[Priv] La lluvia debería llevárselo todo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Priv] La lluvia debería llevárselo todo

Mensaje por Yuuki Sakurai el Dom Nov 13, 2016 1:46 am

Yuuki se encontraba caminando de regreso a casa, era bastante tarde ya, pero el restaurante había cerrado a una hora anormal debido a un evento que hubo en el recinto. Se sentía cansado, le había tocado un turno no solo ajetreado, sino que más extenso por falta de personal, asi que no solo sentía su cuerpo más pesado, sino que su mente se encontraba agotada. Sus pasos eran lentos y su mirada estuvo perdida en sitios diversos, pero aún no podía rendirse en el primer asiento que encontrase, debía pasar aún a comprar algo que su hermana le había pedido a último momento, siendo él el responsable de tenerle todos sus materiales, así que tuvo que cambiar su ruta e ir hacia la librería donde podría encontrar lo pertinente. Compró lo que Aoi le solicitó y aprovechó para llevarse algunas cosas para él, como lo eran algunas libretas y muchos lápices de distintos colores y grosores. Además, compró material para confeccionarse separadores de libros, incluso fundas, puesto que si en algo era bueno Yuuki era en manualidades. Aoi lo sabía y constantemente se aprovechaba de su ayuda en las tareas que le enviaban de la escuela, Yuu por su parte siempre le ayudaba y le guiaba, él era feliz con cosas así, viendo a su hermana contenta aún con sus deberes.

Tras comprar salió de la tienda portando las bolsas con los diversos paquetes, con su bolso donde llevaba la ropa de cambio que ese día ni siquiera quiso utilizar, por lo que su aspecto era un tanto curioso al compararse con el resto de personas que aún vagaban a esa hora. Su camisa no sería problema si no estuviese adornada con hilo plateado, destacando el nombre del local en el dobladillo del cuello, así como en los puños. Un chaleco corto, ajustado, de un tono azul marino  se veía bien ceñido y abotonado, denotando que su oficio sería el de un anfitrión o un garzón, lo cual en ese día si estaba correcto, puesto que pese a ser el administrador no tuvo de otra que ayudar con el servicio e incluso alternar con la recepción de clientes. La corbata que normalmente estaba bien acomodada Yuuki la llevaba sin anudar, suelta con un trozo a cada lado de su cuello, mostrando el cuello de la camisa sin abotonar y si no fuera porque uno de sus compañeros le avisó, seguramente portaría también el delantal oscuro utilizado en la cintura.

Yuuki sin acomodar nada caminó con las bolsas bien sujetas a sus manos, doblando por una calle que no conocía y que ni siquiera le importó, asumía que ir por allí le llevaría más rápido a la avenida que si conocía, la cual le conectaba con otra por donde iría directo al área residencial donde vivía junto a su hermana. El llegar a casa no le entusiasmaba tanto pese a estar derrotado y no es que Yuuki careciera de interés en ver a su hermanita, sino que el llegar a casa le recordaba el tiempo que pasó con Orión allí y eso le deprimía bastante, lo cual le tenía diariamente con el deseo de seguir en su trabajo casi buscando cualquier excusa para demorar y no regresar temprano a casa. De esa manera una vez llegase solo dormiría evitando el pensar siquiera, guiado por el cansancio, por el sueño, ni siquiera comiendo al no encontrar la necesidad o ánimo para hacerlo.

Detuvo sus pasos cuando le tocó cruzar una calle, una que le conducía a un parque sumamente largo pero angosto, situado como bandejón central al estar dividiendo esa avenida y Yuuki se vio tentado en recorrer tal sitio. Siempre le gustaron los parques, cualquier área verde le invitaba a la calma y al relajo, sin poder encontrarlo ya en su propio departamento. Cruzó más rápido de lo que estuvo caminando y se internó en ese pequeño paraíso sin siquiera dudarlo, mejor era para él caminar media hora o quizás algo más antes de regresar a casa. No importó el cansancio ni la hora, tampoco la aparente soledad del sitio o el frío que sabría tendría si seguía con tales ropajes, mucho menos le importó portar bolsas con materiales sabiendo que de un momento a otro la lluvia podría estropearlo completamente. — La lluvia debería llevárselo todo... — susurró en un momento donde se encontró rodeado de árboles altos y de tronco delgado, con un follaje pobre debido a la época, el suelo se encontraba húmedo y se podía sentir ese exquisito aroma a tierra mojada. Las hojas caídas se agrupaban en diferentes sitios, aún nadie había limpiado aquel parque ese día, lo cual Yuuki agradeció. Se veía precioso y más ante la escasa luz que cubría el sector.

