[Priv] With a taste of a poison paradise.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Priv] With a taste of a poison paradise.

Mensaje por Shou Yong el Dom Jul 16, 2017 8:24 am

La vida nocturna para Shou era indispensable, no le importaba salir tras un largo día de trabajo, él siempre se daba las ganas para poder salir y divertirse, en especial para aquellas ocasiones donde tenía tan buen panorama. Para aquel fin de semana tenía previsto asistir a una fiesta muy especial, esta se llevaría a cabo nada más ni nada menos en en un afamado burdel del barrio rojo, Luxury's, sitio al cual Shou asistía cada tanto tiempo, visitando a diferentes anfitriones o anfitrionas, buscando siempre la novedad. Aburrido le era el repetir, por eso es que prefería esperar a eventos como al que asistiría, puesto que no estaria mal ver la nueva oferta de mascotas que trabajaban y a quienes iban a tomar sus servicios. Shou no discriminaría a amos o mascotas, hombres o mujeres, muchísimo menos a clientes o anfitriones. Iría a por lo que le interesara, como siempre lo hacía.

Hizo lo posible para salir temprano del trabajo, dio una excusa bastante creíble para así salir una hora antes, lo cual le sirvió para poder regresar a su domicilio, alistarse y salir solo con lo que fuese a necesitar: dinero, documentos y teléfono móvil. Tomó un taxi para poder llegar al burdel, no se atrevería a ir en su propio vehículo porque estaba seguro que esa noche no regresaría a casa, mucho menos estando sobrio. El taxista le hizo algo de plática, Shou lo agradeció, odiaba tener que aburrirse aun en el trayecto a algo interesante, mas no fueron cosas realmente especiales, lo único divertido con lo que dialogaron fue su destino final. El taxista estaba acostumbrado a la zona, le dijo que tuviese cuidado y Shou asintió, sabía lo que era merodear ese sitio siendo solo un mero humano, mas no se acobardaría. Tras al menos veinte minutos de viaje llegó al burdel, se despidió del chofer y se encaminó a paso lento hasta la entrada de Luxury's.

La ornamentación era diferente a la última vez que estuvo allí, era fácil notarlo, puesto que de partida el color del frontis marcaba un rojo intenso decorado con dorado, el letrero del local brillaba y al exterior podían apreciarse varias personas de razas exóticas. Lo que más llamó la atención de Shou fue una mujer alta y morena, de cabellera larga y trenzada, aquella era una pantera, mostraba muy bien las manchas en su espalda y parte de las piernas junto a una cola oscura y serpenteante. Junto a ella un hombre de tez trigueña y cabellera rojiza, era llamativo por tener gran parte del cuerpo tatuado, pero no solo eso destacaba en él, sino que de su espalda surgía una gran cola escamosa y de sus sienes un par de cuernos. Era un hermoso ejemplar de dragón, tal vez hibrdo, pero semejante dato no era algo que a Shou le interesara mucho. Este solo pensó que si era recibido así, el interior sería muchísimo mejor, lo cual comprobó tras pasar el control de seguridad y pagar lo pertinente.

El ambiente en el interior era exquisito, las luces intermitentes en tonos magenta y rojizo, junto con la música en vivo y los espectáculos en diferentes módulos generaban una sensación especial, puesto que no era algo común y corriente, era vertiginoso, rápido, excitante, especialmente la agradable vista que Shou tenía al centrar su atención en la barra. No era una barra cualquiera, no, allí había un hombre bastante diestro que servía los tragos, pero mientras servía iba bailando con gran sensualidad. Seducía cada uno de sus movimientos y el moreno no dudó en ir y pedir algo que beber, allí se entretuvo bastante, lamentablemente aquel sujeto solo se acercaba más a las mujeres, lo cual dejó al moreno con una gran desilusión. Obtuvo su bebida con un toque coqueto, mas no llegó a obtener la atención de ese hombre. Era una real lástima, hoy en dia era extraño encontrarse con personas netamente heterosexuales en ese tipo de antros, pero pese a ello no se desanimó, no era el único y sin dudas no se iría de allí sin alguien, así tuviese él que prestar atención solo a las mujeres. A las finales, le daba igual entre cuales piernas estar.

Con su trago en mano bebió y fue a observar a las mujeres bailar, algunas sobre plataformas y otras directamente en caños, aquello le atrajo inevitablemente, siempre encontró atractiva a aquella mujer que no solo se mostrase atractiva, sino fuerte. Le causaba un deseo tremendo de poder sentir esa intensidad en su cuerpo, pero entre más se paseaba por esa zona, más pudo darse cuenta el moreno de que no tenían nuevas bailarinas. Eran hermosas, exóticas, pero nada nuevo para él. Estuvo aproximadamente una hora allí, buscando, cazando por así decirlo, pensó que tendría que conformarse con buscar entre los clientes, así que retornó a la barra y allí vio a alguien que nuevamente captó su atención. Se trataba de un hombre alto, cabello negro, collar rojo en conjunto a una llamativa mirada carmesí. No recordaba haberse topado con alguien así e inmediatamente fue hasta donde él se encontraba, no parecía buscar atención, sino todo lo contrario, daba la sensación de que estaba allí para entretener, para ser usado, para atraer.

