Pretty Girl [Kasumi]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Pretty Girl [Kasumi]

Mensaje por Hyun Ryun el Miér Ene 25, 2017 8:53 pm

Tema anterior: Princess and Prince.~

El albino sintió cómo se le subía el color a las mejillas y en su caso era imposible disimular pues su estado de albinismo lo delataba cuando la sangre se agolpaba en su tez. Se había reído un poco fuerte pues la broma se le había hecho muy divertida. amantes de las horas extra, sí, eso los definía muy bien. Tuvo que secarse una lágrima que le había salido por la risa, eso había sido muy divertido.

Animoso y feliz porque ella aceptara su invitación se dispuso a recoger sus cosas, entre ellas aquel bento que había olvidado y que por ésa razón había vuelto y mientras ambos bajaban por las escaleras del amplio edificio, se fue con toda la cautela esperándola a cada pausa que ella daba, desde cerrar la puerta del set hasta descender por las escaleras con todas las cosas que llevaban encima. Hyun sólo llevaba un maletín amplio donde llevaba la cajita del bento, una chamarra y ropa extra por si se ensuciaba. - Pero... Yo te invité. - susurró un poco avergonzado; ella se había adelantado a decirle que lo pagaría y... No quería armar una batalla campal sólo por un café así que trató de verlo como un Quid Pro Quo. Vencido por la determinación de la pelirrosada sólo asintió con la cabeza cuando ya estaban afuera del edificio. Hyun fue muy amable a la hora de abrirle la puerta y también en cederle el lado derecho de la calle mientras él se posicionaba del izquierdo por donde estaban los autos. - Hay un karaoke cerca, escuché que apenas lo inauguraron ¿Te gusta cantar, Sumi-chan? - Y de golpe su rostro enrojeció, negó con ambas manos y casi choca con un poste. - ¡Lo siento, lo siento! No debí llamarte de ésa manera, me dejé de llevar. -

Ahora, de nuevo la vergüenza fue tal que ésta vez si se golpeó con una cabina telefónica; no lo parecía pero toda ésa seguridad que desbordaba con sólo presentarse en una habitación se veía mermada cuando Hyun pasaba situaciones incómodas o se veía nervioso en algún momento, como ahora. - ¡N-no estaba espiando si es lo que piensas! - Tras sobarse la frente por el golpe que se había dado con la cabina telefónica, sacó de su maletín el bento que había olvidado y se lo mostró. - Es sólo que olvidé ésto... Mi... compañera de cuarto lo preparó para mí y no quise que se enojara si no volvía con él, así que regresé al set; aunque si te soy sincero, me alegro haberlo olvidado o de lo contrario algo te habría pasado. -

No tardaron en llegar, el karaoke era un edificio de dos pisos pero bastante amplio y con unas enormes letras luminosas con estrellas. "SING. ¡Ven y canta!" Recitaba el anuncio. De nueva cuenta, Hyun se portó como todo un caballero y le invitó a pasar mientras abría la puerta de cristal, frente a ellos, una recepcionsita que de inmediato lo reconoció casi saltó de su silla por la conmosión. - ¡Lo siento, Kasumi. No pensé que me reconocerían aquí! - Pero no bastó para disculparse, la chica se había lanzado a pedirle un autógrafo y una foto pidiéndole a la pelirrosada que sostuviera la cámara. Hyun sintió una pequeña incomodidad, no quería hacer sentir menos a la chica pero tampoco podía despreciar a una fan.

Volver arriba Ir abajo

Re: Pretty Girl [Kasumi]

Mensaje por Kasumi Kouka el Sáb Feb 18, 2017 5:58 am

Un cambio en la rutina no le venía mal a nadie, ¿verdad? Kasumi debía admitir que le parecía algo extraño todo eso y no porque le desagradase  compartir un café con compañeros de trabajo, sino porque se trataba del modelo más famoso de la agencia quien prácticamente la había salvado, eso no se veía todos los días, no obstante debía dejar de darle tantas vueltas al asunto. El albino había aceptado y todo se había dado de manera tal que la chica sólo podía sonreír disimuladamente mientras tomaba sus pertenencias para salir del lugar. Su abrigo, bolso y un maletín en el cual tenía brochas y demás utensilios propios los que de vez en cuando prefería usar, no es que no agradeciera lo que hubiese en el set pero ella llevaba su profesionalismo a otro nivel.

A medida que bajaban las escaleras, la pelirrosada parecía ir interiorizando la situación, su latir se fue apresurando así como sus mejillas se colorearon con ingravidez, ¡necesitaba calmarse! -- ¿Ah? -- Para variar, le costó un poco procesar las palabras ajenas. -- ¿Sumi-chan? -- Parpadeando un par de veces, ladeó su cabeza hasta caer en cuenta de ello. ¡Le había puesto un mote! Uno muy dulce, por lo demás. Su rostro se enrojeció un poco más para que negase una vez con disimulo. -- No tiene que preocuparse, Sumi-chan es un lindo sobrenombre. -- Pensándolo bien, ¿qué tantos apodos tenía? No muchos realmente, ninguno tan afectuoso como ese. Una chispa de felicidad se albergó en su interior dejando escapar una suave risilla. -- Siéntase libre de llamarme así...si es que no es mucha molestia, claro. -- Por supuesto, seguía siendo un “superior” en el rubro, no podía sonar demandante ni mucho menos, su respeto debía estar presente hasta que el otro dijese lo contrario.

Vaya al parecer ella no era la única torpe, pero ¿en qué estaba pensando? ¡Ese no era el momento de andar tonteando! -- ¡Oh, por…! ¿¡Se encuentra bien!? -- Se apresuró a contemplar la frente del albino, cerciorándose que no le fuese a dejar un chichón o moratón más adelante, era un modelo, no podía darse el lujo de tener imperfecciones mucho menos si se trataba de su rostro. -- Podríamos conseguir algo de hielo por aquí… -- Murmuró para sí misma para que sus gemas ámbar se dedicaran a buscar por la calle algún restaurante cercano o algo que les pudiese facilitar algo frío para mantener la inflamación al mínimo posible. -- Ah, así que de eso se trataba. -- Comentó sintiendo como la ansiedad era eliminada de su cuerpo, el poder ver la verdadera preocupación del modelo en su faceta más “privada” no podía evitar hacerla sonreír, y es que, ese tipo de circunstancias ayudaban a formar una imagen menos idealista de quienes estaban tras las cámaras, justo lo que ella buscaba. -- Me alegra mucho saber que lo haya encontrado sano y salvo, así no tendrá problemas con su compañera. --

El ambiente relajado la había hecho olvidar el incidente del choque, su concentración fuera del ámbito laboral en algunas ocasiones podía hacer enfadar a los menos pacientes.

Un poco más y ya habían llegado a su destino, en los orbes de la muchacha claramente se denotaban los rosáceos destellos propios de su físico y es que la iluminación del lugar era perfecta, un sitio impecable que sólo aceleraba su pulso. Kasumi no era una gran fanática de los karaokes empero eso no significaba que no se fuera a divertir, ¡pondría lo mejor de sí para dar un buen espectáculo! -- ¿Ah? -- El grito de la recepcionista la sacó de su ensimismamiento para que sólo sonriese levemente, negando de igual forma. -- Es normal, no tiene que preocuparse. -- ¡Claro que lo era, se trataba de una celebridad! Dejando sus pertenencias en el suelo y sin quitar la dulce mueca de su rostro, tomó la cámara alejándose un poco para que pudiesen salir completos. Buscando el ángulo comenzó a moverse y a ladear la cámara. -- Owh, esto no está bien. -- Sus palabras tenían un dejo de seriedad, no podía permitirse sacar una foto si no se ajustaba a lo que ella consideraba perfecto, y no es que hablase superficialmente, no, tan sólo la luz no era la adecuada para ambos. -- ¡Sólo déjenme hacerlo! -- Sin haber terminado su frase, dejó la cámara en el mesón para volver a su maletín, retirando de él un par de bases y coloretes en polvo, además de brochas redondeadas. -- Tomará un segundo, lo juro. -- No quería ser descortés, pero no pudo evitarlo, había entrado en modo maquillista.

