La luna es nuestro testigo (Priv. Celty)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La luna es nuestro testigo (Priv. Celty)

Mensaje por María Jesus el Miér Mayo 03, 2017 11:16 pm

Ya había terminado otra noche en la que las personas que entraban a estos antros de ebriedad y sexo como en el que estaba yo. Mi voz  estaba transmitiendo emociones dulces a aquellas personas que presenciaron la actuación. Algunas de estas, me gritaban piropos tales como "preciosa", "guapa", "hermosura",  mientras que otros se limitaban a ser más educados arrojándome rosas y papeles con números telefónicos, y no solamente eran hombres, si no también eran mujeres las que lo hacían. Me dirigí a los camerinos para quitarme el maquillaje, mientras el dueño del local me felicitaba por mi labor. Me decía que mi reputación como cantante se incrementó debido a mi presencia en el Barrio Rojo. También me contaba que hasta le llegaban ofertas de parte de algunos locales cercanos y algunos bastante lejanos de otros barrios, no solamente para que trabajara como cantante, si no también como prostituta y stripper, pero no iba a rebajarme a esos niveles tan ínfimos, y ni loca comerciaría con mi propio cuerpo para satisfacer los placeres carnales más profundos de personas depravadas. Estaba segura que me sentiría incapaz hasta de desnudarme frente a un montón de personas que querían hacer realidad sus eróticas fantasías. Asi que ese tipo de propuestas indecentes simplemente quedarían en el aire; o cantaba o nada.

Tras quitarme el maquillaje, me cambié de ropa y luego salí por un rato a contemplar lo hermosa que se veía la luna llena, incluso aún con la humareda que había afuera de Myr y el domo transparente que dividía entre la isla flotante y uno de los pocos vestigios de lo que alguna vez fue el planeta tierra. Veia como los autos cambiaban de posición continuamente, una y otra vez. Las personas iban caminando y cruzando las calles, mujeres de baja fibra moral se ofrecían a hombres y viceversa, incluyendo variaciones, en un lugar como Myr, todo era posible. Que más podía encontrarme en un lugar como este? Se dice que a veces los encuentros al azar forjan lazos inésperados lazos que no se pueden quebrar con el paso de los años.

Volver arriba Ir abajo

Re: La luna es nuestro testigo (Priv. Celty)

Mensaje por Celty el Sáb Mayo 13, 2017 12:05 am

Ya hacía bastante tiempo que me había ganado un buen sueldo capaz de mantenerme durante un largo tiempo, aunque no entendía bien para que "acumulaba" todo el dinero que ganaba si no necesitaba alimentarme ni alimentar a nadie a los alrededores. Exactamente no tenía amigas y tampoco pagaría por ellas. Estas debían quererme por como era y quien era, no por el dinero que pudiera tener en el bolsillo o en la cartera.

Era una noche bastante apetecible para salir a dar un paseo por los alrededores, donde mi lado salvaje y misterioso dedicado exclusivamente a investigar por su cuenta quería salir, y así mismo me dejé llevar por la brisa que pudiera zarandear una pequeña cometa. El barrio de las personas adineradas comenzaba a alejarse hasta que nada más deambulaban los pobres infelices que su lujuria y deseo carnal no tenia limite, hasta que se hacía de día y los agentes los arrestaban y claro estaba que yo no sería uno de ellos.
Discretamente aparqué la moto en las afueras de un club bastante animado, en la que no parecía pasar nada en especial hasta que una joven salió al escenario y comenzó a cantar una melodía suave y dulce. Si hubiera tenido mi cabeza podría haber llegado a derramar algunas lagrimas, pero no fue el caso, lo que esperé a que terminara su función. Me mantuve todo el rato en una pequeña esquina cerca de la entrada a la espera de que esta se marchara del local, pues su apariencia joven me daba la sospecha de que estaba ahí más por obligación que por deseo....

Poco tardé en encontrar la puerta trasera, pues tan solo debía perseguirla. Me aproximé con calma tocándole el hombro izquierdo a unos cuantos metros de distancia, donde escribí rápidamente en mi celular.

Ha sido hermoso la melodía de antes... Dime jovencita ¿Qué haces realmente aquí sola? ¿Acaso no preferirías que cantaras para otras personas de mayor poder adquisitivo y así ganar más fortuna para comprar tu propia casa?....Ah~ Me llamo Celty a todo esto :3

Tras preguntar aquellas cuestiones sencillas y una breve presentación me recosté con la espalda a la barandilla metalica de aquella fachada donde se podía ver todo a la lejanía.

Volver arriba Ir abajo

Re: La luna es nuestro testigo (Priv. Celty)

Mensaje por María Jesus el Jue Mayo 18, 2017 5:27 am

Las brillantes ondas de luz que emitía aquél satélite blanco se reflejaban en mis orbes castaños, es una pena que todo lo que alguna vez un planeta verde azuloso haya terminado siendo un vertedero gris de azufre, carbono y otros gases tóxicos causados por las guerras y el odio generados por la especie humana, lo que a veces me da tanta vergüenza el haber sido humana. Mis antepasados agradecidamente eran pacíficos e hicieron todo lo que podían con tal de sobrevivir y luego contarlo a todos sus descendientes, incluyendome a mí. Suspiré, sabiendo que hubieron tiempos mejores, tiempos que no se repetirían nunca más. Seguí observando a la luna reflexiva hasta que sentí una mano en mi hombro izquierdo y mi cabeza se volteo para ver a una chica ataviada en un traje negro de motorista, hasta los guantes y botas tenían ese color. Llevaba puesto un casco de un color amarillo que era mayoritario a excepción de la parte trasera que era de color azul, además que encima del visor del mismo que tenía un color negro, tenía una 's' volteada también de color azul, sin mencionar que en la parte superior tenía unas orejas de gato. ¿Acaso se trataría de una mujer gato?

