que empiecen los juegos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

que empiecen los juegos

Mensaje por Kamael el Sáb Abr 15, 2017 8:25 pm

Todo el camino evite pronunciar palabra alguna aun si Ban intentaba entablar una conversación, me resultaba particularmente estúpido socializar con él en esos momentos y circunstancia, mirando de reojo a mis compañeros que en algunos tramos del trayecto tenían problemas para seguirle el ritmo a aquel transporte. Ignoraba si intentaba perderlos a propósito o no  pero de lo que estaba bien segura era que si alguno me llegaba a faltar podía dar por acabada mi vida a menos de 10 minutos de haber sido comprada en la tienda de mascotas.

Mirando la zona en la que aparentemente vivía me sorprendí un poco de ver que el lugar parecía ser tranquilo y no una zona de guerra y peleas constantes con la que le imagine vivir, pero aun así seguía causándome algo de intriga el por qué se encontraba en la isla si se suponía que la última vez que le vi aún seguía en servicio. Disfrute del trayecto por un rato, el viendo en mi cabeza me hacía recordar un poco como era volar, pero todo tenía un límite y cuando llegamos a su hogar o lo que supuse que lo era solo me limite a esperar por mis compañeros o por alguna palabra del albino, así que me cruce de brazos aun sin bajarme del transporte –solicito una explicación inmediata...- si bien mi expresión no podía cambiar por dentro podía imaginarme arrancándole la cabeza al chivato frente a mí –en este momento- si se atrevía a decir algo parecido a una burla podía declararse castrado en el acto.

Volver arriba Ir abajo

Re: que empiecen los juegos

Mensaje por Ban el Sáb Abr 15, 2017 9:06 pm

El viaje fue corto y tranquilo sin palabra alguna, aun que quería darle un pequeño susto dejando a sus acompañantes botados, me arrepentía a los pocos segundos y dejaba que me tomaran el ritmo antes de volver a acelerar, sin importar que pasaba siempre observaba el retrovisor para comprobar mi nueva adquisición, compre un ángel, y no uno cualquiera.

La verdad no creo que decir “COMPRE UN ANGEL “sea algo para llenarse de orgullo, a la par de que sonaría raro e ilegal pero que importaba, entre peor e ilegal sonara mas me gustaba la idea y quien me culparía de algo asi, si la adquirí con todo y papeles de dominio, era mas como una adopción pero esa idea sonaba aburrida y mataba la diversión.

acelere una ves mas, esperando que los demonios pudieran seguirme el ritmo hasta la casa, lugar donde gire la llave e incline la moto con una sonrisa – llegamos – dije esperando que se bajara para sorprenderme unos segundos por lo que me preguntaba, pensé que era una broma pero viniendo de ella, lo dudaría con esa mirada fija la cual pude interpretar como si desde que salio esperara alguna masacre – no vivo ni en una secta, ni con terrorista y no hay muchos explosivos ni armas mortales hay dentro, tampoco voy a torturarte o jugar al querido señor redentor porque me has abandonado, solo es una casa normal o pensaste que te compre para alguna guerra sin cuartel – me acerque a ella posando mis ojos sobre los suyos para sentir la presencia de sus demonios que llegaban a los pocos segundos – eres mío, kamel así que disfrútalo – pose mi mano sobre su cabeza dándole una pequeña caricia la cual desordenaba su cabello como si fuera un niño pequeño para asi poder partir a la puerta de la casa, deteniéndome y señalándola con una sonrisa – tengo solo 1 regla y es nada de cadaveres o muertos en la casa – viniendo de mi era difícil de creer aparte que a unas cuadras usaba los edificios que estaban en construcción para esconder los cuerpos de mis victimas en sementó

Volver arriba Ir abajo

Re: que empiecen los juegos

Mensaje por Kamael el Sáb Abr 15, 2017 9:59 pm

Le mire sin intención de creerle mucho ya que si lo conocía al final me diría otro tipo de historia pero tampoco estaba de humor para pelear por algo tan insignificante, mirando a peste y a desgracia llegar completamente exhaustos cargando al tercero opte por entrar a dejarlos descansar. El interior de aquel hogar era demasiado grande para una sola persona aun para mi sería una tortura pasar mucho tiempo ahí dentro, mirando un reloj en la pared vi la hora y casi arrojo a los pobres demonios contra la pared.