Aún con la desilusión anterior presente Shou no se acobardaría, menos cuando se encontraba con alguien así de atractivo, así que tras beber una nueva copa que le ofrecieron en la barra, se encaminó hasta aquel hombre a quien notó con un grupo de mujeres muy interesadas. El moreno sonrió, se sabía mejor que esas mujeres y lo demostraría, mucho más al apreciar la mirada en ese hombre, la cual por un momento se unió a la propia. Shou no podría saber lo que ese hombre estaba pensando, pero se vio en la necesidad de ir hacia él, mucho más que antes. Llegó hasta él cuidando sus pasos, se coló entre las mujeres que le rodeaban y prontamente llevó una mano hacia el cuello del hombre jalándole de aquel collar con el índice, no hubo mucha fuerza, solo un incentivo para que se agachara.

—Ven conmigo  — no fue un pedido, fue una orden, pero su voz no sonó molesta ni demandante, tuvo un tono suave que indicaba estar pidiendo algo, siendo una extraña mezcla. Shou lo quería y esperaba que no le defraudara, aunque no sabía qué tipo de persona sería, simplemente deseaba averiguarlo y ver si en él encontraría lo que estaba buscando con tanto afán. Las mujeres a su alrededor rieron, una con vergüenza, las otras con cierta burla, pero hubo una entre ellas que se molestó con esa interrupción y se acercó buscando tocar más al más alto. Shou le dedicó una mirada fría, ella estaba interfiriendo lo que el humano había marcado como suyo, la mujer se detuvo dudosa por algunos instantes, tras eso Shou le sonrió — No me lo llevaré por siempre, no seas tan celosa cariño~  — ladeó el rostro, justo en el ángulo idóneo para mostrar aquel lunar que tanto le gustaba al propio Shou. No soltó la correa de ese collar y no se apartó del hombre, sino todo lo contrario, se le juntó mucho más, tocando discretamente el abdomen de aquel a la espera de conocer su respuesta.

Volver arriba Ir abajo

Re: [Priv] With a taste of a poison paradise.

Mensaje por Jamal el Dom Jul 16, 2017 9:53 am

Mascota, había aceptado tan fácilmente ese título que tanto odiaba y que lo hacía lucir patético por ceder ya que había aceptado sin ningún tipo de condición extra o algún beneficio como era de suponerse, ciertamente debía añadir que le resultaba divertido ser mascota de ese petulante bueno para nada, era interesante y estaba en el centro del lugar donde todo pasaba, tenía la atención que quería ¿Qué más podía pedir?
No era alguien que necesitara de mucha atención para variar pero debía admitir que sentirse deseado siempre había sido parte de su personalidad, le gustaba provocar tanto como pudiera, desatar esa insana necesidad de tener más era un deleite no solo visual, ya que se podía notar en las pupilas de los demás cuando se desorbitaban o agrandaban cuando había ese deseo, de modo que captaban su interés. Generalmente solía tener preferencia por las femeninas, rara vez aceptaba algún varón y eso era porque su amo, detestaba decirle de esa manera pero al fin y al cabo lo era, había vuelto ese gusto por los varones más exigente de lo habitual , así que sus clientes habituales habían sido marcados como mujeres las cuales encontraba como presas fáciles y debido a su posición dentro del club no podía devorar sus almas, solo tenía probadas pequeñas de varias víctimas a la vez, sembrando en más de una aquel deseo de querer más de él.

Posiblemente por ello fue que Izaya lo dejo como anfitrión, pero aunque no lo fuera seguramente Jamal había logrado llegar ahí con o sin invitación pues en realidad era una verdadera muestra de poder, encontrarse rodeado de tantos seres y todos ellos tan atractivos, el burdel tenía después de todo un gran prestigio y se daba a notar con eventos como el de esa noche en particular. Vestía su acostumbrado traje negro echo a la medida, lo cual resaltaba la esbelta figura que tenía y como único color en contraste con el negro de su vestimenta aquel asqueroso collar rojo, que aunque lo odiaba seguía portándolo como muestra de su indiscriminada necesidad de servicio para con aquel demonio que lo había “capturado” al llegar fue paseándose por el lugar, recogiendo atenciones y muestras de afecto para su persona, también fue adquiriendo mujeres que le seguían como abejas a la miel, dispuestas a abrir sus piernas para gozar de su atención un poco más, no dio avance a ello aquella noche, pues de haberlo hecho no habría tardado más de dos minutos en escoger alguna y agotar con su energía, esa noche quería algo nuevo.