Me mostraba su celular, comunicandose de forma bastante curiosa, ¿se trataba de una sordomuda?¿o acaso quería mantener su identidad en secreto? Después de leer su mensaje, se presentaba, pues no sabía si hablarle, pero nada se perdería con intentar. -Pues... yo vivo sola, además de esto vivo, me encanta cantar, cualquier lugar me sirve mientras sea suficiente para pagar el apartamento donde vivo y para poder comer...- respondí mientras me fijaba en aquellos detalles que me llamaban la atención. -No tengas miedo de hablarme, y deberías quitarte el casco. Por cierto, me llamo María Jesús, pero puedes llamarme Mary Jay-
Tenía ganas de saber si estaba tratando con una híbrido de gato y humana, o era una chica común y corriente que le gustaban los gatos que tenía unas buenas orejas, cualquier cosa podía suceder, siendo que no solamente habían humanos en esta isla flotante encima de lo que queda de Alemania.

Volver arriba Ir abajo

Re: La luna es nuestro testigo (Priv. Celty)

Mensaje por Celty el Mar Mayo 23, 2017 2:23 am

A pesar de que me aproximé interfiriendo en sus pensamientos, me sentí un tanto incomoda cuando me "escaneo" con la mirada de arriba a abajo, como si fuera una persona fuera de lugar o quizás un extraterrestre, aun así le mostré aquel mensaje antes de guardarlo y esperar su contestación, la cual no tardó en hacerse. Me daba la extraña sensación de que algo intentaba ocultar tras esa alegría juvenil. Me acerqué a la barandilla de la terraza en la que estábamos entrecruzando los brazos sobre esta y encorvando un poco el cuerpo para así estar en una postura un tanto más agradable a mi gusto, a pesar de que mostraba un poco de trasero haciéndolo con una curva deseosa de ser golpeada, pero tan solo sería la ilusión de algún pervertido que pasaría si llegara a verme en aquella postura.
Apenas cuando escuché su comentario de que non le tuviera miedo a hablarle no pude negar con la diestra, pues tampoco es que pudiera hacerlo. Nuevamente saqué el teléfono para mostrarle un nuevo mensaje quizás algo sorprendente para ella.

No es que no quiera hablar, es que no puedo hablar... Se podría decir que "no se donde dejé la cabeza" y de igual modo tampoco me parece apropiado que te muestre algo tan horrible... Y con lo que has mencionado antes, es como si las deudas no te dejaran trabajar en lo que realmente quieres... Yo soy una transportista que tan solo me pasé para descansar un poco antes de emprender un largo viaje. Suelo estar bastante tiempo viajando, pero si estas pagando un apartamento, podríamos llegar a un trato....

De vez en cuando debía parar para escribir el nuevo mensaje, en el cual cambié mi postura para prestar mas atención a su reacción que a lo que decía el mensaje en sí.
¿Qué te parece de que sea tu compañera de apartamento y me hago cargo de todos los gastos? A cambio deberás tomar ciertas condiciones como adulta que pareces ser... Como que nadie entrará en la casa, esta permanecerá ordenada y que también tendré un pequeño cuarto para mi sola en el que estará guardado Zen ... ¿Qué opinas? ¿Aceptas ser mi compañera de piso?

Desde luego no es algo que se deba aceptar a la ligera, ni que el destino se hubiera retorcido y el cosmos se haya alineado para tener esa oportunidad tan única como la misma vida, sin embargo pensé que si quería quedarme en la ciudad de Myr debía tomar un refugio aunque sea compartido. Al menos de esta manera estaría siempre ocupada y si vuelvo a un lugar tendría a alguien que me diera un pequeño masaje en la espalda si es que estuviera de ánimos... Claro estaba de que no la trataría como a una niña, si no, como a una adulta que le puedo contar mis cosas al igual que ella podría intentar hacer conmigo, sin embargo y a pesar de todo no habría de olvidar de que éramos dos extraños ofreciéndose el uno al otro un cobijo adinerado por un refugio con condiciones... Quizás era algo extraño, pero tampoco es que yo fuera una persona normal me lo parecía a mi.