Con prontitud se acercó a la mujer para darle unos retoques con la base y los coloretes, ésta ya poseía máscara de pestañas y un sutil labial por lo que no era necesario. Un simple toque y la trabajadora se veía resplandeciente, evidenciando que en la simpleza está la belleza, definitivamente la humana era capaz de sacar lo mejor de quienes se ubicaran frente a un lente. -- Ahora sí. -- Asintiendo y complacida con el resultado guardó sus cosas para volver a por la cámara. -- Sonrían. -- Tal y como ella lo hacía. Un click y el brillo del flash, los símbolos de un trabajo bien ejecutado, la paz de su interior y la felicidad completa de su ser, ¿no era exageradamente sencilla?

Volver arriba Ir abajo

Re: Pretty Girl [Kasumi]

Mensaje por Hyun Ryun el Miér Mar 29, 2017 11:53 pm

Hyun al meno se sentí feliz de que el mote que le había puestoa Sumi le había gustado sin más y no se había enojado por ello. Bueno, con ésa carita de porcelana que se cargaba y ése cuerpo de Dios griego ¿Quién se atrevería a reclamarle algo? sí, aquella vanidad suya sabía utilizarla aunque claro, siempre con buenas intenciones. Muchas veces había escuchado a otros compañeros de trabajo mientras charlaban decirle cosas como "Uno que es guapo y tiene a todas las mujeres a sus pies, ¿me entiendes?" ¡Claro que no lo entendía! Era por ésa razón que también a veces catalogaban a Zen como a un pedante que prefería hundirse en su trabajo... sí, la fachada que todos conocían de él pero nunca nadie se había puesto a pensar que evitaba a ésa clase de gente tóxica para no armar un buen jaleo y terminar despedido sólo por defender lo que era correcto.

Su sonrisa ensanchó conforme avanzxaban, Sumi le parecía una chica demasiado adorable, casi tan o más adorable que su roomate pero... Si podía ser un poco fijado... Más adulta y madura. ¡admitámoslo! Yona era demasiado niña aún como para envolverse en coas de adultos. - ¡No, no, en serio estoy bien! - Restó importancia e impidió que la chica saliera corriendo a conseguir hielo, y apresuró el paso hacia el karaoke donde claramente habría sido reconocido.

La chica aquella gritaba cual fan enardecida y abrazaba al pobre albino con tanta fuerza como lo haría una pinza neumática; demasiada potencia para un cuerpo tan pequeñó llegó a pensar más no dijo nada y esperó a que Sumi les hiciera el favor de tomar fotografías. Una vez terminaron y tras una larga letanía de oraciones que iban desde "Soy tu más grande admiradora" hasta "¿Podrías darme tu autógrafo? Ah, y otro para mi -inserte aquí compañero, amigo, hermano, etc-", los dejaron pasar al cuarto de VIP, sí, porque auqella chica estaba tan emocionada que hasta les había dejado la habitación aquella sin cobrarles de más. - Qué amable dejarnos ésta habitación. - Sonrió y accedió más su sorpresa fue enorme al ver la gran sala que se les presentaba.

Una pantalla de casi 60" o más estaba pegada a una de las paredes, habían luces fluorescentes y un espacio amplio por si querían bailar además de las siempre adecuadas sillas -en éste caso sofás y puf's-. - ¡Ohhh! - Animoso y sorprendido, el albino se acercó hasta el centro de la pista donde todas ésas brillantes luces resaltaban sus rojizos ojos. - No pensé que fuése a estar tan bonito, ¿qué dices Sumi-chan? - Galante como él mismo extendió la mano en dirección hacia ella, era como una invitación para invitarla a ser su princesa ésta noche.

Volver arriba Ir abajo

Re: Pretty Girl [Kasumi]

Mensaje por Kasumi Kouka el Sáb Abr 01, 2017 4:56 am

Como decían por ahí “no hay mejor recompensa que un trabajo bien hecho”, ¿no es así? Y es que una vez que la pelirrosada pudo sacar la belleza potencial de la recepcionista y capturarla en aquella fotografía su pecho se llenó de dicha, definitivamente había nacido para eso. Sus labios se mantenían curvados en una amplia sonrisa, para que volviese a colgar su bolso sobre su hombro diestro, contemplando la escena. ¿Estar enojada porque ella fuera una fan de Hyun? ¡Por supuesto que no! Es decir, en cierta parte ella también admiraba bastante al modelo empero al trabajar en el mismo lugar no es como si pudiese comportarse de manera tan frenética, tenía que cuidar sus expresiones, respetar a todos quienes estuvieran sobre ella si es que quería seguir en la agencia, Kasumi podía ser muy torpe pero no estúpida.

Esperar pacientemente era parte de lo que hacía una maquillista, por lo que no tuvo problemas en que la muchacha manifestara todos sus sentimientos al albino, su posición era en las sombras, sonriendo y observando, cerciorándose de que todo estuviese a la perfección. -- O-Oh. -- A decir verdad, le costaba creer la buena suerte de aquella jornada, obviando por supuesto el casi incidente de las tijeras, se había envuelto en una especie de salida con un modelo en un sitio precioso de una categoría mucho más alta de la que se hubiese llegado a imaginar alguna vez en su joven vida. -- Así es, en verdad fue muy amable. -- Comentó con sinceridad, asintiendo un par de veces. Era cierto, la trabajadora no tenía ninguna obligación de hacer algo como eso aun cuando fuese simpatizante del peliblanco, es decir, lo más normal hubiese sido que les diera una habitación común, ¿verdad? La manera de pensar de algunos realmente asombrara a Kouka.

La aspirante a modelo era muy agradecida y por eso no iba a rechazar algo que tenía esfuerzo en medio. ¡Sus energías se habían renovado! -- Wooh. -- Sus labios quedaron separados unos momentos mientras sus gemas ámbar parecían resplandecer cual joyas ante el sitio que los albergaría en su tiempo de diversión, ¡era de primer nivel! De hecho, no recordaba nunca haberse encontrado en un lugar como ese, su corazón estallaría de un instante a otro. -- En verdad lo es. -- Con cierto entusiasmo y las mejillas encendidas, asintió para tomar la mano de su salvador, ingresando con delicadeza no sin antes reverenciarle con la cabeza para posteriormente cerrar la puerta tras de sí dejándolos dentro. No había otra forma de describir al chico más que como un caballero, su héroe de brillante armadura, su corazón dio un vuelco con ese pensamiento, ¡tenía que controlarse!

-- En verdad es muy espacioso. -- Con sumo cuidado, dejó sus pertenencias en uno de los sofás para poder caminar por el lugar, rodeando la mesa del centro y acercándose a la pantalla, contemplando su reflejo al estar apagada todavía. -- Es tan extraño ver una de estas tan cerca…-- Porque no era de extrañar que hubiese contemplado una de esas desde lejos, al tenerla frente a sí parecía algo irreal. -- Sería genial si los modelos pudiesen verse en una de esas en la agencia, ¿no cree? -- Volteando hacia Zen, arregló unos cabellos rebeldes tras su oreja para sonreírle. -- …-- Ahí iba de nuevo.

