Después del trabajo [Priv. Celty]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Después del trabajo [Priv. Celty]

Mensaje por Ryouta Kise el Jue Jul 20, 2017 2:08 am

Había sido un día como cualquier otro de trabajo para el zorro, todo habia salido como lo esperado y ahora que habia terminado con ello se encontraba observando el lugar que hace unos minutos antes habia tenido que hasta cierto punto ignorar por el hecho de que todos tenían prisa, menos él pues realmente su agenda no estaba tan llena pero bueno, los otros trabajadores tenían mucho más por hacer con la revisto y muchas otras cosas más que no le tocaban a él de preocuparse. Al ver el lugar recordó lo que su manager le habia dicho que seria como un articulo especial y que necesitaban lugares con buenos paisajes para eso, por lo que aquel mirador se notaba bastante apropiado para ello y en aquel día en particular casi no había mucha gente que pudiera interrumpir el trabajo, pero ahora que había terminado seguía sin haber muchas personas en aquella zona.

Continuo caminado por el mirador con detenimiento, pensado las pocas veces que había tan solo sentado a admirar algún lugar solo porque sí, para darse cuenta que no le daba mucha importancia a cosas como esas debido a su ritmo de vida y que hasta ahora recordaba que necesitaba hacer su travesura del día, era algo que tenía que hacer pues sus instintos como uno siempre le llevaban a hacer cosas que satisficiera esa necesidad de divertirse de vez en cuando y ahora que tenía el resto del día libre quería aprovecharlo al máximo por lo cual en su cabeza comenzó a formular miles de ideas de cómo podría jugar un poco, y claramente sin meterse en problemas como siempre procuraba hacer. Aquel día no haría estaba dispuesto a hacer una excepción de sus actos, aunque haría todo por ser cuidadoso y que nadie supiera que él era el responsable de alguna que otra pequeña maldad, practicamente seria aquellas palabras de: "portarse mal y luego negarlo todo", algo que realmente le salia bastante bien pues con hacer unas caras de inocencia bastanta para que le creyeran.

Siguió caminando y observando todo el lugar, ahora con la intención de notar cuáles eran sus rutas de escape en caso de que debiera hacerlo y facilitará su escape, además de que poco a poco el lugar comenzaba a tener un poco más de personas pero aún no eran muchas por lo que aún no era tan incómodo para él.  Pronto sus planes llegaron a un fin cuando en el suelo encontró un collar en el piso y aunque su naturaleza era ser un poco divertido, por otro lado algo en su interior le decia que debia encontrar a la persona que trae consigo tal objeto pero con tan solo levantar el objeto y luego mirar a las personas ahí se dio cuenta que seria algo complicado encontrar al dueño o dueña-¿Como se supone que encontraré al dueño de esto?- se preguntó en voz baja para luego mirar a la pieza de metal con una pequeña piedra colgando de aquella cadena de color plateado, dado la forma y el color del collar de inmediato pensó que sería una mujer quien portaba una pieza de ese tipo por lo cual busco rápidamente con la mirada a alguna chica que buscar algo que habría perdido el objeto.

Resignado comenzó a preguntar a varia personas si reconocían aquel collar pero de las muchas que había preguntado hasta ese momento solo obtenía una respuesta negativa y comenzaba a casarse, aunque tampoco se rendirá fácilmente pues por alguna razón en su mente se imaginaba a una pobre chica llorando, que no podía encontrar su collar... Tal vez exageraba pero aun así aunque ese no fuera el caso, debía encontrar a la dueña de dicho articulo de joyería, que si lo pensaba bien era extraño que alguien perdiera algo como eso pues se notaba que tenía certo valor, tal vez no sería muy caro pero al menos algo le decía que el valor sentimental de aquella pieza era mucho para su portadora original.

