunque sus sueños fueran grandes como los míos. Por eso yo lo haría posible. Por Nunnally entregaría mi alma al mismísimo diablo. Aunque en aquellos momentos sería mejor no reconocerlo. Estaba demasiado cerca de uno como para jugar con aquel peligroso fuego. Ya que, si bien estaba dispuesto a hacerlo tampoco es que me agradara mucho la idea. Quería mantener integro hasta el final, poder saborear, incluso yo mismo, aquel ser que estaba dormido en mi, quería ver que era capaz de hacer un humano tan extraordinario como yo si se lo proponía. Al fin y al cabo muchos antes que yo habían sido forjados en una masa poco común y habían triunfado en logros que jamás la humanidad creyó posibles hasta que ellos lo realizaron. Yo haría lo mismo hasta que viera que no podía seguir. En ese momento las reglas del juego cambiarían y haría todo sin importar lo que me ocurriera solo por verle sacar una sonrisa a mi hermana. Esa mueca que escondía tantos secretos.

-Quieres mi amor?-sonreí levemente-tanto me necesitas? No te vale solo con que me mantenga a tu lado? Al fin y al cabo creo que soy el único loco que juega tanto con el fuego y no se quema estando tan cerca...-le miré de reojo-acaso no puedes tomarme? O es que eso no te genera satisfacción?-me quedé pensando y me acerqué a su rostro apoyando mi frente contra la de el-daño? Ser cruel? Ni si quiera había empezado a serlo-reí levemente-quieres que lo sea?-sonreí levemente-entonces te arrastraré conmigo vaya a donde vaya hasta que caigas rendido con la esplendorosa esencia que despida mi alma en ese momento-volví a echarme hacía atrás separándome de él-tu nunca serás el que sale dañado en un juego, pues nunca eres participe en él-en ese momento la imagen de Sheryl pasó por mi cabeza-es cierto que sientes amor por los humanos, aunque ellos te odien, salvo una persona-me referí a mi de forma imparcial a la vez que me levantaba removiendo la piedra volviendo a comprobar que nos encontrábamos solos en el camposanto-yo-murmuré por si no quedaba claro soltando una pequeña risita-aunque después de todo lo que ha pasado no se si puedo considerarme uno de ellos-me volteé a mirarle-tu que crees?-volví a cerrar la entrada quedándome de pie en las escaleras-pero-cambié de tema drásticamente-en vez de hablar de temas tan triviales vayamos a lo importante, me contaras todo lo acontecido en estos años? O te da miedo?-jugué con sus palabras que antes me había parecido oír en un suspiro-vamos, no tengas miedo, igual que antes-imaginé un tablera de ajedrez-si un rey no se mueve como esperas que sus súbditos le sigan?-sonreí ampliamente. Teníamos todo el tiempo del mundo en aquella cripta

Estaba parando de llover.


By sidhe For Source Code



~Gracias Izaya...bastardo~

¡WARNING!:

At first


Si, aquí si Izaya ¬¬ (?)


Hace falta que diga algo mas?... gracias Izaya...

Regalos:
















Volver arriba Ir abajo

Re: Remember Remember || PV Izaya || +18

Mensaje por Izaya Orihara el Dom Feb 07, 2016 11:44 pm

Mis sentidos estuvieron atentos al contrario en todo momento, no podía perderme nada de él y menos durante aquel esperado reencuentro. No pasé por alto a la mujer que afirmaba contraería nupcias con Lelouch, de eso no estaba enterado ¿Cómo podría conocerlo todo sobre ese hombre?, es por eso y otras razones en que mi interés aumentaba cuando se trataba de él. Contuve en varias ocasiones la risa que buscaba salir de mi boca, tuve que taparla con la diestra esperando no ser oído y agradecí a mi mala costumbre al seguir a ciertas personas, donde la risa me atacaba con regularidad, mas aprendí a ser sigiloso como un buen felino al acecho. — Muy cruel, que frio~ — comenté bajo al sentir que entraba y le observé con detenimiento riendo al ver que aquel buscaba un poco de luz, yo no tenía problemas para merodear en la oscuridad, sería una vergüenza para mi raza si no fuese así. Omití comentarios a sus primeras frases, si alguien llegaba a entrar yo mismo le haría un favor y le dejaría junto a sus seres amados ¿no es eso benevolente de mi parte?

— Tan propio de ti, Lulu-chan~ — dije en un tono tranquilo mientras dejaba escapar un suspiro 'Nunca cambiará' pensé al verle aproximarse. Solo había un tema que podría borrar la tranquila expresión que me podía mostrar y el cual prefería reservarme para otra ocasión y bien sabía que esta no sería la única vez que dialoguemos, los amigos salen de paseo, van a fiestas y basura como esa ¿no? — Ya verás algún fantasma que consiga robarte el aliento... — murmuré apenas audible, un susurro para solo para mí. Reí ante la plática, el morir y el matar, tema inevitable entre nosotros desde el inicio de nuestra relación — La muerte... es algo a lo que puedes burlar y manipular, desconoces como hacerlo... es todo, es normal en ustedes los humanos — mencioné moviendo con ligereza la mano que sostenía la navaja y jugué con ella — Siempre he querido matarte, pero ya te dije que eras especial y por eso es que no planeo hacerlo... Me interesas vivo — pero omitía algo importante, si le asesinaba y su rencor persistía, inevitablemente  caería a mi lado y era eso algo invaluable, mas le faltaba madurar mucho para ser lo 'mejor' de si. — ¿Estarías satisfecho si te asesino aquí? romperías la promesa con tu 'prometida' — recordando lo oído de la conversación ajena.

Guardé la navaja en el bolsillo y retuve la mano allí, lo igualé a la zurda y me dediqué a escucharle unos instantes  — A veces olvido cosas  — murmuré mirando la entrada al sepulcro — Me conoces bien ¿no?  — regresé la mirada a la ajena perdiéndome unos instantes en la oscuridad de esos ojos  — ¡Soy un masoquista!  — no temí en alzar la voz y sonreír de una forma retorcida  — Si lo hiciera ¿dolería? ¿estaría feliz? ¿qué crees que sentiría?  — pregunté rápido acortando la distancia entre ambos, el solo pensar aquello era excitante y debía contenerme o todo acabaría muy mal — No me hagas averiguarlo, es extremadamente tentador...  — bajé el tono de voz a medida que dialogaba con el contrario  —  ¡Suenas anticuado! debieras decir 'doki doki'  — sacando aquella supuesta onomatopeya de los populares mangas, sabía que sabría a que me refiero, aunque no esperaba que compartiera aquella ridícula forma de hablar. Moví las manos hacia los costados aún teniéndolas dentro de los bolsillos, fue una actitud relajada y desinteresada  — Sencillamente no pensé en el futuro  — mentí aparentando no importarme el asunto  — Lo podrido no es necesariamente malo... y lo debieras saber a estas alturas  — añadí mirándole de soslayo  sin añadir más a ello.

Apoyé mi cuerpo en una de las tumbas, apenas si miré el nombre sobre ella, no me interesaba ser irrespetuoso o no con un montón de huesos en una 'caja bonita'  — ¡Claro que lo quiero! verás que conseguiré hacerte mio, Lulu-chan~  — cerré mi mirar escasos segundos y le sonreí animado, casi con un aura de buenas intenciones, pero no le convencería de ello jamás.  Al oír 'Tomarme' no evité el sonreír con cierta lascivia ¿Será que es consciente de lo que me hace pensar con ello? ¿Busca provocarme? — Aún no estoy satisfecho  — susurré y le miré fijo adoptando cierta seriedad o al menos tratando. Esperé sin precipitarme y le concedí un poco más de tiempo, avancé un poco con tal de quedar frente a Lelouch una vez este se detuvo en las escaleras imponiéndose ante mi —  Miedo no es lo que podría sentir, el miedo es aburrido, yo me caracterizo por conceder la información a quien la merezca y el temer o no a que el resto se entere está fuera del juego — caminé hacia él y extendí la diestra hacia aquel rozando en un inicio mis dedos en las frías ropas que portaba — He jugado mucho estos años, te podría presentar a tantos de mis...'amigos' — al recordar los muchos infelices que me conocieron, sonreí — Tengo dos en especial a quienes aprecio mucho — y estaba claro que ese aprecio era algo insano y para nada gentil. — Pero ellos palidecen en estos momentos, si les comparo a otra persona — mi voz fue más suave.

Deslicé la mano y no dudé en jalar de sus prenda y atraerle hacia mi — Quiero que veas que voy en serio, Lulu~ — no solté su ropa y esperé a que no confundiera mis intenciones — Veamos quien caería ante el otro, quien de los dos subyugue al contrario... ¿Quieres jugar conmigo? — no estaba dentro de mis planes el perder y le demostraría que debe unirse a mi, le haré reconocerlo — Ambos tenemos aún secretos, vivencias... — solté sus prendas y llevé esa mano hasta el cuello ajeno en una suave caricia — Yo quiero saber, tú quieres saber... pero ya no somos los de hace catorce años — mi rojiza mirada se clavó en los ojos del otro, mi mano subió hasta quedar en la mejilla ajena, ambos éramos casi de la misma estatura siendo él quien me ganaba, pero aún así fue fácil el ceder ante mi impulso. Acorté la escasa distancia entre ambos, relamí mis labios con sutileza y le besé sin pensar en su posible molestia, rechazo o cualquier tontería de semejante calibre. Debía probarlo ¿y qué más literal que lo hecho?, mi mano regresó al cuello de Lelouch y no dudé en agregar mayor intensidad al contacto buscando el degustar mejor aquel sabor. Junté más mi cuerpo al ajeno en busca de calor, acoplé mi rostro al ajeno y no me separé de aquel, solo lo haría por la fuerza ¿Y eso no lo hacía mejor?



¡Aquí están todo lo que me han regalado! Ya no cabe en mi spoiler.

Volver arriba Ir abajo

Re: Remember Remember || PV Izaya || +18

Mensaje por Lelouch Lamperouge el Dom Feb 07, 2016 11:44 pm


Remember remember
 ...the fifth of november gunpowder treason and plot...

Soundtrack


Porque? Todo se reducía a los porqués. Esa única palabra antes de la interrogación. Tan simple, tan dañina o al menos la respuesta. Por eso estando frente a el no quería empezar con ese bucle de preguntas porque siempre que el me rondaba, llegaba a cuestionarme todas mis acciones, incluso el respirar. También ocurría lo mismo si me quedaba mirando a aquellos ojos de color rojo que siempre estaban ardiendo deseos de indagar mas en cerebro o simplemente de mirarme y analizarme. No podía saber en que pensaba nunca y a la vez podía ver todos y cada uno de sus movimientos antes de que los realizara. Era complejo, demasiado enrevesado para que alguien que no fuera yo pudiese comprenderlo. Incluso siendo yo sentía que se me escapaba aquella idea que quería descifrar en mi mente.

-Si consiguiera burlar a la muerte ya tendría un pie en ella o dejaría de ser lo que soy ahora-le miré de reojo-dejaría de ser humano ya que podría tomar el puesto de un vampiro, o tal vez un demonio si hiciera el pacto con alguna bruja, incluso contigo. Lo que pasa es que siendo humano no puedes burlar a la muerte con tus recursos limitados. El tiempo pasa y tus órganos se desgastando, tu mente se agota y tu piel se marchita y se marca con arrugas, incluso aunque usas todas esas cremas de belleza o intentas operarte el rostro, siempre queda alguna imperfección o los arreglos que te hacen se deterioran y al final no pareces ni humano-sonreí levemente pudiendo recordar a algunas celebridades que en un antaño habían sido perfectas y ahora en lo que se habían convertido, algo peor que aliens-otra de las muchas opciones sería pedir ser inmortal a algún genio de la lampara, bruja, demonio, ángel, alguien con el poder suficiente para realizar un conjuro de tal magnitud, o realizar el mismo pacto que Fausto hizo con Mephistofeles-dije haciendo alusión a aquel famoso libro de Goethe-seguir viviendo indeterminadamente hasta que la vida le parezca un aburrimiento-reí levemente-y después de que hizo tantas travesuras y se enriqueció de ellas en el momento en el que abandonó este mundo exclamó: “Detuve el tiempo y disfruté del mejor momento!”-le miré de frente-pero yo superare a ese hombre pues no cederé ante nada y continuaré siendo humano hasta el final y aun con la pesada tarea de ser mortal y no poder hacer nada extraordinario lo conseguiré pues me convertiré en el hombre que haga de lo imposible posible-dije con un aire dramático y determinación sin apartar mi penetrante mirada de la contraria que parecía casi reforzar las mías.

Volví a ponerme algo serio con la mención a Sheryl-ella no tiene nada que ver en este juego, es solo un peón más que no me sirve de nada-llevé mi mano a la barbilla-aunque nunca debo despreciar a la hormiga más débil de la colmena, eso podría ser un grave error que no debo cometer-hice girar mi muñeca en círculos dibujando una pequeña sonrisa en mi rostro-de todas formas yo no la llamaría mi prometida pues aunque ella se considere como tal le he dejado bien claro que no pienso casarme con ella, o es que acaso crees que la gente de la nobleza con la que se relaciona ella no reconocerían mi cara al instante? Eso sería un grave problema, además no quiero involucrarla en todo esto, si acaso sintiera algo por ella aun podría arriesgarme y luchar por si amor y protegerla de todo mal, pero la verdad es que me es completamente indiferente-continué pensando en alto sin importarme que Izaya escuchara todo aquello-no obstante el única hija de la familia Ashford y después de que sus padres nos acogieran a mi y a Nunnally sería de muy mal gusto si la llevara al matadero-mi mirada se había clavado en el suelo sumiéndome cada vez mas en mis reflexiones-no crees?-le miré, aunque realmente no sabía para que buscaba su opinión, el contestaría que fuera como fuere la usara, aunque solo fuera una mera y bonita distracción, o es que acaso era otra cosa?

Sus pasos resonaban por toda la instancia mientras se acercaba cada vez más a mi. Al parecer la pobre chiquilla poco le importaba, era algo desechable y de tan poca importancia que ni si quiera era digna de mención en nuestra conversación. El moreno lo único que quería era llevarse el premio gordo. Yo.
No aparté mi mirada ni un segundo de él, ni titubeé aun a pesar de la poca distancia que nos separaba escuchando todas sus palabras-tentador?-sonreí levemente, me estaba divirtiendo demasiado-lo tentador sería si yo mismo tomara tu navaja y me cortara el cuello aquí delante-me encogí de hombros-aunque tal vez ni si quiera tendría que llegar a ese extremo y solo bastaría con que me hiciera un pequeño corte en la mano-mis orbes violetas seguían clavados en los suyos creando un remolino en el que cada vez nos hundíamos mas-si bien los ojos son el reflejo del alma, la sangre es la esencia pero en menor concentración-continué mirándole-como te sentirías? Que harías sin mi? Dolería?-repetí sus preguntas-claro que si, te sentirías completamente vacío hasta que 100 años después mi alma regresara con otro rostro diferente a este mundo, pero nunca tendrías la certeza de volver a encontrarme y eso sería lo peor de todo, que yo volvería y tu ni si quiera estarías ahí para recibirme y volver a saborear aquel alma que tan maravillosamente había sido cultivada, pues los hechos tal vez no fueran los mismos y nada sería igual que la primera vez. Por eso no puedes arriesgarte a perderlo todo por el capricho de querer matarme, porque si no ya lo habrías hecho hace rato, se que eres capaz, podrías haberme matado sin que yo tuviera oportunidad si quiera a parpadear o intentar escapar de ti-mi voz era calmada a pesar del peligro constante en el que siempre me encontraba con él.
Si bien estaba completamente seguro de mis palabras, sabía que era impredecible y que desde luego no estaba exento de pecado, ni libre de morir en cualquier instante. Pero así era la vida. Tan compleja y cambiante que nadie podía comprender. Por eso bien había que aceptarla tal y como te venía dada y resignarte, o bien intentar cambiarla y revolucionarla a diario para que se ajustara a tus grandes expectativas.
Había estado demasiado tiempo silenciado y que en el día de hoy me encontrara con él no había sido una coincidencia. Era el punto de inflexión que había estado esperando desde aquel día en el que todo se volvió aburrido, el mayor punto de inflexión en mi historia que debía aprovechar para impulsarme y reunirme con los grandes. Era él momento.

