La única diosa aquí soy YO (Libre)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La única diosa aquí soy YO (Libre)

Mensaje por Aqua el Vie Jun 30, 2017 6:40 am

Aqua es una chica bastante enérgetica, empeñosa, dedicada. Ella fue criada en una comuna de elementales de agua dedicados al trabajo agrario en el distrito agroindustrial para vender lo que cosechaban y ganarse la vida en base a eso. Criar a alguien así significa darle tiempo para hacerle saber que para ganarse el pan de cada día significa trabajar arduamente sin cuartel y se descansaba cuando era la hora de hacerlo, por muy escricto que sonara, era una potente y fuerte ética de trabajo que podría hacer de ella una chica muy responsable y productiva... si no fuera por el hecho de que tiene un complejo de creerse diosa por ser una elemental de agua.

Ella no ha tenido trabajos estables desde que fue despedida como mesera, un trabajo que si bien no le daba muchas ganancias, era bien remunerado, el problema que causó su despido fue su propio ego, ella empezó a exigir mas cosas para ella, ya que según la misma Aqua, hidrataba lo suficiente a sus co-trabajadores como para que ella recibiera más ganancias que ellos mismos, llegando al abuso. Esto culminó en la expulsión de su trabajo. Si no era productiva, no era solamente por creerse una diosa, sino que además por ser tonta y mimada.

-Yo merecía mejor que estar desempleada!- protestaba ella mientras se tomaba de forma desbordada el vaso de cerveza que ella tenía en su poder.

Volver arriba Ir abajo

Re: La única diosa aquí soy YO (Libre)

Mensaje por Azriel el Miér Jul 26, 2017 2:38 pm

Corre.

Argh. ―gruñó para si, pasando los dedos en torno al collar que llevaba en el cuello por obligación. Ni si quiera se había acostumbrado a llevarlo y ya se le había asignado un trabajo por los alrededores, apenas se lo creía.  ¿Qué ocurría? ¿No tenían suficientes mascotas encerradas, que tenía que ser él el que se ocupara de los trabajos que nadie quería? Malhumorado, su día no podía ir a peor, o eso pensó. Estaba ocupándose de lo que se le había pedido cuando un golpe le empujó hacia delante y ocasionó que casi chocara contra el piso. Cerró los ojos por inercia, pero cuando recuperó el equilibrio se obligó a abrirlos, buscando con la mirada al causante de aquella agresión, tal vez considerada una gamberrada, pero Azriel no lo veía así, esas bromas pesadas no eran bromas para él. Vislumbró a una chica peliazul que se fue riendo con otro chico con el pelo del mismo color, seguramente fueran hermanos.

Apretó los dientes en una mueca de fastidio y puro enfado, ¿acaso era culpa suya no haber estado atento? Tal vez, pero movido por la rabia, decidió seguir a la joven. Seguramente fuera ama, pensó el rubio. Sin embargo, el que él fuera mascota no le quitaba derechos, ¿cierto? Era real que el mercado ilegal no se trataba de un hotel, ni mucho menos, era más parecido a una cárcel que nada más, sobretodo las primeras impresiones del lugar... Pero él no era un recluso. No había hecho nada malo... No había hecho nada, salvo existir. ¿Era eso una maldición? ¿Estaba maldito? No era nadie, nunca lo fue. Invisible, siguió al dúo peliazul hasta que los perdió de vista. Suspiró, cruzándose de brazos. ―Hasta para esto soy penoso... ―comentó para si, en un susurro lleno de odio personal. Desvió la mirada hacia un edificio, seguramente fuera un bar o un restaurante, pues había personas bebiendo. Iba a quitar la mirada cuando sus ojos azules se fijaron en una peliazul, y se adentró en el lugar casi de manera inmediata, acercándose por detrás a la chica. ―¡Tú! ¿¡Por qué has hecho eso!? Ha sido asqueroso. ―gruñó. ―¿Ahora bebes para ahogar tus penas tras lo que me hiciste? ¿Pero a ti que mierda te pasa? ―Su voz estaba rota, esclavo de la inseguridad. Entonces se fijó en el rostro de la joven, en su peinado, y el mundo se le vino abajo. Sus mejillas se tornaron rojas, en vergüenza, y su corazón comenzó a palpitar con fuerza. ¡Se había equivocado de persona! ―E-Esto... Yo... E-Eh... ―titubeó. ―¡L-Lo siento muchísimo! ¡M-Me... Me he confundido de persona! ―trató de remediar su gran fallo, odiandose a si mismo una vez más. ―S-soy un idiota... L-Lo siento... ―Murmuró. Era asqueroso, su simple ser era asqueroso. Tal vez estaría mejor si dejara de existir.