Volver arriba Ir abajo

Re: Después del trabajo [Priv. Celty]

Mensaje por Celty el Sáb Jul 22, 2017 10:45 am

Se dice que en la vida se da lo que se recibe, o quizás fuera al contrario. Independientemente de como se dijera, mis trabajos eran tan productivos que por una vez quise relajarme y poder disfrutar de la vida que me podías rodear. Me pasee por la zona comercial, contemplando todo tipos de ropas. No eran muy caras, e incluso podría permitirme algún que otro capricho, pero... ¿Acaso no se vería raro portar una camiseta y falda, junto a un casco de motorista? A parte de ello, también se me hacía extraño aquellas prendas tan suaves. Se me hacía algo... Como mencionarlo... Algo incómodo, por lo que intenté buscar otra cosa que me llamara más la atención. Los puestos de comida precisan apetitosos, aunque el no tener una boca que alimentar era difícil saborear aquello. Hice un gesto de disgusto apretando la mano cerrando la en un puño. Las pocas veces que intentaba ayudar a alguien preparando yo misma la comida, acababa casi matandole, a pesar de seguir las instrucciones del libro de cocina. Aquello era muy frustrante....
Durante mi paseo, me pare frente a un escaparate de cristales y joyas. Me rasque el brazo un poco al ver que tan disparatados precios estaban por ahí. No iba a comprar y mucho menos llegar a entrar, pero el dueño pareció reconocerme por los rumores comentados. Este señor deseaba que exhibirá sus joyas como un "maniquí andante" y para ello debía mostrarlas sin el casco y de vez en cuando aparentar que estaba puesto en el centro de la ciudad para posteriormente entregarles una tarjeta de la tienda, y así llamar la atención de la misma. Me había cargado bastante de joyas, un cinturón brillante con pedrería, tres o cuatro brazaletes, un par de anillos y un collar de poco valor, pero elegante.

La verdad es que el resto de trabajos debía darme prisa e ir corriendo a un lado y a otro, pero en este me lo estaba pasando bien. Disfrutaba asustando a las personas ingenuas, pero no todo era así.... Hubo un punto en que un hombre se abalanzó sobre mi, sin entender bien si quería arrebatarme las cosas de valor o si pretendía meterme mano. Estaba claro que no me iba a dejar y salió bastante acalorado, llegando a recibir una buena paliza, marcandole las botas que portaba sobre su cuerpo. Al regresar, el hombre mencionó de que le faltaba un joya. La que portaba en el cuello. Fue un gran descuido por mi parte, pero no sabía cuantos me había cedido, tan solo sabía que debían volver y que no estuvieran dañados....
Tome el casco retomando el camino sobre mis pasos, mirando por el suelo con detenimiento, llegando a preguntar a los transeúntes si habían visto un collar, pero todos me dijeron la misma respuesta. "No, lo lamento, no se nada".....
Me daba la sensación de que la gente buena se había acabado, y que jamás encontraría aquel colgante... Continúe observando buscando hasta por debajo de algunos asientos de madera y mis acciones eran evidentes de que era de buscar algo, a lo que se aproximó una pareja tocando mi hombro mencionandome "Si buscas un collar, hay un joven rubio que está buscando a su portador, quizás sea lo que busca". Tras agradecerle aquello, me dispuse a buscar al joven.

Ahora el collar tenía patas y podría estar en cualquier lugar. Me cruce de brazos pensativa en a donde podría haberse dirigido el muchacho, donde al alzar el rostro le vi preguntando a una pareja que pasaba. Cual loca Le señale indicando "es él", pero no tenia a nadie a mi lado y cualquiera que me viera pensaría que o bien estaba loca o era un mimo.
Tomé una leve carrera hasta alcanzarlo y tocarle el hombro volteandolo.


Disculpa joven, pero el collar que porta es perteneciente a una joyeria. Se me cayó al exhibirla por no portar... Da igual, necesito que me la devuelva por favor....

Mencione con el teléfono agarrando lo y algo nerviosa algo agradecida de que el joven que tomó el collar no fuera una persona Malvada que quisiera venderlo o una recompensa por él.... O ese era mi pensamiento de momento....

