Prólogo: Indoctrinación (Priv. chastiefol, +18)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Prólogo: Indoctrinación (Priv. chastiefol, +18)

Mensaje por Riza Hawkeye el Sáb Abr 22, 2017 1:03 am

La lluvia caía encima de mi consciencia mientras vagaba adentrandome al casino, un lugar donde la gente no hacía otra cosa más que estar poniendo en juego su futuro donde la victoría sería un alivio y la derrota no sería más que el triste presagio de una vida de desiluciones y problemas monetarios. Vestía unos pantalones de color negro, con unas botas más oscuras, una polera de color rojo carmesí y una chaqueta de color azul violeta, mientras mi larga cabellera rubia recorría mi espalda. Yo solamente entraba a observar como las personas en particular, las obsesivas con las ínfames tragamonedas, esperaban recibir su recompensa, solamente para recibir nada más tres limones que te dejaban en claro que no merecías absolutamente nada, por que así el azar lo había decidido. Uno de los asistentes del casino me ofrecío unirme, pero le dije que no estaba interesada y que si había un lugar donde sentarme y tomarme una copa de vino tinto, para así caer lentamente y desahogarme por todo lo "malo" que hice. Solamente soy "mala" por hacer justicia por mis propias manos, asesinar un colega mío, en las noticias su mujer se limitaba a decirme que yo era un "monstruo" por haber matado a su marido, que se escudaba bajo el denominado "código azul del silencio", debía asegurarme que la policía no me persiguiría mas, pero sería díficil y mucho más siendo que yo ya no tenía ganas de hacer justicia por mano propia.

Apenas llegaba mi copa de vino tinto, le pagaba al hombre de inmediato para ahogar mis desgracias con el dulce sabor del mismo. -Ojalá pudiera encontrar trabajo ahora, todo eso de la justicia se a convertido en basura para mí-

Volver arriba Ir abajo

Re: Prólogo: Indoctrinación (Priv. chastiefol, +18)

Mensaje por chastiefol el Dom Mayo 07, 2017 5:19 am

desastre, anarquía y diversión recorrían cada callejón del barrio rojo, no importaba por donde pasaras o por donde fueras ya que el lugar estaba inundado de mis queridos trabajadores, los cuales se metían en problemas incontables veces pero para eso me tenían a mí y uno que otros seres que ayudaban en los problemas más absurdos de paga para que yo pudiera descansar de ves en cuando sin quitar esa enorme sonrisa que me caracterizaba aparte de mi chaleco morado y mis vendas, que demostraban mi aspecto como un ser perturbado o demente que miraba constantemente el cielo, el cual casi siempre era azul hasta el punto de tomar un color plomizo indicándome que debería refugiarme del frio de la lluvia.

Corrí rápidamente al casino, pidiendo una trago de wiski, algo amargo pero fino para mantener la garganta caliente y buscar a mi próxima presa entre juegos de azar y mujerzuelas capacitadas para atraerte y retirar hasta la última moneda de mi cadáver si hacia falta; no me importaba invertir un poco en esta clase de lugares ya que siempre descubría algo nuevo aun que la suerte o me acompañara esta ves al perder 3 veces en una maquina tragamonedas sin apartar mi vista de una rubia que tomaba de forma desesperada algunos tragos de vino como si algo muy dentro de ella la atormentara y me preocupara un poco al ver a una dama con las palabras aléjate pero pregúntame cómo estoy escrito a su alrededor.

La verdad la máquina de dinero me decepciono un poco y por ello fui detrás de la señorita con algo más de calma, sentándome en la silla enfrente de ella como si fuera de lo más normal del mundo, como si fuésemos amigos cercanos o como si me estuviera esperando – hola, disculpe mi atrevimiento, pero esta copa la invito yo – moví mi mano señalando al mesero que le llenara la copa con más vino, mientras mis manos mantenían mi trago de wiski cerca de mis labios en un pequeño sorbo antes de hablar una ves más – no quiero que me mal interprete si no quiere mi compañía me iré sin protestar, aun que desearía escuchar su historia – sonrió una ves más dejando mi baso sobre la mesa – eso siempre y cuando me lo permita – mire sus manos, su cuello como todo un vampiro en busca de sangre y elevando mi mirada en sus ojos en busca de alguna señal que me indicara lo que sucedía o que me dijera a que clase de persona confrontaba de manera imprudente, algo que pensaba que era muy común antes de terminar embriagado por el licor o por el olor a alcohol que rodeaba este lugar tan llamativo

Volver arriba Ir abajo

Re: Prólogo: Indoctrinación (Priv. chastiefol, +18)

Mensaje por Riza Hawkeye el Dom Mayo 07, 2017 6:20 am

Estaba a punto de perderme en aquellas copas de alcohol que seda profundamente los sentidos y expone verdades ocultas mediante los labios encegados por la ebriedad, pero mi soledad llegaba a su fin cuando la visita de alguien ajeno, decidido a pagarme las copas por mí. Normalmente, yo no confiaba en los extraños, pero que más daba, yo no tenía futuro y era probable que este sujeto pronto olvidara todo lo que iba a decir. La oportunidad de que yo tuviera un empleo nuevo se hacía bastante minúsculo con carteles pegados en las paredes de la ciudad encerrada en esta isla flotante, con mi rostro con una recompensa de una cuantiosa suma de dinero que ya ni recuerdo. Todo por haber matado un colega mío, todo por no estar de acuerdo con la invulnerabilidad de las autoridades policíacas.