Tocaba mis ropas con cuidado susurrando palabras con su lengua viperina que se internaban, casi a la fuerza en mi oído haciendo que permaneciera como una estatua ante su avancé dejándome casi sin palabras que conseguí arrancar de mis cuerdas vocales a duras penas-palidecen...los has matado acaso y ahora están eternamente a tu lado? Creo que estoy teniendo miedo de seguir siendo tu amigo-bromeé ya que como el ya sabía no tenía miedo a la muerte aunque supiera que aquel termino usado por el no fuera tan literal, o tal vez si, la verdad es que nunca conseguía estar del todo seguro. Eso en parte me gustaba. Nunca saber que podía esperar de él, aunque a la vez me desesperaba.
Tiró con fuerza de mi haciendo que las puntas de nuestras narices casi se toparan para después deslizar sus frías manos sobre mi cuello en una especie de caricia. Ahora intentaría ahorcarme? Me mantuve quieto a la espera desviando solo por un segundo la mirada a su mano haciendo que sonriera con cuidado cuando mencionó que no eramos los mismo. Estaba demasiado serio, eso estaba preocupándome en sobre manera-claro que no somos los mismos, pero porque estas tan se...-no me dio tiempo a acabar la frase cuando de repente sentí como su boca se conectaba con la mía y como su mano se deslizaba hasta mi mejilla para después regresar a mi cuello afianzando el beso haciendo que su cuerpo cadera pegado al mio.
Que estaba haciendo? Se acababa de volver loco? Porque estaba haciendo eso? Acaso era verdad todo lo que había dicho antes? Que me necesitaba? Que me amaba? Que yo era tan especial para él? Que no me dejaría en paz hasta que estuviese a su lado para siempre?
No. De nuevo las preguntas no. Debía de pensar con claridad. Si solo por un beso llegaba a creer todo lo que había dicho estaba perdido. Pero porque no podía ser verdad? No es que ganara nada mintiéndome, salvo hacerme dócil como un corderito, cosa que dudaba que le gustara, y aun así...no sabía que pensar.

Me había quedado quieto, inmóvil como una estatua dejandole paso en su apasionado beso no correspondido por mi parte. Mi cabeza seguía dando vueltas y mi cuerpo permanecía completamente inmutable ante el acto. Solo mis ojos al principio abiertos como platos ante la sorpresa se relajaron un poco dándome una expresión mas calmada sin llegar a cerrarlos en ningún momento. Siempre fijos en él. Solo debía esperar a que se cansara de aquel estúpido juego.
Una vez se separó continué con la mirada posado en  su rostro-has acabado?-comenté de manera fría-no pensé que llegarías a estar tan celoso porque tuviese una prometida-comenté con voz pausado acercándome ahora yo a él a pesar de la corta distancia a la que aun permanecíamos-fue divertido? Te gustó? Acaso tus ansias disminuyeron?-comencé a bombardearle con preguntas-creo que no...-susurré-además-llevé mi mano a su cuello apretándolo con algo de fuerza queriendo ahorcarle acercando mi rostro al suyo apoyando mi frente contra la de él-mis labios llevan ahora tu pecado-seguí avanzando sin soltar mi mano de su cuello que cada vez apretaba más hasta que hice chocar su cuerpo contra una de las paredes con tumbas de la cripta-por eso deja que te lo devuelva-susurré rozando sus labios para volver a besarle como él había hecho antes conmigo.

Aquel sabor, aquella sensación que me invadía por completo parecía que cada vez se adueñaba más de mi haciendo que no quisiera separarme del y continuara degustando aquel sabor que hasta entonces no había notado en él. Algo que si parecía realmente verdadero en él y no aquella cortina de humo que siempre dejaba con su presencia de azufre. Ahora podía sentir por completo aquella esencia que siempre había estado buscando en él. Si bien no podía tomar su alma por no tenía y porque solo era un simple mortal, tomaría toda aquella esencia que me brindaban sus labios.
Necesidad. Hambre. Enfermedad. Guerra. Victoria. Muerte.
Me dejaría arrastras por ellos y me internaría cada vez más en la boca del lobo sin temer de que algo ocurriera...

...pues ya estaba muerto.


By sidhe For Source Code



~Gracias Izaya...bastardo~

¡WARNING!:

At first


Si, aquí si Izaya ¬¬ (?)


Hace falta que diga algo mas?... gracias Izaya...

Regalos:
















Volver arriba Ir abajo

Re: Remember Remember || PV Izaya || +18

Mensaje por Izaya Orihara el Dom Feb 07, 2016 11:46 pm

Aquel ya había llegado a pensar sobre 'evolucionar' y no olvidaría esa información, con la cual podríamos tener una atractiva jornada entre diálogos al respecto y me encargaría de que así fuese sin dudas. Quise reír por sus palabras al hablar sobre genios, pensé sobre los magos que he llegado a conocer y las fantásticas cualidades que poseen, pero extender la vida de otro ser era un severo tabú tocado solo por un selecto grupo de dementes o desesperados por alcanzar la inmortalidad con su nombre y no precisamente la literal. — Si quieres hacer que expulsen a un ángel, no te detendré, mas sería una ardua labor el poder convencer a uno de los lacayos de aquella bestia — refiriéndome amorosamente a Dios, por supuesto — la única forma que ellos te lo concederían, sería quizás volverte uno de ellos... pero vamos, ¿quién iría por semejante camino? — incliné leve mi rostro hacia la derecha y negué — Perderías todo tu atractivo si lo eliges, ya que ni siquiera podrías estar cerca de cumplir tu cometido con ello... — suspiré con pesar de solo imaginar esa idea, no permitiría que Lelouch se estropeara solicitando la ayuda de semejantes seres. Escuché a medias lo que comentaba, pero hubo un punto que ciertamente me emocionó y se podía percibir por la forma en que le observé e incluso por esa ansiosa expresión facial. Aquel seguía fiel a lo que conocí de él, a lo que me gustó desde que pude apreciar su valía y en lo profundo de mi ser necesitaba explotarlo de una u otra forma. No importaba si simplemente resultaba ser un espectador, pero debía tener un mínimo de participación en su avance o no podría vivir tranquilo. No cabía duda que había hecho bien en no acabar con su vida cuando tuve la oportunidad.

¿Sería importante si la mujer se 'accidentaba'?, entreabrí los labios queriendo decir algo sobre ella, sobre lo que pasó por mi mente, requería conocer si era verdad que solo la tomaba como una pieza, de ser así sería una nimiedad cualquier cosa que le sucediera ¿no? — Deberías ser consciente de que cerca tuyo ya se encuentra camino a él...entonces ¿por qué no darle un buen uso antes de lo inevitable? — dije con respecto a lo del matadero y luego a la propia fémina, cualquiera que tuviera la sospecha de que Lelouch y su hermana estaban vivos harían lo posible por descubrir todo e, inevitablemente, llegarían a esa mujer solo por buscar amedrentarle. Aunque eso no lo conseguirían, solo lo harían tocando a la joven Nunnally. Mordí mi labio inferior al pensar en la pequeña, pronto esperaba hacerle una visita, una que no consiga olvidar y nuevamente el otro me hizo centrar todo pensar en él  — Sangre... — resultó ser algo que no debió mencionar, no frente a mí y menos estando en un sitio tan ajeno al mundo como lo era la cripta aquella — Sabes que si la probara, sea a mano propia — alcé la diestra — o no, sería algo tortuoso para ambos — iba a seguir pero el más alto propuso una peculiar situación a lo que respondí con honestidad y una seriedad algo perturbadora en mi faz — Es obvio que he de cuidar lo mio, no pretendo ceder, deseo ganar y por sobre todo, ansío no aburrirme — comenté con una sonrisa sutil.

Una sonrisa sádica fue lo único que mostré en respuesta a mis 'amistades', la gran mayoría ya no respiraba y solo unos pocos se ganaron el premio mayor y no era precisamente vivir. No le comentaría aún sobre el tráfico de mascotas, mi empleo en el mercado negro o la curiosa y excitante droga con la cual me hacía mensualmente, tampoco sobre como le di un juguete a mi prima para su deleite solo por si aquel resultaba 'componerse' de su avería. Como me lo supuse, Lelouch no reaccionó ante aquel beso, seguramente estaba tratando de averiguar el porque de mis acciones siendo que creía era obvio. Mis orbes no dejaron de mirarle con la esperanza de saber algo y fue su nula reacción lo que me dio un dato importante, al menos a primera vista claro está. Al notar aquella 'conformidad' momentánea me aparté solo un poco, enarqué una ceja y no dejé de mirarle — Frío~ — comenté sin indicar si ese beso unilateral sería lo único, era evidente que no acabaría allí. — ¿Celos? — una persona como yo no estaba familiarizada con ese sentir, le conocía al verle, pero nunca los sentí ¿Qué caso tenía hacerlo?, yo no era tan inseguro como para ello. — ¿y qué si es así? — dije en broma, como todo lo que se escapaba de mi boca.

Iba a responder pausadamente sus preguntas, pero la mano ajena se posicionó con aparente hostilidad, no desvié la mirada del contrario aún si sentía la presión ejercida en mi cuello. Le tuve a una cercanía tan mínima que mi hálito se mezclaba con el ajeno y lo único que se escuchó de mi fue una suave risa oprimida por la mano contraria. No tenía sentido el regresar aquel beso, el pecado fuese mio o no estaba impregnado en su esencia, por eso es que no podía dejarle en paz en primer lugar. Me acorraló contra el muro tras de mí y no me resistí en lo más mínimo, aún podía respirar y no estaba asustado por la situación, más bien era excitación lo que mi cuerpo sentía y más al tener ese tipo de contacto. Podría apartarme o variar la posición, incluso liberar mi cuello de ese 'tierno' toque y lo único que hice fue corresponder a aquel beso sin darle tregua al otro, yo no me contentaría con poco y esperaba que aquel pudiese darse cuenta de ello por como reaccioné. Mi boca se abrió dando paso a la lengua que se adentró a la fuerza en la cavidad ajena, no reparé en jadear con suavidad contra aquella mientras que ese beso se intensificaba más y más. La diestra rodeó su cintura y la zurda subió por el pecho aferrándose a la húmeda ropa, buscaba hacerle entender que no le dejaría ir hasta quedar satisfecho.

Cerré mi mirar en cierto punto para poder sentir aún mejor aquel beso, del cual me separé apenas para poder tragar y regresar al mismo devorando con gula sus labios — Quiero... más — murmuré apenas audible ya que siquiera dediqué unos segundos a tal 'petición', lamí parte de su labio inferior para poder morderle con fuerza buscando solo una cosa con semejante acto. Al conseguir mi objetivo apenas me separé y con la punta de la lengua limpié la zona, brotó una modesta cantidad de sangre, fui moderado aún en ese tipo de situación, pero tanto tentarme anteriormente me llevó a ese deseo. Miré su boca largos momentos tras lamer el ferroso líquido, esperaba que saliese más como si se me hubiera permitido beber cuanto quisiera — Tal vez... matarte habría sido bueno — comenté y con lentitud alcé la mirada a esos oscuros ojos — Aunque hubiese sido muy precipitado de mi parte — relamí mis propios labios — Ahora puedes estar seguro de una cosa... Lulu — susurré y me acerqué de nueva cuenta a su boca, de la cual me había separado centímetros considerables — Sé que sabrá mejor, será mi vino — murmuré muy bajo puesto que lo había decidido.



¡Aquí están todo lo que me han regalado! Ya no cabe en mi spoiler.

Volver arriba Ir abajo

Re: Remember Remember || PV Izaya || +18

Mensaje por Lelouch Lamperouge el Dom Feb 07, 2016 11:46 pm


Remember remember
 ...the fifth of november gunpowder treason and plot...

Soundtrack


Un ángel? No estaba tan loco como para aceptar eso, al menos aun no-que expulsen a ángel sería divertido la verdad, pero no pretendo llegar a esos extremos y si fuera un ángel me convertiría en demonio pronto pues acabaría con rapidez con todos los que se pusieran a mi paso y volvería a mi objetivo, ya te he dicho que sea como sea lo cumpliré por muchos obstáculos que intenten apartarme de él-continué escuchándole con precisión volviendo a negar a sus palabras que parecían atropellarse en mi mente por la cercanía-definitivamente no la inmiscuiré en esto, supongo que es mi moralidad humana cosa de la que tu careces-sonreí levemente sin perder detalle hasta que por culpa del beso comenzaron a volverse confusas y desordenadas en mi mente.

Las palabras del otro poco me podían importar en aquellos instantes, casi podía sentir que salían igual que entraban sin ser procesadas por mi cerebro. Como se suponía que debía centrarme si mi mente aun estaba asimilando el beso? Sabía bien que para él todo aquello lo había dejado bastante claro y era divertido seguirle el juego. Pero por otro lado no podía dejar de pensar en que todo aquello iba mucho más allá que un simple juego. Porque si no el se iba a interesar de esa manera en mi? Pidiendo más? Deseoso de que continuáramos con aquella danza macabra rodeados de fantasmas.
Aquel beso tan apasionado estaba haciendo que casi llegará a temblar y que mi corazón se acelerara cada vez con más presteza a pesar de que intentara mantenerme sereno para que no se notara aquella pequeña perturbación.
Aquello estaba mal, me estaba dejando llevar por él y si no paraba dejaría que aquel torbellino que era Izaya me arrastrara con él. Cada vez que nuestros labios se juntaban el lo hacía más demandante, como si quisiera absorberme por completo.
No sabía porque, pero al igual que su boca la mía también se abrió dejando que se encontraran pidiendo más. Ya era tarde, me estaba dejando llevar demasiado.
No obstante y al igual que él me separé aun echando mi aliento sobre el rostro del contrario por la agitación del beso. Tenía demasiadas preguntas, pero no quería que eso se reflejara en mi rostro y mucho menos exponerlas ante él. Sabía que por mucho que preguntara tal vez solo acabaría callándome con otro beso sin decirme sus verdaderas intenciones. Incluso podría alegar que no quería fastidiarme la sorpresa.
Me fastidiaba en sobremanera. Pero supongo que al igual que él era un sádico y deseaba aquello en o más hondo de mi corazón que ya se había acostumbrado a él. Como si en todos aquellos años lo hubiera estado buscando desesperadamente y ahora que al fin lo encontraba se calmaba, igual que el mar justo antes de la tormenta.

