Luces Nocturnas [Priv.]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Luces Nocturnas [Priv.]

Mensaje por Invitado el Mar Sep 27, 2016 1:29 am

-¿Cuanto tiempo  más habré de esperar?- Musitaba, si no me equivoco en intervalos de diez minutos, a partir de que mi visión posada en mi reloj de muñeca me indicó que la noche había acaecido ¿Acaso no se supone que este encuentro sería una importante cita de negocios? Una cita, en la cual se me había prometido conocer a una futura nueva promesa en el mundo del modelaje.

"Se lo aseguro Señor Juunooru, mi hijo tiene lo que usted busca...  Será una estrella de las pasarelas... Compruébelo por usted mismo..."

Pero, si he de analizar aquellas frases que recuerdo, las cuales parecían dichas con una convicción tan exagerada que me incitó de inmediato a cuestionar, a reflexionar, respecto de las reales cualidades de aquel al que hacían referencia... ¿Qué era realmente con lo que me encontraría?

-Otro vodka por favor-
Pero  después de que mis labios se movieran emitiendo aquella solicitud al barman, para  después, iniciar cierto jugueteo con el vaso de la bebida solicitada, al girarlo lentamente sobre su sitio mediante el movimiento de tres de mis dedos; cuando mis ojos color luna se movieron con lentitud en dirección de mis espaldas buscando aquel rostro conocido solo mediante la imagen virtual de un teléfono; una de mis comisuras se curveo con cierta actitud burlona dirigida hacia mí mismo; al confirmar que aquel joven se encontraba ausente, sospechando, que no acudiría a este bar.

-"La historia de siempre"- Una ocasión más, mis ojos buscaban conocer la hora en curso, sospechando que había sido plantado; mas no me sorprende, nunca crucé palabra con aquel joven, su padre fue quien habló conmigo y concertó esta cita en este bar. Como algunos otros lo han hecho antes, como muchos otros padres o madres harán con tal de obtener algún provecho mediante sus hijos, lo sé.

-"Patético"- Por supuesto, mi presencia en esta cita solo conllevaba de mi parte, comprobar las cualidades de aquel chico y solo eso;  confirmar si era prometedor y podría traerme beneficios a  mi agencia o solo era un chico con cualidades sobrevaluadas por la ambición de su propio padre.

Mas no estaba dispuesto a esperar más, mi paciencia y tolerancia en esas circunstancias no rebasaban el lapso de espera de una hora. Así que, afianzando con tres dedos el vaso con mi bebida, me dispuse a degustarla con lentitud, asomando por el borde de aquel recipiente de cristal mis grisáceas orbes, buscando en los alrededores un motivo que me incitara a permanecer en aquel bar o... Que me incitara a simplemente marcharme... Tal vez...


Última edición por Touya Juunooru el Sáb Nov 26, 2016 7:20 pm, editado 1 vez
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Luces Nocturnas [Priv.]

Mensaje por Kang Dae-Hyun el Sáb Nov 19, 2016 2:40 am

Dae-Hyun estaba agotado, desde hacía algunas semanas había encontrado una pequeña empresa que estaba en vías de desarrollo, por lo que carecía de trabajadores con experiencia o de una buena guía, así que el rubio decidió ayudarles para que crecieran, como lo venía haciendo ya desde años con diferentes organizaciones relacionadas al modelaje. Lamentablemente el desorden y la poca responsabilidad de los gestores de sesiones, así como los encargados de la fotografía, acabaron por agotarle la paciencia al coreano, quien tras decirles en reiteradas ocasiones que debían mantenerse apegados a un cronograma, acabó por enfadarse y finalizar antes el día de trabajo solo para no liberar lo peor de sí ante sus nuevos colegas. El que perdiese la paciencia no era normal, por lo general Dae-Hyun siempre actuaba con una entereza envidiable, pero tras recibir notificación tras notificación de los distintos errores entre los trabajadores, llegó a un punto donde estuvo al borde de renunciar.

