Mano derecha Hiryū // Thanatos // Casting

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mano derecha Hiryū // Thanatos // Casting

Mensaje por Sakura Namida el Dom Ene 31, 2016 11:26 pm




Casting


Petición de: Mano derecha Hiryū — Para : Thanatos
Hasta hace tan solo 3 días, llegaron reportes sobre cierto individuo de un pequeño grupo conformado por maleantes, el cual intenta hacerse de buenos tratos con los Kügler suministrándoles información de aquellos que arribaron recientemente a su territorio bajo idea de gobernar todos los territorios que les pertenecen.
Según las fuentes de Hiryū,  la información aun no llego a manos de la mafia Alemana, y no desean que la misma sea tocada por ellos, por tal motivo se le asignó al más joven de los dragones Hiryū para recuperar aquella información cueste lo que cueste.

  • Buscar la información robada (fotos, datos, videos) en manos del espía, sin dejar ningún tipo de testigo o rastro delator.  
  • Se debe tener en cuenta la raza, el horario, la personalidad base y por ello su forma de actuar.
    Debe contener el como se le dio la misión, su llegada al punto de encuentro, el procedimiento y su regreso junto al líder con el resultado de la encomienda, pudiendo ser positivo o negativo.
  • Dispones de 48 horas para responder este tema o será cerrado.

El lugar donde el espía actualmente se encuentra escondido, es en la zona roja, ocultándose en un burdel especializado por la clásica tradición japonesa, desde las geishas, hasta los cuartos, ambientación y comida.
La entrada del recinto está abierta las 24hs del día, sin embargo el burdel, debido al rango de clientes que suele atender, se encuentra custodiado tanto por guardias como cámaras de seguridad en cada pasillo, provocando que el anonimato sea prácticamente nulo.

Volver arriba Ir abajo

Re: Mano derecha Hiryū // Thanatos // Casting

Mensaje por Invitado el Dom Ene 31, 2016 11:42 pm

Era noche cerrada cuando aquel dragón grande y poderoso al que todos temían sin si quiera haberse enfrentado a él me había llamado a su despacho para encomendarme un misión de vital importancia. Al pasar entre los sicarios que conformaban nuestra gran “familia” todos murmuraban y cuchicheaban preguntándose porque era yo el que iba y no otros muchos más expertos en el tema del espionaje. Acaso no era obvio? El jefe sabía que todos le temían y que yo, a pesar de los años a su lado y ser en el que supuestamente más confiaba al ser su mano derecha, le odiaba profundamente. Aun quería comprobar que le seguía jurando lealtad? Era estúpido. Ya sabia que no podía matarle, aun no. Aun tenía que esperar mi oportunidad y mientras tanto perfeccionar todo su conjunto como líder para no hacer peligrar su puesto y que otro de los dragones que deseaba aquel puesto desde lo más hondo de su fuego se lo arrebatara. Esa rojiza cabellera sería mía y de nadie más, por eso no dejaría que nadie le tocase.

Irrumpí en su despacho si quiera sin llamar y sin esperar que el me ofreciese asiento me tomé la libertad de sentarme a lo ancho de una de las butacas apoyando mi espalda en el resposabrazos, dejando mis piernas colgadas en el otro-y bien?-dije sin mucho animo completamente serio-otra vez te cuestionas mi lealtad? Sabes, empieza a ser algo molesto…-dije sin tapujos mirándole hasta que desvié la mirada hacia mis dedos que elevé un poco para mirar el dorso de mi mano-una deuda es una deuda no? Y yo la estoy pagando, además tampoco es como si pudiera matarte, hace 3 años lo dejamos bastante claro-volví a reconocer sin importarme mi clara inferioridad en aquellos momentos. La verdad era un hecho.
Dicho eso el líder pronunció unas palabras que ni me moleste en escuchar, pero siempre calmado y sereno sin responder a mis claras provocaciones, para después indicarme la misión que debía realizar. Era bastante sencilla.

Me levanté de golpe y sin decir nada me dirigí a la puerta saliendo de allí cuanto antes. Tan solo su olor me producía nauseas. Era algo realmente asqueroso. En verdad solo podía pensar en matarle. Control.

Una vez fuera de nuestra sede en Berlín decidí ir a la dirección indicada por las calles mas cortas hasta el distrito del placer o barrio rojo. Al parecer a nuestro pequeño informante le gustaba juguetear con las geishas de nuestro país. Mucho mejor, no sería difícil inmiscuirme entonces en aquel lugar. De todas forma son lo haría por la entrada principal, no era tan estúpido.
Rápidamente rodeé el edificio siendo como una sombra en la oscuridad evadiendo a los guardias y las cámaras que no consiguieron captarme en ningún momento.
Sin perder tiempo coloqué unos inhibidores alrededor del edificio y finalmente pegado a la pared pude ver una pequeña ventana entreabierta donde se escuchaban risas y cotilleos al otro lado. Bingo.
Di un saltó y logré agarrarme a la cornisa deslizándome dentro para caer como un gato y ocultarme entre los quimonos de las geishas que se estaban cambiando en aquellos momentos, listas para la función de aquella noche. Ahora bien, como saber donde estaba el enemigo sin conocer quienes estaban dentro del local? Fácil. El amor y la conciencia de una geisha son fáciles de comprar, tal vez no en la antigüedad donde estas bailaban y danzaban siendo veneradas como un arte y no como simples prostitutas como lo eran allí en Berlín.