Mi agarre alrededor de su cuello disminuyó hasta que solo fue una caricia sobre su suave piel. No tenía si quiera marcas. Sonreí levemente. Claro, que iba a esperar de un demonio? Aunque le disparase en la cabeza volvería a levantarse y esa herida ya estaría más que cerrada. Que se supone que debía de hacer? No había sentido tal confusión en mi vida, pero no podía decaer ahora, no dejaría que nada en mi frágil anatomía delatara mi estado de confusión y perdición.
El corazón latía con normalidad a pesar de que mi respiración era algo agitada por el apasionado beso. No obstante mi rostro y mi mirada se mantenían firmes sin apartarse de la contraría volviendo a escuchar sus palabras con claridad.
Sonreí levemente quedando algo más separado de él intentando recuperar algo más de aliento antes de hablar-tienes celos porque solo me quieres para ti no?-continué hablando en un susurro cerca del rostro ajeno sin dejar que mis malditos ojos se separasen de los suyos-por eso quieres que acabe con Sheryl con mis propias manos?-mis labios rozaron los suyos con cuidado.

Y mi mascara de aparente frialdad se rompió por un momento cuando pronunció aquellas dos palabras “quiero...más”. Me rompía los esquemas. Que quería destrozarme allí mismo? Casi podía sentir como los papeles se habían invertido. Parecía que yo fuera el demonio tentándole y él el pobre humano confuso que no sabía que hacer ante semejante tentación que por mucho que se negara a caer se dejaba arrastrar por dulces palabras y unos carnosos labios que le esperaban a solo un par de centímetros.
No dije nada, incluso cuando mordió mi labio y lamió la sangre para después relamerse con vicio añadiendo que me drenaría en un futuro tal vez no muy lejano lo que hizo que sonriera levemente-quieres mas? No estas tomando ya demasiado? O es que tanto te provoqué?-la distancia de nuevo se volvió a acortar entre nosotros y yo contribuí con ella pagando mi frente a la de él haciendo que las hebras negras de nuestros cabellos se juntasen hasta que casi parecían de una sola persona-que quieres de mi, Izaya?-susurré sobre sus labios haciendo que le herida que él mismo había abierto manchara con cuidado sus labios-que quieres mas? Matarme y seguir bebiendo mi sangre? Besarme? Mi alma?-volví a depositar un beso en sus labios para después separarme con lentitud volviendo a mirar a sus ojos sin poder leer nada claro en ellos pues eran completamente caóticos en esos momentos como los míos.

No me separé mucho de sus labios pues sentía que la cabeza me iba a estallar por su culpa-no es irónico?-susurré ahora acercándome a su cuello-parece que yo soy el tranquilo demonio y tu el ansioso humano que cae ante la tentación-sonreí de lado comenzando a depositar besos por su piel manchandola con la sangre que salía poco a poco de mi labio-quieres mas de mi cuando no tengo nada de especial, pero esta bien si te interesa pues nunca podré a llegar a comprenderte del todo-mordí su cuello dejandole una marca sintiendo como la herida de el se abría más por la presión aplicada a la vez que me pegaba mas a él casi echando mi peso sobre su cuerpo dejandole completamente pegado a los difuntos y luego volví a mirarle a sus fijamente-quieres ser mio? Pues cállate-le ordené prácticamente sin pensar y volví a acercarme a sus labios para besarle con fuerza pegandole más contra las lapidas de los difuntos abriendo mi boca para jugar con la lengua de él explorando su cavidad pudiendo saborearle por completo como en el anterior beso. La sensación se incrementaba cada vez más y sentía que no podría parar.
Que problemático. Ya no podía resistirme.

Acaso aquello seguía siendo solo un juego?


By sidhe For Source Code



~Gracias Izaya...bastardo~

¡WARNING!:

At first


Si, aquí si Izaya ¬¬ (?)


Hace falta que diga algo mas?... gracias Izaya...

Regalos:
















Volver arriba Ir abajo

Re: Remember Remember || PV Izaya || +18

Mensaje por Izaya Orihara el Dom Feb 07, 2016 11:47 pm

El agarre sobre mi cuello disminuyó ante un evidente relajo por parte ajena y hubiese sonreído por ello de no ser porque estaba ocupado con algo más importante. Solo cuando aquel insistió sobre los celos es que me permití el reír —  Creí haber dejado en claro ya esa cuestión — comenté tranquilo y al escuchar su siguiente frase le dediqué una mirada fija y una sonrisa traviesa — Quien sabe... — apenas audible puesto que no pensaba revelar mis intenciones, en un escenario la muerte de aquella a manos del hombre a quien 'amaba' sería algo digno de deleite; en otro podría ser un cruento desastre y en el mejor, prefiero no pensar en ello o terminaría despedazando toda posibilidad de llegar a ver tamaña desgracia. Por un instante mi mirada se notó perdida en aquellas cavilaciones, lo suficiente como para verme algo perdido, pero el deseo que aumentaba en mí hizo que regresara a la realidad.

— Nunca se es suficiente — respondí rápido pero no continué con ello, no le diría todo así de fácil ya que jamás fue mi modus operandi y no cambiaría tan pronto. Matarle no estaba, en esos momentos, dentro de mis planes al ser algo que dejaba menos beneficios de los aparentes. — Quiero... — comenté para llamar su atención sin terminar la oración adrede previa al beso que me dio. Fue mas corto que los anteriores y no insistí con ello gracias a la ironía que me presentó. Ladeé el rostro dándole más espacio a la zona que él buscó — Yo no lo veo como tu, Lulu-chan~ — respondí en aquel tono tan animado que me caracterizaba y mantuve vigiladas sus acciones con mi mirar — Un humano no sabrá jamás cuan especial es o ha de ser si otros no lo reconocen — dije siendo una verdad -para mi- innegable — Quizás llegues a comprenderlo más adelante — si es que conseguía hundirle en la oscuridad, en la desesperación y en el regocijo que toda venganza trae consigo.  

La mordida me provocó un quejido que no apacigüé, yo no me avergonzaría por esa clase de sonidos y más al tener un toque de placer en ellos. Bien sabía que solo incitaban más, pero cierto era que dependía de la persona con quien me enredaba. — Si no lo haces más fuerte se borrará — le reté, la marca dejada seguramente duraría más de lo que le podría hacer creer, mas ¿quién estaría contento con tan poco? Antes de poder responder a sus palabras me calló con otro beso al cual respondí, pero no me dejaría someter con tanta facilidad, después de todo el tema allí no se trataba si yo sería de Lelouch, mi deseo siempre fue el contrario. Mi lengua se divirtió con la ajena, ejercía presión como si incluso con eso buscásemos a un ganador, pero mi objetivo no era ganar con eso. Mis manos se pasearon por su cuerpo acariciando su cintura y luego sus caderas, le tomé de estas y le junté a las mías haciéndole notar lo que yo quería. La erección de mi miembro no podía dejarse pasar y menos al estar más pegada a la piel mi ropa producto del agua que nos mojó.  Moví mi pelvis contra la ajena y me separé de la rígida pared que nos separaba de aquellos eternos inquilinos — Lelouch — gemí su nombre al apartar solo un poco mi boca de la ajena y moví una de mis piernas para meterla entre las del otro, rocé su miembro teniendo dos motivos fundamentales.

Entrecerré la mirada y le miré con deseo, se podía notar con solo ver mi expresión las ganas de tener sexo allí mismo, yo mismo presioné mi entrepierna al otro y aproveché ese momento para bajar un tanto la mirada y así ocultar el sutil destello de mis orbes ya que dejé libre mi negra y afilada cola demoníaca, la cual como en la mayoría de los relatos terminaba tal cual como una flecha. Esta apareció con calma desde el coxis y se abrió paso entre mis prendas, fui cuidadoso para no ser visto, mas aún no había terminado. Regresé la mirada al contrario y me acerqué para volver a besarle despegándome aún más de la presion contra el muro, le rodee con mis brazos y no dudé en forzar un tropiezo tanto con mi pierna derecha como con la cola que con gran agilidad se movió  enrollándose en una de las extremidades ajenas. No importaba si al caer se golpeaba con fuerza ¿o sí?, por la forma en que le sostenía -puesto que no le solté- no se golpearía en la cabeza.

Quedé sobre el contrario y moví mis manos para presionar sus hombros y así apoyar gran parte de mi peso sobre esa zona, mis piernas permanecieron intercaladas a las del menor y mi boca se unió una vez más al otro, pero me tomé unos momentos durante ese beso para pronunciar en un tono bajo algunas palabras — Ignoro lo que te guste... — refiriéndome implícitamente al sexo — pero soy bueno en lo que hago, déjame demostrarlo — añadí y me alcé recargando mi cuerpo en la pierna ajena. Mi cola se soltó finalmente de Lelouch y se movió tras de mi espalda, no recordaba habérsela mostrado al otro, de joven solía ocultarla así como otras de mis características raciales — ¿Lo has hecho con algún hombre? — la punta de mi cola realizó un rápido movimiento hacia la boca ajena, no fue difícil al ser lo suficientemente larga, buscó tocar la herida en su labio y obtener más del líquido que salía, pero parecía no ser demasiado así que esta descendió al cuello mientras que mi atención se enfocó en otro asunto. Mis manos tocaron su vientre y subieron al pecho, me volvía  inclinar hacia él — Sale poco... — dije al ver la escasa sangre en la punta de mi cola, por lo que esta se deslizó por la mejilla ajena sin mayor trámite. Lo afilada de esa zona era mejor que la de mis navajas, más fina, más 'limpia' y emanó de nuevo el rojo néctar.

Alcé las ropas que cubrían su vientre y parte del pecho solo para tocar directamente, mi cola por su parte se manchó de la sangre y se dirigió a mi boca, miré al otro y lamí con lentitud aquella extremidad degustando la preciada sustancia. Realmente me fascinó su sabor y no solo por ser uno de mis amados humanos, era más que eso. Sonreí y recorrí con solo la diestra la piel expuesta para poder acabar en el inicio del pantalón, pasé la palma por sobre el pene ajeno aún sin quitar prenda alguna, sentí su forma y extensión, le acaricié teniendo la tela como obstáculo y no fue necesario mayor palabra. Bastó con un poco de estimulación y me dirigí a lo obvio, desabotoné aquel y bajé el cierre del pantalón para así tener mayor acceso a lo importante liberando finalmente el sexo contrario. Le miré con gran lascivia en lo que tomé aquel falo en mi mano y le masturbé siendo paciente al comienzo, me tomaría las cosas con calma, sería lo mejor.


¡Aquí están todo lo que me han regalado! Ya no cabe en mi spoiler.

Volver arriba Ir abajo

Re: Remember Remember || PV Izaya || +18

Mensaje por Lelouch Lamperouge el Dom Feb 07, 2016 11:48 pm


Remember remember
 ...the fifth of november gunpowder treason and plot...

Soundtrack


Era inevitable como el respirar. Era necesario como el expirar.
Ya estábamos demasiado cerca el uno del otro como para negarnos a lo que iba a ocurrir y aunque pudiera dar marcha atrás no merecía la pena. Después de haber dicho aquellas palabras y haberlas sellado con un beso sobre sus labios no podía retractarme, pero no me importaba, continuaría hasta el final. Puede que desde un principio lo hubiese estado buscando. Ya no estaba seguro de nada. Mi mente se había bloqueado por completo por su culpa.

-Claro...nadie sabe-reí levemente aun sin separar nuestra cercanía sintiendo como nuestros alientos no dejaban de chocar el uno contra el otro. Sencillamente no podía dejarle escapar ahora, aunque el tampoco quisiera, ambos estábamos demasiado sumidos el uno en el otro como para no ceder ante lo inevitable-quiero...-repetí sus palabras sonriendo levemente sabiendo que no conseguiría sacarle más palabra que esa al menos por ahora-cuando sea un demonio?-reí levemente un acariciando su cuello con mis labios para después seguir con la mordida que tal y como predije no se quedaría por mucho tiempo en su cuello. Pero no importaba, pretendía dejarle más si aquello continuaba por donde intuía de seguir con aquellas provocaciones por parte de ambos.
Parecíamos dos animales batiéndonos en combate. Por cada ataque que uno hacía el otro daba el doble sin estar satisfecho en ningún momento aunque pareciese que no se podía dar mas.
De nuevo otro beso apasionado en un duelo de titanes donde ninguno de los dos quería ceder ante el otro haciéndolo mas profundo e intenso por la fuerza ejercida en él con nuestras lenguas que parecían serpientes en pleno combate.
Fue en ese momento cuando él me atrajo más hacia él dejando que notara su clara excitación a través de las ropas mojadas que lo acentuaban más haciendo que me estremeciera levemente escuchando mi nombre en aquel gemido mientras que notaba como una de sus piernas se posicionaba entre las mías.

No podía decir nada en aquellos momentos solo podía mirarle dejándome arrastrar por él sin poder contraatacar con la mente en blanco. Mis ojos seguían fijos en los de él, mirandole de manera algo confundida con una expresión un tanto ridícula teniendo en cuenta que había querido ocultarla todo aquel tiempo que había estado hablando con él, pero que ya no podía remediar pues ni si quiera lograba articular palabra, salvo un leve jadeo que se me escapo cuando presionó con algo de fuerza mi entrepierna.
De nuevo me dejé llevar por aquel beso que me daba, sin darme cuenta de como algo se enroscaba alrededor de mi pierna y hacia que tropezara cayendo hacia atrás.
Mi primera reacción fue aferrarme con mas fuerza a él, seguido de un incremento de mis latidos por el miedo de la caída cerrando mis ojos, en el proceso, con algo de fuerza.
Había bajado demasiado la guardia como para no darme si quiera cuenta de eso. Ahora volvía a parecer aquel niño asustado de hacía tantos años atrás.
Acabe golpeando la tierra con mi cuerpo dejando tras de eso un eco que se propago por el lugar. No había dolido tanto como había pensado, había cosas peores que eso desde luego, al fin y al cabo solo era una caída tonta como otras muchas cuando eres pequeño. Nada fuera de lo normal.
Aun podía notar los brazos de Izaya abrazándome con fuerza contra él y sus labios contra los míos sin dejar de pedirme cada vez más. Aquello me hizo sonreír en medio del beso haciendo que ambos nos apartáramos, pero no demasiado. Era curioso que me hubiera “protegido” de la caída, aunque supongo que no tanto considerando que podía conseguir algo más teniéndome vivo. Lastima. Aquel momento hubiese sido perfecto para matarme dejándome caer contra alguna roca.

