~ Voces en la montaña ~ [ 山の声。]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

~ Voces en la montaña ~ [ 山の声。]

Mensaje por Idris el Jue Oct 19, 2017 7:36 am




Desde las nieblas de los tiempos lo profundo y lo elevado ha representado para el hombre lugares llenos de misterio, de encuentro con los mundos de la magia y los dioses. Para gran cantidad de pueblos primitivos la tierra es la madre, la creadora y protectora de la vida. Todos esos conceptos fueron inculcados y visualizados por los relatos y dibujos en pergaminos a manos de los sacerdotes del Templo Himiko... pero nunca había siquiera pisado fuera del recinto... no hasta ahora: la kitsune tomaría rienda suelta de su libertad para justamente recorrer los senderos que la encaminarían hacia las alturas de las montañas. Se dedicó a recorrer aquellos frondosos y musgosos bosques, para abrirse paso desde los alrededores de la ciudad, muy pocos son los turistas que se atreven a conocer esta zona remota de la Isla, incluso cuesta encontrarse a locales por esta zona virginal por lo que pensaba este día distenderse con el aroma de la flora sin más preocupaciones que las de recolectar un buen cúmulo de hierbas y helechos, además de ir comiendo frutos de arándanos cada tanto alcanzaba más altitud.

La noche pronto caería, ella podía saberlo al ver que los pequeños animales y especialmente los ciervos dejaban de corretear por alrededor. Las aves nocturnas comenzaban a despertar y se escuchaban sus chillidos agudos surcar por entre el follaje y aumentando así la sensación de quietud por lapsos pronunciados. Pero la kitsune estaba tan interiorizada que el miedo no la haría sucumbir. El único inconveniente que se presentaba, es el frío que comenzaba a carcomer su entereza. Irónico por un lado ya que su estirpe se supone le provee de la cualidad de aguantar el frío árido... pero eso siendo en su forma animal, ya que siendo una hibridación más humana que bestial, su piel carecía del cobijo del pelaje, la grasa y la resistencia que comúnmente le daría fuerzas para soportar el clima. Pero en vista de ello y de que no previó tal suceso, acobachada, envuelta con sus propias colas y temblando en caminata más lenta y curcuncha, buscaba entre la formación rocosa alguna cueva o lugarcito que le proveyera de abrigo al menos por ahora, teniendo que aguantar hasta la mañana porque tampoco podía bajar debido al largo trecho que alcanzó.

Algo desdichada y cayendo lentamente en un estado somnoliento, ya no veía tan claramente, hasta sus orejas se escondieron camuflándose con su cabello y asemejando que llevase un gran tapado de zorro blanco ¿quién sería capaz de rondar por la zona y ayudarla? lo pensaba y era muy improbable, temía quedarse dormida a la intemperie y morir congelada.

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ Voces en la montaña ~ [ 山の声。]

Mensaje por Haku el Vie Oct 20, 2017 4:33 pm

Ya había realizado dos expediciones hacia la ciudad y la última fue bastante agotadora, tanto que casi me podría haber muerto si no fuera por aquella joven policía. Parece que mi muy mala suerte siempre iba acompañado de la mano de la suerte. ¿O es que quizás ambas sean las caras de una misma moneda? Indiferentemente de lo que sucediera, esta vez no iba a descender hasta que me recuperara, por lo que estaría alrededor del pie de la montaña.

Desde la gran altura de mi hogar, por la ventana más alta, antes de ascender al tejado, podía llegar a visualizar un cirroestratos de nubes que se aproximaba con lentitud pero a un ritmo constante.

Si estos siguen así me mojare... El clima será bastante agradable....  ¿Nos vamos de caza?

Pregunte a un pequeño conejo blanco que era mi compañero, tanto de vivienda como de visualización al pasado. Lo había amaestrado para que pudiera ser capaz de reconocer hortalizas y frutos beneficiosos. Esta en su naturaleza el no comer nada espinoso ni envenenado, pero aún así, con mucha práctica conseguí que excavara en busca de trufas y otros alimentos dulces difíciles para un humano.

En el instante en que comenzó a descender un poco el sol, al mismo paso, me encontraba recorriendo las mismas huellas que pisaba siempre para no deteriorar más la vegetación. Era difícil en mi sonreir de forma natural. La mayoría de ocasiones eran forzadas para ser "simpático" o "más cercano" antes el ajeno y no ser maleducado.

~~~Tras un tiempo~~~

Ya estaba por volverme para la casa, pero mi compañero no respondía a mi llamada y tampoco era capaz de escuchar el tintineo del collar que le coloqué.

¿Donde te has metido? Maldición, quería llegar seco y ha comenzado a llover.... Esta noche te quedas sin cenar como castigo...


Mis pasos eran casi tres veces más silenciosos que cualquier animal escurridizo, pero al igual que mi compañero, yo portaba el pequeño cascabel sobre la cintura, colgando a unos 10cm de altura, golpeandose en ocasiones con mi cuerpo.

El viento se alzó entre tantas cortinas de agua, donde hizo revelar la posición de mi camarada y al dirigirme allí, no daba crédito a lo que presencié. ¿Acaso sintió su aura pidiendo ayuda?¿O tal vez estaba solo de paso? De igual modo parecía no solo tener frío, si no, que también mostraba algo de debilidad. Conocía algo a casi todas las razas, por los libros que podía encontrar y leer.

Es una kitsune....
pero ahora no lleva orejas. Debe estar muy débil para no llevarlas, y sus colas enroscadas... No está acostumbrada a este clima....

Gracias a que las temperaturas eran tan bajas, pude materializar con facilidad una especie de paraguas y tomarlo con la mano. Era puro hielo, pero al menos así podía resguardarse un poco del frío. Lo posicione sobre su cuerpo, acercándome por su lateral diestro, tomándola de la cultura.

Señorita, no es bueno tomar un resfriado, acompañeme, a unos metros está mi casa, ahí podrá resguardarse del frío hasta que pase la tormenta y suban un poco más la temperatura...

Mencione con mi mejor intención. En estos momentos, la voz dulce de una mujer era mucho más agradable que la de un hombre, o eso quería pensar, aunque también podía confundir al ajeno y creer que me aprovecharía de su estado.
Entre tanta lluvia, la temperatura comenzó a descender y el viento hacia una sensación térmica mucho más baja, por lo que hice una pequeña estructura alrededor nuestra, ampliando la dureza de aquel paraguas, aunque parecía de puro cristal. Aquello se convirtió en nuestra pequeña cúpula, refugiándonos en su interior, dejando que el agua cayera alrededor. Sabía que si me acercaba a ella le producía más frío, o sería ella la que me debilitada, por ello guarde distancia mientras la ayudaba.

¿Está mejor?

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.