Turn it up ( libre )

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Turn it up ( libre )

Mensaje por Kokoro Aino el Sáb Oct 01, 2016 10:03 am

Había pasado toda la semana preparando su día de descanso, esta vez quería hacer algo diferente que le dejara ir por ahí y explorar, si bien sus últimas aventuras habían sido agradables incluso la incursión de aquel jovencito en su lugar de trabajo que buscaba a su amo con el mismo nombre que ella le habían dado la seguridad suficiente como para poder seguir en su andanza, pero no todo era gratificante, todavía tenía el temor de toparse con su amo, y al verla seguramente le reconocería. Suponía que era un temor normal, pese a que no sabía cómo reaccionaría ante alguna agresión, ya que hasta la fecha todos habían sido gentiles por decirlo de alguna forma, pero nadie había sido como su Amo.

Por eso mismo no se aventuraba más allá de los lugares que había visto, trataba más que nada de mantenerse cerca de su círculo cotidiano y como hoy lo agrandaría explorando el parque, se sentía emocionada y enérgica, siempre había tenido curiosidad por visitarlo, lo cual se le hacía extraño a más de uno, pero para ella eso era realmente divertido y hasta una forma de sentirse libre; deseaba ver, tocar y oler todo lo que se encontrara a su paso, más que por mera curiosidad por aprender de ello. Cuando lo había comentado con su mentora ella había echado a reír, pero igual no la quiso desilusionar de no hacerlo, todo lo contrario, le había dicho que ya que iba a un lugar que era completamente nuevo para ella se diera a la tarea de hacer una extensa búsqueda de hojas de diferentes tipos, lo que haría que su visita tuviera un fin aparte de divertirse. Por lo que esa mañana tomo un cuaderno donde tomaría notas de ser necesario (se tomaba muy enserio su tarea de documentar cuanta hoja se topara a su paso) se aseguró de que en su bolso llevara un mapa, el mismo que solía llevar siempre cada vez que salía, algo de dinero, algo de agua que había logrado poner en su recipiente, algo que había preparado para almorzar y nada más, como de costumbre verifico todo siete veces antes de salir.

Ese día como no estaba de trabajo llevaba unos vaqueros de tela ligera color azul oscuro, una ramera negra que le quedaba algo larga pues cubría sus caderas aunque estaba más entallada delo que normalmente usaba, se colocó una chaqueta que le quedaba algo grande la cual ocultaba las formas femeninas que salían a relucir por sí mismas, se amarro su largo cabello negro y lo trato de ocultar debajo de una borra de aquellas que son grandes y abombadas, su bolso cruzado por el pecho, y botas de cargo, le dieron la pauta para salir y aventurarse.

El trayecto al parque no le resulto difícil ni tedioso, todo lo contrario, ya sabía el camino de memoria, por cómo iba vestida pasaba como un chico peculiar así que nadie reparo en ella mientras avanzaba con paso distraído, fue hasta que llego a la entrada del parque donde ella perdió noción de donde estaba, se quedó de pie estática en la entrada mientras los demás transeúntes pasaban a su lado, ella se quedó ahí con los ojos cerrados respirando profundo, el aire parecía tan diferente ahí, el mismo olor de la maleza y hojas tenían cierto frescor, al abrir nuevamente los parpados sonrió embelesada por el lugar mismo, incluso podría decir que el aura del lugar parecía más tranquilo, comenzó a caminar distraída mirando a su alrededor con la curiosidad de un inocente.

Estaba tan distraída que no se dio cuenta cuando choco con un grupo de chicos, los cuales la hicieron caer pues no había reparado en ellos y el impacto contra su ser había sido su único aviso, apenas si alcanzo a meter las manos para no golpearse el rostro, esto le hizo perder la gorra y su largo cabello negro quedo expuesto. Sus manos contra el duro cemento le rasparon las palmas, pero igual eso no le molesto ni por asomo, estaba a punto de disculparse cuando escucho las carcajadas del grupo con el que se había topado, eran cuatro chicos, que por su apariencia todos ellos eran seres hermosos como ellas les llamaba, salvo que tenían como característica única ojos extrañamente rojos, Kokoro había levantado la vista al escucharles reír por ello se había percatado de ello, solo que su mirada no era agradable ni nada por el estilo, le resulto demasiado grotesca.

Se levantó, avergonzada para ser honestos y no sabía la razón, posiblemente porque aquel grupito seguía riendo burlonamente hasta que ella se levantó noto que tenían en sus manos su gorra, trato de dirigirse a ellos, pero de inmediato le rodearon, uno de ellos se plantó delante empujándola de nuevo pero esta vez ella no cayó al suelo logro tras trastabillar mantenerse, pero uno más le empujo por el hombro, y otro. -Basta - gruño, todos se quedaron quietos con clara sorpresa tras intercambiar miradas unos con otros, sonrieron, el más alto, le tomo por el cuello de la chaqueta jaloneándosela y arrastrándola hasta un lugar apartado- Basta, suéltame - volvió a gruñir mientras intentaba zafarse al hacerlo la chaqueta quedo en manos de su agresor. todos la miraron divertidos habían logrado encontrar a su próximo conejillo de indias.

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.