Fue así como ese otro capturo su atención, ¿motivo? El olor a humano siempre era fácil de detectar en un lugar como ese, lleno de seres extraños y razas distintas, con ese simple echo Jamal había fijado su mirada marrón en aquel, siguiéndolo por el lugar, a lo lejos claro, viendo en quien marcaba su interés, no porque le importara pues se sabía capas de tentar a cualquiera con sangre en las venas, tal vez fuera un capricho pero le quería, un humano era tan raro de ver y había olvidado el sabor de la piel humana, había olvidado lo intensos que pueden llegar a ser en la cama, tal cosa le había hecho sonreír con tal picardía que las mujeres a su alrededor pensaron que habían logrado un avance. No fue, sino tiempo más tarde, en que ese chico había encontrado su mirada, que intensidad, tuvo que contener la risa al verlo acercarse hasta él , así que opto por mostrarse servicial y con la coquetería adecuada para atraerlo mucho más, a pesar de eso no se esperó aquello, ese movimiento lo había derretido por completo siendo alguien que detestaba que lo dominaran cuando alguien se atrevía a cruzar esa línea no podía hacer más que dejarse llevar, solo para ver si tenía la voluntad suficiente como para dominarlo realmente, o bien para luchar por no dejarse llevar por él, le gustaba que se resistieran que intentaran poner resistencia a sus desplantes, pero tan acto de posesividad era …ciertamente …agradable. Observo intrigado aquella orden, el mismo semblante que tenía en su rostro y la forma en que sostuvo ese maldito collar lo que le hizo inclinarse buscando seguir con aquel sutil intercambio de miradas, estaba a punto de contestar pero las risas a su alrededor le desagradaron tanto que no pudo evitar borrar la sonrisa amable de su rostro, para que sin mover su cuerpo solo las pupilas dirigirlas al origen de dicho ruido, ah, había olvidado por que las mujeres eran tan molestas, sus los celos solían ser la forma en que ellas mostraban posesividad una que era desagradable porque no tenían el despliegue de suficiente interés de tomarlo y preferían algo de burda y a veces aburrido preámbulo, celos.

Su pecado favorito.

Ante aquel ultimo comentario Jamal volvió a centrar su atención a ese joven notando aquel delicioso lunar debajo del ojo, que le hacía a sus ojos, verlo más irresistible, le gusto lo que dijo, mucho más el contacto que vino después, decía tantas cosas con ello que movido por su curiosidad y ese deseo de diversión se movió dos pasos, los suficientes como para salir del circulo de aquellas mujeres a las que dedico una sonrisa cínica y seductora, misma que hace el demonio cuando está a punto de cometer su fechoría favorita.

Al acercarse a él amplio la sonrisa mientras la diestra se coló hasta la cintura de aquel joven para comenzar a caminar lejos del cuchicheo femenino, se inclinó un poco hacia él aprovechándose del ruido para romper la barrera del espacio personal y provocativamente rozar con sus labios la oreja del otro – Dime, ahora que tienes toda mi atención ¿Qué puedo hacer por ti? – La música resonaba con fuerza mientras que el juego de luces comenzaba a bajar de intensidad para que el escenario recibiera la atención de los presentes, al hacer un juego de luces que iban acorde a las notas musicales y al enérgico modo de cantar del intérprete en turno. Mientras tanto el moreno tomo la mano del otro la que seguía en su collar para quitarlo -¿Deseas alguna clase de servicio? O ¿el servicio me lo darás tú?

Volver arriba Ir abajo

Re: [Priv] With a taste of a poison paradise.

Mensaje por Shou Yong el Dom Jul 16, 2017 11:01 am

La mano de Shou realizó un movimiento pausado, uno que acariciaba ese abdomen y que seguía una línea imaginaria hacia abajo, topándose con el borde del pantalón en breve, Shou jugó allí con la pretina, jalándole también sin dejar que las mujeres notasen eso. Eso era solo algo que el otro debía ver y sentir, además, solo una de las mujeres se atrevió a entrometerse, mas tras ver como el ‘objeto’ de deseo allí decidía avanzar hacia Shou, la fémina retrocedió molesta y humillada, la sonrisa que el demonio mostró fue suficiente como para mermar cualquier intención de aquella mujer. Shou en cambio, disfrutó de ello y más por cómo fue moviéndose, ya que no se apartó, se dejó guiar por el otro retrocediendo a la par en que el otro avanzaba. La cercanía de su cuerpo con la de aquel era mínima, su pecho se juntó al del otro, casi parecían listos para realizar algún baile, uno muy íntimo. Shou ladeó el rostro al notar como aquel se inclinaba, el roce contra el lóbulo generó cierto cosquilleo, uno que acababa por tornarse en un escalofrío directo en su espalda.

