Buscando algo de intimidad. -Priv. Adler.- (+18?¿)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Buscando algo de intimidad. -Priv. Adler.- (+18?¿)

Mensaje por Chibisuke el Miér Jul 12, 2017 12:38 pm

Era un día más en la vida del pequeño dragoncito blanco, que llevaba viviendo toda su vida en aquel lugar, la isla de Myr. No era un mal lugar para vivir, pues según había oído, había lugares mucho más horribles, más allá del horizonte, pero a él le gustaría poder volar lejos, para descubrir por sí mismo aquellos lugares lejanos, llenos de misterios. Pero como mascota que era, no se le tenía permitido ir más lejos de lo que su collar le permitía, que eran unos cinco kilómetros. No era mucho, sobre todo para un dragón como él que podía volar aquella distancia en solo unos minutos y se hacía aburrido volar siempre sobre los mismos cinco kilómetros. Estaba deseando tener Amo o Ama, al menos para cambiar de ambiente o de lugar y esperaba que fuera alguien que se moviera de un lado a otro, que viajara para poder hacerlo con él o ella. Claro que también podría ser un hombre o una mujer que disfrutara con su sufrimiento, que lo mantuviera encerrado en una pequeña habitación, solo disponible para sus perversos instintos.

Por suerte para él, uno de los lugares a los que el collar le permitía llegar era el lago, un lugar hermoso y algo alejado de la ciudad, rodeado de prados y bosques, con un largo de aguas cristalinas y orillas de arena oscura. Suponía que debía estar cerca del límite del collar, el cual pendía de su cuello como toda buena mascota. Parecía un collar normal, era como de cuero de un color azul como el de sus ojos, también tenía una marca triangular en su hocico, que se rascó en aquel momento mientras admiraba el hermosos paisaje del lago. Apenas estaba amaneciendo, aún algunas estrellas brillaban en el cielo, mientras que la brisa fresca mecía las ramas de los árboles, hondeaba la alta hierba verde como olas del mar y rizaba la superficie del lago, creando pequeñas olas que rompían en la orilla con apenas un susurro o un chapoteo. El día se presentaba claro y fresco.

Chibisuke era un dragón joven, un adolescente, pero era muy consciente del mundo que lo rodeaba y de lo que podría esperarle en el futuro. No era muy hablador y nunca solía buscar pelea, de modo que aquello le valió ganarse una reputación de tímido e incluso de "muerde almohadas" en la tienda legal de la ciudad. Eso lo fastidiaba un poco, pues nunca había tenido sexo real, solo había probado con sus juguetes y aunque le encantaba usar dildos y plug en su trasero, no estaba seguro de que su posición fuera la de "muerde almohadas" , además de que también le gustaban las chicas, no solo los hombres. En aquel momento se vio solo en el lugar, aprovechó para zambullirse en el agua helada del lago, donde nadó unos minutos y luego se tumbó en una roca plana y lisa cerca de la orilla. En la habitación de la tienda no tenía mucha intimidad, de echo en más de una ocasión sus compañeros de cuarto lo habían pillado en plena "faena", masturbándose o usando algún juguete. De modo que como le apetecía hacer algo y estaba solo, empezó a lamerse el pelaje húmedo del cuerpo, hasta sentarse un poco de lado, alzando una de sus patas traseras y empezarse a lamerse la zona. Su cola se retorcía y el dragón empezó a ruborizarse y gruñir un poco, totalmente confiado de que allí estaría solo y tranquilo, sobre todo a aquellas horas de la mañana. Estaba dispuesto a darse un buen homenaje, ya estaba pensando en que para la próxima traería algún juguete para hacer todo aquello más interesante. No prestaba mucha atención a su entorno, claro que cualquier ruido sospechoso o algún olor fuerte podrían alertas los agudos sentidos del dragón, que en aquel momento parecía muy ocupado y concentrado.

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.