Buscando al cretino de rojo me pasee por medio hogar sin rastro alguno –Señor redentor… ¡informo que procedo a marchar!- dije mientras pasaba a la cocina por un cuchillo que pudiera esconder entre mis ropas. Según las palabras de él podía hacer lo que se me pegara en gana siempre y cuando no involucrara cuerpos inertes dentro del recinto, bien. Trabajar no estaba prohibido y menos el salir sola así que no perdí más tiempo aparte de quitarme el calzado y salir a paso veloz para poder ir al trabajo.

En varias ocasiones me preguntaba por si debía regresar y explicar mi situación pero él había sido bastante claro con sus reglas… además de que si no me daba prisa me perdería la comida gratis del medio día, así que no… Ban podía quedarse y volverse loco con Peste y Desgracia por un rato mientras no los matara al fin y al cabo ellos necesitaban descasar después de la carrera que les hizo dar.

Volver arriba Ir abajo

Re: que empiecen los juegos

Mensaje por Ban el Dom Abr 16, 2017 2:05 am

Había mucha calma y tranquilidad apartado el cadáver de la oficina que llego de manera prepotente y dominante en busca de mi cabeza por dañarle un negocio absurdo de contrabando, cuando asesine a sus contrabandista, la verdad no recordaba ese trabajo, pero eso no me importaba, solo me quede aburrido con los 2 demonios de Kamy a los cuales les encantaba comer pero no lográbamos encontrar el misterio del platillo de la dimensión desconocida  que comenzaba a reír cada ves que era destapado – es la cuarta ves que lo preparo y se sigue riendo – solté la tapa sobre la hoya colocando otro plato de comida que se reía al frente de los demonios, la presentación y el sabor podían cambiar, los ingredientes eran diferentes  pero si no se reía soltaba un aullido de dolor como si  asesinaras a alguien lentamente golpeándolo con un palo de escoba o un sartén antiadherente.

Suspire regresando a la sala de estar cogiendo un taco de billar y lanzando un golpe directo con este a la bola blanca para que impactara con las demás – maldición porque mi comida siempre es asi – le pregunte a uno de los demonios un par de segundos antes de ver que la chica había regresado – coje uno de los 2 platos en la mesa y si escuchas algo raro como risas o gritos no le prestes atención son  productos de una alucinación colectiva – mentí para que no hiciera pregunta alguna sobre mi extraño don de la cocina, debí pedir pizza por teléfono o un arroz chino, creo que si hacia un pudin este hablaría de anime o de video juegos, aparte de esa rara particularidad todo lo demas era normal, solo me faltaba saber que hacia la chica fuera de casa - tengo curiosidad, que estabas haciendo afuera -

Volver arriba Ir abajo

Re: que empiecen los juegos

Mensaje por Kamael el Dom Abr 16, 2017 4:32 am

Aquel día fue tremendamente agotador y la propina extremadamente baja pero había conseguido que me dieran algo de comida para llevar a casa y eso era realmente agradable tomando en cuenta que no sabía cocinar nada. Hice un camino tranquilo y callado como era usual hacia la tienda de mascotas pero casi llegando al umbral me di cuenta de que ya no debía regresar a ese lugar sino con el albino –dios en ti confió…- dije mientras corregía mi camino. Camine tanto que mis pies se lastimaron un poco me parecía increíble que el camino fuera tan corto en el vehículo, yendo a pie era mucho más agotador de lo que parecía.

Con la comida en mano y me sospechaba que algo se derramo por el camino no me percate del momento en el que había logrado llegar sin perderme del todo, fue agradable ver que aun a pesar de que había salido sin su permiso la puerta estaba abierta y casi le alabe por tener comida lista pero toda esa idea se fue por el desagüe cuando hizo el comentario de los gritos y la histeria colectiva. Di un vistazo a los demonios que parecían más regordetes que de costumbre. Puse una mano sobre mi frente intentando no ser imprudente con el estúpido amo de la casa… suspire colocando la comida que me habían dado sobre la mesa y sacándola de la bolsa del restaurante solo por revisar si nada se había derramado además de descubrir un par de cervezas que la jefa sabía que mis acompañantes adoraban… los trataban como a empleados solo porque sí, pero no los dejaría tomar ni una gota en ese momento.

Camine tranquilamente al lado del albino llevando a Peste a mi lado, me quede detrás de Ban antes de cambiar mi apariencia e invocar una de mis armas. Haciendo un gesto con la mano el pequeño demonio golpeo a mi “amo” como si se tratara de una de las pelotas del juego que estaba haciendo. La intención era que el imbécil comiera algo decente y si eso implicaba que fuera mi botín del día así seria… -come…- le señale la comida que había dejado lista mientras casi le arrancaba la cabeza con la mirada.