Rió suave y alzó una ceja, la voz contraria le gustó, con eso ya tenía varios puntos ganados, lo cual incrementaba el interés que Shou poseía en aquel. Shou movió el rostro para que el roce en su oreja se sintiera más, jugando un poco ya que con ello dio un ligero choque con aquel, uno indoloro, uno que buscaba más contacto —Hay muchas cosas que podrías hacer por mi, creo que ya te haces una idea ¿no? — afiló la mirada y tras oír sus palabras sonrió seductoramente, separando apenas sus labios, dejando salir un sonido muy bajo, algo que debido al ruido general se perdió. Shou tras dejarse tomar por aquel no minimizó su interés en ese collar, pero le permitió apartar la mano, así que subió esa hasta el rostro ajeno y allí dejó que sus dedos se rozaran con la mejilla y luego con el mentón, solo el pulgar ascendió al labio inferior, el cual tocó y apretó — Eso dependerá de que tan bueno seas, así que dime ¿Eres bueno o solo eres atractivo? — enderezó el rostro y se alzó, Shou era más bajo, así que además de alzarse le jaló de la camisa con la mano que antes estuvo por meterse justamente bajo esa prenda.

—¿Cómo te llamas? — Shou juntó sus labios a los del otro — Tú a mi puedes llamarme Shou— con esa selección de palabras podría darse a entender que ese no sería su verdadero nombre, a Shou no le importaba si su nombre era recordado o no luego de esa noche, mientras lo dijese una vez y el otro no se confundiera todo estaría bien. —Dime, parecías aburrido ¿O era solo mi idea? — con el pulgar acarició la boca ajena, la cual también se rozó con la de Shou y luego de quitar el dedo, para así rodear la cintura contraria, le dio un beso que pese a no ser duradero, fue lo suficientemente intenso como para hacerle entender que Shou no iría con juegos infantiles.

Quería divertirse, se notaba en su cuerpo que lo necesitaba, mucho más al sentir ese calor propio del alcohol, del entorno y más ante una presencia como la de aquel demonio. Se apoyó en el otro y tras apartarse de su boca, Shou se volteó para así dejar que su espalda tocara el pecho ajeno. Ladeó parte del cuerpo para no perderse detalle del otro y poder susurrarle algo más íntimo —Ahora mismo quiero jugar contigo, no mentiré ni lo esconderé— tomó una de las manos contrarias y le hizo seguir un camino por el cuerpo de Shou, uno que inició en la cintura, recorriendo el vientre, el pecho, para luego descender y descender, hasta finalmente pasar el cinturón, dejando la mano contraria justo sobre su entrepierna.

—Ahora no necesito que actúes atento, no necesito de esas cosas, solo sígueme si te crees capaz — se movió contra él y avanzó soltándose del otro, le vio por sobre el hombro y se enderezó, siguiendo un camino disparejo ante él. No era su primera vez allí, sabía donde tenía que ir para obtener intimidad, aunque esa intimidad no era precisamente estar a solas. No volteó a mirar si el hombre le seguía,  Shou estaba seguro de que vendría y de no ser así, tomaría a quien fuese. Shou necesitaba contacto, no se contendría y atraparía a quien fuese necesario para satisfacer sus deseos.

Volver arriba Ir abajo

Re: [Priv] With a taste of a poison paradise.

Mensaje por Jamal el Dom Jul 16, 2017 11:53 am

No iba a negar que las caricias de ese extraño causaron cierta reacción en Jamal, agrandando su interés por él, pues despertó ese escalofrió que hacia hervir su sangre hasta ponerla a un punto de ebullición total, le dejo hacer, acariciar su cuerpo como le viniera en gana, solía hacer eso como una pauta para ver los alcances de los demás hacía su persona, cuando sus jugueteos se centraron en la parte media de su cuerpo pensó por un minuto que estos optarían por dejarse llevar hasta romper la barrera de la ropa, amplio su sonrisa pero esta vez de manera burlona al ver como se detenía, pensó por un minuto que se había acobardado que posiblemente lo había pensado mejor y había desistido de sus intentos de seducción, pero erro, aquel hombre era un humano de pocos.
-Supongo que tendrás que investigarlo – declaro de forma cínica al encararse y devolver una mirada retadora, esperando que reaccionara a su incitación.