Volver arriba Ir abajo

Re: [Priv] La lluvia debería llevárselo todo

Mensaje por Vrede Draer el Dom Jul 02, 2017 4:28 am

Aahh… que fastidio… -Murmuró mientras surcaba los cielos, lejos de la isla que ahora llamaba hogar todo le recordaba a su pasado, su garganta ardía, solo quería acabar con todo con todos y volver a los tiempos donde pensar no era admisible, donde sentir no era permitido, pero en esas tierras oscuras y contaminadas ya no quedaba absolutamente nada en lo que pudiera descargar su ira. A pesar de que habían pasado más de mil años aún no podía olvidar toda la rabia que albergaba su corazón, estaba llena de dolor, de resentimiento y de cosas por las que se arrepentía, pasaba sus días sumamente metida en su trabajo lo que le hacia olvidar momentáneamente todas las huellas de su pasado. Siempre esperaba a último momento, Si Vrede no estiraba sus alas con el correr de los días las molestias comenzaban, subiendo por su espalda hasta sus omoplatos hasta que la sensación se hacía insostenible, eso fue justo lo que sucedió aquella noche.

Llevaba varios días soportando el dolor de sus alas por mero capricho y su asistente había comenzado a notar el mal humor en su rosto (aunque este parecía estar estoico casi todo el tiempo) junto con los pequeños ademanes que hacía con su cuello o moviendo un poco sus brazos, esto hizo que de inmediato buscara programarle una cita con algún quiropráctico, aunque realmente no lo necesitara. Rose era alguien que ponía especial atención a los detalles y probablemente la única persona que realmente le conocía, nunca preguntaba, pero siempre estaba atenta a cualquier cambio, ese tipo de relación implícita era algo que la mujer dragón valoraba tremendamente, detestaba pedir las cosas dos veces por lo que alguien que supiera que necesita antes de que lo diga era alguien muy valioso. A pesar de aquella relación continuaba manteniendo el secreto su verdadera naturaleza, principalmente porque su propio yo era algo que de por sí le costaba mirar al espejo, pero entonces, cansada de dar vueltas en su cama sin poder conciliar el sueño abrió una de las ventanas de su hogar y simplemente se echó a volar sobre el cielo.

Estaba demás decir que su tamaño siempre llamaba la atención, un dragón de casi 30 metros era algo difícil de pasar por alto y aunque vivía en una casa algo alejada de la ciudad siempre buscaba un sitio alejado de su hogar principal para aterrizar. Volar lejos de la isla la ponía de mal humor, de un sensible desagradable al que no estaba costumbrada y que debía sacudirse lo más rápido posible, lo extrañaba, pero no podía pasar más de mil años llorando a alguien del que no pudo despedirse… o eso quería hacerse creer. Cuando entró de regreso en la isla volaba de un lado a otro casi por inercia, su cuerpo cubierto de gruesas escamas no sentía el frio de la lluvia, no sentía absolutamente, excepto por el leve ruido que producían las gotas al chocarse con ella. Cuando se dio cuenta de sus acciones comenzó a descender un poco buscando un sitio donde aterrizar, era de noche, llovía, y debía buscar un sitio desde donde pudieran recogerle.

Finalmente escogió un área que parecía ser un pequeño parque entre algunas calles de la ciudad, descendió tranquilamente hasta que sus patas tocaron el suelo y estiró sus enormes alas hacia arriba, asegurándose de que se había ejercitado lo suficiente antes de que su cuerpo comenzara a adoptar nuevamente su forma humana. Ahí estaba, mirando el poco aseado parque con una tranquilidad aparentemente inquebrantable, sus pies descalzos, su cabello largo hasta un poco más abajo de su cintura con ángulos casi completamente rectos y sobre su cuerpo un vestido azul marino, sin hombros y con algunas puntas regulares al final con aberturas. De inmediato comenzó a sentir el leve frio de la lluvia y miró al cielo, disfrutándolo momentáneamente, regresando a la realidad que era su vida ahora antes de reparar a su alrededor.