-Puedes quedarte- dije yo, con una voz desánimada. -Si quieres saber lo que me sucede te diré, yo alguna vez fui una policía, una de tantas personas que creían en el largo brazo de la ley, hasta que un día vío a alguien abusar de su posición al punto de traer a su víctima una muerte innecesaria, y decidió hacer justicia con sus propias manos.- le contaba mientras el rubor generado por el alcohol se hacía notar en mi rostro. -Y por ello ya no puedo buscar trabajo, alguien me podría entregar a la policía y no tengo donde vivir. Así que estoy destinada a quedar en la calle... a que me podría dedicar para ganarme la vida si el sistema me ha traicionado?-

Parecía una auténtica ingenua al contarle todo esto sin siquiera saber con quién trataba, miraba a los ojos al contrario, esperando su respuesta ante tal historia.

Volver arriba Ir abajo

Re: Prólogo: Indoctrinación (Priv. chastiefol, +18)

Mensaje por chastiefol el Jue Jun 08, 2017 3:13 am

Quería mantenerme desinteresado a como narraba su historia y seguir observando su rostro, cada expresión era como un trago amargo para ella, algo duro de tragar aunque para mí era más como un dulce en manos de un niño, una víctima más de los problemas que contenía esta ciudad y de su sistema tan problemático para regular las cosas – entiendo – dije al escuchar sus últimas quejas, reposando en mi asiento y tomando un trago largo para posar el baso en la mesa antes de inclinarme con una expresión siniestra y divertida –  hacemos de todo pero nunca olvidamos sin importar lo que hagamos, es como decir que los caminos se cruzan y las huellas permanecen  – mire su rostro en busca de una reacción para dejarme caer una ves más en mi asiento, tenía ganas de hacerla rabiar un poco, pero a la ves quería tomarla del rostro y decirle que todo estaría bien, un sentimiento confuso al simpatizar con alguien que acababa de conocer o simplemente el deseo de querer manipularla se desvanecía de mis pensamientos hasta ser cambiado por el de buscar una pequeña sonrisa de su parte.

Ella y yo no éramos tan diferentes, de alguna forma nuestra suerte era la misma, un camino marcado por el mismo retorcido destino que nos trajo a esta mesa – dime le has contado a alguien sobre esto, tienes pensamientos de si no hubiera hecho esto o lo otro, o si no hubiera visto nada las cosas hubieran sido diferentes- suspire estirando mi mano y tomando la punta de sus dedos con una sonrisa, sin esperar alguna respuesta de su parte – solo puedo decirte que no te odio chica linda, tampoco te entregaré a mis enemigos ya que solo quiero salvarte, si es que queda algo que salvar r–  recogí mi mano de regreso al baso de wisky para tomar un sorbo y regalarle un pequeño guiño con el ojo

Volver arriba Ir abajo

Re: Prólogo: Indoctrinación (Priv. chastiefol, +18)

Mensaje por Riza Hawkeye el Vie Jun 09, 2017 4:27 am

Escuchaba atentamente las palabras que me decía el contrario, mientras mi sistema dejaba que el alcohol me sedara, hay quienes decían que el alcohol debilita a quién lo toma. Pues era cierto, ya que reducía los reflejos y hacía más temerarias e imprudentes a las personas, no hay duda de por qué ha causado muertes que se pudieron haber evitado. -No... ni siquiera he contado a nadie de esto... estoy absolutamente sola... nadie a quién contar, mi circulo social se desvaneció permanentemente cuando fui declarada culpable del asesinato de mi colega, y siendo honesta, pienso que se lo merecía, pero en lugar de haber sido premiada como alguien que creía en lo correcto, terminé siendo desechada y tíldada de criminal. Ahora lo único que quiero es escapar de esto...- dije mientras sentía que mi mente se relajaba, no tenía muchos deseos de dejar de tomar. Luego vi que el tipo puso mano en mis dedos, para luego decirme no me entregaría a las autoridades, además de darme un cumplido por mi aspecto físico. Ante lo último que me quería salvar, era algo peligroso confiar en alguien que apenas me estaba conociendo, que tal si me tendía una trampa, pero el alcohol ya me tenía presa, asi que iba a hacer algo arriesgado lo que le diría, pero claro, ya de por sí estaba condenada. -Haría lo que sea para volver a ser feliz y ser absuelta de mis cargos, y tener una vida retirada de la ley, algo en lo que ya no creo. Asi que dime... que sugieres que haga...- le pregunté mirandolo a los ojos, antes de echarme a reir un rato y luego tomar otro trago de vino tinto. -Por esta noche... hasta podría decirte que me estoy volviendo de arcilla y que dejaría que me moldearas a tu antojo- dije inadvertidamente, influenciada por el alcohol, no se cuantos grados tendría ahora en mi cuerpo, pero, que más dá, no voy a manejar.