De repente escuché voces no muy lejos de allí y me asomé un poco viendo a dos damas trajeadas en quimonos discutir. Perfecto. No me costó mucho analizarlas sabiendo que cualquiera de las dos podría matar a la otra sin importarle mucho en un primer momento, pero después solo a uno le carcomerían los pensamientos y se suicidaría. Era algo mas que mezquino, pero realmente no me importaba. Cosas peores se habían visto y el mundo había continuado girando.

Una vez las chicas dejaron de discutir una pasó de largo mi posición y cuando la otra no miraba aproveché y le di un tirón atrayendola contra mi. Al principio se asustó y pensó en gritar pero me excusé contando una gran mentira que incluso ella se creyó. Era japonesa por lo que pude hablar nuestro idioma sin que nadie mas nos entendiera alegando ser un amigo suyo de la infancia que había vuelto para reconquistar aquel amor inocente e infantil que de niños habíamos compartido. Y ella sin si quiera comprobar que conocía su nombre ya se había tirado a mis brazos intentando que nos pusiéramos al día con nuestras vivencias pero la corté con rapidez-por favor, tienes que ayudarme-podía ser encantador cuando quería. Ella asintió-tengo que llegar a este tipo, pero no se en que lugar esta, podrías encontrarlo por mi? Si el llega a salir de aquí será el fin para este local y Japón-ella asustada miró la foto e intento reconocerle alegando saber donde estaba y que me llevaría hasta él. El plan no podría estar saliendo mejor.

Tomó mi mano y con rapidez me puso una careta de un demonio japones y un quimono que no tardo en anudar a la vez que activaba los inhibidores haciendo que todas las cámaras fallasen. Solo teníamos unos segundos. Fue entonces cuando me arrastró por el local hacia los reservados donde se encontraba el tan importante huésped quien por sus palabras, estaba reunido con unos amigos, celebrando su gran recompensa que cobraría mañana al venderle la información a los alemanas. Lastima que eso no fuera a suceder.

Los pasillos estaban adornados con una tela roja fina al igual que los suelos y las paredes, era todo un espectáculo, pero lo mas importante fue ver como en aquel reservado de la ultima planta la seguridad estaba mucho mas reforzada que en el resto de plantas. No obstante la pequeña y delicada mujer se adelantó y habló con el guardia de seguridad alegando que íbamos a representar una pequeña obra para el huésped. Una vez comprobó que ninguno de los dos llevábamos armas nos dejó ingresar y él lo hizo con nosotros quedándose en la puerta interna. Las cámaras volvían a funcionar y nadie se había dado cuenta de nada.

Que casualidad que allí también estuviera su rival bailando para aquel extraño señor que parecía disfrutar de todo lo japonés bebiendo sake como un cosaco. Ojala se ahogase en alcohol. De nuevo la geisha presentó sus respetos y ambos nos reverenciamos y comenzamos una linda farsa que casi ni empezó debido a la pelea entre las mujeres. Todos pedían que se calmaran, que ambas podían estar allí y pasarlo bien pero el informante se cansó y pegó un tiro alertando a todos dejando la habitación en completo silencio alegando que deseaba ver como terminaba la representación. Fue en ese momento que volvimos a donde estábamos sin tener ni idea de lo que hacíamos hasta que invoqué la espada que se alojaba dentro de mi. Todos se maravillaron de la escena ya que parecía real, y tanto que lo era. Hice unos movimientos con la espada y sin esperar por mas tiempo me abalancé sobre el informante cortandole la cabeza de un tajo limpio. Rápidamente todos sacaron sus pistolas y el de seguridad pretendía escapar a diferencia de las geishas que se quedaron estáticas sin saber que hacer.
Corrí veloz y alcancé a degollarle de la misma forma que aun surtidor de caramelos pez dejando que se desangrara protegiéndome con su cuerpo hasta que los cargadores de las balas se acabaron. Ahora solo tenia un par de segundos para acabar con aquellos.

Uno. Flexione mi rodilla impulsando con fuerza hasta que llegué a dos de los hombres. Golpeé con el mango a uno en la cabeza mientras que al otro lo atravesaba desde el lateral con la hoja de mi espada extrayendola con rapidez, clavandosela por la espalda al primer hombre.
Dos. Di una voltereta en el aire ayudándome con la pared y regresé a otro punto de la estancia acabando con otros dos hombres rajando sus estómagos.
Tres. Me volteé y cuando el último miembro estaba a punto de recargar su pistola lancé mi espada como su fuese una daga e hice que se clavara en su cabeza cesando toda actividad en el acto.