Como respuesta aquel humano lo tomaba de forma que casi sintió deseos de comérselo en ese preciso momento, pues se dejó llevar al sentir el tirón sobre su ropa, relamiendo sus labios al impregnarlos de un poco de humedad, antes de responder - Jamal – seguido a eso recibió las caricias de ese moreno de ojos coquetos y mirada fiera, de ese jugueteo previo que le había dado, entre abrió los labios un poco al sentir la presión de su pulgar sobre el labio inferior, podía sentir el calor de su respiración sobre él , sin quitarle la vista de encima ni aquel desfachatado modo en que lo desvestía con la mirada, Jamal, inclino su cuerpo hacia el otro, mostrando interés ante el busque de ese contacto, de ese dance macabre que estaba por comenzar, -Bueno Shou, tal vez deba llamarte mi héroe al rescatarme del aburrimiento - alcanzo a morder su labio inferior y dejarlo resbalar antes de que el beso aquel fuera dado, se delito con él y lamento lo corto que fue, pero fue suficiente como para desear más de él, tanta pasión y energía sintió en ese beso que al separase apretó los labios para seguir sintiendo la presión de los otros.

Dejo que su mano fuera guiada por el otro y se movió al compás de la música mientras balanceaba su cuerpo al acariciarlo, se acercó más al escuchar aquello y al separarse observo alrededor mientras sonreía en medio del mar de gente que se encontraba inmersos en sus vicios mundanos, en sus deseos carnales y pecados explotados , el moreno se jalo el saco por el costado y al acomodarse la corbata seguía los pasos ajenos, tal como un cazador lo haría, ladeo su rostro solo para acomodar los cabellos y retirarlos de su rostro, mientras le seguía se desabrocho los puños de la camisa, aflojo la corbata, desabrocho los dos primeros botones y al pasar por el corredor acaricio la pared con las uñas, esperaba, no era la primera vez que daría un show para el lugar ni mucho menos el ultimo que iba a disfrutar , solo esperaba no decepcionarse con aquel humano de porte indiscutiblemente atractivo, al cual seguía de manera curiosa e intrigado, deseoso de poder ser quien disfrutara de él esa noche y despertara el hambre en el.

Volver arriba Ir abajo

Re: [Priv] With a taste of a poison paradise.

Mensaje por Shou Yong el Mar Jul 18, 2017 7:37 pm

Shou rió al escucharle retar de esa manera, buscaba incitarle con obviedad, mas al médico aquello no era algo que le desagradase, sino todo lo contrario. Shou quería ser tentado aún más de lo que con ese aspecto ya conseguía,  le divertía que fuese de esa forma y le agradó que el otro no se mostrase obligado o aburrido. Shou desde esos momentos marcó cierta espectativa en su mente y deseaba poder dejar su deseo satisfecho, sino sería una real pena. Tal y como dijo aquel hombre, Shou tendría que averiguarlo, solo buscando ha de encontrar. Curvó sus labios en una sutil sonrisa, una que mezclaba entretención con lascividad, respondiendo sin saber a lo que la esencia contraria provocaba. Tras conocer el nombre del otro, susurró con suavidad aquellas dos sílabas, marcando un tono diferente al acabar la palabra. Ese susurro apenas sería  advertido por alguien corriente debido al bullicio que les rodeaba, a Shou aquello no le interesaba, ya tendría tiempo para poder llamarle con fuerza si es que se lo ganaba.

Lo que dijo y la forma en que respondió al contacto le pareció excitante e interesante, Shou había dado con alguien que podría mantenerle entretenido y justo era eso lo que necesitaba, además, ser preferido por sobre un grupo de féminas era algo que subía inevitablemente su ego. Le gustaba. Le gustaba demasiado. — ¿Héroe eh?  — aquello se tornaría en un pequeño juego, lo sabía, por eso es que no agregó más nada a ese 'cumplido', salvo una mirada que esclarecía fácilmente sus intenciones para con Jamal. Bastaron solo unos segundos de contacto visual para expresarse, Shou tras eso se alejó dirigiéndose a una zona menos poblada pero no así privada. Aquella correspondía al área destinada para quienes adquirían los servicios de alguna prostituta, de algún bailarín, incluso de alguien con quien drogarse, todo aquello bajo la atenta vigilancia para que nadie estafara a otros y para que no hubiesen muertes. Fuera de eso, podría darse prácticamente cualquier cosa mientras fuese consensuada y legal dentro de Luxury's.

Shou observó a la distancia algunas parejas, tríos, sumidos en sexo o en la ingesta interminable de comida y alcohol. Parecía divertido, pero Shou pasó de ellos y fue al sitio que solía ocupar allí, era uno de los más vistos, poseía público repleto de vouyeristas. A Shou no le molestaba dar un espectáculo, a Shou le gustaba aquel sitio ya que siempre había espacio para él, sin olvidar la cantidad poco normal de estimulantes, de objetos, entre otras cosas. Sonrió al ver algunas figuras conocidas, uno que otro rostro cubierto por la baja iluminacion que iba creando sombras. El aroma allí no estaba tan viciado, pero aún así era embriagante de cierta manera. Shou aguardó a que el otro moreno llegase y, tras tenerlo a alcance se acercó a él y le tomó de aquella corbata tan bien ordedenada. Shou no era fuerte, no comparado con alguna raza ajena a la humana, pero para los humanos no era alguien débil. Claro, si aquel decidía resistirse acabaría con la diversión, salvo claro que tuviese preparado algo mejor. Shou quería saberlo, quería ver de que cosa era capaz aquel hombre y de si, acabaría atendiendo o siendo atendido.