Volver arriba Ir abajo

Re: que empiecen los juegos

Mensaje por Ban el Dom Abr 16, 2017 6:37 am

El disparo en el billar fue preciso, hermoso y decisivo para mi próximo tiro que fue arruinado por el ataque sorpresa de uno de los demonios  - peste que hac…- me calle al ver a kamael detrás de mi empuñando una de sus armas y ordenándome que comiera, pero lo sentí mas como una amenaza, la verdad era antes de lo pensado pero que importaba, mi casa necesitaba una remodelación y esta era la oportunidad – te digo que es bueno perdonar, aun que también es bueno no olvidar y espero que lo recuerdes bien que detesto las ordenes así que espero que lo hagamos de una forma divertida – sonreí colocando el palo de pool detrás mío en la mesa y suspirando antes de dar inicio a la fiesta.

Pise el suelo con fuerza sacando un muro de color negro entre nosotros y liberar a 2 perros negros que forme de mi sombra para luego sacar 1 espada corta que escondía en mi sombra para casos de emergencia como estos – vallan  por peste y desgracia – ordene a los perros los cuales corrieron hacia los lados del muro en busca de los demonios mientras yo creaba un agujero en el muro con un portal, el cual cruce rápidamente para chocar espadas contra kamel, como en los viejos tiempos, atacando con un patrón de 4 y 5 estocadas antes de  regresar a una postura defensiva, acomodándome para volver a darle inicio al choque de espadas en una pequeña guerra sin cuarteles.

Volver arriba Ir abajo

Re: que empiecen los juegos

Mensaje por Kamael el Dom Abr 16, 2017 8:28 am

Por fin en varios siglos pude sentir como mi cara mostraba algo de emociones aunque esta fuera confusión absoluta y no era para menos el verle actuar de forma tan tranquila era algo que hasta yo sabía que presagiaba problemas. Pero verle actuar hacia que algo en mí se sintiera mal, casi como rompiéndose y era extraño ya que pude resistir por siglos de tortura sin doblegarme… entonces ¿Por qué sentía eso ahora? Lleve una mano a mi pecho mientras le veía invocar a sus mascotas y enviarlas por mis compañeros como si fueran trofeos de media temporada.

Mis oídos zumbaban de forma extraña mientras todo a mí alrededor parecía moverse de forma lenta; vi a los canes pasar a mi lado mientras mis compañeros chillaban del miedo pero no pude ayudarlos ya que mi posición era casi la misma. El albino se movía rápido y muy apenas logre armarme a tiempo antes de que me cortara la garganta… agradecía al señor por la idea del cuchillo de cocina. Pude defenderme con algunos problemas ya que obviamente no había tenido mucha práctica antes de ese momento.

Movimientos cortos de su pequeña arma… 4, no quizás 5 movimientos de bajo impacto… ese hijo de puta buscaba desarmarme! y yo en medio de mi confusión casi se lo permito, pues no, que fuera hembra ahora no me quitaba la gloria de que en alguna vez fui casi su superior. Pronunciando algunas palabras mescladas de varios idiomas que conocí y que se suponía solo mis compañeros y yo comprendíamos a fondo les ordene a los 3 demonios atacar… bueno el que siempre me protegía a mi ahora protegía al dúo molesto pero al menos funcionaba… un poco, casi nada… pero ver a mis compañeros en apuros y luego al albino hacia que me sintiese mareada... el? No, no estaba cerca y no tenía heridas de oscuridad; los demonios estaban tan lejos que apenas y podía tenerlos en mi cambo de visión, la respuesta llego tan pronto como una estocada de mi contrincante.

Reí como nunca lo había hecho antes desde que podía recordar incluso mis amigos me veían con preocupación. No sabía si Ban lo sabía o no, pero ahora era un ángel caído así que ahora podía hacer algunas cosas que antes no me podía permitir – Peste, Desgracia… por esta vez, pueden comerse a esos montones de pelo- yo misma les prohibí matar quizás amputar extremidades pero no más… por esa ocasión podían olvidarse de la regla, podían comer todo cuanto quisieran y no me importaría en lo más mínimo al fin y al cabo ambos tenían mis espadas para defenderse.

Ahora tocaba el turno al niñato frente a mí; perdí toda la compostura posible y le ataque casi culpándole de lo que había tenido que soportar en el mundo humano así que de vez en cuando daba estocadas verticales en 3 tiempos antes de patearlo o pisarlo para obligarlo a retroceder o cambiar de posición, mi objetivo no era ir por su defensa… no, quizás desarmarlo y desollar a esos animales frente a sus ojos sería bueno… bueno debía admitir que solo quería pelear con alguien después de todo esos años así que si era necesario lo aplazaría lo más posible.