La sonrisa no se borró de mi rostro escuchando sus palabras, solo se ensombreció ligeramente cuando pude notar como echaba su peso sobre mi aprisionandome bajo su cuerpo, quedando a su merced. No dejaría que se tomara tanta libertad. Parecía que el golpe era lo que necesitaba para volver a entrar en mis cabales-sabes?-dije en baja voz al igual que él-seas bueno o no importa poco-le miré a los ojos de los cuales no quería perder detalle-si quisiera algo así podría contratar a cualquier mujer u hombre-de nuevo me estaba dejando llevar a la vez que volvía a sentir como algo se desenroscaba de mi pierna. Intenté ver lo que era pero no tuve éxito hasta que lo acercó a mi boca. Eso era su cola de demonio? Jamás me la había enseñado. Pero de nuevo al notar sus manos frías de la luvia recorrer mi pecho hizo que jadeara otra vez a la vez que mi espalda se arqueaba  y respiraba con agitación. Aun así seguía pendiente de aquella flecha que seguía hurgando en la herida de mi labio provocandome un poco de dolor. Me daban ganas de morderla y no soltarla para que dejara de hacer eso.
Pero antes de que pudiera hincarle los dientes se deslizó hasta mi mejilla cortándola con increíble precisión haciendo que me mordiera el labio. No dejaría que ningún sonido de dolor emanara de mis labios solo para darle a él el gusto-s-si-no dí mas explicaciones  intentando que mi voz no sonara entrecortada por aquella mezcla de excitación y leve dolor-acaso tu n-no?-sonreí de lado intentando “burlarme” de él, ya que no quería recordar aquellos recuerdos del pasado que tanto dolor me causaban respecto a ese tema.

No podía continuar de aquella manera, estaba ganando y no podía ni quería permitírselo. Pero la forma en que acariciaba todo mi cuerpo hacía que se estremeciera y que no dejara de jadear y soltar pequeños gemidos sobre todo cuando llego a mi miembro que ya se había excitado ante tanto contacto intimo, más cuando empezó a masturbarlo con su mano haciendo que de nuevo mi espalda se arqueara-Iza-Izaya-gemí su nombre sin si quiera saber como había logrado articular palabra. Se sentía demasiado bien que hiciera eso, pero no estaba satisfecho.
Cuando sus manos dejaron mis hombros libres rápidamente me incorporé un poco y posicioné una de mis manos tras su nuca enredando mis dedos en su cabello buscando un agarre firme como si fuera a besarle. Pero mi boca cambio de dirección cuando estaba a escasos centímetros de él dirigiéndose hacia la punta de su cola, la cual aun estaba algo manchada por mi sangre y su saliva. Estiré mi lengua y casi como si se la robara comencé a lamerla para después succionandola sin dejar de jadear levemente por los movimientos sobre mi sexo ya erecto.

Le tomé por los hombros y le dejé bajo mi cuerpo sin soltar su traviesa extremidad de mi boca la cual tome después con una de mis manos para acariciarla notando su suave tacto.
Aquello le gustaría? Que le tocasen de aquella manera la cola? Supongo que era uno de sus puntos débiles, por eso casi nunca la mostraba. Retiré la flecha de mi cavidad, pero antes de deshacerme por completo de ella me hice un corte en la lengua y luego solo sostuve con mi mano derecha aquella extremidad mientras me acercaba al rostro del mayor con mi lengua fuera haciendo presión sobre sus labios para que la tomara fundiendonos de nuevo en un beso donde incluso yo podía notar aquella mezcla a saliva y sangre.
Mientras continuaba besandole en aquel ensangrentado beso una de mis manos continuaba acariciando su cola esperando ver que reacción provocaba en él a la vez que la otra alzaba su camiseta recorriendo toda la extensión de su piel apretando  y tirando con fuerza sus duros pezones congelados por el frío.
Quería disfrutar de aquello hasta el final sin importar lo que pasara.
Deslicé una de mis rodillas entre sus piernas apretando su miembro completamente duro y comenzando a restregarla contra él estimulándolo aun más.
La sangre de mi mejilla caía sobre su rostro tiñéndolo de aquel color rojizo que tanto me disgustaba.

Esta bien.
Bañémonos en mi sangre.


By sidhe For Source Code



~Gracias Izaya...bastardo~

¡WARNING!:

At first


Si, aquí si Izaya ¬¬ (?)


Hace falta que diga algo mas?... gracias Izaya...

Regalos:
















Volver arriba Ir abajo

Re: Remember Remember || PV Izaya || +18

Mensaje por Izaya Orihara el Dom Feb 07, 2016 11:50 pm

Conseguí apreciar una expresión atractiva en aquel, sonreí al poder abrirme paso en sus emociones y deseé ver más y más, no me contendría con lo poco que se dignó a mostrar, aunque dudaba que aquel fuese consciente de eso. No importaba, no olvidaría ningún detalle de ese encuentro, el cual se tornaba cada vez más entretenido para mi. Al derribarle me supe satisfecho, fue sencillo, fue sin ningún impedimento, aunque sabía que en futuras ocasiones eso no se repetiría, después de todo Lelouch no caería dos veces en lo mismo ¿verdad? Disfruté el tenerle abajo de mi, como si eso fuese suficiente para aprisionar y evitar más movimientos, miré de reojo su rostro y sentí su respiración hasta que escuché aquellas palabras ¿Pagar? , reí ante eso sin ningún reparo — Creí que con tu porte y aspecto podrías seducir a cualquier fémina... ¿necesitas pagar para tener algo de sexo? — no me esperé aquello, menos considerando a la mujer con la que el otro había charlado hacía escasos minutos.  — Oh... No me digas que no tienes líbido... Lulu-chan, que triste ¡Que penoso! — exageré al ser realmente descabellada tal idea. De ser así, no habría correspondido mis besos, no habría cedido ante la presión, aún así era divertido molestarle.

Ansié el hacerle diversos cortes, aún más de los que ya poseía en su cuerpo, no era difícil sentirlo a través del tacto e inevitablemente pensé en el rostro ajeno al recibir tales caricias en años pasados ¿Se habría vuelto un masoquista? ya que apenas si se quejó por el fino corte que le realicé. Quizás, me sería sencillo el deleitarme con el amor al dolor por parte de alguien ajeno a mi. — ¿Y cómo te gusta? Puedo ser gentil, puedo tomarte a la fuerza... puede ser consentido, te puedo ofrecer lo que quieras... — comenté animado, aunque solo le sonreí al dialogar al respecto — Claro que si, tener sexo con otro hombre es en extremo excitante, pero depende de gustos — ladeé el rostro e imaginé como sería con Lelouch — Además depende si se soporta o no algo de dolor — el tono de mi voz disminuyó conforme hablaba. Escuché mi nombre tras varios gemidos ahogados, poseía una buena voz en ese tipo de situaciones, le haría gritar mi nombre ansiando que sonara igual de 'dulce' que en esos momentos y por ello aprisioné su miembro en mi mano, forzando un roce más pausado ante la presión ejercida.

Hubiese seguido pendiente de eso de no ser por el beso que buscó Lelouch, correspondería obviamente, lo que no esperé es que el bastardo lamiese el extremo de mi cola, un quejido de placer no se hizo esperar de mi boca y mi mirada sorprendida se posó en la faz ajena sin deseos de apartar aquella oscura extremidad — ¿Por... por qué? — pensé que el contrario sabría más de lo que yo creía ¿Quién le habría dicho que esa zona era de extrema debilidad para seres como yo?, a unos les excitaba, a otros les dolía y no faltaba el ser a quien le aminoraba todo ímpetu por la manipulación de la cola. En mi caso era una zona erógena muy potente y pese a lo bien que se sentía aquella succión, no dejé de masajear el pene del menor, aunque ciertamente disminuyó la rapidez con la que le tocaba — N-no se te ocurra... morder — aquello fue mi intento de amenaza, mas mi voz no sonó molesta, sino que sonó como si el contrario estuviese practicándome una felación. Debido a ello no reaccioné ante el cambio de posiciones, era yo quien estuvo abajo del otro, pero no detuve la masturbación en aquel, aunque si tuve que acomodarme a la nueva postura.

— Eres un depravado ¿Quién lo diría con esa cara tan seria? — sonreí y se notó en mi expresión un toque placentero entremezclado con lujuria — Se gentil, Lulu-chan~~ — comenté aún animado. Lo frío del suelo no me molestó, pero si la dureza del mismo, deseé tener una cama en esos momentos, pero me tocaría acostumbrarme ya a que siempre me dieran ganas de jugar así en sitios poco comunes. Observé divertido lo que él hacía y al volver a tener su boca contra la mia degusté su sangre de una forma más sensual y placentera — Hm... — jadeé contra sus labios ahogando cualquier sonido ajeno a los húmedos provenientes del miembro ajeno. La dureza que adquirió me provocó bastante, por mi lado sentía la presión de mi sexo contra el pantalón ansiando el salir y ser atendido, pero aquel buscó presionar más con su pierna y no pude contener un gemido ante la sorpresa. Forcé a separarnos del beso y relamí mis labios tras ello — No... no soy una mujer, para que te centres ahí — me referí al toque de mis pezones — Deberías... bajar — ladeé mi faz con una expresión provocadora — ¿Por qué no me enseñas que tan bueno eres? — separé mis labios y dejé que la lengua se deslizara humedeciendo mi boca — Aunque... — el tacto en la cola me hizo tensar levemente el cuerpo — Puedo ser yo... — acoté tratando de sentarme aún bajo el contrario.

Moví mi cola tratando de alejarla de Lelouch, me hacía sentir inquieto que la tuviese con él y jugase de esa forma con ella. Conseguí sentarme y apoyé mi espalda en el frío muro, obviamente solté al otro y llevé ambas manos hacia mi pantalón, me quité el cinturón y desabotoné aquel para así bajar la prenda lo pertinente y exponer mi sexo a la vista ajena — ¿Por qué no le das un beso?~ — dije en un tono suave con un toque travieso mientras la mano que tocó antes al otro se posó en la base de mi hombría, comencé a masturbar mirando el rostro ajeno, no tenía vergüenza al hacerlo o mostrarme necesitado, eso nunca me importó. — ¿O me dejarás a mi solo? — fingí un tono suave y algo demandante moviendo con mayor rapidez la mano en mi sexo, el masturbar 'servía' pero nunca satisfacía mis deseos sexuales — Lulu-chan~ — Coloqué una expresión lasciva buscando incitarle y que hiciera lo que yo quería, si eso no funcionaba ya encontraría la forma -brusca- de conseguir con mi objetivo.



¡Aquí están todo lo que me han regalado! Ya no cabe en mi spoiler.

Volver arriba Ir abajo

Re: Remember Remember || PV Izaya || +18

Mensaje por Lelouch Lamperouge el Dom Feb 07, 2016 11:50 pm


Remember remember
 ...the fifth of november gunpowder treason and plot...

Soundtrack


Porque me debía preocupar el dejarme llevar por un demonio? Es que acaso no lo había hecho más veces con completos desconocidos solo por obtener lo que yo quería? Incluso sin necesitar nada de ellos? Porque con Izaya iba a ser diferente? Si bien era cierto que era mi amigo de la infancia, sacando eso nada más nos unía, así que era eso, sexo por sexo. No sabía a que le daba tantas vueltas.
Sonreí levemente ante sus comentarios, realmente conseguía molestarme con cada palabra que salía de su boca-y claro que puedo, también hombres, solo era una expresión, si no, tampoco estarías tu aquí y ahora no? Si no tuviera nada de especial-susurró aun continuando las palabras del otro que acalló con rapidez-esta bien como lo hagamos, solo hazlo-sentenció sin añadir ninguna floritura innecesaria pues en aquellos momentos si cuerpo estaba demasiado ardiente como para andarse con tonterías y juegos como aquellos que el proponía. Si dolía estaba bien, si era gentil también lo aceptaría, en ese momento solo necesitaba sentir algo para acallar algo que ni si quiera existía, pero que se ocultaba en lo más profundo de su ser con un gran interrogante. El futuro.

Sus gemidos confirmaron que aquello lo había gustado. Me preguntaba como funcionaba aquello de su cola, pero no quería hablar de ello en esos momentos, solo ansiaba más, como él. El todo por el todo. No contesté a su pregunta y regresé a su cola para lamerla y succionarla, degustando su extremidad de nuevo con sabor a mi sangre y otros sabores que no lograba a descifrar, pero si le gustaba y excitaba de aquella manera no la soltaría tan fácil, se veía realmente vulnerable. Algunos jadeos se escaparon de mi boca mientras realizaba aquella especie de felación pues aun podía notar como Izaya tenía su mano sobre mi miembro y no dejaba de masturbarlo una y otra vez haciendo que no pudiera concentrarme del todo, siempre con la mente en blanco disfrutándolo. Me tentaba demasiado al ver aquellas reacciones por parte de él y solo quería ver más así.

La herida de mi lengua aun no estaba del todo curada, pero poco me importaba, por lo que volví a besarle con deseo echando todo mi peso sobre él para que no escapara, aunque de querer hacerlo estaba seguro de que podría gracias a su fuerza demoníaca. Aun así me gustaba creer que tenía el control de la situación, detestaba no tenerlo y menos en aquella batalla tan decisiva.
-Un depravado? Creo que algo no me encaja, pensaba que eso lo eras tú-el tema no tenia más importancia por lo que continué tocando su cuerpo sin dejar de presionar y frotar mi rodilla contra su miembro erecto a la vez que aprovechaba para rozar el mío contra le pierna ajena sintiendo como estaba igual que él ajeno por culpa de sus provocaciones y tacto.

Que no era una mujer ya lo sabía pero aun así quería hacerle sufrir un poco más antes de poder atenderle como él quería. No me dejaría llevar por sus peticiones, es más si él lo pedía haría justo lo contrario, no pensaba obedecer como un buen chico o un perro. Pero se apartó antes de que pudiera hacer más. Acaso no soportaba que le tuviera debajo de mi? Aquello iba a ser más complicado de lo que había pensado.
Solo le observé escuchando todo lo que decía pero sin dejar que llegara muy hondo hasta retumbar en mi cabeza. No podía ceder ante lo que él pedía aunque en aquello momentos la lujuria me invadiera por completo. Tampoco debía parar, pues sería mucho peor, solo quedaba continuar, pero a mi manera.

No pude evitar sonreír de nuevo de una manera un tanto juguetona y me acerqué a él-quieres que le de un beso?-volví a preguntar hasta llegar donde estaba él y puse mi mano sobre su pecho para después descender poco a poco hasta su miembro como si hubiese sido hechizado por los ojos ajenos a la vez que alcanzaba el miembro de él y comenzaba a acariciarlo solo con la yema de mis dedos. Tomé su mano y la aparté para poder agarrar con mas fuerza su miembro y continuar yo con lo que él hacía antes mientras que mis labios se dirigían a su oído-no pienso hacerlo...-le mordí con fuerza la oreja tirando un poco de ella sin dejar de mover mi mano que no dejaba de hacer fricción con su miembro sin perder la rapidez con la que él lo hacía antes.
Mis labios acudieron de nuevo a los contrarios y a pesar de no tener colmillos los mordí con fuerza para después soltarlos y tomar su lengua succionandola con fuerza sin contenerme en lo más mínimo.
Saqué mi miembro de los pantalones completamente erecto sin poder contenerme y sin dejar de masturbar al ajeno también hice lo mismo con él mío pegando la cabeza del mayor contra la pared sin dejar de besarle de aquella lasciva manera.
Solté mi miembro y sin dejar de masajear el suyo, con mi otra mano, lamí un dedo y llegué hasta su entrada comenzando a tocarla y continuar su extensión pasando el largo de mi dedo por la zona repetidas veces hasta que de nuevo volvía al foco introduciendo solo la punta del dedo y volviendo a retirarla solo para ver como reaccionaba. El punto ahí era, solo, provocarle más.
Ambos teníamos un objetivo, pero yo conseguiría él mio.
Le haría mío.