Se dio la vuelta antes de comenzar a caminar notando a cerca de unos 20 metros de distancia una figura algo delgada en medio de la noche. Le miró directamente pensando que probablemente hubiese notado el hecho de que era un dragón pensando en mil y un cosas al mismo tiempo ¿Debía atacarlo? ¿Debía silenciarlo? ¿Debía sobornarlo? No lo sabía con exactitud. Caminó acercándose al chico hasta detenerse a un par de metros, miró al suelo borrando los pensamientos bélicos de su cabeza, ya no vivía en una era donde la barbarie era la primera opción y levantó el rostro nuevamente. Sentía el leve olor a comida oculto por el agua de la lluvia, la corbata algo desaliñada y la bolsa en su mano junto a un par de ojos que le hicieron entrecerrar los ojos levemente por apenas una fracción de segundo debido a su ligera obsesión con la perfección.

Había algo más importante que debía solucionar en ese momento así que se dirigió al chico con un acento extremadamente formal - ¿Puedes prestarme tu teléfono o sabes de algún sitio de donde pueda llamar? -Si… no tenía idea de donde estaba y debía pedirle a Rose que viniera a recogerle.

OFF:
Espero no te moleste que invadiera tu post, cualquier cosa avísame, saludos!

Volver arriba Ir abajo

Re: [Priv] La lluvia debería llevárselo todo

Mensaje por Yuuki Sakurai el Jue Jul 13, 2017 9:08 am

La lluvia que caía aquella noche distrajo a Yuuki, quien antes se había perdido en sus pensamientos, en las vistas que ese parque le daba, incluso en el sonido de sus propias pisadas, parecía que cualquier cosa conseguiría llevarse su atención. Estaba mal, se le notaba, él mismo lo percibía, pero allí quedaría puesto que hasta donde sabía solo trabajadores merodearían la zona, personas que necesitaban de sustento puesto que, ¿sería sensato para un amo salir a esa hora en plena lluvia? Yuuki pese a serlo, no se consideraba como el prototipo de señores acaudalados que básicamente no daban un pie fuera de su residencia o de su lujoso medio de transporte, el cual variaba, ya casi no se usaban automóviles comunes, ¿Quién lo haría teniendo magia o la capacidad de volar e incluso teletransportarse? Algunas veces Yuuki pensaba en ello, en lo interesante que podría haber sido su vida si algo así estuviese en ella, poder, algún rasgo, un contacto o las agallas para poder buscar algo así.  En esa noche sus pensamientos volvieron a fluctuar entre posibles e imposibles, en lo que podría ser pero jamás sería, nuevamente un aire depresivo le llenó y se sintió patético por tener ese tipo de problemas, por mantenerlos lejos de su hogar y por lamentarse en soledad.

Negó ligeramente, como si se diese cuenta de que estaba mal lo que hacía, pero eso era algo que ya sabía y pese a ello no cambiaba, no podía hacerlo. Poco a poco perdía esas fuerzas por generar un cambio, no obstante, sabía que solo seria un tiempo, tal y como le sucedió muchos años atrás. Con el paso de algunos minutos, Yuuki avanzó y buscó entre el bolso con su ropa algo con lo que abrigarse, la lluvia ya le había mojado parte de la ropa y no quería seguir así, no cuando el resguardo que pobremente le daban los árboles acabaría una vez se apartase del parque. Entre sus cosas había un abrigo, tenía una bufanda, guantes e incluso un paraguas. Yuuki miró esas cosas con cierto desdén, no las quería usar, pero tampoco deseaba enfermarse y preocupar o fastidiar a su hermana. Debía decidir en si ser responsable con su salud o el seguir con esa actitud negativa, la cual acarrearía seguramente con él enfermo. Se acercó a un árbol, uno de los pocos que conservaban follaje suficiente como para actuar de refugio, iba a abrigarse, pero un curioso sonido le alarmó, volcando su mirada bicolor en una zona llena de árboles, zona de donde emergió una figura que en un inicio le generó gran impacto, seguido de una sensación de familiaridad, pero Yuuki estaba seguro que no conocía a esa mujer.