Volver arriba Ir abajo

Re: La luna es nuestro testigo (Priv. Celty)

Mensaje por María Jesus el Sáb Jun 03, 2017 12:55 am

Mi cerebro emitió una señal de alerta a leer dicho mensaje, que tras la explicación de la misma, le era imposible comunicarse de forma verbal, el celular sería su única vía de comunicación. Esta chica demonio quería compartir el apartamento en el que yo paso viviendo y para más remate, quería pagar los gastos del mismo. Si mal no recordaba, mi abuelo me contaba sobre mis antepasados eran bastante desconfiados de este tipo de ofertas, y mucho más, principalmente por que sabían que podría tratarse del cuento del tío, hacer promesas sobre castillos en el aire, sólo para hacerse con el dinero que le pagan. No debía bajar la guardia en ningún momento, aunque también reconocía que la chica tenía un cuerpo sensual. ¿Que tal si ella realmente estaba haciendo una oferta que si bien parecía demasiado tentadora para ser verdad, podría llegar a cumplirla? No la haría esperar tanto asi que le dirigí unas palabras, para que me diera tiempo de considerar su respuesta. -Mira... ¿no te importa si me lo pienso por lo menos unos minutos antes de tomar una decisión?- le pregunté mientras algunas personas del público que iban saliendo del local se dirigían a mi pedirme autógrafos, yo ni siquiera me negaba. Saqué mi boligrafo y se los dí, los papeles que ellos me pasaban, para que luego yo los diera de vuelta, me daban las gracias y se marchaban.

-Mientras tanto, me podrías contar sobre ti, tu pasado, a que te dedicas... así podré evaluar si puedes convivir conmigo- le dije mientras me ponía en la misma postura que ella adoptaba mientras me apoyaba en la baranda, la miraba directo al casco. Celty me había dicho que no sabía donde dejó la cabeza, metaforicamente hablando, no debe tenerla. La luna nos iluminaba a ambas por detrás, además del río que corría detrás de nosotras. -Bueno, como ya te habré dicho me dedico a cantar en locales nocturnos para ganarme la vida... ojalá hubiera terminado la escuela, pero mi familia fue asesinada totalmente cuando había cumplido apenas unos 15 y yo fui la única que quedó. No podía pagarla más y empezé a trabajar como cantante- le conté. Era algo doloroso, pero ese asesinato me había obligado a crecer y tomar responsabilidades en terminos socio-económicos.

Volver arriba Ir abajo

Re: La luna es nuestro testigo (Priv. Celty)

Mensaje por Celty el Sáb Jun 03, 2017 1:42 am

Quizás había sido demasiado confiada al decir aquellas palabras de ser "compañeras de piso". La verdad es que estar conmigo sería bastante raro. Siempre se habían escuchado de seres que bebían o comían ciertas comidas por ciertos gustos, al igual que los súcubos que permanecían realizando sexo diariamente para alimentarse de alguna manera o por mero echo de placer, sin embargo mi estado era realmente diferente...
Para ser un demonio, no tomaba nada y aquello llegaba a ser bastante molesto. Algunos recuerdos como el sabor del disfrute que daba un granizado de limón en pleno verano, el estar debajo de las mantas en un dia de lluvia o estar en la cama cuando hacía frio... Aquellos lujos se me iban olvidando para dejar paso a la rabia que se iba acumulando de aquel que me robó la cabeza. Sin embargo, ahora debía centrarme en otras cosas y tras escuchar sus palabras tan solo alcé los brazos indiferentemente al darle un tiempo. Total, ya había estado de lado a lado, no me importaba esperar unos minutos más.
Me alejé de ella un instante dejando espacio para que todos sus "fans" le pidieran las firmas, algunos se amontonaban tanto que tan solo le dejaba la marca del lugar donde debía firmar sin dar espacio a leer que era lo que hacía o donde lo colocaba. Uno de estos fans sonrió de una manera que conocía. En su salida de la multitud me coloqué por medio chocándome con él haciendo como si fuera algo "desafortunado" y le hice una leve reverencia. Como previamente me había descendido la cremallera para mostrar mis senos, este no dijo nada y se llevó la imagen mental de mi cuerpo. Al salirse todos los de la multitud me pudo apreciar que mantenía la forma anterior, apoyándome sobre la barandilla, donde ella también se acomodó contándome su historia. Una vez acabó del todo saqué mi teléfono que tenía guardado para mostrar un breve mensaje.

Tu firma no esta mal, pero debes hacer una cola y saber donde firmas, porque esto te hubiera pasado factura... Y lo sabes....
Mencioné enseñándole un talón de dinero, el cual portaba su firma y datos rellenados por un impostor el cual intentaría cobrarlo y dejarle a ella en la ruina o frente a las autoridades de MYR llegando a llevarla y apresarla a una tienda según su comportamiento.

Deberías tener cuidado a quien firmas y con que propósito se te acercan, por que al igual que a ese hombre, otros dos estaban pensando hacer lo mismo mañana a la anochecer...
La advertí antes de que llegara a tener algún problema con ello o que hubiera alguna confusión de grandes cantidades de dinero. Mientras le mostraba aquel pequeño mensaje escribí otro bastante más largo contando mi historia...

Ya te había mencionado de que soy una transportista... No sé por que me desperté en una barca y supongo que dormí todo ese tiempo hasta que pude recuperar la consciencia y finalmente esta llegó a la costa del antiguo mundo. No necesito nada para alimentarme y tampoco sé que hacer con el dinero, a si es que si quieres continuar con los estudios no tendría ningún problema en pagártelos, aunque a veces tardaré en darte el dinero por el trabajo... Me paso la vida recorriendo los caminos con Zen y no tengo muchas más cosas que comentar.... Si quieres saber algo tan solo pregunta y te lo responderé sin problema. Y bueno... Yo como dije antes, me haría cargo de los gastos, pero debes ser tu quien deje la casa impecable y que no quería sorpresas en ella como que de repente aparezco y te veo con un chico haciendo una orgia, trio o lo hacéis... será tu casa, pero mantendremos el orden...Otra sería que me avisaras por un mensaje y esa noche no aparezco por casa y duermo en la calle, que no sería la primera vez que lo hago.