Se despidió del líder de aquella compañía pidiéndole un día, lo necesitaba, así que sin dar mayores explicaciones ante lo evidente del problema, salió de la oficina principal en dirección a la zona central de la ciudad. Necesitaba beber algo para así calmarse y poder regresar a su domicilio a dormir tranquilamente, lo requería, aunque debido a su forma de ser, el zorro iba ya predispuesto a llevarse a cualquiera con él a su residencia. Siempre le fue grato pasar los problemas con licor, comida o con personas, pudiendo tenerles hasta hartarse, para después dejarlo en caso de no serle necesario. Vivir así aunque fuese un tanto vacío, le servía, mucho más ante la ausencia de su única familia en aquella gran isla, por lo que no perdería la oportunidad de entretenerse aún con la fatiga que pudiese sentir.

Tras un largo periodo caminando por las calles, decidió entrar en un bar aparentemente interesante, la fachada le había llamado la atención y esperaba que el interior fuese igual de llamativo. Una vez estuvo en la entrada, miró al interior y avanzó, notando que el sitio no estaba del todo mal y lo mejor del asunto es que no estaba vacío. Triste sería entrar a un bar sin una sola persona, aquello no le serviría, mas no estaba dispuesto a buscar al primero que se le cruzara, lo importante para iniciar aquella velada era beber alguna cosa, de allí en más la suerte le ayudaría. Caminó con tranquilidad por el sitio, buscando un buen sitio, pero las mesas que se encontraban en sus sitios favoritos estaban ocupadas, por lo que optó en ir a la barra directamente. Paseó su mirada por las personas situadas en la barra, incluyendo al bartender, decidiendo sentarse al lado de un hombre de cabellera más oscura que la propia solo por curiosidad y porque el sitio a su lado se veía perfecto para ocuparle y así ir volteando para ver al resto cada tanto tiempo.

Se acomodó en el asiento en una postura erguida y acomodó la camisa roja que vestía, desabotonando el único botón que mantuvo esta unida en su pecho, deslizó las manos en la barra sintiendo la suavidad de la misma, para luego apoyarse mejor y alzar la zurda para captar la atención del bartender — Buenas, buenas — el rubio sonrió animado mientras miraba fijamente al hombre — Dame un caipiriña, con sake — dijo ya más bajo al tener al hombre cerca — ¿Podría ser de frambuesa? No he visto el menú, así que no sé que vendes — le pidió tranquilamente, a lo que el bartender asintió y le pidió esperar, en breve se lo traería. Dae-Hyun le sonrió y agradeció, acomodándose nuevamente sobre la barra, volteando un poco para mirar a quienes estaban a su derecha, pero nada captó su atención y por ello giró a la izquierda, topándose con aquel hombre de cabellera castaña.

Si algo caracterizaba a Dae-Hyun era su directa forma de ser, por lo que ni siquiera dudó en hablarle — Oye — se aproximó solo un poco — ¿Estás solo? — ladeó el rostro y le quedó mirando con fijeza — Si es así, ¿Te apetece un poco de compañía? — apoyó el codo derecho sobre la barra y su mejilla en la mano, de tal manera continuó mirándole, curioso y ansioso por saber que le diría si es que le respondía, no sería la primera vez que le mandan al diablo por acercársele precisamente a un hombre de esa manera. Si le ignoraba, bien podría ir por otro o insistir, tiempo le sobraba al zorro esa noche.

Atuendo

Volver arriba Ir abajo

Re: Luces Nocturnas [Priv.]

Mensaje por Invitado el Sáb Nov 26, 2016 10:08 am

Mis ojos no dudaban en moverse recorriendo el interior del lugar; un nuevo trago fue el que decidí brindar a mi bebida, degustando con suma calma el liquido en mi boca, en una acción que realmente buscaba entretenerme de alguna manera, aunque fuese mediante esa vía realmente absurda. Mas no transcurrió mucho tiempo para que me decidiera a dar fin al contenido de aquel vaso, depositándolo sobre la superficie de la barra, cuestionàndome en silencio si es que era mejor marcharme de una buena vez o continuar esperando. Pero ¿Esperar que? Cuando en realidad nada había conseguido llamar mi atención hasta ese momento. Así, decidí virar del todo mi cuerpo, para conseguir quedar de frente ante la barra. Topándome con la mirada del bartender en la cual claramente pude interpretar la interrogante respecto de si deseaba otra bebida. ¿Pedir lo mismo o algo diferente? Fue entonces la cuestión, mientras buscaba mi billetera para extraer un billete con la intención de pagar mi consumo. En mi acción, de soslayo me pareció distinguir el tono carmín de una prenda; un color que por reflejo era imposible de ser ignorado por mi visión, mas en ese instante no le brindé demasiada importancia. -Vale, sírveme otro trago por favor-  Mas durante el tiempo en el cual mi duda se prolongó, reflexioné acerca de la existencia de algún motivo por el cual debía volver pronto a casa; recordando que seguramente a estas horas y por diferentes situaciones, ninguno de los integrantes de mi familia seguramente se encontraría en ésta; y es que podría también haberme decidido a disfrutar del ambiente de soledad que entonces reinaría en mi hogar, pero sincerándome conmigo mismo, tampoco tenia interés en tomar esa opción.

