Ven Aquí… O Veras… [Priv. Sata]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ven Aquí… O Veras… [Priv. Sata]

Mensaje por Miu Nyanpire el Miér Ago 02, 2017 2:12 am

En momentos como aquel, era cuando una mujer se plantea ¿Que es mejor, no volver a ver a ese hombre en tu vida, o tragarte tu orgullo para no reprobar la materia de tu vida? Y la respuesta que Miu daría era bastante controvertida, en parque, necesitaba que Sata estuviera aquel día en el desfile o de lo contrario, dudaba que su maestro le dejara aprobar la materia solo porque su modelo se le escapo, incluso pensó en pedir ayuda a algún amigo, pero, el tiempo no estaba a su favor y la ropa estaba diseñada con un tamaño especifico, por ello debía de ser Sata si o si... bueno, al menos que lograra clonarlo o algo similar, pero ella no tenía acceso a ese tipo de tecnológica, y aunque lo tuviera, 2 Satas en el mundo, eran demasiado aterradores como para siquiera aceptar el hacerlo. En contraposición, verle seria sonrojarse como idiota y tartamudear, tras recordar aquel beso accidental, y no es que se pusiera de esa manera porque él le gustase, en realidad, preferiría comerse clavos antes de volver a tener que besarle, mas sin embargo, había sido su primer beso, y esas cosas no se olvidan ni con jabón para hacerte un hermoso lavado de cerebro, además... justo tenía que ser aquel hombre con quien lo tuvo, de ser otra persona quizás le dejaría pasar, pero Miu sabía que el demonio no se quedaría quieto con el tema, le buscaría a viento, mar y arena el molestarle, significando un recuerdo constante del suceso, y la pena a grados insospechables en la joven, por ello, no estaba segura que cosa seria peor, la tortura académica o mental.


- Maldita sea... no tengo de otra -rápidamente Miu tomo su celular, marcando el número de aquel joven, a quien se dedicó a ignorar después del beso, y no es que no hubieran vuelto a hablar, sino que, la gata vampírica, se dedicaba a darle evasivas, diciendo que no era necesario concordar en un día, lugar, ni hora, porque ella misma se encargaría de terminar la ropa sin necesidad de tenerlo a él de manera constante en su morada, después de todo las medidas estaba y el maniquí le era suficiente para darse una idea de cómo se vería todo. Con aquella excusa su tarea había sido más sencilla, pero ahora el varón no estaba por ningún lugar y el teléfono solo sonaba, no fue sino hasta la quinta llamada que un sonido cercano le llamo la atención ¿Seria acaso que Kyouya andaba cerca? No lo sabía, pero, con todo en contra, empezó a buscarle por el campus, desgraciadamente le necesitaba, y si el chico se iba de su lado, sus notas bajarían y con ello, el ánimo de la Nyanpire disminuiría - No puedo creer que te diga esto pero... te necesito Kyouya... así que contesta el celular de una vez -recrimino en un mensaje de voz dejado en la casilla del teléfono contrario, sin detener su travesía por el campus.


Lo encontraría, aunque le costara la vida... y si no aparecía, la vida perdida seria otra.

Volver arriba Ir abajo

Re: Ven Aquí… O Veras… [Priv. Sata]

Mensaje por Sata Kyouya el Sáb Ago 26, 2017 9:45 pm

El paso del tiempo siempre era algo relativo, para Kyouya los días de estudio pasaban más rápido de lo esperado, vamos; que tampoco es como si se centrase por completo tras los textos simplemente, el estar encerrado en su apartamento no era precisamente lo que más le entretenía. Como sea, el rubio procuraba encontrar algo para hacer jornada tras jornada, hasta que por fin había caído en cuenta de que ese jodido día había llegado. -- Tsch. -- Un chasqueo de lengua fue lo primero que atinó a hacer cuando todavía estaba sentado en la comodidad de su cama, joder, lo último que tenía ganas de hacer era salir de su morada en aquel día.

Maldita gata. Se lo repetía mentalmente una y otra vez, porque como si no hubiese sido suficiente tener que pasar tiempo en la casa de ésta, se habían besado por una torpeza que superaba cualquier nivel de estupidez, pero no acababa ahí, no, porque resultaba que a pesar de todo eso, tenía que ser el condenado modelo de quién sabe que conjunto. -- Tsch. -- Ese sonido era lo único que se escuchaba en la soledad de su casa mientras se arreglaba para dirigirse al campus universitario, al menos tendría varias horas para despejarse antes del fatídico momento, pero vamos, que tampoco sería tan horrible, no, porque no se la dejaría tan fácil.

Sus clases fueron un poco aburridas, sí, pero sólo porque el demonio se había dignado a apagar su móvil eliminando así todo ápice de distracción. Vengo a estudiar.Se decía a sí mismo con una retorcida sonrisa, no necesitaba darle explicaciones a nadie acerca de la toma de sus decisiones, ¿no es así?

Sata sonreía con ligereza mientras atravesaba el patio del campus con un café sin azúcar en la mano, aquel aire de serenidad había logrado que varias de sus seguidoras suspiraran en la lejanía. Ugh.Detestaba ese comportamiento femenino, pero ya qué, tampoco es como si se fuese a quedar sentado en alguna parte para que alguna de ellas le hablase, claro que no, su misión era mantenerse incontactable.

Vamos a ver si me encuentras, Nyanpire. Sus comisuras se elevaron con un poco de exageración antes de que continuase bebiendo su café. Una actitud inocente a simple vista, sus pies se movían con tranquilidad por la acera fuera del edificio de ciencias, ¿por qué dirigirse hacia allá en primer lugar? Claro, no había una respuesta coherente para eso, simplemente debía ir donde menos se esperaba que estuviese. ¿Cuánto tiempo le llevaría a la chica dar con el príncipe de economía?

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.