Demoró unos segundos, pero se dio cuenta de su error. Su rostro enrojeció y sus ojos se abrieron con exageración para que sus labios quedasen en una línea, ¡en verdad se sentía muy avergonzada! -- ¡L-Lo lamento! -- Una reverencia exagerada que duró un poco más de lo usual no bastó para quitarle la pena, su mirar se desvió y comenzó a jugar con sus dedos una vez más debía recuperar su confianza. -- En verdad lo siento… hablándole de trabajo fuera del horario y… tan… familiarmente a un modelo. ¡Perdóneme! -- Sus modales y profesionalismo definitivamente estaban a niveles estratosféricos.

Uno, dos, tres. Inhaló con profundidad y exhaló con suavidad, tratando de calmarse. Su rostro sonrosado por fin pudo volver a su acompañante, entregándole una cálida mueca de aprecio para que se acercara a la mesita de centro y tomara uno de los libros que ahí se encontraban, el del listado de canciones. -- Por favor, tome el honor de ser el primero en escoger una canción. -- Extendiendo el artículo esperó a que lo tomara, fijando sus orbes en éste, su pecho le ardía y el ritmo de su corazón se aceleraba, no estaba entendiendo nada, tan sólo serían un par de canciones, ¿no? Una sencilla muestra de gratitud, no había nada de raro.

Que nadie se acercara a tocar la puerta aún, ¿era mucho pedir?

Volver arriba Ir abajo

Re: Pretty Girl [Kasumi]

Mensaje por Hyun Ryun el Miér Abr 19, 2017 4:25 pm

Sí, en la agencia de modelage el director era un hombre egocéntrico que no tomaba en cosideración una apariencia del modelo para dejarlo tal y como estaba; ¡Claro que no! Aquél hombre simplemente se guiaba por su propio gusto y capricho de señalar a todos los modelos y decir "Tu te vas a vestir así, a tí te vamos a maquillar así... Tú... Ugh, ése corte te va mal, te vas a rapar media cabeza y a pintartelo de verde", y para ser sincero, el mismo Hyun se espantó al pensar que le obligaría a usar algo que no le quedara con su estilo. Para colmo de males, cuando Hyun había entrado a la agencia no soportaba el cabello largo y el director le había impuesto que lo llevaría en una coleta y se lo dejara crecer lo más que pudiera, de ahí que ahora tuviése el cabello hasta la espalda pero con el tiempo se había acostumbrado a ello. ¿Y a qué venía dicho pensamiento? Pues a su apariencia ante las masas, claro.

En las revistas para las que solía posar, siempre iba vestido con pantalones negros, playeras con dibujos parecidos a graffitis y animales salvajez y chamarras de cuero con estoperoles mientras posaba con cara de chico malo al lado de una motocicleta, a veces le ponían anillos con calaveras o cosas que remarcaran que el albino se trataba de un "chico malo". En alguna ocasión llegó a posar junto con otro modelo una escena de pelea y le habían dicho que debía parecer un perro desgraciaso, en ésa ocasión recordaba no parar de tener un tic de risas pues ser un "malparido" no estaba en sus génes. Hyun era más del tipo caballeroso, de aquel que no dudaría en ser el guardaespaldas de la cantante a la que defiende con cuerpo y alma y qué más hubiése querido que lo catalogaran como "el caballero", porque éso estaba haciendo con Sumi.

Sutilmente la jaló hacia él cuando ésta cerró la puerta tras de sí y la llevaba de la mano hasta acercarse a la pantalla aquella. - Es verdad, nos veríamos muy bien. - Y cuando las falanges de la dama le rosaron la mejilla sintió el pulso acelerarse de golpe, ¿Qué sensación había sido aquella? - ... - Oh no, lo malo de ser albino era, obviamente que su piel era demasiado blanca y con una variación en su pulso su rostro lograba enrojecerse demasiado denotando la obviedad de sus nervios. - ¡E,está bien, no te disculpes! - Negó con una mano mostrando una estúpida pero reconfortante sonrisa. - ¡Vamos, sólo fue un toque, tranquila! - Entre ambos, bien podrían armar una novela de drama por sus expresiones tan variadas. - ¡M,mejor vamos a sentarnos! - Y sin vacilar se dirigió a uno de los pufs donde se encontraba el control de la pantalla.

La encendió y revisó la cartelera tan amplia que tenían en música, por suerte tenía filtros para buscar exactamente la canción que uno quisera. Así que sería el primero. No sabía qué canción debería cantar, a veces el mismo humano pensaba que tenía gustos muy cursis y románticos, ¿pero qué podía decir? En verdad amaba la cursilería.
Recordó una canción que tenía tiempo quería cantar, así que con determinación la buscó. - ¡Oh, qué suerte que la tengan! Prepárate para escuchar el canto de un ángel, querida Sumi-chan! - Y guiñó un ojo hacia a ella para después tomar el micrófono.



Hyun estaba mentalizado en cantarla a la perfección, inhaló una gran cantidad de aire y comenzó a cantar.

Volver arriba Ir abajo

Re: Pretty Girl [Kasumi]

Mensaje por Kasumi Kouka el Mar Mayo 02, 2017 4:29 am

Sus delicadas manos estaban acostumbradas a tocar la epidermis de cuanta belleza se cruzara por la agencia, era lo normal pues era su trabajo, entonces, ¿por qué de pronto su rostro se había enrojecido? Sencillo, no se encontraba realizando sus labores cotidianas, aquella salida era un acto de improvisación en su vida y no podía evitar sentirse un poco culpable, lo sabía, no era correcto tomarse atribuciones que no le correspondían, si las modelos se enteraban que estaba en un karaoke junto a uno de los modelos más famosos de seguro su carrera en ese mundo terminaría antes de empezar. Vaya dilema, parecía que tenía muchísimas cosas más que perder a que ganar, entonces, ¿por qué la felicidad se albergaba en lo profundo de sí? ¿Era correcto estar tan dichosa por algo así?

Su corazón explotaría de un segundo a otro empero su profesionalismo la hacía volver en sí, respirar con normalidad nunca se le había hecho tan complicado, tenía que cuidar lo que decía y sobre todo como lo hacía. Un suspiro casi imperceptible se colaba por sus labios antes de que éstos dibujasen una dulce sonrisa, ¡ya estaba lista para comenzar con las canciones! Claro, su voz no era tan maravillosa como la de otras mujeres, lo de ella era la danza pues la gracia de su cuerpo le acompañaba mucho más, aunque, eso no significase que tuviese una entonación horrenda, ¡oh, por supuesto que no! Ya llegaría su turno para demostrar sus habilidades vocales.

El primero era el albino, como correspondía. La pelirrosada había tomado asiento en uno de los sillones, poniéndose cómoda con las piernas cruzadas como la dama que era. Sus orbes se mantuvieron fijos en la figura masculina, contemplando sin vacilación su actuación. “Que voz más linda.” Sí, porque no sólo era apuesto y talentoso en ámbitos actorales, no, ahora tendría que sumarle su innata capacidad para cantar. A la chica se le erizaba la piel y el ritmo de su pecho parecía cambiar a uno acelerado, sus labios se separaban y su rostro se sonrosaba, ¿qué era eso? Se sentía completamente atrapada por Hyun. Una canción bella que en otra circunstancia le hubiese sacado más de una lágrima, pero no en ese momento, no, estaba completamente abstraída, concentrada en no perderse un solo segundo del movimiento de los labios del chico. ¡¿En qué estaba pensando?! Sus mejillas se prendieron y para mala suerte justamente el muchacho había terminado su presentación. -- ¡Que…que bien canta! -- Se apresuró a decir para aplaudir un par de veces, sonriendo a ojos cerrados, esperando que el rubor se disipara con prontitud. ¿Era idea suya o comenzaba a hacer calor en esa enorme sala?