Volver arriba Ir abajo

Re: que empiecen los juegos

Mensaje por Ban el Dom Abr 16, 2017 11:46 am

Tomaba algo de aire y buscaba evitar todo daño directo en el combate, dividiendo sus fuerzas mientras mis canes de sombras arrastraban como podían a los demonios a la cocina hasta que kamael les dio una orden que no desconocía y que me dificultaría todo lo planeado para doblegarla, No se cuánto tiempo tendría, ni cuanto le tomaría deshacerse de mis canes, asi que debía hacer las cosas rápido ya que tampoco sabia cuanto me tomaría desarmarla, y mis canes no creo que soportaran mucho antes de desvanecerse por combatir con los demonios pero algo si era seguro, kamy estaba emocionado y se dejaría llevar en el combate, esa era mi mayor ventaja, no importaba que  cada movimiento que el hiciera fuera limpio y mas rápido que el anterior, solo debía mostrar algo de cansancio como yo que fingía fatigarme rápidamente  para darle el control del combate y reposicionarme para inmovilizarlo – que pasa kamael, la estatura no te favorece – me deslice rápidamente intentando conectar algunos golpes desde arriba e inmovilizarla empujándola con algunos muebles, pero su estatura no me ayudaba aparte de que sus patadas eran algo molestas y muy continuas con los cortes de ese cuchillo.

Miraba mi alrededor buscando una salida rápida a esta situación donde casi me tenía contra el cuchillo y la pared, escapar de mis dominios no pasaría, el llanto de uno de mis canes dio una señal que ella tenía la ventaja si se reunía con sus demonios   – estas algo animada, recuerdas esos pastos verdes, junto a los gritos de las personas – dije para distraerla unos pocos segundos antes de agarrar la mesa de billar por una de las patas y lanzarla contra ella para hacerla bajar la guardia jugándomela  con un lanzamiento de mi espada como si fuera una daga – mira un conejito – grite con mas fuerza antes de taclearla y bloquear el cuchillo con mi brazo e intentar detenerla usando mi antebrazo en su cuello para asfixiarla cuando me acomode sobre ella en el suelo – i winner – ejercí un poco de presión en un intento desesperado de agotarle el aire

Volver arriba Ir abajo

Re: que empiecen los juegos

Mensaje por Kamael el Lun Abr 17, 2017 4:06 pm

Me estaba divirtiendo tanto como nunca en siglos que casi ignore el hecho de que el collar que aun tenia puesto estaba haciendo su trabajo, estocada tras estocada sabía que le estaba ganado terreno aunque cada que Ban intentaba usar algún elemento para distraerme no podía evitar recordar algunas palizas que había recibido antes y la verdad era que mi visión ya estaba empezando a volverse borrosa cuando me preguntó sobre días pasados –ciertamente, yo...-  no pude completar mi respuesta al ver una masa verde aproximarse a mi y gracias a mi estado era posible que se diera cuenta de lo mal que me encontraba si lo esquivaba asi que solo pude cambiar el cuchillo de posición pientras me prepare para recibir el impacto pero no contaba con que arrojara su arma y no me quedo mas opción que recibir mas daño del mueble por desviar el arma filosa de mi integridad.

Debía reconocérselo su plan fue un completo y rotundo éxito, distraerme con 2 ataques para terminar por derribarme… muy ingenioso de su parte, estaba orgulloso de su determinación por vencerme y aunado a eso me cubría las vías respiratorias mientras trataba de inmovilizar mi brazo armado. Podía decirse que aún le faltaba algo de determinación en ese caso pero se lo dejaría pasar. El impacto me permitió volver a enfocar mi vista aunque por los efectos del collar ahora estaban causándome una enorme jaqueca. Quise sonreír porque por fin podía desquitarme con alguien pero aun así era injusto si no tuviera ese limitante seguramente pudiera luchar más tiempo y seguramente no solo yo me estaba divirtiendo en ese momento. El ruido sordo de mis armas cayendo al suelo me indicaba que ese par de brutos estaban desarmados y si tomaba en cuenta en que ya me hacía falta el aire era casi un hecho que mi hermano menor había ganado en esta ocasión.

o quizás no

Reuniendo las pocas fuerzas que me quedaban levante mi brazo desarmado a la altura de su rostro y lo que creí sería una bofetada termino siendo una caricia en su mejilla, cerré mis ojos en frustración y resignación pero la voz de los gemelos gritando al unísono “madre” me obligo a revivir a mi orgullo. solté mi arma ya que eso era lo que Ban buscaba desde el inicio, deje caer mi brazo en su rostro mientras los demonios se acercaban a toda velocidad para intentar ayudarme ya fuera chocando contra el albino o mordiéndolo para sacarlo de encima mío, esa fue mi oportunidad. Ya sabiendo su distancia a mí, levante mi puño con toda la fuerza que pude reunir y lo golpee al mismo tiempo que Desgracia se arrojó contra su la cabeza del albino y una vez más cuando Peste hizo lo mismo.