Volver arriba Ir abajo

Re: Prólogo: Indoctrinación (Priv. chastiefol, +18)

Mensaje por chastiefol el Miér Jul 19, 2017 3:09 am

Pobre mujer, no la culparía si se pusiera agresiva de la nada y me intentara matar solo por aprovecharme un poco de su estado, aunque si ya había comenzado a aprovecharme de ella debía terminar como era debido, su rostro hermoso como una flor, revelaba todo lo que pasaba por su mente sin mucho esfuerzo, el alcohol suavizaba algunos movimientos y entorpecían el resto, no importaba como la mirase ella simplemente era un desastre, un desastre muy divertido y tentador – no puedo prometer que te absuelvan de tus cargos – dije bajando la mirada, dado que no estaba familiarizado con la ley hasta ese grado de eliminar las cosas para terceros pero aun así podía ofrecerle mis alas protectoras, esas que gobernaban un pequeño terreno de los barrios rojos ofreciendo un poco de seguridad para aquellos que desidia seguirme, aquellos mismos que abandonaban a sus viejos amos para obedecerme o esos otros que no tenían una pisca de honor o benevolencia para sus antiguos benefactores pero si para sus salvadores.

-  pero puedo mantenerte fuera del largo brazo de la ley, que alguna vez existió en esta ciudad, por un pequeño precio – sonreí sin apartar mi vista de sus ojos, ya sabía que estaba más que dispuesta sin mencionar sus anteriores palabras -  sígueme y cumplire tus deseos – me levante de mí asiento, dejando mi vaso medio lleno para caminar hasta colocarme a su lado, deslizando la punta de mis dedos alrededor de sus brazos hasta sujetar sus hombros de forma amable desde su espalda – hermosa, trabaja para mí y acompáñame aun que sea por esta noche-  

comencé a susurrarle a su oído con un tono dulce y suave para poder convencerla  – prometo moldearte a tu forma más bella, tranquila posible sin mencionar que serás completamente libre – descendí mi rostro depositando un beso en su mejilla y seguir hablando – libre de hacer lo que quieras, libre de ver lo que quieras, solo debes venir conmigo y veremos cómo solucionamos tus problemas – bese otra ves su mejilla derecha y descendiendo con varios roses a su cuello para darle un pequeño beso antes de retroceder mi rostro completamente – es una oferta limitada Madan – acomode mi manga y camine a medio lado – vendrás conmigo o te quedaras lamentándote – dije estirando mi mano para ayudarla a levantarse

Volver arriba Ir abajo

Re: Prólogo: Indoctrinación (Priv. chastiefol, +18)

Mensaje por Riza Hawkeye el Mar Ago 01, 2017 1:41 am

Era una oferta digna de un mujeriego codicioso, normalmente alguien como yo bajo circumstancias parecidas a estas, no aceptaría, sabiendo que si lo hacía, ponía en riesgo mi propia dignidad, quizás que planes tenía este tipo para alguien conmigo. Sin embargo, a cambio de eso me protegería del largo brazo de la ley que había sido comrrompido de forma evidente y posiblemente irreversible. ¿Acaso yo sería la siguiente en ser transformada gradualmente?, ¿Sería yo capáz de sacrificar los valores que siempre he defendido para transformarme en algo que jamás quise ni menos esperé? Esta era una típica oferta de "tomalo o dejalo", no podía parar de pensar en lo que sucedería si es que llegaba a aceptar esta propuesta indecente, por otro lado, si no lo tomaba, estaría para siempre huyendo de la policía. Solo serían segundos, el pensar estaba descartado, era todo o nada. Miré al contrario a los ojos.

-De acuerdo, acepto tu oferta, y pasaremos la noche juntos. Trabajaré para tí, sólo dime que tengo que hacer y que es lo que me espera- dije, sabiendo que algo podría estar ocultando, pero todo con tal de tener una vida apacible lo más pronto posible, quizas si me traten de buscar, me darían por muerta, rebajarme a este nivel era mucho, pero no había otra salida, asi que opté por correr adelante a dejarme entregar.

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.