Una Revista Por Un Poco de Tu Sangre [Priv. Xeront]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Una Revista Por Un Poco de Tu Sangre [Priv. Xeront]

Mensaje por Sanae el Lun Oct 31, 2016 5:50 am

¿Qué podía decir? ¿Tenía que tan siquiera mencionar él porque estaba caminando por aquel lugar? Claro que no, después de todo, mis intenciones eran algo que solo me concernían a mí, ni a Subaru, Tsubane, Elmo ni nadie más. Pero, si tengo por obligación decírselo a alguien, era el pequeño familiar que llevaba ahora sobre el hombro, aquel murciélago un tanto enfadado que no dudo en acompañarme cuando la palabra Xeront broto de entre mis labios, como si fuera la peor maldición nunca antes dicha por un vampiro.

No terminaba de comprender que era lo que tenían contra el demonio, sobre todo porque después de nuestro primero encuentro –un tanto agitado a decir verdad, repleto de peleas, gritos y pisotones – la relación que ahora portábamos era similar a la de un amo con una mascota, o en mi caso y parecer, la de un dispensador de sangre gratuito, y de aquella persona que aprovechaba sus servicios, porque, puede que me pidiera a cambio el enseñarle como hablar con los murciélagos pero era algo que estaba completamente segura, no podía enseñarse, era casi como un don de los vampiros, según mi parecer.

Sin realmente importar esa idea que ahora se albergaba en mi mente, con ayuda de mis pequeños rastreadores aéreos, había dado con el supuesto lugar donde encontraría al demonio, siendo este un alejado callejón, a horas un tanto altas de la noche, para lo que era un ser humano común y corriente, pero para un vampiro, las 23 horas, eran apenas el inicio de una buena velada. Mi olfato no me engañaba, podía percibir la presencia de aquel albino por la cercanía del lugar, pero, conforme más y más me acercaba al punto donde debería de topármelo, no conseguía verle, quizás mi olfato estaba dañado, o incluso el mayor se encontraba escondido.


- ¿Podrías dejar de estarte escondiendo? –suspire con fuerza, no tenía ganas de emprender el juego de las escondidas, tampoco me pondría a gritar su nombre, porque si no llegaba a alimentarme, simplemente bastaba con buscarme un nuevo juguetito al cual morder hasta drenar su contenido - Te traje una revista de mujeres en traje de baño… Elmo dijo que eso le gustaba a los hombres… aunque no sabe que la saque de su reserva –según tenía entendido, aquel albino al cual Tsubane estaba tan arraigada, poseía ciertas cosas que decía le gustaban a los hombres, como aquella revista con una mujer vestida de conejita en la portada, luciendo un traje de baño bastante revelador. Realmente no comprendía que tenía aquello de atractivo, pero tampoco iba a mirar el contenido de las paginas, por algo la revista dictaba Solo para el hombre de la casa, aunque… estar en un callejón solitario, no era precisamente dentro de una casa.

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Revista Por Un Poco de Tu Sangre [Priv. Xeront]

Mensaje por xeront el Miér Nov 02, 2016 11:54 pm

Que alegría que buen día que estafá haría, estaba alegre en la mañana, pues no hacía mucho había tenido una interesante persecución con una chica de pelo rosado, por poco no me "mata" pero la verdad es que con lo inocentona que era podía aprovecharme fácilmente de ella, sino fuera por ese pequeño murcielago de su hombro, pero que mas da, siempre he conseguido lo que quiero y por la pinta de esa chica era una niña rica sin mucho seso, un objetivo perfecto, ¿y que tenia que dar a cambio del tiempo necesario para engañarla? nada un poco de sangre que enseguida recuperaba, era un chollo al menos eso era lo que yo pensaba.