Pase mis piernas por su cadera y me las apañe para usarlas como palanca para lanzarlo por encima mío; y con eso me alegraba de tener este nuevo cuerpo tan flexible… por otro tenía la horrible corazonada que había juntado demás mi cadera con la de él.

Volver arriba Ir abajo

Re: que empiecen los juegos

Mensaje por Ban el Mar Abr 18, 2017 6:59 pm

Todo salía de acuerdo el plan, solo necesitaba un par de segundos mas y la victoria seria mía, sin importar nada ya estaba celebrando, su último intento fue un ligero toque en mi mejilla lo que provoco que perdiera algo de interés y le algo de aprecio por eso, aun en sus últimos momentos debió darlo todo, como en este momento, donde se mantenía sin fuerza y al límite aun tratando de detenerme, Kamael ante ti me quito el sombrero, era la mejor forma de describir que tenia mis respeto.

Los segundos pasaban y el grite de los demonios fue molesto pero concluyente para mi ya que su madre soltó el arma haciéndome creer que se había acabado oficialmente, tenía ganas de presumírselo cuando despertara, lo que no se si fue antes o fue planeado pero cuando aparte un poco de mi brazo de su cuello recibí un golpe  con un poco mas de fuerza que esa caricia que había disfrutado hace un momento.

Los demonios no se hicieron esperar golpeándome y aferrándose en mi clavícula para inmovilizarme por pocos segundos para ser lanzado a los aires de una forma muy sexy si se me permitía mencionarlo, en medio del aire solté un silbido  de aprobación por lo sucedido hasta comenzar a rodar en el suelo para disminuir los daños y ver a la chica – Kamael mis respetos – dije soltándome el chaleco, debía dejar los juegos y ponerme mucho más serio, fijarme en sus ojos ya que era el único lugar donde podría analizar sus expresiones y cuidarme de sus demonios – kami dime cual es tu afinidad en estos momentos, no quiero lastimarte mas de lo necesario – pase mi mano por mi rostro sacando mi lengua, mirándola de una forma lesiva llena de deseo mientras materializaba una guadaña negra con una decoración dorada a su alrededor finalizando con el logo de un sol, seguido de una hoja rojiza con símbolos que se movían en la entre esta – déjame decirte algo interesante, esta arma es grande como para usarla dentro de la casa así que iré a jugar afuera – abrí un portal en la pared – ah casi lo olvido no te preocupes en ser cortada por mi arma, ya que esta es imposible que dañe un cuerpo – no físicamente, pero mis provocaciones debían tener un limite pero no sería esta ves, ya que mientras cruzaba el portal levante el dedo del medio señalando que me siguiera con este  para asi darle fin al combate como debio ser en un principio

Volver arriba Ir abajo

Re: que empiecen los juegos

Mensaje por Kamael el Sáb Abr 22, 2017 12:25 pm

Peste y desgracia hicieron todo lo que pudieron para ayudarme a levantarme mientras el otro se encargaba de digerir lo último que quedaba de aquellos canes, la falta de aire me y el sobre esfuerzo me estaba haciendo ver estrellas y demás objetos celestes. Le di la espalda mientras él seguía aprobando mis acciones desesperadas ¿Qué acaso nadie le había dado una buena tunda como para que lo disfrute ahora? Por lo visto nadie por que seguía viéndome como si hubiera encontrado agradable para devorar con los dientes. Y esa mirada hacia que recordara muchos malos momentos mientras me tenían en cautiverio así que mi orgullo me mantenía de pie como muchas veces antes.