Le jaló hasta que se sintió satisfecho y le soltó para así tomarle por las caderas, presionándose contra él, instándole a que se sentara en en sillón amplio, blando, de tonalidad amatista un tanto opaco, este tono era un bello contraste a la piel del humano, quien además contaba con ropajes de color oscuro. En él lo único que destacaba, en cuanto a atuendos, era la cadena de plata que adornaba su cuello. —Jamal, sé mío esta noche— sonrió mientras se abría un poco la camisa exhibiendo así parte de su pecho — pero, no me tomes por cualquiera — mantuvo esa sonrisita y agregó — Dame lo mejor que tengas, no suelo repetir, así que no volveré por este sitio. Claro, si cumples mis expectativas...— se acomodó sobre el otro con solo una pierna apoyada en el sillón y la otra en el suelo, las manos de Shou quedaron sobre los hombros ajenos manteniéndole contra el amplio respaldo —.. podría cambiar de idea — y lo estaba considerando, mas decidirlo antes de probar era apresurado. Primero quería ver como respondía, que haría, cómo se tomaría aquello teniendo en cuenta todo lo que les rodeaba y la propia actitud de Shou.

Spoiler:
Si tengo raras algunas palabras, te aguantas, ando en otro pc y otro teclado, lo odio hahaha. Ya luego veo que carajo puse. -le nalguea-

Volver arriba Ir abajo

Re: [Priv] With a taste of a poison paradise.

Mensaje por Jamal el Jue Jul 20, 2017 4:18 am

Le pareció tan divertido, mucho màs cuando noto la habitación que había elegido, se había quedado en el umbral de la puerta mientras su diestra se recargaba, no por que estuviera arrepintiéndose, si no, por el lugar en donde se encontraban, era justo el mismo lugar al que su … al que Izaya lo había llevado así que no pudo evitar que una amplia sonrisa se dibujara en su rostro al avanzar y terminar por acercarse a ese delicioso humano.  Había algo que le encantaba cuando se mostraban así, dominantes y posesivos que le encantaba, para ser honestos no era que gustara que se proclamaran su amo o le dieran órdenes para ser màs exactos, en si por muy contradictorio que fuera, pero, era el hecho de que amaba el sentirse deseado, tal afecto hacía èl hacia despertar su libido mucho màs que cualquier otra cosa, que alguien màs deseara dominarle o ser su todo era ... divertido, pues le daba cierto poder sobre esa persona, había tantas cosas buenas y ventajosas de ese tipo de personas, pero con solo esas palabras no podría saber exactamente de qué tipo era èl. Difícil.

Por ello se dejó hacer y respondía bajando ligeramente la mirada para al levantarle hacerlo de manera retadora, insinuante mientras que el movimiento de su cuerpo lo hacía siempre en respuesta del contrario, ese chico tenía justo el toque de picardía y seducción en la mirada y el timbre de su voz electrificaba sus terminales nerviosas de una manera singular y deliciosa haciendo que su cuerpo se estremeciera, el tono justo, pensó al escuchar las palabras dichas.

Al sentir la presión del otro se dejó hacer y cayó sobre el sillón mullido que tenía debajo, separo las piernas mientras escuchaba atentamente, siempre en silencio pero mostrando la sensualidad de la espera, si se le hubiera lanzado inmediatamente tal vez habría pasado como una aventura cualquiera, se inclinó por el efecto magnético no solo de sus palabras que arañaban de alguna manera sus entrañas “ No repito “ eso hacía que deseara hacer todo de una sola vez, un momento único que quedara grabado en su mente, eso lo había hecho mucho màs interesante, el doble de hecho. Por lo que había que reescribir las reglas.

Recargado como estaba en el sillón levanto la vista y en respuesta levanto la zurda llevando esta hasta el rostro ajeno, no lo toco del todo, fue su revés el que se deslizo delineando el contorno de su cara, para luego delinear el cuello – Claro, entonces me veo en la adorable necesidad de disfrutarte -No disimulo al deslizar su lengua por sus labios demostrando así las verdaderas intenciones, era cierto que como mascota estaba para entretener, pero si aquel hombre lo ponía así, solo lo dejaba con una sola cosa sobre la mesa, y eso era el disfrute personal. ¿oh no?

