Coartada... -Priv Miu Nyampire-

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Coartada... -Priv Miu Nyampire-

Mensaje por Yuma Midorikawa el Mar Ago 15, 2017 9:09 pm

Todas las cosas en exceso son malas y eso no exenta para nada al alcohol. Yuma lo entendió a la mala manera; en aquellos momentos, el castaño se encontraba corriendo por la cale oscura al ser más de las dos de la madrugada. no debía haber aceptado esa invitación de sus amigos para beber, había sido una terrible idea, si hubiera sabido antes a lo que se enfrentaría después por culpa de aquella borrachera se habría negado rotundamente desde el principio. Entre jadeos, seguía su veloz trayectoria hasta la casa de la única persona medianamente sensata a la que conocía, aquella que estaba seguro no dudaría en tenderle una mano en tiempos difíciles como ese. Tal era su estado de ebriedad que se había olvidado por completo de que podía volar o de que llevaba suficiente dinero en el bolsillo como para haber pagado un taxi, en lugar de ello seguía corriendo, derribando algunos cubos de basura al pasar, casi chocando con otros ebrios que deambulaban por aquellas horas y en más de dos ocasiones atravesando calles sin siquiera fijarse si venía un auto o o y casi generando accidentes. No le importaba nada, tenía que llegar a la casa de la Nyampire a como diera lugar.


Luego de lo que pareció una eternidad, finalmente vislumbró la elegante residencia de su colega gatuna, a la que se dirigió aun más de prisa echando miradas ocasionales a los costados con tal de asegurarse de que nadie le seguía. Llego a la puerta echando nubecillas de vapor por la boca, producto de su ajetreo con el ejercicio. Había  corrido alrededor de 15 kilómetros hasta ahí y ahora no era momento de dejar que le atraparan y todo se echase a perder.  Un relámpago iluminó el cielo y casi de inmediato un trueno dio respuesta, comenzando a caer gruesas gotas de agua sobre la calle y sobre el asustado vampiro, que se aproximó a la entrada de la mansión de su amiga; tocó el timbre un par de veces y la puerta con el puño, desesperado -¡¡¡Miuuu!!! Por favoooor alguien ábraameeee- pidió a gritos, comenzando a desesperarse más a cada segundo. la voz se le estaba quebrando y sus ojos estaban notoriamente húmedos, llegando algunas lágrimas a bordear sus mejillas, perdiéndose con las gotas de lluvia que ya cubrían al varón. Tocó el timbre y la puerta de nuevo, con tanto ímpetu que pareciera estaba por derribarla -Abraaaaaan ¡Neceshitoo ver a Miuuuu!- exclamó presa de pánico mientras  la tormenta arreciaba. En esos momentos la puerta se abrió dejando ver a una maid en bata de dormir, contrariada y algo molesta pero que intentó mantener la cordialidad aún con todo al reconocer que el ebrio incompetente de afuera no era otro más que el amigo de dos metros de la señorita de la casa -Yuma-san- lo llamó un poco impactada, mirándole de arriba a abajo con cierto recelo -Esto es demasiado inesperado... es demasiad tarde y la señorita Nyampire ahora está descansado, le ruego se retire y regrese cuando el sol ya est... ¡Kyaaa!- sus palabras se interrumpieron bruscamente con un grito, pues el castaño no estaba dispuesto a esperar hasta el día siguiente. Su asunto era urgente.


Sin aguardar más, había tomado a la chica por la cintura y la había elevado lo suficiente para que no tocara el piso -¡Ushteeed no lo entiendee sheñorita! ¡¡me eshtán bushcando!! tengo que verr a Miu ahorra..- aseguró mientras entraba a la residencia, cerraba la puerta y volvía a bajar a la maid para echar a correr hacia la habitación de su amiga peligris. Había estado ahí varias veces y no necesitaba instrucción de nadie más, podía encontrarla por su cuenta aún ebrio. Se tropezó en un tramo de escaleras pero siguió andando entre traspiés hasta llegar frente a la puerta que identificaba como la habitación de Miu. Comenzó a golpearla como había hecho con la entrada principal, esta vez a llanto abierto -¡Miuuuuuu, abremeeeee! Shoy Yumaaaa y nesheshitooo tu ayyudaa- exclamó con desespero, aguardando a que le abrieran con demasiada impaciencia, aunque pronto sus golpes en la puerta se detuvieron. La maid de antes había llamado al personal de seguridad de la mansión y ahora un par de sujetos fornidos sujetaban por cada brazo al vampiro, que comenzó de inmediato a patalear y a retorcerse e un vano intento de soltarse -Nooo shueltenmee par de gorilaaash... ¡tengo que ver a Miu!- gritaba intentando que no lo apartaran de donde se encontraba, cada vez más nervioso hasta que finalmente vio la puerta de la habitación abrirse -¡Miu! ¡¡Por favoor dilesh que me suelteen!! Neceshitoo hablarte de algoo... por favor miu, ¡¡ashudameeee!!-

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.