Volver arriba Ir abajo

Re: Después del trabajo [Priv. Celty]

Mensaje por Ryouta Kise el Sáb Jul 29, 2017 6:53 am

Ya llevaba un buen rato y justo cuando se estaba por rendir, aquella búsqueda al parecer habia llegado a su fin pues en cuanto sintió un toque en su hombro giró para ver a una peculiar chica con un casco y además esta se comunicó con él por medio de de un teléfono, lo cual le parecía mucho más curioso. Por otro lado sus preocupaciones del collar se fueron pues casi de forma automática estiró su mano ofreciéndole el collar y así mismo el zorro podía darse cuenta que la historia detrás de dicha pieza de joyería era bastante fuera de lo común, pero a la vez le parecía normal.

-Por supuesto, me alegra encontrar a alguien que sepa del collar-ssu- declaro sin darle muchas vueltas al asunto, pero seguía intrigado por la curiosa reunión entre él y esa dama o señorita, no estaba seguro de la edad de esa mujer y tampoco sería lo suficientemente valiente como para preguntar algo tan privado para las mujeres pues habia escuchado en alguna parte que era de mala educación preguntar la de edad de una dama sin importar que tan mayor o joven fuera.

Una vez que el collar estaba fuera de sus manos, sonrió de forma suave y en ese momento sabia que se habia quitado un peso de encima, aunque aún tenía que seguir sus planes de travesura y más ahora que ya habia hecho su buena obra del día por lo que tenía que dar un balance a sus acciones diarias, siendo que por cada buen acto debía cometer uno malo según él. Por lo que ya sin ningún tipo de atadura a ese lado "bueno" que tenía, podía seguir con sus planes del día -Bien, como seguro debe retirarse a entregar el collar no le quitaré más tiempo, tal vez nos veamos luego-ssu- dijo con tono animado y como si de un niño se tratara por lo que con aquella despedida comenzó a caminar ya sin algún tipo de rumbo mientras se ponía a pensar en qué clase de travesura podía hacer en un lugar como ese pues habia gente y hasta cierto punto no le dejaban actuar con la libertad  que este deseaba pero ya se las arreglaría.

Después de pensar en un buen rato lo que haría, se puso en marcha y pronto de alguna manera habia conseguido unas monedas de chocolate que parecían ser reales, tal vez era una broma bastante infantil pero no le quitaba la diversión ver las caras de las personas decepcionarse al darse cuenta que no era una moneda real. También le parecía que le daba sonrisas a los niños que encontraba dicha moneda y que luego brincaba de emoción al ver que era un dulce por lo que hasta cierto punto aquella travesura trae felicidad a los más jóvenes. Luego de un rato las expresiones de la gente le aburrían por lo que ya estaba pensando en algo más pues era un problema para él mantenerse entretenerse con algo por mucho tiempo y justo ahora le disgustaba el no poder encontrar buenas ideas o cosas que le entretuviera por un buen rato, pero ahora solo se detuvo a pensar algo que pudiera hacer en esos momentos.

En un momento de inspiración el rubio sonrió un poco pensando que podría jugar un poco si cambiaba su apariencia a la de un niño y decir que estaba perdido en busca de su madre, cuando supuestamente le llevaran con ella este podría desaparecer para observar las caras de confusión en las personas por lo que sin dudar fue a un lugar sin gente para llevar a cabo su transformación, se trataba de un niño de cabellos castaños un tanto desordenados, ojos cafes y vestido en una camisa blanca con un estampado de un barco, además de unas bermudas de color negro y zapatos de color oscuro.  Con aquella apariencia comenzó a caminar por el lugar y mirando por todos lados con cierta desesperación para que la gente se fijara en él y luego comenzó con su acto.

-¿Mamá?- preguntó con cierta preocupación en su voz y pronto soltó lágrimas falsas junto a gritos de diversas frases que un niño perdido soltaría por la angustia de haberse separado de sus padres y que en su mayoría todo niño busca por su madre, por lo que iría con ese plan que se había ideado en tan solo unos cuantos minutos.
Notó que de inmediato mucha gente se detenía a verle y que muchos estaban dudosos de acercarse a él, como si el zorro saliera corriendo al ver que los extraños se acercaban por lo que eso se ponía cada vez más interesante.