Algo desvió ligeramente su atención del moreno y eso fue una pequeña risilla que se escuchó en el rincón, unos murmullos y tal vez alguien acomodándose en su sillón, Jamal bajo la mirada para luego ladear el rostro y mover sus labios de manera sugerente antes de siquiera hablar, había dejado que su mano se aferrara al cuello, sus dedos se deslizaron afirmando su posición para poder jalarlo – Que adorable, te oyes como un maestro, y tienes la presencia de uno, mira, los tienes a todos atentos a cada movimiento tuyo, con solo dejarte descubierto el cuello ya se pusieron duros.

Movió su torso para alcanzar sus labios en un roce fugaz al moverse otra vez a su posición pero no lo soltó lo atrajo hacía èl para poder profundizar ese roce quedo, y volverlo màs apasionado mientras regresaba a su respaldo, ahí ambas manos le sujetaron el rostro mientras era su propio cuerpo el que se movía ladeando y moviendo la lengua para acariciar el interior solo quería un poco, un poco de esa esencia, de ese aliento, quería ver si podría volverle loco y hambriento, quería ver si podría saciar su hambre y deseo de atención.

Volver arriba Ir abajo

Re: [Priv] With a taste of a poison paradise.

Mensaje por Shou Yong el Sáb Jul 22, 2017 12:39 am

Cuando Shou hablaba sobre repetir y de cambiar de idea, solía jugar, él no era de quienes cambiasen fácilmente de idea, por eso es que todas sus palabras iban con un único propósito: incitarle a darle la mejor noche posible. Eso era lo que deseaba de Jamal, no una cita, no ser un cliente común, muchísimo menos el coincidir o buscar otras experiencias. Aún si aquel hombre se le hacía llamativo, el hecho de que fuera tan fácil acceder a él resultaba en una sensación extraña, Shou estaba acostumbrado a ello y aunque sabía que se divertiría con él, ansiaba algo más. Siempre más. Luego de que el otro tocase su rostro, Shou se vio atraído a esa mano y la rozó juguetonamente con su boca el breve momento en que esta estuvo a su alcance; observó al contrario sin apartar la mirada, siempre atento, manteniendo la expectativa sobre lo que fuese a hacer o decir.

— Esa es la idea, Jamal. Independiente de tus labores, hay que disfrutarlo, hay que hacerlo lo mejor posible... el resto es un mero trámite — dijo aludiendo al hecho de pagar por el 'uso' que le estaba dando al hombre o a la estancia misma. Shou se dejó llevar por la mano contraria a una cercanía deseada, tras oír las palabras de Jamal sonrió denotando una gran autoestima — No solo eso soy capaz de conseguir, Jamal — podría parecer arrogante y hasta cierto punto lo era, pero esa arrogancia iba respaldada de hechos, de su experiencia. — Aunque me agrade el hecho de que los fetichistas se divierten, a mi lo que me interesa es aquí abajo — Shou acompañó sus palabras con una acción directa al tocar con la diestra la entrepierna del otro justo antes de que el otro iniciara un intenso beso al que obviamente correspondió. De su boca salió un suave gemido que se ahogó entre esos labios, Shou inevitablemente tuvo que acomodarse sobre las piernas del otro para así mantener aquel beso y, claramente, el roce que le estaba practicando al miembro ajeno.

Ese beso fue desvergonzado, ansioso y lujurioso, Shou no mostró contención alguna. Ser besado por él, de esa manera, bajo la atenta mirada de un público le excitaba de sobremanera. Shou era igual o más fetichista que el grupo de personas a su alrededor, quienes se encontraban ya atendiéndose e incluso algunos ayudaban a los más cercanos. Lamentablemente su cobardía les impedía avanzar, solo observarían y se deleitarían con el pequeño espectáculo. Shou dejó de tocar la entrepierna de Jamal con la mano, se sentó mejor sobre él para restregar su cuerpo con el de él mientras que sus manos con evidente destreza removían parte de la ropa, la chaqueta y camisa de Shou quedaron a un costado. Tras quitarse esas prendas abandonó aquel beso con brusquedad y se alzó, dejando ambas rodillas a los costados del cuerpo ajeno, dada la postura altiva frotó su pelvis contra el pecho ajeno y se apoyó en el respaldo para así mirar hacia abajo al otro.

— Si solo sirven tus labios, hazlos trabajar como corresponde Jamal — su voz sonó más autoritaria, pero en ningún momento perdió la sonrisita que le caracterizaba, confiriéndole un toque más ameno a sus palabras, pero no por ello cambiaba su significado. Era una orden. Pasó las manos por aquel sofá y luego al pecho de Jamal, allí ambas manos forzaron la camisa justo en el centro de su pecho. La corbata o la fina chaqueta que portaba carecían de importancia, a Shou no le molestaban, no quería su torso y en ello era bastante claro. Sus dedos tocaron la piel expuesta y Shou se volvió a sentar sobre aquel para así poder besar esa zona, dejando varias marcas al succionar su piel. Su lengua también actuó al ir humedeciendo la zona hasta que su mirada quedó presa del collar y fue hasta el cuello contrario a morderlo, lamiendo luego la zona cercana al collar, pero por sobre la piel del contrario. Allí no dejaría marcas, se le hacían de mal gusto en ese sector. Caprichoso era entonces Shou Yong.