Lo que más me molestaba era que no tenía un ordenador o una Tablet para poder escribir aquello rápido y mostrárselo en tan solo una pantalla, si no, que era tan largo que tenía que bajar y a veces cuando debía decir cosas a las personas era tan extenso que algunos se perdían y debía resumir las cosas. Quizás por eso aprendí a resumir tanto mi vida que no me llegaba a desahogar con nadie...

Volver arriba Ir abajo

Re: La luna es nuestro testigo (Priv. Celty)

Mensaje por María Jesus el Jue Jun 15, 2017 6:23 am

Comprendía la preocupación que la contraria expresaba mediante las palabras inscritas en su smartphone mientras me mantenía atenta ante cualquier intento en mi contra. Pero yo sabía defenderme, mi hermano mayor, que en paz descanse, me había entrenado desde pequeña en las artes marciales y asi que si alguien se metía conmigo, terminaría con varias lesiones e iria directo al hospital, donde seguramente pasaría meses. -Sabes, no puedo culparte por preocuparte de mi bienestar, pero pasa que yo soy artista marcial, entrenada desde pequeña, asi que sé defenderme. Ahora con respecto a eso de pagar mi escuela, quizas sea un poco tarde, aunque podriamos ver la posibilidad de una escuela de adultos para asi poder completar mi educación y quizas dedicarme a un trabajo adicional- dije, pensando en que al tomar el trabajo de cantante, no había vuelta atrás y no volveria a la academia nunca debido a la ausencia de fondos para terminar mi educación.

Ahora la oferta que Celty me estaba ofreciendo era bastante jugosa, si bien lo que yo podría pedirle era caro y se tomaba un tiempo para hacerlo, era demasiado atractiva como para rechazarla. Me acomodaba el cabello mientras me apoyaba y mantenía la mirada ante la misteriosa chica. -O quizas no me pilles haciéndolo con un chico, podría ser con una chica- le dije a modo de broma, riéndome entre dientes. -Pero hablando en serio, a pesar de lo estrictas que son tus condiciones... trato hecho- le dije aceptando su propuesta y extendiendo mi mano en señal de acuerdo. -De momento solo una pregunta... sabes defenderte ante el caso de un asalto?- yo sabia defenderme, pero deseaba saber si ella también lo haría ante el posible escenario de ser abordadas.

Volver arriba Ir abajo

Re: La luna es nuestro testigo (Priv. Celty)

Mensaje por Celty el Jue Jun 15, 2017 7:35 pm

Al principio pensé que era una joven  o conocimientos, pero hasta ello lo estaba colocando en duda, pues le había mencionado que casi le roban y en lugar de darme las gracias y romper el cheque, me mencionó que sabía artes marciales. Me llevaría las manos a la cabeza si no fuera porque no tenia. Rompí por la mitad aquel boleto llegando a ser inútil el pegarlo he intentarlo cobrar en cualquier banco. A pesar de los hechos, proseguí como si nada hubiera ocurrido y mantuve la charla.

Tras la  charla de mi vida, dejé un largo tiempo para que reflexionara y le diera tiempo a su cabeza a pensar con claridad, aunque no me espere aquella respuesta tan repentina. Hasta hizo que me girará un tanto sorprendida, pero lo disimule bien negando con el brazo como si no estuviera interesada.
Alargue el mismo brazo con el que negué y le tome el brazo cerrando el trato. Ahora apenas faltaba que me dijera donde vivía o si era mejor encontrar una más cercana a su lugar de trabajo y al mismo tiempo que este en mitad del camino para ir a la escuela, cosa que ya me encargaría yo más adelante, como "hermana mayor" o "tutora legal" de ella.
Sin soltarle la mano y tras aquella pregunta de que si sabía defenderme ante un atacante no dude en mostrarle rápidamente de lo que era capaz y de seguro no se vio venir que le jalara del brazo para ponerle la zancadilla y doblarlo la muñeca a la vez que le colocaba un  cuchillo sobre su cuello. Solía portar un pequeño punzón que le había sacado filo de sierra. Apenas era una exhibición y de seguro podría hacerle bastante daño si le retorcía más la muñeca, por lo que me separe ofreciendo mi mano par que se levantará mientras le mostraba un mensaje.

En mi trabajo a veces debo proteger a las personas o secuestrarlas, lo que se dé que hablo si digo que te puedo matar con un cepillo de dientes de plástico....  Y no te preocupes, colocaré trampas en la casa y un sistema de seguridad, tengo unos amigos que me deben algún favor... Ya que terminaste de trabajar, ¿por que no me enseñas donde será mi habitación? ¿O prefieres que busque un apartamento y ya te digo donde es?