Just like animals


By sidhe For Source Code



~Gracias Izaya...bastardo~

¡WARNING!:

At first


Si, aquí si Izaya ¬¬ (?)


Hace falta que diga algo mas?... gracias Izaya...

Regalos:
















Volver arriba Ir abajo

Re: Remember Remember || PV Izaya || +18

Mensaje por Izaya Orihara el Dom Feb 07, 2016 11:53 pm

Tan directo fue que no quise responder nada a esas palabras, tal parecía ser que el contrario no disponía de algún tipo de deseo cuando tenía sexo ¿No era triste eso?, yo me encargaría de cambiar aquel pensar además de hacerle entender que lo mejor era ser caprichoso. Me desconcertó que insistiera con el tato en aquella extremidad ¿Tanto se notaba que me gustaba?, aún si tratase de apartarla resultaba ser un movimiento débil, que ocultaba muy mal el deseo de que continuase. Mi voz se escuchó agitada entre algunos gemidos y le dejé continuar aquello unos momentos sabiendo que era peligroso que tuviese tal control sobre mi. Cuando me soltó agradecí silenciosamente el poder apartar aquella cola de la cercanía ajena, seria cuidadoso y aunque me gustase la humedad sobre ella, eso solo obstaculizaría.Reí por sus palabras, en esa situación quien estaba siendo atacado era yo ¿verdad?, aquel estaba sobre mi invadiendo mi espacio, forzándome a esa postura y debo decir que me gustaba que fuese así de vez en cuando, para variar un poco. El beso que nos unió fue necesitado y voraz, me impacientaba su sabor y la forma en que sus labios se movían, incluso su lengua rozándose con la mía dentro y fuera de nuestras bocas.

Mi cabeza se apoyó en aquella pared y mi mentón se alzó un poco, ladeé mi rostro y le observé atentamente — Si te lo pido... es por algo — comenté con un moderado tono de voz, mi mano no detuvo sus movimientos, los cuales causaban que la excitación aumentase y más al ser visto hacer tal cosa. Realmente era un depravado, lo sabía muy bien. — Que cruel e-eres... — sonreí al escuchar y más por como ahora él me tocaba, aproveché y bajé más mis pantalones para así darle más libertad en sus acciones, pero esa mordida me hizo quejar sonoramente aferrando mi zurda en el hombro ajeno — No me puedes comer... no así — murmuré y rodeé su cuello con aquel brazo, puesto que siempre fui adicto al dolor — Lulu... — susurré previamente al beso que con brusquedad me dio, me dejé llevar por el beso y por la masturbación, degusté su sabor separando breve mi espalda del frío muro tras de mi. Mi hálito se coló en aquella cavidad producto de mis jadeos, los cuales se tornaban cada vez más rápidos y sin ser realmente consciente aquel me avasalló.

El deseo nubló mi pensar y habría seguido allí, pero sentí como aquel con rapidez incursionó en mi ano, lo cual hizo que una sonrisa apareciera en mi faz — ¿Luego soy yo... el pervertido? — repetí mi acusación hacia aquel aún si mi rostro se mostraba complacido por el toque ajeno, mi voz también denotaba el placer que mi cuerpo sentía — La ropa molestará — reprimí cualquier clase de gemido para poder hablar apropiadamente, aunque resultaba difícil. Bajé mi mano y la puse sobre la que me masturbaba guiándola hacia el glande para que centrara ahí todo toque — Tan... — la humedad de mi pene y la fricción contra él se sintió mejor que antes y no pensaba dejarle hacer lo que quisiera conmigo, no más.

Mi cola que hasta entonces permanecía a un costado se alzó y rodeó el cuello en un fuerte agarre con las intenciones de alejarle de mi, sostuve su mano y la levanté sin dejar de sonreírle — Aún pareciera que las cosas no te quedan claras, Lulu-chan~ — comenté en un tono aún lascivo debido a mi agitación — Si te he dejado llegar tan lejos, es porque me gustas — ladeé mi faz — ¿Sabes algo?, te daré un regalo — relamí mis labios con lentitud sin perder mi traviesa expresión, tampoco liberé el agarre sobre su cuello, es más, apreté más esa zona sin molestarme en dejar alguna marca o privarle del aire. Quise ver su rostro en esos momentos ¿Me pediría parar? ¿Orgullosamente esperaría a que yo detuviera mi acción? ¿Haría algo él mismo? Eran tantas las posibilidades que no podía esperar a ver alguna de ellas, por lo que tras largos segundos le empujé ayudándome con la cola y le solté.

— Se buen chico y quédate quieto ¿Si? — reí e hice un ademán con mi mano usando solo el índice para acentuar mi mandato. Me quité el calzado, el cual solo incomodaba y también los pantalones dejando la parte inferior de mi cuerpo completamente desnuda, caminé hacia el otro agitando tras de mi aquella orgullosa cola. Clavé mi mirada en aquel compartiendo un breve momento el contacto visual, tras eso puse mis piernas a los costados del otro parándome de tal manea que pudiese ver como realmente estaba y descendí mi cuerpo sentándome en la entrepierna ajena — Lulu-chan... ¿Solo compites o realmente quieres hacérmelo? — afilé mi mirada y me torné serio, nunca me ha importado que durante el sexo sea yo el que actúe de 'pasivo', mientras lo disfrute me es indiferente, pero mis deseos de salir victorioso o conseguir lo que deseo siempre mermaban aquella indiferencia, haciéndome ver como alguien terco. ¿Aquel se habría dado cuenta de ello? Dejé que mi cola se meciera, pero la punta dirigió su filo hacia el rostro ajeno, pero se quedó en su lugar simplemente como si con ella le amenazara de alguna forma.



¡Aquí están todo lo que me han regalado! Ya no cabe en mi spoiler.

Volver arriba Ir abajo

Re: Remember Remember || PV Izaya || +18

Mensaje por Lelouch Lamperouge el Dom Feb 07, 2016 11:53 pm


Remember remember
 ...the fifth of november gunpowder treason and plot...

Soundtrack


Había dejado de pensar hacía tiempo en lo que estaba haciendo realmente y ahora solo podía acariciar aquella suave piel del mayor que tanto me llamaba, al igual que sus labios y todo su ser. Me estaba pidiendo a gritos que lo devorara aun si aquel deseo jamás había pasado por mi mente. Que me estaba llevando a continuar con aquello? Solo un poco de diversión? Un pasatiempo rápido para recordar un tiempo que no volvería? Tal vez un motivo de más peso como un amor escondido de hacía años? O sería algo tan banal que ni si quiera existía un porque? Fuera como fuere lo estaba disfrutando y tenía claro que no cesaría, aunque solo fuese por vencer.

De la misma manera tampoco cede´ria a sus caprichos llamara lo que me llamara, pues poco me importaba. Era cruel? Lo sería. Un pervertido. No lo descartaba. Solo estaba dejándome llevar por mi cuerpo que pedía a gritos más de aquel intenso momento.
Sus labios me reclamaban igual que los míos lo hacían con lo de él por lo que continué besándolos intensamente perdiendo la cabeza por aquel sabor que probaba cada vez que estos se unían-entonces como debo comerte? No creo que te dejes comer tan fácil...-continué mordiendo su piel por la zona superior de su cuerpo tirando un poco de aquel pálido órgano que le recubría.

-Claro-espeté-solo tendrías que verte la cara de placer cuando hago esto para corroborarlo-dije sin dejar de pasar por la línea que formaban sus glúteos una y otra vez aventurandome a meter cada vez un poco más el dedo dentro de él. Verle de aquella forma me excitaba y se notaba en mi miembro que a pesar de ser masturbado en aquellos momentos se mantenía completamente erecto. Mi mano continuó haciendo fricción con toda la extensión del miembro ajeno cuando de repente sentí como era el propio Izaya quien la movía de lugar dejándola sobre la punta haciendo que sobara aquella zona con movimientos circulares pudiendo notar como cada vez estaba más mojado. Me acerqué de nuevo a su oído sin dejar de observar su rostro completamente complacido-tan que?-una traviesa sonrisa se dibujó en mi rostro sin poder evitarlo. No obstante esta se vió forzada a desaparecer cuando su cola rodeó con fuerza mi cuello.
En que estaba pensando? Que era un sádico como él y que quería que me asfixiara para jadear por ello? O implorar que me azotara? Eso no pasaría ni remotamente. No era un masoquista, aunque ciertamente el dolor y el placer iban muy ligados de la mano y más cuando se trataba del demonio a quien tan bien conocía.

No me moví, tan solo cesé todo acto y solo me quedé mirándole por unos breves segundos. Tampoco opuse resistencia-mmm...?-enarqué una ceja esperando a que me sorprendiera, aunque recibir  un regalo de los suyos definitivamente no era muy buena idea. Fue en ese momento cuando noté como su negra extremidad se aferraba con mas fuerza a mi cuello impidiendo que el aire no llegase a mis pulmones. Lo normal hubiese sido patalear en busca de aire y aferrar con fuerza al obstaculo que aprisionaba con tanta fuerza mi garganta. Pero me negué. Tan solo esperé con una expresión tranquila sin apartar mi fría mirada de la de él. No mostraría debilidad ante tal acto, me mantendría firme como una estatua aun si me ahogaba.
Pero se acabó cansando como de costumbre y me alejó lanzándome hacia el otro extremo de la cripta.

Tomé aire de nuevo arrastrándome hacia atrás hasta encontrar la frialdad de la lapida respirando entrecortadamente-bastardo...-susurré sin ninguna clase de tapujo, siempre directo ante él y cualquiera que se interpusiera en mi camino.
Llevé mi mano al cuello y lo acaricié mientras el otro acababa de liberarse de sus prendas volviendo junto a mi. Sus comentarios siempre lograban sacarme una retorcida sonrisa aunque no lo quisiera-quieto? Para que puedas acabar conmigo? Creo que no...Ademas, no soy un buen chico-comprobé su excitación y como sus palabras sonaban de aquella manera tan lasciva-acaso ese era tu regalo? Ahogarme?-dejé que se sentara sobre mi y ladeé la cabeza buscando alguna muesca de su rostro que denotara que era lo que ocultaba-me pregunto que sera...-susurré ante su última pregunta-tu que crees? Acaso no da igual la respuesta?-Mis ojos estaban fijos en los de él sin moverme un ápice-si dijera que compito-mi voz se tornó mucho mas lenta y pausada con forme hablaba a la vez que elevaba una de mis manos hacia su mentón-intentarías ganarme porque se cuan terco eres y solo por llevarme la contraria usarías todo lo que esta en tu mano para ganarme-acaricié sus labios con la yema de mi dedo gordo-no obstante-ahora acerqué mis labios a los contrarios-si dijera que quiero hacértelo solo por el hecho de querer disfrutarlo, llegarías a ser tan egoísta de tomarlo todo para ti e invertir lo que yo quisiera solo para molestarme...de nuevo-rocé mis labios con los suyos-no?-susurré contra su boca aun sin llegar a besarle a pesar de que estaba demasiado tentado por mi mismo al haberme acercado de aquella manera-entonces que sera?-lamí sus labios con la punta de mi lengua no queriendo perder aquel sabor que de alguna manera me había llegado a agradar tanto haciendo que mi miembro rozara contra su entrada por la forma en la que estaba sentado.

O tu o yo.
O los dos hemos de ir con él.


By sidhe For Source Code



~Gracias Izaya...bastardo~

¡WARNING!:

At first


Si, aquí si Izaya ¬¬ (?)


Hace falta que diga algo mas?... gracias Izaya...

Regalos:
















Volver arriba Ir abajo

Re: Remember Remember || PV Izaya || +18

Mensaje por Izaya Orihara el Dom Feb 07, 2016 11:55 pm

Aburrido observé como la sonrisa en aquel se esfumó dando paso a una expresión seria y quizás expectante, hubiese dado cualquier cosa con ver desespero o siquiera ansiedad, pero era eso por lo que Lelouch me resultaba tan interesante, siempre se las arreglaba para salirse de mis planes o al menos cambiarlos drásticamente. —  Nunca me complaces... Lu-lu-chan~ — comenté con cierta molestia aún si mis labios se curvaron en una sonrisa — Habría sido tuyo si hubieses mostrado algo de dolor —  añadí con un toque teatral en mis acciones, aunque aquello era una real mentira. — ¿Cómo te atreves a mirarme de esa manera? hieres mi corazón — mencioné antes de soltar aquel cuello, admiré la marca que había dejado en la zona, la cual gozaba de un atractivo rojizo. Relamí mis labios y más cuando escuché que me insultó, así que ¡si le había molestado! ¿No es eso adorable?

— No solo pienso en matarte ¿sabes? — era realmente divertido estar con él, sea discutiendo o intentando ver quien vencía al otro en algo tan simple como tener sexo — Se que no lo eres... — apoyé mis manos sobre el pecho ajeno una vez estuve sentado y me incliné hacia aquel para verle con diversión mientras respondía indignamente mis preguntas. Alcé apenas el rostro al sentir su mano en mi barbilla y no aparté mi mirada del menor. Una risa se hizo presente al oír lo de ganar — Si se compite se debe llevar la victoria, segundos lugares son innecesarios... — además, el segundo lugar no es más que el primero en perder. Entreabrí los labios alcanzando a morder con una sutileza increíble en mi persona, aquel dedo que me tocaba con amabilidad sin perder detalle de la expresión contraria — Quien sabe... — comenté sin ánimos de aclararle nada al otro y tampoco me acerqué más a aquel pese a que mi cuerpo necesitaba el contacto, mas al sentir esa lengua no pude soportar el no besarle con lascivia en todo mi actuar.

Rocé mi cuerpo contra él y puse ambas manos en los hombros ajenos sosteniéndole yo ahora a él, abusaría de mi fuerza para retenerle allí, de no servir podría dejarle inconsciente aunque eso no fuese lo ideal o lo que yo deseaba. Mis manos le apretaron mientras intensifiqué el contacto de aquel beso degustando sus labios con ansiedad hasta que abruptamente me separé del otro y erguí mi cuerpo aún sentado en el espacio entre sus muslos y la entrepierna, donde su miembro se rozó poco antes con mi ano — Le-Lelouch... — jadeé al pronunciar su nombre lejos del apodo que siempre utilizaba para refirme a él y mi tono distaba de querer engañar o jugar con él — Solo por esta vez, no jugaré contigo — No estaba seguro si en ese momento me ganó el deseo por su cuerpo o si solo fue una miserable mentira, pero estaba claro que no podría seguir restregándome sobre aquel buscando la oportunidad para someterle.