Le vi salir arrojando su ropa a un lado y casi me arroje a esta cuando se fue dejándola atrás, buscaba la llave del collar, ya sabía que debían de habérsela dado al comprarme pero no la encontré por ningún lado así que no me quedaba más opción que ir enfrentarlo como el quería; ya estaba jadeando mientras buscaba algún rastro de fuerza para quedarme en pie así que hice lo más inteligente que pude ingeniarme. Volví a cambiar mis ropas y desaparecí las armas, si eso activaba el seguro el retirarlo seguramente me daría tiempo de recobrar un poco de aire. Conocía bien y de sobra que esa arma lo hacían ahora un ser al que era más sabio enfrentar que huir así que no perdería más el tiempo o su paciencia así que salí a su encuentro con mis compañeros a mi lado incluso al tercero colgando de mi espalda como siempre. Era obvio que ninguno de los diablillos estaba a gusto con tener que enfrentarnos a un “shinigami” y menos si estábamos desarmados como ahora pero como siempre, yo era la que daba la última palabra así que me quede de pie a una distancia prudente de su arma, leer aquellas letras me fue casi imposible pero el dejarme herir por esa cosa estaba completamente fuera de discusión, el zumbido había regresado así que no me entere del todo de que llego a decirme o si al menos me había hablado a mí.

Tome aire para darme algo de valor… a decir verdad también le temía a su arma pero no era el tiempo de demostrarlo. Poniendo una mano en Desgracia lo use para impulsarme al frente y repetí lo mismo con su hermano  lo suficientemente rápido como para acercarme al albino para luego volver a cambiar mis ropas e invocar mis armas dejándolas caer sobre el trayecto de su arma, sabia de sobra que esa táctica no sería efectiva al 100% pero bien podía desarmarlo  así que ese sería el plan por ese momento… no espere que reaccionara y lo patee como la primera vez que nos vimos mientras mis compañeros recogían las espadas que estaban en el suelo… si había de caer lo haría con honor y no bajo las reglas de Ban.

Volver arriba Ir abajo

Re: que empiecen los juegos

Mensaje por Ban el Dom Mayo 07, 2017 8:32 am

Sujetaba mi arma con fuerza, separando un poco mis pies y preparándome para el momento de choque, ella se lo tomaba en serio y yo no insultaría su esfuerzo soportando el collar o las ganas de luchar que ponía en este combate, la respiración era corta y simple desapareciendo toda incomodidad y empatía que sentía en esos momentos hacia ella; la música comenzaba a sonar e indicaba que iría por una nueva presa – escuchas est…–  Serré la boca deslizándome con un corte limpio frenando sus espadas y soltando la guadaña en una corta reacción de un rodillazo sin dejarla tomar mucho impulso el cual frenado rápidamente por una patada de su parte – aprende algo nuevo – dije antes de bajar mis dos brazos unidos en un golpe, el cual mantenía bastante fuerza para regresarla a la tierra y darme tiempo de retroceder a tomar mi arma de regreso para balancearme una ves más de regreso en busca de cortar su pecho, extremidades y gargantas pero falle la mayoría de movimientos contra ella – no escapes – grite tomando una roca y tirándosela a desgracia que se acercaba a cubrir a la jodida ángel.

La música sonaba más fuerte, mi corazón se aceleraba y donde carajos se encontraba el otro demonio, juraría que estaban los dos demonios juntos pero solo miraba al que la roca le había dado, no podía bajar mi guardia con esos tres, si se me perdía uno se perderían los demás y las cosas se me complicarían – one, two, dead – susurre para mí mismo y procure chocar mi arma contra las espadas de kamael, en busca de ganar tiempo aparte de una apertura en su defensa para enseñarle lo que podía hacer mi pequeña guadaña que solo pudo rozar su piel unas cuantas veces y rasgar algo de su ropa de combate lo cual me fastidiaba, quería escucharla gritar cuando apuñalara su pecho, escucharla gemir cuando la hoja de mi guadaña atravesara sus extremidades, que pidiera que me detuviera cuando los cortes fueran mortales pero la desgraciada lograba mantenerse lejos de mis deseos de escuchar su voz chillar de dolor aparte que también frenaba mis ataques de una forma muy molesta – Dios no está aquí, por qué no renuncias – Manifeste con una sonrisa sacando mi lengua y  soltando un suspiro para relajar mis músculos tensados de ira – Oh, realmente no creo que puedas entender… la persona que yo era, la persona que yo soy, ahora yo soy diferente y con mi danza todos caeran – recordé esas palabras aquel día que me encontré a kamael por primera ves en un campo de batalla y que repetí justo en este momento a gusto de como me sentía, si podía cambiar una pequeña parte de una guerra sin fin comenzaría como lo hice aquélla ves, luchando hasta el cansancio, moviendo mi arma de un lado a otro en busca de acertar algun ataque a sus puntos vitales, y distraerla con lanzamientos de objetos y tierra a los ojos cada ves que pudiera para saltarle encima.