Fue entonces que mis ojos se viraron al escuchar aquella voz en las cercanías; y no mentiré, que estuve a punto de arquear mis cejas ante lo inusual que me pareció la situación; pues generalmente soy yo quien se atreve a aproximarse a alguien y emitir ese tipo de preguntas. Pero tampoco puedo afirmar que sentí desagrado o desconcierto al respecto. Así que mis ojos se posaron estableciendo un contacto visual directo con los ajenos, sin denotar algún tipo de vergüenza o inseguridad en mis gestos, incluso he de admitir que una discreta sonrisa se dibujo paulatinamente en mi rostro.

-Sí, estoy solo y no espero a nadie- De soslayo noté que el bartender ubicaba mi nueva orden cerca de mí, a lo cual extendí una de mis extremidades para afianzar aquel vaso, solo para aproximarlo un poco hacia mí mientras le agradecía por el servicio, desviando la mirada solo para llevar a cabo tal acción, recobrando enseguida la conexión visual con el de cabellos rubios.

-Y nunca rechazo la compañía de alguien si  sospecho que puede resultarme agradable- Y no dudé, en inclinar ligeramente mi rostro en dirección de aquel contrario, moviendo mis ojos para observar sus facciones, enseguida descendiendo la mirada para inspeccionar parte del cuerpo ajeno ¿Pude notarme algo descarado? Posiblemente, pero la vergüenza y la inhibición no son algo que acompañe mis actos. Y confieso, que ante las conductas directas que alguien pueda manifestar, mis actitudes no distan de ser iguales.

-Touya, es mi nombre- Y eleve ligeramente el vaso de bebida que para entonces afianzaba con tres dedos, para guiarlo hasta mi boca y darle un trago. Y elegí dar a conocer mi nombre, para evitar el riesgo de cualquier sobrenombre, pues qué importaba dar a conocer mi identidad, por experiencia propia al visitar ese tipo de sitios sabía que pronto sería olvidado, así que a mi criterio no  tenía relevancia en realidad.

-¿Cuál es tu nombre? Porque fácilmente podría llamarte "rubio" pero no acostumbro llamar a  las personas que acabo de conocer mediante apodos- Y contemplé, la posibilidad de que aquel me brindara un nombre falso, o simplemente omitiera la respuesta o cualquier otra opción. Y por supuesto, la actitud que denotaba pese a ser directa no cesaba de contener un matiz de amabilidad.

-Parece que el bartender tiene mala memoria, pronto olvidó lo que yo estaba bebiendo, pero ¿El licor no debe desperdiciarse no crees?-  Mas enseguida negué, posterior a brindar otro trago a mi bebida y llevé a  cabo aquel comentario solo por no guardar silencio, pero emití una nueva sonrisa, para dar fin de un nuevo trago al contenido del vaso. - Y si vas a brindarme compañía entonces lo menos que puedo hacer es invitar los tragos- Por supuesto, no bromeaba al respecto. -Y no  recuerdo haberte visto antes ¿Frecuentas mucho este sitio?- Iniciar una conversación fue lo que consideré apropiado, pues no gusto de los silencios prolongados, mucho menos si estos corren el riesgo de volverse incómodos.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Luces Nocturnas [Priv.]