Volver arriba Ir abajo

Re: Después del trabajo [Priv. Celty]

Mensaje por Celty el Jue Ago 10, 2017 7:08 pm

Por fin había encontrado el dichoso collar a manos de un joven rubio y la verdad es que me alegró bastante que el muchacho no pidiera nada a cambio como sexo u algo así, que de seguro debería aceptar para poder recuperar el collar. Tenía tanta prisa que omité dar explicaciones y guardando bien el collar entre mis pechos y subiendo la cremallera hasta arriba del cuello que comencé a correr todo lo rápido que podía hasta poder alcanzar el puesto al que pertenecía. Quizas hubiera echo mejor llevarlo puesto un tiempo más, agradecerle al muchacho e invitarle a tomar algo o incluso el saber su nombre, pero no se me pasó por la cabeza nada más que continuar con lo sucedido. Durante la carrera sentía como aquel collar subia y bajaba de mis senos como si intentara escapar. Aquella cuerda me comenzaba a hacer un leve daño, pero más por la fricción convinada con el sudor.

Al llegar a la tienda el collar había caído tan abajo que casi tenía que quitarme toda la cremallera, teniéndola en un costado, cerca de la nalga derecha y tras devolvérselo, pude recibir el dinero acordado. Estaba feliz de haber echo un "trabajo" diferente sin embargo tenía la pequeña espinita del joven rubio clavada en mi interior. Era una sensación extraña y bastante molesta el echo de que no pudiera ni saber su nombre o donde vivía para acercarme más tarde. Hice un gesto como de suspiro a la vez que golpee un cartel indicador de trafico.

Caminé durante un rato dándole vueltas a la cabeza hasta que vi a un muchacho bastante joven solo. En principio me crucé de brazos al verle lloriquear. Estaba a bastantes metros para ser detectada entre la multitud, pero la mayoría pasaba de él y las más inocentes se acercaban con intención de ayudarle. Aquellas personas que se le aproximaban se lo llevaban, pero al rato volvía escuchar su "llanto".

Quizás esas jóvenes no pudieron ayudarle o puede que no tuvieran tiempo.... o tal vez....

A lo largo de mi vida y comunicaciones con interminables especies sabía que algunas cambiaban de forma,¿ pero quien podría ser ese niño ? Era la cuestión que se me pasaba por la cabeza al intentar imaginarlo de mayor. Cierto es que no tenía nada de imaginación, pero estrujarme el celebro para averiguarlo fue más fácil de lo que pensaba. En el momento en que le ví por cuarta vez, me aproximé por detrás de él dándole una fuerte cachetada en el trasero mostrándole el mensaje después de llamar su atención.

TU!! a mi no me engañas, ya lo hicieron muchos demonios y otros seres para que me confundas. Tu eres el joven rubio de antes! ¿Acaso crees divertido la preocupación que se llevan los demás al ver a un niño abandonado y desorientado? ¿No ves que con ello lo que haces es que dejen de confiar y dejen de ser buenas personas o seres?....

En realidad era malísima para echar un sermón o para castigar a alguien, sin embargo, haría un esfuerzo por educar al joven monstruo.

No te preocupes, esa cachetada no será la primera que recibas como no me digas la verdad y tu autentico nombre...

Mencioné tomando un largo palo del suelo como si fuera un pequeño latigo y azotándole en el trasero una vez más.

No voy a dejarte solo, ¿lo entiendes verdad?...

Todas las personas que podían estar circulando veían aquello. Algunos lo ignoraban, otros que se preocupaban mostraba alivio al pensar que podía ser su "hermana mayor" y otros sin lugar a dudas estarían fantaseando con mi cuerpo al verme arrodillada casi en el suelo para ponerme a la altura del muchacho.


OFF:
Lamento la demora, he tenido BASTANTES complicaciones en proseguir, como el no saber bien que poner, el calor y la falta de inspiración .... espero que te haya dado algo de material y un minimo >.<" Si desea puedo intentar ampliarlo... Cualquier cosa estoy aquí...