Bajé la diestra  y moví mi cuerpo para dejar que ese miembro se tocara con el mio, no por comparar, sino que masturbé un poco más ambos con mi mano procurando mantener al otro aún abajo de mi, no le permitiría que se invirtiera la situación y no por ceder ante su mando, sino que nunca fue de mi agrado estar bajo otra persona sin poder ser quien mirase airoso desde mi altura. Admito que soy bastante caprichoso ¿pero no es mejor de esa manera? Tras unas pocas caricias me apoyé en las rodillas a los costados del cuerpo ajeno y una mueca de disgusto se hizo presente, estaba frío el suelo, mas no reparé mucho en ello. Mi cuerpo necesitaba el calor ajeno, por lo que gracias a la separación que di entre nuestros cuerpos, pude dirigir aquel pene hacia mi recto, no esperaría que aquel hurgase con sus dedos aunque no era algo precisamente bueno para mi. Aún así, con prontitud puse mi ano sobre el glande ajeno y relajé mi cuerpo para así, al bajar nuevamente, pudiera penetrar sin demasiada complejidad.

Aunque estuviese excitado y ansioso por sentir su miembro en mi interior, eso no quitó en lo absoluto la molestia al introducir el miembro, llevaba tiempo sin hacerlo de esa forma ya que últimamente solo lo hacía con mujeres. Me quejé al sentir el ingreso de la punta, siendo eso lo más grueso, por lo que me permití el descender y aparté mi mano que sostenía al otro para así afirmarme de la cintura ajena, incliné mi cuerpo hacia delante y no dudé en mirar el rostro ajeno buscando saber si al menos, mi regalo le agradaba y no como antes donde solo me observó con frialdad. Mi cola se enrolló en la pierna ajena solo por sostener algo, no podía quedarse quieta sin eso solo porque soy bastante ansioso. Contuve mi voz hasta que el pene entró por completo, lo cual causó que mi cuerpo reaccionase con debilidad, se sentía lleno y cálido, además de húmedo, lo cual me fascinó.



¡Aquí están todo lo que me han regalado! Ya no cabe en mi spoiler.

Volver arriba Ir abajo

Re: Remember Remember || PV Izaya || +18

Mensaje por Lelouch Lamperouge el Dom Feb 07, 2016 11:55 pm


Remember remember
 ...the fifth of november gunpowder treason and plot...

Soundtrack


Acaso no era ya mio sin si quiera proponorselo? Demasiado dramático, incluso hasta para un príncipe cuya historia parecía estar sacada de una telenovela bastante prometedora en contra de todo pronostico.
Acaso no se suponía que era así? Frío? No sabía de que se extrañaba por aquella mirada que solo era una respuesta mas que justificada para lo que había hecho. Pero de nuevo çel y su sentido de la teatralidad reinaban sobre las cosas-es lo que te mereces-siseé como si me tratase de una serpiente agazapada a punto de atacar al pequeño y pobre ratoncito que cada vez gimoteaba con mas fuerza intentando huir de la constricción realizada por el cuerpo del reptil.
Mi miada brillo-no? Creía que se reducía bastante a eso, además de otras cosas que no dejan de sorprenderme-comenté sin apartar mi mirada de él refiriéndome a lo que estábamos haciendo en aquellos momentos.

Aquel tacto de sus manos , aunque fuera por encima de mi ropa me gustaba y solo porque se trataba de él. Muchas mujeres también habían realizado aquel roce, besado mis labios junto mi piel y nunca se había sentido igual, ni si quiera un hombre. Porque con él todo tenía que ser diferente? Sentía como si su olor pudiera embriagarme por completo y nublar mis sentidos. Incluso era tal el control que él tenía sobre mi que esta parecía que pensáramos lo mismo. Alcanzar las mismas y elevadas respuestas a las preguntas del otro como si no hiciera falta la comunicación. Ansiaba sus labios, su piel, su mirada, a todo él. Me quemaba por dentro de una manera que jamás había creído que lo hiciera nadie. Porque?
Respondí a su beso sin poder contenerme explorando con mi lengua su cavidad. Quería conocer todo de él, más allá incluso de lo que cada detalle de su cuerpo pudiese aportarme. Quería ir más allá, pegarme tanto a él que casi pareciese su sombra y descubrir todos esos secretos que aun guardaba en su interior dispuestos a ser revelados a mi. Los ansiaba igual que a aquellos labios tentadores. Realmente amaba aquel sabor que solo él tenía. Diferente a cualquier demonio.

Podía sentir todo su cuerpo contra el mió como sus manos me tocaban y apretaban haciendo que algún jadeo se escapara de mis labios en aquel intenso beso que tanto estaba disfrutando. Pero se separó haciendo que mi agitada respiración se escuchara demasiado por aquellas cuatro paredes al igual que un leve sonrojo se marcó en mi rostro debido a la clara falta de aire por culpa del sofocante beso. Pero quería más. Volví a acercarme a su rostro pidiendo más sacando un poco la lengua intentando abrirme paso en aquellos labios a los que siempre parecía tener acceso, cuando de repente escuché como pronunciaba mi nombre. Sentí como por un momento mi corazón se aceleraba lleno de emoción. No recordaba la última vez que Izaya me había llamado por mi nombre completo. Siempre estaba bromeando con mi diminutivo, y a pesar de que no me molestara mucho escucharlo de sus labios prefería que me llamara como lo acababa de hacer. Me hacía sentir especial en cierto modo y que él lo dijera hacía que todo mi ser enloqueciera de una extraña manera-dilo otra vez...-jadeé sobre sus labios volviendo a besarle de manera intensa queriendo hacerle mio.

No estaba jugando? Entonces que significaba aquello? No podía pensar en esos momentos con claridad ya que un jadeo volvió a escaparse de mis labios haciendo que me separara con fuerza de sus labios echando la cabeza hacia atrás al sentir como nuestros miembros se rozaban endureciéndose más. Bajé la mirada al notar como lo tomaba esperando a ver que hacía con él sintiendo como poco a poco lo introducía dentro de él.
Estaba realmente apretado a pesar de que su cuerpo se había relajado para permitir el acceso, pero de aquella manera se sentía bien. Buscó su rostro jadeando notoriamente por la excitación de tenerlo de aquella manera dejando que descendiera cada vez más hasta que logró entrar por completo haciendo que soltara un leve gemido.
Mis manos junto mis brazos rodearon su cuerpo por la espalda y la cintura dándole estabilidad y luego intenté que separara su rostro de mi torso ayudándome de mi cabeza con ligeros golpecitos para finalmente mirar aquellos ojos rojos centelleantes. Sobraban las palabras en aquel momento. Un gracias era totalmente innecesario para nosotros y más en aquella situación, pero él sabia perfectamente lo que pensaba. Me acerqué a sus labios y los volví a besar disfrutando de aquel intimo momento acariciando con suavidad su espalda aun sin moverme un ápice.

Aquello no era amor. Solo sexo. Pero aun así lo sentía demasiado cálido para reducirlo a ese termino. Algo acababa de cambiar en aquel momento. No sabía que era y tampoco le daría vueltas a ello, pues seguro que era absurdo. No obstante deseaba...

Mis caderas comenzaron a moverse lentamente chocando contra la pelvis del mayor yendo en aumento progresivo a la vez que las sujetaba con firmeza para poder llevar mi miembro más adentro de él pudiendo sentirle en toda su extensión junto con aquella humedad que rezumaba-I-Izaya...-volvía a susurrar su nombre volviendo a buscar sus labios de los que apenas me había separado un segundo. Los necesitaba y aun así, a pesar de haberlos atrapados con mi boca no podía dejar de jadear. Lo agarré con mas fuerza contra mi haciendo que nuestros torsos se tocaran sintiendo como nuestros latidos y respiraciones se incrementaban por aquel roce. No podía parar y todo era por su culpa. Cada vez me sentía mas excitado haciendo que mis embestidas cada vez fueran más rápidas y fuertes. Quería darle placer, quería que gimiera solo para mi y que volviese a pronunciar mi nombre para no olvidar que aquello había ocurrido de verdad-d-di...di mi n-nombre...-dije a duras penas separándome de sus labios expulsando mi aliento sobre su rostro sin poder dejar de realizar aquella fricción en su interior-d-dilo--hice una pausa debido al placer que sentía impidiéndome hablar de corrido-l-lo ne-necesito...-intenté hablar calmado a pesar de que fue imposible, al igual que retener aquellas últimas palabras que me condenaban.
Lamí su cuello y volví a morderlo con algo de fuerza esmerándome, esta vez, en dejarle una marca duradera. Quería que lo recordara. Aunque aquello no significase nada.

...no obstante deseaba
quedarme así para siempre.


By sidhe For Source Code



~Gracias Izaya...bastardo~

¡WARNING!:

At first


Si, aquí si Izaya ¬¬ (?)


Hace falta que diga algo mas?... gracias Izaya...

Regalos:
















Volver arriba Ir abajo

Re: Remember Remember || PV Izaya || +18

Mensaje por Izaya Orihara el Dom Feb 07, 2016 11:56 pm

Si no fuera porque mi cuerpo se sentía demasiado caliente y mi pensar se nublase por ello, seguramente no hubiese seguido con lo que ya no podía parar, puesto que Lelouch verdaderamente me irritaba de una forma en que mi masoquismo apreciaba retorcidamente. Su boca si bien decía mordaces palabras la mayoría del tiempo, al besarle se diferenciaba bastante de lo hablado, puesto que era sencillo notar el deseo en aquel beso y eso me instó a querer más de ese contacto. Mordí su boca varias veces durante esa unión, sin fuerza, simplemente en una actitud juguetona, mi lengua se paseaba sin miramientos y empujaba la ajena resbalándose por la humedad de ambas. Advertí cada sonido que salió de su boca, como su respiración se agitaba y como se movía bajo mi cuerpo, saber que debido a mi se ponía de esa forma aumentó mi líbido. Podía sentir como todo carecía de interés e importancia salvo el menor.

No podría explicar el porqué usé su nombre y no un apodo, me sorprendí de que pidiese que lo repitiera, pero mi mente estaba preocupada de avanzar con lo iniciado y no de hablar en esos momentos. Callé y nos besamos con cierta desesperación producto de la excitación y de lo que sabíamos que pasaría, parecía ya no importar quien se lo hiciera al otro y proseguí buscando placer en su cuerpo. Costó deslizar su miembro y mi mirada bajó unos momentos hacia esa zona teniendo una agradable vista, mordí mi labio inferior al sentirle por completo dentro y luego gemí ya que moví ligeramente mi cuerpo sintiendo el roce en mi interior. Me sostuve mejor del cuerpo ajeno y alcé mi rostro ante la muda petición ajena, acoplé mi cabeza a la de él y retomé los besos anteriores, aunque esta vez no fueron tan desesperados como antes ya que necesitaba respirar mejor.

Normalmente mis juegos terminaban muy diferentes a lo que en esos momentos aconteció, nunca me dejaba llevar por un deseo tan sencillo ni tampoco permitía que otro tuviese tal acceso a mi salvo poquísimas excepciones. Me era curioso actuar de esa manera con él sabiendo que él desde que era un infante fue catalogado como mi juguete, por mi obviamente, pero en esos instantes mi mente lo veía como al hombre que deseaba desde lo más profundo. Sentí una ligera inquietud que se eclipsó con el toque en mi espalda y pronto sentí como se movía, me aparté de su boca unos centímetros e hice lo posible por no tensar mi cuerpo, debía relajarme para que la fricción no fuese molesta para mi o para él. Miré atento la faz ajena y moví mi pelvis para compartir el ritmo ajeno el cual no hizo más que aumentar y mi voz se dejó escuchar hacia la boca ajena, la cual me llamó de una forma que no pude huir de su contacto. Le besé nuevamente ahogando mis jadeos en esos labios y rodeé su cuello con mis brazos para así sostenerme y tenerle más cerca de mi si es que fuese posible.

— S-si sigues así... se saldrá — comenté apenas entre esos besos y es que de esa manera el movimiento provocaría que se deslizara fuera, cosa que no deseaba en lo más mínimo — En-endereza tu espalda — le jalé con mis brazos adoptando yo también una erguida postura aún sentado sobre aquel, acaricié su espalda con algo de brusquedad ya que mis dedos se pasearon con fuerza por esa nívea piel. Sentí como se hacía más y más fuerte ese movimiento al cual correspondía alzando y bajando mi cuerpo para que esas embestidas fuesen más sonoras y alimentaran el morbo por hacerlo en semejante sitio. Entreabrí mis labios y accedí a esa petición, parecía haberle gustado algo así de casual y no me negaría a cumplir con tal capricho, más cuando se humilló al admitir que lo necesitaba — Lelouch — contuve las ansias de interrumpir esa palabra con mis gemidos, los cuales vinieron más fuerte tras llamarle. La mordida me hizo gemir nuevamente, con fuerza, cerca del oído ajeno gracias a la proximidad, contraje mi cuerpo ante la sorpresa y el dolor en esa zona, había sido más fuerte que las anteriores y una sonrisa se mostró en mi rostro.

Deslicé mis manos y le sostuve por los hombros y así ayudar a mi cuerpo a levantarse entre cada estocada, deseaba besar sus labios, morder y sentir sus jadeos contra mis labios, pero era un tanto difícil hacerlo sin perder el ritmo de sus caderas. — Te... te ves tan vulnerable — sonreí e incliné mi rostro hacia un costado, verle de semejante forma, jadeando y con el rostro sonrojado por el éxtasis, su cuerpo honestamente reflejaba lo que él no se atrevía a decir. Relamí mis labios deteniendo por unos momentos mi movimiento pese a que el menor continuaba, traté de no gemir, aunque uno que otro sonido se escapó de mis labios — Lel-Lelouch... — dije en un tono bajo y deseoso adrede — Lo quiero... lo quiero más fuerte — liberé el agarre de mi cola con lentitud y pese a que no estaba del todo animado a apartarme, me levanté con lentitud afirmándome de su pecho — Ah... aunque se siente muy bien... a-así — cerré mis párpados y alcé el mentón un poco volviendo a bajar sobre ese miembro.

El problema con esa postura es que apuntaba directamente a donde más me gustaba, provocando que mi cuerpo no se moviera como yo deseaba, sino que seguía el movimiento ajeno — Le... Lelouch — inconscientemente repetí su nombre entre un gemido de placer sin saber que pediría exactamente al llamarle, por lo que dirigí mi rostro hacia el otro y le besé desesperado, como si eso me brindara la solución que no sabía del todo si quería o no. Me sentía confuso, el gozo que me producía su cuerpo seguía interfiriendo con mi raciocinio y por alguna razón, me dejé llevar.  



¡Aquí están todo lo que me han regalado! Ya no cabe en mi spoiler.

Volver arriba Ir abajo

Re: Remember Remember || PV Izaya || +18

Mensaje por Lelouch Lamperouge el Dom Feb 07, 2016 11:57 pm


Remember remember
 ...the fifth of november gunpowder treason and plot...

Soundtrack


No debí decir eso, no debía de haberlo dicho. Pero no era eso. Lo principal era el porque lo había dicho. Porque? Acaso era verdad que necesitaba aquello? Claro que no. Sería un iluso si solo por eso caí en las redes de aquel titiritero que conocía también. Pero es que acaso no estábamos siendo completamente diferentes de como lo eramos habitualmente? Todo estaba experimentando un cambio drástico.