Volver arriba Ir abajo

Re: La luna es nuestro testigo (Priv. Celty)

Mensaje por María Jesus el Lun Jun 26, 2017 11:19 pm

La oferta fue aceptada aparentemente sin queja o oposición alguna por parte de la contraria, el estrechó de manos era suficiente. Sin embargo, mi descuido me tomó por sopresa cuando me hizo una llave, para luego hacerme caer con una zancadilla y cerca de apuñalar mi cuello. Antes de eso, sin pensarlo había firmado un cheque y la misma chica lo rompío, miré los trozos del mismo, reforzando aún más lo que Celty me dijo al respecto. Fui demasiado inepta y tenía que aceptarlo, no solamente por que estuve a las puertas de una estafa basada en falsas promesas como si fueran castillos en el aire o casas construidas en arenas movedizas, si no que además pudieron haberlo logrado a mis espaldas y sin darme cuenta. Ya empezaba a odiarme pues de no ser por la chica del casco amarillo con orejas de gato, habría pasado por el ínfame "cuento del tío". Pero por otro lado, su respuesta agresiva, además del comentario de que podría asesinar con un cepillo de dientes y que pondría trampas y un sístema de seguridad con tal de protegerme, respondía totalmente mi interrogante de que si sabía defenderse. Después de eso me ofrecío su mano y me levanté mirándola a lo que tenía por rostro, por si era cierto que no tendría cabeza, tampoco tendría ojos.

-Admito que fue bastante descuidado el no mirar el cheque sin fondo- confesé mirándola a los ojos, sintiendome completamente estúpida, dejandome entender que Myr era más cruel de lo que aparentaba ser. -Si voy a terminar la escuela como dios manda, debo estudiar bastante, 3 años y 1 medio incompletos es bastante tiempo. Si dispones de tiempo o no tienes trabajo que hacer, ¿no te importaría ayudarme? Forzar el cerebro es lo que más problemático que alguien como yo puede hacer- Si bien yo era una alumna dedicada antes de que lo sucedido, no me gustaba calentarme la cabeza, por que antes iba a entrenar con mi hermano mayor que fue artista marcial mixto. Ahora debía índicarle donde quedaba dicho departamento. -Mi departamento queda al centro de la ciudad de esta isla. Si vamos a ir en tu motocicleta llegaríamos a lo menos en 45 minutos aproximadamente, calculo- le dije. -¿Y no tienes otros casco? No me gustaría morir con el cerebro abollado- agregué mientas no podía dejar de pensar lo hermoso que era su cuerpo bajo ese traje de cuero negro, por otro lado, no podía parar de pensar en mi seguridad. Mi abuelo me contaba la gente de mi país eran bastante empeñosos en cuanto a la imprudencia; no se ponían el casco y luego se quejaban de que no lograrían sus metas por culpa de un accidente. -Por desgracia tengo solamente una habitación, a no ser que quieras compartir cama conmigo, podrías dormir en el sofá del living que es bien. Cualquier cosa que necesites me lo haces saber-

Volver arriba Ir abajo

Re: La luna es nuestro testigo (Priv. Celty)

Mensaje por Celty el Vie Jun 30, 2017 11:46 pm

La verdad es que había distintas formas de ser y una que más repulsiva me parecía era la de aquellas que se beneficiaban sin importarle lo que demás sientan o padezcan por sus actos, así como la ruina de esta chica que podría haber estado en problemas. Tampoco iba a montar un espectáculo en el momento, aunque me había quedado con su cara y era un peculiar transeúnte del barrio rojo, lo que no tardaría en hacerle una visita. Si tuviera rostro se esbozaría una sonrisa sobre mis labios, aunque cambiaría a una de asombro por el pedido que la joven acababa de hacerme. Tan solo afirmé con la cabeza. Me alegraban mucho las preguntas que solo debía afirmar o negar, pues a fin de cuentas eran gestos más que fáciles de aprender, a no ser que fueras a otro país donde significaba otra cosa, como los almenas que es justo al revés que el resto del mundo, pero eso ya era en otro tiempo. Pensé donde podría quedar su apartamento, pues me había recorrido aquella ciudad tan bien que podría describirla con los ojos cerrados. Ese dicho podría hacerse un chiste en mi circunstancia.
Junté mis manos creando una pequeña bola negra como si fuera un ovillo de lana, donde se expandió alrededor del rostro de la joven haciendo y creando un casco idéntico al que portaba yo, pero con la diferencia de que este era totalmente negro. Al igual que antes, le afirmé con el rostro. Le tomé de la mano para que me acompañara a donde estaba la moto, pero justo por el camino estaba aquel hombre que quería estafarla con un grupillo de gente que "simularía" pedir autógrafos. La verdad es que me lo veía venir y como tal, no dudé en sacarme el as bajo la manga. Coloqué a la joven detrás mia y al chasquear los dedos deslicé una guadaña bastante extensa con la que rompí sus atuendos y les realicé algún que otra fisura al golpearle con la misma vara de esta. No estaba para juegos y decapitar a gente no era algo que me apasioanra demasiado. En el momento en que tuve oportunidad la tomé de la muñeca corriendo por los callejones y tras llegar a la moto la alcé colocándome enfrente.

¡Agárrate fuerte!

Le escribí rápido mientras que antes estábamos corriendo, en el que la moto apenas tardó 10 segundos en ponerse a casi 50km/h, pues podría hacer que fuera más rápida pero tampoco quería llamar la atención de los policías ni menos que la joven muriera por mi culpa. Lo que iban siendo 45min tardamos solo 15. Sincermante fue una suerte de que tuviéramos los semáforos en verde y si no lo estaban me los saltaba. Un coche se interpuso por medio llegando a bloquearnos, era cierto que lo había saltado en rojo, pero eso no me iba a impedir hacer lo que quería. Si estuviera sola si que lo hubiera saltado, pero teniendo a la chica lo rodee para evitar problemas. Al llegar la dejé escondida, pues no era costumbre ver un vehículo sin matricula ni luces que alumbraran.