Volver arriba Ir abajo

Re: Después del trabajo [Priv. Celty]

Mensaje por Ryouta Kise el Vie Ago 11, 2017 10:38 pm

Del tiempo que llevaba con aquella actuación ya habia visto diferentes y divertidas expresiones que todos hacían al no saber que sucedía y realmente esa pequeña travesura estaba valiendo la pena por lo bien que estaba yendo todo, al menos en ese momento.
Paso al menos algos minutos, tampoco demasiado cuando para su sorpresa la misma chica o mujer, seguía sin saberlo, apareció para regañarle ademas de pegarle por sus acciones pero tampoco se arrepentiría  de lo ya hecho, él no era de ese tipo de arrepentirse por lo que hizo sino mas bien por lo que no fue capaz de hacer así que aun cuando se gano un par de golpes provenientes de la mayor, si es que se le podía llamar así pues aun tenia sus dudas al respecto.

Debía de admitir que los golpes le habían dolido un poco pero tampoco iba a mostrarse como tal frente muchas personas pues seria malo para él, pero a su vez no quería seguir sufriendo a manos de aquella cruel persona que le torturaba según él. Paso sus manos sobre su cara para limpiar esas lagrimas falsas que habia derramado para hacer su acto más creíble en tan poco tiempo, luego cruzo sus brazos y miro al casco de la contraria por un momento antes de estirar su pequeño brazo para tomar su mano.

-Esta bien, no volveré a salir corriendo hermana- hablo en voz alta para así darle un ligero tirón a su mano para indicarle que lo siguiera de forma silenciosa que le siguiera la corriente y además de que fuera con el acto para no atraer mas atención de la que él se habia encargado de recibir. Cuando estaba seguro que le seguía comenzó a caminar a un paso relativamente rapido, tampoco podía esperar demasiado con el cuerpo que habia elegido para jugar un poco unas piernas tan pequeñas no le permitían demasiado pero no era momento para quejarse.

Camino  hasta notar que estaban en un lugar donde ya no habia tanta gente o al menos no se vieran tan evidente quien estaba realizando aquellas acciones tan desconcertantes, por lo que dio un vistazo rapido por todos lados y una vez satisfecho de que nadie estaba mirando hacia la dirección en la que estaban volvió a su forma original y esta vez ofreciendo una sonrisa un tanto culpable o tal vez no tan culpable como pareciera comenzó a presentarse. -Un gusto soy Ryouta Kise, ¿quién eres tu?- se presento ya con una pequeña sonrisa amable ademas de hacer una pequeña pausa antes de explicar porque estaba haciendo eso de hacerse pasar por un niño perdido, ademas de que la contraria se presentara por igual pues se habia ido tan rapido la primera vez que ni pregunto por el nombre de ella-Y no me puedes culpar por tener un lado tan travieso como para querer jugar un poco-ssu- se justifico un poco antes de hacer una cara de inocencia que ciertamente no tenia.

Se quedo callado por unos momentos pensando lo que habia pasado, por un lado no le agradaba tanto e haber sido descubierto tan rapido, aunque suponía que por algún motivo se habia dado cuenta de su pequeño juego, pero por otro lado estaba alegre de poder volver a su forma original sin tener las complicaciones de un niño pequeña que ahora recordaba porque nunca le habia agradado ser el más pequeño y más con sus hermanas que a cuando las quería demasiado, en el pasado habían sido algo difícil de tratar o como muchos dirían que seria el ver una pelea o algo parecido de dos contra uno. Pero no era momento para pensar en ella así que salio de su pequeño mundo de pensamientos para volver a prestar atención a la extraña desconocida frente a él que seguro le seguiría regañando como al inicio cuando lo encontró llorando como niño pequeño, seguía sin sentirse tan culpable porque así era él y no habia mucho por hacer por el rubio pues ya era así de malicioso si eso ya era considerado como grave por la contraria, aunque no pensaba que fuera tan malo.