-- Definitivamente su voz es asombrosa. -- ¡Era más que obvio! -- ¿Hay algo que no pueda hacer perfectamente, Ryun-san? -- Preguntó a modo de broma, a pesar de que en el fondo sí se lo cuestionaba, parecía que Zen era demasiado perfecto para ser real. ¡Esos pensamientos de nuevo! Sus ojos se abrieron un poco cayendo en cuenta de sus reflexiones, tenía que comportarse, alejar todo eso de su mente, no podía mezclar su admiración con nada de lo que pasase ese día, ¡no era correcto! ¿Verdad? Kasumi se puso de pie rápidamente para que el joven no se percatara de su enrojecido rostro, definitivamente su cara era todo un poema. -- Pediré jugos. -- Se apresuró a decir elevando el citófono cerca de la puerta. -- Hai… ah, buenas noches, somos nosotros… hai, sí, esos mismos. -- Risillas leves se dejaron escuchar desde la boca de la chica, pues la recepcionista continuaba frenética por la presencia del modelo en el local. -- Ah, sí, nos gustaría zumos naturales… sí, supongo que agua también… hai, gracias. -- Otro suspiro resonó en la sala en cuanto colgó para retornase al chico. -- Prepararán las bebidas y las traerán. -- El color natural de su piel volvía y Kouka ya podía sentirse como nueva otra vez. -- Realmente a las recepcionistas les gusta mucho su trabajo. --

Acercándose hacia Zen tomó asiento donde estaba anteriormente para mirarlo con una mueca tranquila pero dulce. -- ¿Le molesta si canto ahora? -- Preguntó extendiendo su mano hacia el listado de canciones. -- El canto en realidad no es lo mío. -- Sinceró acercando su índice diestro hacia su mejilla para rascarla denotando su apeno. -- Pero procuraré esforzarme para no dañarle los oídos, de verdad. -- Emitiendo una nueva risilla ojeó las letras sin tener que buscar mucho, ¡había una que le encantaba! Tal así que sus orbes parecieron destellar para que se pusiera de pie. -- Ya sé cuál. -- Dijo para tomar el control remoto, buscando la que seleccionaría. -- Pero por favor acompáñeme con el pandero. -- Después de todo se suponía que ambos se divertirían, ¿no? Buscando el instrumento, terminó por extendérselo. Oh, no. Sus falanges rozaron las contrarias y el calor ajeno la envolvió de pies a cabeza. -- A-Ah…¡empezaré! -- Con más nerviosismo del que le hubiese gustado seleccionó la canción tomando el micrófono para comenzar a cantar.

Sin desafinar, con tranquilidad y sin esforzar su voz inició. Una sonrisa de goce se dibujaba a medida que cantaba, por alguna razón aquellas palabras y ese ritmo enardecían a su corazón. Sus mejillas ruborizadas y sus orbes que de vez en cuando se dirigían a Hyun sólo para sonreírle, ¡la emoción debía compartirse!


Te creo
Te amo
….
Te creo

Volver arriba Ir abajo

Re: Pretty Girl [Kasumi]

Mensaje por Hyun Ryun el Vie Mayo 05, 2017 12:49 am

- Gracias, gracias, querido público. - Dijo haciendo una reverencia frente a la chica y mostrando su para nada discreta galantería. Animoso y olvidando por completo aquel momento tan avergonzante para ambos se sentó a su lado mientras juguetaba con el micrófono en su diestra, se había apegado un poco a Sumi; hombro con hombro, pues él quería saber qué canción iba a cantar ella. - ¿Qué cantarás? - Inquirió encorvándose un poco hacia en frente y colocar los brazos sobre las rodillas apoyándose en éstas. Su rostro se iluminó, tener a alguien que siempre le elevara el ego a estados subnormales era algo de lo que siempre se iba a deleitar.

- La apariencia de un Dios griego y la voz de un serafín, ¿a que sí? - Y tras éso soltó una carcajada llena de egocentrismo sano... Si es que éso existía. - Creo que soy el hombre perfecto, sé actuar, cantar, modelar, también cocinar... Dios debió romper el molde cuando me creó. - En ése momento la puerta se escuchó y el albino se puso de pie para recibir los zumos que habían pedido anteriormente. Era la misma chica que con toda la emoción del mundo le entregó las cosas y le dio un fuerte abrazo, como si aún pensara que todo éso se trataba de un sueño. Hyun no negó el trato, era muy amable con las fans así que pensó en hacer algo por ella y su karaoke, la próxima vez que le hicieran una entrevista hablaría muy bien de la encargada y del lugar en cuestión como una recomendación.

Raúdo se regresó con la charola y las bebidas para dejarlas sobre la mesita de centro, justo en ése momento Hyun se quedó pensativo rodando los ojos como si éso le ayudáse a pensar mejor. - Hmmm... No lo sé... No recuerdo que hubiése algo que no pueda hacer bien. - Claro que habían cosas, pero de momento no se le ocurrían ninguna.

Tomó el pandero en sus manos no sin antes hacer un escándalo haciéndolo sonar. - ¡Escucha a tu público, Sumi-chan! ¡Su-mi, Su-mi, Su-mi! - La animó a cantar, mientras trataba de seguir el compás del ritmo de su canción. Ahora era el turno del albino para embelesarse con tan armoniosa melodía; era completamente a la canción tan triste de Hyun, ésta contenía tonos alegres, música animosa y el plus de una emocionada chica que hasta se movía al compás de su canción; sí, hablaba de Sumi-chan y su contoneo de caderas al ritmo de su canción. No se había percatado que llevába mirándole como un idiota por toda la canción, con la mano apoyada en su mejilla y una estúpida sonrisa dibujada en los labios; sólo cuando ella le volteaba a ver a ratos se espavilaba y seguía tocando su pandero.

Cuando terminó, aplaudió con todo y pandero haciendo más ruido de loa esperado y le ofreció su vaso de zumo con cuidado de no tirarlo. - ¡Lo has hecho muy bien, Sumi-chan! -

No quiso ponerse a cantar, quería tomarse su tiempo para platicar con ella, conocerla mejor y ¿porqué no?, hacer una nueva amiga; quizás a futuro ella podría conocer a Yona y ser buenas amigas. - ¿De dónde eres? ¿Qué hacías antes de ser maquillista? Oh, lo siento creo que la pregunta fue muy espontánea. No te sientas comprometida en responder. - Y como si la sed se apoderara de su garganta regresó el vaso a sus labios para acabarse lo que tenía de zumo. Suerte que habían otros dos vasos más.

Volver arriba Ir abajo

Re: Pretty Girl [Kasumi]

Mensaje por Kasumi Kouka el Mar Mayo 23, 2017 2:35 am

No venía de un entorno musical, muy por el contrario, si su familia hubiese apostado por su futuro de seguro habrían hecho hincapié en algo más “tradicional”, no obstante, eso no quitaba que no pudiese divertirse y que, aunque sea de no creer, la voz de la chica estaba bastante bien cuidada, definitivamente si le gustara podría llegar a probar un poco de ese mundo. No, Kasumi no se veía como una cantante, ser una idol no era para ella, su felicidad estaba en las pasarelas, con las prendas, las brochas y el maquillaje, el sólo pensarlo le dibujaba una enorme sonrisa en el rostro.

Cada segundo en aquella habitación hacía que la pelirrosada se sintiera más nerviosa, en efecto el sitio era muy grande entonces, ¿por qué le parecía que éste disminuía? Se sentía más y más próxima al modelo, de una forma bastante literal por supuesto.