Mensaje por Kang Dae-Hyun el Dom Nov 27, 2016 10:57 am

Al apreciar la mirada contraria sonrió un poco más que antes, no solo por ser observado con la misma fijeza que Dae-Hyun mostró, sino que el tono de sus iris le pareció agradable a la vista. Aguardó lo suficiente a que el bartender acabase con su labor, sintiendo cierto entusiasmo con la siguiente oración que el contrario le dedicó — Me gusta como piensas — movió suavemente sus dedos y apartó luego la mejilla del reposo que la mano le brindó, enderezándose sin mayor demora — No te decepcionaré  — dijo con gran seguridad sintiendo como era observado, a lo que se acomodó ladeando más su cuerpo para que mirase todo lo que quisiera, al zorro jamás le molestaría una mirada detallándole. Por su parte igualmente le observó aprovechando la cercanía entre ambos, pensó con verle que probablemente aquel sería más alto, sintiéndose levemente derrotado pese a no poder comprobarlo, aquello siempre había generado cierto problema en el zorro, pero no por ello se dejaría 'vencer' tan fácil. Esto claro en la pequeña batalla que solía tener en su mente con cualquier hombre que llamase su atención.

— Es un placer, Touya — musitó dirigiendo la diestra a su propia boca, rozando allí el índice por sus labios, bajando hasta el mentón en una acción pausada. Rió suave al escucharle, le gustaba de esa manera, puesto que al zorro no le eran gratos los apodos y mucho menos hacia sí mismo — Pienso igual que tú, Touya  — respondió rápido — Me llamo Dae-Hyun y, por si acaso, no se permite el dividir mi nombre —entrecerró la mirada y bajó del todo la mano anterior posándola en la rodilla del mismo lado. La frase anterior solo buscó aclarar algo con lo que normalmente tenía problemas, puesto que en su trabajo era recurrente que le llamasen solo Dae, lo cual no era de su agrado, apenas su familia se atrevía a llamarle de ese modo y no permitiría que cualquiera se tomase tal libertad. Dae-Hyun desvió la mirada hacia al bartender en el momento en que Touya hizo mención al mismo, el rubio asintió — Se está demorando incluso con mi pedido — pareciéndole eterna la espera por solo un trago sencillo — ¿Llevas mucho por aquí?  — preguntó sin mucha demora mientras volteaba para quedar en dirección a la barra, apoyando luego las palmas en ella ansiando probar ya el licor pedido. Relamió sus labios, tenía sed, mucha sed.

Miró de reojo al otro y sonrió — Oh, eres atento Touya — afiló su mirar y volvió a centrarse en su rostro — ¿Estás seguro?, no planeo beber poco esta noche — se separó brevemente del mesón — He venido algunas veces a este en especial, pero no diría que lo frecuento, suelo ir a varios para probar distintas cosas... — realizó un gesto relajado al mover sus hombros en un breve ascenso — Aunque puede que recapacite y visite más este lugar, pero eso depende ¿Tú vienes seguido por aquí? — estuvo a momentos de moverse, pero el bartender hizo su aparición entregándole lo solicitado a Dae-Hyun, quien inspeccionó el vaso y luego al hombre — Gracias — dijo arrastrando levemente la voz al final, el contrario se retiró a atender a otra persona y el zorro puso la diestra alrededor del vaso para sentir así el frío del contenido y su recipiente — Debo confesar que me sorprende que nadie más se te haya acercado  — tomó el vaso, este era medianamente largo y más ancho en la parte superior — ¿O será que nadie parecía lo suficientemente interesante?  — preguntó con notoria curiosidad.

Alzó su bebida y contempló por segundos la tonalidad, luego aproximó el borde del vaso a su boca y bebió de esta con tranquilidad, manteniendo la atención en Touya, mas no el contacto visual solo por querer escucharle. Tras el sorbo dado retuvo el vaso entre ambas manos, gustándole la fresca sensación, así como el sabor de su trago. Repasó sus labios con la lengua, sutilmente, el sabor había quedado allí y bebió otro poco ante el gusto por ese licor — Cuéntame algo, tras beber un poco ¿Qué harás? — dejó el vaso sujeto con la diestra y levó la zurda hacia el hombro contrario, deslizó su mano con tranquilidad y rozó algunas hebras situadas cerca de la oreja ajena — Si pagarás por mis tragos, yo puedo invitarte otra cosa — tomó entre sus dedos algunos cabellos, sintiendo su textura mientras observaba el largo del mismo, apartando la mirada para buscar el rostro del castaño — Sé que a unas cuadras de distancia hay buenos sitios y el ambiente en general es grato, hay para todos los gustos, desde lo animado y extravagante a lo más calmado y normal  — sonrió traviesamente al mover su índice circularmente, deslizándose el cabello antes sujeto hasta acabar por no sostenerle.