Volver arriba Ir abajo

Re: [Priv] With a taste of a poison paradise.

Mensaje por Jamal el Vie Jul 28, 2017 5:21 am

El sabor de los labios de Shou eran tan asquerosamente buenos que tras separarse Jamal tuvo que contenerse para no seguir en su busca, por ello sus manos tomaron presa la piel del sillón para luego deslizar la lengua sobre sus propios labios, humedeciendo y saboreando la esencia que el otro había dejado a su paso, podía notar como su cuerpo reaccionaba y descaradamente se movía buscando más roces, su pecho se movió hacía el frente de abajo hacia arriba siguiendo el deseo del otro, haciendo que el mismo toque de la pelvis con su pecho fuera más placentero.

Esa era su treta, su deleite personal venía después de satisfacer al cliente, la pregunta era ¿Podría hacer que alguien como Shou se volviera adicto a él?

No es que no tuviera confianza en lograrlo, pues se sabía capas, el problema residía cuando él estaba interesado, cuando estaba aturdido por su forma de ser o sus desplantes descarados, cuando le mostraban una deliciosa faceta que nadie de los de su propia raza por ejemplo tenían en comparación a los humanos pues ellos tenían una forma tan única y deliciosa de sentir, que se volvía vulgar y adictivo, obviamente le gustaban porque eran tan fáciles de manipular una vez que les dabas lo que aparentemente deseaban el problema general residía en que cada uno tenía una manera tan única de pensar, que lo hacía más divertido.

¿Quién era Shou Young?

La comisura de su boca se deformo ligeramente dando a notar un gesto de placer al sonreír a su contrario, pareja en esos momentos, mismos que se manifestaron al notar como desnudaba la parte superior de su cuerpo, ¡AH! Que excitante era aquel tipo de mirada retadora, podría ser un demonio y por ello sonrió de aquella manera cómplice. Su cuello fue expuesto ante un movimiento que era desvergonzado pues le daba total facilidad. Su cuerpo claramente se erizo al sentir aquella lengua alrededor del collar, por un momento pensó que se lo quitaría, pero recordó que …un humano, era un humano después de todo y había pocos que se atreverían a hacer algo tan atrevido como quitar un collar a una mascota o colocarle un collar a una mascota libre, por ejemplo, no era solo colocar un accesorio, si no era lo que representaba hacer tal cosa.

Aunque con aquellos besos aun no podría saber quién era él, ni que beneficio podría darle el hacerlo adicto a él, por lo que, tenía que actuar.

- ¿Te gusta? puedes devorarme si quieres…-Sus cabellos le cubrieron parte del rostro al ladearlo pues al inclinarse le dieron este efecto, sus pupilas bailaron tratando de leer los deseos del otro, quería saber ¿qué quería? como podría tenerlo bailando en la palma de su mano como todos esos monigotes que iban para verlo o tocarlo. Entre cerro la mirada dejando que su diestra fuera hasta el cuello a pesar de que sus dedos se afianzaron a él con destreza y cierta firmeza, pero sin alcanzar a lastimarle, sus dedos fueron suaves al tomarlo para levantar su rostro con cierta suavidad. – Dime querido ¿Qué te gusta? Yo cumpliré todo lo que tu desees, lo hare realidad para ti. – al decirlo sus pupilas se dilataron ligeramente debido al goce que había en esa frase incluso aquella mirada se volvía perturbadora dándole otro aire, uno lleno de esa aura peligrosa que te dice “huye” sus dedos se movieron hasta el rostro cubriendo la boca y acariciando los labios al tamborilear los dedos sobre ellos.
Se levantó un tanto, solo un poco para que sus labios rozaran los del contrario, pero se deslizaron hasta el oído, donde deposito un beso, intenso a pesar del lugar, ese breve segundo en que sus labios tocaron la piel, el demonio le movió a un costado empujándolo contra su propio pecho para que este perdiera el equilibrio, su brazo le sujeto con fuerza de cualquier caída pues sus dedos se aferraron a su brazo, fue cuando la zurda se plantó sobre el pecho del otro, siguiendo un camino en descenso hasta llegar a la pretina del pantalón, donde Jamal tiro del cinturón sacándolo de su cintura, para abrir posteriormente la prenda y tocar su intimidad con la misma lasciva y necesidad de un amante en celo. – Que lindo ~

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.