Lucía un vestido azul, uno que con la lluvia y la hora de la noche mostraba gran contraste con la piel de su portadora; le fue difícil el no apartar la mirada, dejando de lado en esos momentos la razón de que una mujer como ella estuviese en el parque, sin acompañante, en ese atuendo y completamente descalza. De esa situación podrían salir muchas interrogantes y sospechas, mas Yuuki se quedó absorto en esa sensación, en esa familiaridad que le extrañó. Si Yuuki hubiese visto antes a la zona de donde la fémina salió, le habría visto descender, entendería que esa sensación era por su raza, misma raza con la cual convivió largo tiempo. Lamentablemente para él, sus sentidos no eran tan agudos como para descifrar la razón, mucho menos como para poder haber visto antes la forma real de aquella que de un momento a otro comenzó a caminar hacia donde Sakurai se encontraba. Si bien hubo nueva sorpresa, la faz del varón se mantuvo sin cambios, apenas si podría apreciarse en su mirada el asombro que sintió durante el breve periodo en que la fémina demoró en aproximarse.

Tras escuchar la forma en que le habló y lo que ella le solicitó, Yuuki ladeó brevemente el rostro y acortó la distancia con prudencia, quería poder comunicarse bien mas no deseaba incomodarle, no veía bien el tomar una cercanía de manera brusca y más cuando la joven ante él buscaba el cómo contactarse con alguien más. No quería ser pesimista, pero que ella buscase un teléfono se le hizo extraño, por ello es que al terminar de acercarse le dirigió la palabra —  Esta zona no tiene cerca ningún centro de llamados — dijo con un tono formal y suave —Lo más cercano sería pedirle a algún residente el teléfono, pero incomodarles a esta hora podría no ser apropiado — y mientras le hablaba, buscó en uno de sus bolsillos el teléfono celular que en rara ocasión sacaba fuera del trabajo —Puede usar el mío si lo desea — tras ello desbloqueó el aparato y se acercó un poco más para entregárselo — Siéntase libre de llamar, espero no tenga problemas a estas horas señorita — en ello su tono de voz cambió, realmente deseaba que ella no estuviese en algún problema, pero en ningún momento consideró que la situación no fuese esa, no pensó en que aquello podría ser una mentira o que quien estuviese en peligro pudiese ser él. Yuuki seguía siendo bastante ingenuo pese a considerarse un adulto.

—No quiero ser impertinente con usted, pero ¿Se encuentra bien? — en la faz de Yuuki se apreció preocupación e inquietud, procuró no ser invasivo con su mirada, pero era complejo el no detallar a la mujer, no solo por su ropa, sino por los finos rasgos que componían su apariencia.  Aguardó tras su pregunta, ella podría no responderle y estaría en su justo derecho, por lo mismo no deseaba abordarla con tantas interrogantes, bien podría él estar dejando volar su imaginación demasiado lejos, ante ello prefirió silenciarse, mas no se alejó de la mujer. Quedó erguido y a la espera, acomodando en tanto la chaqueta que antes había sacado de su bolso. Entrecerró ligeramente la mirada, pensando solo un momento, para luego ofrecerle la prenda a ella. No hubo allí palabras, creía darse a entender con la acción que realizó, la cual fue mover la prenda hacia la mujer siendo obvia su intención.
Spoiler:
¡Gracias por responder! Creí que moriría olvidado. Espero te agrade mi respuesta, disculpa mi demora en responder.

Volver arriba Ir abajo

Re: [Priv] La lluvia debería llevárselo todo

Mensaje por Vrede Draer el Lun Jul 17, 2017 5:52 am

Vrede no pudo evitar analizar sus facciones casi de inmediato, si hubiera presenciado el espectáculo anterior estaba segura de que algún comentario, alguna pregunta o un símbolo de asombro hubiese saltado a su rostro, pero lo único que pudo ver fue una confusión palpable en su mirada heterocromatica. Analizó la situación dándose cuenta de que era obvio que, si se te acerca una persona en la mitad de la nada, con la fachada que llevaba era natural sentirse extrañado… poco a poco iba entendiendo los patrones de comportamiento, después de todo en el mundo en el que se desenvolvía era necesario aprender un poco del comportamiento social, aunque la mujer dragón estaba lejos de ser alguien empático intentaba al menos seguir la norma. Bajó un poco su rostro al escuchar que no había cerca algún sitio donde pudiera llamar, dirigiendo su vista a los alrededores a ver si, en su banco de memoria había alguna referencia del sitio, pero no encontró absolutamente nada.