Antes de continuar con la conversación esperaría por ver sus reacciones, de eso dependería el como avanzaría o si es que debía contentarse solamente con el licor esa noche, lo cual le aburriría, mas no desistiría. Su mano quedó en el hombro de Touya, presionando ligeramente mientras retomaba el vaso con el licor, bebiendo pausadamente solo por querer que el hielo flotante chocase con su piel, le fascinaba el cambio de temperatura tan rápido con solo rozar el hielo unos instantes.

Volver arriba Ir abajo

Re: Luces Nocturnas [Priv.]

Mensaje por Invitado el Lun Nov 28, 2016 8:05 pm

Podrían considerarme como una persona sumamente distraída si no hubiese sido capaz de  percatarme de las actitudes de aquel rubio, las cuales realmente me indicaron bastante acerca de  él; o al menos, de lo que seguramente solía proyectar cuando visitaba esta clase de lugares. Directo, deshinibido, seguramente vanidoso y orgulloso de su apariencia física, por el contrario no habría brindado mayor libertad a mis ojos para recorrerle con esa actitud tan despreocupada y que pude interpretar incluso como espontánea en él, si es que acaso puedo arriesgarme a calificar como natural. Y es que, no puedo evitarlo, mi mente en acción espontánea lleva a cabo la acción de fungir de acompañante activo a mi sentido visual en todo momento, aunque mis manos... Saben esperar...

-El placer es mío Dae-Hyun... Y llevo apenas poco más de una hora-  Pero aquellos rasgos que logré observar en el contrario distantes a generarme desagrado resultaban en una sensacion opuesta, pues si intento rememorar ¿Cuando fue la última ocasión espontanea o planeada que tuve un encuentro con alguien similar? Supongo, que eso no tiene importancia ahora -Suelo venir a este sitio en esporádicas ocasiones también, si me instalo aquí sería caer en una rutina de la cual intento escaparme cuando busco divertirme- Curveando mi comisura derecha. - Cuando invito tragos, siempre tomo en consideración mi propio limite, el cual no estoy seguro de que podrías suponer, tengo buena resistencia al alcohol, así que insisto; yo invito- Sacando provecho de que recién le era entregada su bebida, extraje un billete más de mi propiedad, para depositarlo sobre de la superficie de la barra e indicar claramente al bartender que yo cubría ese costo, a lo cual éste comprendió aceptando el papel moneda.

- Y... Eres muy curioso, pero eso no me disgusta...-  Acto seguido, decidí ponerme en pie, avanzando escasos pasos mientras mi vista recorrió prontamente las botellas exhibidas, pensando en una nueva opción de licor para ingerir, pero volviendo mi mirada prontamente hacia el rubio. -¿Te gusta la sensación del frío o es el movimiento del liquido lo que llama tu atención?- Y me atreví sin ningún titubeo, a deslizar la yema de mi dedo anular por la piel de su labio inferior, impregnando mi tejido de la humedad que supuse consecuencia del residuo del licor que estaba bebiendo. -¿Qué es lo que bebes?- Entreabriendo  mis labios para brindar discreta salida al extremo de mi lengua, para posar mi yema ante ésta, retirando el escaso licor, para enseguida degustarlo.

-¿Qué haré? Te contaré, que no soy de los que les basta solo con beber- Así, me atreví a posar mi mano ante la barra, buscando que quedase cercana a él; cuando una sonrisa más descarada se dibujó espontánea en mis labios. Y la curvatura no se desvaneció de manera pronta pese a suavizarse, cuando al contacto directo con su mano algo en mí pareció iniciar un estado de alerta, cuando una extraña sensación se hizo manifiesta en la zona de mis omóplatos, justo en la que respecta al nacimiento de mis alas, lo cual durante un momento me obligó a recordar mi parcial naturaleza; pero además, a cuestionar la suya.