-Lo siento si mi comportamiento te parece incorrecto pero simplemente soy así, no soy tan bueno como pareciera-ssu-declaro con cierto orgullo en su voz y sonriendo de la misma manera para demostrar su punto, aunque con aquel tic suyo al hablar nadie lo tomaría tan enseria y pocas ocasiones podía hablar sin decirlo inconscientemente, esperaba que le tomara enseria aunque ya se estaba preparando mentalmente para recibir una respuesta contraria a su comportamiento, además de que si debía admitirlo el joven rubio tampoco iba tan enserio en ese momento pues lo único que buscaba era algo de entretenimiento en ese día y por lo visto aun habia mucho por hacer, aunque también necesitaba saber que traería la presencia de la desconocida a su día, no estaba seguro pero quería verlo.

Volver arriba Ir abajo

Re: Después del trabajo [Priv. Celty]

Mensaje por Celty el Miér Ago 16, 2017 12:46 am

A pesar de mi extraño día, no había hecho más que empezar, a pesar de que fuera de noche. El joven de cabellos amarillos me tomó de la mano y me apretó de esta, como si indicara que le siguiera. A decir verdad, debíamos continuar ambos a la misma par y no me era muy fácil. Miraba como movía sus pies y cada 6 pasos suyos eran unos 3 o 4 de los míos. Me hacía gracia, aunque me guardé los comentarios para mi misma, ya que quizás fuera de mal gusto decirle que era un perfecto niño de peluche.
Al cabo de un largo rato andando, nos apartamos casi en una callejuela apartada o casi a unos pasos más estaba el pequeño ascenso para ir al monasterio más adelante de monjes, pero no pretendía ir para allí. Aquellos lugares siempre me daban mareos y otros síntomas bastantes molestos. Cuando se transformó llegando a mostrar su verdadero cuerpo, pude verle con cierta "claridad" y en el instante en que mencionó su nombre me crucé de brazos, ya que dudaba que fuera su autentico nombre. Pese a ello, fui a responderle, pero tras ello volver a mi postura de antes.

Me puedes llamar Celty.
Desde luego no se podía decir que mi presentación era bastante pobre e incluso podía llegar a ser un tanto molesta, pues gracias al joven había conseguido recuperara aquel collar sin necesidad de torturarme tanto y arrastrarme por el suelo en busca de este. En el momento en que mostró nuevamente una cara "falsa", le estiré de la mejilla casi queriendo hacerle una dilatación de tanto que le apreté.

No me vengas a poner cara de "niño bueno" que eres más trasto que un bebé con cafeína en el cuerpo. ¿Acaso crees que me vas a impresionar poniendo caras bonitas o inocentes? Por favor.... No me hagas reir, para preciosidad esta mi rostro... No puedo mostrártelo por que de seguro rompería un espejo ante mi hermosura... Solo debes mirar mi cuerpo, ya de por sí llama las miradas de los ajenos...

Mientras le enseñaba aquel mensaje, me posicioné de lado mostrando mi culo respingón y pasando mis manos sobre mi cuerpo como si fuera a deleitarme conmigo misma, o si estuviera insinuándome al que tenia enfrente.

¿Ah? entonces si te afirmas que así eres tu... ¿por que debería contener mis ganas de saciar mi lado súcubo y dejarte más seco que el verano a un cactus? ¿Acaso te gustaría sentir mis....
Antes de mostrarle aquel mensaje, lo escribí, me aproximé a él posicionándome a su lado comenzando a acariciarle la cabellera para después pasar las yemas de los dedos y un poco las uñas por su espalda como si le rasguñara a la vez que el final del mensaje como si se coordinara una parte con la otra. Tras realizar aquellos actos, me separé mirando la hora en el teléfono y escribiendo un nuevo mensaje.

