Dreamcatcher — Priv.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Dreamcatcher — Priv.

Mensaje por Invitado el Mar Feb 02, 2016 5:33 am




El testimonio grabado de Georgio “Lucky” Luciano cuenta:

Acababa de cenar y se había metido en el coche. No recordaba si puso el motor  en marcha, pero lo siguiente que vio fueron aquellas pequeñas llamas. Apenas median unos cinco o seis centímetros. Procedían de la salida de aire caliente. No habida oído ningún ruido. Tan solo vi las llamas reflejadas en el parabrisas. Recuerdo que luego me pregunte «¿Por qué se me ha incendiado el coche?» y luego las llamas fueron haciéndose más grandes.

Debió de producirse un impacto lo suficientemente fuerte como para arrojarme contra el volante, puesto que me golpee las costillas. Incluso llegué a pensar que debía tener algún problema mecánico el coche.   Sentía un poco de pánico. Sabia que tenia que salir del coche. Alejarme de las llamas. Llamar al garaje intentar alcanzar el tirador de la puerta. Me quemé un brazo. Las llamas se alzaron sobre el asiento y la puerta.

Y de pronto caí al suelo. Todo a mi alrededor estaba ardiendo, incluso la ropa que llevaba. Me estaba quemando. Dos hombres me ayudaron. Dijeron que me tumbara. Lo último que recuerdo es ver cómo mi coche se elevaba un par de metros del suelo y seguidamente, las llamas atravesaron el techo del vehículo, alcanzando la altura de un par de pisos.



Detuvo la grabación. La multitud estalla , algunos en aplausos. otro más en abucheos.

Para poder estar realmente en Roy Salt. Tienes que imaginarte un lugar fresco, bañado por la luz del sol y colores brillantes. El verde brillante del césped, el hermoso negro de la tierra, las líneas blancas recién trazadas, el lustroso negro que cubre los cascos de los Jockey que esperaban pacientemente en la línea de salida, el humo de los cigarrillos flotando, los jóvenes vendedores de cerveza se ponían como visera los billetes que llevaban entre los dedos, y la gente se levantaba para animar s la trayectoria de un caballo o soltando un suspiro.

Esto era un hipódromo a las tres de la tarde.

—Cuando el señor Lucky contó  esto estaba en la habitación 204 del pabellón 9 de Saing Reeves. — explico pasando a otra de las hojas. No hacia falta explicar que aquel era un manicomio.—Y  estaba dormido….—dejó los expedientes a un costado del enorme sillón frente a la ventana del privado. Sebastian  cogió la tetera sobre la mesa. Una tetera con su superficie pulida, sin una sola mancha, ni siquiera una huella y sirvió té negro .— Sin embargo cuando despertó la mitad de su brazo y su rostro lucían enormes cicatrices de quemaduras. —un segundo después lo acercó hacia el sillón  con la más postiza de las sonrisas en su hermoso rostro, que confirmaba su pertenencia a una sociedad secreta muy distinguida, de la que el y su amo eran miembros.


Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Dreamcatcher — Priv.

Mensaje por Invitado el Sáb Feb 06, 2016 6:18 am

Su actitud, aquella sonrisa, su porte, la presencia, esa detestable elocuencia con la que conseguía embaucar al más arisco y testarudo ser. Todo en él resultó ser una molestia para mi, era algo evidente y cualquiera que viese desde un punto externo podría percatarse de que nosotros no estábamos hechos para estar juntos. Ni siquiera en una relación de dueño y mascota, amo y sirviente, donde varias de las veces podría ser aquel hombre el que pasara por el que lideraba al otro. Detestable, no había otro calificativo para lo que él me producía; no obstante, esa actitud carecía de importancia al compararse con su gran capacidad y con la eficacia con la que consigue sortear todo obstáculo a la hora de realizar sus labores. Labores asociadas, obviamente, al mundo en el cual yo estaba sumido hacía años. Sebastian, sin duda, era un hombre en el cual yo podía confiar y por eso mismo, era alguien con quien las precauciones jamás serían innecesarias.