Y pareciera que la pregunta ajena resultó oportuna, y pareciera también que la cercanía ante su tacto, pues en una actitud de lo más natural decidí inclinar mi cuerpo para posar mi sentido olfativo cerca de su cuello. -Me gusta lo animado y extravagante- Y ubiqué enseguida mas en acción calma, mis labios cerca de su oído para emitir mi comentario, a la par que no dudé en aspirar suavemente su aroma, notando que no era similar al de los humanos. Pero era... Extrañamente familiar, de alguna forma vagamente familiar; y no me refiero a un motivo que involucrara el conocerle, porque estaba plenamente consciente de que a Dae- Hyun era la primera vez que lo veía e incluso intercambiaba palabras con él.

-Y entonces ¿Prefieres caminar...?- Acto posterior, mi mano se dio a la tarea de buscar en uno de los bolsillos de mi pantalón el llavero que de inicio yacía sujeto en la pretina. -¿O te gustan los paseos en vehículos de dos ruedas? Aunque la distancia resulte corta- Y retirando aquel llavero de su posición, decidí ubicar aquellas  llaves que pertenecían a mi motocicleta ante su visión, en espera de su respuesta; ya sea que resultara que aceptara montarse en mi vehículo, o que tuviese que solicitar que me lo resguardaran en el estacionamiento hasta el día siguiente en el que yo habría de regresar por ella.

- Y me agradó la bebida que estabas ingiriendo- Lentamente, hice descender aquel llavero, para mover mi rostro hasta ubicarlo de frente al suyo, musitando tal aseveración, para deslizar muy sutilmente el extremo de mi lengua en un movimiento ascendente por sus labios, propiciando un roce lento y no tan pronunciado de ésta, seguido de un contacto también suave de mi labio inferior con el superior de él; tras del cual me retiré con cierta calma y naturalidad, esbozando una sonrisa claramente traviesa, después de morder con  discreción mi labio inferior posterior a mi acción.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Luces Nocturnas [Priv.]

Mensaje por Kang Dae-Hyun el Vie Dic 02, 2016 3:13 am

Al saber que Touya llevaba allí más de una hora le hizo pensar sobre diferentes motivos para mantenerse sentado allí tanto tiempo y, por cómo le vio, no parecía haber estado bebiendo todo el tiempo o al menos tanto. Quiso saber más al respecto, su naturaleza curiosa clamaba mayor información, pero aquel no era el momento y, si lo pensaba bien, ir preguntando tanto sobre el porqué estaba ahí carecía de importancia. Aún si el otro hubiese estado esperando o acompañando a alguien, no importaba ya, no cuando él quería hacerse notar más. El zorro tomó nota de cada dato dado por el otro, como la baja posibilidad de encontrarlo allí nuevamente, así como el gusto por lo diferente o lo cambiante al rechazar lo rutinario. Eso le agradó junto con saber que su resistencia era alta, lo cual el zorro buscaría comprobar eventualmente, siempre y cuando la ingesta de alcohol no interrumpiese su ansia por distracción. Aceptó la invitación manteniéndose en silencio, esbozando únicamente una sonrisa como contestación, viendo como aquel daba el pago sin que el bartender mostrase interés en quien pagaba mientras se entregase el dinero.

— Me tomaré la libertad de seguir preguntando entonces — dijo solo por decir, puesto que nada ni nadie le impediría preguntar lo que creía era necesario saber, sean nimiedades o importantes datos. Su mirada quedó atenta de los movimientos de Touya al este levantarse, no miraría con discreción, aprovechó para ver mejor su cuerpo al estar de pie y pudo comprobar que aquel era más alto, lo cual era atípico en los intereses físicos del rubio. Le tomó por sorpresa la pregunta formulada, por ello demoró en responder antes de que el contacto ajeno diera lugar — El frío en mis labios — mencionó suave y lento, sin oponerse a la sutil caricia ante el gusto que esta le dio. Ignoró en ese momento si la sorpresa fue por el acercamiento o por lo atento del otro al percatarse de esa pequeña fascinación por su bebida, concretamente en el hielo. — Es una versión de la caipiriña, está hecho con sake, pero no resulta tan amargo debido a la frambuesa — le explicó con lentitud — Deja un buen sabor — susurró a la vez en que su rostro se ladeó sutilmente mientras veía como Touya probaba de tal manera el licor.