Bueno señor kise, pese a lo ocurrido anteriormente, he de poder prestar mis servicios o complacerle de alguna manera por haberme ayudado. No me agrada estar en deuda con lo que le pido que me diga que es lo que desea para estar en paz. Ya me ayudó anteriormente, ahora me toca a mi ayudarle... ¿quiere tomar algo?, ¿quiere sexo?¿drogas tal vez? .... Puedo conseguirle cualquier cosa que esté a mi alcance....


off:
Lamento nuevamente la brevedad del tema (a veces creo que no doy material suficiente tras releerlo me parece que si (?) y espero que no se desespere conmigo >.<"

Volver arriba Ir abajo

Re: Después del trabajo [Priv. Celty]

Mensaje por Ryouta Kise el Sáb Sep 02, 2017 3:45 am

Ciertamente el joven zorro no esperaba una reacción de ese tipo por parte de la señorita Celty, así es como le diría y se referiría a ella así para evitarse problemas a futuro, pues tenia la cara de tonto tal vez y claro que en ocasiones actuaba como uno pero sabia cuando podía hacer sus travesuras, además de que era listo como para no hacer algo que amenazara su vida y algo le decía que debía tratarla de forma adecuada o adiós. Decir que estaba confundido era poco, después de todo no esperaba que alguien como la señorita Celty se le insinuara de esa forma, tampoco estaba asustado pues no seria la primera vez que alguien lo hacia pero si estaba algo confundido.

-¿Deuda?, Pero no creo que sea necesario que me pague nada... Después de todo te veías en un apuro-ssu- respondió con toda sinceridad ya que si bien pensaba la situación seguro muchas personas aprovecharía para sacar algo pero el no, después de todo por su trabajo hasta cierto punto conseguir algunas cosas era sencillo por lo cual le era muy extraño que la señorita Celty le ofreciera una recompensa y si podía decir algo era más de divertirse haciendo cosas inofensivas que a meterse en problemas mayores -No, yo estoy bien, no hay necesidad de recompensa-ssu- tal vez muchos otros ya habrían dicho su deseo por cierto objeto o situación pero eso no era lo que acostumbraba el rubio.

Dado que no estaba haciendo nada malo y que ya estaba bajo su apariencia normal, además de que la única que le habia descubierto era la señorita Celty, no tenia porque preocuparse hasta cierto punto de que alguien más se enterara de su pequeña travesura pues era su forma de quitarse el estrés sin llegar a hacer alguna locura que luego se arrepintiera e incluso le trajera problemas en su trabajo por lo que consideraba que eso era mucho más sano que drogarse o buscar a alguien para ese tipo de cosas, pues en primer lugar no era su estilo y en segundo bastaba con que realizara ejercicio para ello o en su defecto hacer travesuras como ese día. El joven zorro comenzó a caminar mirando su alrededor pensando que es lo que haría ahora que su travesura ya no funcionaria y que no tenia exactamente mucho por hacer.

Casi como si fuera una caricatura, dicho joven juro ver como una pequeña bombilla aparecía sobre su cabeza, se giro y le dedico una sonrisa inocente pero que hablaba demasiado por las intenciones que tenia aunque no fueran malas o al menos para él no parecían tan terribles e incluso nada extrañas por lo que de inmediato dio voz a su ocurrencia -Si realmente te sientes muy incomoda "debiendo" una recompensa... ¿Porque no me ayudas a buscar algo entretenido por aquí?, ya sabes un paseo, unas pequeñas bromas cosas así-ssu-declaro con ideas seguro bastante inocentes pero tampoco era el alguien como para hacer otras cosas tan "malas" y que dejaran mal su imagen, podía ser travieso pero tampoco llegaba a tanto con sus actos, además de que era muy pronto como para mostrar el verdadero "monstruo" que era para la gente, aun quería que lo vieran como un niño inocente o las cosas dejarían de ser así de entretenidas.

Además de que en esa ocasión el zorro debía de ser muy cuidadoso pues si la señorita Celty lo habia descubierto con su travesura de hace algunos minutos, cualquier movimiento en falso que hiciera podía ser una mala señal o dar la impresión equivocada y ese no era el momento como para verse enredado en algún problema del que luego se arrepintiera por lo que como el zorro que era debía de ser astuto y causar la travesura o acto con el menor de sospechas o evidencias que lo dejen en una mala movida, así que haría lo posible por seguir su diversión sin verse tan mal o tan afectado por malas decisiones y actos suyos.