Su cuerpo se sentía renovado luego de cantar e inclusive bailar, ¡¿eh?! No había hecho nada muy vergonzoso, ¿verdad? Su rostro se pintó de carmesí para que una risilla se le escapase de los labios, al parecer estaba muchísimo más motivada de lo que pensaba, ¿qué era, una cría? Por suerte, Hyun era mucho más que una cara bonita, su amabilidad era una de sus infinitas cualidades y con cada sutil acto su admiración crecía, así como el ritmo de su corazón. Dejando el micrófono sobre la mesita, recibió el vaso con zumo, dando un pequeño sorbo antes de tomar asiento nuevamente. -- Muchas gracias. -- Justo lo que necesitaba. El fresco líquido lograba bajarle la temperatura corporal y de paso hacer que su mente se concentrase en otra cosa.

Una sonrisa tranquila se pintó en su rostro para que tomara el vaso con la zurda mientras con la mano contraria tomara el control remoto una vez más, seleccionando una canción aleatoria que los acompañase mientras charlaban un poco, no es que detestara el silencio, sin embargo, suponía que una melodía amenizaría el ambiente en caso de que sus nervios le jugaran en contra. Retornando el aparto a la mesita, volvió por completo a su acompañante, entregándole una cálida mueca. -- Ahm. -- Tenía que ser honesta, no esperaba esas preguntas, la sorpresa hizo que sus mejillas enrojecieran con disimulo, y es que el muchacho no paraba de sorprenderla. Cuando creía que sólo sería una conversación trivial, para pasar el rato más que cualquier otra cosa, él iba directamente hacia su corazón. Una risilla suave fue a tono con la música de fondo para que negara un par de veces. -- Está bien, yo no tengo problemas en hablar de ello. -- Indicó encogiéndose de hombros para que las falanges de ambas manos dieran pequeños golpecitos como si fuese imposible que dejara el ritmo. -- Aunque tampoco es como si hubiese hecho algo más. -- Dejó escapar una risilla apenada para beber un corto sorbo de su jugo. -- Después de todo siempre he estado involucrada en esto. Al salir del instituto decidí hacer cursos de maquillaje y comencé a trabajar a medio tiempo casi enseguida. -- Comentó recordando sus días de colegiala con algo de timidez. -- Vivía en un sector apartado, pero hace un par de años me mudé al centro de Myr para estar más cómoda. -- Porque si quería comenzar a hacer carrera no podía perder el tiempo, además, su nuevo hogar le permitiría, según ella, recolectar información más certera acerca del paradero de su pequeña prima.

Un suspiro delicado se coló por sus labios para que optase por tomar un poco más de su néctar, la estaba pasando demasiado bien como para comenzar a atormentarse con la desaparición de alguien tan preciada para ella. -- Y… Ryun-san.-- Volvió a él antes de dejar su vaso en la mesita, seleccionando varias canciones para que se reprodujeran de manera automática, prácticamente sin cortes entre ellas, para no recaer en silencio. -- ¿Qué me dice usted? He… He leído en algunas entrevistas que usted siempre pensó en ser modelo, ¿es tan así? ¿Nunca hubo alguna otra cosa que le interesara? -- La de cabellos rosáceos casi se sentía una periodista, sus labios se esforzaban en no sonreír con apeno mientras que sus pálidas mejillas se acaloraban sin forma de ocultarlo, no era una fan desquiciada ni nada por el estilo empero tampoco podía negar el hecho de que seguía un poco la carrera del humano. -- ¡No me malentienda! Es un modelo excepcional pero… muchas veces uno tiene otras metas que desearían cumplir…-- Nada era tan estático en la vida, eso era obvio, ella lo sabía pues aun cuando le apasionara embellecer a los demás, debía admitir que en algún momento le gustaría ser quien atravesara una pasarela, no había de malo en soñar, ¿no es así? Lo profesional y lo humano podían ser cosas completamente diferentes, nadie podía aseverar a que Hyun no quisiera convertirse en padre en algún momento, o quizás retirarse temprano de ese mundo para vivir en un sector más apartado y rural, nunca se podía apostar al cien por ciento acerca de nadie. -- No tiene que preocuparse por nada. -- Se apresuró a decir dejando sus manos elevadas cerca de su pecho. -- Yo no diré nada de esto a nadie. -- Debía esclarecerlo. -- En verdad. Inclusive, y para que me crea… le confesaré que uno de mis sueños es llegar a convertirme en una modelo. -- Juntó sus manos y entrelazó sus dedos para que reposaran en su pecho, cerca de su corazón, aquella idea realmente le hacía ilusión. -- Aunque… ahm, yo sé que no soy tan bella como muchas de las modelos de la agencia, espero algún día poder llegar a verme a mí misma en una revista. -- El sólo pensarlo volvía a emocionarla, tanto así que ni siquiera se dio cuenta de la cercanía en la que se encontraban, mucho menos de que su hombro rozaba el contrario uniendo sus temperaturas, mezclando sus perfumes. -- Supongo que la primera vez que usted se vio en una publicación se debió alegrar mucho, ¿no? -- Oh, no. Al ladear su rostro podía sentir la respiración ajena, sus narices se habían tocado por accidente, sus ojos se encontraron con los carmesí sin poderlo evitar al momento en que su rostro enrojeció por completo. Incapaz de moverse, su mente parecía no reaccionar, completamente abstraída por la belleza de las gemas masculinas. ¿Era muy malo que quisiera quedarse ahí? Placer culpable, sólo quería compartir un poco más junto a Zen, abrir su corazón y que él hiciese lo mismo. Sólo un día, luego no volvería a probar a su suerte.

Volver arriba Ir abajo

Re: Pretty Girl [Kasumi]

Mensaje por Hyun Ryun el Vie Jun 16, 2017 1:18 am

Hyun siempre se caracterizó por ser un trabajólico empedernido, por hacer las cosas al pie de la letra aún cuando su apariencia rebelde dijera lo contrario. Era alguien que obedecía las órdenes, respetaba a los demás y siempre era amable para con todos. Quizá su único pecado sería ser tan egocentrista con su apariencia física y saberse ser tan hermosamente agraciado por la belleza que había adquirido, y es que no a cualquier persona con albinismo le sentaba tan bien la apariencia como lo había sido con él; pero ahí estaba de nuevo, pensando en lo muy bien parecido que era y sus muy infinitos atributos que lo definirían como el hombre perfecto, emprero saberse ser un hombre hermoso nunca le había hecho pecar de altivo o ser grosero con otros, y éso lo demostraba ahora mismo que prestaba toda su atención a la chica.

Dios, no sabía cómo era posible, pero estando con Sumi en aquella habitación le había hecho -de alguna manera- abrir los ojos a lo que se había estado perdiendo por sumergirse tanto en su trabajo. Hyun no salía con nadie, Hyun sólo se dedicaba a su trabajo y no conocía a muchas personas que pudiése llamar "amigos", salvo por su mánager que era con quien más contacto tenía empero no eran tan íntimos como para que el albino considerara que tuviésen una amistad; y ahora, al lado de Sumi se percató de que existen más cosas que estar posando frente a un montón de reflectores y ser capturado perpetuamente por las cámaras.

Su vida, al igual que la del albino había sido sencilla pero no por ello dejar de ser entretenida y conforme Sumi se expresaba sobre algo, Hyun no encontraba un momento para dejar de preguntar. - Debió ser pesado un trabajo amedio tiempo. - Él sabía bien; había huido de casa cuando apenas tenía la mayoría de edad, sabía a la perfección lo que es salir por voluntad propia y conseguirse el pan de cada día. - ¿En serio? Yo también vivo en la zona céntrica. Es curioso. - Es como si el destino quisiera que así fuése.
Pronto soltó una risotada al verla emocionarse y expresar en su faz lo mucho que le gustaba ser maquillista; no iba a negar que a ojos de Zen anteriormente la había notado muy entregada a su trabajo. Quizás sólo en una ocasión le tocó ser atendido por ella pero recordaba perfectamente lo muy entusiasmada que se veía saltando de un lado a otro rebuscando entre brochas y maquillaje.