Volver arriba Ir abajo

Re: que empiecen los juegos

Mensaje por Kamael el Dom Mayo 07, 2017 11:48 am

Aspire con fuerza después del primer golpe que estuvo a punto de mandarme a dormir, pise con fuerza el suelo solo para recuperar el sentido de orientación; volví a los movimientos cortos mientras él mismo se ocupaba de repelerme lo mejor que podía supe  casi al mismo tiempo que él que Peste se había esfumado y no sabía dónde estaba… quizás el miedo le había hecho abandonar el lugar y no lo culpaba, el albino se volvía más iracundo hasta casi parecer alguna clase de león hambriento. Desgracia se movía de forma torpe después del golpe con aquella piedra pero aun así lo que podía por mantener el filo lo más alejado de mi como le era posible.

Oírle hablar de nuestro “padre” me hacía enfadar de sobremanera y no sabía si lo decía para lograr aquello o si era por simple reflejo pero me hizo apretar los dientes y moverme de forma un tanto más precipitada...  caí redondo en su trampa y la tierra en mis ojos eran la prueba irrefutable de ello, pero no dije nada al respecto ya me había acostumbrado a fingir que no me dolían las cosas así que seguí tratando de mantenerme lo más a salvo que podía de su arma, a mí y a mis acompañantes y justo cuando creí que ya tenía mi lugar en el averno asegurado, llegó Peste arrojándole a Ban los platillos que había preparado antes, había algunos que gritaban al ser arrojados, otros reían como psicópatas al estrellarse contra su rostro… el ultimo y que se veía más extraño chillo con tanta fuerza que casi me deja sordo solo por estar relativamente cerca del atacado y como suponía que Ban iría por mi “hijo” alguna clase de estupidez repentina me obligo a interceptar su arma con la mano. No iba a negar que dolió pero como siempre no dije ni hice alguna clase de gesto. Me sorprendió lo fácil que aquel filo atravesó mi mano sin dejar alguna clase de marca así que simplemente use el metal sagrado de mi protector para frenarlo y que no pudiera mover su arma tan fácilmente.

Aproveché la cercanía y la posición para jalarlo a mi altura, pase una pierna a su hombro y de ahí termine por sentarme literalmente en sus hombros. Aun con aquella posición tan poco decorosa ya que su rostro estaba cubierto en mi vientre además de que usaba ambas piernas para ahorcarlo en el cuello; gire en esa posición buscando a que cayéramos al suelo y una vez lo logre tome su mano y jale su brazo en una posición  realmente molesta de soportar pero viendo que ya no podía mantenerme despierta le dejaría las cosas claras de una vez antes de que aquella locura escalara aún más –escucha… sé que tú y yo fuimos muy “unidos” de alguna forma… pero no recuerdo casi nada de “nosotros”... antes de ser esto- sentí que había empezado a soltarle pero ya no podía encontrar más fuerza para retenerlo ahí. Me apenaba tener que decirle que apenas y recordaba nuestras competencias infantiles y bien sabía que si lo recordaba era porque de verdad fui muy unido a él mientras fui un ángel de alto rango, pero bueno... Ya estando ahí y no le quedaban ganas de arrancarme el alma a pedazos quizás podíamos decapitar algunos demonios solo por diversión.

No pude retener su brazo por más tiempo y me vi en la obligación de dejar mi forma “divina” mientras los muchachos se tumbaban a mi lado, me sorprendía que supieran mi estado con solo verme. El arma del albino estaba en el suelo ya que no había nada que lo detuviera ahora, intente seguir ahorcándole con las piernas pero si lo poco que recordaba de Ban aún seguía siendo correcto… después de lo que le dije, metafóricamente, había invocado a Lucifer, Azmodeus, Metaion y a Miguel dentro de un frasco lleno de existencialismo.

Volver arriba Ir abajo

Re: que empiecen los juegos

Mensaje por Ban el Mar Mayo 09, 2017 10:22 pm

Esto era un jodido desastre ella se trepó sobre mí, y me dio una buena vuelta hasta donde pude sentir el cuello crujir contra el suelo, si eso que sentí fue un crujido o fue mi dignidad partirse en 2 por distraerme en pensar que una mujer me puso su entrepierna en la cara en mitad de un combate y yo pensaba en lamerlo, correcto o no que me pasaba al penar así en un combate, pero no todo era de color de rosa ya que esa mujer antes era hombre y eso se significaba que para él era más un motivo de burla si llegase a pensar que me puso sus pelotas en la cara en ves de su delicada flor “ QUE CARAJOS ESTABA PASÁNDOME ” pensé 20 estupideces en menos de 3 segundos por un movimiento tan llamativo como para dejar que me hiciera una deliciosa llave, mi mano estaba inmóvil y sentía que si aplicaba un poco mas de fuerza me lo desacomodaría, era perfecto el dolor, esa sensación de sentir que el brazo no se podía mover y que estaba en sus límites – si…sí... un poco mas… házmelo mas duro - susurre pasando mi mano libre acariciando su muslo a manera de juego, sin ignorar la excitación y el placer que comenzaba a sentir hasta escuchar esas palabras mientras su agarre se aflojaba.