OFF:
Descuida, todo bien no hay porque preocuparse, también espero dar un buen tema porque debe ser justo y divertido para ambos lados ¿no?

Volver arriba Ir abajo

Re: Después del trabajo [Priv. Celty]

Mensaje por Celty el Jue Sep 07, 2017 9:57 pm

Las palabras del joven me sonaba a "cuento chino". Sentía que estaba siendo tomada de pelo y que en algún u otro momento diría algo como "nena, baja aquí y lubrica la maquinaria", como mencionó un señor bastante desagradable u otro mensaje como el de un carpintero de " te la clavaré tan al fondo que la sentirás de por vida" y al final me dejó más insatisfecha que era mejor no recordarlo. Porté mi mano al pecho mirándole directamente aun con la duda en la cabeza, donde comencé a seguirle unos pocos pasos por detrás sin pararme ningún momento, a no ser que este se detuviera.
¿Bromas? ¿Y como se supone que son esas cosas? O mejor dicho... ¿Qué podría hacer para no manchar mi nombre y reputación? Desde luego este chico tiene sus trucos pero yo.... En fin, me tocará hacer algo y pensarlo bien.... Nunca había echo esto, por lo que no pasa nada si me equivoco o doy miedo, ¿o tal vez sería mejor un truco de magia? Quien sabe....

Mientras que mi mente ideaba alguna manera de hacer aquello, le hice gestos con la mano como que se escondiera, como que iba a ir yo a por una pareja en el banco. Esperaba que desde aquel punto se viera bien mi "actuación". Aunque a él le hablaba desde el teléfono, no le iba a revelar que podía "hablar" aunque fuera algo mecanizado por un dispositivo, pero estaba más que claro lo que estaba haciendo.
El hombre sacó de su cartera una moneda, donde yo hice como si me la tragara. Mi cuerpo comenzó a dar algunos espasmos y caí al suelo de inmediato. La mujer estaba preocupada. Era una "acompañante de tiempo" por lo que no le importaba el poco dinero que me dio para que me lo tragara, pues el hombre que era un pervertido le agradó la idea hasta que me vió caer al suelo. Estaba preocupado. Por fuera sería todo un egoísta y estúpido, pero en el fondo tendría un buen corazón, pues en aquella situación podría haberme "utilizado". Rápidamente bajó mi cremallera buscando el latido de mi corazón. No sonó y ambos quedaron en shock al visualizar que no portaba cabeza. Desde la perspectiva del joven rubio no podía verlo, pues había inclinado las rodillas para ocultarlo. En el momento en que toqué la pierna del hombre enseñándole la moneda que me había dado, ambos dieron un fuerte grito de terror, huyendo del lugar lanzando el casco al aire. Por suerte quedó cerca mia y no tardé apenas en colocármelo por encima de mi cuello alzándome y sacudiéndome el polvo que había acumulado por la caída y lo finjido. Ascendí nuevamente mi cremallera hasta el cuello para pararme frente al joven.

¿Y bien? ¿Algo así quieres o como quieres tu?.... Si quieres puedo ayudarte, pero no más de un tiempo... Zen debe estar preocupado y desde luego no creo que sea bueno dejarle solo en casa...

Le hablé como si aquel ser fuera un hombre, aunque seguramente con el paso del tiempo se descubriría todo...
Miré a los alrededores. No habían muchas personas, pero lo que me daba curiosidad era si todos responderían del mismo modo, o al contrario, me intentarían matar o si en su mente fuera tan retorcida que llegarían a arrebatarme el casco como "ofrenda" por las molestias causadas. Aquello si que me enfurecería tanto que de seguro entraría en un combate a puñetazo limpio.
Acaricié mi casco, como si se tratara de mi cabello un tanto pensativa antes de mostrarle otro mensaje.


¿Acaso te diviertes de esta forma? Por estos actos que haces me da la sensación de que dinero no te falta ni lo echarás de menos.. Si se me permite saber...¿En que estas trabajando?

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.