Era su turno, disfrutaba cada segundo de hablar con ella, tanto que pensó que quizás un mejor lugar para haber salido habría sido un café o un restaurante. Quizás en una segunda ocasión la invitaría a salir. Ahora, con la garganta esclarecida y el suave sonido de fondo que amenizaba un ambiente bastante agradable, se dejó reposar la espalda sobre el respaldo del sofá. - Confío en tí, además soy un libro abierto. Así que no te preocupes que no dudo de tí. - Un brinco en su corazón le espaviló para que dajra de mirarla tan fijamente, ahora se centraba en mirar el techo al momento de tener remembranzas sobre su vida para compartir con Sumi.

- En realidad, cuando era niño quería ser músico; ya sabes, quería formar parte de una banda de rock. - Admitió soltando una risilla y entornando los ojos por el recuerdo. - Pero mis padres eran muy conservadores y no les agradó mucho la idea. Ellos y yo siempre estábamos discutiendo porque querían que fuése un abogado como ellos y... - Oh no, éso había salido de más. La verdad es que en sus casi cinco años de  trayectoria en popa jamás había rebelado información personal como el de la familia; por lo general siempre escabullía a ésas preguntas en las entrevistas haciendo un chascarrillo, unos cuantos juegos de palabras o hablando sobre cualquier otro tema hasta dejarlo olvidado. Su rostro se serenó un momento y luego sólo soltó una tímida risa. - Lo siento, jamás hablo sobre mi familia. - Porque el dolor de ser un hijo rechazado, por más nímio que fuera, pesaba mucho en el alma. Pero se recompuso al instante, como siempre, hablando sobre cualquier otra cosa. - Pero estoy feliz por haber entrado al mundo de la moda, así toda Myr puede llegar a conocerme y a admirarme por mi belleza. -

Pausa, el vuelco que sintió cuando sin darse cuenta de la cercanía que habían estado tomando ambos le tomó por sorpresa, sintió que el corazón se le iba a reventar por dentro. Podía sentir la respiración entrecortada de la chica y alcanzaba a oler su perfume, ése delicado aroma entre jazmín y almizcle... ¿O era la combinación del perfume de Hyun y Sumi? No lo sabía, pero estaba seguro que ésos dos aromas eran lo más exquisito que había persivido en su vida.
Carraspeó un poco y bajó la vista, pues no quería cometer una tontería... En su primera cita. - S,sumi, yo... - Pronto buscó tomarle la mano y darle un ligero apretón. - Estoy muy feliz de haberte conocido hoy, jamás me había divertido tanto. Creo que por fín he encontrado a una verdadera amiga. - Pero su galantería no podía dejarse de lado y raúdo acercó la mano ajena para depositar un suave beso en el dorso de ésta.

Volver arriba Ir abajo

Re: Pretty Girl [Kasumi]

Mensaje por Kasumi Kouka el Lun Jun 19, 2017 5:14 am

Cosas buenas y cosas malas, la vida era una mezcla todo. Kasumi sabía que era necesario aprender de las desdichas, buscarles solución a los problemas, y por sobre todo, disfrutar los buenos momentos, es por ello que hacía todo lo que estuviese a su alcance para no lamentarse de su falta de decisión después. Los humanos no tenían muchas oportunidades, sólo una vida. -- Iie… para nada. -- Negó con suavidad antes de que sonriera con delicadeza, muy por el contrario de lo que alguien pudiese pensar, el comenzar a trabajar a temprana edad sólo acrecentaba su amor por el maquillaje, a decir verdad, si hubiese podido comenzar a realizar esas actividades en su adolescencia de seguro se sentiría bastante más preparada que hoy en día, pero todo pasa por algo, ¿no? -- Oh. -- Un ligero sobresalto y sus delicadas falanges cubrían sus labios antes de emitir una corta risilla. -- En verdad es una coincidencia. -- Porque lo era, es decir, la isla tampoco era muy pequeña por lo que descubrir, precisamente en un karaoke, que vivían en un mismo sector, tras haber sido rescatada sólo podía ser obra del destino. ¿No estaba siendo demasiado ingenua?

Ya no era una niña, lo sabía demasiado bien, tenía que tenerlo claro si quería encontrar a su prima. No se dejaría engañar por nadie, no tenía permitido creer en cuentos de hadas… por mucho que su pecho le gritara que así era. Sus rodillas temblaron al reprenderse a sí misma, era necesario alejar a toda costa los malos pensamientos, estaba siendo acompañada por su salvador en un acto de genuina amabilidad, Zen no merecía que cuestionaran su bondad; mucho menos que la atención de la chica se desviara a tales niveles. -- Muchas gracias. -- El apeno era inminente, no sólo por su confesión, sino por las palabras ajenas. ¿Ella podía ser así de confiable? Su rostro se enrojeció y su pulso se aceleró a nuevos ritmos al momento en que sus dedos se desenlazaban llevando sus manos hacia sus muslos para disimular la vergüenza. Hyun era realmente encantador, casi como el príncipe sacado de alguna antigua historia.

Sus ojos se cerraron tratando de alejar aquellas culposas ideas, no obstante, en cuanto la gruesa voz del modelo resonó en la sala, captó toda su atención. Las mejillas de la maquillista enrojecieron y su pecho pareció dar un vuelco. ¿Una estrella de rock? Sus labios se separaron de la impresión, al final no importaba quien fuera uno, todo el mundo tenía algún deseo oculto que por alguna razón no podría llevarse a cabo. --
A-Ahm…--
No era correcto, lo sabía, estar escuchando acerca de la vida privada de un modelo importante no era profesional, no, y por sobre todo era incorrecto sentirse así de feliz por enterarse de algo que no salía en los medios, ella no era mala ni interesada, no iba a divulgarlo, mas su curiosidad ahora sólo acrecentaba. Tenía que mantener la distancia, comenzaba a acercarse peligrosamente a la línea de adecuado, no eran amigos, no debía tomarse atribuciones.

Movió su cabeza, Kouka iba a negar, pero terminó por asentir. -- Así es, Ryun-san. -- Pronunció con calma. -- Gracias a eso, todo Myr es capaz de compartir la emoción que transmiten sus fotografías. -- Porque todo era más que vestir bien y ser guapo, la muchacha no era fotógrafa, empero hasta ella podía comprenderlo, lo que se buscaba demostrar a través de las imágenes iba muchísimo más lejos que la ropa no tenga pliegues innecesarios, que la piel estuviese tersa, era algo más profundo. El significado de la belleza nunca había sido sencillo.