Aquel roce de nuestros cuerpos que comenzaban a sudar junto con el baile intenso y húmedo de nuestras lenguas. Quería más solo buscaba eso. Poder sentirle por completo a pesar de ser solo un simple humano y tener los sentidos mucho menos desarrollados que las cientos de especies que nos rodeaban en aquellos días.
Mi cuerpo seguía al del otro acompasando los movimientos, acoplándonos como un perfecto engranaje de las manecillas de un reloj. Pero supongo que eso era demasiado romántico como para pensarlo sabiendo que aquello solo era un juego donde nuestros fluidos se mezclaban produciendo aquellos obscenos sonidos.

Correspondí a todos y cada uno de sus besos acudiendo a sus labios con rapidez intentando controlar mi respiración ya que estaba exceso agitada igual que la de él. Pero aun así quería más, degustar aquellos labios, gastarlos hasta que no quedara carne que besar. Aunque sabia que a la larga también me arrepentiría de ello pues aquel sabor ya me había hipnotizado por completo y necesitaba volver a probarlo al menos otra vez después de aquella. Aunque realmente dudaba que se repitiera, al fin y al cabo el tendría demasiados juguetes y un humano tal vez fuera demasiado aburrido para él. No tenía idea, pero tal vez de esa manera sería mejor. No volver a cometer aquella locura nunca más…

Mis caderas se movían con violencia contra la pelvis ajena sin darle descanso escuchando sus gemidos que llegaban a solapar en ocasiones los míos.
Estaba realmente excitado por su culpa, por la forma en que me llamaba por todo lo que hacía por cada movimiento, por su olor, por su voz. Todo me provocaba, me incitaba a querer más. Aun asi pude escuchar sus palabras que retumbaban de nuevo en mi mente haciendo que me estremeciera y mi piel se pusiera de gallina accediendo a lo que decía pues no quería dejar de sentir aquel roce, incluso hacérselo más fuerte.
Enderecé la espalda apoyándola contra el muro para no perder aquella rectitud y poder continuar dentro de él moviéndome algo más fuerte dejando que me pegara a su cuerpo quejándome un poco cuando sentí sus uñas en mi espalda haciendo que me estremeciera al igual que aquel cambio tan brusco que realizo el otro haciendo que jadeara-I-Izaya…-volvió a jadear apoyando su frente en el hombro contrario aun con la piel de gallina.

Estaba bien que le marcara en el cuello? No importaba mucho, solo era un arrebato de pasión en aquel momento. Pero seguía sin significar nada. Él no era nada mio, salvo un simple amigo de la infancia el cual había intentado matarme y justo por eso se había convertido en lo que era ahora. Una extraña amistad que derivaba en cosas más extrañas como aquella.

Fruncí el ceño al escuchar esas palabras-t-tan vulne-nerable?-no podía hablar con fluidez jadeando entre palabra y palabra sin dejar de moverme con insistencia contra aquel cuerpo que sostenía entre mis brazos-t-te has visto a-a ti?-inquirí notando como cesaba con sus movimientos y me pedía más-q-que….caprichoso-susurré muy cerca de su oído mordiendo su cartílago tirando un poco de esta.
Pero no pude decir más debido a lo que hizo provocando un fuerte gemido  haciendo que encorvara por completo mi espalda del placer sintiendo como de nuevo sus labios me buscaban después de pronunciar mi nombre de aquella manera que de nuevo hacia que retumbara por toda mi cabeza-Izaya…-volví a gemir su nombre sin poder controlarme.

Lo tomé por la cadera y lo eleve sacando por completo mi miembro de dentro de él pero después volverlo a meter con fuerza repitiendo el proceso varias veces para luego volver a continuar aquella intensa fricción.
Pero quería más, sentía como iba a acabar, pero quería más, aun necesitaba mas de él. Todo.
Volví a sus labios besandole con fuerza atrapando su lengua para succionarla degustando aquella saliva que la impregnaba con su sabor y luego saque mi miembro de nuevo para voltear el cuerpo del mayor volviendo a entrar dentro de él dejándole a cuatro sobre el frio terreno. Lamí su espalda y de nuevo volví a embestirle con fuerza. Me gustaba hacérselo de aquella manera pero quería ver su rostro también, todas aquellas lascivas expresiones. Eché todo mi cuerpo sobre la espalda del otro aun mordiéndola y lamiéndola dejando pequeñas marcas por esta sin dejar de moverme cada vez más suerte sintiendo la humedad de mi miembro a punto de venirse en su interior.

No obstante no aguantaba tenerlo así. Era un indeciso. Busqué su boca bajando mis manos hasta su mentón haciendo que volteara el rostro para besarle con lujuria mientras que mi otra mano descendía hasta su miembro masturbandole con rapidez para que de esa forma pudieran venirse juntos. Se separó de sus labios-n-no...no aguanto más…-jadeo y volvió a voltearle pegandole a su cuerpo recto volviendo a sentarle moviéndose con rapidez acudiendo a sus labios sin dejar de jadear sobre aquellos labios que tanto le provocaban sin dejar de moverse con fuerza y acariciar su miembro.

Deseaba ver su rostro.
Aquellos ojos rojos como la sangre...


By sidhe For Source Code



~Gracias Izaya...bastardo~

¡WARNING!:

At first


Si, aquí si Izaya ¬¬ (?)


Hace falta que diga algo mas?... gracias Izaya...

Regalos:
















Volver arriba Ir abajo

Re: Remember Remember || PV Izaya || +18

Mensaje por Izaya Orihara el Dom Feb 07, 2016 11:59 pm

Notaba como mis acciones influían en su cuerpo, en sus expresiones y aunque no pudiese controlarme del todo insistía en hacer que mi cuerpo chocase con mayor brusquedad hacia aquel. Aún así, sabía que no era suficiente, al menos no para mi. Mi cuerpo era realmente goloso y no se contentaba con nada, siempre anhelaba más, de todo. Rocé mi cabeza con la ajena al sentirle tan cerca y aproveché para repetir su nombre en un tono confidente — Lelouch — seguido de mi hálito sonando entrecortado ante cada movimiento. Se sentía la facilidad con la que su sexo se introducía en mi debido a la humedad que él mismo producía, por ello fue más sencillo aumentar la velocidad entre cada impacto.

Sonreí ante su pregunta, bien conocía cual era mi cara ante el placer y el deseo, sabía que mi piel habría adquirido un tono rojizo, que mis cabellos se habrían pegado a mi piel por el sudor y la humedad dejada allí por la lluvia, que respiración al ser liberada mostraba el característico tono blanquecino producto de la baja temperatura en nuestro entorno, lo cual confería un aspecto bastante deseable, lo sabía todo e incluso más. — ¿Te... te gusto? — pregunté afilando mi mirada sin importar que la pregunta debido al contexto fuese respondida por la emoción dejando la verdad de lado, no pude dejar de emitir gemidos llegando a un nivel bastante obsceno para ambos. — Sim-simplemente... sé lo que quiero — no mentiría con ello y no me avergonzaría en pedir lo que necesitara para así satisfacerme, después de todo solo por ello es que continuábamos con eso.

Si no fuera por que estaba ocupado besandole habría reído por la forma tan apetecible en que se retorcía tras mis acciones, aún si él era quien penetraba, no podría decir jamás que fue por decisión ajena y era eso algo que me divertía. La fuerza que sumó a sus movimientos me hizo perder el control, tenerle fuera y con fuerza buscando nuevamente el ingreso causó que me costase incluso gemir, no podía seguirle el ritmo y me dediqué a disfrutar del choque de su miembro contra mi carne, apenas si acomodé mis brazos en su cuello para no caer de espaldas ante la fruición adquirida por cada embestida. Apenas pude besarle, su boca y el frote de nuestros cuerpos, resultaba increíble que aún sin masturbarme fuese capaz de ceder al placer que esa fricción me entregaba. No creí que el otro fuese a cambiar las posturas, más bien, no pensé que esa posibilidad cobraba cada vez mayor importancia y no reaccioné hasta que me forzó a apoyar mis manos contra el frío suelo y así sostenerme ante las embestidas venideras.

Arqueé la espalda y mis rodillas amortiguaron lo mejor posible el peso ajeno, su traviesa lengua hizo que me recorriera un escalofrío tal que mis brazos flaquearon y pegaron mi torso al suelo, una de mis manos se puso a la altura de mi rostro para así no rozar mi cara contra el piso, miré de reojo al contrario aún desde esa posición — N-no... hagas eso — soné suplicante y no controlé mi voz, me desesperó tal acción al no saber que era tan sensible en esa zona, aunque quizás se debía principalmente a que mi cuerpo se encontraba de forma tal que casi cualquier zona sería erógena. Alcé como pude mi torso manteniendo la curva en mi espalda, era la mejor manera para sentirle y más ante la brusquedad con la que arremetía contra mi, dirigí mi mirada al frente mientras que mis brazos aún flectados mantenían en alto mis caderas, obediente volteé lo más que pude el rostro y me topé con esos labios que recibieron mis jadeos y un patético intento por repetir su nombre.  

La mano que se internó en mi entrepierna provocó que apartase mi rostro y regresara a mirar al frente, incliné mi cabeza y cerré los párpados para entregarme a la lujuria del momento, no podría resistir demasiado si masajeaba con esa insistencia mi pene y por reflejo moví más mi cuerpo contra aquel poco antes de que supiera que el menor estaba en las mismas condiciones que yo. Sacó su miembro y sentí la necesidad de tenerlo de nuevo conmigo, no quería acabar sin aquello dentro y en breve cambiamos la postura retomando la inicial, solo que ya no apoyé mis rodillas en el suelo, flecté las piernas para darme un apoyo mejor sin mayor juego. Apoyé la zurda en el hombro ajeno y la diestra descendió por aquel pecho apenas hasta llegar a mi miembro, el cual masturbé junto a la mano que Lelouch puso sobre él guiándole para que aprendiese como me gustaba más — Ra-rápido — necesitaba que fuese mayor la velocidad y al sentir el incremento en ella, a la cual contribuí en mis ansias, no me detuve hasta que la excitación y mi temperatura aumentaron de forma tal que toda otra sensación se desplazó. Mi cuerpo se tensó , apreté al otro contra mi cuerpo mientras que el semen salía desde mi sexo sumado con un gemido sonoro dirigido hacia esa boca que no detenía sus besos.

Dejé de mover mi cuerpo ante la sensibilidad con la que quedé, sentí su miembro y el como palpitaba, mi respiración estaba casi al nivel de la ajena en velocidad y en torpeza al dialogar — A-ah... Le-Lelouch... — no sabía que decirle, mas no deseaba quedarme callado tampoco, pero tuve que hacerlo puesto que no podía emitir ninguna frase completa. Subí la diestra y apegué mi pecho al contrario abrazando con delicadeza su cuerpo, busqué soporte en su hombro y allí dejé mi frente, miré hacia abajo y el desastre que había dejado con mi semen, aunque sonreí ya que su mano estaría peor — Un... un siete... de diez — bromeé calificando su desempeño ya un poco mejor en mi respiración, afiancé el abrazo y relajé el cuerpo, incluso mi cola quedó lánguida en el suelo ante la disminución de mis energías tras el sexo. No quise mover más mi cuerpo, debía descansar antes de seguir, aunque desconocía si su cuerpo pudiese continuar, yo con mis genes sabía que podía continuar.

— ¿Có-cómo se siente follarme? — no quise sonar engreído, simplemente deseé el conocer su opinión ¿Quedó satisfecho? ¿Quería más? ¿Habrá tenido mejores? ¿Se interesará en más? Ah, hay tantas cosas que quiero averiguar sobre sus pensamientos, emociones y deseos que me es inverosímil no poder abordarle con tantas interrogantes como haría en un momento distinto.


¡Aquí están todo lo que me han regalado! Ya no cabe en mi spoiler.

Volver arriba Ir abajo

Re: Remember Remember || PV Izaya || +18

Mensaje por Lelouch Lamperouge el Dom Feb 07, 2016 11:59 pm


Remember remember
 ...the fifth of november gunpowder treason and plot...

Soundtrack


Todo mi ser estaba descontrolado por culpa del mayor, ya no era consciente de lo que decía ni de lo que hacía. Solo me dejaba llevar por el placer y los labios del otro que siempre me reclamaban una y otra vez. No sabía como ni porque, pero aquella estaba siendo una de las veces que más estaba disfrutando de aquel acto. También la más salvaje con diferencia. Casi podía sentir como me iba a romper por la fuerza en la que le embestía. Era mi culpa en parte, pero me gustaba hacérselo así, me sentía incitado a hacerlo así. Tendría algo que ver con que fuera un demonio? O simplemente era porque era Izaya?

Ni si quiera me molesté en contestar a aquella pregunta que hizo pues solo alcanzaba a emitir gemidos de placer sintiendo como el aire casi no me llegaba a respirar debido a nuestros intensos besos sumados a la excitación y aumento de ritmo de nuestros cuerpos chocando de diversas maneras.
Disfrutaba con ello y más cuando susurró que no lamiera su espalda solo incitándome a que volviera a hacerlo unas cuantas veces más sin dejar de moverme frenéticamente alcanzando a penetrarlo con todo mi miembro sintiendo como su interior, a diferencia del principio, me recibía y abrazaba mi miembro sin problemas rodeado de todos aquellos líquidos que segregábamos.

Pero necesitaba mirar aquellos ojos rojos de nuevo por lo que arrepintiéndome volví a atraerle contra mi besandole con deseo aun golpeando el interior del otro. Moví mi mano con rapidez a pesar de que él otro lo deseaba hacer más rápido por lo que solo me dejé guiar sintiendo como estaba a punto de venirse por la dureza de su miembro.
Aferré con fuerza al moreno y justo después de que Izaya se viniera, dejando nuestros cuerpos y mi mano completamente manchada, mi espalda se contrajo y eyacule en su interior con fuerza llenandole por completo a la vez que soltaba un gutural gemido.

Apoyé mi frente contra su hombro totalmente exhausto respirando entrecortadamente buscando aire a la vez que escuchaba aquellas palabras sobre mi oído. Quería pegarle y recriminarle todas aquellas palabras pero aun continuaba jadeando buscando aquel aire que le faltaba por culpa del mayor. Solté su miembro dejando caer mi mano a un costado. Era posible que mi cuerpo no respondiera como era debido por aquel desenfrenado polvo? Definitivamente odiaba a aquel tipo y encima se burlaba. Me estaba crispando en sobremanera. Pero el no poder hablar solo me hacía pensar mis respuestas con mayor precisión y objetividad sin volver al descontrol de antes.
Tragué saliva y mi aparté de su hombro reposando la nuca contra la pared tras la que descansaban los difuntos. Miré sus ojos aun algo sorprendido por la cercanía a la que no lograba acostumbrarme a pesar de haberle besado cientos de veces en esos últimos minutos-u-un siete?-aun me costaba algo hablar y de moverse ya ni pensarlo-antes n-no no decías lo mismo…-recordé sus caras de placer de hacía unos momentos-eres u-un sucio-sentenció en referencia a su mano. Pero daba un poco igual, lo que tenía claro es que no la lamería como de seguro a él le gustaría ver.