Pues bien en ese dia o mejor dicho noche había quedado con la muchacha en un callejón algo apartado, pues no soy de lugares concurridos, no desde que bueno soy buscado por el jodido mercado negro y esas cosas, mejor me ocultaba no me apetecia ser enjaulado de nuevo.
En fin resumiendo yo me encontraba esperando en lo alto de una escalera de incendios a que apareciera la chica, aparecio mucho antes de lo que yo planeaba pues me pillo en medio de una pequeña "comida" no especificare que era pues no necesitais saber de que me alimento (era un poco de hierro, con una pizca de ladrillo), en fin en cuanto empezo a hablar salte de la escalera aterrizando justo a la espalda de ella:
-Me reclamaba acaso la señorita vampiro?- dije mientras aun dandole la espalda me giraba para guiñarle un ojo, vi al murcielago en el hombro de ella y trate de acariciarle un poco la cabeza sonriendo, luego me fije en la chica y lo que me traía.

-Que pasa, acaso pretendes ver la espada magica de nuevo al traerme este tipo de revistas?, ademas no es que me interesen demasiado la verdad, pero gracias supongo. tome la revista y la devore en un abrir y cerrar de ojos el papel si soy sincero no es mi comida favorita pero no estaba mal del todo, en fin cuando termine de comer mire a la chica de arriba abajo, al verla me quede pensando que edad debía tener para ser tan inocente para no saber ni lo que era una ereccion sincermanete aunque no soy de tener sexo sopesaba el tenerlo con ella solo por corromperla, pero de momento me guardaría esa idea para mi mismo.
-Buenoooooo, ¿que te parece si vamos a divertirnos un poco pequeña?-
Le ofreci mi brazo cual caballero (cosa que no soy) para que si decidía tomarlo ir a dar un pequeño paseo por la ciudad y quizas ocuparme de una o dos cosas que tenía pendientes, sino siempre se me podía ocurrir otra cosa.
-O es que acaso vienes unicamente a beber mi sangre y lanzarme como un objeto sin valor nada mas lo hagas.- dijo mientras actuaba cual mujer despechada riendo luego, pues el sabia que aun que ella no lo entendiera el pequeño de su hombro lo haría.

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Revista Por Un Poco de Tu Sangre [Priv. Xeront]

Mensaje por Sanae el Dom Nov 06, 2016 5:18 am

Odiaba esperar, y eso era algo que Xeront debería entender a la larga o la corta, sin embargo, debido a que su aparición estaba dentro de mi tiempo de espera, no me molestaría, al menos de momento. Sin embargo, de lo que estaba seguro luego traería repercusiones, era de la revista que termino por devorarse sin miramientos, se suponía que esas cosas se leían, no se daban a las espadas como cena, peor bueno ¿Que me importaba? Elmo tendría que conformarse con las fotos de Tsubane en ropa interior por un tiempo, porque no pensaba gastar mi dinero en reponer aquel objeto, no cuando tenía pornografía gratuita las 24hrs.