Hipnotizada. La de cabellos rosados no estaba segura de que esa fuese la palabra correcta, sin embargo, eso sintió, la temperatura de su cuerpo se había elevado acalorando su rostro, siendo incapaz de moverse, manteniendo sus gemas en las contrarias. Hyun resplandecía como la luz de la luna llena, opacando a la infinidad de estrellas que podían estar a su alrededor, llevándose todos los latidos de la chica, ¿eso significaba ser una fan? Ya no estaba segura de nada. Sus labios se separaron y temblaron con ingravidez, tenía que decir algo mas su mente estaba en blanco, no encontraba las palabras para romper aquellos segundos de tortuoso silencio. --…-- Una ¿amiga? Los rosáceos destellos de sus ojos se acentuaron ante lo mencionado por el peliblanco. Todo nerviosismo se desvaneció al instante, dibujando una amplia sonrisa en el rostro de la chica al sentir la calidez contraria. -- Yo también me estoy divirtiendo mucho. -- Pronunció con un dejo de entusiasmo. -- Muchas gracias…-- ¿Eh? Parpadeó un par de veces sintiendo los suaves labios del chico contra su piel, un nuevo vuelco de su corazón, era la primera vez que experimentaba algo así. -- Hyun-san…-- Se le escapó para que su rostro se pintara de rojo una vez más, llevando su mano libre hacia su boca, cubriéndola con suavidad, lo acababa de llamar por su nombre, ¡que descaro! -- A-Ahm... lamento haber sido descortés. -- Se disculpó enseguida, reverenciándole con la cabeza, aunque debía admitir algo, el nombre ajeno le había dejado un dulce sabor en la boca, casi como un bombón deshaciéndose lentamente. –Pero…-- Mordió su labio inferior unos instantes, bajando su mirada antes de regresar al chico, tomándole las manos con las suyas en un delicado y torpe acto. -- Yo hablaba en serio… de verdad me estoy divirtiendo mucho, ¡muchas gracias! -- Necesitaba empezar a practicar con su valor, y vaya que eso había requerido de mucho.

Un ligero temblor se apoderó de sus manos antes de que soltara las ajenas, tragando saliva para bajar el mentón y mirar hacia sus muslos. -- Lo lamento…-- Reiteró buscando algo para que captara su concentración. Kasumi podía sentir como su rostro enrojecido emanaba calor mientras su pecho se tornaba errático, como si su corazón fuese a saltar en cualquier momento. Vergüenza. No había ofendido al actor, ¿o sí? Un último vistazo, con temor elevó un poco su rostro para encontrarse con el de Hyun, perfección e imperfección, no había forma de explicar esa sensación.

Volver arriba Ir abajo

Re: Pretty Girl [Kasumi]

Mensaje por Hyun Ryun el Mar Jul 25, 2017 1:21 am

Hyun esperaba no haber sido atrevido con quel acto caballeresco al besarle la mano, la verdad es que muchas veces las personas solían decir -paparazzis, gentes de los medios, otras agencias de modelaje, etc.-, que Hyun era un mujeriego coqueto por la forma en que se expresaba con tanta galantería hacia las demás personas, especialmente las chicas; sin embargo, Hyun era simplemente así, un hombre noble, atento y cortés que siempre mostraría su mejor sonrisa y ésos ojos coquetos a quien sea. Ah~, al fin lograba escuchar su nombre de pila ¡Y qué bonito se escuchaba con el tono de Sumi! Su sonrisa se amplió, e incluso se sorprendió cuando ésta se cubrió los labios, ¡Qué encantadora!

- Kawaii... - Logró susurrar bajo y notar que él mismo comenzaba a sonrojarse. Pronto su atención regresó cuando la chica en un acto heróico le tomó de las manos. Su tacto era dulce y sus manos suaves como una perla. - Ya veo. - La comisura de sus labios se elevó mostrando una sonrisa completamente sincera. - Me alegra saberlo, de verdad. - Porque esperaba, desde el fondo de su corazón que ella no estuviera pasando un mal rato o se sintiera incómoda.

De nueva cuenta una risilla se escapaba de sus labios, tan dulce y amena que era como la de quien ve algo tan maravilloso por primera vez. Hyun se colocó los dedos índice y anular de su diestra superficialmente sobre su labio inferior, cosa que lo hacía ver más coqueto de lo que normalmente era. Sus miradas se cruzaron por enésima vez y Hyun sentía que con cada una su corazón sentía chispitas rebosar por todos lados. Pero entendía también que Sumi-chan podría sentirse un poco incómoda, ¡Era obvio! Estar a solas, en un cuarto cerrado sin acceso a abrirse por fuera y con un Adonis perfecto sentado a su vera podrían ponerla un poco nerviosa, así que volvió a coger los micrófonos extendiendo uno hacia la chica.

- ¿Quieres intentar un dueto? - Con prontitud se puso de pie mientras escogía del amplio catálogo alguna canción, aunque claro, para ello era necesario que ambos conocieran la letra de la canción. Volvió su rostro hacia a ella y con aquella carisma y ligera estupidez en sus palabras se dirigió. - Dime cuáles canciones conoces y yo te digo si las conosco, ¿De acuerdo? -

Volver arriba Ir abajo

Re: Pretty Girl [Kasumi]

Mensaje por Kasumi Kouka el Miér Ago 02, 2017 4:52 am

El trabajo en los medios requería un enorme coraje y valentía, es decir, ser capaz de soportar no sólo a los terceros que admiraban tu trabajo, sino a la infinidad de compañeros con los que se tenía que compartir; sin saber qué es lo que estaban pensando, cosas buenas o malas, todo ello era sin lugar a dudas algo desgastador. ¿Cómo era posible que Kasumi se viera a sí misma en algo así? Su amor por el trabajo era algo que sencillamente estaba fuera de nivel, no importaba que tanto le gritaran los productores, cuánto la detestaran las modelos, si ella sentía que hacía sus labores eran de excelencia o, por lo contrario, si eran horribles y lograba aprender de sus errores, entonces todo valdría la pena. Si podía con todo eso, ¿por qué sentía que desfallecería de un momento a otro? ¿Dónde se había ido toda su fortaleza, toda su confianza?

Las mejillas de la chica permanecían de un rojizo color y su cuerpo parecía vibrar cada vez que el albino se dignaba a hablar, necesitaba controlar aquella admiración. Inhalando con profundidad y disimulo, buscó tranquilizarse, no podía evidenciar su nerviosismo cuando ella decía que se encontraba bien, no podía dar mensajes erróneos, esa no era ella. -- ¿Eh? -- Parpadeó un par de veces contemplando el micrófono para que todas sus dudas se disiparan, estaba allí para divertirse y era lo que haría, las consecuencias de sus acciones y palabras llegarían tarde o temprano, no se adelantaría a ellas. -- Seguro, Hyun-san. -- Pronunció curvando sus labios en una cálida sonrisa al instante en que tomaba el artefacto, rozando las falanges ajenas en un delicado toque.

¿Un dueto? Era lo más lógico considerando que estaban allí para cantar y pasarlo bien, ¿no es así? Extendiendo su diestra, tomó el librito en el que se encontraban las canciones y los artistas, en efecto, había bastantes canciones que reconocía y aunque no manejaba a la perfección podría interpretar sin mayores problemas, no obstante, lo mejor sería decidirse por algunas, quizás aquellas que considerase más apropiadas para ambos en esa oportunidad. -- A-Ahm…-- Separó sus labios sin quitar su mirada del listado. -- Conozco la mayoría. -- Inició para volver hacia Hyun, sonriéndole con dulzura. -- Si tuviese que escoger alguna, diría que Suki Kirai, Silhouette o Daisy. -- Pronunció indicando levemente con su índice hacia las canciones con sus respectivos autores. -- Por supuesto, a-ahm, yo cantaré lo que tú quieras… -- Todavía le era algo incómodo tratarlo con tanta familiaridad, su rostro se acaloraba una vez más a pesar de que un dulce sabor recorría su garganta, por suerte sus manos no tiritaban, no quedaba tan expuesta.

La pelirrosada necesitaba volver a su anterior estado, por lo que en un impulso le pasó el listado a Zen y en su lugar tomó el control remoto para poder seleccionar la canción que el dijera. La ansiedad y un extraño sentimiento que no conocía se mezclaban, deseaba cantar y que aquella melodía no se acabase nunca, aun cuando todavía no cargaba, ¿qué era eso? No estaba bien, para nada. La culpa la invadió y por acto reflejó mordió su labio inferior, que vergüenza, necesitaba concentrarse. Sus dorados orbes viajaron hacia el rostro ajeno, contemplando su majestuosidad, la serenidad reinó en su interior. Ella sólo era una fan con suerte, tenía que recordarlo.