Ya hemos llegado.... ¿me haces un tour por tu casa?... Me gustaría darme un baño si no es mucha importancia...

Volver arriba Ir abajo

Re: La luna es nuestro testigo (Priv. Celty)

Mensaje por María Jesus el Jue Jul 13, 2017 1:35 am

Cerré mis ojos después de subirme a la moto y sujetarme de Celty, pues no estaba acostumbrada a que me acarrearan a semejantes velocidades. Me había gustado el casco negro que ella misma habría creado, no habían más de un casco que tuvieran orejas de gato. Después le preguntaría por que su casco tiene esa peculiar característica. Jamás me imaginé que ella podría atajos, sentí en algún momento que el camino se hacía estrecho, pensé que pudo haber pasado por los callejones. Un vehículo habitualmente se hubiera demorado un poco más, pero si alguien tendría una moto y además de ninguna consideración por las leyes de tránsito, se podría ahorrar unos minutos, pero se podrían haber perdido vidas de forma innecesaria. Tras llegar a mi domicilio, me quitaba el casco y al hacer me percataba que mis prendas se habían roto, quizás por la guadaña de la contraria. Suspiré un poco pensando en el dinero que debía gastar para comprar más prendas atractivas, pero tampoco debía ser demasiado malagradecida con ella. La miré al visor, pues si era cierto que no tenía cabeza, ojos tampoco los iba a tener. El no hacerlo podría hacerla pensar que era rara para mí.

-No te impresiones, mi apartamento no es la gran cosa. Sigueme- le dije mientras me hacía gestos para que me siguiera. Pasaba para saludar a la recepcionista en el edificio y me subí al ascensor para mostrarle a Celty el apartamento en el que vivo en estos días. Al escuchar el sonido que índicaba la llegada al piso deseado, el quinto, mientras tanto, yo sacaba las llaves de su bolso y abría la puerta de su apartamento, el 5-8, lentamente, revelando que el lugar estaba bien aseado. Al entrar había un pasillo hacia el comedor, que no tenía nada más que el sillón que yo le había mencionado, agradecidamente tenía suficiente como para pagar la cuenta de la luz, la telefónica y la del agua, e incluso para comer algo, como generalmente decían mis antepasados "Peor es mascar lauchas". Después de un rato le índicaba a ella el baño, prendiendo la luz. -Mientras te duchas puedo prepararte algo... si es que comes por supuesto- comenté mientras me quitaba los zapatos y me ponía unas pantuflas, dirigendome a la cocina, pero debía esperar su respuesta primero antes de hacer alguna acción. -¿Si ella no posée cabeza como dice... cómo demonios hace para vivir?- pensé, quería saciar mi curiosidad, aunque tendría que esperar después de que se duche.

Off:
Peor es mascar lauchas: dicho chileno que significa "Peor es nada"

Volver arriba Ir abajo

Re: La luna es nuestro testigo (Priv. Celty)

Mensaje por Celty el Lun Jul 24, 2017 5:58 am

Las indicaciones que ella me había mencionado y también durante el trayecto hicieron sobre mi pequeña mente un fino trazado del mapa para ir a buscarla en caso de que fuera necesario. La verdad es que aquella urbanización era enorme y para nada se llegaba a comparar con el resto de viviendas que había visitado o descansado. Ascendí junto a ella guardando la guadaña.

Lamento haberle roto las prendas... Se las reparare si me lo permite. Tengo mucha maña con las reparaciones y enebrar un hilo en una aguja no me es complicado...

Hice mención mientras pasaba detrás suya, pasando el dedo por el costado de sus caderas, donde el pequeño corte hizo que pudiera llegar a rozar su piel aunque fuera por un instante... Continúe centrándome en mis deberes, aproximandome a la sala de estar, dejando el casco sobre la mesa y bajé la cremallera a penas ocultando los pechos, mostrando tenue la gema de myr que portaba como "ombligo". Hice un ademán de suspiro escuchando su propuesta.


Si no le importa joven, ahora me daré una ducha, puede elegir por darse una ducha después o tomar algo para recuperar energías... Yo no requiero de mucho en especial, gracias. Preferiría hablar largo y tendido sobre lo que tenemos curiosidad o lo que se nos ocurra por la mente...

Dirigí mis pasos encaminados hacia el baño, tranquila, con seguridad y firmeza. Deslice aquel mono ajustado de mi cuerpo hacia abajo, dejando que colgará por la cintura, donde al pasar por la puerta y cerrarla con cuidado, termine por desnudarme, tomando la temperatura del agua con la palma y la muñeca de la mano. Estaba tibia, algo más caliente y aquello me agrado, por lo que entré sin más comenzando a restregar una pastilla de jabón sobre mi. Se sentía extraño. El agua caía sobre mi, pero el agujero negro que portaba al cortarme la cabeza era como si fuera tapado con mi mismo ser, sin llegar a dejar que el agua entrará, siendo expulsada al exterior como si resbalara como otra parte más de mi cuerpo.
¿Como era yo con mi cuerpo completo?... ¿Acaso alguien estaría alguna vez conmigo? Desde luego sería difícil si no fuera por la tecnología para poder hablar... Y aún así, me siento rara cuando he de explicar que no tengo "cabeza" pero aún así puedo pensar y actuar.... Todo esto es muy extraño... Y confuso....
Me quede perdida en mis pensamientos, hasta que bien finalice la ducha, o bien me sorprendió ver a la joven conmigo... Estaba en casa ajena y por ello no había puesto el pestillo, lo que no sabía era si está sería capaz de entrar sin preguntar tomando la confianza del brazo en lugar de la mano...