- Pensé que era evidente que solo venia por tu sangre... lo de tirarte como un objeto cualquiera es agregado tuyo, pero, creo que en base sí, eso sería lo que pretendo de ti -lentamente suspire, en serio no entendía a que venía esa pregunta, era una vampiresa, evidentemente necesitaba a algún sujeto del cual poder drenar sangre, sino ¿Que propósito tenía el tenerle cerca? No es como si tuviera una real necesidad por su compañía, tampoco que necesitara protección o algo similar, entonces ¿Que ganaba con pedirme decirle lo evidente? Xeront en verdad, era un tipo demasiado raro que debería inicialmente pensar antes de hablar - Ahora que las cosas están claras... ¿Necesito explicar algo más, o ya puedo beber? -estaba cansada de dar tanta charla, mi garganta picaba y la risa ahogada de mi familiar sobre el hombro no ayudaban en nada. Sabía que no se reía de mí, es más como si estuviera burlándose de Xeront, cosa que no comprendida, pero tampoco me daría el tiempo para estar analizando algo que no me concernía, después de todo creo que ambos se hicieron amigos la última vez que se vieron, entonces, serian cosas entre ellos - Mas te vale estar listo, no me contendré porque no estés preparado para ser mordido -no aguante más, las distancias se acortaron, mis manos jalaban con fuerza las prendas contrarias para agachar su tronco a mi altura, rozando los colmillos sobre la piel del cuello, buscando un punto sensible antes de encajarlos y comenzar a sorber con algo de fuerza. Adoraba aquella zona, mucho más que los brazos, dedos, u otra extremidad que fuese más accesible debido a la diferencia de alturas, era como si en aquel lugar, toda la sangre se agolpara, incluso sentía sus pulsaciones con mayor intensidad bajo mis labios, sencillamente aquel punto era mi favorito para alimentarme - Sigo sin sentir sabor a leche en tu sangre... se suponía que tenías lactosa -aproveche mi curiosidad para darle un respiro, antes de volver a introducir los colmillos en su carne, deleitándome con aquel liquido carmín que rápidamente bajaba por mi garganta, fortaleciéndome hasta que supe que era suficiente, acabando por separarme sin lamer aquella herida, todo porque estaba más que segura que un masoquista como él, amaría tener esa bella perforación curándose lentamente en vez de que, con mi ayuda, todo se sanara en un parpadeo - Supongo que por ahora con eso me basta -estaba por irme, cuando la propuesta anterior retumbo en mi cabeza, si estaba pensando en salir conmigo, seguramente iría a un sitio peligroso, pero divertido - Entonces dime... ¿A dónde se supone que quiere ir, mi pequeño juguete? -tomando el brazo que antes ofreció, esperaba que guiara el camino hacia un sitio desconocido, aguardando saber cómo es que la noche terminaría.

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Revista Por Un Poco de Tu Sangre [Priv. Xeront]

Mensaje por xeront el Miér Dic 14, 2016 12:15 am

Escuchar a la chica me hizo darme cuenta de que no es que la chica fuera inocente sino que desconocía por completo lo que era el sarcasmo o el bromear… de hecho se lo tomaba todo literalmente lo cual podía ser tanto divertido como problemático, pues mis grandes bromas pasarían desapercibidas por alguien que apenas entiende el sarcasmo.
-Sabes… te falta sentido del humor, tu amigo si pilla mis bromas-   suspire e iba a decir algo más pero en ese momento empezaron a devorarme, literalmente la chica se lanzo contra mi cuello comiendo lo que le era menester, aunque el comentario de ella me hizo reír haciendo que la herida se abriera un poco saliendo algo más de sangre, no tardo mucho mas en acabar y cuando lo hizo solo moví el cuello de un lado a otro para hacer que dejara de estar entumecido.
-¿Aun sigues creyendo aquello?, oye pequeño deberías explicarle lo que es el sarcasmo o de otro modo le daré mi sangre blanca para que pruebe a ver si esa sabe a leche o no.-   reí levemente mientras miraba más al pequeño murciélago que a la chica, la verdad es que peli-rosada a veces era un tanto extraña y yo no soy el más indicado para hablar pero que puedo decir me parecía impensable que no entendiera el sarcasmo.


-Bueno mi idea principal era ir por algo de alcohol acompañado de algo de comer y así conocernos algo mejor eso es un plan harto común pero me temo que no es buena idea pues tu ya has comido y bebido todo en uno, yo ya he comido y dudo te dejen entrar en un bar por pequeña.-   Palmee la cabeza la chica nada mas decir eso riendo con sorna por mi propia broma, luego mire hacia delante por un segundo para agacharme levemente para que mi vista quedará a la altura de ella pasando mis ojos en un instante de azul claro a un ámbar intenso apareciendo 4 alas en mi espalda y un par de cuernos en mi cabeza.
-Pero me da la sensación de que prefieres que vayamos a “divertirnos” como es debido, con sangre, gente suplicante y el olor en el ambiente del dolor, entonces dime pequeña ¿Qué prefieres?-  
La expresión más siniestra posible se poso en mi cara no por un segundo como algunas veces pasaba sino que se encontraba mantenida ahí, mostrando un lado que muchas veces ocultaba pero esta vez le estaba enseñando a la chica aquella sin cortarme un pelo, no sabia como reaccionaria la chica pero si reaccionaba como la mayoría, en lugar de decir algo solo correría, aunque dudaba eso, más quién sabe cómo actuaría el pequeño de su hombro no me extrañaría que me atacara pensando que iba a hacer daño a la chica.