_________________________________

Volver arriba Ir abajo

Re: Pretty Girl [Kasumi]

Mensaje por Hyun Ryun el Mar Ago 22, 2017 11:24 pm

Al escuchar la lista que Sumi disponía para cantar se le iluminó la mirada en una, y es que en verdad amaba ésa canción tanto que a veces la cantaba en la ducha. Suerte que las compañías televisoras no sabían ése chisme suyo sino ya habrían hecho un escándalo de ello, o peor, algún paparazzi habría intentado colarse a su baño sólo para confirmar que éso era cierto, ¡y éso no estaba para nada bien! Espiar era malo, así fuéses hombre o mujer, si hacías esa clase de cosas, eres sinvergüenza -palabras de Zen-. Casi se le sale el corazón cuando se dejó el puntero en la dichosa canción y sonaba un preview de ésta; pronto y sin deomras se giró sobre su eje hacia la chica y le extendió el micrófono.

- Silhouette, ¡amo ésa canción! - Añadió con un toque emocionado como un niño que recibe su primer juguete de cumpleaños que ansiaba tener desde el año pasado. No se esperó, tomó su lugar en la pequeña pista de canto/baile y se regocijó en su sitio al comenzar la música.

Ésta vez cantó con toda emoción, entonando y jalando el aire suficiente para poder llegar a los niveles de tono que le hacían falta si era necesario. En alguna ocasión habría visto quizá en la tele al artista de la canción haciendo algunos movimientos coreográficos con las manos que el mismo Zen no dudó en imitar -un poco bordes, a decir verdad- y dar hasta pequeños contoneos de cintura y cadera en las partes que se tornaban rítmicas. Una vez terminó la canción tenía unas cuantas gotas de sudor resbalándole sobre la frente y la sien, producto de su constante emoción al cantar; esperaba no haber sido demasiado efusivo y haber espantado a la chica.

- ¡Fuaaaahh! - Se pasó el dorso de la mano sobre la frente para quitarse el exceso. - Tenía tiempo que no la escuchaba, creo que me he emocionado de más. - Rio y dejó que su respiración volviése a la pasrimonía y tranquilidad que debía estar. No negaba que amaba aquello pero tampoco iba a perder su porte para comenzar a comportarse cual crío. Así que mientras esperaba a que se le pasara la emoción regresó hacia la mesilla de centro donde cogió su vaso de zumo y lo bebió todo hasta la última gota. - Vaya, se me ha pasado tan rápido el tiempo que no lo he sentido. - Lo notaba al mirar su reloj de mano, les quedaban sólo diez minutos para disponer del lugar.

Volver arriba Ir abajo

Re: Pretty Girl [Kasumi]

Mensaje por Kasumi Kouka el Vie Sep 01, 2017 7:36 pm

La emoción podía ser fácilmente contagiosa, y es que con sólo ver como las comisuras del albino ascendían, Kasumi no pudo evitar copiar la misma expresión, claro, era un acto simple sin mayor trasfondo que el de compartir la letra de una canción. Controlar sus pulsaciones era algo imposible de hacer a esas alturas, su pecho parecía querer contraerse con cada palabra dicha por el contrario, ¿no estaba exagerando con su admiración? Sus mejillas se pintaron de un tono carmesí al sentir apeno de sí misma, era una fan, pero por sobre cualquier cosa era una maquillista, no tenía permitido cometer errores en su vida personal con los demás miembros del equipo.

Pasando saliva con disimulo asintió una vez. -- Silhouette será. -- Reiteró para seleccionar la canción poniéndose de pie para tomar el micrófono que le correspondía. Las puntas de sus pies se movían con la música introductoria y la presión de sus falanges sobre el aparato acrecentaba hasta que comenzó a dejar salir su voz. Cada una de sus células vibraba al ritmo de la melodía que estaban interpretando, porque sí, la pelirrosa debía asumir que realmente le fascinaba esa tonada, no sólo porque era pegajosa sino por el significado que tenía para ella. Habían cosas que no desaparecían, recuerdos que se protegían y perseguían para poder reír al final; eso era precisamente lo que estaba viviendo desde la desaparición de su prima.

¡Estaba ahí para divertirse! Se tenía que dar una reprimenda mental otra vez, y sólo atinó a negar una vez curvando sus labios en una mueca de alegría, siguiendo con su interpretación. Estaba un poco avergonzada a pesar de todo, es por ello que, a diferencia del modelo, sólo se centró en cantar lo mejor que podía dando a penas y suaves contoneos de cadera además de uno que otro salto, contemplando siempre la figura masculina de reojo, procurando no perderse en su hipnótica belleza, era un dueto después de todo.

Apagando el micrófono, volvió a poner la canción a menor volumen sólo para que no hubiese silencio entre ellos. Una risilla suave se le escapó mientras encogía sus hombros tomaba asiento una vez más. -- Tranquilo. -- Pronunció con suavidad, posando sus manos sobre sus muslos. -- El secreto quedará aquí. -- Con ambas manos, cubrió delicadamente su boca evidenciando sus palabras, ella no iba a divulgar absolutamente nada de lo que habían estado hablando desde que se encontraron en el estudio, a decir verdad, ni siquiera estaba en sus planes mencionarle a alguien acerca de esa especie de “cita”, no podía permitir que se expandiera ningún tipo de rumor acerca del artista.

El sonido de la guitarra continuaba resonando en su pecho, sus manos parecían temblar y lo único que pudo hacer la maquillista fue tomar su vaso de jugo y beber dejando un tercio del contenido, el dulce sabor resbalaba por su garganta, no obstante, creía que pronunciar el nombre ajeno era mucho más delicioso. ¡¿En qué estaba pensando?! Sus mejillas se encendieron y optó por terminar su bebida, buscando despejar su mente de innecesarios pensamientos, tenía que ser profesional, su admiración estaba yendo demasiado lejos, ¿no es así? -- Ah.. ¿en serio? -- Cayendo en cuenta del horario, buscó su móvil entre sus pertenencias para separar sus labios. -- Vaya, es verdad. -- Comentó lo obvio para volver a guardar su teléfono, sonriendo con levedad. -- Muchas gracias por todo esto. -- Dijo arreglando su ondeado cabello por sobre su hombro diestro. -- Nada de esto era necesario, pero aun así te tomaste muchas molestias conmigo.-- Sus orbes viajaron hacia la pantalla que continuaba encendida, mostrando las letras que no estaban siendo representadas por nadie. -- Espero poder devolverte el favor en alguna oportunidad. -- En verdad lo esperaba, no deseaba ser una oportunista. -- Así es que, si necesitas cualquier cosa, no dudes en pedírmela, haré todo lo que esté a mí alcance para ayudar. Y antes de que digas que es parte de un caballero, es algo que te pido como colega, ¿está bien? -- Sus comisuras se alzaron al momento en que sus ojos se cerraron, ladeando su rostro con las mejillas ligeramente enrojecidas, una expresión pura que evidenciaba el deseo de su corazón, debía volverse fuerte, luchar contra sus temores, aquello era un buen comienzo.

-- O-Oh. -- Abrió sus ojos para parpadear un par de veces, posando sus falanges sobre sus labios. -- No quería sonar grosera, perdón. --  Los colores se le subieron al rostro, quería que se la tragara la tierra. Sus ojos se cerraron con fuerza y agachó la cabeza. -- Yo... sólo quiero poder agradecerle como corresponde, también soy una fan de su trabajo, no quiero que parezca que intento aprovecharme de su bondad. --

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.