—  Eso es algo en lo que coincido contigo — dijo en un tono suave, acompañando tales palabras de una traviesa sonrisa al notar luego la expresión contraria. Lentamente movió el índice para rozar la mano ajena al tenerla cerca, a tal movimiento le acompañó el pulgar, sin avanzar más, manteniendo aquello en un toque suave y controlado, lo cual le dejó un tanto ansioso. No solo por sus actos, sino por querer saber cómo actuaría el otro, siendo evidente que ambos compartían una actitud dominante y eso le atrajo mucho más. Apartó la mirada hacia esa mano y con las yemas del anular y dedo medio trazó lentamente una palaba sobre el dorso de aquella, deletreando su propio nombre mientras la cercanía entre ambos se minimizó aún más. Al sentirle cercano a su oreja, Dae-Hyun se inclinó solo un poco hacia él para que mientras hablaba hubiese un roce sutil, uno que no interrumpiera lo que decía mientras mantuvo la cercanía. La mano del zorro se posó sobre la ajena, le acarició con la palma y tras apretar un poco la apartó — En ese caso, podemos ir a un sitio más lejano, en la zona este de la ciudad — miró las llaves al exhibirse y luego al rostro de Touya — Has de resistir bastante bien si, tras tanto, planeas conducir — de su parte se oyó una suave risa que duró lo necesario — Ojalá sea así, Touya — sentenció repasando sus labios con la lengua, volteando ligeramente hacia él, pero aquel hizo algo que nuevamente sorprendió al zorro.

Sonrió ligeramente al sentir su lengua degustar lo que restaba del licor y de la frambuesa, aquello le entretuvo — Buen sabor, ¿no? — susurró desviando la mirada a su vaso, el cual sostuvo con bastante calma — Debes probarle apropiadamente Touya — se levantó del soporte que le brindó el asiento y se aproximó al otro, apoyó la zurda en el pecho contrario y esta se deslizó hacia su cintura; Dae-Hyun bebió lentamente de lo que quedaba en su vaso acortando incluso más la poca distancia entre ellos, apoyándose mejor en él. Mantuvo la bebida contra sus labios, como siempre lo hacía, no solo por beber largamente sino por ese capricho con la temperatura y, al estar satisfecho, dejó el vaso en la barra y llevó esa mano hacia la ropa ajena, jalándole — Debe estar frío — susurró y se acercó al contrario, odiando esos centímetros de diferencia, mas no se le dificultó el alzar el rostro y así rozar su boca con la de él, dejando que el líquido que mantuvo en los labios le tocara, puesto que Dae-Hyun no quitó ese excedente como normalmente lo haría. Subió la diestra hasta apoyarla en su cuello y sin esperar demasiado le besó presionando con lentitud, acoplando su faz a la ajena con un ligero movimiento. Separó los labios para lamer una pequeña porción de su labio inferior y luego sonrió, alguien como él no se contentaría con un toque tan suave, pero el no tenerlo todo de inmediato a veces le entretenía. Además, dudaba que las cosas se acabasen con prontitud, motivo por el cual no se apresuraría más de la cuenta. Al menos, eso pensó.

Acarició su cintura bajando la mano hasta la cadera, deteniéndose allí — Starlight, ¿Le conoces?  — preguntó en un susurro debido a la proximidad, siendo innecesario alzar más la voz — Queda a una media hora, quizás menos — comentó sin ser especialmente relevante — Es un sitio nuevo y, por lo que he escuchado, tiene varias cosas que no podrías encontrar en sitios comunes — bajó la mano desde el cuello de Touya hacia su pecho, luego le apartó del todo — Seguramente habrán mejores bebidas que podríamos probar  — sentenció enderezando su cuerpo, deslizando la mano que antes le tuvo sujeto y se apoyó en la barra con el único propósito de acabar su trago solo por el hielo que restaba — Dime, ¿eres de quienes gustan ir rápido o lento? — preguntó tomando el vaso para beber lo poco que quedó junto con uno de los hielos, el cual retuvo en la boca masticándole al cabo de segundos — Llevo tiempo sin subirme a una, así que se gentil conmigo… — dijo siendo sincero, pero por la forma en que lo dijo no se apreció temor alguno o siquiera preocupación por tal asunto. Tomó un último hielo del vaso, el cual dejó en la barra y se alejó de esta, así como de él — ¿Nos vamos ya? — Dae-Hyun no ocultaría su entusiasmo por salir con aquel extraño, tampoco la ansiedad, no cuando creía que aquella noche sería extremadamente divertida con un hombre como Touya.