Muerte y destrucción, eso era lo que siempre quedaba tras de mi, pero estaba bien con ello, para eso había sido engendrado, por eso tenía ese nombre. Yo era fuego, yo era muerte.

Caminé con tranquilidad comprobando el cadáver del informante. Tomé el USB que llevaba con todos los datos y recogí mi espada para después mirar a las dos chicas quienes estaban traspuestas del miedo. Que harían ahora? Las alarmas aun no habían saltado y no percibía movimiento por lo que no había refuerzos y la seguridad del lugar aun no se había enterado. Aun tenía unos minutos-vosotras dos no os ibais a matar? Sabéis...-guardé la espada dentro de mi cuerpo quitándome la careta que ya de poco servía-sea lo que sea que hagáis os echaran la culpa a vosotras de todo este desastre por lo que…-tomé una katana que tenían los hombres muertos con los pies evitando asi dejar mis huellas en cualquier sitio-adelante, no tengo toda la noche-me apoyé contra la pared cruzándome de brazos esperando a que la mas débil de ellas, quien había cogido la espada atravesara a la otra sin pensarlo mucho tiempo-y todo se acaba…con un estruendoso aplauso-dije por lo bajo sin preocuparme de que la otra intentara pedirme auxilio.
Miré a la otra chica quien estaba en un estado de estrés máximo y sin tocarla pasé a su lado acercándome a su oído-no sería bonito prenderle fuego a todo?-susurré sabiendo lo susceptible que ella estaba en esos momentos y lo fácil que era corromper su mente ahora que estaba rota igual que tantas veces había visto hacer en el mercado ilegal, con mi madre, con la pequeña Satsu, con tantas desconocidas y desconocidos.

Ella se levantó y como una autómata tomó una cerilla de la cómoda, la prendió a la vez que yo aprovechaba para abrir la ventana con el pie de nuevo sin dejar rastro-permiteme que te ayude…-dije por lo bajo arrojando de mi boca una llamarada de fugo que inundó la habitación y se vio reflejada en sus ojos a la vez que me dejaba caer en la oscuridad volando bajo y con rapidez hasta nuestro cuartel.
No había mas copias, no había nada mas que aquel pequeño trozo de plástico pues aquello se hacía asi. En la mafia aquello era la ley de la selva. Todo lo que llevas contigo es lo más importante, para que hacer una copia si mañana a estas horas serás libre y no tendrás que preocuparte por nada más, incluso algunos solo utilizaban su maravilloso cerebrito para traspasar información. Craso error, pero ya conocía demasiado de ese mundo como para no saber lo que me hacía.

Irrumpí de nuevo sin cuidado alguno en el silencio del cuartel. Todos dormían, pero de nuevo que importancia tenía? Caminé hasta el despacho del líder, pero antes de llegar a su despacho uno de mis “queridos” compañeros me interrumpió tomándome por el hombro empezando a gritar recriminándome las horas que eran y el ruido que estaba haciendo. Craso error-ah si?-dije con tranquilidad sin que mi expresión variara aun a pesar de las horas transcurridas manteniéndome como una marmórea estatua siempre seria-estoy haciendo mucho ruido?-el otro afirmó como si tuviese toda la razón del mundo sin saber lo que se avecinaba.

El fuego empezó a arder en mi garganta dispuesto a fulminar a aquel infeliz y podía notar el miedo en sus ojos, ese segundo antes de que la llama saliera por mi boca. Pero justo en ese momento el líder salió del despacho llamándome. Que inoportuno.
Le lancé el USB sin mirarle si quiera-todo listo, esta es la única copia y el informante y sus aliados están muertos, las cámaras de seguridad inutilizadas, tan solo ha sido un problema interno a ojos a todos…-ni si quiera miré su rostro aun con mi mirada fija en el incompetente que estaba a punto de hacer caca en los pantalones-me retiro…-dije sin más pasando al lado del sicario dándole un codazo-ah...se me olvidaba…-me giré de golpe sin previó aviso y le golpeé con fuerza rompiéndole la nariz-buenas noches, ni se os ocurre despertarme…-dije por lo bajo sacando un paquete de cigarrillos del bolsillo de atrás prendiendo uno con la yema de mis dedos alejándome en silencio.

Estaba realmente cansado.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Mano derecha Hiryū // Thanatos // Casting

Mensaje por Sakura Namida el Lun Feb 01, 2016 12:16 am


Casting Aceptado y cerrado


¡Se bienvenid@ a Master's Chains!

-Tienes siete (7) dias para postear tu ficha completa, o deberas volver a realizar todo el proceso para solicitar un canon.
-Si tienes alguna duda, problema o sugerencia contacta con el staff por mp o dirígete a la zona de dudas y sugerencias.





Firmas Regalos Y Viejas Apuestas:




Navidad:


Volver arriba Ir abajo

Re: Mano derecha Hiryū // Thanatos // Casting

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.