Soy un desastre.

¡Hola!:
Dije que lo respondería, creo recordar(?) ¡Espero que aún no sea demasiado tarde! Siento haber invadido tu post,  y espero que te agrade;/u/; Cualquier cosa, estoy a un MP de distancia, sin problema. ~♡

Volver arriba Ir abajo

Re: La única diosa aquí soy YO (Libre)

Mensaje por Aqua el Lun Jul 31, 2017 1:04 am

Al ver al chico que supuestamente le había amenazado recién, la diosa, presa del alcohol, lo miró con un rostro de indignación y enojo, pareciera que le iban a caer un verdadero aguacero a él, pero después de unos minutos de silencio, Aqua quebró en llanto y agarró al contrario de sus ropas mientras sus desesperados gritos, pedían auxilio para aquel joven con el que se había encontrado, como si fuera algún pariente suyo. -Por favor! Deme dinero, acabo de ser déspedida de mi trabajo, no puedo vivir así, soy una maldita ingrata que vive sus días creyendo que soy una diosa inexistente! Por que soy una maldita egolatra! Lo único que quiero es tener una vida honrada y justa, pero no, solamente dejo que mi propio ego tome las riendas de mi vida. Ayudeme! Haré lo que sea! Pero por favor, ayudeemeeeeeeeeeeeeeeeeee!- vociferó de forma lastimosa al punto de utilizar la polera del chico como pañuelo. Algunos de los presentes sólo se limitaban a quedar en silencio y no decir nada al respecto. ¿Acaso era una adolescente mimada en el cuerpo de una elemental de agua? Era el quinto vaso que la chica se tomaba y ya ensuciaba con lagrimas las ropas del contrarior, y reforzaba su abrazo. Pareciera que su plan era llamar la atención de alguien, aunque no hubiera salido así, para suplicar que le diera dinero, la gente alcoholizada haría cualquier estupidez, pero una cosa era cierta: Los niños y los borrachos siempre decían la verdad. -Se lo pido! Quiero vivir, no quiero morir así como asíiiiii....- nunca se había visto tanta pena y un aire de una patetica pataleta generada por un ego descontrolado.

Volver arriba Ir abajo

Re: La única diosa aquí soy YO (Libre)

Mensaje por Azriel el Miér Ago 02, 2017 10:31 am

No hay Dios que pueda ayudarme.

Sus ojos azules estaban clavados en la contraria, que le miraba con indignación y enfado, lo que provocó en el rubio un nudo en la garganta prácticamente irrompible hasta que vio como la chica comenzaba a llorar. Sus ojos se abrieron de par en par, al igual que su boca, quedando boquiabierto y paralizado frente a los gritos cargados de culpa de ella, dejándose incluso agarrar de los ropajes. La escuchó, haciendo una mueca con el escenario que ella estaba montando en aquel lugar. El joven sentía los ojos de los presentes clavados en la nuca, como témpanos de hielo que atravesaban su alma y la partían en dos. Tragó saliva, y una risa nerviosa escapó de sus labios con un desliz. ―¡Hey! ¡H-Hey! ―llamó, avergonzado y con algo de prisa, tratando de calmarla, más que nada porque esa desesperación con la que se agarraba a él le dejaba prácticamente aturdido. Sus mejillas estaban ruborizadas y su corazón iba a mil.
Olía a alcohol.
Odiaba el alcohol. No lo aguantaba.

El que aquella chica estuviera siendo presa del alcohol con aquellas acciones le hizo detenerse un momento y pensar. Entonces, sin previo aviso, la abrazó. Intentó cubrirla con sus brazos enclenques, débiles, y negó con la cabeza. Infló los pulmones para soltar un suspiro, antes de volver a hablar. ―O-Oiga.... ―aclaró la garganta antes, no podía dudar si lo que quería era detener todo el espectáculo. ―Oiga. ―repitió. ―Ya está, relájase.. ―susurró. ―Vamos, diosa ―así la llamó. Diosa. Ahora era débil, porque estaba bajo los efectos del alcohol, pero sin duda, Azriel no aguantaría mucho si no lo estuviera, puesto que las personas prepotentes chocaban con su propio ser, para siempre inferior. Los ebrios eran vulnerables en su mayoría, extremadamente sinceros, el elemental de agua lo tenia en cuenta, en este caso, si. ―Vamos a respirar juntos, ¿vale? Tiene que calmarse. ―Alzó ambas cejas, respirando profundamente. ―Vamos, uno... dos... ―marcó, mientras respiraba, esperando que la contraria hiciera lo mismo que su persona, aunque su pecho temblara.