Volver arriba Ir abajo

Re: Luces Nocturnas [Priv.]

Mensaje por Invitado el Vie Dic 16, 2016 9:14 am

Actitudes dominantes, acciones sutiles, una mezcla de tintes que siempre me ha agradado recibir y brindar aunque pueda sonar extraño o incluso contradictorio ¿Por qué? Porque siempre he pensado que los jugueteos inmersos en insinuaciones y las luchas de poder generadas de manera completamente espontánea son atrayentes; porque el tratar todo el tiempo con seres sumisos o pasivos  puede tornarse monótono o aburrido; y no, no se trata de una necesidad constante de reafirmación de rasgos dominantes de personalidad;  sí, de una situación que posiblemente no me resulte del todo desconocida, si es que me atrevo a evocar situaciones que he experimentado tiempo atrás y que me han llevado a comprobar que la manera de ser y actuar de alguien siempre será de tal forma si esa es verdadera... Pero incluso aún, de hechos que he olvidado pero que de alguna manera yo sé que los he vivido... Y con todo esto, me refiero solo a mí...

Así que el tacto de sus dedos en mi mano solo me incitaría a mantener mi extremidad en la misma  posición sin desear retirarla, desviando ligeramente la mirada para notar su siguiente acción, arqueando casi imperceptiblemente mis cejas, cuando entonces elegí girar mi mano con lentitud para situar el dorso sobre de la superficie de la barra, mientras las yemas de mis dedos buscaron conseguir un contacto con las de Dae-Hyun  ¿Qué decir o hacer al respecto? No podía sentir intimidación ni tampoco cohibirme, ni surgió en mí la intención de frenar su acción cuando noté que parecía deletrear su nombre; simplemente mis labios se curvearon sutilmente irreflexivos.

-He escuchado de ese lugar, pero nunca lo he visitado, de cualquier manera me atrae la idea, siempre me ha agradado conocer nuevos sitios- El desconocer una dirección, seguir una  ruta incierta hacia algún destino,  nunca me ha incomodado y no se trata de jugar al trapecista que decide arriesgadamente  no usar una red, solo es que no se puede andar por la vida preocupándose todo el tiempo por sentir incertidumbre. -Me encanta la adrenalina que la velocidad genera, pero también soy capaz de manejar con calma, aunque te recomiendo subir al vehiculo cuando se encuentra completamente aparcado para que te adaptes con mayor facilidad-  Mis ojos se posaron fijos escasos segundos ante los de él -Seré gentil, lo prometo- Asistí enseguida con suma calma, aunque dudé si él en verdad requería que lo fuese, pues no evidenció ante mí ningún rastro de temor. Acto seguido, moví mi cuerpo para iniciar un distanciamiento de la barra, virando el rostro en dirección de Hae-Dyun, mientras llevaba a cabo un movimiento con el rostro mediante el cual le invitaba a seguir la dirección de mi avance - El estacionamiento aquí es subterráneo-  Y pude haber contemplado la opción de dirigirme en soledad por mi vehiculo y encontrarme nuevamente con él en la entrada del bar, pero a mi criterio y por motivos que él averiguaría después consideré que seria mejor partir juntos desde el subterráneo.

Y  habría que caminar algunos pasos en dirección paralela a aquella barra, para desviar el  trayecto hacia una puerta, a través de la cual había de atravesarse, siguiendo escasos metros hasta llegar a la entrada de un ascensor, cuyas puertas se abrieron posterior a oprimir uno de los botones que yacían en la pared situada en uno de los extremos.

La cabina entonces mostró su situación de soledad, una cómoda soledad pues el tamaño de ésta solo poseía una evidente capacidad para cuatro personas como máximo, así que aunque el descenso solo abarcara la extensión de un piso, no tendría que lidiarse con algún sujeto que ya diera muestras de encontrarse bajo evidentes efectos del alcohol.

Una vez cerradas aquellas puertas, habrían de abrirse de nuevo algunos segundos después, para caminar a través de algunas  filas de automóviles hasta alcanzar una zona cercana a una columna de soporte.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.