Volver arriba Ir abajo

Re: La luna es nuestro testigo (Priv. Celty)

Mensaje por María Jesus el Vie Ago 18, 2017 11:03 pm

Luego de leer las palabras dichas por aquella mujer descabezada, preferí esperar a que ella terminara de ducharse y después comería algo. Fuí a mi habitación, y me quité las prendas rotas dejandolas caer hasta mis pies, eso sí, después de quitarme las pantuflas. Revisé mi sostén y calzones, de color negro, para asegurarme de que estos no hubieran sido rotas por la guadaña de Celty. Luego de unos pocos minutos revistando y toqueteando en orden de que todo estuviera bien, me desnudé totalmente y me miré al espejo, mi corazón latía un poco más fuerte en parte debido al agresivo viaje realizado por esa mujer de casco amarillo con orejas de gato. -A veces me pregunto como logré sobrevivir. ¿Terminaría mi educación en la academía pese a mi avanzada edad? Mis abuelos me contaban de personas que terminaron su educación básica en los años 30, 40 o 50.- Sí, eso era una triste realidad que algunas personas de las generaciones de mis antepasados habían vivido, por culpa de sístemas educacionales que no tenían eficiencia alguna. Bueno quizás esté exagerando, pero esa era la realidad, todo por culpa del vil y sucio dinero que todo lo contamina, pero no mientras éxistan propósitos puros como el de ayudar a las personas.

Luego de mirar mi cuerpo, me cubrí las partes con una toalla blanca y descalza, me puse a esperar a Celty, no me puse las pantuflas ya que podía humedecerse. Admito que ella tiene un cuerpo sensual, aunque yo personalmente nunca tuve pareja, cuando la vida se te cae éncima no tienes tiempo de nada, solamente de lo que tengas que hacer para poder salir adelante. Al primer descuido, tu pierdes y debes empezar desde cero. -Tiene un cuerpo hermoso. ¿Tendrá novio? No, no lo creo, ¿quién querría salir con una mujer sin cabeza?¿Y como podría besarla si no tiene cabeza ni mucho menos cara ni labios?- pensé antes de dar un suspiro.

Pero sentí que se me estaba tomando demasiado tiempo, acaso por ese cuello le entraba el agua para que lavarse los... ya no pude aguantar más y al notar que la puerta había quedado abierta, y el bicho de la curiosidad ya me estaba picando. -¿Entro o no entro? Se molestaría conmigo siendo que apenas la estoy conociendo, pero no podré dormir si no logro saciar mi curiosidad. Bueno, como decían mis antepasados, donde hay curiosidad, hay amor. Pues aquí voy!- pero antes, fui a buscar ropa, y encontré una polera sin escote blanco y unos pantalones de mezclilla para Celty. Entré con la ropa y debía ser cordial con ella...

-Permisoooo...-

...

...

...

...

...

Tenía el cuerpo normal de una mujer, salvo por un detalle... no tenía cabeza. Pegué el grito antes de desmayarme.

Volver arriba Ir abajo

Re: La luna es nuestro testigo (Priv. Celty)

Mensaje por Celty el Miér Ago 23, 2017 12:14 pm

La ducha había sido de gran ayuda, pues a parte de sentirme sucia, tenía varios rastros de cosas capas de barro en las piernas y un poco en las muñecas y manos. El traje me protegía mucho, por no decir todo el cuerpo, sin embargo no me libraba de la lluvia o de algún que otro fluido que corría sobre mi cuerpo como era el mismo sudor... En cuando salí de la bañera y tomé una toalla para secarme, comencé por los brazos, bajando a mi estómago y en ese instante, apareció ella, escaneandome de arriba a abajo. Me quedé quieta por un instante pensando en como actuar o como reaccionar, pero se me adelantó. Si grito fue bastante aterrador. En ocasiones solia torturar a gente inocente o no tan santa como se creen, pero aquel grito llegó a sorprenderme porque en realidad no me lo esperaba. Pensaba que tendría la mente un poco más abierta y sabría como es un cuerpo así, pues s como si cogiera un dibujo y le borras o cortas la parte superior.

Cuando terminé de secar me un poco por encima de mi cuerpo, la tomé en brazos con cierta dificultad. Estaba algo cansada y desde luego no quería tocar zonas íntimas. A fin de cuentas, era una persona ajena que me ofreció su casa. La llevé al sofá, en la cual la tumbe y la tape con una pequeña sábana que había cerca. Quizás sea para las noches de invierno o para taparse al ver películas de terror, en todo caso, me oculte de mi vista tanto sus senos como si cintura y parte de la pierna. Tan solo se habría quedado en shok, por lo que me fui a inspeccionar un poco, tomando un pantalón corto y negro colocandolo en poco tiempo. La toalla con la que me había secado colgaba de mi cuello, tapando mis pezones pero dejando el resto a la vista. A parte de poner el teléfono a cargar, me senté frente al rostro de ella. No sabía bien que hacer, aunque me empecé a imaginar de tocarla, pasar un aceite y darle un masaje con un cierto final bastante excitante o incluso estar así y que al despertar volvería a caer por miedo al verme una vez más.....