No soy nada.

¿Cómo se llama usted, diosa? ―entrecerró los ojos, usando dichas expresiones para ganarse la confianza de la contraria e intentar ayudar, al menos, para dejar de sentir las miradas y los murmulleos de la gente. ―Mire... ―se señaló el collar que llevaba en torno al cuello,  indicando que era una mascota de uno de los mercados. Lo toqueteó con la uña, haciendo un ruido casi satisfactorio. ―Lo siento. ―soltó, sin más. ―No puedo ayudarla, dinero tengo poco... ―continuó con las disculpas, apretando los labios entre sí. Se mordió el inferior, mirando a su alrededor. Era asombroso, él alguna vez tuvo dinero, mucho. Ahora se veía en condiciones pésimas. Antes tenía a sus padres como demonios, pecados acechandole, ahora se tenía a si mismo. Miró de arriba a abajo a la chica que se había autoproclamado como "diosa" entre llantos, comentando que todo era una mentira. Negó. No. No quería que nadie pasara por su situación. El odio hacia uno mismo era duro, pensó que quizás el concepto que aquella chica tenia ante los demás sobre ella misma era incluso menos inestable que el suyo, pero se equivocaba si después todo aquello era una fachada que se le derrumbaba cuando nadaba en alcohol y se volvía su esclava. ―Soy... ―su voz tembló ligeramente, su mirada se perdió en el suelo durante unos momentos. Carraspeó. ―Soy Azriel. ¿Y usted es...? ―Hizo una especie de reverencia, forzando una sonrisa de lo más natural. ―Por el dinero... Bueno, estoy seguro de que le surge otro trabajo... ―comentó. ―La clave es buscar y no venirse nunca abajo, ¿si? ―aconsejó. Tal vez debería de aplicarse el cuento él también.

Odiaba el alcohol. No lo aguantaba.
Pero se odiaba más a si mismo.
Tampoco se aguantaba.
Era asqueroso.

Y tenia otras opciones...

Volver arriba Ir abajo

Re: La única diosa aquí soy YO (Libre)

Mensaje por Aqua el Vie Ago 18, 2017 12:18 am

Cuando el chico le anunció que no tenía dinero, la ira estaba cerca de nuevamente de estar a cargo de las emociones de la elemental de agua. El alcohol era una substancia demasiado peligrosa para cualquier ser con un grado de razocinio, dado en cantidades desmedidas podía causar serios problemas de salud, como la cirrosis o la hepatitis, eso sin mencionar la gastritis cronica, la pancreatitis, la anemia entre otras. Quizás Aqua si recibía la ayuda necesaria, alguien le podría hacer entender que bebiendo alcohol como una maldita índigente no resolvería sus problemas, por el contrario, solo la mantendría pataleando y gimoteando, sin siquiera avanzar para poder encontrar la solución. De la alegria al llanto, y del llanto a la ira, un viceversa infinito que se repetería hasta que el sopor sería suficiente para que hacer dormir a alguien, sólo para despertar que había dejando un enorme escándalo del cual no tendría ni un sólo recuerdo. Aqua se levantó con un rostro enrojecido por la ira, provocada por aquella sustancia contenida en toda la cerveza que había bebido, lo agarró por la camisa y empezó a darle de bofetadas.

-Maldito! Es lo que me dicen todos! Dicen que habrá trabajo, pero siempre que adquiero uno, no me dan lo que quiero! Deberían agradecerme por esforzarme el doble, yo no sé si alguien conspira en mi contra para no dejarme trabajar o me odian nada más por ser una elemental con poderes basados en el agua! Eres igual que los demás!- alegó iracunda, mientras ya el dueño del bar estaba llamando a la policía para contener la ira de la auto-proclamada diosa, algunos se marchaban de inmiedato por que la escena podría ponerse para peor.

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.