Era una lástima pero en el combate de resistencia era mi victoria y para librarme de sus últimos intentos de estrangularme solo tuve que lamer su muslo como todo un pervertido y ejercer fuerza para soltarme como era debido y buscar algo de aire, mientras observaba la condición de mi brazo – una lastima, yo quería que lo partieras – dije haciendo un puchero y mirado a los demonios que estaban junto a ella una ves que me reincorpore a agarrar mi arma y rozarla contra el piso provocado un chirrido molesto para evitar que cerrara los ojos – alguna ves te pregunte ¿Qué es lo que hace que valga la pena salvarlos? – suspire levantando la guadaña  mientras veía como caían sus parpados lentamente – y por la respuesta olvidada eh desidico salvarte – deje caer la guadaña rápidamente junto a su cuello, sin lastimarla y asustando a sus demonios que creyeron que la ejecutaria.

-no me digan que querian una ecucion – lo dije para terminar sacandole la lengua junto a mi sonrisa sin apartar mi vista de los demonios y  acercandome a kamael para levantarla como un cadaver y cargármela al hombro para así devolverla a la casa, dejándola en su habitación junto a sus demonios para que descansaran un par de horas hasta que despertaran, pensé cientos de cosas para recibirla, pero nada le ganaba a la idea que me dieron los demonios, quienes eran mas mansos que la misma kamael.

Solo podía esperar tranquilamente en el sofá mientras recibía pedidos de comida y hamburguesas las cuales ponía en la mesa esperando que se despertara pronto, tome la llave de su collar que escondí dentro de uno de los peluches de mi cuarto y empaque en un pequeño regalo de color rojo con un lazo blanco que tenía una tarjeta que decía “La muerte es solo un sueño. ”

Volver arriba Ir abajo

Re: que empiecen los juegos

Mensaje por Kamael el Miér Mayo 10, 2017 4:32 am

Desperté de un salto mirando alrededor ¿Cómo putas llegue ahí? Lleve mis manos a mi cabeza mientras escenas mescladas llegaban a mi mente al mismo tiempo… odiaba cuando eso pasaba pues llegaban imágenes de lo que había pasado momentos antes así como lo que había pasado en mi vida anterior. Seguí tratando de relajarme mientras mi mente se aclaraba por si misma.

Llevé una mano a mis piernas mientras mi mente me decía lo obsceno que había parecido el tarado de Ban, incluso chasquee la lengua con molestia al recordar lo que había hecho –tsk… homosexual- si es que me escuchaba  era mejor, si no pues lo reservaría para luego ya que parecía obvio que no sería la primera ni la última pelea que tendríamos; aun así no creía lo que había pasado, lleve mi mano a mi cuello notando que aún no podía recuperarme por completo  del corte que me había auto infligido… por fin una herida que no se sanaba casi al instante después de siglos.

Mirando mi mano intacta podía sentir que la misma se encontraba dividida de forma escalofriante, mientras imaginaba la herida mi vista logro encontrar un objeto que no era mío o por lo menos no recordaba que lo fuera. Tome el paquete y mire el mismo con extrañeza, aun leyendo la inscripción no lograba entender a qué venia la “molestia” de darme algo –escribe horrible…- pero como no era mi cumpleaños o natividad no me quedo más opción que dejar el paquete debajo de la cama.

Me levante con cuidado aspirando el aire, no había rastro de olor corporal así que me relaje de tener que compartir mi espacio con al… volví a dar un vistazo a mi alrededor y me dieron escalofríos mesclados con furia creciente. Salí corriendo incluso choque con algunas paredes, encontré al albino comiendo tranquilamente  y casi le aplico una llave en el cuello cuando vi a mis acompañantes comiendo como cerdos en engorda a un lado… ahora entendía el dicho “instinto de madre” aunque eso me lo prefería llevar a la tumba –¿Cuánto tiempo estuve “fuera”?- casi vi a los diablillos escupir su comida antes de lanzarse contra mí y empezar a bombardearme con preguntas de mi estado y mi salud.

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.