— Hablar entre sueños, ha de haber sentido mucho agobio como para llegar a tal extremo — dije poco después de cesar toda cavilación ajena a lo que nos mantenía en aquella sala — Quemaduras... — musité pensativo — Con la seguridad que demostró tener el recinto, es poco probable que alguno haya realizado el plan apropiado para herir así a un compañero y por lo que se nos informó, en el pabellón no existía nadie capaz de manipular una mísera flama — fruncí el entrecejo y dirigí el índice hacia mi mentón rozando incluso con el dedo medio tal zona, en breve Sebastian se acercó a mí portando aquella careta tan propia y falsa, la cual al inicio consiguió incomodar, pero hoy en día era algo que poco importaba ya. Le observé con fijeza y frialdad, para luego acomodar mi cuerpo en el blando asiento apoyando el codo en el posa brazos, tras ello mi mejilla apenas si se rozó con la mano que empuñe con suavidad, mi mirada se centró en un punto cualquiera de aquella habitación.

— Espero te hayas encargado de traer algo con lo cual acompañar el té — dije en un tono neutro, ansiando que cometiese cualquier error, mas no buscaba el regañarle o criticar sus modos, sino el ver algo diferente de la perfección con la que obra con regularidad. Esperé además que él acercara una de las tazas con el té a beber, aquello era su deber, no el mío — Debemos investigar la conexión de este hombre con lo sucedido en la división del sur — pensar en ello era algo tedioso y se notó en mi expresión — No me satisface tener que lidiar con esto, pero es menester dejar en alto a los Cartwright y así, evitar que las sospechas caigan sobre nosotros — aquello se debía a los diferentes incidentes relacionados con el fuego, elemento con el cual nuestra familia normalmente estaba involucrada a la hora de trabajar. Chasqueé la lengua con molestia — Sebastian — le llamé con un tono altivo — ¿Qué deduces del informe que nos llegó la semana pasada? — alcé ligeramente el mentón sin apartar mi mirada del amable y sonriente rostro ajeno.

El informe dictaba claramente que un hombre joven, caucásico, había sido supuestamente atacado de una forma parecida a la de Lucky, con la diferencia que las quemaduras en su cuerpo cubrían mayor parte que en el paciente del psiquiátrico. Había sido de noche, sin testigos, con solo el testimonio recogido de alguien que  escuchó a la víctima hablar de ello y acusar represalia de cierta familia peligrosa de la zona norte de Myr.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Dreamcatcher — Priv.

Mensaje por Invitado el Vie Feb 12, 2016 2:28 am

—El mundo puede estar cayéndose a pedazos y a usted lo único que le preocupa son los dulces, usted jamás cambia mi lord.—suspiró, su tono de voz había cambiado ligeramente y estaba ahora acompañado con esa misma sonrisa de siempre solo que ahora con un aire mucho más burlón —No olvide que es un manicomio, hablar entre sueños es lo más normal. Es más si desea ir en caso de necesitar rastrear a nuestro asesino me encargaré de  hacerle una lista enorme con todos los nombres de la cantidad de pacientes que sufren alucinaciones y hablan dormidos.—lo de ir era una sugerencia disfrazada.

Sebastian se pasó hacia un carrito de postres  que había dejado por las dudas al otro lado del privado. Avanzó cogiéndolo por la manija y lo llevo de regreso hacia el centro del salón justo al lado de la mesa  frente a su amo dejándolo ahí para que pudiesen verlo— para acompañar un Earl Grey le sugiero escoger entre la tarta de calabaza y  el pastel de nuez  o quizá le apetezca uno de chocolate. — señalo los tres postres de los que le hablaba pero esos tres no eran los únicos pasteles, con lo quisquilloso que se ponía su amo a veces era mejor llevar más de un dulce siempre.

Luego mientras él escogía sacó un bolígrafo, no por temor a olvidar algo. Últimamente había tomado un hobby de llevar algo así como un diario de un cazador de seres sobrenaturales. Ahí anotaba cada espécimen que se habían topado en  sus  investigaciones y todas sus  características.  Hizo una pequeña pausa y lanzó una mirada breve hacia su amo.Elemental, mi lordrepitió en el mismo tono de voz  discretamente burlón—Es obvio que los dos casos son el mismo asesino. — Dejo de apuntar un segundo — pero fuera de obviedades podemos descartar todas las criaturas que se mueven cuando una víctima está consciente y que conviven con la luz del día —cambio de página volviendo a unas antes y le mostró sus notas: era un mapa muy bien dibujado de las zonas alrededor de la ciudad.

Había dos puntos señalados. Obviamente eran los lugares de los asesinatos. — y es imposible para alguien del norte estar tan al sur en tan pocos días, además…los buenos asesinos jamás repiten patrones…y el nuestro lo ha hecho. por lo tanto solo quedan dos opciones es una criatura que solo puede matar de una manera...o es es un idiota.—
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Dreamcatcher — Priv.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.