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Revista Por Un Poco de Tu Sangre [Priv. Xeront]

Mensaje por Sanae el Miér Ene 11, 2017 12:28 am

Realmente quería irme de ese sitio, pero al parecer mi juguete temporal no comprendía las indicaciones que le estaba dando, es más, creo que hasta se le hacía divertida la situación en la que nos veíamos envueltos, donde decía cosas completamente sin sentido que despertaban mi curiosidad y enfadan al pequeño familiar que cargaba conmigo.

Xeront hablaba de sangre blanca sabor leche, eso, según tenía entendido, no era para nada realista. Toda la sangre debía ser cálida, roja, con un exquisito sabor que te llevaba a desear más y más con cada pequeño sorbo, pero si era blanquecina con gusto a leche entonces no discreparía mucho de la que te prevén las vacas... aunque, entre tener leche comprada y natural recién ordeñada, supongo que la última sería mejor.


- No soy ninguna pequeña, estoy segura de que podría beber mucho más que tú, y soportarlo espectacularmente, después de todo puedo hacer todo y más hump -puede que muchos me trataran de pedante, pero a mi parecer era saber de lo que era o no capaz de hacer, y claro que algo tan simple como alcoholizarme sería una más de las tareas que cumpliría sin el menor problema, era casi una adulta después de todo. Sin embargo, tras oír las siguiente palabras de Xeront la idea quedo opacada y una nueva aventura se instauro entre nosotros, así como también la curiosa imagen del demonio bastante cambiada a como le sabia conocer, ahora sus ojos juguetones parecían demostrar un sadismo que se equiparaba a la propuesta y no es que tuviera miedo, ese tipo de imágenes me eran indiferentes, sino más bien era curiosidad lo que recorría mis venas, quería saber si era en verdad capaz de hacer todo aquello que estaba prometiendo ¿En verdad intentaría crear un mar de sangre -del que obviamente me aprovecharía - instaurando el caos en una sector de Myr? - No me asusta ir contigo, creo que hasta podría beber un poco de ese mar de sangre pero... ¿No crees que pueden matarte si haces mal alguna jugada? -estaba curiosa de su respuesta, sin embargo el pequeño familiar con quien andaba empezó a tirar de mis ropas, como cuando era una niña y buscaban elevarme en el aire de ese modo, aunque ahora, por la diferencia de peso y fuerza era completamente imposible - ¿Que sucede? No es como si fuera a matarme a mi -los pequeños chillidos pedían porque simplemente nos fuéramos, dejando al chico con sus ganas de asesinato - Bolsa de sangre dime -regrese mi vista al chico, intentando con las siguientes palabras calmar al murciélago - ¿Tienes un plan en caso de que te ataquen a ti también? Es decir, no sería divertido salvarte el trasero en caso de que tus ideas se te devuelvan -para ese entonces, el pequeño murciélago se había interpuesto entre nosotros, completamente frustrado, chillando con fuerza a Xeront - Dudo... que quieras que te traduzca al menos la mitad de lo que dijo... porque eran insultos de lo idiota que puedes ser hasta lo pervertido y algo de que, si me lastimo, te hará comerte la espada mágica para que te bebas tu sangre blanca por cuenta propia... umm no sabía que la espada mágica tiraba eso -tras decirlo, el pequeño familiar regreso a mis brazos, un tanto molesto, frustrado y por sobre todo, vigilante de los siguientes sucesos - Entonces ¿Nos vamos?

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Revista Por Un Poco de Tu Sangre [Priv. Xeront]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.