Asintió ante el hecho de no querer incomodar a nadie, pero volar de nuevo hasta su casa… transformarse de nuevo en dragón dentro de la isla para ella estaba completamente prohibido y menos frente a alguien que pudiera verla, las personas a su alrededor no tenían idea de su verdadera naturaleza y no hacían preguntas, después de todo Vrede se irritaba con facilidad ante ellas. Dirigió su vista nuevamente hacia él cuando se acercó observando el teléfono desbloqueado en su mano y luego su rostro el cual mostraba cierta inquietud que solo fue confirmada por su pregunta. Dejó salir un pequeño sonido como si estuviera pensando y estiró su mano, con sus largos y finos dedos que terminaban en una serie de uñas bien cuidadas que resplandecían en un tono rojizo, tomando el teléfono siendo cuidadosa de no tocar su piel en él proceso.

-Te lo agradezco -dijo mientras hacia una pequeña reverencia con su cabeza, de nuevo el tono de su voz era formal, alejado. Tomó la chaqueta sobre sus manos, aunque su piel era por mucho más resistente de lo normal estaba procurando no ser grosera con el chico que le había prestado amablemente su ayuda, y la colocó suavemente sobre sus hombros mientras marcaba en el teléfono el único número que había memorizado -No es mi intención preocuparle de alguna manera, estoy bien, procuraré no retrasarle más del tiempo necesario – Dicho esto dejó salir una leve sonrisa como protocolo básico y llevó el teléfono a su oreja, esperando pacientemente la voz del otro lado.

-Hola… soy yo
-SEÑORITAAAA ¿ESTÁ BIEN? ¿DÓNDE ESTA? -Vrede apartó el teléfono de su oído en una pequeña mueca de disgusto ante sus gritos-
-Rose… estas gritando, estoy bien
-ESTABA DEMASIADO PREOCUPADA CUANDO DESAPARECIÓ DE LA NADA… ESTOY FELIZ DE QUE ESTE BIEN -el sonido se escuchaba claramente, la mujer del otro lado parecía estar llorando-
-Rose… no me hagas repetirme -los gritos se detuvieron casi de inmediato- te aseguro que estoy bien, pero necesito que vengas a recogerme… -miro a su alrededor- No sé dónde estoy… -bajó la mirada- no tengo intención de responder -dirigió la mirada al chico- alguien amablemente me lo prestó… no quiero… no, no me hagas repetirme -exhaló luego de un largo silencio- ¿es ilegal? … Haré lo que pueda, se breve…

La conversación terminó en un par de minutos y se acercó de nuevo hacia el chico bajando un poco la mirada organizando los pensamientos en su cabeza nuevamente, realmente detestaba incordiar a otros, pero esta vez Rose tenía un punto al que ella no podía refutar así que nuevamente le miró, intentando ignorar el tono de sus ojos - ¿Le molesta si le sirvo de compañía un instante? -Estiró el teléfono nuevamente hacia su dueño -Mi asistente insiste que debo permanecer a tu lado, debe rastrear la localización de tu móvil para poder encontrarme… Me aseguró que no era ilegal pero no me gustaría romper con su rutina, mucho menos incordiarle… -antes de que pudiera continuar con su dialogo su estómago continuó hablando por ella, la verdad ahora que hacía memoria no probaba bocado desde esa mañana, había esperado tanto tiempo para estirar sus alas que el dolor se había hecho insoportable por lo cual su apetito era prácticamente nulo, ahora estando más relajada, su cuerpo había comenzado a pasarle factura por haberle descuidado, quizás también su apetito se había avivado por el tenue aroma a comida que podía percibir aún en el chico, exhaló levemente mirando a un lado, sentía algo de vergüenza aunque procuraba mantener su rostro impasible, aunque el tono un poco más suave de su voz la delataba, era imposible poder ocultar el sonido que su estómago había producido -Realmente lo siento…

OFF:
no te preocupes, fue un placer

Volver arriba Ir abajo

Re: [Priv] La lluvia debería llevárselo todo

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.