No obstante su última pregunta le sorprendió haciendo que su corazón que casi lograba calmarse se agitara levemente de nuevo por unos instantes-como dirías tu-dije haciéndole una pequeña burla dibujando una sutil sonrisa en mi rostro-u-un siete de diez-mi sonrisa se ensanchó levemente, aunque aun me sentía realmente cansado y estaba seguro de que él otro podía notarlo. Era humano al fin y al cabo, no era como si se estuviese muriendo, pero realmente aquello le había dejado rendido. Demasiada intensidad, demasiado real. Necesitaba un descanso...tal vez dos.
Aun así continué mirando sus ojos-no te darás por satisfecho con eso no?-suspiró con fuerza y su mirada se entrecerró pasando a una mucho más provocativa, una totalmente fingida aunque era un gran actor-se sintió asombroso Izaya-sama-le tomó por el cuello atrayendolo contra él haciendo que sus labios se rozaran-jamás se había sentido tan bien que un hombre me tocara así-lamío sus labios con la punta de su lengua-le necesito otra vez Izaya-sama-continuó hablando en un susurró muy bajo sin despegarse de los labios del contrario-creo que...que…-le miró con ojos brillantes que parecían centellear-le amo Izaya-sama…-intentó aguantar la sonrisa pero no pudo y se separó de él-crees que diría algo así?-se separó de él e intentó levantarse a duras penas sintiendo como se tambaleaba un poco para recoger su ropa.

Nunca le diría la verdad sobre lo que había experimentado ese día. Esas sensaciones tran extrañas que por un momento le había parecido experimentar. Esas sensaciones imposibles que solo con él había sentido y no lograba descifrar. Esa forma de volverle loco, de irritarle y a la vez quere más. Todo eso se lo guardaría en lo más profundo de su ser esperando que todo aquello no se volviera a repetir, pues de hacerlo sabía que sería su final.

Rebuscó un pañuelo que llevaba en el bolsillo y se limpió para después vestirse apoyándose contra la pared una vez acabó cerrando los ojos. Estaba realmente exhausto. Ni si quiera le miró-quieres que te acompañe a casa?-preguntó sin más sin saber porque le decía aquello. Tal vez porque no quería quedarse en silencio. Aquello ya era demasiado incomodo para quedarse callado, aunque la verdad no se sentía con fuerzas de ir andando hasta casa de él y regresar a la suya, pero ya estaba dicho. Igual que todas las palabras y frases que había recitado mientras lo hacían. No sabía ni como podía haberlas pronunciado. Solo él las escucharía. Solo esa vez...

Ya que al fin y al cabo,
todo había sido solo un juego no?
Entonces porque se sentía tan inquieto?


By sidhe For Source Code



~Gracias Izaya...bastardo~

¡WARNING!:

At first


Si, aquí si Izaya ¬¬ (?)


Hace falta que diga algo mas?... gracias Izaya...

Regalos:
















Volver arriba Ir abajo

Re: Remember Remember || PV Izaya || +18

Mensaje por Izaya Orihara el Lun Feb 08, 2016 12:03 am

Sentí claramente como aquel bastardo se atrevió a llenarme de semen ¿En qué carajo estaba pensando?, nunca me agradó tener esa sustancia dentro de mi. Aún así, no dije nada sobre ello ¿A quién le importaría eso durante el sexo?, a mi no, no en esos momentos donde mi cuerpo aún exaltado buscaba calmarse tras el orgasmo y sé que más tarde le reprocharía por ello. Reí bajo aún agitado, mas no pude evitar el hacerlo por sus palabras, noté en su rostro que lo que dije no le había sentado nada bien aún si no variase mucho su expresión — Claro que lo soy — refiriéndome a su clasificación de 'sucio' — Podría... darte un ocho, si no estás del todo... contento — sonreí con burla. No admitiría que me había gustado, en especial cuando me forzó a estar bajo él y mi expresión cargada de sarcasmo no evidenciaría jamás lo que realmente pensaba. No importaba que mi faz se haya mostrado complacida o que mi voz no hubiese detenido sus gemidos — El sexo, es sexo. Se siente bien... y ya — comenté como si con eso buscara yo mismo el convencerme.

Fruncí ligeramente el entrecejo al oír que, rencorosamente, me calificaba de la misma manera que hice yo — ¿Un siete del siete? — reí al pensar en ello, aunque vale decir que era el primero que me puntuaba por algo así — Harás que me deprima — comenté en un tono suave y me porté como una victima ante lo sucedido. — Sabes que no — repliqué a su pregunta poco antes de que me mostrase una faceta suya que por unos momentos me creí. Entreabrí mi boca sorprendido y hubiese caído en su juego de no ser por un pequeño detalle ¿Desde cuándo el menor me reconocía como un superior? ¿Usar el 'sama'? Parecía creer que realmente me conquistaría con ello, pero falló, si lo hubiese omitido quizás habría creído en su palabrería. Aún así, mi rostro parecía embelesado por su actitud tan sumisa y supuestamente sincera, le dejé acercarse y ladeé apenas mi rostro para así rozar nuestras bocas, sonreí por su forma de hablar y observarme. Deseé no haber captado esa mentira, no al inicio, después de todo solo las mentiras se sienten así de complacientes.

Aún sabiendo que buscaba burlarse de mi ¿Por qué no le detenía?, esas palabras no me afectarían y menos ante la necesidad que el menor mostró tener de mi, no lo aceptaría. Mi faz pasó de mostrar una relajada expresión falsa a una ansiosa y real, como si realmente quisiera que continuara con esa pequeña farsa, aunque no creí que fuese a decir que me amaba. ¡Sabía que era mentira! su sonrisa siguiente lo evidenció, mas no correspondí a aquella sonrisa con una igual de divertida, sino que mantuve una expresión levemente sorprendida. Me levanté y sentí el desliz del sexo ajeno, me apoyé en sus hombros al hacerlo y me alejé de aquel buscando las ropas que me había quitado y no quise agregar nada. Orgulloso caminé con rectitud, mas al hacerlo lo inminente sucedió, sentí la esa viscosidad que tanto detestaba recorrer mi muslo derecho, fruncí el entrecejo y aún así me incliné a recoger el pantalón. Tras alzar mi cuerpo me quité las prendas superiores, debía limpiarme y ocuparía mi propia camiseta para ello, después de todo ya la había ensuciado con mis secreciones. No me importó que me viese hacer aquello, pero no ensuciaría mi pantalón y tampoco me iría con aquello dentro mio ¡Desagradable!

Sonreí al escuchar semejante pregunta — ¿Ahora porque tuvimos sexo me irás a dejar a casa? No me hagas reír. No soy una chiquilla enamorada que busca que le den seguridad tras follar... — no era necesario sonar hostil, no después de todo lo ocurrido, mas seguía resentido por las palabras contrarias — Si quieres ir te encerraré en mi cuarto ¿Estás preparado para ello? — comenté con un capricho que no me hizo pensar antes de responder, lo cual lamenté. Tras limpiarme dejé la camiseta en el suelo y me puse los pantalones, seguían algo húmedos y de no ser porque el interior de la cripta poseía un suelo de cerámica, me habría ensuciado más. Tras eso me coloqué la chaqueta, cerré con cuidado el cierre de aquella ocultando entonces mi piel, dejé la capucha hacia atrás y tras buscar mi navaja, la revisé y la guardé con total calma.

Alcé mi cola tras de mi y luego de ponerme los zapatos y recoger aquella prenda oscura, me encaminé a donde Lelouch estaba quedando a una distancia nuevamente corta, alcé la mirada topandome con esos orbes índigo y me acerqué buscando dar un nuevo beso, mas fue superficial diferenciándose enormemente de los anteriores — ¿Ahora te queda claro que voy en serio contigo? — recordando palabras anteriores, con las cuales había iniciado todo aquel juego que en esos momentos no sabía se debería repetir. Relamí mis labios y me aparté del otro sin buscar mayor contacto, caminé hacia la entrada de la cripta — Ya no se escucha la lluvia — comenté sin ser algo que me interesara realmente — ¿Te irás a casa? — volteé apenas el rostro para mirar al contrario, tras ello me liberé de aquel encierro y salí subiendo las escaleras abriéndome paso por aquella entrada. Al llegar fuera miré el cielo que seguía nublado, pero ya no llovía. Solté la oscura prenda que pensé me llevaría innecesariamente, no le dirigí siquiera una mirada y caminé un poco buscando cualquier seña de acompañantes en esos momentos, pero seguíamos estando solo nosotros dos.

Oculté mi cola y volteé al sentirle salir, pero no dije ya nada ¿Debía decir alguna cosa?, simplemente era mejor actuar como si nada hubiese pasado, pero eso sería algo curioso ya que el sexo no es algo que me afectara realmente. Entonces ¿Qué sucedía conmigo? ¿Por qué no le ataqué buscando más? — Tengo cosas que hacer, Lulu-chan — no era una mentira pero si lo utilicé como una excusa para largarme ya del sitio — Si hubiese sabido que te iban los hombres me habría acercado antes~ Ah, te hubiese robado tu primer beso — traté de retomar mi despreocupada actitud — Nos veremos en otro momento, espérame ansioso — añadí y miré hacia el frente, alcé la diestra despidiéndome del contrario y añadí en un tono animado — Adiós Lelouch~ — y metí mis manos a los bolsillos e inicié una caminata. Necesitaba salir de allí sin que aquel sospechase algo, dudaba que lo hiciera, soy un buen actor ¿no?.


¡Aquí están todo lo que me han regalado! Ya no cabe en mi spoiler.

Volver arriba Ir abajo

Re: Remember Remember || PV Izaya || +18

Mensaje por Lelouch Lamperouge el Lun Feb 08, 2016 12:03 am


Remember remember
 ...the fifth of november gunpowder treason and plot...

Soundtrack


Bufé mofandome de lo que decía sobre la nota que me cambiaba. Aquello no iba cambiar nada, pero también era estúpido responder ante tal provocación cuando sentía dentro mi que aquello no había sido sexo por muy extraño que pareciese. Estaba claro que sí lo había sido, pero no. No todo se había reducido a eso en aquella cripta. Pero para que decir nada. Estaba mejor olvidando todo aquello. Eso sería lo mejor para ambos, volver a aquella extraña amistad de hacía años y olvidarse de lo de más.

Más lagrimas de cocodrilo por parte del gran actor Izaya Orihara. Demasiado poco creíble, muy inverosímil, pero ya sabía como era él, no tenía caso intentar cambiarle. De todas formas le gustaba de aquella manera, por eso se habían hecho amigos no? Siempre le gustaba que le sorprendiera, no poder leerle con exactitud, de manera siempre errática, siempre con sorpresas y a la vez sin ninguna pues podía intuir aquellas contestaciones grotescas que el otro dejaba escapar por su boca.

No podía creer que hubiese caído en mi trampa. Se sentía tan vulnerable su rostro en aquellos momentos...Estaba complemente absorto en mi, solo mirándome a mi, dejando que mis palabras entraran por sus oídos. Pero no dijo nada, solo se quedó callado dejando aquel tema de lado saltando con otra cosa. Cobarde. Porque no quería reconocerlo? Aquella vez lo había visto claro, para él también había ocurrido algo extraño que no podía entender en aquella cripta. Realmente se veía afecto, tal vez incluso más que yo por aquel sentimiento. Se comportaría así porque no comprendía aquel sentimiento tan humano y primario como lo era el amor? Tal vez no tanto, tal vez solo era afecto, amistad. Era extraño pero en todo el tiempo que había pasado no se había comportado de aquella manera tan rara. Si bien antes eran niños ahora sus cuerpos al igual que sus mentes, sus sueños, sus esperanzas, toda su personalidad había madurado junto toda su fisiología.

Suspiré con fuerza. Se podía saber a santo de que me estaba comiendo tanto la cabeza por aquella tontería? Porque quería llegar al foco de todo aquello? No iba a encontrarlo si no le hacía aquellas preguntas a él. Si quiera aunque le preguntara no llegaríamos a nada porque ninguno de los dos seriamos sinceros el uno con él otro. Realmente era estúpido. Solo debía resignarse y esperar a que aquel día terminase o al menos hasta que el otro se marchase, incluso el podría ser el primero en irse. No quería darle el placer al otro de darle la espalda. Aunque tampoco era mala idea contemplarle como se alejaba entre las tumbas.
En que estaba pensando! Ahora parecía yo la estúpida chiquilla enamorada que decía él, pero más lejos de la realidad no sentía nada por él. Me negaba a hacerlo-siempre es bueno reírse-dije totalmente serio sin apartar mi mirada de las acciones del otro quien se limpiaba con parsimonia hasta que decidió salir de la cripta-pero no era mi intención esa, mucho más lejos de la realidad, no te creas tan importante-intenté cambiar las tornas a mi favor ya que aquella pregunta me había dejado en gran desventaja tan solo por el simple hecho de realizarla.
Sin embargo con su siguiente pregunta y sin yo hacer nada para mejorar mi situación, aquella pelea eterna entre ambos, cambió a mi favor.

No pude evitar sonreír levemente intentando que no lo viera aunque se le escapó una pequeña risita sin poder evitarlo-esos jueguecitos mejor te los dejo para tus pets, aunque no me esperaba semejante propuesta después de tener sexo, suena como si solo me quisieras para ti como un dragón que custodia su mas valioso tesoro con garras y dientes-la graciosa mueca permaneció en mis labios.

Me quedé, de nuevo, completamente quieto al recibir aquel beso-vas en serio conmigo? Eso que quiere decir? Que quieres ser mi novio?-negué para que no le diera importancia-creo que ahora me vas a hacer reír a mi, esto no ha significado nada, así que solo olvidalo si te supone mucho problema recordarlo-me encogí de hombros acabando por arreglarme la ropa siguiéndole fuera  tambaleándose un poco por el cansancio sintiendo como poco a poco recuperaba su fuerza pero tuvo que apoyarse en el panteón familiar antes de cerrar la entrada a la funesta construcción.

Respiré profundamente el aire y cerré los ojos dejando que este meciera mis ropas al igual que mis cabellos-si, me iré a casa, Nunnally me esta esperando-dijo con tranquilidad abriendo los ojos pero no del todo debido al cansancio pero sin apartar la vista del mayor.
Necesitaba olvidar todo lo sucedido pues era demasiado confuso para su humana mente que solo había conocido el horror, el odio y la desesperación. Tal vez en pequeñas dosis la felicidad, pero nada más. Acaso ahora iba a descubrir otro nuevo? Aquellas cavilaciones no tenían cabida. Tenía que olvidarlo de una buena vez, irme de allí y esperar que si nos volvíamos a encontrar solo nos tomáramos una taza de té y todo terminara como siempre. Tal vez intentando matarnos el uno al otro o con un seco adiós. No teníamos punto medio. Eso si no acabábamos follando.

Asentí-claro, ve, nada te retiene aquí-comenté con sequedad sorprendiéndome por su último comentario-o yo el tuyo-bromeó claramente pero sin sonreír como de costumbre. Se volteó dándole la espalda dispuesto a salir de allí metiendo solo una mano en el bolsillo-adiós Izaya-no respondió a sus siempre sutiles provocaciones y solo se marchó a paso ligero de allí sin mirar atrás.

Nonsenses


By sidhe For Source Code



~Gracias Izaya...bastardo~

¡WARNING!:

At first


Si, aquí si Izaya ¬¬ (?)


Hace falta que diga algo mas?... gracias Izaya...

Regalos:
















Volver arriba Ir abajo

Re: Remember Remember || PV Izaya || +18

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.