Volver arriba Ir abajo

Re: La luna es nuestro testigo (Priv. Celty)

Mensaje por María Jesus el Vie Sep 01, 2017 11:44 pm

De a poco recuperaba mi conciencia, despertandome lentamente, inicialmente mi visión parecía estar nubosa, aunque de a poco ya el panorama dibujaba la escena poniéndo los límites entre el fondo y los objetos. Empezaba a recordar de a poco lo que había visto, ¿acaso me había inyectado un alucinógeno, lo que habría generado al ver que mi invitada era un ser sin cabeza? Había escuchado la leyenda del Jinete sin Cabeza, pero nada como ésto. ¿Una mujer sin cabeza? Mis ojos ya terminaban de dibujar la escena y finalmente corroborando lo que había visto, no era una alucinación, se trataba de una mujer sin cabeza, ¡con razón la chica se comunicaba mediante su celular! Ni yo misma daba credito a la situación. Antes de volver a gritar y desmayarme, me tapé la boca, luego de un par de segundo respiré profundamente, conté hasta diez. Miré a Celty y decidí hacerle algunas preguntas, mientras reconocía que estaba sentada en el sofá.

-¿Que rayos eres?¿Por que no tienes cabeza?¿Se la apostaste al trauco o algo así?- eran tres preguntas que se dispararon rápidamente de mis labios, quizás fui demasiado brusca al hacerlas, pero necesitaba saber cual el motivo de su actual aspecto físico. Me percaté de que su toalla colgaba de su cuello tapaba sus pezones además de haberse puesto un pantalón negro corto. -Espera, ¿no tienes tu telefono a mano, verdad?¿Por cierto, como es posible que no se haya disparado la sangre de tu cuello?- agregué. Quizás mi curiosidad era del tamaño de una ballena, demasiado grande como para que esta no fuera ignorada de ninguna manera. Parecía una infante preguntando demasiado, pero prefería vivir con tranquilidad si llegaba a conocer las respuestas. Si no tenía su telefono a mano, sería díficil que respondiera, llegué a suspirar, y palpar mi frente, para asegurarme de que no enloqucería con la situación que tocó vivir. Nadie te dice que vas a conocer personas de distintas creencias, tendencias políticas, preferencia sexual y mucho menos, seres de otras razas.

Volver arriba Ir abajo

Re: La luna es nuestro testigo (Priv. Celty)

Mensaje por Celty el Jue Sep 07, 2017 7:52 pm

Desde luego era algo tedioso el tener que esperar a que una persona se despertara del desmayo producido a causa de descubrir que no portaba aquella peculiaridad. De normal suele desmallarse dos o incluso tres veces para alguien nuevo, otros se quedan asombrados a pesar de no mostrar gestos facial y sin embargo hay excepciones que pasan de todo y tan solo se muestran tranquilos. Cuando despertó me quedé parada a la espera de su reacción. En el instante en que comenzó a contar hasta 10 y lanzar todas aquellas preguntas, me alcé alejándome de ella por un instante tomando mi casco recolocándomelo de nuevo y tras ello tomé mi celular parándome de nuevo frente a ella.
Ya te lo dije anteriormente si mal no recuerdo, soy un demonio, quizás por ello tengo este cuerpo atractivo e impecable. No sé quien me arrebató el rostro, al igual hizo con mis recuerdos más cercanos a mi despertar en mitad de la nada. No siempre es necesario que tenga el teléfono en mano para dar un intercambio de palabras, también sé escribir y hablar en el idioma de los gestos, aunque a falta del rostro se pierde casi un 60% de la información que transmito por la falta de gesticulación.... ¿Vas a bañarte? Te sentará bien algo de agua fría...


Tras escribir todo aquello, le lancé el teléfono en el estomago viendo que estaba aun tumbada en el sofá. Me redirigí hacia la cocina tomando una botella de agua fresca y un vaso. Desde luego podía haberme inspeccionado todo aquel apartamento como si fuera ya mio, pero lo curioso es que me recordó a uno que entré hace ya algún tiempo y era por ello que me lo podía conocer casi como la palma de mi mano. Dejé el vaso frente a la joven MJ, sirviéndole un poco de agua antes de enseñarle otro mensaje.


Puedes hacerme todas las preguntas que quieras, pero no podré responderte a tantas como desearía, pues la información me es algo difícil de recoger.... Por el momento reúno todo el dinero posible para comprar mi cabeza si se subasta alguna vez, aunque no tengo ni idea de su paradero, pero debe estar aun viva, si no, yo no estaría aquí... A todo esto, una curiosidad mia, ¿ Dormiré yo en el sofá? No he visto más que un solo cuarto amplio, como si hubieran tirado una pared juntando dos habitaciones en una sola, en la que parece ser la suya y no desearía molestarte o que al despertar a media noche sintieras terror al ver un este cuerpo....

Aunque no podía expresarme con palabras, todos aquellos puntos suspensivos en el teléfono podían mostrar algo de timidez o molestia al tener que expresarse o pensar cosas que estaban fuera de la comprensión normal. En ocasiones sentía que el mundo iba a mi contra y si el viento soplaba a mi favor era para estamparme contra una farola sin control ni posibilidad de re direccionar mi camino.....

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.